sábado, 20 de julio de 2019

TATE Capítulo 27

Capítulo 27
Crecimiento
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

A la mañana siguiente. Raftalia había estado estudiando hasta entrada la noche, así que me desperté y discretamente salí de la habitación para ver a Firo. Sería particularmente problemático si muriera de hambre. Recolecté las hierbas medicinales ya que no había terminado de mezclarlas ayer. “¡Kweek!” Oí una voz ronca que venía de los establos. Mirando su figura, los pies y el cuello se habían alargado, remodelándose como si fuera un manjū. Yo digo que se parece mucho a un avestruz. Es un cambio asombroso. Su crecimiento es completamente diferente al de los pájaros que yo conocía. Su altura es tal que alcanza mi pecho, así que todavía es imposible que una persona la monte. Grrru… Parece que tiene hambre. Por eso he comprado algo de alimento para animales de la granja y lo he traído aquí. El consumo de oro era bastante severo, pero sigue siendo más barato que tener que comprar equipación. Viendo lo rápido que está creciendo en sólo un día… Tengo un presentimiento terrible sobre esto. “Tú. Solo ha pasado un día desde que naciste.” “¡Kweeek!” *Surisuri* Firo se aferró a mí y sonreí suave y naturalmente. Esto no significa que mi amor por los animales haya despertado. Solo estoy emocionada por lo que hará cuando crezca. Ganarse su sustento como sustituto de un carruaje… Mi pecho se hinchó con anticipación. Espera, puedo ver un matiz de blanco y colores de flores de cerezo cuando miro cuidadosamente las plumas. Dejé que el escudo absorbiera la pluma como una forma de aseo.

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Entrenador de Monstruos III se ha desbloqueado.

Escudo Entrenador de Monstruos III
Bono de Equipo:
Corrección de Crecimiento (Intermedio) (No Dominado)
Mmm… Así que no tenía que ser sangre. Entonces también sería suficiente cortar el pelo de Raftalia y absorberlo de nuevo. Ella juega y corre con energía, a pesar de que Firo todavía es un recién nacido. “¡Kwek!” Aunque no era un perro, jugué con Firo tirando una rama de árbol a distancia, mientras ella la recogía y me la devolvía. Sus patas parecen rápidas, agarran rápidamente la rama antes de que caiga al suelo y regresa rápidamente. Ella es muy inteligente. Kukukuku… Parece que mi suerte finalmente ha cambiado. Estuve jugando con Firo hasta que Raftalia despertó. Es una terapia rejuvenecedora. Estas mascotas. “Muu… Nunca había visto al amo Naofumi mostrar una sonrisa tan relajada hasta ahora.” – murmuró suavemente Raftalia mientras se acercaba claramente disgustada. En todo caso, es una sonrisa pícara. “¿Qué pasa?” “No es nada.” “¿Kwek?” *Chon, Chon* Firo picotea ligeramente a Raftalia. Parece que quiere un poco de contacto. “Ha~a… Supongo que no se puede evitar.” Raftalia sonrió mientras acariciaba la cara de Firo con ambas manos. “Kwee~ek…” Firo se acurrucó junto a Raftalia, entrecerrando los ojos por la agradable sensación de ser acariciada. “Ahora bien, ¿dónde deberíamos explorar hoy?” “Así es. ¿Qué tal si vamos a la pradera del sur para ahorrar gastos de comida para Firo?” “Fumu… Supongo que sí.” Las hierbas medicinales, así como las malas hierbas han crecido en abundancia dentro de esos alrededores. También creo que es un buen lugar para ir. Por ahora, el propósito es ahorrar dinero para mejorar el equipo. “Bien, vamos entonces.” “¡Kwek!” “¡Sí!” Bueno, fuimos alegremente a la pradera mientras luchábamos contra monstruos y subimos un poco de nivel.

Yo: Nivel 25
Raftalia: Nivel 28
Firo: Nivel 15
Recogiendo hierbas medicinales entre otras cosas, nos centramos en la comida de Firo y en varias otras cosechas. Hemos derrotado a varios monstruos, liberando los requisitos de escudos que en el mejor estado de bonificación tenían alrededor de +1 o +2. Pero aún no hemos encontrado la Receta de Compuesto Intermedio del escudo.
* * *
Durante la noche de ese día. Firo se ha convertido en un espléndido Firorial. “Es temprano…” El tendero de la posada y el dueño de la granja están sorprendidos. La razón podría ser debido a la Corrección de Crecimiento (Pequeño) e (Intermedio). “Raftalia, por cierto, cuando compré la tinta, ¿reconociste…?” “A, ua, ua, ua…” Me pregunto si Raftalia también quiere crecer así. Biki… Se escuchó un sonido similar al crujido de un hueso. “¡Kwwweek!” En poco tiempo, Firo, que había crecido tanto que ahora una persona podía montarla, se sentó frente a mí. “¿Quieres que te monte?” “¡Kwek!” Girando su cabeza mientras cabalgo sobre su espalda, Firo canta como si fuera natural. “Entonces, vámonos.” Pero, ¿está bien no poner una silla de montar o una rienda? Mientras lo pensaba, me subí, ya que ella quería que la montara. Es resistente gracias al escudo. Todo estará bien, aunque me caiga. Montarla… No fue tan malo gracias a las plumas. Parece que no hay ningún problema, ni siquiera para mantener mi equilibrio adecuadamente. “¡Kwek!” Firo se puso de pie. “¡Uwa!” La vista es bastante alta. Me siento profundamente conmovido al proceder a montar un animal, aunque no sé nada de equitación. “¡Kweeek!” ¡Firo empezó a correr mientras yo pensaba que su chirrido era muy alegre! “Tú, ¡Eh!” “A… Amo Naofumi…” ¡Dotadotadota! ¡Guau, es tan rápido! El paisaje pasa detrás de mí en un abrir y cerrar de ojos, y la voz de Raftalia se distanció en un instante. ¡Dotadotadota! Quería probar a Firo. Cuando dio una vuelta ligera por la ciudad, se detuvo frente a los establos. Me quedé sentado, y luego me bajé. “¡¿Estás bien?!” – dice Raftalia que había corrido hasta mí ansiosamente. “Oh, sí. Estoy bien. Pero te aseguro que es rápida.” Firo ni siquiera parece estar muy cansada y empezó a acicalar sus propias plumas. Me sorprendió cuando excedió la velocidad que imaginaba. Podría haber hecho una buena compra sin saberlo. “Bueno, es suficiente por hoy, volvamos a nuestra habitación.” Y entonces, alguien agarró el cuello de mi armadura. Cuando miré hacia atrás, vi a Firo agarrando mi cuello con su pico. “¿Qué pasa?” “¡Kwwweeek!” Me llamó para que me detuviera con un chirrido que parece un lamento. “¿Ein?” Oh, bien. Y, cuando traté de irme, me agarró de nuevo. “¿Qué pasa?” “¡Kwwwwek!” Firo lloriqueó un poco disgustada y dio un garrotazo en el suelo. “¿No has jugado lo suficiente?” Firo agitó la cabeza tras la pregunta de Raftalia. ¿Entiende las palabras? “¿Te sientes sola?” Asintió con la cabeza a los dos. “¡Kwwweek!” Comenzó su apelación desplegando su ala. “Dicho esto…” Soy reacio a dormir en el establo, y no puedo llevar a un monstruo tan grande a una habitación dentro de la posada. “Acompañémosla hasta que se duerma.” “Muu… Bueno, está bien.” Esta chica tiene un cuerpo grande, aunque solo han pasado dos días desde su nacimiento. Si es un animal, es demasiado pronto para dejarla en un establo por la noche. Esa noche en los establos, estudié las letras de este mundo junto con Raftalia. Firo nos miraba en silencio mientras descansaba tensa en su nido. *Biki* “Ah… ¡Realmente no puedes leer estas letras tan fácilmente!” Si hay un escudo como ese, quiero encontrarlo rápido. “No se puede hacer nada al respecto. Creo que el semblante del amo Naofumi no es bueno si depende de algo como un escudo legendario.” “Raftalia… Y ahora aprendes a decir cosas como esas.” “Sí. Por lo tanto, aprendamos magia y lenguaje juntos.” Mierda… No hay nada que lo haga más fácil. Mientras rezaba para que mis esfuerzos no se desperdiciaran, continuamos estudiando en los establos hasta que Firo se quedó dormida. Después, volvimos a nuestra habitación y empezamos a hacer medicina con las hierbas recién obtenidas. El resultado, bueno, no preguntes… Ya que no fui capaz de descifrar la receta.



viernes, 19 de julio de 2019

G4L Capítulo 32

Arco 5 Capítulo 32
¿Dios o criminal?
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“Señorita Valetta, quiero preguntarte algo.” – dijo Isaac deteniéndose y girándose hacia Valetta. Habían pasado quince minutos desde que el grupo de Kazura comenzara a caminar hacia el pueblo, con Isaac siempre al frente. “La gente de Villa Grisea… ¿También piensa que este hombre es Greisior?” – preguntó Isaac mientras miraba de reojo la cara de Kazura. Su expresión era realmente seria. Cuando decía ‘este hombre’, se podía notar fácilmente por su tono de voz que seguía aturdido desde que había escuchado la frase: ‘He venido del Reino de Dios’. No podía dejar de estar preocupado por las palabras de Kazura, aunque solo fuera un poco. “Por supuesto, su divinidad es el propio Greisior.” – contestó Valetta. “¿Y en base a qué crees que eso es así?” – preguntó Isaac. “Eso es…” Al escuchar la pregunta de Isaac, Valetta echó un rápido vistazo hacia Kazura. ‘¿Me está preguntando si puede decirlo…? En esta situación, ya no hay manera de seguir ocultándolo, solo podemos hablar con honestidad…’ – pensó Kazura al ver su mirada y acto seguido, asintió. Al ver la respuesta afirmativa de Kazura, tras una breve pausa, continuó con sus palabras. “Hasta ahora, los eventos son exactamente idénticos a los de la leyenda de Greisior que se transmiten en este pueblo. Hace un mes, cuando la escasez de alimentos amenazaba con destruirnos, su divinidad apareció repentinamente desde el interior de la arboleda, trayendo una gran cantidad de alimentos y salvándonos a todos.” – dijo Valetta. Al escuchar las palabras de Valetta, los dos soldados se quedaron sin aliento. En contraste, el rostro de Isaac ni siquiera cambió. “¿Igual que en la leyenda? ¿Dices que su atuendo, el efecto de su comida y el resto de detalles eran iguales?” “Es correcto… Usaba ropa creada con una tela que nunca habíamos visto hasta ahora y, solo con comer un poco de sus alimentos, nuestra fuerza física aumentó de forma milagrosa.” “Esa comida y telas… ¿Las pusiste en algún lugar del pueblo?” – preguntó Isaac. “Eso…” – comenzó a decir Valetta antes de quedarse callada. Se podía ver que estaba pensando cuánto podía explicar. Quizás estaba tratando de adivinar el contenido del equipaje que había traído Kazura de Japón hacía unas horas mientras hablaba con Isaac. En cuanto a la enorme cantidad de libros que había en la residencia, se podían esconder si problemas, por lo que no era probable que pudieran encontrarlos, pero la bolsa de viaje y el baúl que había dejado dentro de la habitación se veían con facilidad. Después de regresar de Japón, no habían abierto ni la bolsa ni el baúl, por lo que Valetta no sabía su contenido. A Kazura le ocurría algo similar, dado que no había abierto el baúl y tampoco sabía qué podía haber en su interior… “Están en mi habitación en la casa del jefe de la aldea. Ahí dejo las cosas que traigo del Reino de Dios.” “¿Eso es todo lo que has traído del Reino de Dios?” – preguntó Isaac al escucharlo, entrometiéndose en la conversación. Tal vez si supiera qué eran esas cosas y dónde estaban, podría ordenar a sus subordinados que las confiscaran. “No… Supongo que parte de la comida que traje está en todas las casas del pueblo.” Después de comenzar a vivir en el pueblo, les había dado comida a los aldeanos varias veces, por lo que en cada casa debería haber algo almacenado. A la familia del bebé también debería quedarle algo de leche en polvo, junto con arroz y alimentos enlatados. “¿Es así…?” – murmuró Isaac, para a continuación volverse hacia el soldado que estaba detrás de Kazura. – “Desata a este hombre.” “Sí, ¡señor!” – respondió brevemente el soldado que recibió la orden. Tras dejarle su lanza corta al otro soldado, comenzó a desatar la cuerda que ataba las manos de Kazura a la espalda. Debido a que Isaac conocía la leyenda de Greisior y tras escuchar la historia de Valetta y de Kazura, concluyó que, si regresaban a la aldea de esa manera, la situación podría terminar mal. “Aunque te desatemos, no pienses ni por un momento en escapar, ya que ese comportamiento imprudente solo agregará más peso a tus graves crímenes.” – añadió Isaac. “¿Crímenes…? Disculpa, pero ¿qué tipo de crimen he cometido para ser arrestado de esta manera?” “El cargo es… ¡Root!” – gritó Isaac. Kazura había reaccionado a la palaba ‘crimen’ y por eso había realizado la pregunta. Al oírlo, Isaac había abierto la boca para responder, pero la cerró de inmediato y llamó al soldado que estaba detrás de Valetta. “¡Sí!” “Indica los crímenes que se le imputan a este hombre.” Al escuchar la orden, el joven soldado llamado Root corrigió su postura y comenzó a explicar: “Los delitos son perjurio y entrada ilegal. Sin embargo... Si su nombre aparece en el registro de nombres de Villa Grisea en Isteria, entonces el último cargo no es aplicable. Aun así, en caso de que su lugar de origen esté fuera de Villa Grisea pero dentro del territorio de Isteria y no posea un permiso especial para cambiar de residencia, la pena impuesta será una multa o trabajos forzados.” – contestó Root. Mientras se acariciaba las muñecas, Kazura dejó escapar un suspiro. La aplicación de la ley en ese mundo era más firme de lo que Kazura había pensado en un primer momento. Nunca esperó que la posibilidad de enterarse de todo esto fuera en el mismo momento de su detención. Tras escuchar la explicación de Root, Isaac asintió y se volvió hacia Kazura. “Es como ha dicho. Debido a que los aldeanos creen que eres su divinidad Greisior, te libero temporalmente de la cuerda, pero eso no significa que te haya absuelto. Seguirás nuestras instrucciones hasta que la investigación haya finalizado.” “¿Quieres decir que su divinidad será llevada a Isteria para una comprobación?” – dijo Valetta con una expresión ansiosa. “Eso es correcto.” – contestó Isaac, asintiendo. – “En la situación actual, no puedo evitar hacerlo.” “Sin embargo…” “Valetta, está bien.” Para evitar que Valetta se opusiera con fervor a la medida, Kazura decidió interrumpir la conversación. Hasta ahora, Isaac había sido educado al tratar con el grupo de Kazura, pero él era un noble y, debido a que había sido amable hasta este momento, era fácil de olvidar. Sin embargo, si un simple campesino respondía a un noble, podría ser algo imprudente. Si pensaba en lo que podía suceder a continuación, no solo Kazura, sino también Valetta y el resto de los aldeanos, deberían intentar no dar una impresión desfavorable a Isaac. “Parece que Isaac es diferente del señor feudal que se reunió conmigo hace mucho tiempo. Justo como lo había dicho, me irá bien tener una conversación con el señor de Isteria.” “Pero…” – dijo Valetta. “Isaac, en caso de que se demuestre que soy el mismo que el Greisior de la leyenda, ¿puedo ser culpable de cualquier crimen?” – dijo Kazura. “Eso es…” Kazura había hecho una pregunta sin miedo para arrancar una respuesta a Isaac, pero su mensaje oculto estaba claro: ¿Te atreverías a castigar a un Dios? Dado que la fe en los dioses era algo normal en este país, por supuesto no podía haber otra respuesta. “Si realmente eres Greisior, entonces no puedo acusarte de un delito. Sin embargo, si estás mintiendo…” “Si estoy mintiendo… ¿Entonces?” Isaac hablaba de manera pretenciosa, por lo que Kazura preguntó al momento. “Se te sacaría la lengua. Además, en caso de que se demuestre que mientes, un juez podría dar un veredicto por incitar a la gente al hacerte pasar por un Dios. Sería improbable que la sentencia sea algo distinto a la pena capital.” – contestó Isaac abriendo la boca con una sonrisa. “Ya veo, así que si estoy mintiendo, me sacarán la lengua. Eso es aterrador.” “……” “Ju, ju, ju.” Era como si Kazura hubiera escuchado algo interesante, lo que hizo que Isaac se quedara estupefacto. Pero, después de soltar un suspiro, volvió a enderezar su expresión. “De cualquier manera, regresaremos al pueblo para ver la habitación de la casa. Después de ver los objetos que has traído del Reino de Dios, podré tomar una decisión.” – dijo Isaac. A continuación, comenzó a caminar hacia el pueblo.
* * *
Después de caminar durante diez minutos con Isaac al frente, llegaron a la entrada de la aldea. Al verlos, uno de los dos soldados que se encontraba haciendo guardia, corrió hacia Isaac. El soldado iba fuertemente blindado, con una armadura de cuero reforzado en bronce y un casco. A la espalda llevaba un escudo y en sus manos una lanza corta. “¿Cómo ha ido?” – preguntó Isaac al soldado que se había acercado corriendo tras darle un saludo. “Los habitantes han sido contenidos dentro de sus casas. Hemos tomado el control total de la residencia del jefe de la aldea y actualmente el subcomandante está dando instrucciones desde la casa.” – contestó el soldado. “Bien, ¿no hay nadie herido? “Exacto. No hay ni un solo soldado o aldeano herido, ya que el segundo ha ordenado que absolutamente nadie fuera violento.” Al escuchar ese informe, Isaac asintió satisfecho. Aparentemente, mientras el grupo de Kazura se encontraba lejos de la aldea, los subordinados de Isaac habían tomado el control de la aldea. Pero dado que estaba preocupado por si los aldeanos veían su condición actual, era una suerte que estuvieran retenidos dentro de sus casas. Si los aldeanos estaban aislados y encerrados dentro de sus casas, la posibilidad de que realizaran un levantamiento masivo para rescatar a Kazura también era baja. Aunque en el futuro podría ser necesario reunir a todos los aldeanos para recibir una explicación directamente de la boca de Kazura. “Bien, buen trabajo. Vuelve a tu puesto.” “¡Sí! ¡Señor!” “A continuación, iremos a la residencia del jefe de la aleda. Pero te pido sinceramente que nos sigas sin hacer un alboroto. Puede que los aldeanos estén dentro de sus casas, pero pueden escuchar el ruido.” – dijo Isaac tras enviar al soldado a su puesto. Al escucharlo, ambos asintieron y a continuación caminaron hacia la residencia.
* * *
“Ah, capitán.” – dijo el edecán. “¡Kazura! ¡Estás a salvo!” – dijo Varin. Cuando llegaron a la residencia, el subcomandante y Varin, el jefe de la aldea, que estaban conversando sobre algo a la entrada de la casa, los saludaron. También se podía ver a otros soldados que patrullaban por los alrededores de la casa. “¿Kazura…?” – preguntó Isaac dándose la vuelta tras escuchar las palabras de Varin. “Es como me conocen en el pueblo.” – explicó Kazura. – “Cuando llegué me presenté como Kazura el mercader ambulante a los aldeanos… Bueno, pero parece que ya todos conocen mi verdadera identidad.” “¡Qué…!” – exclamó Varin quedándose sin aliento por las inesperadas palabras de Kazura. Hasta ahora había tenido la impresión de que Kazura no se había dado cuenta, pero parecía que ya lo sabía todo. Kazura sonrió a Varin, que se había puesto pálido debido a la situación. “Aunque mi verdadera identidad ha quedado al descubierto, no desapareceré de la aldea. Así que no te preocupes.” “Como podría… Su divinidad Greisior…” “¿Qué está pasando…?” Al escuchar la conversación entre Kazura y Varin, el subcomandante, que no entendía qué estaba pasando, se quedó perplejo cuando las palabras entraron en sus oídos. Isaac quería abrir la boca para explicárselo a su segundo, pero después de ver la situación que le rodeaba, decidió caminar hacia el teniente y detenerse a su lado. “Capitán, ¿qué diablos…?” “Te lo explicaré más tarde. Primero entra a la casa… Estos dos hombres se quedarán de guardia aquí. No dejéis que nadie más entre, pase lo que pase.” – ordenó Isaac. Al no saber qué estaba pasando, el teniente solicitaba una explicación a Isaac, pero este le había respondido con evasivas, así que lo siguió dentro de la casa de forma obediente. Root y el otro soldado al que se les había ordenado hacer guardia, se colocaron a ambos lados de la entrada de la residencia. “¿Qué habitación?” “La que está más allá del hogar de la casa.” – dijo Kazura, que se sentía bastante nervioso. Al oírlo, Isaac se dirigió hacia la habitación mientras que Valetta se quedaba al lado de Kazura sin saber qué hacer. Si Isaac veía las diversas herramientas que había traído de Japón, no tendría más remedio que admitir que Kazura era una persona que había llegado desde el Reino de Dios y, por tanto, que era Greisior. Sin embargo, el problema era qué iba a ocurrir a continuación. Todo parecía indicar que, pasara lo que pasara, se lo llevarían para Isteria. Solo porque aceptaran que era Greisior, resultaba impensable que lo dejaran libre. Aunque Isaac no actuara contra Kazura, las personas que leerían el informe de Isaac, una vez que supieran sobre su existencia, pensarían en formas de poder usarlo. Por lo que no había duda que usarían cualquier método a su alcance para obtener su favor. Claro que podría aprovechar alguna oportunidad para regresar a Japón y volver a ser un hombre libre, pero no sabía qué tipo de tratamiento recibirían las personas de Villa Grisea en el futuro. Por ello, mientras Kazura pensaba de forma frenética en maneras de resolver esto de forma pacífica, la mano de Isaac llegó hasta la puerta de la habitación. Al verla, guardó de forma inmediata todo lo que estaba pensando en lo profundo de la mente. Primero necesitaba hacer que Isaac aceptara que era Greisior; después ya se pondría a pensar en cómo lidiar con las consecuencias. “¿Qué es esto…?” – preguntó Isaac tras abrir la puerta y agacharse cerca de la mochila de viaje. A continuación, se acercó hasta el baúl que se encontraba en medio de la habitación y lo tocó mientras hacía un pequeño murmullo. Nunca había tocado algo fabricado en plástico. A su vez, la mochila estaba fabricada en poliéster, y también era la primera vez que veía algo como esto. A su lado, se encontraba la ropa que había llevado Kazura a su llegada, perfectamente doblaba. Sin embargo, Isaac pospuso su examen por el momento. “¿Está hecho de cuero?” – preguntó Isaac. “No, está hecho con petróleo.” – respondió Kazura. “¿Petroqué…? ¿Qué es eso?” – volvió a preguntar, tras escuchar una palabra que no conocía. Cuando Kazura miró hacia Valetta, se dio cuenta de que estaba negando con la cabeza. Parecía que, en este mundo, la palabra ‘petróleo’ no era conocida. Aunque pensaba que deberían conocer la palabra ‘aceite’, le sería complicado de entender, así que simplemente decidió usar una explicación mucho más simple. “Es un agua inflamable del Reino de Dios. Después de procesarla, se convierte en eso.” – dijo Kazura. Era una explicación penosa, pero era cierta. “¿Esto está hecho con agua?” – murmuró Isaac volviendo la cara hacia Kazura tras frotar la mochila de viaje varias veces, maravillado. – “Me gustaría comprobar su contenido, pero…” “Entiendo…” Al escuchar la solicitud de Isaac, Kazura se acercó y se arrodilló para abrir la cremallera. Dentro de la bolsa de viaje había muchos productos comprados en Japón, como el aceite aromático, las bebidas energéticas y muchas otras cosas. En ese momento, Kazura metió la mano dentro de la mochila y sacó una linterna. “¿Qué es eso?” – preguntó Isaac mientras miraba fijamente a la linterna, con interés. “Por favor, mira esto.” – dijo Kazura mientras apuntaba con la linterna hacia la pared y presionaba el interruptor ubicado en su superficie. “¿¿Qué??” En el momento en que se encendió, la linterna iluminó la pared con una luz brillante. Isaac olvidó cómo respirar. A su espalda, el subcomandante puso la misma expresión de sorpresa. Kazura sintió que la reacción del grupo era la adecuada. “Esto es un tubo con el poder de un espíritu de luz contenido en su interior, por lo que puede usarse para ver en la noche. Entonces, en cuanto al resto…” Resultaba algo bueno que los dos estuvieran tan sorprendidos que fueran incapaces de decir ni una palabra. Siempre y cuando agregara una explicación adecuada, no podían contradecirlo. Mientras se preguntaba qué cosa debía mostrar a continuación, metió su mano dentro de la bolsa.



jueves, 18 de julio de 2019

TBATE Capítulo 30

Capítulo 30
Tramo final
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

****Posada Columna de Dragón****
Punto de vista de un aventurero insignificante: “Oye, oye, ¿te has enterado del rumor?” – dije mientras bajaba mi tazón de cerveza. Un hombre fornido se sentó en la misma mesa, no sin antes golpear tu taza contra la mesa. “Si estás hablando de ese famoso espadachín enmascarado, ¡digo que son tonterías!” Me daba cuenta que estaba un poco borracho por sus mejillas sonrojadas y sus ojos vidriosos. “¡No, aparentemente es verdad! Se supone que un conocido mío estuvo en su grupo. Viaja con Jasmine Flamesworth, así que es difícil que pase desapercibido.” – un muchacho delgado con el pelo atado como un bollo se acercó a nuestra mesa para unirse a chismear. “¿Y qué? ¿Qué dijo tu ‘conocido’ de él?” – exclamó el borracho, impaciente. “Bueno, fueron juntos a explorar una mazmorra menor que ya estaba despejada. Aparentemente, ¡es muy bajito! Creo que los rumores son ciertos en el sentido de que no es un mago.” – el muchacho delgado solo agitaba la cabeza con asombro. “¡Bah! ¡A mí me parece una mentira! O el espadachín enmascarado es un Potenciador, ¡o los rumores son exagerados! ¿Has escuchado algunas historias que circulan sobre él? Hasta hay un rumor diciendo que él solo limpió una mazmorra por su cuenta ¿Es eso posible? ¿Y esperas que un Potenciador de clase B pueda hacerlo? Incluso sea una mazmorra de bajo nivel, ¿esperas que un espadachín normal pueda hacerlo?” – el borracho agitó su taza vacía para que la rellenaran con cerveza. “Sí, tomaría algunos de esos rumores con pinzas. Eso es un claro rumor… ¿Y también dices que viaja con Jasmine Flamesworth? Probablemente le ayudaba, ¿cierto?” – tomé otro sorbo, sintiéndome un poco mareado. “Cierto, cierto. Os digo, idiotas, que ese espadachín probablemente ni siquiera sea tan fuerte. ¡La mitad de esos rumores habrán sido difundidos por la propia Jasmine Flamesworth! ¿Ese imbécil guerrero se atreve a llamarse a sí mismo espadachín? ¡Traedlo aquí! ¡Me enfrentaré con él cualquier día!” Las cosas se tornaban ruidosas a medida que el borracho se intoxicaba más y más. El tema más candente de estos días entre los aventureros era el espadachín enmascarado. Algunas historias decían que era el aprendiz de Jasmine Flamesworth, pero eso era un poco descabellado. Se sabía que había realizado el examen de rango y obtenido el rango B, lo que era realmente raro. Y lo más impactante, ¡ahora era de clase A! ¿Pasar a otro rango en dos años? Sacudí mi cabeza mientras me compadecía de mí mismo. Aquí estaba yo, al borde de la clase C. Había fallado el examen para ascender de clase tres veces estos últimos tres años. Una vez que consigues suficientes puntos de mérito al entrar a mazmorras y completar misiones y búsquedas, los Aventureros tienen la oportunidad de ascender de clase al aprobar un examen. El examen difiere para cada clase, pero supuestamente, para entrar a rango A, que se considera la ‘elite’ de primera clase, el examinado tiene que pelear contra dos aventureros de rango A y durar diez minutos. Lo extraño era que cuando algunos rumores llegaron de los examinados que estaban allí cuando el espadachín enmascarado hizo su examen, todos dijeron que era un Potenciador. Los rumores habían crecido tanto a su alrededor porque todos los que habían estado con él en mazmorras decían que no usaba maná, pero que aun así era un monstruo. Al hombre fornido se le estaban pasando un poco los efectos del alcohol, y solo estaba molesto por el hecho de que un espadachín enano fuera mejor que él. Después de todo, era un veterano de la clase B; me imagino que esto era una gran fuente de orgullo para él. *Kreeeeeeen* Se abrió la chirriante puerta de la taberna y dejé caer el tenedor que tenía en la mano cuando vi entrar a una figura. “¡Bueno, hablando del diablo! ¡El pequeño enano espadachín del que todo el mundo está hablando aquí! ¿Dónde está tu tutor, pequeño?” – el hombre fornido se levantó de su asiento con una sonrisa sarcástica en la cara, y las mejillas aún rojas. El mismísimo espadachín enmascarado; el responsable de todos los locos rumores, estaba aquí en persona. Bajo su máscara, vi cómo sus ojos azules miraban al fornido hombre con una expresión desconocida. Llevaba un simple abrigo negro que llegaba hasta la mitad de su muslo, la capucha del abrigo cubría lo que la máscara no podía. Si yo pasara por aquí, incluso con una máscara y dos espadas, probablemente no habría notado nada en particular de él, pero cuando lo miras con atención, ofrece un espectáculo extraño. Una figura enmascarada de un metro sesenta más o menos, por lo que no es nada alto. Esconde una figura delgada debajo de su abrigo, lo que sugiere que es una persona normal, o un conjurador. A su espalda lleva una espada corta normal y un elegante palo negro adorna la parte inferior. No podía evitar preguntarme si en realidad era un conjurador y ese era su bastón. Después de echar un vistazo al borracho que lo estaba llamando, el hombre enmascarado pasó junto a él, sin interés, como si no valiera la pena. “¿Me estás ignorando? Solo porque seas un poco famoso por tus rumores de mierda, ¡¿crees que eres mejor que YO?!” – para el borracho, esa fue la gota que colmó el vaso y desenvainó la gigantesca espada que llevaba a su espalda y la sostuvo por encima de la cabeza para lanzar un golpe hacia abajo. “¡T-Tranquilízate! ¡Sabes que no puedes matar a nadie aquí!” – intenté apaciguar al hombre, levantando los brazos para evitar que atacara con su espada, pero el hombre enmascarado ni siquiera se dio la vuelta y siguió caminando hacia el mostrador delantero. Esto enfureció aún más al borracho mientras potenciaba su cuerpo y su espada, que brillaban con un resplandor plateado. Me empujó a un lado y golpeó al espadachín enmascarado. *¡BOOOOM!* Miré con horror mientras imaginaba el cadáver ensangrentado que probablemente había sido partido a la mitad por la fuerza de ese golpe. Sin embargo, al contrario de lo que esperaba, la espada creó un pequeño cráter junto al hombre enmascarado, fallando por un pelo. Uff… Al menos el borracho había tenido la sensatez de no matar al hombre; probablemente solo quería asustarlo. Me levanté para calmar al fornido hombre de nuevo, pero cuando me giré para mirarlo, vi que su cara estaba retorcida y conmocionada, con una expresión hirviente. “¡GRAAH!” – volvió a blandir a su espada, levantándola del pequeño cráter en el suelo. Los clientes que estaban sentados en el comedor de la posada estaban mirando ahora, algunos animando por sangre. Con maná reforzando el cuerpo del fornido hombre y su gran espada, no importaba lo borracho que estuviera; su poder y velocidad no eran ninguna broma. Atacó con una ráfaga de golpes que destruyeron los asientos y mesas de madera en su camino, pero por mucho que atacase, su espada siempre fallaba. El hombre enmascarado se mantenía en su sitio, sin alejarse de su posición, pero cada vez que la espada estaba a punto de cortarlo por la mitad, se volvía borroso, mientras que lo único que golpeaba la espada era una imagen residual. Después de una descarga de ataques de cinco minutos por parte del hombre fornido y su espada, sudaba abundantemente mientras su cara mostraba frustración, pero ahora era más cauteloso y dio un paso atrás. “¿Esquivar es lo único que saber hacer? ¡Supongo que tu tutora hizo todo el trabajo duro por ti, mientras que tú solo escapabas!” – el hombre le lanzó una sonrisa amenazadora, confiado en que podría ganar contra el hombre enmascarado. Puso ambas manos sobre la empuñadura de su espada y la balanceó de nuevo, esta vez mucho más rápido que sus ataques anteriores. *Clang* Su gran espada, que probablemente pesaba más que el hombre enmascarado, fue enviada volando, no sé cómo. Por el sonido, parecía como si hubiera sido derribado por otra espada, pero no pude verla. Ni siquiera pude ver al espadachín enmascarado sacar su arma. “¿Has terminado?” *DOOOOOOOOOM* “A-Aah…” – fue el único sonido que escuché del borracho antes de que todos cayéramos al suelo. Me sentí como si estuviera bajo el agua. No podía respirar y la atmósfera a mi alrededor parecía querer aplastarme. “…” T… Tengo miedo… M… ¡Miedo! He oído que algunos luchadores de élite son capaces de producir un intento asesino que podía ahuyentar a las bestias de maná, pero, ¿qué demonios era esto? ¿Existe algo así como un intento asesino que pueda matar a alguien? Lentamente, giré mi cabeza para mirar al hombre enmascarado que obviamente era la fuente de la sed de sangre; sentía que la sangre de mi rostro se iba mientras lo miraba. No sabía qué tipo de expresión tenía bajo la máscara, pero no lo necesitaba. Parecía ser un aura oscura y maligna la que desprendía. Juro que sentía como si esa aura oscura a su alrededor estaba viva y furiosa. La intención asesina ni siquiera estaba enfocada en mí, pero tuve que controlarme para no mojar los pantalones. Vi el lamentable estado en el que se encontraba el borracho. Tenía los ojos abiertos y el cuerpo rígido, como si estuviera petrificado. Murmuraba algo y podía ver lágrimas en sus ojos mientras que el área de la entrepierna de sus pantalones estaba oscurecida. De repente, retrajo su sed de sangre y pude volver a respirar. Tomé un profundo sorbo de aire y terminé tosiendo. Pude ver a otros aventureros y trabajadores de la posada haciendo lo mismo, algunos en un peor estado que yo. El hombre enmascarado se giró hacia el mostrador y se enfrentó a la temblorosa camarera que estaba allí; su rostro estaba tres veces más pálido que antes. “Creo que hay un saco de raciones bajo el nombre de ‘Note’ que un amigo mío pidió no hace mucho.” – dijo el hombre enmascarado con una voz de barítono clara y precisa. “¡S-Sí! ¡Se lo traeré ahora mismo!” Le dio una pequeña reverencia a la camarera mientras le entregaban un saco de comida. Y se fue mientras todos en la posada lo miraban marcharse, sin atreverse a hacer ruido.
* * *
Punto de vista de Arthur Leywin: “¿Por qué has tardado tanto?” – Jasmine dividió la comida y la puso en cada una de las bolsas de la silla de montar en nuestros caballos. “¡Ah! Tuve una pequeña pelea con uno de los aventureros de la posada. Ja, ja.” – me rasqué la cabeza mientras saltaba a mi montura de color marrón. Podía sentir a Jasmine mirándome sospechosamente, con sus ojos medio cerrados juzgándome. “¡No importa, no importa! ¡No le des importancia! ¡Ni siquiera le hice daño al tipo!” – solo agité mi mano para tratar de convencer a Jasmine de que no volviera a la Posada Columna de Dragón. Jasmine negó con la cabeza y también se subió a su caballo, agitando las riendas para partir. “¡Haap!” – hice lo mismo mientras nos dirigíamos a nuestro destino. En estos dos últimos años, creo que la meta de Jasmine era que llegara a la clase A lo antes posible para explorar el calabozo al que nos dirigíamos hoy. A lo largo del viaje para elevar mi clase, ella también ha subido de rango, convirtiéndose en una aventurera de clase AA. Todavía había una gran diferencia de nivel entre ella y Kaspian, pero había mejorado mucho durante estos dos años. Cuando no estábamos en misiones o explorando mazmorras de bajo nivel, entrenábamos. Por la noche, me aseguraba de meditar durante al menos un par de horas antes de irme a dormir. Durante estos dos últimos años, he entrado en la etapa color Naranja Claro, lo que se consideraría un éxito si se tenía en cuenta el tiempo que pasaba meditando. No. La mayor mejora a lo largo de este tiempo, definitivamente ha sido mi cuerpo. El no usar maná me hizo dar un paso atrás y recordar cómo usar mi cuerpo y mi espada eficientemente para que pueda ser mucho mejor cuando lo potencie. No puedo decir que estoy al 100% en términos de fuerza, ya que el alcance físico de mis extremidades y de mis músculos no está tan desarrollado como cuando era adulto, pero ya no me siento incómodo o restringido cuando peleo ahora. He afinado algunas de mis técnicas de espada para que se ajusten a mi cuerpo actual, que tendrá que mejorar a lo largo del camino. No puedo decir que ha sido un viaje fácil y tengo cicatrices en mi cuerpo para probarlo, pero sé que ha valido la pena. Junto a mi cuerpo asimilado de la Voluntad de Dragón y el uso de la rotación de maná, finalmente puedo estar a gusto sabiendo que estoy en el camino correcto para el futuro. Jasmine se ha vuelto más fuerte que nunca. Mientras viajaba con ella, noté que su mayor defecto estaba en su destreza con la espada. Habiendo crecido aprendiendo únicamente del atributo fuego por un tiempo hasta que fue considerada incapaz, ella había tenido que ponerse por su cuenta para aprender a controlar mejor sus espadas y que se ajustaran a sus habilidades de atributo viento. Yo no soy el mejor con el viento, pero eso no significaba que no pudiera enseñarle habilidades al respecto. Jasmine pasó el examen de la clase AA utilizando las nuevas habilidades que le había enseñado junto con sus técnicas de doble cuchilla que había desarrollado por su cuenta. Yo también quería hacer el examen de clase AA, pero por los requerimientos de puntos de mérito, necesitaba completar muchas más misiones o despejar mazmorras que antes no podía elegir. Le envié un mensaje mental a Sylvie. Ha estado actuando de forma extraña desde que llegamos a los Claros de las Bestias. Siempre nos mantenemos en contacto, pero por alguna razón, no quiere venir a verme todavía, ni siquiera cuando regresaba a Xyrus para visitar a mi familia. Cada vez que le digo que vuelva, dice que tiene que terminar algo antes de volver. Definitivamente podría decir cuánto ha madurado. Podemos mantener conversaciones y sus emociones se han vuelto más complejas. Aunque fui a casa un par de veces durante el primer año, desde el año pasada, cada vez me lleva más tiempo hacer un viaje de regreso a Xyrus y volver a las mazmorras. En vez de eso, nos enviamos cartas y nos reunimos con Madre y Padre de vez en cuando en el Salón del Gremio, donde están las puertas de teletransporte. Madre está bastante insatisfecha con este hecho, pero no me impide ser un aventurero. Me he dado cuenta de que Padre se ha mantenido al día con su entrenamiento, porque ahora ha entrado en la etapa de color Naranja, lo que es impresionante para alguien de su edad. Me sonríe con orgullo, tanto por sí mismo como por su hijo que lo está haciendo tan bien. También me han contado mucho sobre lo que está pasando en la Casa Helstea. Mi hermana todavía está bastante lejos de formar su núcleo de maná, pero me sorprendí al enterarme de que Lilia ha despertado hacía un par de semanas. Su despertar hizo que la cama explotase, lo que era normal para un mago. Sus padres, cuando menos estaban extasiados y no esperaron para inscribirla en la Academia Xyrus. Después de ser examinada, su núcleo era más o menos normal, resultó que sus venas de maná eran excelentes. Tenía una gran capacidad para absorber el maná de su entorno, lo que era esencial para todos los conjuradores. Supongo que estará en el último año de la escuela cuando empiece a ir el año que viene. Sacándome de mis pensamientos, escuché las palabras de Jasmine. “Ya estamos aquí…” – mientras ella ralentizaba su montura, nos acercamos a un claro en el bosque que estábamos atravesando. Frente a la entrada de la mazmorra, que en este caso era solo una cueva, había un grupo de personas limpiando su campamento y preparándose para entrar. Supongo que éramos los últimos en llegar. “Cheh… Supongo que estamos atascados con más potenciadores.” Oí una voz muy familiar y mocosa. Al bajar de mi montura, caminé hacia el grupo de aventureros, recibiendo del hechicero rubio de fuego una mirada disgustada. Jasmine me siguió mientras un potenciador blindado daba un paso al frente y sostenía su mano, haciéndole un gesto para pedirle un apretón de manos. “Por favor, no te preocupes por Lucas y déjame por presentarte al grupo. Me llamo Reginald Brooks y soy un potenciador de clase A. Mi núcleo está en la etapa amarilla y soy del atributo tierra, con especialización en el martillo.” – señaló un martillo gigante que estaba en el suelo donde estaba el grupo. Reginald tenía el pelo corto de color castaño y desordenado que combinaba con sus ojos. Tenía una cara muy cuadrada que le hacía parecer más masculino, con barba, brazos anchos y un metro noventa de altura. El grupo estaba formado por Reginald, Kriol y Brald como los potenciadores además de nosotros. Kriol era un potenciador defensivo de atributo agua que solo usaba un escudo gigantesco como arma. Era bastante bajito, alrededor del metro setenta, y estaba un poco gordo. Me di cuenta que era fuerte, sin embargo, por la firmeza de su cuerpo en general, a pesar de su barriga. Brald era un hombre de aspecto muy noble que medía alrededor del metro ochenta. Llevaba una armadura de metal blanco que cubría únicamente sus hombros y pecho, con una capa detrás de él. Con el pelo rubio recortado y ojos color avellana, parecía un verdadero asesino de mujeres. Para mi sorpresa, era un verdadero caballero y nos ofreció un apretón de manos y una sonrisa. “Me llamo Brald y acabo de volverme clase AA, potenciador de la etapa amarillo claro. Soy un potenciador con atributo fuego especializado con la espada y el escudo. Yo seré el que os guie hoy.” – dijo sonriendo radiante. Después de que los Potenciadores se presentaran, los Conjuradores dieron un paso adelante. Contando a Lucas, había otros cuatro conjuradores. Uno de ellos era un hombre delgado, el otro una chica, y el último un chico de pelo negro, de aspecto serio y anteojos, que también había estado cuando me examiné por primera vez. ¿Cuál era su nombre…? “Mi nombre es Elijah Knight. Conjurador de clase A, de la etapa naranja oscuro… Especialización única en Tierra.” – dijo simplemente. No pude evitar mirarlo con atención. Tenía que ser más que eso. No podía arreglárselas con saltarse el examen y ser colocado en el rango B solo por ser un Conjurador de Tierra, sin importar lo joven que fuera. Un hombre larguirucho de ojos saltones que parecía estar bien entrado en los treinta y tantos años de edad fue el siguiente en llegar. Tenía una mirada engreída en su cara a pesar de su aspecto menos que atractivo, con la nariz torcida y el pelo castaño partido. “¡Ejem! Me llamo Oliver y soy un Conjurador clase A, de color amarillo oscuro. Soy un Emisor anormal, especializado en sanación.” – sacó su mandíbula con suficiente mientras cruzaba sus brazos. A pesar de su actitud, no podía decir no que me alegraba de tener a un curandero esta vez. “¡Hola! ¡Me llamo Samantha, pero podéis llamarme Sammy! ¡Etapa amarillo oscuro, conjurador de clase A con única especialización en agua, a su servicio!” – guiñó un ojo en mi dirección. Samantha parecía tener unos veinte años y era una mujer atractiva, pero por su actitud, estoy seguro de que ella también lo sabía. Tenía el pelo rubio ondulado fluyendo por sus hombros y ojos de un azul claro que parecían casi grises. Sus ojos eran grandes y redondos, haciendo que se viera más linda, y su corta estatura de alrededor del metro y medio lo complementaba. Aunque sus atributos no eran abundantes, como cierta conjuradora de los Cuernos Gemelos, tenía una buena figura y podía decirse que Oliver sentía algo por ella por la forma en que la miraba de reojo. “Jasmine, etapa amarillo claro, potenciadora clase AA. Atributo viento con cuchillas dobles.” – dijo mi compañera sin pestañear. “Note, etapa naranja claro, potenciador clase A. Atributo fuego con especialización en la espada.” – dije simplemente. Brald nos sonrió. “¡Bienvenidos los dos! ¡Estoy muy contento de tener a otro de clase AA en el grupo!” Los otros dos Potenciadores asintieron de acuerdo, mientras que Oliver y Lucas tenían caras de demostrar que no les importaba. Lucas simplemente anunció que era un conjurador especializado en fuego que se encontraba en la etapa amarilla. Elijah mantuvo su cara de piedra mientras me daba cuenta de cómo Samantha seguía mirándome, tratando de penetrar a través de la máscara de alguna forma. “No puedo evitar preguntar, Note. Ha habido algunos rumores sobre ti diciendo que no eres un potenciador, pero claramente acabas de anunciar que sí lo eres.” – dijo Reginald levantando su martillo gigante y apoyándolo en su hombro. “Hace tiempo que no uso mi magia por razones personales. Esa debe haber sido la razón por la que han surgido esos rumores.” – me encogí de hombros, haciéndole señas para que siguieran adelante. Al notar que yo no quería satisfacer su curiosidad, simplemente tosió y preparó la formación del grupo. Básicamente sería Brald en el frente, ya que su escudo y espada era el mejor estilo para la primera línea. Junto a él estaríamos Reginald y yo, que estábamos especializados en ofensiva. En la retaguardia quedaba Kriol con su gigantesco escudo para evitar que nos flanquearan y Jasmine a su lado, lista para matar a cualquier cosa que pudiera pasar a su lado. Todos nos encargamos de proteger a los cuatro conjuradores con Oliver en el centro, el más protegido, ya que era el curandero. “¡Debemos partir inmediatamente!” – declaró Brald. Estaba asumiendo la posición de líder, ya que era la primera línea y el único otro de clase AA aparte de la tranquila Jasmine. Esta mazmorra era considerada clase AA, lo que significaba que solo se permitía la entrada de grupos con clase A o superior. Recientemente, Brald había descubierto un túnel escondido que llevaba a una porción inexplorada de la mazmorra, la cual íbamos a explorar hoy. Esto significaba que la mayor parte del trayecto dentro del calabozo sería a través de partes inexploradas. Todo el mundo desenvainó sus armas, mientras que hasta los engreídos conjuradores pusieron caras serias cuando entramos a la mazmorra nombrada por los primeros exploradores como ‘Las Tumbas de la Desesperación’.



miércoles, 17 de julio de 2019

Retro Capitulo 58

Volumen 2 Capítulo 58
Por la gente II
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

Un sacerdote de Artemisa se indignó por la propuesta de Desir. “¿Llamas a esto un plan? Es una rebelión. ¡Es traición!” "Padre" – dijo Ajest, interviniendo. – “No interrumpas al Señor.” El sacerdote miró a Ajest con ojos asesinos. Quería decir más, pero guardó silencio. Fue un respiro momentáneo, el mismo tipo de paz que experimentaron la noche anterior cuando Desir pidió más tiempo para resolver el problema de los vagabundos. Eyulan y el sacerdote miraron a Desir. Querían que su grupo supiera que no estarían de acuerdo con este curso de acción y que estaban listos para irse en cualquier momento. “Entonces, esencialmente me estás pidiendo que provoque una rebelión.” – dijo el Señor. Incluso en esta situación extremadamente tensa, solo estaba concentrado en Desir. – “¿Eres consciente de quién soy?” “Eres el señor que gobierna la región de Evernatten." – respondió Desir. “No mi nombre, sino mi pasado.” Wilhelm Evernatten, el héroe caído. Como cardenal, logró grandes logros al liderar a su orden de caballeros contra el Mundo de las Sombras. Y, antes de ser cardenal, fue un caballero que había dedicado su vida al reino. “He comprometido mi vida al Reino Santo y me estás diciendo que, para salvar ese reino, ¿debería comenzar una rebelión?” Wilhelm obtuvo el máximo rango, capitán, dentro de la orden de caballeros. No había ninguna duda sobre su lealtad hacia al reino. ‘Pero…' Desir notó que el Señor no rechazó su propuesta de plano. El contenido de una conversación puede variar por completo dependiendo de los pequeños detalles. Y este era el caso de esta conversación. Wilhelm no estaba lanzando acusaciones, sino que hacía preguntas sutiles para evaluar su reacción. ‘Ya sabe que hay un problema mayor.’ Este era un hombre que una vez ocupó un puesto alto dentro del Reino Santo: Cardenal. Sería extraño que una persona con tal rango no fuera consciente de los problemas que enfrenta el reino. ‘Pero no puede actuar debido a su juramento.’ Wilhelm no pudo perseguir los ideales que valoraba debido a sus obligaciones con el reino. Desir preparó mentalmente su respuesta. Era hora de ayudar a Wilhelm Evernatten a darse cuenta de lo que realmente estaba buscando. “Creo que tenemos que dejar una cosa clara. ¿Qué fue lo que hizo que prometieras tu vida y tu espada al reino? Le imploro que reflexione sobre esa causa.” Desir ya sabía la respuesta, incluso sin escuchar a Wilhelm hablar. Este era un hombre que había aceptado a los vagabundos poniendo en riesgo la paz y la seguridad dentro de su propio territorio. Actualmente, los habitantes del Reino Sagrado sufrían bajo la ideología corrupta de la iglesia. Fueron expulsados de sus hogares y conducidos a las tierras de hielo. “Si el Señor originalmente levantó su espada por el bien de la gente, entonces tendría sentido que lo hicieras una vez más por el mismo motivo.” Desir usó toda la información que había reunido sobre Wilhelm y elaboró con cuidado una frase que golpearía directamente en el corazón del Señor. ‘Mi vida y mi espada fueron originalmente para la gente…’ Las palabras de Desir empezaban a afectar a Wilhelm. “Desde el principio, siempre he defendido a la gente. Haré cualquier cosa por su bienestar. Esta es mi única convicción verdadera.” Los ojos de Wilhelm se iluminaron, reflejando las llamas ardientes de la chimenea. “Sabiendo esto, todavía cuestiono tu propuesta. ¿Ir a la guerra es de verdad por la gente? Desir, la guerra causa sufrimiento a innumerables inocentes.” Desir no podía negar esto. A pesar de lo bien que lo expresó, al final aún era una llamada a la guerra. “Es posible que comenzar una guerra, en lugar de permanecer callados, pueda causar más sufrimiento a las personas. Contéstame a esto, Desir. ¿Qué harás por los que se verán envueltos en la guerra? ¿Y su sufrimiento? ¿Puedes estar tan seguro de que la guerra es el mejor curso de acción?” Independientemente de los políticos que lo rodeaban, los que más sentirían los efectos de la guerra serían las personas. Habría que reunir hombres y suministros para prepararse para la batalla, lo que significaría que las familias serían separadas y que muchas personas pasarían hambre. Incluso si se decía que la guerra era por el pueblo, serían las personas las que tendrían que pagar el precio de sufrirla. “P… ¡Pero Señor!” – dijo Romántica, en ese instante, dando un paso adelante. “Los vagabundos no deben decir nada.” – la interrumpió Eyulan de inmediato. El cuerpo de Romántica se estremeció ante la mirada de Eyulan, pero el caballero estaba tranquilamente concentrado en su señor. “En ese caso, ¿puedo decir lo que pienso?” - dijo el Capitán de los Caballeros, Ajest, dando un paso al frente. Al verla, su Señor asintió como respuesta. “Si las personas son arrastradas a una guerra, pueden sufrir más o menos que lo que están padeciendo en estos momentos. Sin embargo, si permitimos que esto nos impida actuar, el sufrimiento de las personas definitivamente empeorará con el tiempo. El momento de tomar una decisión es ahora, mi Señor.” “Mmm…” “Además…” – continuó Ajest. – “La razón por la que el número de vagabundos ha crecido tanto es porque la iglesia de Artemisa ha estado tomando a muchas personas para usarlas como sacrificios.” Era obvio para todos porque la iglesia había empezado de repente a requerir una gran cantidad de sacrificios. “Debe significar que se aproxima un juicio muy peligroso.” Desir se sorprendió de que el Señor fuera consciente de este hecho, pero Ajest llamó su atención con un gesto. Si se miraba con calma, era Ajest la que había sacado a la luz esa ida. No podía perder esa oportunidad. ‘Bien hecho, Ajest.’ – pensó Desir, mientras aprovechaba de inmediato la oportunidad. “Podría ser un juicio que podría afectar a todo el Reino Santo y tal vez no haya nadie allí que pueda lidiar de forma adecuada con él.” Desir estimó que el inminente Mundo de las Sombras era el Mundo de las Sombras de Grado 1. Incluso si reunían toda la fuerza que fueran capaces, no habría ninguna garantía de que pudieran repeler un Mundo de las Sombras de esa magnitud. “El reino no podrá luchar contra él y será tragado si nos dedicamos a perder el tiempo.” – dijo Desir, con convicción. El Mundo de las Sombras llevaría a la muerte de cada ser dentro del Reino Santo, un destino incomparable al sufrimiento causado por una rebelión. “Caballero Eyulan, ¿qué te parece?” “No estoy de acuerdo con la premisa en primer lugar.” – dijo Eyulan, con un toque de disgusto en su voz. – “Incluso si empezáramos una guerra, será en vano. No creo que ninguno de los territorios sea rival para la Ciudad Santa en el campo de batalla. Aunque los soldados de nuestro territorio son de la mejor calidad, no veo casi ninguna posibilidad de victoria si tenemos que luchar contra la Ciudad Santa.” Incluso con sus modestos números, Evernatten era solo un territorio de tamaño medio, mientras que la Ciudad Santa era la capital de toda la nación. La diferencia de tamaño era tan grande que se hacía insuperable. “Recibí noticias de otro señor ayer.” – dijo Wilhelm – “Fue una carta en la que me proponía que asumiéramos la Ciudad Santa juntos. Por supuesto, incluso si unimos fuerzas, no mejoraría nuestras posibilidades de éxito.” Una pista. El Señor les estaba dando una pista de que existían otros señores que apoyaban la idea de una rebelión. Tenía que haber algunos que estaban descontentos con la Ciudad Santa. Algunos, como Wilhelm, podían convertirse en los campeones de la gente, mientras que otros pueden tener la preocupación de que las acciones de la Ciudad Santa afecten a la seguridad de su territorio. Pero la motivación específica para cada señor no era importante, lo único que importaba era la fuerza militar que tenían disponible. Si todos esos señores se juntaban, la mano de obra no sería un gran problema. Wilhelm también tenía que ser consciente de esto, pero su tono indicaba que todavía se sentía culpable tomando esa decisión. Si ese era el caso, ahora estaba en manos de Desir ayudarlo a aliviar su carga. “Tenemos el apoyo de la gente, mi señor.” “¿El apoyo de la gente?” “Está bien. A pesar del daño que han causado a nuestra tierra, aceptamos de buen grado a los incontables vagabundos que se vieron desplazados desde la Ciudad Santa. Solo ese acto justifica la rebelión.” Esa sería una línea de razonamiento que Desir no habría podido producir si los vagabundos hubieran sido expulsados de Evernatten. “Si nos convertimos en una chispa y hacemos que las personas tomen conciencia de las siniestras acciones de la Ciudad Santa, entonces los señores de otros territorios seguramente nos apoyarán.” Los señores feudales que estaban al tanto de la situación dentro de la Ciudad Santa, pero no estaban dispuestos a tomar medidas, seguramente se unirían detrás del Señor de Evernatten si tomaba la iniciativa. “Además…” – continuó Desir. – “Todo esto es porque hemos aceptado a los vagabundos que escapaban de la Ciudad Santa.” Wilhelm había aceptado a todos los vagabundos que habían sido expulsados de otros territorios. “La Ciudad Santa ha ido demasiado lejos con sus siniestras acciones. Con el apoyo de la gente, ¿qué señor no se uniría para apoyar nuestra causa? Tenemos al famoso héroe de Evernatten, una causa plenamente justificada para corregir las fechorías del Reino Santo, y la urgencia de detener el Juicio. La rebelión es el mejor curso de acción que puedo proponerle, mi señor.” Desir terminó su discurso y volvió a su asiento con la cabeza agachada. Había dicho todo lo que quería decir y había hecho todo lo que podía. Todo lo que quedaba era que el señor decidiera que iban a hacer. Al mismo tiempo, el sacerdote estaba sollozando, mientras que Eyulan se frotaba la frente ansiosa. Pero Desir estaba enfocado únicamente en su Señor, observándolo en silencio. El fuego de la chimenea crepitaba, asegurando a todos que el tiempo no estaba congelado, sino arrastrándose a un ritmo dolorosamente lento. Al final, se tomó una decisión. “Caballero Pram.” “Si mi señor.” “Envía una misiva a todos los caballeros de cada región. Desir, prepara una carta para cada uno de los señores. Que todos sepan que ya no podemos quedarnos sentados sin hacer nada y observar las siniestras acciones de la Ciudad Santa por más tiempo. ¡Que se proclame que no podemos seguir por más tiempo las ordenes de la incapaz Iglesia de Artemisa!” El héroe caído había recuperado su noble corazón y había tomado la espada una vez más.

El estado de Wilhelm Evernatten ha cambiado.
El título del héroe singular ha cambiado a héroe épico.
Ahora será conocido como el emperador Wilhelm Ludwig Evernatten.

Has completado con éxito la misión: Los vagabundos
Has determinado con éxito la raíz del problema de los vagabundos y has presentado una solución.
Es probable que hayas encontrado un camino que evite la caída de la ciudad santa y que este héroe sea capaz de eliminar toda la podredumbre que habita entre sus muros y juzgar todas las viles acciones.
Podría ser que, si la Ciudad Santa evita la ruina, pueda actuar como un escudo contra todos los juicios futuros, incluso los de hoy en día.

Has completado con éxito la misión principal: La supervivencia de Evernation



Retro Capitulo 57

Volumen 2 Capítulo 57
Por la gente I
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

El Señor de Evernatten noto el aumento considerable de refugiados que llegaban a las murallas de su ciudad, estaban empequeñeciendo cualquier otra situación que hubiera vivido en los últimos tiempos. El aumento repentino lo llevó a creer que algo estaba mal, así que buscó más información. Como resultado, descubrió que habían llegado de la Ciudad Santa de Gottheim. Al final, los rumores que se esparcieron por todo el campamento llegaron hasta sus oídos y, se enteró de un espíritu maligno que secuestraba personas y les quitaba la piel. Wilhelm hizo una mueca; un cuento verdaderamente grotesco. La leyenda urbana corría rampante por los barrios bajos de los vagabundos, haciendo que la historia persistiese en sus mentes. El Señor Wilhelm, esperaba que hubiera algo de verdad en el asunto, por lo que envió personas a la zona que rodeaba a la Ciudad Santa para recopilar información. El hombre que estaba arrodillado frente a él era uno de sus confidentes de confianza. “La situación en la Ciudad Santa es grave. Para evitar el juicio, están cobrando impuestos pesados en nombre de Dios. Como resultado, los activos se están incautando en masa, y el número de refugiados no para de aumentar." "¿Y el rumor?" “Hay algo de verdad en el asunto. Las personas desaparecidas nunca se vuelven a ver, mi señor. Lo único es que parece que su Majestad no está tomando medidas para enfrentar la amenaza." Wilhelm hizo una pausa. “¿Por sacrificios…?” Su voz era apenas audible. "Sí. Basado en los múltiples relatos de testigos presenciales, es probable que sea un acto de sacrificio en nombre de Artemisa, todo para evitar el juicio de las diosas." El juicio de las diosas. Para corregir los pecados del hombre, para llevar la historia en el camino correcto. Solo hay que ingresar al espacio, devolver la historia al camino correcto y el Juicio cesará. Sin embargo, el Reino Santo se negó a tomar medidas para detenerlos. En lugar de luchar contra el juicio, eligieron el camino del sacrificio. Creían que, en el espacio, la diosa se llevaría sus pecados y abrazaría el mundo de nuevo. Al ofrecer la carne y la sangre de los pecadores, intentaron apaciguar a la diosa. "¿Realmente piensan que pueden luchar contra el juicio de esta manera?" El puño cerrado de Wilhelm Evernatten temblaba de ira. Se sintió impotente para detener esta cadena de eventos y, para empeorar las cosas, su espía no había terminado. "Hace unos días, un gran número de niños desaparecieron, coincidiendo con la inmigración masiva de refugiados a Evernatten." Los ojos del señor se estrecharon. "¿Se avecina un juicio enorme?" "La mayoría de los otros señores vaticinan lo mismo, pero con el estado actual del Reino Santo, será difícil evitar que esto ocurra." Wilhelm cerró los ojos momentáneamente para considerar las implicaciones de las palabras de su espía. Al final, los abrió de nuevo con cautela. “Mi señor, el conde de Mitelfer ha pedido avanzar sobre Gottheim." – dijo el espía, cuando sintió la mirada de su señor. "Fingiré que la solicitud no fue recibida. Puedes irte." “¡Mi señor!” – exclamó el espía antes de darse cuenta de su lugar y arrodillarse una vez más. Pero Wilhelm negó con la cabeza. “A pesar del hecho de que me expulsaron, juré por mi nombre que viviría para servir al Reino Santo. No mancharé mi honor. Deja este lugar, señor Carlos. Los pasos resonaron cuando Desir serpenteaba por el exuberante jardín. Romántica había resuelto de inmediato el problema de la comida, pero aún quedaba mucho por hacer. Con el tiempo, la comida se acabaría; Se necesitaba una solución para terminar esto, de una vez por todas. ‘Sólo me queda un día.’ A pesar de que se solucionó el problema más apremiante, no tenía tiempo para resolver el problema general. Sin una solución para abordar la afluencia de refugiados, la ciudad de Evernatten tenía muy pocas razones para tratar con el gremio de Romántica. Por lo menos, tenía la libertad de pensar en una solución a largo plazo gracias a la intervención de Romántica. Por ejemplo, educar y conseguir que los refugiados consiguieran un empleo en base a sus talentos. Esta sería la solución más rápida, pero Desir rápidamente concluyó que habría problemas con este método y lo descartó. ‘Wilhelm Evernatten es un hombre astuto. Ya lo habrá pensado.’ La verdad era que no resolvería todo. No había suficiente dinero para educar y proporcionar trabajo a todo el mundo. Desir redujo la velocidad, hasta detenerse en seco. Alguien estaba construyendo un muñeco de nieve en el jardín, zumbando de felicidad. Era Lilica. Como el problema de la comida ya estaba resuelta, podía volver a trabajar en el castillo. Mirando a su alrededor, Desir se dio cuenta de que había muchos muñecos de nieve alrededor del jardín. “Cogerás un frío construyendo un muñeco de nieve aquí.” – aconsejó Desir, mientras se acercaba a la niña, que se encontraba acariciando la nieve y agarrando una zanahoria para una nueva creación. “¡Señor Desir!” - exclamó Lilica. “Parece que cada vez que te veo, estás construyendo muñecos de nieve.” Lilica sonrió alegremente a Desir. “Sí, ¡los muñecos de nieve son mis amigos! ¿Quieres construir uno?” – dijo, mientras sus ojos brillaban con anticipación. – “¿Qué…? ¡No me mires de esa forma! Son reales. Hemos sido amigos desde antes de venir aquí.” Una cálida risita salió de la boca de Desir. “¿Entonces los muñecos de nieve no son imaginarios?” Al oírlo, las mejillas de Lilica se hincharon y se cruzó de brazos. “¡Discúlpate!" – dijo desolada mientras hacía un gesto hacia los muñecos de nieve. – “¿Recuerdas al niño que le pedí al señor Desir que cuidara? Él era mi mejor amigo.” “Debe haber sido una separación solitaria, ¿su nombre era Carlos?” “Sí. Ni siquiera pude decir adiós.” “¿Estabas demasiado ocupada?” “No... Desapareció de repente. Algunas personas dijeron que fue por culpa de un fantasma.” “¿Te refieres al espíritu maligno que se lleva a la gente dispersa y le quita la piel?" Una voz sonó a sus espaldas cuando una suave brisa se movió hacia adelante. Romántica caminó hacia los dos, esquivando los muñecos de nieve. Los ojos de Lilica se llenaron de curiosidad. “Hey Gran señorita, ¿cómo lo sabes?” “No parece que los rumores hayan llegado fuera del Reino Santo, pero he conseguido muchas noticias en las ciudades que conducen a Evernatten. Lilica, ¿eres originaria de Gottheim?” "Sip. No solo yo, sino que todos los refugiados son de la Ciudad Santa.” Los ojos de Desir se abrieron ante el repentino descubrimiento. “Señor Desir, ¿No te lo mencioné?” Romántica dejó escapar un suspiro de exasperación. “Realmente no sabes nada de lo que está pasando en la Ciudad Santa, ¿verdad?” Ella estaba en lo cierto; El conocimiento de Desir sobre la Ciudad Santa no se extendió más allá de lo que le había revelado Jefran. Desir no tuvo tiempo para interesarse por asuntos de fuera de Evernatten- Tenía una gran carga de trabajo desde que se le designó como asesor del Señor Wilhelm. ‘¿Cómo no pensé en eso?’ – se reprendió Desir en su interior. Su enfoque estaba tan concentrado en resolver los problemas de los refugiados que no pensó en cómo se desarrollaron. Había demasiados asuntos por resolver. ‘Para arreglar cualquier problema, siempre se debe buscar la causa del conflicto.’ En este momento, Desir se dio cuenta de que, históricamente, Wilhelm Evernatten tomó la decisión equivocada de abandonar sus principios y exiliar a los refugiados. Si bien eso resolvería el problema inmediato, hacía la vista gorda a la cuestión fundamental: la Ciudad Santa. Si los problemas que afectaban a Gottheim nunca se afrontan, el problema solo terminaría afectando al resto del Reino Santo y un día, alcanzaría la casa de Evernatten. “Romántica. Dime todo lo que sabes.” La niebla del amanecer se elevó sobre el castillo y se instaló sobre él, enfriando la atmósfera dentro de la oficina. La chimenea no era capaz de calentar a la gente que se encontraba en su interior. Eran Desir y los líderes de los jefes de la casa. Habían pasado dos días y el éxito o el fracaso se diluciría en este momento. Wilhelm tosió ligeramente para atraer la atención de la gente de la habitación. “Antes de comenzar nuestras discusiones, me gustaría expresar mi gratitud a la señorita Romántica por su visión y su liderazgo. La situación alimentaria ha mejorado enormemente con su ayuda. Por ello, me gustaría expresar mi agradecimiento.” Romántica hizo una reverencia y con elegancia le presentó sus respetos al Señor Evernatten. La conversación fue tan suave como la melaza, y la habitación tenía buen ambiente. “Todavía existe el problema de la seguridad pública, mi señor.” – dijo Eyulan dando un paso al frente para devolver a todos a la realidad. Wilhelm asintió bruscamente y se dirigió a su asesor. “Bueno, Desir. El tiempo asignado ha pasado. ¿Has encontrado una solución?” Desir dio un paso adelante y se arrodilló frente al Señor de Evernatten. “Si bien la situación ha mejorado, todavía deben abordarse muchos problemas; Seguridad pública el primero. Desafortunadamente, no todos los problemas pueden resolverse inmediatamente. Incluso si se abordan estos problemas, la gran afluencia de refugiados significa que todas las soluciones solo serán útiles a corto plazo. Eventualmente, nos quedaremos sin opciones.” – dijo Desir. – “Tomemos, por ejemplo, la escasez de alimentos. El gremio de comerciantes solo puede ofrecer un poco de apoyo y, aunque esta no será la única vez, si los problemas en la Ciudad Santa continúan, los refugiados llegarán año tras año. Si deseamos hacer uso de los refugiados, necesitaremos educarlos.” Todos estaban atentos a sus palabras. “La única solución lógica es desterrar a los refugiados. Si no los aceptamos, entonces no hay responsabilidad. Con eso, podemos resolver casi de inmediato todos nuestros problemas. De hecho, esa es exactamente lo que el resto de estados han hecho para librarse del problema.” – continuó sin pausa. – “Sin embargo, solo habrá más y más refugiados. Todos esos hombres, mujeres y niños que no tienen a dónde ir morirán. Esa no es la solución, solo una sentencia de muerte. Al exiliar a estas personas, evitamos el sufrimiento ante nuestros ojos y nos libramos del problema.” La intensa mirada de Desir se extendió por la habitación, descansando momentáneamente sobre Eyulan. Tenía los puños apretados con fuerza, pero no se atrevió a hablar delante de su señor. “Deseo proporcionar una solución que resuelve el origen del problema.” – anunció Desir. Wilhelm Evernatten se preocupaba por la gente en lo más profundo de su ser, mucho más que cualquier otra persona del reino Santo. No había pasado mucho tiempo con él, pero su compasión y caridad brotaban de cada poro de su piel. “Mi señor, ¿conoces la causa del problema?” “Supongo que se debe a los problemas por los que pasa la ciudad santa.” “Correcto. Casi todos los refugiados han venido de la Ciudad Santa, y están sufriendo con dureza. Si no les queda otra opción, solo pueden escapar. En el futuro, las personas que son expulsadas seguirán agravando el problema que estamos experimentando en estos momentos. Además, esto no es solo sobre ellos. La tiranía que los expulsó de la Ciudad Santa algún día llegará hasta aquí.” La capital de la Nación Sagrada se dirigía a la ruina y, en nombre de la religión, no se estaba haciendo nada ante los peligros que se les presentaban. El problema iría consumiendo al Reino Santo hasta que estuviera completamente sumergido. Solo habría un resultado posible: la ruina. Desir sabía lo que le había pasado al Santo Reino. A través de un Mundo de las Sombras de Clase 1, todo el Reino Sagrado fue finalmente aniquilado por la invasión. Al final, solo quedaron unos pocos supervivientes de la religión Artemisa, que vivieron el resto de sus días en los Reinos Occidentales, difundiendo de forma piadosa su religión. Una compañera de su vida anterior, Priscilla, era miembro de la religión Artemisa. Pero estaba amargada cada vez que recordaba la caída de su antigua nación. Fue debido a esto que Desir pudo hablar ahora con confianza. Para que el Reino Santo volviera a formarse, se necesitaban reformas radicales. Con eso, Desir presentó su solución. “El Reino Santo está actualmente en el camino de la ruina. Las interminables olas de refugiados son un subproducto de ello. Para poder resolver los principales problemas y proveer a los vagabundos, debemos cambiar los ideales retorcidos de la Ciudad Santa.”



martes, 16 de julio de 2019

SYN Capítulo 41

Volumen 4 Capítulo 11
El Dios de los mineros
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

¿Viento? ¿En una mazmorra?’ Jinwoo levantó la cabeza. En el momento en que entró en la mazmorra sintió un viento amenazante soplando hacia él. Venía desde lo más profundo de la mazmorra, haciendo que un escalofrío recorriera su espalda. Al momento de sentirlo, se dio cuenta de lo que era. ‘No es viento.’ Se trataba de olas de poder mágico. Un poder liberado por el jefe de un calabozo de rango A, lo suficientemente fuerte como para darle cuerpo y hacer que un cazador de rango E lo sintiese como si el viento le golpease la cara. Teniendo en cuenta lo raro que era encontrarse con una mazmorra de rango S, se podría decir que el propietario de este poder mágico era una de las bestias mágicas de más alto nivel que Jinwoo podía encontrar en el mundo real. ‘El jefe de una mazmorra de rango A…’ Quería verlo con sus propios ojos. Si tuviera una oportunidad… Jinwoo no pudo ocultar su sonrisa. Solo por estar de pie ante esas oleadas de poder mágico hacía que el vello de su cuerpo se pusiera de punta. Sentía como si hubiera ido de caza. Como un cazador que quiere apuntar con su arma a un animal poderoso, Jinwoo quería luchar contra la bestia mágica más fuerte. De repente… Paaaf Alguien trató de empujarlo en el hombro por detrás. “Oye, ¿qué tal si te sigues moviendo?” – dijo Lee Sunggu arrugando la cara y hablando con un tono de voz desagradable. Los interiores de una mazmorra de rango A eran enormes y había un montón de espacio para caminar. Sin embargo, el hombre había elegido una pelea a propósito porque el trabajador temporal que tenía pasado delante le molestaba. Había pensado avergonzarlo un poco para que supiera cuál era su lugar y le había empujado... O al menos lo había intentado… ‘¿Qué pasa con ese hijo de puta? Es como empujar una roca.’ El hombre intentó empujar a Jinwoo y terminó siendo incapaz de moverlo, haciendo que empeorara su carácter. ‘¿Qué clase de rango E de mierda es tan duro?’ Lo que sea. Ese mocoso era un rango E y, a pesar de que estaba trabajando como minero porque sus habilidades estaban en la parte inferior de un rango C, no estaba dispuesto a perder en una competencia de carácter. Sin embargo, el trabajador temporal no mostró ningún indicio de notar a Lee Sunggu. ‘Joder, vaya mierda.’ – pensó mientras sus ojos se estrechaban. La ira se acumuló lentamente en su interior, haciendo que ensancharan sus ojos. “Oye, ¿no vas a disculparte por chocar conmigo?” – dijo hablando en voz alta con dureza. Jinwoo se dio la vuelta y Lee Sunggu se estremeció, dando un paso atrás. ‘¿Qué demonios?’ Los ojos de Jinwoo parecían estar brillando con una luz poderosa. Lee Sunggu se puso nervioso y su respiración fue sofocada por el sentimiento opresivo que venía del hombre al que estaba tratando de intimidar. “Me disculpo.” “N… No, eso es…” – tartamudeó Sunggu, logrando exprimir una respuesta. – “Sucede de vez en cuando… Señor.” Sin quererlo, había añadido un honorífico. Sonrojándose, bajó la mirada y rápidamente se alejó de Jinwoo. “Uuuf…” Lee Sunggu finalmente pudo respirar después de crear algo de distancia con ese trabajador temporal. ‘¿Qué demonios pasa con esos ojos? Además, ¿por qué diablos está sonriendo?’ Tras mirar a Jinwoo por un breve momento, su cuerpo se había congelado, incluso le había resultado difícil hablar. El hecho de ser capaz de aguantarle la mirada y no bajar la vista había sido por el pequeño orgullo de su interior, que le impelía a alejarse. ‘¿Es realmente un cazador de rango E…?’ Lee Sunggu recordó cómo los ojos de Jinwoo acababan de mirarlo y que había sido incapaz de moverlo. ‘Eh, a la mierda.’ – pensó Lee Sunggu sacudiendo violentamente la cabeza como para expulsar pensamientos extraños y, a continuación, aceleró el paso.
* * *
“Mierda.” Jinwoo miró a Lee Sunggu y se rascó la sien. ‘Me emocioné por culpa del jefe.’ No pretendía asustar a ese hombre. En ese instante se dio cuenta de que todavía le faltaba entrenamiento, pero solo podía reprenderse por su comportamiento y correr tras el equipo de minería. ‘Si camino a mi ritmo, nadie podría seguirme.’ – pensó tras llegar al grupo y reducir la velocidad para igualar la del resto del equipo. Sí, tenía que andar al mismo ritmo que los demás. Sin embargo, cuanto más se adentraba en la mazmorra, más fuertes se hacían las olas de poder mágico que provenían del jefe. ‘Mi percepción ha aumentado una barbaridad.’ Nunca habría imaginado que podría sentir la presencia del jefe a tanta distancia. En estos momentos, el jefe de la mazmorra se encontraba en su cueva, en el área más profunda de la mazmorra, mientras que el equipo de minería estaba muy lejos, prácticamente en la entrada. Solo con pensarlo, su corazón no podía evitar acelerarse. ‘¿Voy a ser capaz de centrarme en mi trabajo en este estado?’ Y, como si estuvieran leyendo sus pensamientos, un fuerte grito llegó desde delante. “¡Uno! ¡Dos! ¡Uno! ¡Dos!” El equipo de recolección, que había entrado por delante del equipo de minería, ya estaba trabajando duro y se encontraba en estos momentos tirando del cadáver de una bestia mágica gigante ayudados por unas cuerdas. “¡Uno! ¡Dos!” “¡Tirad!” Debido a que el equipo estaba compuesto por fuertes cazadores de clase guerrero, no necesitaban ninguna maquinaria para realizar su tarea. Jinwoo observó los trabajos que se realizaban en una mazmorra de alto nivel. ‘Primero, el equipo de ataque entra y limpia la mazmorra de todas las bestias mágicas, excepto la habitación del jefe.’ Después de eso, el equipo de recolección se lleva los cadáveres de las bestias mágicas y, finalmente, el equipo de minería extrae los minerales de las paredes de la caverna. Para maximizar las ganancias de la mazmorra no se podía abandonar ninguna de las tareas. Los núcleos mágicos y los minerales eran una obviedad, pero incluso los cadáveres de los monstruos de alto nivel eran una gran fuente de dinero. ‘Huesos, piel, carne… ¿Hay algo que no se pueda aprovechar del cadáver de una bestia mágica?’ Esa era la diferencia entre las bestias mágicas de las mazmorras de bajo nivel y las mazmorras de alto nivel. Y después de arrasar con todo, terminaban limpiando el resto de la mazmorra. ‘Derrotarán al jefe y cerrarán la puerta.’ Una vez que se terminasen estos cuatro trabajos, se podría decir que la mazmorra de alto nivel se habría eliminado por completo. Al menos, desde el punto de vista de un gremio. Sin embargo… ‘Si este es el nivel más simple de trabajo, mis soldados deberían ser suficientes.’ Jinwoo fue pensando en esos detalles mientras pasaba junto a los sudorosos miembros del equipo de recolectores. Los soldados sombra que había subido de nivel eran mucho más fuertes que los cazadores de rango C del equipo de recolección y, si distribuía a sus fuerzas de modo que hubiera una unidad para cazar, una para recolectar y otra para minar… ‘Realmente puedo limpiar una mazmorra de alto nivel por mi cuenta.’ “¿Hay algo bueno en tu mente Señor Sung?” – dijo el líder del equipo acercándose y comenzando una conversación. Sintió curiosidad tras ver a un cazador de rango E sonriendo tranquilamente en una mazmorra de alto nivel. “Oh, me sorprendió el tamaño de las bestias mágicas.” Como si estuviera satisfecho con su explicación a medias, el líder del equipo siguió conversando con entusiasmo. “Oh, ¿eso es todo? Si, a mí me pasó lo mismo. Recuerdo que solo fui capaz de mirar con la boca abierta cuando los vi por primera vez.” “Aunque las bestias mágicas normales han sido derrotadas, ¿no sigue vivo el jefe?” – preguntó Jinwoo, sintiendo que era una buena oportunidad para aprender algunas cosas. “Por supuesto, la puerta se cerrará si el jefe está muerto.” Quería decir que hasta que los equipos terminasen con sus trabajos, el jefe no sería derrotado. “¿Qué pasa si el jefe sale de su habitación?” “Bueno, no creo que eso haya pasado nunca… Pero si sucediera, todos moriríamos.” Era una verdad obvia. El grupo de asalto había abandonado la mazmorra y estaría descansando hasta que llegara el momento de acabar con el jefe. No había nadie entre los equipos de recolección y minería que pudiera enfrentarse al jefe de una mazmorra de rango A. Afortunadamente, todos sabían que el jefe se quedaría en su habitación hasta que cayera una puerta en concreto. Debido a eso, el líder del equipo no estaba asustado. “Aun así, pensar que una cosa tan aterradora está a nuestras espaldas, ¿no tienes miedo?” “No.” – añadió el líder del equipo confiado. – “He trabajo en el gremio Cazadores durante tres años. Durante ese tiempo, nunca hemos tenido ningún accidente por la aparición de un jefe. No tienes que preocuparte, Señor Sung.” El líder del equipo tocó el hombro de Jinwoo y sonrió. ‘Dicen que la ignorancia trae la felicidad.’ – pensó Jinwoo por un instante, envidiando la despreocupación de ese hombre. Incluso ahora, Jinwoo estaba haciendo un esfuerzo por calmar sus nervios mientras era atacado por las olas de poder mágico del jefe. Parecía que era el único que podía sentir esa energía en este grupo. “Muy bien, ¡esta es nuestra zona de trabajo!” – exclamó alegremente el líder de equipo Bae cuando llegó a las vetas de minerales que decoraban la pared de la cueva. A su vez, los miembros más experimentados del equipo minero tomaron sus lugares en las paredes sin que nadie les dijera qué hacer. Dejaron caer sus mochilas y recogieron los picos. Jinwoo también se colocó en un lugar con una veta de mineral mágico. ‘¿Tengo que golpearlo con esto?’ Estaba un poco inquieto. Sentía que, si golpeaba con todas sus fuerzas, tanto el pico como los minerales serían destrozados. ‘¿Qué hago…?’ Jinwoo no pudo vacilar ante la situación y se quedó quieto por un instante. De repente, notó al minero veterano al que se había referido el líder Bae, Mol Jinsoo. ¡Siiiiiuuuus! ¡Crack! ¡Siiiiiiuuuuus! ¡Crack! Mol Jinsoo estaba minando de forma rítmica los minerales. Cada vez que golpeaba la pared, pedazos de minerales caían con un sonido agradable. ‘Umm.’ Tenía una habilidad digna de un veterano, el hombre trabajaba al doble de velocidad que los compañeros que estaban a su alrededor. Tras verlo, los ojos de Jinwoo brillaron, enfocó sus sentidos haciendo que el mundo se ralentizara a su alrededor y, como a cámara lenta, estudió cuidadosamente la postura, la forma, la respiración y los movimientos de los músculos de Jinsoo. Los perfectos movimientos del veterano se repitieron una y otra vez en la cabeza de Jinwoo. ‘Creo que lo tengo…’ – pensó Jinwoo mientras recogía el pico. Un momento después, su imagen era como el reflejo de un espejo de Mol Jinsoo. ¡Siiiiiuuuus! ¡Crack! ¡Siiiiiiuuuuus! ¡Crack! Sin embargo, aunque era el mismo movimiento, Jinwoo poseía muchísima más fuerza que Jinsoo. Cada vez que el cazador de rango E golpeaba las paredes, una gran cantidad de minerales mágicos caían de la veta. ¡Siiiiiuuuus! ¡Crack! ¡Siiiiiiuuuuus! ¡Crack! Al darse cuenta de que uno de los trabajadores estaba emitiendo unos sonidos increíbles, todos los cazadores del equipo de minería giraron lentamente sus cabezas. “Eh… Mira.” “¿Qué?” “Mira allá.” “¡Uaa!” “¿Qué pasa con él?” Uno por uno, los mineros se detuvieron y miraron a Jinwoo con una expresión de asombro. Incluso Mol Jinsoo se detuvo para observar el trabajo de la última incorporación. “……” Todos se habían quedado sin palabras. ¡El cazador de rango E que no había minado en su vida estaba minando las vetas de mineral mágico con los movimientos de un profesional! “¿Qué está pasando aquí? Estamos aquí para trabajar, ¡vamos chicos! ¿Qué estáis mirando?” El líder de equipo Bae había estado comprobando la cantidad de vetas de mineral mágico cuando se dio cuenta de que casi todos los miembros de su equipo habían dejado de trabajar. “Líder de equipo, mira eso.” “¿Mirar, el qué?” – preguntó el líder Bae volviendo la cabeza. Sus ojos se abrieron de par en par. “¡Uaaa!” El líder de equipo reaccionó de la misma manera que el resto de los mineros. No pudo evitar sentirse asombrado ante los movimientos de Jinwoo. Trabajaba tres veces más rápido que el resto de personas. “Jefe, ¿no dijiste que era su primer día?” “Sí…” “¿Estás seguro de que ese hombre es un rango E?” – preguntó Lee Sunggu, que estaba muy curioso sobre la identidad de Jinwoo. “Por supuesto, revisamos esas cosas a fondo. ¿Crees que habría aceptado a un extraño sin comprobar su permiso de cazador?” “Entonces… ¿Cómo explicas eso?” “……” Después de observar en silencio a Jinwoo, el líder Bae tragó saliva. “El Señor Sung… Es un minero bendecido por los cielos.” La musculatura de Jinwoo no le había pasado desapercibida durante la entrevista al líder del equipo. ‘Tengo un buen ojo para la gente.’ – pensó el líder de equipo Bae, mientras una sonrisa florecía en su cara.
* * *
Piiii, piiiiii, piiiiii La alarma se disparó en el reloj del líder de equipo Bae. El hombre se miró la muñeca y comprobó la hora. ‘Ua, ya es tan tarde…’ Era la hora del descanso. “Todos, ¡vamos a comer!” “¡Sí, señor!” Todos los mineros dejaron caer sus equipos y se limpiaron las manos. Cuando Jinwoo no mostró indicios de moverse mientras todos los demás se iban a descansar, el líder de equipo Bae se acercó. “Señor Sung, ¿no vienes?” “Oh, no tengo mucha hambre.” “Aun así, necesitas comer para trabajar.” “Está bien, he desayunado tarde.” “¿Oh? Bueno, está bien.” El líder del equipo quería comer con Jinwoo y hablar sobre algunos asuntos serios, pero no quería forzarlo. Decepcionado, el líder del equipo Bae caminó hacia la puerta. Al ver cómo se marchaba, las comisuras de la boca se Jinwoo se alzaron. ‘No puedo perder una oportunidad como esta.’ Al fin estaba solo. Tanto los equipos de recolección como el de minería habían abandonado la mazmorra. Tenía alrededor de una hora para él. Era la oportunidad de encontrar a la bestia mágica de clase jefe en lo más profundo de la mazmorra. Jinwoo dejó caer el pico y miró hacia la dirección de la sala del jefe. La presencia de la bestia era abrumadora. ‘Solo voy a echar un vistazo.’ No iba a hacer nada. Solo quería observar al jefe de la mazmorra. Da-dum, da-dum, da-dum… Al pensar en la idea de ver al jefe, el corazón de Jinwoo comenzó a acelerarse. Tuvo que hacer un esfuerzo para calmar el latido de su corazón y comenzar a caminar hacia la dirección por la que venía la energía del jefe de la mazmorra en el interior de la cueva. No sabía cuánto rato había estado caminando, pero después de un tiempo, finalmente encontró una habitación gigante. Era la habitación del jefe de la mazmorra. Los túneles de la cueva eran increíblemente anchos, pero la sala del jefe era incluso más grande. No podía dejar de preguntarse si las mazmorras de alto nivel eran todas como esta y, a medida que esa pregunta comenzaba a dar vueltas en su cabeza, miró al jefe y recibió la respuesta. Había una razón por la que esta mazmorra era tan grande. ‘Si eso abandona este lugar…’ Una bestia mágica humanoide gigante con un solo ojo estaba de pie al final de la sala del jefe, pero Jinwoo parecía un niño que estaba en pie frente al juguete de sus sueños. ‘Bestia mágica de tipo gigante.’ Había oído hablar de ellos con anterioridad, pero esta era la primera vez que veía uno en persona. Los cadáveres de las bestias mágicas de tipo gigante eran demasiado grandes para pasar por la puerta. A menos que la puerta se rompiera sería imposible ver uno en el mundo real. ‘Es fuerte.’ – pensó ante tal existencia. Su corazón no podía evitar emocionarse. Era suficiente para poner de punta el pelo de la parte posterior de su cabeza. Sin embargo, no sentía que fuera imposible derrotar. ‘Con mi condición actual…’ Sería suficiente. En el momento en que ese pensamiento entró en su cabeza, Jinwoo tragó saliva. Glup No podía evitar pensar en cuántos puntos de experiencia daría esa cosa. Después de trabajar en el castillo demoniaco, había terminado subiendo quince niveles en una semana, pero si podía derribar a un solo jefe y ganar dos o tres niveles… ‘Espera, no debería estar haciendo esto.’ Contrario a sus pensamientos, las manos del cazador ya estaban sosteniendo el Puñal de Baruka y la Asesina de Caballeros. Su rostro tampoco coincidía con sus pensamientos. ‘¿Debo ir a matarlo?’ Incluso su boca se encontraba tensa por la emoción. Pero, de repente, mientras el hombre meditaba sus próximos movimientos con una sonrisa, la voz de una mujer sonó a sus espaldas. “Disculpe, pero, ¿qué está haciendo aquí?” Jinwoo sintió que su corazón se le hundía en el estómago. ‘¿Cuándo ha llegado?’ Como había estado demasiado concentrado ene l jefe, no se había dado cuenta de que alguien más había llegado. ‘Me han descubierto.’ Jinwoo chasqueó la lengua con decepción. Tsk Ahora que había un testigo, abandonó su codicia hacia el jefe. El gremio Cazadores había comprado los derechos de asalto de esa puerta y, en cierto sentido, el jefe era propiedad del gremio. Además, si derrotaba al jefe ene se momento, la puerta se cerraría y los trabajos del equipo de recolección y de minería no podrían terminarse, trayendo una gran pérdida para el gremio. ‘Casi hago algo terrible.’ Cegado por la codicia de subir de nivel casi había puesto las manos sobre la propiedad de otra persona, pero al final entró en razón y suspiró aliviado. Mientras tanto, el dueño de la voz se acercó. “Disculpe, le he hecho una pregunta.” Jinwoo sonrió de forma torpe y se dio la vuelta. “Er, me he perdido y he terminado aquí.” “¿Te has perdido?” La voz sonaba nerviosa. ‘¿Eh? ¿Esa mujer es…?’ – pensó tras darse cuenta de quién era la dueña de esa voz. Había visto esa cara antes de entrar en la mazmorra. Era la cazadora de rango S, Cha Haein. Lentamente cerró la distancia que lo separaba de Jinwoo y miró las manos del hombre. ‘Juraría que le he visto sosteniendo armas.’ Era incapaz de ver nada. Lo que fuera que sostenía había desaparecido como si nunca hubiera estado allí. ‘Casco y ropa de trabajo… ¿Es un cazador del equipo de minería?’ – pensó mientras lo miraba de arriba abajo. Parecía que la excusa de ese hombre de que se había perdido no era una mentira. Aun así, independiente de la razón, la sala del jefe era un lugar peligroso. Cha Haein decidió que enviarlo lejos de esta área era más importante que descubrir la verdad. “Este es el área donde reside el jefe de la mazmorra.” – dijo mientras se tapaba la nariz con un pañuelo, como de costumbre, quieta ante Jinwoo. – “Por favor, aléjate de aquí. Si accidentalmente atraes su atención, todos los de la mazmorra podían morir.” “Ah, lo siento.” Afortunadamente, parecía que la actuación de Jinwoo había tenido éxito. Rápidamente, comenzó a caminar, pero cuando estaba pasando junto a una Cha Haein con una cara de satisfacción… ‘¿Eh?’ Cha Haein volvió la cabeza hacia Jinwoo. Acababa de pasar algo imposible. Con los ojos bien abiertos, la cazadora de rango S detuvo a Jinwoo antes de que pudiera pensar en lo que estaba haciendo. “Oye, discúlpame.” “¿Sí?” “Espera un minuto.” No sabía qué estaba haciendo esa mujer, pero como un ladrón pillado con las manos en la masa, Jinwoo no se sentía bien cuando se le acercó rápidamente. Era muy incómodo. “Er… ¿Qué pasa?” – preguntó con un gesto incómoda. Sin embargo, Cha Haein no respondió y se limitó a olfatear audazmente a ese hombre. Y había guardado su pañuelo. ‘¿Qué demonios?’ Jinwoo no tenía ni idea de lo que estaba ocurriendo. ‘¿Por qué me está oliendo?’ El hombre estaba nervioso. Sin embargo, la mujer lo estaba mucho más. ‘No está… El hedor asqueroso.’ Esta era la primera vez que conocía a un cazador sin ese mal olor. Cha Haein miró a Jinwoo con los ojos bien abiertos. “¿Hay algo mal?” – preguntó Jinwoo con un signo de interrogación en la cara. “Eres… ¿Realmente eres un cazador?” Sin querer dar muchas explicaciones, Jinwoo se quitó tarjeta de identificación del cuello y se la ofreció a la mujer. Agarrándola, movió varias veces sus ojos de la foto de Jinwoo a su cara. ‘Rango E… Sung Jinwoo…’ Estaba dudando de si esto ocurría porque su rango era muy bajo, pero no había ningún olor viniendo de Jinwoo. De hecho, emitía una fragancia muy agradable. “Así que… ¿Me puedo ir?” – preguntó tras recuperar su documento de identificación de las manos de Cha Haein. “Eso…” La mujer se dio cuenta de que ya no tenía ninguna razón para retenerlo. “Olvídalo… Por favor, ten cuidado en el camino de vuelta. La mazmorra es grande.” “Ah, vale.” Jinwoo se despidió, y a continuación caminó hacia la dirección de la zona de trabajo. Su espalda desapareció rápidamente en el fondo de la cueva. Sin embargo, Cha Haein se quedó quieta mirando hacia la dirección por la que había desaparecido mucho tiempo después de perderlo de vista. ‘Huele bien.
* * *
Después de terminar de comer, los cazadores del equipo minero regresaron al área de trabajo. Mientras el líder de equipo Bae caminaba, se iba quitando los restos de la comida de los dientes con un palillo, pero se movió hacia adelante cuando descubrió que Jinwoo regresaba de las profundidades de la mazmorra. “Ua, ua, Señor Sung, ¿por qué vienes de esa dirección?” “Ah, eso es…” – dijo mientras giraba la cabeza en dirección a la habitación del jefe. – ‘No puedo contarle que tenía curiosidad por saber cómo se veía el jefe de una mazmorra de rango A…’ “Me perdí mientras buscaba un baño.” – dijo volviéndose hacia el líder de equipo. “¡Oh no! ¡Debes de tener mucho cuidado! Las mazmorras son como laberintos. Si te pierdes es probable que nunca encuentres el camino de regreso. De hecho, ¿cómo encontraste el camino para volver?” “Me encontré con la cazadora Cha Haein en el camino de regreso…” “Ah, ¿la cazadora Cha? Habría ido a vigilar por si el jefe de la mazmorra abandonaba su habitación. Al igual que tú es una persona que se preocupa mucho.” – dijo Bae riéndose con energía. Parecía que las preguntas de Jinwoo acerca del jefe le habían dado una impresión equivocada. ‘El líder de equipo puede reírse, ya que no sabe lo aterrador que es.’ – pensó mientras sonreía amargamente. Esta era la diferencia entre el equipo de trabajo y el grupo de asalto. Cha Haein conocía el verdadero terror de las bestias mágicas y por ello las vigilaba y se preparaba para el peor de los casos. Era algo que estos hombres ni tenían en cuenta. ‘A pesar de su cara inexpresiva, tiene un lado como ese.’ Si el jefe abandonaba la habitación, los que estarían en peligro no serían los del grupo de asalto, sino el resto de equipos. Para proteger sus vidas, la mujer había perdido su preciado tiempo libre y había ido a vigilar la habitación del jefe. ‘Es una mujer increíble…’ – pensó. Era su opinión honesta sobre Cha Haein. De repente recordó el extraño hábito de la mujer. – ‘¿Por qué se tapa la nariz con ese pañuelo?’ Ahora que lo pensaba, aparte de ese momento, siempre tenía un pañuelo pegado a la nariz. “Jefe.” “¿Hmm?” En lugar de molestarse por ser interrumpido, el líder de equipo Bae era bastante amable y servicial cada vez que Jinwoo lo llamaba. ‘Parece que está contento con mi modo de trabajar.’ Parecía que su destreza había ganado algunos puntos extra con el líder de equipo. Gracias a eso, ahora podía preguntar todo lo que le intrigaba. Incluso era el líder Bae el que le metía prisa. “¿Por qué te quedas callado tras llamar a un hombre?” “No, no es nada… Solo tenía curiosidad por saber por qué la cazadora Haein lleva ese pañuelo.” – respondió Jinwoo son una sonrisa. “Oh, ¿eso? Es porque es un poco especial.” “¿Especial?” No podía entenderlo. “Por lo que he escuchado, la cazadora Cha es capaz de oler algo en los cazadores. Aparentemente no es un olor agradable.” – explicó el líder con paciencia. “¿El olor de un cazador?” “Algo sobre una fisiología única.” Una fisiología única. Jinwoo tenía algo similar: su agudo sentido del oído. Antes de despertar ya era un joven con una buena audición y, tras pasar por esa experiencia, incluso cuando era un cazador de rango E, oía mucho mejor que los demás. ‘Su sentido del olfato también debe haber mejorado tras despertar.’ Hasta cierto punto podía comprenderlo. “Es curioso.” – añadió como si le gustara que Jinwoo le estuviera prestando atención. – “He escuchado que, debido al olor, tiene dificultades para respirar si está cerca de otros cazadores.” “……” Ahora lo entendía. ‘Por eso me preguntó si era realmente un cazador.’ Ahora que pensaba que no olía como los demás, Jinwoo recordó las palabras del líder de los caminantes blancos en la puerta roja. “En nuestra cabeza, hay una voz que nos susurra sin descanso. Nos dice que matemos a todos los humanos. Pero frente a ti, la voz está callada.” Sospechaba que estaba relacionado con sus palabras. Si no tenía el olor asociado al resto de cazadores y la voz no les decía que le matasen como al resto de humanos… ‘Porque soy un Jugador…’ Una existencia singular que había sido elegida por el sistema. No sabía qué era un ‘Jugador’, pero no podía dejar de cuestionarse su propia identidad. ‘No puedo obtener ninguna respuesta en este momento.’ – pensó mientras negaba rápidamente con la cabeza para despejar su mente. Era inútil preocuparse por un acertijo que no podía resolver, solo lo agotaría mentalmente. ¡Crack! ¡Crack! En ese instante, comenzaron los sonidos de sus compañeros de trabajo. ‘Un jefe de rango A… Tengo muchas ganas de matarlo.’ – pensó mientras agarraba su pico. No sabía qué hubiera podido ocurrir si Cha Haein no hubiera llegado a tiempo. Jinwoo comenzó a trabajar mientras pensaba en ello.
* * *
Debido al excelente rendimiento de Jinwoo, el equipo de minería logró terminar su trabajo antes de la cena. Según su jefe, habían terminado dos horas antes de lo habitual y, por ello, los ojos con los que le miraban sus compañeros de equipo habían cambiado. “¡Buen trabajo hoy, Señor Sung!” “¡No está mal!” “He llegado a pensar que alguien había traído maquinaria, ¡ja, ja!” Los cazadores le rodeaban y le hacían cumplidos. La actitud fría con la que le habían saludado ante la puerta había desaparecido. Además, Jinwoo estaba de buen humor; la experiencia de trabajar como minero era interesante y había logrado su objetivo de explorar una mazmorra de rango A. “¡Vámonos!” “¡Sí, señor!” “¡Vamos, vamos!” Por orden del líder de equipo Bae, el grupo de minería avanzó como uno solo hacia la salida. “¡Uno! ¡Dos!” “¡Tirad!” Pasaron junto a los miembros del equipo de recolección, abandonaron la mazmorra y se prepararon para irse. A diferencia de los miembros oficiales del gremio, el salario de Sung Jinwoo fue pagado en el acto. “Señor Sung, aquí tienes, esta es tu parte.” “Gracias.” “Estamos a punto de ir por algo de comida, ¿te gustaría unirte a nosotros?” – preguntó Bae mientras le entregaba el sobre. Si bien hizo la pregunta de manera casual, los ojos de líder estaban serios. ‘Se siente como si hubiera algo que quiere preguntarme…’ Jinwoo sintió la sinceridad del hombre, pero declinó cortésmente. “Lo siento.” “Hmm… No pasa nada.” – respondió mientras se rascaba la barbilla. – ‘Quería preguntárselo mientras estábamos de buen humor bebiendo alcohol.’ Tenía que cambiar un poco sus planes. “Sabes, he conocido a mucha gente en este trabajo.” “Mmm.” “Pero nunca he visto a un hombre como tú. Naciste para ser minero.” Parecía que le había gustado al líder de equipo. ‘Ja, ja… Eso es un poco…’ Jinwoo no podía confirmar ni negar sus palabras. En cambio, se rio torpemente. “Normalmente no hago esto, pero… ¿Te gustaría trabajar conmigo? Te garantizo que te pagarán bien.” – preguntó el líder de equipo, confundiendo su sonrisa con una buena señal; tenía que aprovechar el momento. Había completado el trabajo de varias personas como un minero veterano. Si no podía lograr que este genio trabajara para él, sería un fracaso como líder de un equipo minero. Incluso si tenía que hablar con sus superiores para que consideraran una promoción especial, el líder de equipo quería contratar a ese joven. Sin embargo, la negativa de Jinwoo fue rotunda. “Estoy agradecido por tus palabras, pero… Hay algo para lo que me estoy preparando.” Al escuchar esa frase, el ánimo alegre del líder de equipo, cayó. “Es… ¿Es así?” ‘Qué persona más divertida.’ – pensó Jinwoo aguantándose la risa. Nunca habría imaginado que sus sentimientos estarían tan claros en su cara. Parecía que el líder de equipo pensaba que había descubierto algún talento raro en un cazador de rango E. “¿Qué tal mañana? ¿Crees que podrías volver?” – preguntó el líder de equipo con cuidado tras un momento de reflexión. “Mañana es un poco… Hmm…” Bueno, mañana todavía tenía tiempo libre. La nueva medición era dentro de dos días, pero Jinwoo se preguntó si había alguna razón para tener que volver a trabajar de minero otra vez. Ya había observado el método de asalto de un gran gremio, incluso le había echado una mirada al jefe de la mazmorra de rango A. De repente, Jinwoo se dio cuenta de algo. ‘Espera.’ Estaba a punto de negarse cuando una duda cruzó por su mente. “¿Eso significa que el gremio Cazadores tiene otra incursión para mañana?” “Sí. Es otra puerta de rango A.” “¿Cómo es posible? Acaban de terminar una incursión ahora mismo.” Era una práctica común que los grupos de una incursión descansaran durante una semana tras completar una misión. ‘Dijeron que la incursión de hoy había comenzado ayer a la noche.’ Eso significaba que el grupo de asalto principal del gremio Cazadores iba a realizar una incursión dos días seguidos. Además de eso, cuando volvieran a derribar al jefe después de que el equipo de recolección hubiera terminado, sería cerca del amanecer. Jinwoo no podía imaginarse cómo iban a atacar de nuevo mañana. “En lugar del equipo de ataque A, mañana irá el equipo B.” – continuó el líder de equipo cuando vio que Jinwoo parecía interesado. El equipo B. Iban a limpiar una mazmorra de rango A con el equipo secundario. “Este es el poder del gremio Cazadores. Probablemente seamos el único gremio de Corea del Sur que puede derribar dos puertas de rango A simultáneamente.” – dijo el líder Bae con orgullo. “¿El gremio Cazadores siempre hacen incursiones de esa manera?” “No, no. Normalmente no dividen los equipos de esa manera, pero parece que esta vez los trabajos se han superpuesto.” Debido a que habían aparecido dos puertas de rango A simultáneamente en el territorio del gremio Cazadores, el líder de equipo explicó que el maestro del gremio Choi Jong había tenido que tirar de muchos hilos para conseguir los derechos de incursión de ambas puertas. ‘Oh, entonces es por eso que el maestro de gremio Choi estuvo en la Asociación ayer…’ Un hombre ocupado como Choi Jong no habría visitado la Asociación por un motivo sin importancia. Jinwoo asintió. “Entonces, ¿eso significa que esta es la primera vez que el equipo de ataque secundario será el encargado de realizar la incursión?” “Sí. Pero no dejes que eso te engañe. El equipo secundario del gremio Cazadores no es un equipo cualquiera. Son mejores que los principales equipos de la mayoría de los grandes gremios.” “Aun así, debería ser mucho más peligroso que hoy.” El líder de equipo Bae no sabía qué contestar. Jinwoo tenía razón. En el asalto de hoy habían participado dos cazadores de rango S y, si se lo comparaba con la incursión de mañana, mañana solo podrían contar con cazadores de rango A. A pesar de que habían oído que la puerta de mañana era más pequeña que la de hoy, la ausencia de los dos cazadores de rango S sería grande. ‘Pero no quiero mentirle a este hombre.’ – pensó tras recordar cómo Sung se había preocupado por el jefe de la mazmorra a pesar de que los cazadores de rango S estaban cerca. En ese momento se dio cuente de que, aunque esperaba trabajar mañana con Jinwoo, no iba a ser posible. “Será mucho más peligroso. Si las cosas van mal, el asalto podría fracasar.” – contestó decepcionado. Los ojos de Jinwoo se iluminaron, el rango E no dudó. “Vale.” “Bueno, entiendo cómo te sientes.” “Entonces, ¿a dónde tengo que ir mañana?” “¿Eh?” Los ojos del líder de equipo se abrieron de par en par. ‘¿Me he explicado mal?’ Estaba seguro de que le había dicho a Jinwoo que mañana sería una incursión mucho más peligrosa. Además, había escuchado sus palabras con una expresión extraña, por lo que el líder del equipo pensó que era una causa perdida, pero al final resultó ser una bendición. Gracias a Sung, parecía que no iba a necesitar manos extra para mañana. ‘Y eso no es todo.’ Sung era un hombre que podía hacer el trabajo de cinco personas por su cuenta. En su primer día como minero, todo el equipo había quedado realmente asombrado por su velocidad, que era superior al mejor de su equipo, Mol Jinsoo… “¡Señor Sung! ¡Has hecho una buena elección!” – dijo mientras sonreía con alegría tras escuchar que Jinwoo iba a volver al día siguiente. Pero por si cambiaba de opinión durante la noche, agregó rápidamente algunos incentivos. “Hablaré con los superiores y te daré el doble de paga.” “¿Estará bien?” “¡Por supuesto! Es lo menos que puedo hacer por el señor Sung.” – respondió Bae golpeándose su pecho. – “No te preocupes por esas cosas. Todo lo que tienes que hacer es aparecer mañana.” Por supuesto, de ninguna manera era un desperdicio darle a ese hombre el doble de paga, ya que era capaz de hacer lo mismo que cinco hombres. Si él fuera el maestro del gremio, habría estado dispuesto a pagar a Jinwoo el triple. Puede que incluso más. ‘¡Ja, ja! Y pensar que habría un día que me sentiría mal por no ser el maestro del gremio de Cazadores.’ El líder de equipo Bae solo pudo aguantar la carcajada. “Oh, tengo una cita para mañana por la noche, ¿estará bien?” – preguntó Jinwoo en ese momento. Había recibido una llamada de Jinho por la mañana, pero se había comunicado con él en un tono de voz extremadamente tímido. - Jefe, ¿podríamos encontrarnos? ‘Este mocoso… Según lo que me dijo, pensaba que todo había salido bien.’ Jinwoo estaba ligeramente sorprendido, pero, desafortunadamente, ya se había ofrecido como voluntario para ser minero y tener que postergar la reunión con Jinho hasta el día siguiente. “Por lo que he escuchado, la carga de trabajo de mañana será menor que la de hoy. Deberíamos haber terminado antes de las seis de la tarde.” – dijo el líder de equipo con una sonrisa. Hoy habían terminado a eso de las cinco. Si la carga de trabajo para mañana era menor, tendría tiempo de sobra para llegar a su cita. “Entonces te veré mañana.” – respondió Jinwoo mientras asentía. “De acuerdo, ten cuidado.” – dijo con una sonrisa mientras veía cómo se marchaba Jinwoo. – ‘Si estuviera casado, probablemente tendría un hijo de su edad.’ Hasta la espalda del joven daba una sensación de confianza. No podía dejar de sonreír soñando con que todos los nuevos contratados fueran como Sung. Sin embargo, no era el único que estaba sonriendo. Mientras caminaba hacia la parada del autobús, Jinwoo también tenía una sonrisa en su rostro, aunque el motivo era completamente diferente… Tenía una ligera y pequeña esperanza. ‘Bueno… No es como si estuviera esperando que algo salga mal mañana…’ Pero si algo salía mal… Podría ser una ayuda valiosa para el equipo de asalto o el de minería. No había cambiado de opinión por ninguna otra razón. Por algún motivo extraño, las puertas de rango A tenían una tasa de éxito más alta en comparación con las que poseían una clasificación más baja. La Asociación no iba a otorgar los derechos de asalto a un gremio cualquiera, y los que conseguían el acceso a una puerta de rango A usaban todo lo que tenían para la incursión. Sin embargo, en esta ocasión… ‘El gremio Cazadores no va a mandar todo lo que tiene para el asalto de mañana.’ Nunca imaginó que se atreverían a dividir a sus miembros en dos grupos para limpiar las dos puertas simultáneamente. Era una confianza digna del primer gremio de la nación, pero al mismo tiempo, era una algo increíblemente peligroso. ‘No importa lo que pase, no tengo nada que perder.’ Lo mejor sería que la incursión terminara sin incidentes, pero si algo salía mal, Jinwoo podría conseguir algunas bestias mágicas de alto nivel como pago por ayudar al gremio Cazadores. ‘Bien.’ Jinwoo se subió al autobús con una sonrisa.