domingo, 25 de agosto de 2019

Volumen 28 Capítulo 6

Volumen 28 Capítulo 6
Reunión especial
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

Weed descendió al cuarto piso de la Mina de Melbourne. Se había puesto todas las partes del traje de asesino, por lo que no desconfiarían al verlo. ‘Como esperaba, ahora no hay nadie aquí.’ No parecía haber nadie protegiendo la entrada del cuarto piso subterráneo. Todos se habían movido hacia la guarida de Belkain. ¡Nunca se habrían imaginado que los asesinos de los pisos superiores fallarían! ‘Como se esperaba de mis trucos...’ Por un breve instante, Weed se sintió eufórico. El resto de asesinos estarían buscándolo en el tercer piso y, aunque terminarían bajando, había ganado algo de tiempo. ‘El cuarto piso también es peligroso. No hay ningún lugar donde pueda esconderme, tengo que seguir moviéndome.’ Caminó lentamente hacia la guarida de Belkain. Las cosas habían salido de esa manera y no tenía sentido apresurarse. Los asesinos estaban de caza en los pisos superiores, mientras que Bard Ray y el resto del gremio Hermes se encontraban cazando monstruos. De cualquier manera, estaba rodeado de enemigos y no le quedaba otro remedio que improvisar. - Puedes bajar ahora. Weed le envió un susurro a Hegel. - Gracias, hermano. Una vez que bajaron al cuarto piso, Hegel, Alice y Dine eligieron ir por un camino diferente al de Weed. Habían decidido esconderse por los túneles hasta que llegaran los refuerzos de gremio de los Leones Negros. No podrían ayudarle en una batalla contra el gremio Hermes, por lo que solo pudieron desearle buena suerte. “Creeré en ti.” – declaró Hegel con orgullo. Los monstruos del cuarto piso eran oponentes desalentadores Los corazones de las dos chicas también estaban con Weed. “Señor… No, hermano, ¡ten cuidado!” “Hermano, estaré animándote en mi mente.” Sus corazones latieron emocionados cuando lo vieron entrar en la guarida de Belkain, el lugar donde Bard Ray y el gremio Hermes estaban luchando.
* * *
“Ah, desafortunadamente ya no tenemos nuevos vídeos. Sé que todos nuestros espectadores estarían encantados de que hubiera durado un poco más.” El jugador que había enviado el vídeo estaba muerto, por lo que la transmisión que llegaba desde la guarida de Belkain se había detenido y solo podían volver a conectar con el plató del programa. “La capacidad de combate de Bard Ray es realmente aterradora. ¿Alguna vez hemos tenido un usuario tan fuerte en el Continente de Versalles?” “El poder y las técnicas que azotaron a Belkain como una tormenta son increíbles. ¡Es un guerrero que puede sacar todo el potencial de una espada! Las técnicas que se han mostrado en el vídeo son brillantes.” Mientras los presentadores comentaban lo que se veía en el vídeo, había una auténtica guerra entre bambalinas. Las emisoras estaban intentando asegurarse las mejores grabaciones poniéndose en contacto con la gente que estaba en la guarida de Belkain. Además, la misión de Bard Ray no era lo único importante. “Si el gremio de los Leones Negros entra en la mina, habrá una guerra. He escuchado informes de que el líder del gremio, Carlise, ya está allí… Si lo transmitimos, conseguiremos muy buenas calificaciones.” “Mantened el contacto con los anunciantes, seguro que quieren poner anuncios en las zonas horarias que se encuentran vacías. Sobre todo, en la zona de máxima audiencia de la noche.” Las empresas que querían emitir sus anuncios estaban haciendo cola, aunque tuvieran que pagar un extra por ser los primeros. Weed estaba en la Mina de Melbourne y su rivalidad con el gremio Hermes era conocida por todo el mundo. Ni los más expertos presentadores podían predecir qué iba a suceder, pero todos esperaban el momento en el que todo estallara en la Mina de Melbourne. La competencia entre el gremio Hermes y Weed por ver quién era el primero en completar la misión para convertirse en Maestro de su clase era uno de los temas favoritos de los espectadores. “¿Cuál es el índice de audiencia en este momento?” “Hemos subido al 12% y sigue aumentando. Es el valor diario más alto del último mes.” “¿Qué pasa con la página web y el foro?” “Están paralizados. Aparecen comentarios a tal velocidad que es imposible leer los títulos.” El foro de la emisora estaba recibiendo tantas solicitudes para que emitieran imágenes que eran incapaces de leerlas. Todos querían ver los vídeos con lo que estaba sucediendo. ¡La conexión se había cortado en el peor momento! CTS Media, KMC Media, On Station, Digital Media y LK Games estaban molestos mientras intentaban ponerse en contacto con los jugadores que habían logrado sobrevivir. Al final, recibieron una respuesta oficial del gremio Hermes. ¡Habían aceptado una oferta para emitir el video! El gremio Hermes había solicitado recibir una parte de los ingresos publicitarios aprovechando que podían proporcionar imágenes de lo que estaba demandando la audiencia. Podía parecer algo excesivo, pero las emisoras no se atrevieron a rechazarlo. No podrían seguir con su calendario de programas si otra emisora conseguía las imágenes en primicia. Cada emisora organizaba programas relacionados con Royal Road de forma regular durante toda la semana. Pero estos programas siempre podían posponerse o cancelarse según las peticiones de la audiencia. En Royal Road había una gran cantidad de aventuras sucediendo en todo momento, pero básicamente los mejores índices de audiencia se conseguían en las emisiones en directo que conseguían estimular los corazones de los espectadores. “Hoy vamos a tener que hacer horas extras por la noche. Gerente Park, ¿has encargado la comida?” “¡Sí! Llamé y ya lo están preparando.” “Pide también un poco de kimbap.” “Llamaré al lugar que prepara la comida.”
* * *
Weed se deslizó dentro de la guarida de Belkain. Los jugadores del gremio Hermes peleaban como locos, mientras que los efectos de diversas magias volaban por todas partes y los ruidos de las armas sonaban con furia. ‘Es realmente espectacular.’ Este era el poder de combate del gremio Hermes, el gremio del que se decía que era el más fuerte del continente. Los hijos de Belkain tenían al menos nivel 450. Normalmente, las especies demoníacas eran fuertes, tenían habilidades físicas excepcionales y podían lanzar magia oscura. También poseían una fuerte resistencia a la magia, las flechas y la magia espiritual. Los hijos de Belkain y los perros salvajes del infierno corrían de forma frenética alrededor de los miembros del gremio Hermes. En algunas ocasiones, había algunos que tenían mala suerte, se veían rodeados por los monstruos y terminaban siendo asesinados. Pero gracias a que poseían buenas armaduras y tenían el apoyo de la magia de los sacerdotes, era un combate muy entretenido. El gremio Hermes había traído a sus mejores jugadores, por lo que ningún usuario era débil. Su nivel, sus habilidades y su equipo jugaban un papel en la batalla. Todo el mundo tenía un nivel que causaría un gran revuelo si estuviera en una ciudad. ‘Como se esperaba, Hermes es un buen gremio.’ – pensó Weed mientras veía la batalla desde una esquina apartada. Era una de las habilidades que había adquirido en la escuela primaria, secundaria y la universidad. ¡Encontrar un rincón donde poder estar tranquilo! Además, había otros asesinos por la zona. En las grandes batallas, los asesinos trataban de camuflarse para atacar por la espalda a los monstruos y, aunque era un movimiento especialmente peligroso, era algo digno de ver para los espectadores. Varios ya lo habían detectado, pero como estaba vestido de la misma manera no le prestaron atención. ‘Número 19.’ ‘Weed debe haber sido bloqueado en el tercer piso.’ ‘Va a ser castigado por los líderes del gremio… Bueno, estamos en medio de una batalla, no es el momento para hablar de estas cosas.’ En el gremio Hermes, los asesinos tenían una marca simple sobre el pantalón o la chaqueta que indicaba su número. Weed había usado su habilidad de costura para arreglar la ropa y crear un disfraz. Era imposible que lo considerasen como algo más que uno de sus compañeros asesinos. ‘Está luchando bien.’ – pensó Weed mientras veía el combate de Bard Ray. Estaba peleando de igual a igual contra Umba Belkain, incluso se podía decir que en algunos momentos tomaba una ligera ventaja. Los monstruos más grandes solían ser rápidos y abrumaban a los jugadores con su fuerza y habilidad, pero todo ello estaba siendo contrarrestado por el apoyo y las bendiciones de los chamanes y los sacerdotes. Sin embargo, como era un Caballero Negro, era considerado el más peligroso en un combate cara a cara. ‘Puede luchar como quiera.’ – pensó Weed mientras esperaba con tranquilidad a que terminara la batalla. El tiempo pasó sin que hubiese ningún incidente especial. Las flechas, las hachas y las lanzas seguían perforando el cuerpo de Umba Belkain y todo indicaba que Bard Ray conseguiría la victoria. Su cuerpo era igual a un barco en un naufragio, y su [Salud] se iba reduciendo con rapidez. “Uaaarg, ¡ninguno se salvará!” – gritó Umba Belkain mientras empezaba a rodar por el suelo causando un terremoto y haciendo que las rocas cayeran desde el techo. Pero los sacerdotes del gremio Hermes eran jugadores experimentados y crearon una barrera protectora, mientras que, a su espalda, los guerreros se retiraron y realizaron ataques a distancia hasta llevar a la muerte a Umba Belkain. Los hijos de Belkain y los perros salvajes fueron eliminados por completo por la Guardia Real y el grupo de asalto. Los caballeros los habían conducido contra una esquina para que los magos usaran magia de destrucción masiva contra ellos. El nigromante Krobidyun también había aumentado su poder llamando a más muertos vivientes. ‘No-muertos…’ Weed tenía una estrecha relación con ellos, por lo que no le molestaban. De hecho, ¡algunos zombis hasta parecían bonitos si se los miraba durante suficiente tiempo! Weed no pudo evitar admirar al nigromante del gremio Hermes, cuando vio que había sido capaz de convocar a caballeros de la muerte. ‘Para convocar a tantos muertos vivientes… La cantidad de maná que consume debe ser enorme. Su equipo también es excelente.’ Weed sintió una punzada de celos al ver a un jugador que poseía un nivel más alto que él. Su relación con el gremio Hermes podría ser hostil, pero todavía los admiraba. Se notaba que habían estado luchando juntos durante mucho tiempo cuando se les veía lo bien que se adaptaban a sus diversos papeles para acabar con los monstruos. Muchas de las ideas que tenía Weed sobre cómo debería lucharse en grupo estaban siendo implementadas en esta batalla. El gremio Hermes estaba perfectamente optimizado, haciendo que fueran más poderosos. ‘Si estuviera al mando, me encargaría rápidamente del monstruo jefe antes de barrer el resto de la mazmorra.’ Había muchas criaturas de nivel jefe en el Continente de Versalles que aún no habían sido eliminadas. Había monstruos que poseían su propio territorio, así como monstruos legendarios malvados. Existían monstruos entre los elfos, las hadas y los elementales, cuya dificultad era mucho mayor. Incluso había monstruos de grado jefe que superaban la imaginación de la gente en lugares donde los monstruos habían gobernado durante mucho tiempo, como en Las Falanges o la Fortaleza de Vargo. Por ejemplo, el Guerrero del Caos Kubich tenía una gran ambición por gobernar toda su región. Tales criaturas buscaban elevar su nivel y ganar objetos raros. Pero Weed no tenía ningún interés en los jugadores que eran un poco más fuertes que él. Solo quería desafiarse a sí mismo y cazar todo tipo de monstruos. ¡Aunque en realidad resultaba que era un escultor! “¡Va a caer!” “Un último esfuerzo. Que los arqueros usen todas sus flechas, no os guardéis nada. Los magos que se preparen para asestar el golpe final.” Bard Ray y la Guardia Real se movieron sin dudarlo. Habían traído armas adecuadas para cazar a un monstruo jefe y golpeaban sin parar a Umba Belkain. ‘Mi cuerpo pide luchar.’ Weed estaba ansioso por irrumpir en medio del combate. Pero si se movía, su plan de esconderse en un rincón tranquilo y no atraer la atención fallaría. “¡Uaaaaaaaaargh!” Umba Belkain dio su agudo chillido. El gremio Hermes había sacrificado a treinta y cinco miembros de la Guardia Real y del grupo de asalto. Un monstruo de clase jefe tenía más resistencia a medida que se acercaba su fin. Pero como sus ataques estaban centrados en Bard Ray, el resto de guerreros aprovecharon para atacar su cuerpo. “¡UAAAAAAAAAAAAAAAAH!” Los guerreros gritaron para atraer la atención de Umba Belkain, trataban de defender a Bard Ray para que no muriera. Como su comandante, era el pilar que sostenía al gremio Hermes. Umba Belkain aulló cuando sufrió una gran herida por el ataque de Bard Ray.

Umba Belkain ha encontrado su descanso eterno en la Mina de Melbourne.
“¡Ganamos!” “¡El gremio Hermes lo ha vuelto a conseguir!” “Umba Belkain. Hemos creado otro mito. ¡Somos los más fuertes del continente!” La Guardia Real y el grupo de asalto levantaron sus armas y gritaron. Desde una esquina, Weed observaba al gremio Hermes con ojos envidiosos. Se veían felices tras haber creado otra leyenda. ‘Se habían preparado bien.’ Cazar a un monstruo jefe aumentaba la [Fama] y las estadísticas, además de que se podían conseguir buenos objetos. Era por eso que cada gremio cazaba de forma periódica monstruos en las mazmorras. Los monstruos de clase jefe eran escasos y bastante peligrosos, pero cuando se pensaba en el dulce fruto de la victoria, no había más remedio que agarrar la espada y correr hacia ellos. Bard Ray recogió el equipo que había dejado caer Umba Belkain. ¡Esta sería una escena que verían por miles de personas a través de la emisión en directo! ‘También puede que se lleven una parte de los beneficios por la emisión.’ Weed contó el número de jugadores del gremio Hermes que seguían vivos. Entre los miembros de la Guardia Real y del grupo de asalto, todavía quedaban ciento sesenta jugadores. Estaban sentados descansando o haciendo el mantenimiento de sus armas. ‘Voy a mantenerme en silencio. Más tarde, cuando el gremio de los Leones Negros interrumpa desde los pisos superiores, buscaré el momento para huir.’ Aún no habían explorado la cueva por la que había salido Umba Belkain o las zonas por las que habían salido sus hijos. Lo más seguro era que el gremio Hermes pudiera encontrar un cofre del tesoro en alguna de esas grutas. Weed estaba seguro de que habría algunas cosas útiles, pero sabía que no podría conseguir nada. En este mundo, la gente no dejaba cosas atrás para que las pudieran agarrar otras personas. Además, tenían aventureros entre sus filas y esas personas se lo llevaban todo. Weed estaba observando todo sintiendo un dolor en el estómago cuando el movimiento del gremio Hermes comenzó a cambiar ligeramente. Los jugadores que estaban descansando, se levantaron uno a uno y se dirigieron hacia la entrada. Weed sintió que algo estaba mal cuando vio cómo el gremio Hermes bloqueaba la entrada y comenzaba a acercarse hacía él. ‘¿Me han descubierto? Huh… A estas alturas ya deben haber terminado de registrar el tercer piso. Solo pueden buscar de forma más concienzuda o deducir que he bajado las escaleras.’ Pero eso no quería decir que lo hubieran descubierto. Su disfraz de asesino era una obra maestra y no podían deducir que había descendido al cuarto piso. Pero Weed no cambió su actitud y se quedó allí con tranquilidad. Solo sus ojos se movían sin parar mientras calculaba formas de escapar. Entonces Bard Ray, que había estado descansando tras derrotar al Umba Belkain, caminó hacia él. “¿Cómo estás?” – dijo Bard Ray comenzando la conversación. “……” La boca de Weed se abrió ligeramente. No sabía qué responder, pero no podía fingir que no lo había escuchado. Bard Ray descubriría que estaba disfrazado de asesino. Pero los movimientos del gremio Hermes parecían sugerir que ya había sido descubierto. “Sabía que habías escapado de tus perseguidores, pero no esperaba encontrarte aquí.” “……” Definitivamente había sido descubierto. No sabía cómo reaccionar. “¿Cómo te has dado cuenta?” “Me informaron de que los asesinos que te buscaban en el piso de arriba no pudieron encontrarte. Y tu nombre no está en rojo.” Los asesinos habían sacrificado a los jugadores cuando entraron en la Mina de Melbourne. Así que la mayoría de los nombres de los usuarios tenían el estatus de asesino. Weed podría disimular su papel, pero no tenía manera de camuflar la marca del asesino. ‘De todas las cosas... Se ha dado cuenta bastante rápido.’ Weed se encontraba en una situación complicada. Normalmente no se enfrentaba a tantos problemas como tener que enfrentarse a Bard Ray o al gremio Hermes. ‘Realmente no tengo suerte.’ ¡Pero Weed no podía tratar con ellos en un lugar como este! Los arqueros y los magos estaban listos para la batalla, mientras que los caballeros con armadura reducían la distancia con ellos. La escena anterior donde Umba Belkain había recibido un ataque concentrado cruzó por su mente. Bard Ray tampoco había envainado su espada. ‘Aunque hayan estado luchando, los sacerdotes los han tratado, así que están en perfecto estado.’ “Cualquiera que se rebele contra el gremio Hermes morirá. Weed, hoy es el día en que vas a ser aplastado.” – dijo Bard Ray con arrogancia. Estaba calificado como la persona más fuerte del Continente de Versalles. Si el oponente hubiera sido otra persona, Weed habría peleado o llegado a alguna clase de acuerdo. Pero no había forma de escapar de las garras o del mordisco de un dragón. Si de todos modos tenía que morir, entonces elegiría morir luchando. “Va a ser un día divertido.” Weed se quitó lentamente la ropa de asesino. Su nivel era bajo y no encajaba con su clase, por lo que no sería bueno para una pelea. Se puso la Armadura de la Fe de Tallock y el resto de su equipo bajo la atenta mirada del gremio Hermes. ‘Tengo que ganar más tiempo.’ Bard Ray y el resto de jugadores esperaron a que cambiase su armadura y sus armas. Sabían que no haría ninguna diferencia ante todo el poder que tenía el gremio Hermes. Solo con los arqueros y los magos podrían encargarse con facilidad de Weed con sus ataques a distancia. ¡Eran algunos de los jugadores de mayor rango del Continente de Versalles! Básicamente, esto indicaba que Bard Ray aceptaba un duelo. Había recibido las bendiciones de los mejores chamanes y sacerdotes del continente, por lo que su [Salud] y su [Maná] estaban completamente recuperados. Solo por el efecto de las bendiciones, aunque fueran de nivel bajo, significaba que la situación nunca sería justa. Bard Ray pensaba que no podría derrotar a Weed a menos que estuviera en su mejor estado. ¡Ganaría un gran honor por la muerte de Weed y tendría ventaja en la competición para completar la misión para convertirse en Maestro! Weed agarró la Espada Demoníaca de Koldeurim y respiró hondo. ‘Necesito causar el caos y dispersar al enemigo.’ Aunque no podía prevalecer contra el poder del gremio Hermes, no tenía la intención de dejarse matar. Weed estaba a punto de usar la habilidad [Correr por el aire] cuando la cueva que se encontraba detrás de Umba Belkain se sacudió. ¡BROOOOOOOOOOOM! De golpe, se hizo difícil mantenerse de pie debido a que el suelo temblaba. ¡Acababa de aparecer un nuevo monstruo! “¡Habéis matado a mi esposa…! ¡Los humanos se han atrevido a cometer un acto muy imprudente!” Poseía el doble de tamaño que Umba Belkain. Tenía unos cuernos intimidantes y el cuerpo cubierto por un pelo rojo oscuro. Además, sus ojos y su boca mostraban una expresión malvada. Era el marido de Umba Belkain, ¡Led Belkain! “A… Ah. Todavía queda uno.” “Es todavía más grande.” El gremio Hermes se movió con rapidez. Las tropas que habían rodeado a Weed se prepararon para la batalla contra Led Belkain. El nigromante Krobidyun usó su magia para confirmar la información del monstruo. “Muéstrame la vitalidad que se inclina ante la muerte. ¡[Ver fuerza vital]!” ¡Ding!

Led Belkain
Un demonio que se ha arrastrado fuera del infierno. El marido de Umba Belkain, el que gobierna las Montañas Haina.
[Salud]:
100%
[Maná]:
100%
Características:
No puede sufrir daño de las armas de acero.
Resistencia a la magia muy alta.
No puede ser afectado por la magia oscura.
Todos los espíritus convocados por debajo del nivel intermedio son sellados.
“Es… Esto…” La tez de Krobidyun se oscureció. La misión de Bard Ray era cazar al monstruo jefe de la región de las Montañas Haina y, a juzgar por la descripción que estaba leyendo, este era el verdadero monstruo que tenían que eliminar. Debía superar el nivel 620 y, por su apariencia, parecía mucho más poderoso que Umba Belkain. Además tendrían que lidiar con el problema de que las armas de acero no le hacían daño.
* * *
Carlise y los guerreros del gremio de los Leones Negros llegaron a la puerta de teletransporte del Pico de Trei. “Tenemos que movernos lo más rápido posible.” Montaron en los caballos que les tenían preparados en la fortaleza y cabalgaron hacia la Mina de Melbourne. El polvo se fue levantando mientras cientos de caballos galopaban por el camino de la montaña. El gremio Hermes había colocado espías en buenas posiciones para observar toda la montaña y así informaban de todo lo que estaba pasando en tiempo real. - Se encuentran en estos momentos en el Pico de Trei; el gremio de los Leones Negros ha llegado más rápido de lo esperado. - El maestro Carlise está acompañado por un gran número de miembros. - Ya han pasado por el tercer punto. Hemos identificado a veinte magos. El gremio Hermes había situado a varios grupos de exploradores y arqueros para emboscarlos cuando entraran en el bosque. “¡[Disparo Múltiple]!” Las flechas cayeron sobre el gremio de los Leones Negros. “Es un ataque sorpresa. Atravesadlos, ¡no les prestéis atención!” Los guerreros golpearon las flechas con sus espadas, mientras que los magos atacaron los escondites de los exploradores con sus ataques mágicos. ¡Pero al final se fueron sin comprobar cuál había sido el resultado! El gremio de los Leones Negros llegó rápidamente a la entrada de la Mina de Melbourne. Todos los intentos del gremio Hermes por contenerlos habían fracasado, pero dado que los miembros del gremio de los Leones Negros seguían reuniéndose en el Pico de Trei, no pudieron perseguirlos. “¿Realmente vamos a luchar? No podremos dar marcha atrás una vez entremos en la Mina de Melbourne.” – preguntó el mago Rondal a Carlise. Era uno de los fundadores del gremio de los Leones Negros. Después de hacerse famoso por sus cacerías en las mazmorras del Reino de Tullen, había fundado el gremio junto a Carlise y otros jugadores. “Ha sido el gremio Hermes quien ha roto primero la Alianza Hegemónica. Tienen que pagar el precio por sus acciones.” Carlise había decidido pelear. Bard Ray y el gremio Hermes habían invadido el Reino de Tullen, por lo que su orgullo no podía dejar que se salieran con la suya. Las fuerzas militares del Pico de Trei también se estaban moviendo a esta zona. Restaurarían la paz y el orden en las proximidades de la Mina de Melbourne, a la vez que se ocupaban de los restos del gremio Hermes. “Entremos.” Los guerreros con las defensas más elevadas y los paladines del gremio de los Leones Negros entraron en la Mina de Melbourne.


Muuuuy buenas Geomchis. Después de un par de semanas de escasez de LELL, hoy por fin os podemos traer otro capítulo de Weed. Aunq me parece muy cruel dejarlo en este momento xD Mmmm... Weed esta muy herido y Bard Ray esta en un estado optimo y lleno de bonificadores... asi q la cosa pinta mal para nuestro héroe...peeeero Weed es un genio usando el caos de su entorna para salirse con la suya así q ahí tiene una muy buena oportunidad para darle una paliza a los de Hermes o salir en retirado... veremos veremos... En fin... poco más q decir... Esperamos volver a la normalidad en cuanto a LELL y publicar como siempre... Aunq ahora en septiembre la cosa tampoco pinta muy bien... Un saludo Geomchis