viernes, 15 de marzo de 2019

G4L Capítulo 14

Arco 2 Capítulo 14
Masaje y estudio
Traducido por Kasahara
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“¿Y bien…?” “Es cierto que Valetta es una chica muy inteligente, sin embargo... Un favor como ese... ¿Sería lo correcto?” – respondió Varin, sorprendido y fascinado, tras escuchar la propuesta de Kazura. Valetta, que había terminado de darse el baño, entró en la habitación. La imagen de su cabello humeante y mojado pegándose en su cuello era extrañamente erótica. “Wah... Me siento refrescada. Este jabón tiene un aroma muy rico... ¿Ha ocurrido algo mientras estaba fuera?” – Valetta se sorprendió al encontrarse a su padre y a Kazura con esas expresiones tan serias en sus rostros. “Valetta, hace algún tiempo me comentaste que querías ir a la ciudad para aprender varias cosas ahí.” – comentó Varin. “Sí, eso dije. Pero no tengo ninguna intención de abandonar la aldea, ¿sabes?” Varin esbozó una sonrisa tras escuchar las palabras de su hija. “La verdad es que podrías estudiar muchas cosas aquí en nuestro pueblo. Parece que Kazura se ha ofrecido a darte clases.” – dijo Varin. “¡¿Eh?!” – respondió asombrada. Después miró hacia Kazura, quien comenzó a hablar sobre su propuesta. “Sí, aunque será mientras puedas llevarlo bien. Y también por...” “E... ¿En serio? ¡Muchísimas gracias! ¡La verdad es que me muero de ganas!” Valetta aceptó de inmediato, interrumpiendo lo que Kazura trataba de decir. Sus ojos comenzaron a brillar, quizá porque la noticia la hacía realmente feliz. “Oh, sí, lo entiendo. Volviendo a lo que estaba diciendo. Me gustaría que pareciese que la idea de la rueda hidráulica que construimos el otro día fue cosa tuya.” – continuó Kazura explicando, abrumado por el entusiasmo de la chica. “¿Eh…?” Valetta se quedó estupefacta después de atender lo que Kazura le sugería, pero le dejó continuar. “Desde que oí lo que me dijo tu padre, lo del señor Isaac que vino a inspeccionar las condiciones de la aldea el otro día, creo que no se informó correctamente acerca de la conexión entre el pueblo y el río. Pero en un futuro, si el señor Narson recibe el informe de su mensajero y sospecha de algo, a lo mejor podría llegar a ver la rueda hidráulica siguiendo el acueducto. Si eso llegase a pasar, le gustaría saber cuál fue el origen de la construcción de ésta, así que… Bueno, me convendría mucho...” – Kazura terminó de dar su discurso con cierto tono de incertidumbre en su voz. “Ah, sí... Si es por eso...” – asintió Valetta. Hasta ese momento, los aldeanos nunca se habían entrometido con el país del que provenía Kazura. Valetta y Varin no eran una excepción, de hecho instaron a los aldeanos a no hacer preguntas sobre el tema. Tenían una razón legítima por la que hacían eso, pero hasta ahora Kazura era inconsciente de ella. “Si aceptas mi propuesta, como compensación, no solo te hablaré sobre cómo construí el molino, sino que además te enseñaré sobre otras cosas. ¿Aceptas colaborar conmigo?” – preguntó Kazura. “S.. Si, lo acepto muy agradecida… Pero... ¿Es buena idea?” Valetta parecía inquieta, pero después de que Kazura le dijese que todo estaba bien, contestó que sí. Aunque asintió a esa irrazonable propuesta, todavía no habían ideado ningún plan. Por el momento solo tenían que intentar hacerlo. Además, la existencia del molino de agua no estaría expuesta de forma inmediata. Todavía les quedaba tiempo para idear un plan. “Esto, señor Kazura, tengo una idea, pero...” Kazura estaba murmurando acerca de ‘¿Qué pasaría si investigan con precisión el mecanismo...?’ y parecía realmente preocupado por ello. Viéndole así, de repente se le encendió una bombilla a Valetta, quien empezó a llamar a Kazura. “¿Qué pasa?” “Si fuese posible, en vez de enseñar la rueda que ya está instalada, ¿qué me dices si volvemos a montar una nueva y la instalamos? ¿Estaría bien? Después de todo, hay un molino para seguir como modelo, así que creo que podríamos construir otro fácilmente.” – dijo la chica. “¿Sería realmente tan fácil?” Escuchando la sugerencia de Valetta, considerando la idea, asintió. Aunque ya hubiera una rueda de molino como referencia, ¿serían capaces de construir otra tan rápido? De todos modos, considerando que todos habían visto ya la rueda hidráulica, y las piezas de precisión de la máquina como el eje de metal para que la rueda se mantuviese en su sitio… Sea como fuere, la idea de la chica era la mejor solución por el momento. “Ciertamente... Si se ve el molino... Traerá varios problemas de diferentes formas. Así que, vamos a construir otro molino de alguna forma, en un plazo de un mes. Mientras pueda mover algo de agua ya estará bien.” – decidió Kazura. “Sí, así habiendo construido este otro molino, podremos contestar a las preguntas del señor Narson o de su mensajero.” Escuchando la conversación, Varin asintió en gesto de aprobación. “Justo así, Valetta y los aldeanos podrán estudiar el molino. De una forma u otra todo el mundo cooperará para hacer lo mejor.” Dicho esto, terminaron la charla.
* * *
La mañana siguiente, con la ayuda de Valetta, Kazura descargó el contenido de la nueva carreta en su antiguo carrito. Después, volvió a Japón a por más fertilizante. “Bueno, voy a ir a buscar más fertilizante. ¿Qué te parece si estudiamos por la tarde?” “Sí, muchísimas gracias. Pero, si después de esparcir el fertilizante te sientes cansado, podemos dejarlo para otro momento.” Valetta se preocupaba por Kazura. La chica estaba realmente feliz de poder estudiar, y eso se veía reflejado en sus miradas llenas de anticipación. Aunque la noche anterior hubiesen hablado de construir una nueva rueda hidráulica con ayuda de los aldeanos, todavía quedaba trabajo por hacer, como esparcir el fertilizante en los campos. Si terminaban esa tarea, podrían proceder a construir el molino como habían pensado. La primera tarea tenía prioridad, ya que, si no lo hacían, no podrían sembrar más vegetales. Como no había trabajo esa tarde, Kazura aprovecharía esa oportunidad para enseñar a Valetta. “Lo entiendo. Entonces, ¡me voy!” “Sí. Por favor, ten cuidado.” Mientras Valetta agitaba la mano para despedirse, Kazura dejó atrás la residencia.
* * *
‘Me... Me duele la espalda... Me pregunto si debería ir a un masajista de Shiatsu la próxima vez...’ Entre los aldeanos, quienes estaban esparciendo el fertilizante con todas sus fuerzas, Kazura estiraba su espalda, agarrándola con sus manos. Después de volver de Japón, había regresado a la ferretería a por una gran cantidad de fertilizante que después había transportado hasta la aldea. Hasta ese momento, Kazura ya había movido unos mil kilos de producto utilizando la carretilla nueva. Así que las consecuencias eran las esperadas. Como le tomó un tiempo transportar todo el material hasta el pueblo, menos de una hora después de que los aldeanos comenzasen a trabajar con él, el cielo se comenzó a tornar de color naranja. Ese día, como nota, Kazura comió un gyudon con huevos extra grandes que servían en una de sus tiendas favoritas, y se lo terminó muy rápido. “Señor Kazura, después de esto ya habremos terminado, así que podrás irte el primero hacia casa y tomarte un descanso.” – ofreció Valetta, que observaba cómo el hombre gemía mientras se agarraba la espalda. Al igual que los demás aldeanos, Valetta parecía cansada, pero seguía teniendo buen aspecto. “No-no, para mí volver a casa el primero es…” “Pero no es bueno que te exijas tanto. Si estás cansado, deberías descansar tu cuerpo.” – insistió Valetta. “Valetta, vuelve a casa con Kazura y dale un masaje en la espalda.” Varin, que estaba viéndoles a los dos, habló ante la duda de Kazura. “Ah, no hace falta ir tan lejos. Está bien, volveré yo solo y descansaré.” – respondió el hombre, frustrado. “Eso es. Volvamos juntos.” “Valetta tomó la mano de Kazura y le forzó a volver a la residencia.
* * *
“Vuelvo enseguida.” – dijo Valetta. “Sí, tomate tu tiempo.” – contestó Kazura. Valetta cogió el jabón y un cubo de agua caliente que había calentado en el hogar, y salió hacia el jardín. Volvieron a la residencia para tomarse un descanso, pero como era de esperar, no había manera de que el olor a fertilizante no les molestase. Así que decidieron tomarse un baño. Kazura fue el primero en lavarse, después fue el turno de Valetta. ‘Aunque el jardín esté rodeado de paredes de madera, no es buena idea que una mujer ya madura se bañe ahí... Durante el invierno, el aire podía causarle un resfriado. Quizá debería construir una habitación contigua en esta casa, la próxima vez.’ Parecía una situación muy común en ese mundo, pero a Kazura le preocupaba. Mientras pensaba en sus cosas, el hombre abrió su bolsa de viaje para sacar una libreta grande y un estuche. También sacó varios libros de texto que había comprado en una librería. ‘Bueno. Sé que dije que le iba a dar clases, ¿pero qué debería enseñarle? He comprado unos cuantos libros de texto, pero me pregunto si serán de utilidad.’ Kazura comenzó a hojear las páginas de uno de los libros. ‘¿Ein? ¿Qué hace este libro de «Cómo iniciar una cafetería popular» aquí...? Me pregunto si lo habré colocado en la cesta de la compra por error.’ Kazura se quedó murmurando cosas por el estilo mientras leía el libro cuando Valetta, que había terminado de limpiarse, volvió a la habitación. “Gracias por esperar... Ah... ¿Puede que eso sea un libro?” “Sí, he traído varios libros que creo que podrían ser útiles para tu estudio. Pero este libro en concreto lo he traído por error, ya ves.” Abrumada por la curiosidad, Valetta tomó asiento al lado de Kazura, quien abrió el libro para ojear su contenido. Cuando ella echó un vistazo junto a su nuevo maestro, el dulce olor a jabón que venía de ella hizo que el corazón del hombre comenzase a golpearle con fuerza. Kazura volvió sus ojos hacia Valetta, que estaba refrescada por el baño y permanecía con los ojos pegados al libro. “Se... Señor Kazura... Esta cosa del libro es... ¿Un dibujo?” “¿Un dibujo? Ah, eso es. ¡Cómo he podido pasarlo por alto!” A lo que se refería Valetta era a una página ilustrada con el título: ‘Diseño del local para atraer a la gente’. Si ese era el título estaba bien, pero al rótulo le acompañaba una gran fotografía. Las fotos no existían en ese mundo, así que no era de extrañar que Valetta se sorprendiera después verlo. Pero, explicarle lo que era no ayudaría en nada a la muchacha, así que Kazura decidió darle una sencilla explicación. “Ah... Esta cosa... Se llama ‘Fotografía’. Es un dibujo de la escena impreso en el papel con muy pocas diferencias a las condiciones reales de lo que se quiere mostrar... ¿Me entiendes?” “Oh... Entonces... ¿Sería posible tener una fotografía de la escena de esta casa dibujada de esa manera?” “Eso es. Eres rápida comprendiendo las cosas.” – contestó Kazura. Mientras Valetta analizaba la fotografía, se dio cuenta de algo. “Esto... ¿Puedo tocar el libro?” – preguntó Valetta, pidiendo permiso. “Es increíble... Nunca he visto un pergamino tan fino como este. ¿Puedo saber de qué tipo de piel está hecho?” “Ah... No está hecho de piel. Se ha hecho a partir de un árbol.” – aclaró Kazura. “¿¡Eh……!?” Tras escuchar lo que Kazura le estaba diciendo, Valetta, quien tocaba la página del libro con admiración, se quedó sin palabras. “Umm... Bueno, el árbol pasa por múltiples procesos antes de convertirse en papel. Pero no sé exactamente qué tipo de tratamiento se utiliza para llegar a este resultado final.” “Así que está hecho de árbol...” Observando cómo la chica murmuraba mientras tocaba el libro, Kazura pensó en investigar acerca del proceso exacto de la fabricación de papel. Finalmente, comenzó a hablar sobre el tema que iban a estudiar esa tarde. “Mientras tanto, como te prometí, vamos a comenzar a estudiar. ¿Qué quieres que te enseñe?” Escuchando a la pregunta de Kazura, la chica contestó con una voz muy bajita mientras seguía mirando el libro. “He oído que la agente que vive en la capital estudia cosas como la ley, la historia, la teología y cosas por el estilo...” “……” Escuchando a la respuesta de la joven, esa vez fue Kazura el que se quedó estupefacto. Había pensado enseñar a Valetta utilizando un currículum basado en la educación japonesa obligatoria, pero pensándolo bien, ese mundo tenía unos temas de estudio muy diferentes a los de su país. Aunque solo fueran leyes o historia, Kazura había llegado a ese mundo hacía apenas dos semanas y no tenía ni idea. No tenía nada que enseñarle a Valetta sobre todo eso. “Lo siento mucho… No puedo enseñarte nada de eso. El contenido de la educación en mi país y la educación de Arcadia son totalmente diferentes.” “¿Eh?” Valetta se quedó en silencio después de escuchar la respuesta de su compañero. Después, rápidamente, abrió su boca. “Si es sobre las cosas que tú sabes, deseo aprenderlo todo. No esperaba que me fueras a dar la misma educación que la de la gente de la capital.” ‘De todas formas... ¿Qué debería enseñarle...?’ Kazura se puso a reflexionar, así que Valetta se unió a él. De repente le vino a la cabeza una buena idea y levantó su cara con una expresión de ‘¡Eureka!’ dibujada en su rostro. “Entonces, deseo que me enseñes la gramática de tu país. Así podré leer ese libro.” Escuchando la petición de la chica, Kazura contestó con un “Sí.” “Ah... Las letras... ¿Verdad? Bueno, parece que si podemos entendernos en nuestro idioma significa que la gramática será casi idéntica. Así que creo que te será relativamente fácil de memorizar... Ya entiendo... Es muy buena idea, pero hay algo que necesito que hagas a cambio.” “¿Un intercambio?” – preguntó la chica. Era una buena oportunidad para solventar una causa que concernía a Kazura, así que continuó hablando a Valetta, que lo miraba desconcertada. “También quiero aprender sobre las letras de este país. Si no, seré incapaz de leer las palabras de aquí.” Valetta se sorprendió al oír eso y rápidamente sonrió y contestó: “Muy bien.” “Entonces, ¿Empezamos?” “Ah, antes de eso, el masaje de espalda. ¿Te duele, verdad? Por favor, túmbate aquí.” – se ofreció Valetta. Y así, aprenderían a leer y a escribir el uno del otro.


jueves, 14 de marzo de 2019

SYN Capítulo 17

Volumen 2 Capítulo 6
Una incursión extraña
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

A la mañana siguiente, Jinwoo recibió una llamada de Yoo Jinho y salió de casa. Fue recibido por un gran Kia Bongo que se encontraba estacionado delante de la puerta. “¿…?” Estaba a punto de preguntar quién demonios estaba bloqueando la casa de otra persona cuando la ventanilla del asiento del conductor bajó y se pudo ver la cara sonriente de Yoo Jinho. “¡Jefe! ¡Entra!” – dijo mientras le daba una palmada al costado del auto. Cuando escuchó que iban a venir a buscarlo se había esperado un Mercedes… De todos modos, mirándola, era una furgoneta normal. Bueno, un poco más grande. “¿No eres un niño rico de segunda generación?” “Bueno, sentí que si traía mi coche llamaríamos demasiado la atención. Así que he comprado este para nuestras incursiones.” Jinwoo se dio cuenta de que el coche estaba limpio y brillante. ‘Debe haberlo comprado hace poco.’ El joven había venido a recogerlo temprano por la mañana e incluso comprado un coche nuevo para no llamar la atención. Los preparativos de Yoo Jinho eran minuciosos, por lo que sus expectativas sobre este acuerdo eran altas. “Jefe, ¿no te gusta?” – preguntó Jinho malinterpretando la mirada de Jinwoo. “No, está bien.” – dijo cortando la conversación mientras se sentaba en el asiento para el pasajero. “Nos vamos, jefe.” Estaba emocionado por el inicio oficial de sus incursiones, por lo que Jinho fue tatareando una alegre melodía mientras iba conduciendo. Al final, llegaron a un terreno desierto. Ñiiiiiiiek “Jefe, hemos llegado.” Había ocho cazadores esperando en el lugar prometido. La puerta que estaba detrás de ellos era grande incluso para una puerta de rango C. Los cazadores que esperaban se acercaron a Jinwoo y Jinho cuando salieron del Bongo. Ninguno de ellos era… Normal. Algunos parecían tener problemas para moverse, mientras que otros parecían enfermos e incluso algunos daban la impresión de estar borrachos. También había una niña menor de edad cuya edad indicaba que no sería aceptada por la Asociación o los gremios. Parecía una estudiante de secundaria. “¿Está bien traerla?” “Pedí consejo legal y no hay ninguna razón para que no puedan unirse a nosotros. Solo va a ser un gran problema si se lastima.” ‘Entonces, supongo que estará bien.’ Como los únicos que iban a entrar por la puerta eran él y Jinho, no había ninguna posibilidad de que ella sufriera alguna herida. Todo para lo que iban a usar a los cazadores era para rellenar el número mínimo de personas necesarias para entrar por la puerta, y todos eran muy conscientes de esto. Aunque tenían sus propios documentos que los acreditaban como cazadores, no podían trabajar como tales debido a varias razones y por ello, aceptaron ser reclutados como miembros de relleno. “Mi nombre es Yoo Jinho. Seré el líder de esta incursión. Esta persona a mi lado es el cazador Sung Jinwoo. El será la otra persona que ingresará conmigo en la mazmorra. El resto solo tiene que esperar cerca de la puerta hasta que regresemos.” – dijo Jinho dando un paso adelante. “Eh… Entonces, ¿solo tenemos que esperar aquí para cobrar los tres millones?” – preguntó uno de los cazadores levantando la mano. No había necesidad de que los demás cazaran. Ni siquiera era necesario que entraran en la mazmorra. Sin embargo, se les pagarían tres millones por incursión solo por rellenar los huecos para el registro de la Asociación. Era una compensación increíble. Pero era debido a esa generosa recompensa que hacía que muchos de los cazadores fueran cautelosos. “Sí, ese es el acuerdo.” – respondió Jinho mientras reunía fuerza en sus pulmones y sus ojos se ponían serios. – “Pero hay una condición. No debéis contar nada de lo que veáis aquí a nadie. Habrá una cláusula de no divulgación adjunta a vuestros contratos. Si se rompe, se os pedirá que paguéis diez veces el pago como multa.” Los cazadores comenzaron a murmurar entre ellos. No comprendían qué iban a hacer estas dos personas dentro de la mazmorra para ofrecer este tipo de contrato. Tenían curiosidad, pero sabían que no podían hacer ninguna pregunta. También era parte de la cláusula de no divulgación.
«No se responderán preguntas sobre lo que pasa dentro de la mazmorra»
Jinwoo quería mantener en secreto sus circunstancias especiales, mientras que Jinho quería mantener sus planes para convertirse en secreto en un líder de gremio. Por ello, habían planeado a fondo mantener en la ignorancia a sus compañeros de equipo. “……” En lugar de hacer preguntas, los cazadores comenzaron a susurrar entre ellos sobre la situación. “Espera, ¿cómo pueden dos personas limpiar un calabozo de rango C?” “No parecen tan fuertes…” “Si fueran lo suficientemente poderosos como para limpiar una puerta de rango C solo con dos personas, ¿por qué no están trabajando para un gremio más grande?” “Sí, tienes razón…” Todos dudaban, pero ninguno quería irse. La razón era obvia, las condiciones eran demasiado buenas. Incluso Jinwoo había aceptado condiciones similares por dos millones antes. En comparación con el accidente de Hwang Dong, ambos decidieron agregar un millón adicional al contrato para tener una cláusula de no divulgación. Perdieron bastante tiempo explicando todo. “Deberíamos irnos.” – dijo Jinwoo mientras miraba la hora. “Entendido, jefe.” – respondió cortésmente Jinho, luego atrajo la atención del resto con un aplauso. “Bueno, creo que hemos terminado de explicar todos los detalles. No forzaremos a nadie a firmar el contrato, ¿hay alguno que quiere dejarlo?” “……” “……” Por supuesto, no había nadie que quisiera levantar la mano. Ahora, podrían entrar por la puerta. “Ah, jefe, un momento.” Como si recordara algo, Jinho corrió rápidamente hacia el Bongo, sacó algo del coche y comenzó a ponérselo. Luego avanzó lentamente hacia Jinwoo. “¿Qué llevas puesto?” “Fue hecho por un gremio de artesanos italianos. Es un conjunto poderoso con una armadura completa, jefe. Si solo vamos a ser nosotros dos dentro de la mazmorra, debería preparar al menos esto.” “……” Cubierto desde la cabeza hasta los dedos de los pies, con la armadura, Yoo Jinho parecía una pieza gigante de metal. Solo con mirarlo daba una sensación de claustrofobia. “¿Qué pasa, jefe?” Incapaz de soportarlo más, Jinwoo se acercó y desenfundó la espada al lado de Jinho y la dejó caer a sus pies. “Qu… ¿Qué?” Jinho perdió el equilibrio tratando de levantar la espada y también cayó al suelo. Plank “Voy a decir esto solo una vez… Quítatelo.” – dijo con severidad Jinwoo conteniendo la rabia que se estaba formando dentro de él. “Sí, señor…” – dijo Jinho comenzando a levantarse. – “Jefe…” “¿Qué?” “Por favor, ¿podrías ayudarme?” Jinwoo suspiró profundamente ante la mano extendida de Jinho.
* * *
“Jefe, ¿así está bien?” “Sí, está bien.” Al final, acordaron que Jinho podía usar el casco y el joven entró por la puerta con una expresión de satisfacción. Jinwoo lo siguió en silencio. Después de que la pareja cruzara la puerta, los cazadores se acercaron uno por uno y se quedaron mirando. “No inspiran mucha confianza…” – dijo uno preocupado. “Sí…” Sus palabras fueron como romper una presa y todos los cazadores comenzaron a hablar entre sí. “¿Qué pasa si esos dos no salen de la mazmorra?” “Bueno, ya hemos recibido el dinero…” “Menos mal…” “Espera, ¿cómo se llamaban?” “Hmm, era…” – dijo un hombre con una pierna enyesada mientras sacaba rápidamente su teléfono y miraba el nombre de la gente que lo había contratado. – “Yoo Jinho y Sung Jinwoo…” Ya fuera porque estaban preocupados por el hombre que estaba de pie con una muleta o porque tenían curiosidad por lo que había encontrado, el resto de cazadores ayudaron al hombre a mantenerse erguido mientras miraban su teléfono. “¿Qué? ¿El líder de la incursión es un rango D?” Los cazadores se quejaron ante esta noticia. Pero la siguiente noticia los sorprendió aún más. “¡Y el otro es un rango E!” “¿No es peligro para un rango D entrar en una puerta de rango C?” “¿Un rango D y un rango E van a limpiar una mazmorra de rango C?” “¿Eso es posible?” “¡Demonios! ¡El líder de la incursión ni siquiera tiene experiencia previa!” “¿Por qué alguien tan joven haría eso?” Para el resto de cazadores, las acciones de Jinwoo y Jinho eran simplemente un suicidio. Había una razón por la que la Asociación colocaba una restricción de un número mínimo de gente para las puertas de rango C: diez cazadores, con al menos la mitad de ellos por encima de rango C. “Tsk, tsk.” – dijo un hombre con el pelo canoso mientras sacaba un cigarrillo y se lo ponía en la boca. – “Os lo digo, la imprudencia es la muerte de muchos jóvenes.” Un humo blanco llenó el aire. “……” “……” Los cazadores se quedaron sin palabras. Sentían que estaban ayudando al suicidio de otra persona y no se sentían bien. Aunque fueran completos extraños, nadie quería verlo, o más bien, nadie quería saber que alguien estaba a punto de morir en la puerta que tenían delante. No solo eso, se sentían decepcionados por la idea de que no les pagarían por las dieciocho incursiones restantes. Era lamentable, pero no había manera de que esos dos hombres regresaran con vida. “Deberíamos… ¿Deberíamos llamar a la Asociación?” “No, ¿y si nos culpan durante la investigación?” En ese momento, la puerta onduló y, Jinwoo y Jinho, salieron de la mazmorra. “¡Pant! ¡Pant! ¡Pant!” Jinho estaba dando respiraciones vigorosas. Las caras de las dos personas mostraban agotamiento por realizar un gran esfuerzo. “¡Ah!” “¡Han salido vivos!” “Gracias a Dios.” Los cazadores saludaron al dúo. Debido al poco tiempo que habían estado en la mazmorra, habían pensado que la pareja había vagado sin rumbo por la entrada hasta lograr escapar. Pero, de repente, las expresiones de los cazadores comenzaron a cambiar. “La… ¡La puerta! ¡La puerta se está cerrando!” – gritó alguien. “¿Qué?” Todos se volvieron hacia la puerta. “¡Joder!” “¡Lo está!” “¿Han matado al jefe?” Como siempre que un jefe era eliminado, la puerta estaba ondeando y comenzaba a difuminarse, lo que indicaba su cierre. “¿Dónde está el siguiente?” – preguntó Jinwoo mientras se libraba de los cazadores, que no dejaban de hablar por la sorpresa, y hablaba con Jinho. “Está a una hora en coche desde aquí, jefe.” “Vámonos.” Jinwoo y Jinho se metieron en el Bongo, mientras que el resto de cazadores los observaban a sus espaldas con expresiones atónitas. “Por favor, señores cazadores, vamos. Tenemos que limpiar dos puertas más hoy.” – gritó Jinho al darse cuenta de que los cazadores no se movían. Al oírlo, las bocas de los otros cazadores se abrieron aún más. ‘¿Acaban de aplastar una mazmorra de rango C y ya van a otra incursión?’ – pensó el cazador de mediana edad con el pelo canoso que ni siquiera se había dado cuenta de que su cigarrillo había caído de su boca abierta. No era el único que tenía ese pensamiento. Todos estaban pensando algo parecido. ‘¿Quiénes son esos dos?
* * *
Día 1. Uooooooooooooo Una horda de zombis se acercaba. “Jefe, ¡ahí vienen!” “Bien.” Jinwoo se movió suavemente a través de los zombis mientras iba rebanando sus cabezas. Sus números disminuían rápidamente. Quedaba uno. ¡Plash! ¡Uaaaaaaaaa! Cuando Jinwoo apuñaló su pecho con la espada, sonó el familiar sonido electrónico. ¡Ding!

¡Has subido de nivel!
“¡Jefe! ¡Te ves increíble!” – aplaudió Jinho con asombro. “Los Núcleos mágicos.” “Ah, bien.” Jinho comenzó rápidamente a reunir los Núcleos mágicos en su bolsa. Y, mientras tanto, el tono electrónico que solo él podía escuchar continuó después del mensaje de aumento de nivel. ¡Ding!

Has aprendido: [Dominio avanzado de daga] - Nivel 1

Has aprendido: [Apuñalar en puntos vitales] - Nivel 1

La habilidad [Correr a toda velocidad] ha subido de nivel.
La expresión de Jinwoo se volvió brillante. ‘¿Nuevas habilidades?’ Había pasado mucho tiempo desde que había conseguido una nueva habilidad, por lo que Jinwoo abrió la pantalla de habilidades con gesto alegre.

Habilidades pasivas
[Desconocido]: Nivel máximo.
[Espíritu inflexible]: Nivel 1.
[Dominio avanzado de daga]: Nivel 1.
Habilidades activas
[Correr a toda velocidad]: Nivel 2.
[Sed de sangre]: Nivel 1.
[Sigilo]: Nivel 1.
[Apuñalar en puntos vitales]: Nivel 1.
Como usaba muy a menudo [Correr a toda velocidad], había subido al nivel 2. Y de paso había ganado una habilidad pasiva y una habilidad activa, [Dominio avanzado de daga] y [Apuñalar en puntos vitales].

[Correr a toda velocidad] – Nivel 2
Habilidad activa.
Coste de mana: 5 + (1 x minuto)
Si se activa puede aumentar la velocidad de movimiento un 40%.
Mantenerla cuenta un punto de maná por minuto.
Correr ha fortalecido tus piernas.
Mi habilidad de [Correr a toda velocidad] ha aumentado de nivel.’ La habilidad había pasado solo del 30 al 40%, pero esta mejora del 10% era enorme. Después de todo, era la habilidad que más usaba.

[Dominio avanzado de daga] – Nivel 1
Habilidad pasiva.
Coste de mana: 0
Tiene que usarse con una daga.
El daño con dagas aumenta un 33%.
Después de haber usado una daga durante mucho tiempo, puedes manejarla con mayor habilidad.
¡Causar mayor daño manejando una daga! Parecía que, dado que solo había usado una daga hasta ahora, había recibido una habilidad específica con ella. ‘Ahora parece que será menos efectivo usar otras armas.’ Por otro lado, ahora sería más mortal que nunca usar una daga. Más aún, se había acostumbrado a manejar una daga y, por el momento, no parecía que tuviera que cambiar el Colmillo venenoso de Casaka. ‘Y por último…’ – pensó mientras miraba con interés su nueva habilidad.

[Apuñalar en puntos vitales] – Nivel 1
Habilidad activa.
Coste de maná: 70
Tiene que usarse con una daga.
Apuñala los puntos vitales del enemigo para causar un daño fatal.
Has aprendido a golpear con eficacia…
Esta también era una habilidad específica de daga. ‘Una forma de atacar con eficacia…’ Ahora que lo pensaba, el ataque final que usó contra Kang Taeshik y el ataque del último zombi le habían dejado un sentimiento similar en su mano. De alguna manera podría ser descrito como satisfactorio. En el momento en que los había apuñalado con la daga, la sensación de su mano le decía que la pelea había terminado. ‘Así que esto es apuñalar en puntos vitales.’ ¡Y pensar que ahora podría usar repetidamente una habilidad que había descubierto por accidente! El corazón de Jinwoo se aceleró. Después de haber cortado y apuñalado sin pensar con la daga, ahora había recibido una habilidad ofensiva. Era como encontrar agua en medio del desierto. ‘¡Increíble!’ Subir de nivel y nuevas habilidades. Era un buen comienzo.
* * *
Día 2.

¡Has subido de nivel!

¡Has subido de nivel!
Con la nueva habilidad ofensiva, la velocidad de caza se había vuelto drásticamente más rápida.

¡Has subido de nivel!
¡Un golpe, un muerto! Cada vez que Jinwoo usaba [Apuñalar en puntos vitales], una bestia mágica moriría. ‘¿Dónde estaba escondiendo esa habilidad?’ – pensó Jinho con los ojos abiertos como platos viendo cómo mataba todo lo que se acercaba. No podía comprender cuál era el límite de las habilidades del jefe, por lo que Jinho solo era capaz de sorprenderse. Tenía mucha curiosidad por su verdadero rango. ‘Derrotó fácilmente a los cazadores de rango C, así que por lo menos es un rango B…’ Desafortunadamente, el joven estaba demasiado asustado para preguntarle directamente, así que simplemente se conformaba con mirarlo con la boca abierta. Mientras tanto, Jinwoo descubrió un problema con su nueva habilidad.

Maná insuficiente para usar la habilidad.

Maná insuficiente para usar la habilidad.
¿Otra vez?’ – pensó con la frente arrugada por la molestia. Como había hecho anteriormente, Jinwoo sacó una poción de maná de su inventario para recuperar sus puntos. La había comprado en la tienda del sistema. “¿Qué es eso, jefe?” – preguntó Yoo Jinho curioso. Cada vez que pasaba tiempo con Jinwoo, experimentaba muchas cosas increíbles y maravillosas. Aunque se había mantenido callado por respeto y miedo hasta ese momento, la curiosidad comenzó a apoderarse de él cuando vio a Jinwoo beberse ese misterioso líquido azul. “¿Esto?” Antes de responder, Jinwoo miró la información de la Poción de maná.

Poción de maná.
Rareza: E
Tipo: Consumible.
Bebida que recupera 500 puntos de maná.
Puedes guardar este objeto en tu inventario.
Es una poción para recuperar maná
No se puede intercambiar… Me pregunto qué pasará si lo intento...’ Jinwoo también tenía su propia cuota de curiosidad y le entregó la Poción de maná a Jinho. Pero en el momento en que el joven agarró la botella, desapareció en el aire. “Je… ¡Jefe! ¿Eso ha sido magia?” ‘Así que eso es lo que quiere decir con que no se puede intercambiar.’ Jinwoo había aprendido algo nuevo. Los objetos que no se podían intercambiar desaparecían cuando se colocaban en las manos de otra persona. Pero, ¿y si no tocaban sus manos? Jinwoo abrió la tienda y compró otra poción. Esta vez, en lugar de una Poción de maná de color azul, compró una Poción de curación, que era roja. Después de confirmar la compra, la poción apareció en la mano de Jinwoo. “Je… ¡Jefe! ¡Eso ha sido genial! ¡El líquido se ha vuelto rojo!” Al ver la Poción de maná azul desaparecer en sus propias manos y que volvía a aparecer en las manos de Jinwoo como roja, Jinho pensó que estaba viendo un truco de magia. Sin embargo, Jinwoo tenía un motivo para cambiar las pociones. ‘Quería saber si podía usarlo con otra persona.’ “Abre la boca e inclina la cabeza hacia atrás.” – dijo Jinwoo bajando el cuerpo de Jinho. “Je… jefe… ¿Así?” “Sí, quédate quieto.” Jinwoo vertió la poción en la boca de Jinho. Glup glup glup “¿Eh? Jefe, ¿qué es esto? ¡Me siento más enérgico!” – dijo Jinho sorprendido. Yoo Jinho tenía un gesto agotado por actuar como apoyo, pero ahora, después de tomar la poción, la luz y la energía regresaron a su cara. Jinwoo estaba satisfecho. ‘Así que puedo usar sus efectos de esa manera.’ Había aprendido algo más. De ahora en adelante, aunque no tuvieran un sanador, Jinwoo podría curar a una persona lesionada con este método. Estaba imaginando lo útil que sería en el futuro. “Avísame cuando estés agotado. Hay mucho más de donde vino esto.” Este no era un acto de bondad innecesario. Si la gente que le servía de apoyo se volvía más lenta por la fatiga, su velocidad de caza disminuiría. En última instancia, Jinwoo decidió esto después de sopesar el costo de la poción en comparación con el ritmo de velocidad de la caza. Sin embargo, para Yoo Jinho, este gesto tuvo un gran significado. “Je… Jefe…” “Vámonos.” Con lágrimas formándose en las esquinas de sus ojos, Jinho siguió a Jinwoo, asombrado del gran corazón que tenía ese hombre.
* * *
Día 3. “Ah, antes de que me olvide. Esto es para ti, jefe.” – dijo Jinho rebuscando dentro de su mochila para sacar a continuación una libreta. “¿Qué es esto?” “Son los ingresos por los Núcleos mágicos de los dos últimos días, jefe” “¿Por qué me das esto en mitad de una…? Bah, no importa.” Se encontraban en medio de una mazmorra repleta de monstruos. ‘¿Seiscientos millones?’ Los ojos de Jinwoo se ensancharon después de mirar dentro de la libreta. “¿Ahora me estás dando todos los ingresos de los núcleos?” “Por supuesto, jefe. No es como si estuviera necesitado de dinero. Más que eso, eres el que realmente está matando a todas las bestias mágicas, ¿qué derecho tengo a pensar en quedarme con esos ingresos?” – respondió Jinho asintiendo. Los ojos del joven brillaron, esperando algún elogio. ‘Oh… mira este crío…’ En los últimos días, Jinwoo había sentido que la actitud de Jinho hacía él estaba cambiando. Al principio, el joven lo había seguido con miedo al no tener elección, pero ahora se sentía como si fuera un pequeño mocoso que realmente respetaba a su hermano mayor. ‘Es un poco adorable cuando se pone así.’ “¿Realmente puedo quedarme todo esto?” – dijo mientras ponía una amplia sonrisa. “Jefe, ¿te parezco una persona que diría una cosa y significaría otra?” – respondió mientras se reía entre dientes y agitaba la libreta. “Está bien, entonces acepto esto con gratitud.” “¡Gracias, jefe!” – respondió mientras inclinaba su cuerpo en un ángulo de 90 grados. Si alguien los estuviera observando a lo lejos, no podría saber exactamente quién le estaba dando dinero a quién.
* * *
Mientras tanto, fuera de la mazmorra, los ‘compañeros de equipo’ del dúo habían encontrado su propia forma de pasar el rato. Cuando el líder de la incursión, Jinho, y su asistente, Jinwoo, entraban por la puerta, el resto de cazadores comenzaban a sentarse aquí y allá para pasar el rato. Como era de esperar, el pasatiempo más popular entre ellos era jugar Go-Stop. Y, en esos momentos, cinco cazadores se habían sentado formando un círculo para poder jugarlo. “¿Cuántas incursiones llevamos?” “Veamos… Hicimos tres el primer día y dos ayer, y esta es la segunda de hoy. Así que debe ser la séptima.” “¿Estará bien que continúen a este ritmo? Normalmente, las bandas de asalto tienden a tomar una semana de descanso entre cada incursión.” “Eh, no te preocupes por esos tipos. Cada vez que salen de la puerta, ni siquiera están sudando. Además, estamos ganando tres millones cada vez sin hacer nada. No estamos en disposición de quejarnos. Oye, te toca.” “Ah, bien.” Se habían dado cuenta de que, incluso haciendo una incursión tras otra, Jinwoo y Jinho no parecían cansados en absoluto. No lo sabían, pero esto se debía al efecto de las pociones. Gracias a ellas, habían superado un tercio de las diecinueve incursiones necesarias. En ese momento, la puerta comenzó a ondularse y la pareja apareció ante los cazadores que esperaban fuera. “Oh, ahí viene el jefe.” “Levantémonos.” Los cazadores comenzaron a recoger sus cosas. “No os olvidéis nada.” “Despierta a los que están dormidos. Asegúrate de no dejarte nada.” Los cazadores se movieron en perfecta coordinación. Los que estaban dormidos se levantaron rápidamente y se prepararon para irse. “¡Vámonos!” Todo el mundo se había acostumbrado a este extraño método de incursión.
* * *
En una de las oficinas del gremio Tigre Blanco. El jefe de la segunda división administrativa, Ahn Sangmin, estaba a punto de reventar la reunión de primera hora de la mañana. “¡Adjunto Hyun! ¡El nuevo entrenamiento para reclutas es mañana! ¿Qué quieres decir con que no tenemos una puerta reservada para eso?” El adjunto Hyun Gicheol bajó profundamente la cabeza. “Me disculpo, jefe. Ha habido un equipo que ha estado arrebatando cada puerta de rango C en la zona antes de que pudiéramos hacernos con ella…” “¿Qué?” “Lo intenté, pero…” “¡Oye! ¡No he preguntado por tus escusas!” Ante los gritos de Ahn Sangmin, todo el segundo departamento de gestión administrativa quedó en silencio, como si se encontraran en un funeral. Había pasado mucho tiempo desde que Ahn estaba tan enfadado. ¿Qué pensaban que era el gremio Tigre Blanco? Era uno de los cinco mejores gremios de Corea del Sur y sus empleados debían ser altamente capacitados. Y el adjunto Hyun Gicheol era un empleado orgulloso que nunca había cometido un error hasta ahora. ¡Y pensar que un hombre como este era incapaz de reservar una puerta para el entrenamiento de los nuevos reclutas! Era un gran error. Ahn Sangmin era el jefe del segundo departamento administrativo y era el responsable de reclutar nuevos miembros y de entrenarlos. Mientras que el primer departamento estaba a cargo de la gestión de los miembros oficiales del gremio. “Je… Jefe. ¡Solo mira esto!” – dijo Hyun mientras le pasaba un ordenador portátil. “Hijo de…” Ahn estaba a punto de regañar al hombre de nuevo, pero en ese instante sus ojos se posaron en los números que se mostraban en el ordenador portátil y se quedó sin aliento. Estaba sorprendido. “Do… ¿Doscientos cincuenta millones? ¿Alguien ha utilizado doscientos cincuenta millones para reservar una mera puerta de rango C?” Ahn Sangmin estaba perdido y completamente sin palabras. Una puerta de rango C podía como mucho otorgar 200 millones, por lo que usar 250 para reservarla era una auténtica tontería. “Su oferta inicial fue de unos setenta millones. Pero cuando lo superé ofreciendo 100 millones, esos bastardos aumentaron su oferta hasta los 250.” Para el gremio Tigre Blanco, el máximo para reservar una puerta de rango C era de 100 millones. Si lo que contaba era cierto, era razonable que Hyun se sintiera perjudicado. ‘¿Quién demonios son esos bastardos?Tac tac tac Los dedos de Ahn Sangmin ardían sobre el teclado. Los resultados de su búsqueda aparecieron inmediatamente en la pantalla. Como Hyun había dicho, los permisos de asalto para todas las puertas de rango C de la zona se estaban comprando a una velocidad increíble y a un precio irrazonable. “¿Quién demonios son estos locos hijos de…?” Esta zona estaba bajo el control del gremio Tigre Blanco. Al principio había pensado que otro gremio estaba tratando de obstaculizar sus operaciones, pero no parecía probable. ‘No, no hay manera.’ No había un gremio lo suficientemente estúpido como para comenzar una pelea con el gremio Tigre Blanco. Si hicieran algo como eso, los otros cinco gremios principales tendrían que estar preparados para una guerra total. ‘No es un gremio…’ No podía dejar de preguntarse quién y por qué estaba haciendo eso. Ahn Sangmin tragó saliva y buscó toda la información del grupo que había reservado todas las puertas. El nombre de su líder era Yoo Jinho. ‘Es la primera vez que escucho hablar de él.’ El trabajo de Ahn Sangmin era buscar nuevos reclutas con talento y, por ello, incluso los cazadores que iban por su cuenta con el mínimo de fama le serían conocidos. Pero el nombre de Yoo Jinho no le sonaba de nada. ‘Vale, otro.’ Ahn se fue desplazando lentamente por el resto de miembros del grupo, confirmando quién era cada cazador, uno por uno. Pero no había ninguno que el pudiera reconocer. Excepto uno. Uno de los nombres le era familiar. ‘¿Sung Jinwoo? Sung Jinwoo… ¿Dónde he escuchado ese nombre antes…?’ Después de pensar un rato, Ahn Sangmin recordó el incidente de la doble mazmorra de hacía unos meses. Se había convertido en un tema candente entre los involucrados. El gremio que la Asociación contrató para ayudar en ese momento había sido el gremio Tigre Blanco. “Gicheol, ¿recuerdas el incidente de la mazmorra doble de hace dos meses? Nuestro gremio fue llamado para ayudar.” “Sí, por supuesto. ¿No encontramos un solo superviviente en la mazmorra y ningún monstruo?” “¿Cuál es el nombre del cazador que quedó vivo?” Hyun Gicheol tenía una buena cabeza. No es que se le pudiera llamar genio, pero su memoria era lo único de lo que podía estar orgulloso. Era un hombre que no necesitaba realizar ninguna búsqueda o de revisar algún documento. “Cazador de rango E, Sung Jinwoo.” ‘¡Como pensaba!’ Se había preguntado acerca de la posibilidad y llegó a una conclusión a través de la intuición. Había algo aquí. El presentimiento que sentía en situaciones como esta nunca le había defraudado. “¡Todos! Deténgase de lo que están haciendo en estos momentos y tráiganme cada pedazo de información sobre el cazador de rango D, Yo Jinho y el cazador de rango E, Sung Jinwoo. ¡Ahora mismo!” – le gritó Ahn Sangmin al resto de su equipo. La velocidad de respuesta de los empleados ante esta orden repentina estaba más allá de la imaginación. Eran llamados élites por una razón. Uno por uno, los informes aparecieron rápidamente ante Ahn Sangmin. Para ser honestos, no había nada especial en Yoo Jinho. Era el segundo hijo del presidente de Construcciones Yoojin, Yoo Myunghan, pero aparte de eso, no había nada notable en el informe. Sung Jinwoo era diferente. “Así que, incluyendo el incidente de la doble mazmorra, ha estado involucrado en un total de tres incidentes hasta este momento, ¿y ha salido ileso de cada uno de ellos?” “Y todo como un cazador de rango E.” – agregó Hyun Gicheol. Sung Jinwoo y Yoo Jinho se conocieron durante la primera incursión de Yoo Jinho y, fueron los únicos en salir vivos de esa incursión. Y ahora, la pareja había formado equipo y estaban limpiando de dos a tres mazmorras por día. Era una velocidad increíble. “Algo huele mal…” “¿Qué crees que están haciendo?” “Hmm… Espera, ¿no hubo un rumor reciente sobre que el presidente Yoo Myunghan estaba haciendo contacto con varios cazadores de rango S?” “Sí, he escuchado ese rumor.” “Y Yoo Jinho es el hijo del presidente Yoo Myunghan…” Parecía que Yoo Myunghan planeaba hacer un gremio. Esta sería una información secreta que sacudiría a toda la industria. Y, si esto era cierto, las acciones actuales de Yoo Jinho definitivamente estarían relacionadas. “¿Podría ser…?” Una pieza del rompecabezas encajó en la cabeza de Ahn Sangmin. ¡Eso tendría sentido! Viendo cómo cambiaba la expresión de su superior, Hyun Gicheol tragó saliva. “¡Ese hijo de puta es un cazador que ha pasado un segundo despertar!” – dijo Ahn Sangmin en un tono confiado. “¿Un segundo despertar?” “Sí.” – respondió Hyun Gicheol que parecía un ciervo ante los faros de un coche en medio de la autopista. Un cazador de rango E estaba apenas por encima de una persona ordinaria. Había ocurrido un accidente y todos fueron contados entre los muertos, pero Sung Jinwoo había pasado por varios incidentes, en los que sus compañeros de equipo habían muerto sin sufrir daños. ‘Por supuesto, podría ser tan afortunado como el infierno, pero…’ El tercer incidente era distinto. Se trataba del asunto en el que estaba implicado Kang Taeshik, del Departamento de Vigilancia de Cazadores; allí se había cometido un asesinato, era algo diferente. Los registros mostraban que un mago de rango C y un sanador de rango B se habían unido para derrotarlo. ‘No hay forma. El trabajo de principal de los miembros del DVC es pelear contra otros cazadores. ’ A menos que Kang fuera imbécil, habría tratado de encargarse del que tenía el rango más alto pero la habilidad de combate más baja, el sanador de rango B, primero. ‘¿Y dicen que un cazador de clase mago de rango C le impidió hacer eso?’ Los cazadores de clase mago eran débiles contra los cazadores de clase guerrero y, entre ellos, lo peor que podía sucederles era enfrentarse a un cazador de clase asesino. Quizás Kang Taeshik podría haber ignorado con arrogancia la presencia de un sanador de rango B, pero era poco probable que un veterano de más de tres años, cometiese tal error. ‘La persona que detuvo a Kang Taeshik ese día no fue el rango C, Chiyeol, sino alguien más que estaba con ellos.’ No había pruebas sólidas, pero Ahn Sangmin estaba seguro de su teoría. Sung Jinwoo había pasado por un segundo despertar y se había transformado en un cazador de alto rango. Yoo Jinho había presenciado su poder en la incursión y decidió tentarlo para colocarlo en el gremio de su padre. Todo encajaba. ‘Esto es una gran noticia.’ Si Sung Jinwoo realmente era un cazador que había pasado por un segundo despertar, los únicos que sabían su verdadero valor eran Jinho y unos pocos más. Conociendo la imagen pública de Yoo Myunghan, no aceptaría descuidadamente a nadie en su gremio, especialmente como miembro fundador. Esta era la oportunidad para robar un talento que Yoo Myunghan había elegido. ‘Si derrotó a un cazador de rango B, ¡está al menos por encima!’ Ahora su prioridad sería conseguir a Sung Jinwoo antes de que otros gremios, especialmente el de Yoo Myunghan, fuera capaz de reclutarlo. La competencia se volvería feroz después de que Jinwoo volviera a pasar la prueba. Incluso si no alcanzaba una buena clasificación, no importaría. Dado el hecho de que había pocos cazadores que habían pasado por un segundo despertar en todo el mundo, serían el objetivo principal de la prensa y, solo por eso, se convertiría en una fuente de poder publicitario. Una que no podía comprarse con dinero. Esta era una oportunidad que el gremio Tigre Blanco no podía desaprovechar. ‘Bueno, si ya ha firmado el contrato con Yoo Myunghan, es demasiado tarde…’ Pero había pocas posibilidades de eso. El hecho de que Sung Jinwoo estaba siendo evaluado a través de las puertas de rango C, era la prueba. ‘Existe una buena probabilidad de que no haya firmado nada.’ Y eso significaba que el gremio Tigre Blanco todavía tenía una oportunidad. ‘No hay tiempo que perder.’ – pensó Ahn Sangmin agarrando el abrigo de su silla. – “Gicheol, vámonos.” Necesitaba a su mano derecha para esto. Hyun Gicheol era un hombre al que Ahn Sangmin le confiaría su protección. “¿Señor? Jefe, ¿a dónde vamos?” – dijo Hyun sorprendido. “¿Dónde piensas? ¡A reclutarlo!” “¿Usted mismo va a salir para reclutar a alguien?” “Por supuesto, ¿eso no está permitido?” Ahn Sangmin se dio la vuelta rápidamente para salir mientras que Hyun Gicheol lo siguió con la cabeza inclinada. ‘¡Qué extraño…!’ Desde que se había convertido en jefe del departamento hacía dos años, esta era la primera vez que Ahn Sangmin salía del edificio para reclutar a alguien en persona.



TATE Capítulo 11

Capítulo 11
Los logros de un esclavo
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Después de nuestro almuerzo dentro del restaurante, nos dirigimos a la pradera. Por cierto, Raftalia estaba tarareando alegremente. Sin embargo, al ver la pradera, empezó a temblar con miedo en sus ojos. “Puede ser aterrador, pero definitivamente te protegeré de los monstruos.” Ella ladeó la cabeza al oír mis palabras. “Vamos, estos debiluchos solo me dan comezón cuando muerden, ni siquiera siento dolor.” Raftalia se quedó pasmada cuando le mostré la galería de globos escondidos bajo mi manto. “¿Eso no es, doloroso?” “Nop.” “Entonces…” “Voy a ser el tanque.” “Sí… *Koho*…” Estaba un poco preocupado por su tos, pero parecía estar bien. Recogimos hierbas medicinales a lo largo del camino mientras nos dirigíamos hacia el bosque. ‘Oh, aquí vienen de nuevo.’ Tres Globos Rojos salieron volando de un arbusto dentro del bosque. Me sacrifiqué para asegurarme de que ninguno de ellos mordiera a Raftalia. “Está bien, hazlo como lo hicimos hace un rato.” “¡Hai…!” Una Raftalia motivada cargó vigorosamente y apuñaló por la espalda a los Globos Rojos. *¡POP! ¡POP! ¡POP!* Con esto, Raftalia subió al nivel 2.

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Rojo Pequeño se ha desbloqueado.

Escudo Rojo Pequeño
Bono de Equipo:
Defensa +4 (No Dominado)
Inmediatamente cambié mi escudo. Los ojos de Raftalia se le salieron cuando vio transformarse mi escudo. “Amo… ¿quién eres?” Ella no parecía saber que yo era el único e inigualable Héroe del Escudo. Bueno, hasta ahora ella no había sido más que una esclava semi-humana. “Soy un Héroe. El Héroe del Escudo.” “¿El héroe legendario?” “¿Así que lo sabes?” Raftalia asintió tímidamente. “Así es, soy un Héroe convocado. Hay tres personas más como yo… ¡Pero soy el más débil de todos!” Comencé a morderme las uñas, tratando de contener este repentino arrebato de ira. Mi cabeza estaba llena de sed de sangre cuando las caras de esos cabrones aparecieron. Raftalia estaba asustada por mis ojos, sabiendo instintivamente que no debía profundizar más en esto. “Por el momento, la tarea de hoy será cazar monstruos en este bosque. Yo los agarro y tú los perforas.” “Hai…” Se había acostumbrado un poco a esto ya que Raftalia asintió obedientemente. Y luego, siempre que nos encontrábamos con enemigos dentro del bosque, usábamos la táctica común de enfurecerlos para atraerlos e incapacitarlos mientras Raftalia iba a matarlos. A mitad de camino, nos encontramos por primera vez con un enemigo que no era un Globo.

Hongo Roux
Una seta blanca móvil.
Tiene ojos afilados e inclinados, y es aproximadamente del tamaño de una cabeza humana.
Lo golpeé experimentalmente, y dio una respuesta idéntica a la de un Globo Rojo. Raftalia también derribó a este. Este tipo de monstruo también apareció en diferentes tonalidades de color; me encontré azules y verdes.

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Hongo se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Hongo Azul se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Hongo Verde se ha desbloqueado.

Escudo Hongo.
Bono de Equipo:
Identificación de Plantas 1 (No Dominado)

Escudo Hongo Azul
Bono de Equipo:
Recetas de Compuestos Simples 1 (No Dominado)

Escudo Hongo Verde
Bono de Equipo:
Bono de Equipo: Compuesto de Aprendiz (No Dominado)
No había aparecido bonificación de estatus; todos ellos me dieron bonificaciones a nivel de habilidades. Compuestos… Producir medicina de forma masiva será muy valioso.
* * *
Al final del día, el nivel de Raftalia aumentó en tres, así que en total estaba ahora en el nivel 5. Caminamos por el prado y acampamos alrededor del lecho del río por la noche. “*Koho…*” Raftalia llegó a mi lado sin hacer ninguna queja. Supongo que le haría bien si aprendiera a apreciar el dinero experimentando la dificultad de hacer algo. Después de encender una fogata junto al río con un poco de leña, saqué una toalla de dentro de mi bolsa y se la di a Raftalia. “Ve a lavarte por ahora. Cuando termines, vuelve aquí y calienta tu cuerpo frío con el fuego.” “Hai…” Raftalia se quitó la ropa y se zambulló en el río, donde comenzó a limpiarse. Durante ese tiempo empecé a pescar para preparar nuestra cena. Mientras lo hacía, me mantuve atento para vigilar a Raftalia. Solo debería haber globos débiles merodeando por esta zona, pero sería prudente no bajar nunca la guardia. Eché un vistazo a la cosecha de hoy.

Una abundante cantidad de Hierba Medicinal Prado Silvestre.
Una espléndida cantidad de Hierba Medicinal que no suele crecer en el prado.
Una cantidad razonable de Globos.
Una cantidad razonable de Surtido de Hongos.
Número de escudos desbloqueados: 4 tipos.
Mhm. Una diferencia obvia en eficiencia. Comprar un esclavo había sido la elección correcta. Así es. Ahora debería intentar probar a hacer compuestos. Abrí Recetas de Compuestos Simples. Una ventana apareció, mostrando una combinación de fórmulas que podían ser hechas con las hierbas medicinales que ya había recolectado. En cuanto al equipo… Supongo que solo puedo hacer una cantidad limitada usando las piedras y guijarros de la orilla del río. Así que vamos a probar las recetas que se pueden hacer con un mortero. Sin embargo, las recetas simples no tenían ningún registro de técnicas de mezcla dentro de ella. *Gori gori gori* Intenté imitar las maneras del dueño de la farmacia cuando mezclaba su medicina para ver los resultados.

¡Has hecho una Píldora Sanadora!
Calidad de la Píldora Sanadora: Mala → Un Poco Mala.
Una píldora que acelera la recuperación de una herida, necesita ser aplicada sobre la herida para recibir los efectos.
Este tipo de Icono flotaba frente a mis ojos. Bien, había sido un éxito. El escudo estaba reaccionando, pero decidí mantener la medicina por ahora. Muy bien, es hora de intentar una receta desconocida. A veces el compuesto fallaba y la cosa se convertía en un residuo negro azabache. Esto era más divertido de lo que esperaba. *Pachi pachi pachi* Se podía oír el sonido del crepitar del fuego. Raftalia terminó de lavarse y se había ido a calentar junto a la hoguera. “¿Ya estás caliente?” “Sí. *Koho*…” Esto se parecía mucho a un resfriado. El traficante de esclavos dijo que estaba enferma. Casualmente… Había una medicina para el resfriado entre los remedios experimentales.

Medicamentos.
Calidad: Algo Aceptable.
Este medicamento es eficaz contra un resfriado leve.
“Oye, bebe esto.” Estaba un poco ansioso, pero esto era mejor que nada. “Muy amargo, no me gusta… Guh…” Raftalia trató de decir algo egoísta, pero le dolió el pecho. “Toma.” “S… Sí.” Raftalia tembló al tragar la medicina que le pasé. “Haa… Haa…” “Ya está, buena chica.” Raftalia una vez más me miró con perplejidad cuando le acaricié la cabeza. Ah, estas orejas de tanuki eran muy esponjosas. Se abrazó la cola mientras se sonrojaba, negándose a dejarme sentirla. ¿Pensaría que iba a intentar tocarle la cola cuando la acaricié? “Toma, esta es tu cena.” Le di un pescado a la parrilla a Raftalia, y luego volví a componer medicina. Siempre me ha encantado trabajar en este tipo de proyectos delicados. El sol se ocultó por completo, pero yo seguí componiendo, usando la hoguera como fuente de luz. Fumu… Esto era divertido en muchos sentidos. Después de haber terminado de comerse el pescado, Raftalia miró somnolienta la fogata mientras emitía unos sutiles ronquidos. “Duérmete.” Al escuchar mi orden, Raftalia sacudió repetidamente la cabeza. ¿Estaba siendo tímida? Se negaba a dormir como una niña malcriada… Bueno, supongo que era una niña. De todos modos, parecía que al final se quedaría dormida. Ahora que lo pienso, ¿había sido efectiva la medicina? No la había oído toser desde entonces. Después examiné los remedios que había conseguido a partir de mis experimentos, y la mayoría de ellos tenían efectos simples. Aquellos considerados inferiores fueron absorbidos por el escudo.

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Medicina Pequeño se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Veneno Pequeño se ha desbloqueado.

Escudo Medicina Pequeño
Bono de Equipo:
Aumenta los Efectos de los Medicamentos (No Dominado)

Escudo Veneno Pequeño
Bono de Equipo:
Resistencia al Envenenamiento (Pequeño) (No Dominado)
Ambos parecían estar relacionados con el Escudo Hoja y el Escudo Hongo. Aunque no tenía ni idea de cómo funciona ‘Aumenta los Efectos de los Medicamentos’. ¿Aumenta el efecto de los medicamentos que uso sobre mí mismo, o el efecto de los medicamentos que creo? Bueno, como sea. No hay duda de que la cosecha de hoy había sido buena. “No… Ayuda…” Raftalia emitió una voz extraña. La Raftalia dormida parecía tener una pesadilla. “¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!” Sentí que mis oídos se quedaron sordos por un momento. Esto apestaba. Los Globos venían hacia nosotros; probablemente se habían sentido atraídos por sus gritos. Rápidamente me acerqué a Raftalia y le tapé la boca. “¡H――――――――――――――!” Sin embargo, todavía se oía un ruido fuerte, entonces recordé la preocupación del traficante de esclavos por este dilema. Esto era ciertamente problemático. “Cálmate, cálmate ya.” Sostuve la sollozante Raftalia en mis manos y la acuné. “Noo… A-san… O-san.” ¿Estaba llamando a sus padres? Raftalia no podía hacer otra cosa más que llorar y extender su mano, pidiendo ayuda. “Está bien… Está bien, ahora estás a salvo.” Le acaricié la cabeza y continué acunándola. “No llores. Sé fuerte.” “Huhu…” Continué abrazando a la llorona Raftalia. “¡Grah!” Un globo que fue atraído por sus gritos apareció. “Fu…” En serio, incluso en un momento como este. Sostuve a Raftalia cerca de mí y cargué contra el globo. “¡Uwoooooooooooooooooooooooooooooo!” *¡Chun! … ¡Chun! * “¿Ya ha amanecido?” Qué noche tan terrible. Para cuando terminé con la horda de globos que habían aparecido, los gritos de Raftalia también habían comenzado a calmarse. Pero cuando trataba de separarme de ella, aunque fuera un poco, ella empezaba a llorar de nuevo. Entonces los globos aparecían una vez más. Es por eso que no pude pegar un ojo para dormir. “Nn…” “¿Estás despierta?” “¿¡Hiii!?” Raftalia abrió ampliamente los ojos, sorprendida, ya que la estaba sosteniendo frente a mí. “Arfff… Estoy cansado.” Todavía faltaba algún tiempo para que se abriera la puerta de la ciudad. Así que planeaba tomar una siesta rápida por ahora. Hoy tenía que vender la medicina que había hecho ayer; esto debería producir más beneficios que las hierbas medicinales sin procesar. Si el valor de las hierbas fuera más alto que el del medicamento, entonces no tendría sentido que la gente los hiciera. “Dormiré un rato. En cuanto al desayuno… ¿Te gustaría el pescado de ayer?” Raftalia asintió tímidamente. “Entonces, buenas noches. Llámame si aparece algún monstruo.” Era doloroso mantener los ojos abiertos, así que rápidamente me invitaron a una oscuridad llena de sueños. Todavía no sabía la razón de los ataques de pánico de Raftalia. Y tampoco me interesaba oír hablar de ello. Lo más probable era que se debiera a la conmoción de haber sido vendida por sus padres, o tal vez por haber sido secuestrada. Aunque fuera esta última, no tenía la obligación de devolverla. Después de todo, este caballero había pagado mucho dinero por esta esclava. Estaba bien si ella guardaba rencor por esto. Yo necesitaba hacer todo lo que pudiera para sobrevivir. Tengo que encontrar la manera de volver a mi viejo mundo, eso es todo.


TBATE Capítulo 12

Capítulo 12
Encuentro
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Inmaculada. Esa fue la única palabra que se me ocurrió mientras miraba boquiabierto la ciudad de los elfos. Parecía que habíamos sido teletransportados justo delante de las puertas. Las edificaciones que veía parecían estar hechas de un material similar al jade. Estas edificaciones eran tan perfectas y lisas que parecían haber sido talladas de una piedra única y enorme. Los gigantescos árboles hacían este lugar mucho más imponente, ya que estaban entrelazados a las edificaciones, llenando toda la ciudad de un ambiente distintivo y orgánico. Al mirar arriba, vi que había casas construidas en ramas anormalmente gruesas que se extendían de los enormes troncos y eran incluso más grandes que las edificaciones, de las cuales salía humo por sus chimeneas. Todo el terreno de la ciudad estaba cubierto por un frondoso y blando musgo, en el que solo las estrechas aceras y el camino principal estaba pavimentado con piedra lisa. La densa cantidad de ramas que salían de los arboles cubría la mayor parte de la ciudad como un techo que daba sombra, pero había un brillo luminoso y cálido por toda la ciudad, gracias a las numerosas esferas de luz en cada esquina y calle. Aún estaba procesando lo que veía, boquiabierto, cuando de pronto me sorprendieron unas sombras que pasaron como una bala enfrente mía. Todavía sostenía la mano de Tess cuando un grupo de lo que parecían ser guardias aparecieron de pronto. Estos elfos guerreros emanaban un aire solemne, ya que estaban completamente vestidos con trajes negros con adornos verdes y tenían una hombrera dorada a su izquierda. Los cincos guardias portaban un estoque en su cintura. Mentalmente noté que estos guardias no emanaban ningún aura. Tanto los potenciadores como los conjuradores emiten una ligera aura de sus cuerpos. El hecho que no pudiera sentir ninguna fuga de su maná significaba dos cosas: sus núcleos de maná tenían un nivel tan alto que no podía sentirlos, o tenían tal nivel de control de su maná que no se les escapaba nada. De todos modos, eso significaba que estos tipos eran tan impresionantes como sus atuendos. Los guardias ignoraron mi presencia y, de pronto, se arrodillaron frente a Tess al unísono. “Bienvenida de vuelta, Princesa Real.” “…” Mi mirada se movió de un lado a otro, mirando a los guardias y a Tess, recordando el momento en el que bromeando la llamé ‘Su Alteza’. ¿Tessia era realmente la princesa de todo este reino? Cuando intenté soltar su mano, la apretó con más fuerza, y con una fría y apática voz que creí que era de alguien diferente, dijo: “Pueden levantarse.” Se levantaron con su puño derecho sobre el pecho, y el caballero que estaba al frente empezó a decir: “Princesa, llegamos tan pronto vimos que la puerta de teletransportación real estaba siendo usada. El Rey y la Reina están…” Antes de que pudiera terminar de hablar, escuché un grito no muy lejos. “¡Mi bebé! ¡Tessia, estás bien! ¡Oh, mi bebé!” Hacia nosotros venían corriendo un hombre y una mujer de mediana edad. Por la corona que portaba el hombre y la tiara de la mujer, asumí que eran el Rey y la Reina. El alto y fornido Rey vestía una decorada y holgada túnica. Sus penetrantes ojos color esmeralda, se tensaron cuando nos vieron, y sus finos labios hacían juego con su corto pelo al estilo militar. Mientras que el Rey tenía una apariencia solemne y algo reservaba, la Reina quitaba el aliento. A pesar de que ya había pasado su juventud, la edad no podía ocultar su belleza. Sus redondos ojos brillaban de un tono azul claro, contrastando con sus exuberantes labios rosados. Su plateado cabello se rizaba al final, y mientras corría hacia nosotros se agitaba en su espalda. Su bien proporcionada figura se podía percibir por debajo de su vestido. Las mejillas de su madre estaban llenas de lágrimas mientras que su padre tenía una preocupada expresión intentando contener las lágrimas. Giré mi mirada hacia la cara de Tess, que empezó a enternecerse y comenzó a llorar también. Solté su mano y gentilmente la empujé hacia sus padres, sintiéndome un poco sentimental. Tess llegó a los brazos de su madre y ambas empezaron a sollozar; el rey, que había caído de rodillas, enterró la cabeza en los hombros de su hija. El último en llegar fue un anciano que ya había pasado la plenitud de la vida. Todos sus rasgos faciales eran afilados, y tenía una mirada que podía matarte si es que hicieras contacto visual. Su cabello era blanco puro, estaba atado en su espalda, e iba bien afeitado. Este anciano no dijo nada, pero sus ojos se volvieron un poco cálidos cuando vio a Tessia. Les tomó varios minutos a Tess y a sus padres calmarse. Mientras tanto, a mí los guardias me miraban como si tuvieran dagas en los ojos, e incluso el anciano me miraba con curiosidad. El Rey finalmente se puso de pie y, a pesar de que sus ojos estaban rojos, aún tenía un aire de solemnidad. “Como Rey de Elenoir y padre de Tessia, debo disculparme por esta antiestética apariencia, y más importante, deseo agradecerle por acompañar a salvo a casa a nuestra hija.” – dijo con una voz un poco ronca. – “Por favor, acompáñenos a nuestra casa para que pueda descansar. Después podrá contarnos lo que ha ocurrido.” Su tono era gentil, pero insinuaba que no tenía ninguna opción, así que simplemente asentí en consentimiento. Cuando estaba a punto de seguirlo, Tess se acercó y volvió a tomar mi mano, llenando las expresiones de la gente que nos rodeaba de asombro. No pude evitar reír incómodo mientras rascaba mi cabeza, incapaz de encontrar las palabras apropiadas para una situación así. Después de un incómodo y agotador viaje que pareció mucho más largo de lo que realmente era, llegamos al castillo. Sin embargo, en vez de un castillo, parecía ser un enorme árbol. Este árbol, probablemente necesitaría de cientos de personas para que pudieran rodearlo con sus brazos, estaba hecho de una piedra blanca, que suponía había pasado de alguna manera por un proceso de petrificación. Al pasar por las puertas delanteras del árbol, me sorprendió gratamente lo impresionante que era el interior del castillo. Había dos escaleras curvas que formaban un círculo, y en el medio flotando había un gigantesco candelabro. Este candelabro parecía estar hecho de los mismos orbes de luz que había por toda la ciudad. Le dije al Rey y a la Reina que no necesitaría un descanso y que tan pronto llegáramos les contaría lo ocurrido, así que eso hicimos. Sin siquiera bañarnos, la comitiva de bienvenida nos ubicó en una mesa rectangular en la planta baja. El padre de Tess estaba en el otro extremo de la mesa justo en frente mío. La madre de Tessia estaba sentada perpendicularmente a su esposo, y Tessia se quedó a su lado. El abuelo estaba sentado en frente de la madre y la hija, dejando un espacio bastante grande entre nosotros, y tras el Rey estaban de pie los cinco guardias. Con sus codos apoyados en la mesa, y sus dedos entrelazados, el Rey fue el primero en hablar. “Niño. ¿Cómo dijiste que te llamas?” “Perdone mi tardía presentación. Me llamó Arthur Leywin, y vengo de un remoto pueblo del Reino de Sapin. Rey, Reina, Anciano, caballeros; es un placer conocerlos.” Me puse de pie, incliné mi cabeza ligeramente dirigiéndome a cada uno de ellos y volví a sentarme. La discusión no progresaría si me iban a tratar como a un niño. Tanto el Rey, la Reina, como los guardias mostraron una evidente sorpresa por mi comportamiento maduro, mientras que al abuelo se le veía una sonrisa de diversión; Tess me sonrió tímidamente. Recuperando la compostura, el Rey continuó. “Parece que eres mucho más maduro de lo que aparentas. Perdóname por asumir lo contrario. Mi nombre es Alduin Eralith y esta es mi esposa, Merial Eralith y mi padre Virion Eralith. En cuanto a los que pasó, por favor cuéntanos. Nos gustaría escuchar tu versión de lo ocurrido.” Pidiéndole que olvidara las disculpas, comencé a contarle la historia. En primer lugar, me aseguré de ser muy vago cuando les contaba cómo es que había llegado al Bosque Elshire; simplemente les dije que me había separado de mi familia después de encontrarnos con bandidos, logrando sobrevivir por suerte. Inevitablemente, tuve que contarles que era un mago. Cuando dije esto, todos, incluso Tess, mostraron miradas de completa incredulidad. Debido a la falta de obstáculos durante nuestro viaje de regreso, nunca tuve que usar maná, así que tampoco me molesté en darles explicaciones. Uno de los guardias dijo que estaba mintiendo y que probara que realmente era un mago, pero inesperadamente el abuelo de Tess le dijo que se callara. Luego juntó sus manos sobre la mesa y me miró con un renovado e inquietante interés. Rápidamente avancé, contándoles cómo había encontrado el carruaje y veía que cargaban a una niña atada a la parte trasera del carruaje antes de partir. Ante esto, el Rey golpeó con ambas manos la mesa, sus ojos se estrecharon mostrando una mirada amenazadora. “Sabía que debían de ser humanos...” Corrigiendo su comentario un poco racista le dije: “Eran traficantes de esclavos. Tanto ellos como los bandidos secuestran no solo a elfos, sino también a humanos, incluso yo también fui una víctima.” Esto logró que el Rey se callara y volviera a sentarse, dejando escapar una suave tos. “No le pregunté a Tess… ¡Ejem…! A la Princesa, pero tengo curiosidad sobre cómo los traficantes capturaron a la princesa de este reino.” – pregunté, casi llamando a Tessia por su apodo. No creí que fuera bueno llamarla tan informalmente mientras todos estaban presentes. El Rey parecía un poco avergonzado antes de decir: “Mi esposa y yo tuvimos una pequeña discusión con Tessia, y ella decidió rebelarse huyendo. Esperamos a que se calmara un poco antes de ir a buscarla, ya que sabíamos dónde iba cuando se enojaba, pero desafortunadamente, se encontró con los hu… Traficantes de esclavos.” Ah… una princesa que se escapaba de casa. Le hice una pequeña sonrisa a Tess y respondió sacándome la lengua, con su cara enrojecida. Con la mirada perdida, continué narrando los detalles de la pelea con los traficantes. “Por suerte, tomé por sorpresa a los traficantes de esclavos y me las arreglé para deshacerme de ellos, antes de desatar a la princesa y escoltarla aquí.” “Así que nos dices que un niño de cuatro años logro ‘por suerte’ matar a cuatro adultos; uno de ellos era un potenciador, y lo cuentas como si no fuera gran cosa.” – dijo el padre del rey sentado frente a Tess, removiéndose en su asiento de tal forma que solo dos de las patas de la silla tocaron el suelo. “Así es. Dos estaban dormidos y los otros dos que quedaban simplemente no estaban en guardia, así que deshacerse de ellos no fue muy complicado.” – le refuté. El anciano solo respondió con un perezoso encogimiento de hombros. Después de terminar de contarles los sucesos, aclaré mi garganta antes de contarles el motivo por el que había venido hasta aquí. “Como les dije, han pasado más de cuatro meses desde que vi a mis padres. No planeo estar mucho tiempo en su reino, ya que deseo encontrarme pronto con ellos, así que me preguntaba si es que tenían una puerta de teletransportación que pudiera llevarme a la ciudad de Xyrus o algún lugar dentro de Sapin.” “¡¿Ya te vas a ir, Art?!” – exclamó Tess levantándose de golpe de su asiento, con su cara en estado de pánico. Tanto su madre como su padre se miraron desconcertados y pronunciaron mudamente ‘Art’. El anciano solo lanzó una sonrisa maliciosa y se rio, balanceándose en su silla. “No creo que sea muy apropiado, ya que soy un humano, que permanezca mucho tiempo dentro del reino, Princesa. Además, deseo asegurarme de que mi familia está a salvo y decirles también que estoy bien.” – le respondí, dándole una tímida sonrisa. El Rey también respondió a Tess. “Han pasado un par de cientos de años desde que entró un humano al Reino Elenoir y tú, Arthur, eres el primer humano que ha llegado a la capital de este Reino, la ciudad de Zestier. Sin embargo, por salvar a nuestra hija y tomarte la molestia de acompañarla todo el camino de vuelta, tienes todo el derecho de recibir una recompensa adecuada…” Le di un rápido vistazo a Tess y vi que tenía la cabeza baja, con su pelo gris plomizo cubriendo su rostro. “Desafortunadamente, la puerta de teletransporte que estaba vinculada al Reino Sapin solo se abre una vez cada siete años, para la Conferencia de la Cumbre entre las Tres Razas... La última Cumbre fue hace dos años, para que vuelva a funcionar faltan otros cinco años.” – continuó el Rey. No pude evitar soltar un profundo suspiro por la decepción. “Sin embargo, estamos más que dispuestos a enviar un grupo de guardias para que te escolten de vuelta a tu hogar. Tienes razón al decir de que no es sabio de que permanezcas mucho tiempo en este reino. Si bien algunos son tolerantes, muchos guardan rencor a los humanos debido a la guerra de hace mucho tiempo.” – dijo mientras enseñaba una breve, pero dolorida, sonrisa. Asentí de acuerdo. Al menos sería capaz de volver a casa a salvo. “Por ahora, por favor siéntete como en tu propia casa. Mañana por la mañana estarán listos tus escoltas. Te aconsejo que no deambules por la ciudad, por las razones que te dije.” El Rey chasqueó su dedo y una elfa anciana que vestía un uniforme de sirvienta se acercó y me llevo a mi habitación. El lugar al que me llevó era grande, pero resultaba elegantemente sencilla en cuanto a su mobiliario. Los únicos muebles que habían era un sofá, una mesa para el té, una cama, y un tocador, cada uno estaba hecho de madera y parecían estar hechos a mano por expertos artesanos. Tan pronto entré a la habitación, cerré la puerta, me desnudé y fui directo al baño. La ducha fue una sorpresa agradable, ya que era una simple cascada que parecía fluir naturalmente del techo y se drenaba en el suelo. Sin embargo, el constante flujo del agua no parecía cambiar la sorprendentemente agradable temperatura del agua, que era lo suficientemente caliente para relajar mi cuerpo y mis poros. Cuando terminé de vestirme con una túnica muy sedosa y unos pantalones cortos, puse la piedra que Sylvia me dejó dentro del bolsillo del pecho y una vez más, intenté analizar mi núcleo de maná. Pasaron cerca de unos treinta minutos y tras lograr un mínimo progreso, oí que golpeaban la puerta. “¡Adelante!” Al abrir la puerta, encontré a Tess haciendo pucheros. Nada más abrir me dio un ligero puñetazo en el pecho. “¡Tonto! ¿Por qué antes te comportaste tan poco amistoso con mi familia?” – dijo quejándose, pasando a mi lado y sentándose en la cama. “Bueno, en primer lugar, ¡nunca me mencionaste que eras la princesa de todo este reino!” Sacudiendo mi cabeza, agarré la mano de Tess y la saqué de la habitación. Fuéramos niños o no, no creo que a sus padres les gustara que su hija estuviera en el cuarto de un chico. “¡Vamos, enséñame el castillo! No creo que tenga la oportunidad de visitarlo de nuevo.” Inmediatamente me arrepentí de decir eso. Escuché el débil sonido de Tess sorbiendo sus mocos antes de que empezara repentinamente a llorar, intentando hablar mientras sollozaba. “¡Art! No quiero que… ¡Sniff! Te vayas… Eres la primera… ¡Sniff! Persona con la que me vuelvo cercana…” “…” Acaricié suavemente su cabeza mientras se frotaba sus ojos con una mano, mientras que con la otra sostenía mi propia mano. Continuamos caminando en silencio, excepto por los leves ruiditos cada vez que Tess sorbía sus mocos, hasta llegar al patio de la parte trasera del castillo, donde los orbes flotantes daban un resplandor tenue, iluminando el bien cuidado jardín logrando una atmosfera apacible. No pude evitar imaginar cuán diferente sería esta escena si tuviéramos diez años más. Antes de que pudiera terminar mi pensamiento, una descaradamente clara intención asesina bombardeó mis sentidos. Milisegundos después, un tenue destello me hizo notar la posición del proyectil que se dirigía a Tess. Empujé a la princesa que aún lloraba y me preparé para detener el proyectil con mi mano reforzada con maná. En ese instante, una negra figura apareció atrás mío, con su brazo derecho en posición de ataque. Tras detener el proyectil, inmediatamente me volteé para bloquear al asesino con lo que fuera que me había lanzado. Pero para mi sorpresa, estaba cara a cara con el abuelo de Tess. Salté fuera de su rango antes de gritarle enojado: “¡¿Qué demonios?! ¿Por qué intentas matarnos?” “Niño. Puede que doliera un poco, pero dudo que ese juguete de tu mano pueda matar a alguien.” – dijo mientras se reía. Miré hacia mi mano y vi un proyectil del tamaño de un lápiz, con ambos extremos sin puntas y recubierto con una capa de algo parecido a la goma. ¡Me había engañado! “¡Ja, ja! ¡Buena reacción, buena reacción! ¡No pensé que atraparías mi pequeño regalo y lo usarías para bloquear mi próximo ataque! ¡Verdaderamente maravilloso! ¡Sin embargo, tu uso del maná fue mediocre en el mejor de los casos!” Continuó lanzándome una espada de madera para mi tamaño mientras sacaba una para él, solo un poco más grande. “¡Ahí voy!” Sin siquiera darme tiempo para ponerme en posición o incluso para aceptar su improvisado entrenamiento, se lanzó corriendo hacia mí. ¡Este viejo estaba loco como una cabra! Bajé mi postura y en lugar de ir a la defensiva, también me lancé hacia él, acelerando mi velocidad para desequilibrar el ritmo de su ataque. Apunté a sus dedos que agarraban la espada, atacándolo hacia arriba, reforzando mi cuerpo por completo. Justo antes de que mi espada tocara su mano, solo pude golpear el aire ya que había desaparecido de mi vista. Girando mi cabeza para ver atrás, lo vi a un par de metros de distancia. “Eres escalofriante pequeño mocoso, ¿cierto? ¡Parece que tendré que ponerme un poco más serio!” – dijo el abuelo mientras sonreía. Su velocidad aumentó aún más. Incluso con las batallas y el entrenamiento de mi vida pasada, apenas era capaz de verlo. Sin embargo, ser capaz de verlo y poder responder sus ataques eran dos cosas completamente diferentes. Me sentía como si fuera una bolsa de arena, ya que solo podía maldecir mi propio cuerpo. Era capaz de bloquear uno de cada tres golpes que me daba. Al diablo con la técnica, este viejo loco me estaba tomando el pelo por su velocidad. La única razón por la que aún era capaz de seguir era porque estaba usando técnicas de espada y juegos de pies para minimizar mi movimiento, aparte del hecho de que, debido a mi tamaño, era un objetivo pequeño. Después de unos diez largos minutos de ser tratado como un poste de madera de entrenamiento, comencé a notar ciertos patrones en los ataques del abuelo. Cuando apareció tras de mí, a punto de hacerme una barrida horizontal a mis piernas, puse toda mi fuerza en mis piernas y salté hacia atrás con la espada en mi axila, apuntando a su cabeza. Con un fuerte golpe creado por la fuerza del aterrizaje, el viejo loco tropezó antes de recuperar el equilibrio. “¡JA, JA, JA, JA! ¡Supongo que lo merecía!” – dijo mientras reía y se frotaba su hinchada frente. A todo esto, al principio Tess se había sorprendido, pero después de darse cuenta que era solo una práctica, se calmó. Sin embargo, usó esta oportunidad para saltar y aplastar al abuelo. “¡Abuelo! ¡Estas lastimando demasiado a Art! ¡Deberías haber sido menos severo!” – dijo mientras pellizcaba el costado al abuelo. “¡AHH! Eso duele, pequeña. Ja, ja, me temo que si hubiera sido menos severo con Arthur, ¡él sería el que hubiera sido intimidado!” – respondió mientras gentilmente levantaba a su nieta. Apareció en frente mío y de pronto puso su mano derecha en mi esternón. “Justo como pensé. Tu cuerpo está en un estado de peligro…” Lo miré sin entender. Por el uso constante de la rotación del maná y la meditación, mi cuerpo debía ser más saludable que incluso el del niño de cuatro años mejor alimentado. Virion, notando mi dubitativa expresión, presionó su palma en mi esternón en cierto ángulo, provocando un familiar agudo dolor. “Tu manipulación del maná es buena para un principiante a pesar de tu edad, y tus técnicas de espada y experiencia peleando son lo suficientemente aterradoras para preguntarme qué tipo de vida has llevado para aprender todo esto.” Sus ojos se estrecharon. “Pero no mencionaste algo importante en la historia que nos contaste.” Podía sentir mis latidos aumentando al mismo tiempo que comencé a sospechar que había descubierto algo de Sylvia. “Lo he decidido. ¡Arthur, conviértete en mi discípulo!” – dijo mientras asentía con su cabeza, lanzándome con la guardia completamente baja.



TBATE Capítulo 11

Capítulo 11
De aquí para allá.
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Parece que pasó una buena hora hasta que finalmente se calmó la chica. No podía culparla; ser secuestrado a la fuerza incluso le causaría un trauma a un adulto, y solo parecía ser un poco mayor que yo. Cuando me senté a su lado para consolarla, me di cuenta de lo extraña que era esta situación. Un niño de cuatro años estaba acariciando suavemente su cabeza en la parte trasera de un carruaje mientras que cuatro cadáveres eran devorados justo al lado. “Qu… ¿Qué les ha pasado a esos tipos malos?” – dijo mientras sorbía sus mocos con una voz un poco nasal. No sabiendo si era apropiado decirle a una chica de siete años sobre sus muertes, le dije simplemente: “Eh… Tuvieron un accidente muy desafortunado.” Analizó mi expresión dubitativa a la vez que levantaba una ceja, miró hacia el suelo y dijo: “Se lo merecen.” Mirándola de cerca, no pude evitar notar que tenía todas las características necesarias para ser una gran belleza en el futuro. Ni su largo cabello de color gris plomizo, que había confundido con un color plateado por la luz del sol, ni su desaliñado estado podían cubrir la belleza innata que parecía irradiar por cada uno de sus poros. Sus temblorosos y relucientes ojos verde azulados tenían la forma de almendras perfectamente redondeadas y su nariz respingona, que estaba roja por tanto llorar, combinaba con sus labios rosados. Si bien cada uno de sus rasgos faciales daban la impresión de ser joyas cuidadosamente talladas, la pálida y cremosa piel de su rostro parecía un lienzo, en el cual sus rasgos hacían que fuera una obra de arte surrealista, casi fantasmal. Por supuesto, solamente estaba observándola de forma especulativa como un caballero o un rey que disfruta observando la belleza del mundo. No iría tan lejos para decir que me estaba ‘fijando en ella’. La ayudé a levantarse antes de volver a decir: “Esas personas que intentaron secuestrarte ya no te perseguirán más. Así que, ¿crees ser capaz de volver sola a tu casa?” Instantáneamente, sus ojos se contrajeron de miedo y una expresión de pánico se formó en su rostro. Sus ojos se llenaron de lágrimas y con sus dos manos se aferró a mí, apretando mi camisa; incluso un bebé sabría cuál era su respuesta por cómo había actuado. “Mira, es que también necesito volver a casa. ¿Acaso los elfos no están normalmente a salvo dentro del bosque?” – le dije soltando un suspiro mientras intentaba quitar sus garras, quiero decir, sus dedos de mi camisa. Sacudió su cabeza intensamente, como un perro secándose, y refutó: “Las bestias solo les tienen miedo a los adultos… Mis padres me advirtieron que los sabuesos y los Hombres árbol se comen a los niños.” Normalmente me sorprendería por escuchar algo como un golem de los árboles, pero después de ver cómo un rey demonio se había convertido en un dragón, ya no me sorprendía tan fácilmente. Froté el puente de mi nariz, intentando encontrar una solución a todo esto. “¿Cuánto se tarda en llegar a donde vives desde aquí?” “…” – todavía sosteniendo mi harapienta camisa, miró al suelo y confesó. – “No lo sé…” Aguanté las ganas de soltar otro suspiro, ya que la pobre chica parecía que ya estaba a punto de volver a llorar, y acepté llevarla a casa. El Reino Elenoir estaba bastante lejos hacia el Norte, así que mi única esperanza era que existiera una puerta de teletransportación que pudiera llevarme a algún lugar cerca de Sapin. Le pedí a la elfa que esperara dentro del carruaje mientras reunía algunas cosas necesarias; la razón principal porque se lo pedí fue para que no viera los cadáveres destrozados de los traficantes de esclavos, ya que incluso a mí me resultaba difícil soportarlos. Finalmente, encontré una mochila lo suficientemente pequeña para que pudiera usarla sin que se arrastrara por el suelo; con cuidado doblé y metí una pequeña tienda dentro, junto a una bolsa de agua de cuero y algunas raciones secas. Recogí del suelo el cuchillo de Pinky con el que había luchado contra Danton y George y lo até a la parte delantera de mi cinturón, para poder así equilibrar el incómodo equipaje que llevaba a mi espalda. Antes de regresar al carruaje, liberé a los sabuesos del bosque al darme cuenta de que, aunque podían tirar del carro, no servían como monturas. Y, si los hubiéramos usado para ir en carruaje hasta el reino de los elfos, sería demasiado peligroso y destacaríamos como gallinas en corral ajeno. “Vamos a partir ahora.” – le dije tratando de sonar un poco más entusiasta por su bien. “¡Sí!” – asintió saltando del carruaje y alejándonos de la zona donde estaban los cadáveres.
* * *
Aprendí mucho acerca de la elfa durante el camino. Primero, su nombre era Tessia Eralith y hacía poco que había cumplido cinco años, lo que significaba que era casi un año mayor que yo, sin embargo, solo fisiológicamente. Tessia era una chica muy reservada, por no decir tímida y era muy educada conmigo, considerando el hecho de que yo era más joven que ella. Además, nunca se quejaba, lo que la convertía en una compañera de viaje muy agradable. Quizás, si es que no estuviera viajando en la dirección opuesta a mi destino, habría disfrutado de su compañía. Cuando la niebla se volvió más densa y llegó la puesta del sol, armamos la tienda para pasar la noche bajo unas raíces que habían brotado de un árbol particularmente grande. No pude colocar ninguna de las varillas de soporte que tenía en la mochila, así que usé una cuerda larga que había traído. La até a dos raíces y puse la lona de la tienda encima. Para hacer contrapeso, en sus extremos puse rocas cubiertas de musgo. Después de terminar de montar la tienda, saqué un par de raciones secas y le di un poco para comer. “Muchas gracias…” – dijo mientras hacía una leve reverencia. “Sabes, no tienes que ser tan formal conmigo. Soy más joven que tú y me sentiría mucho más cómodo si no estuvieras tan nerviosa.” – le contesté con mis mejillas llenas de comida seca. “De… De acuerdo, ¡lo intentaré!” – dijo mientras hacía una tímida sonrisa intentando contener su risa. Comencé a preguntarme si ella había sido criada por unos padres muy estrictos. O tal vez solo era una costumbre para los elfos y, al decirle que se sintiera más cómoda conmigo, le estaba proponiendo sin querer que se casara conmigo. Dándole un gesto de desdén, volví a llenar mi boca con más comida. Nos sentamos debajo de una de las raíces del árbol al lado de nuestra tienda y continuamos charlando. “Pu… ¿Puedes hablarme del reino de los humanos?” – preguntó de pronto, con sus ojos brillando con curiosidad. “¿Qué quieres saber?” “¿Cómo es una ciudad humana? ¿Cómo son los humanos? ¿Es verdad que todos los hombres humanos son pervertidos y tienen más de una esposa?” Me atraganté con las frutas secas que masticaba, y las escupí antes de que se quedaran atrapadas en mi tráquea. “No. A pesar de que no es contra la ley, solo la nobleza y las familias reales tienden a tener muchas esposas.” – le dije después de recuperarme, limpiándome la boca. “¡Ya veo!” Aunque sus ojos parecían decir otra cosa, y aún seguían brillando, continué, contándole un poco sobre el pueblo de Ashber y mi familia, y para pasar el rato le pregunté también a ella. “¿Cómo es vivir en Elenoir?” “Mmmm…” – reflexionó un poco antes de encontrar las palabras correctas para explicarme. – “No creo que sea muy diferente de lo que me has contado sobre dónde creciste, excepto que todos los niños deben ir a la escuela para conocer nuestra historia y aprender a leer y escribir. Cuando ‘despertamos’ se nos asigna un tutor y nos convertimos en su discípulo. Desde allí, solamente te dedicas a entrenar con tu maestro.” “Ya veo…” – murmuré, reflexionando sobre las diferencias entre el sistema educativo de los humanos y los elfos. Si bien el método educativo de los elfos era mucho más avanzado y no discriminaba, solo funciona porque el reino de los elfos era mucho más pequeño y mejor cohesionado en comparación con el reino humano, pero eso solo demostraría la gran diferencia que tendría la cultura en las futuras generaciones. Levantándome del suelo, le extendí mi mano para ayudarle a levantarse. Noté como vacilaba mientras que su rostro se ponía un poco rojo, pero asumí que, debido a la oscuridad, mis ojos me jugaban una mala pasada. “Duerme en la tienda, haré guardia afuera.” Vi cómo pensaba un poco mientras sus ojos se fijaban en mí, llenos de determinación. “No me importaría c-compartir la tienda, si te parece bien.” – su voz intentaba sonar calmada, pero su tono la traicionó. “Está bien. De todos modos, no tengo tanto sueño por ahora.” – le respondí mucho más apresurado de lo que quería. “Bueno…” – dijo malhumorada. ¿Acaso sus orejas se habían movido un poco hacia abajo? Asegurándome de que entrara a la tienda, me apoyé contra el enorme tronco del árbol y comencé a meditar. Primero examiné mi núcleo de maná. Sylvia había dicho que me había dejado algo que llamaba ‘voluntad’ pero, ¿cuánto afectaba esto a mi núcleo de maná? Examinando más profundo, noté, aunque débilmente, unas marcas en mi núcleo de maná cuando… “A… ¿Arthur?” – dijo Tessia asomando su cabeza fuera de la tienda. “¿Hay algún problema?” – le pregunté, girando mi cabeza para verla. “¡B-bueno! Verás… Es más probable que las bestias aparezcan si notan que eres un niño. Por eso, creo que, por nuestra seguridad, sería mejor que en… entraras a la tienda.” En este punto, Tessia había cubierto su rostro con la tapa de lona de la tienda, mirando solamente con un ojo. “¡Pft! Tessia, ¿tienes miedo de dormir sola en la tienda?” – dije mientras me reía. “Cla… ¡Claro que no! Solo lo sugería, por nuestra seguridad, ¡ya que así es la mejor opción!” – dijo insistiendo, mientras se asomaba, casi saliendo de la tienda. “Si ese es el caso, entonces me esconderé en algún árbol y continuare vigilando. Ya sabes… Por nuestra seguridad.” – dije mientras le guiñaba un ojo. “Uu…” – se escondió nuevamente dentro de la tienda y murmuró en voz baja. – “Tengo miedo de dormir sola.” Sonriendo por dentro, abrí la tapa y me metí dentro de la tienda. Tomada por sorpresa, Tessia soltó un pequeño chillido e inmediatamente después se acostó con su espalda hacia mí. Viendo cuán rojas se pusieron sus orejas, fácilmente pude verme disfrutando mientras molestaba a la pobre elfa. Después de unos momentos de silencio, echó un vistazo sobre su hombro, y dijo: “¿Podría abrazar tu camisa?” Viendo cómo temblaba, recordé que solo era una niña. No podía imaginar lo duro que había sido para ella; había sido secuestrada, separada de su familia y llevada lejos, y todo sin saber si iba a ser capaz de volverlos a ver. Me acerqué a ella y comencé a acariciar suavemente su cabeza. Se volteó hacia mí y agarró el borde de mi harapienta camisa. Satisfecha, cerró sus ojos y, después de un par de minutos, escuché cómo su respiración se volvía rítmica. Todavía sentado, también comencé a quedarme dormido. Cuando mis ojos se abrieron, me tomó un par de segundos recordar dónde estaba. Miré hacia abajo y vi la cabeza de Tessia en mi regazo, que estaba acurrucada cómodamente. Gentilmente la moví para que despertara, y le susurré: “Tessia, deberíamos partir ahora.” Fue despertando poco a poco, pero cuando se dio cuenta de la posición en que estábamos, se levantó de golpe con un grito de sorpresa. “¡Lo siento! Quiero decir… ¿Pesaba mucho?” “No te preocupes por eso. Doblemos la tienda.” – le respondí con una sonrisa burlona. Con sus mejillas volviéndose un poco sonrojadas, asintió en respuesta y comenzamos a empacar las cosas antes de volver a reanudar nuestro viaje.
* * *
Pasaron un par de días sin ningún incidente que mencionar, pero de la nada sentí unos intensos dolores en mi abdomen. La primera vez que comenzaron los dolores fue durante el tercer día de nuestro viaje. Estábamos dentro de la tienda, Tessia ya estaba profundamente dormida, cuando sentí un repentino agudo dolor en mi esternón. No duró mucho, pero aquel breve momento causó tal dolor que quedé tiritando. A parte de eso, lo más emocionante que nos pasó fue cuando un par de sabuesos del bosque intentaron acercarse, pero los ahuyenté lanzándoles mi cuchillo reforzado con maná. Las noches pasaron mientras dormía junto a Tessia en la tienda y se fue sintiendo más cómoda conmigo, al menos lo suficientemente cómoda para no avergonzarse cada vez que despertaba. Nuestras conversaciones se volvieron más naturales y cada vez había menos silencios incómodos, incluso comenzó a burlarse de mí, por la forma en cómo hablaba; en sus palabras ‘me esforzaba demasiado para sonar como un adulto’. Por suerte, mis temores de que volvieran los dolores se fueron. Nuestro ritmo no fue obstaculizado por ningún golem de los árboles, o por alguna bestia de maná más fuerte que buscara a niños como su aperitivo. “¿Tessia, puedes saber cómo de lejos estamos ahora de Elenoir?” – le pregunté el quinto día de nuestro viaje en una mañana particularmente clara. Sus alargadas orejas se sacudieron mientras observaba el alrededor. De pronto, corrió hacia un árbol particularmente torcido y pasó sus dedos encima del tronco. Pasaron un par de minutos de silencio antes de que volviera, visiblemente emocionada. “¡Ese es el árbol al que solía venir con mi Abuelo! Recuerdo que tallé mi nombre en el tronco del árbol cuando no me miraba. ¡No estamos muy lejos! Creo que, si nos apresuramos un poco, ¡podremos llegar esta noche!” – dijo señalando al árbol. “Genial.” – le respondí, siguiéndola detrás. A pesar de lo bonito que había sido nuestro viaje, necesitaba armar un plan para volver a casa, y no podría hacerlo hasta que la llevara a la suya. Aunque, he de admitirlo: probablemente la extrañaría después de esto. “¿Arthur? Dijiste que tu familia y tus personas cercanas te llaman Art. Creo que durante este viaje me he vuelto lo suficientemente cercana para llamarte así también.” – dijo deteniéndose de pronto, girándose hacia mí y revelando una amplia sonrisa mientras cruzábamos un arroyo por un puente de troncos cubiertos de musgo. – “Entonces… ¿Podría llamarte Art también?” “¿Hmm? Claro, no me importa.” – le dije devolviéndole una sonrisa. “¿No te importa? ¡Tsk! Podrías sonar un poco más emocionado…” – dijo mientras me sacaba la lengua. “Me sentiría honrado de que me llamaras Art, Su Alteza.” – le dije mientras hacía una cortés reverencia como a un noble, a pesar de mi harapienta ropa. “Je, je. Y también tienes el honor de poder llamarme Tess.” – dijo mientras reía, dándome también una reverencia antes de girarse y saltar del tronco. Continuamos durante el resto del día, haciendo solo unas pocas paradas rápidas para descansar y rellenar nuestros estómagos. El uso constante de la rotación de maná había evitado que me cansara, pero era obvio que Tess estaba cada vez más agotada. Después de nuestro último descanso rápido, en un terreno cubierto de un blando musgo, continuamos directos hacia el último tramo. Tess y yo nos habíamos vuelto mucho más cercanos durante el viaje; la elfa que una vez había sido reservada y tímida, ahora sonreía brillantemente de forma contagiosa, a pesar de que nuestra situación no era precisamente cómoda. Continuó molestándome, diciendo que debería llamarla hermana mayor, ya que era un año mayor que yo. Molestándola de vuelta, imité cuando estaba llorando, frotándome los ojos y gritando: “BUAAAA, MAMI, ¡TENGO MIEDO!” Esto hizo que su cara se pusiera roja como un tomate. Golpeó mi brazo antes de empezar a hacer pucheros. Cruzó sus brazos y asomando su labio inferior, dio un pisotón y gritó: “¡HMPH! ¡Malvado!” Estaba anocheciendo y la niebla que nos rodeaba se volvía más espesa. Mi sentido de la dirección era casi inútil en este maldito bosque. Y si es que me separaba de Tess, lo más seguro es que terminaría viajando en círculos sin siquiera darme cuenta. De pronto se volteó hacia mí. En su rostro se veía una mezcla entre felicidad y duda antes de murmurar: “Hemos llegado.” Mirando alrededor, lo único que vi fueron árboles y niebla. Confundido, estaba a punto de preguntarle dónde estábamos, pero me detuve cuando vi que Tess colocaba sus palmas en un árbol y murmuraba un cántico. De pronto, toda la niebla a nuestro alrededor fue absorbida por el árbol y lo que se vislumbró fue una gigantesca puerta de madera que parecía sostenerse por sí misma sobre el suelo. Tess agarró mi mano y me arrastró hacia la puerta. Cuando la abrió, recordé el portal por el que Sylvia me había empujado. Esta segunda vez no se sintió mejor, pero al menos sabía que pasaría. Aterrizamos en nuestro destino suavemente sobre nuestros pies, e inmediatamente hurgué dentro de mi mochila para asegurarme de que tenía la piedra que me había confiado Sylvia. Solo después de confirmar que estaba allí, miré hacia el frente y observé el lugar donde estábamos.