sábado, 16 de febrero de 2019

TATE Capítulo 5

Capítulo 5
La cruda realidad del escudo
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Fuera de las puertas del castillo, las llanuras cubiertas de hierba se extendían hasta donde alcanzaba la vista. Había una especie de camino de piedra que conducía a la distancia, pero aparte de eso no había ni un rastro de civilización humana que encontrar. La última vez que había visto algo así había sido cuando hice un viaje a Hokkaido, pero incluso eso palidecía en comparación con este cielo azul interminable, este mar de verde que se extendía hasta el horizonte. Lo único que me impedía andar corriendo y jugueteando con el corazón contento era saber que, si alguien me veía haciéndolo, mi valor como héroe se desplomaría aún más de lo que ya lo había hecho. “Un momento, Héroe del Escudo. Esta área es el hogar de muchos monstruos débiles. Deberíamos aprovechar esta oportunidad para calentar antes de que las cosas se pongan más difíciles.” “¡Suena bien para mí! Es la primera vez que peleo, así que hagámoslo lo mejor que podamos.” “Sí. Por favor, hazlo lo mejor que puedas.” “Espera. ¿Estás diciendo que no vas a ayudar?” “Lo haré. Pero antes de eso he pensado que sería bueno que nos diéramos cuenta de lo fuerte que eres por tu cuenta.” “¡Oh…! Supongo que eso tiene sentido.” Pensando en ello, Mine probablemente ya tenía bastante experiencia, mientras que yo no tenía ni idea de lo que era capaz. Si ella pensaba que los monstruos de aquí eran seguros para mí al principio, debería confiar en su juicio. Nos sumergimos en la llanura durante un rato, hasta que al final nos encontramos con un globo de color naranja… O algo así. “Ah, ahí hay uno. Un Globo Naranja, por lo que parece. Ten cuidado, Héroe del Escudo… Es débil, pero extremadamente agresivo.” ¿Por qué esa elección de los nombres? ¿Parecía un globo naranja, así que se llamaba Globo Naranja? Casi sentí lástima por esa cosa. “¡Grah!” Prácticamente podía sentir la hostilidad que emanaba de sus feroces gruñidos y sus dos ojitos salvajes. En el instante en que se dio cuenta de mi presencia, me atacó. “¡Buena suerte, Héroe del Escudo!” “¡Muy bien!” Esta era mi oportunidad de brillar. Estabilicé el escudo con mi mano derecha, y luego lo bajé hacia el Globo Naranja. *Derribar* *Rebotar* Del lugar al que lo hice rebotar volvió, al aparecer como si nada hubiera pasado. ¡Era sorprendentemente elástico! Había estado seguro de que estallaría inmediatamente… El Globo Naranja gruñó y me crujió los dientes. “¡Grrrrrrrr!” ¡Clang! Hizo un ruido sólido, pero lo ignoré. Aunque el Globo Naranja me roía el brazo, no tenía ningún efecto. Casi se sentía como si mi escudo emitiera una débil barrera, la cual me protegía. Miré a Mine sin decir nada. “¡Puedes hacerlo!” ¿Pero podría…? Por supuesto, no estaba recibiendo ningún daño, pero tampoco estaba haciéndole nada. Necesitaba cambiar mi estrategia. “¡ORA, ORA, ORA, ORA, ORA, ORA, ORA, ORA!” Canalicé a mi artista marcial interior y golpeé el Globo Naranja con mis puños. Tiempo después, tras cinco minutos… ¡Pop! Finalmente explotó. “Arf… Arf… Arf…” Oí un ping y apareció un mensaje que decía que había ganado 1 punto de experiencia. Luchar tan duro por un mísero punto de experiencia… No era un buen presagio. Estos tipos eran mucho más duros de lo que pensaba. Había un límite a lo que podía hacer con mis propias manos. “Buen trabajo, Héroe del Escudo.” Mine aplaudía, pero parecía un poco forzado. En ese momento me di cuenta del sonido de pasos en algún lugar de la distancia que se hacía cada vez más fuerte. Giré la cabeza para ver lo que era, y vi a Ren y sus seguidores trotando a un paso rápido. Consideré brevemente llamar para saludar, pero no tuve el valor de molestar a la gente que corría con expresiones tan serias. De repente, tres Globos Naranja aparecieron frente a ellos. *Corte* Sin dudarlo, Ren blandió su espada en un arco, golpeándolos uno tras otro. ¿¡Los había matado a todos de un solo golpe!? ¿¡Cómo de alto era su puntuación de ataque!? “…” Mine agitó su mano frente a mi cara para sacarme del aturdimiento. “No te preocupes tanto por eso. Cada Héroe tiene su propia manera de luchar, eso es todo.” “… Gracias, Mine.” Eso era cierto. Acababa de ser usado como un juguete para masticar durante cinco minutos enteros sin recibir ni un rasguño. Parecía que, al menos, mi puntuación de defensa era bastante alta. Con el espíritu en alto, me incliné y recogí los restos del Globo Naranja que había derrotado. Al hacerlo, un débil sonido comenzó a emanar de mi escudo. Interesante… Lentamente llevé los restos del globo hacia mi escudo. En el instante en que los junté, una tenue luz brilló, y el material naranja y gomoso fue absorbido por la joya del escudo.

Adquisición de los Restos de Globos del Globo Naranja.
Noté que el Libro de Armas estaba encendido ahora. Lo abrí para ver si algo había cambiado, y vi que había aparecido un icono para un ‘Escudo Naranja Pequeño’. Sin embargo, aún estaba bloqueado… Aparentemente necesitaba reunir más materiales antes de poder usarlo. “¿Es ese el poder de las armas legendarias?” “Sí. Parece que puedo fusionar ciertos materiales para desbloquear nuevas formas.” “Ya veo…” “Por cierto, ¿valen algo esos restos de globos?” “Tendrías suerte de conseguir una sola moneda de cobre por ellos.” “… ¿Y cuántas monedas de cobre hay en una moneda de plata?” “Cien.” Oh, bueno. No esperaba que se vendiera por mucho de todos modos. “De todos modos, tú eres la siguiente, ¿verdad?” “Supongo que lo soy.” Dos globos naranjas más se nos habían acercado mientras hablábamos. Pero Mine desenvainó su espada y los golpeó con dos rápidos y elegantes cortes. No duraron ni un segundo. De ninguna manera… ¿Mine también…? Este era mi segundo día como Héroe oficial de otro mundo, y después de solo cinco minutos de batalla entendía perfectamente mi posición. Finalmente me di cuenta de lo débil que era, o mejor dicho, este escudo. … Probablemente sería mejor dejar que Mine se encargase de la lucha de ahora en adelante. “Bien, nuevo plan. Tú atacas y yo defiendo. Veamos hasta dónde podemos llegar.” “¡Entendido!” Mine estuvo de acuerdo inmediatamente. Después, caminamos a través de las llanuras hasta que el sol casi se puso, matando a todos los globos que encontramos. Aparentemente venían en una variedad de colores, ya que aparte de los Globos Naranja estándar terminamos peleando con unos cuantos Globos Amarillos también. “Hay monstruos más fuertes adelante, pero deberíamos volver al castillo antes de que oscurezca.” “Jope, pero quería seguir luchando un poco más…” Como no estaba sufriendo ningún daño, defenderme de los ataques de los globos era muy fácil. Sentía que podía seguir adelante todo el día. “Entiendo tus sentimientos, Héroe del Escudo, pero esperaba que pudiéramos visitar la tienda de armas antes de que cierren. Si me compras un mejor equipo, podremos progresar mucho más mañana.” “… Supongo que no puedo discutir cuando lo dices así.” ¿Pero estaría bien parar aquí, cuando estaba tan cerca de subir de nivel? Ya había cumplido las condiciones de materiales para los escudos pequeños Naranja y Amarillo, así que todo lo que tenía que hacer ahora era ganar un poco más de experiencia y realmente podría usarlos. (Por cierto, seguí recogiendo restos de globos incluso después de cumplir las condiciones. Puede que solo valieran una moneda de cobre cada uno, pero oye, ¡el dinero es dinero!) Al final, sin embargo, Mine se salió con la suya, y nos detuvimos a mitad de camino para volver a la ciudad.


viernes, 15 de febrero de 2019

G4L Capítulo 9

Arco 2 Capítulo 9
Noria y maratón
Traducido por Kasahara
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Era el mediodía del sexto día tras comenzar la construcción de las partes del acueducto. Kazura estaba en su casa de Japón a la espera de recibir la rueda hidráulica que el director y sus empleados le iban a enviar. ‘Uaaa, el tamaño de las piezas es un poco grande. Parece que será difícil de transportar. Cierto que, aunque deben pesar alrededor de cuarenta kilos, creo que una persona sería capaz de transportarlas sola.’ – pensó Kazura. Las partes del molino que se encontraban cargadas en el camión frente a él estaban hechas la mayor parte de madera, mientras que algunos de los corchetes eran de metal. Debido al tamaño de las piezas grandes, apenas cabían en la carreta, pero no parecía haber ningún problema para transportarlas. “¿Te importaría descargar las partes más pesadas en la carretilla que he dejado en el vestíbulo?” – se dirigió Kazura al director. – “Después, cargaré las piezas más ligeras hasta mi casa yo solo. Una vez que terminemos de cargar, solo hay que llevarlas a casa, descargarlas y listo.” “¿Qué? ¿Tienes un carretón dentro de casa?” – se sorprendió el hombre. “Sí, eso es. Si te parece, ¿puedo pagarte el resto con un cheque? ¿Cuánto cuesta el importe del envío?” A pesar de que al director le parecía un poco confuso lo que Kazura le había dicho sobre el vestíbulo, en el momento en que recibió el cheque su expresión facial comenzó a brillar mientras daba las gracias a Kazura. “¡Escuchadme! ¡Cargad la abrazadera de apoyo!” El encargado comenzó a ordenar a los empleados que descargasen las partes hasta el carrito que había dentro de la casa.
* * *
‘De verdad. Vaya tamaño. Si no fuera por la carretilla, seguramente no sería capaz de llevar todo esto.’ – reflexionó Kazura. Mientras empujaba el carrito que ya estaba medio lleno con las piezas de la rueda hidráulica, Kazura cruzó la frontera hacia el otro mundo. Salió por los árboles habituales y pudo ver el paisaje familiar de la villa. No muy lejos de la aldea, estaban los bosques. Más de diez pueblerinos seguían trabajando, utilizando las herramientas agrícolas que Kazura les había proporcionado. ‘Aún necesito volver después de llegar a casa, no puedo transportar todas las piezas en un solo viaje.’ – se cercioró Kazura. – ‘Después de esto, necesitaré otro carro’. Mientras pensaba en el tema, Kazura comenzó a empujar la carretilla hacia la casa del alcalde. Los aldeanos que cuidaban los bosques dejaron de trabajar al verlo. “¡Aaaah! ¿Estas son las partes para la cosa a la que llamas ‘Rueda de molino’? ¿Lo estás llevando a casa del jefe?” – preguntó un aldeano. “Sí, pero la mitad de las partes siguen en mi país, así que después de colocar esto en su casa, necesito regresar para recoger lo demás.” – respondió Kazura. “¿Esto es solo la mitad? Pues sí que es grande.” – se sorprendió el hombre. Mientras conversaban sobre el tema, los aldeanos y Kazura tiraron juntos del carro hacia la casa de Valetta. Durante la caminata, los hombres charlaban entre ellos. Kazura no entendía por qué nadie le preguntaba a cerca del lugar al que tenía que volver.
* * *
“¡Bienvenido de vuelta, Señor Kazura!” – exclamó Valetta. Cuando Kazura y los otros llegaron al patio delantero de la vivienda, Valetta salió rápidamente. Al aparecer tan apresurada, parecía que estaba esperándoles. “Estoy de vuelta. Estas son las partes del molino, pero la otra mitad siguen en mi país. Así que luego de descargar esto, volveré a por el resto.” – comentó Kazura. “Entiendo. Entonces te ayudaremos a descargar.” – contestó Valetta. Inclinando la carretilla hacia adelante, los hombres cooperaron en descargar las piezas. A pesar de que había muchas partes, como esperaba, con la ayuda de más de diez personas terminaron de hacerlo en varios minutos. “Ahí, listo. Necesito volver a mi país a por lo demás. Comenzaremos a montar la rueda hidráulica en el río cuando todas las piezas estén aquí, así que, por favor, reúnelos a todos, Valetta.” – sugirió Kazura. “Entiendo. ¿Debería avisar también a mi padre?” – propuso Valetta. “Ah. Solo vamos a montar el molino, el resto de aldeanos que se queden aquí solo tienen que ayudar a transportar las partes al río. Si mientras tanto no hemos terminado con la construcción de la rueda hidráulica, entonces pediré tanta ayuda como sea necesaria.” – respondió Kazura. Varios días atrás, Kazura había pedido al jefe de la aldea que dirigiese a los aldeanos en excavar un acueducto desde el río hasta el pueblo. La mayoría de los hombres participaron construyéndolo, así que el acueducto debería haberse hecho espléndidamente. Si el canal no estaba listo, entonces no tenía sentido instalar la bomba accionada por el molino. Se suponía que debería estar construido entonces, pero si aún no estaba acabado, con un poco de tiempo y ayuda, podrían terminarlo a tiempo. “Entonces nos vemos luego. Todos pueden tomarse un descanso hasta que vuelva. ¡Que aproveche!” Kazura dijo eso a todo el mundo, y de nuevo tiró de la carretilla hacia el pasaje en el interior del bosque.
* * *
Después de recoger el resto de las piezas que se habían quedado en Japón, Kazura regresó a la aldea. Los campesinos que le esperaban cogieron las partes más ligeras, cubos y utensilios parecidos, sin olvidar la carretilla, y se dirigieron hacia el río que estaba cerca de las afueras del poblado, donde se encontraron con el alcalde y otros hombres excavando el acueducto. Parecía que el progreso de su trabajo iba según lo planeado. Como de casualidad, Valetta estaba esperando cerca de la entrada del bosque por donde Kazura pasaba, así que le ayudó a tirar del carro. “Vaya, parece que casi lo habéis completado.” – comentó Kazura. “Sí, lo único que queda es cavar el acueducto desde aquí hasta el embalse. Es todo gracias a estas herramientas llamadas ‘palas’, que ha sido posible excavar tan fácil.” – le respondió el jefe de la aldea. Varin paró de cavar mientras sonreía a Kazura, que todavía tiraba del carro. Los demás aldeanos también cesaron para saludarle antes de continuar con su trabajo. “Hemos terminado de ahondar el acueducto de forma ascendente y descendente. De acuerdo con lo que el señor Kazura dijo, también hemos hecho un canal profundo en la orilla río arriba.” – siguió el alcalde. Mientras escuchaba el breve reporte sobre el progreso del trabajo, supo que se trataba de la segunda fase que Kazura había planeado para el acueducto. La profundidad era de unos treinta centímetros, y la pared excavada había sido endurecida golpeándola numerosas veces. Con tal que el agua pudiese fluir estaría bien. Después podrían endurecerla con piedra si fuese necesario. El vial de agua conectaría aguas arriba hasta el embalse del pueblo, pero antes de que el canal entrase a la aldea se desviaría en dos ramas. La primera bifurcación iría hacia el embalse del pueblo, la segunda desviación del canal iría hacia el río aguas abajo. Instalando una compuerta para el agua entre el enlace de esos dos acueductos, sería posible desviar el agua acumulada de la reserva hasta el río. Cuando la reserva estuviese colmada, la compuerta se cerraría. Entonces el agua se extendería por la rueda hidráulica río arriba y fluiría río abajo, así se podría evitar el desbordamiento del yacimiento. Gracias a eso, los aldeanos tendrían siempre agua limpia para cocinar y beber, mientras la acumulada en la reserva podría ser utilizada para regar los bosques. “Entonces, vamos a montar la rueda hidráulica río arriba. Cuando el señor Varin y los demás hayan terminado con el acueducto, por favor llevad el canal de madera que estuvimos construyendo el otro día al río.” – dijo Kazura. “Recibido. Terminaremos nuestro trabajo con rapidez para encontrarnos pronto.” – contestó el alcalde. Kazura dejó a Varin y los demás hombres para que terminasen la tarea. De nuevo tiró de la carretilla hacia el río aguas arriba siguiendo el acueducto.
* * *
Kazura y los demás llegaron al río. Ese era el lugar al que se refería cuando le habló a Varin sobre encontrarse en el riachuelo. Era un canal que se separaba a tres metros del arroyo. Con una longitud de varios metros, lo habían reforzado con planchas de madera. Habían cavado lo bastante profundo como para permitir que el agua ejerciese la suficiente fuerza y el ancho también era el correcto. Kazura y los aldeanos se separaron en grupos de varias personas. También distribuyó varias hojas con las instrucciones del montaje de las piezas. Luego comenzaron a trabajar en sus respectivas tareas. El director de la empresa de ingeniería también le había enviado algunas instrucciones de montaje ilustradas. Las explicaciones de los pasos para unir las partes parecían sencillas de comprender. Aunque Valetta y los demás no sabían leer japonés, podían reconocer los números ‘A-1’ o ‘B-1’ en las instrucciones, así que de alguna manera serían capaces de montarlo. “Señor Kazura, esto se inserta aquí, y entonces la pieza se conectaría a esta, ¿verdad?” – preguntó Lodurr. “Correcto. Ten cuidado con los dedos al enganchar las piezas. Sí, utiliza un martillo de madera. Ah, Señor Lodurr, esa parte no se conecta con esa otra, pero sí con la parte que tiene el símbolo dibujado.” – le explicó Kazura. Kazura estaba comprobando las piezas que los aldeanos iban construyendo, calculando la amplitud del canal, y confirmando el punto donde colocaría el pilar de apoyo de la rueda hidráulica. ‘Umm, ¿se supone que deberíamos colocar el pilar de apoyo aquí y ahí? No nos va a hacer mucha gracia si los pilares de apoyo se vienen abajo con la vibración del agua. Es indispensable que los sujetemos firmemente al suelo.’ – divagaba Kazura. Puso una piedra como marca en el lugar donde erigirían el pilar de apoyo. Después, los grupos de Kazura y Valetta comenzaron a construir juntos la rueda de molino. Pasó alrededor de hora y media desde que empezaron a montarla. Su trabajo de inexpertos parecía terminado al ochenta por ciento. Todo el mundo se estaba tomando un descanso y bebiendo agua del río. Entonces, el alcalde y los demás llegaron cargando la madera del acueducto y los soportes. Además de los aldeanos que estaban construyendo el canal, madres con sus bebés, niños y ancianos también fueron llegando. Aparentemente, estaba todo el mundo. ‘Al parecer nadie se ha quedado en casa…’ “Vaya, es increíble.” – dijo Varin. “Ah, Padre. ¿El canal está terminado?” – preguntó Valetta. “Ajam, lo único que queda por hacer es conectar la rueda hidráulica con la madera del acueducto.” A pesar del duro trabajo, como el jefe de la aldea y los hombres estaban acostumbrados a su tarea diaria en los bosques, nadie parecía estar cansado. En cambio, debido a que no estaban familiarizados con sus labores, eran Kazura y su grupo los que parecían realmente exhaustos. En cualquier caso, habían terminado el canal, así que pronto terminarían con la rueda de molino. “Disculpad, la rueda hidráulica todavía no está acabada. Pero pronto estará construida, ¿podríais cavar un agujero aquí para el pilar de apoyo del molino? Instalad también el canal de madera que mandará el agua al acueducto, por favor.” – sugirió Kazura. “Sí, comprendo. Aunque el trabajo es complicado, construiremos la rueda del molino lo mejor que podamos. Si la terminamos, nuestro pueblo no debería tener más problemas con la escasez de agua.” – se dirigió el alcalde a los aldeanos que se estaban tomando un descanso. “¡Muy bien! ¡Hagámoslo!” – gritaron fuerte los hombres. Los aldeanos reanudaron el montaje de la rueda hidráulica. Kazura le dio la cinta métrica a Varin para que pudiese medir la profundidad del agujero. Después, unidos a Valetta, comenzaron a montar el molino.
* * *
“Bien, ¡está terminado!” – señaló Kazura. “La instalación del pilar de apoyo para la rueda hidráulica también está terminada. Solo falta insertar este soporte de metal aquí y aquí, ¿verdad?” – comentó Varin. “Sí, y mientras lo colocas, písalo varias veces para endurecerlo, que quede bien sujeto en su sitio, por favor.” Habían pasado veinte minutos desde que reanudaron el trabajo. Ya casi habían terminado, lo único que faltaba era montar la rueda hidráulica. Kazura enseñó al jefe de la aldea a preparar el soporte del pilar. Para que estuviera fijado firmemente, necesitaban tratar la base varias veces. “Bien. ¿Al final deberíamos conectar la rueda de molino a este soporte? Ayudad a levantar el molino, por favor.” Escuchando las llamadas de Kazura, los aldeanos que simultáneamente habían aparecido para mirar se reunieron para echar una mano a levantar la rueda hidráulica. Como su tamaño era más pequeño que el número de personas que estaban ayudando, muchos de los aldeanos no pudieron auxiliarles, ya que no había espacio para ellos. Aun así, intentaron ayudar animándolos con sus voces. “Por favor, colocad el eje en la hendidura de los pilares de apoyo. El centro no debería estar muy cargado, así que id colocándolo muy despacio.” El eje estaba hecho de metal así que no sería fácil doblarlo si se cargaba demasiado, aunque sería mejor tener cuidado mientras colocaban el soporte, que estaba hecho de metal, así que no era necesario preocuparse por el desgaste. “Bueno, después de instalar el canal de madera que recibirá el agua, conectaremos el canal al río. Señor Varin, ¿puedo pedirte que lo hagas tú?” – sugirió Kazura. “Sí.” Siguiendo las instrucciones, el alcalde reunió a los aldeanos para instalar el acueducto que recibiría el agua. Entonces, cavaron conexiones entre el canal con la corriente hacia arriba y hacia abajo con las palas. Como había diferencias en el peso entre la corriente que bajaba y la que subía, el agua del río no entraba al canal desde ahí. Necesitaban asegurarse de que el canal poseía la profundidad suficiente, así que tenían un alféizar de madera a unos 30 cm de altura cerca de la corriente. Además, para prevenir la erosión en la pared del canal, lo reforzaron con tablas de madera. “No conectéis el canal con el río todavía... ¡Hey, todo el mundo! ¡Reuníos, por favor! ¡Vamos a empezar a hacer trabajar la rueda hidráulica!” Haciendo caso a las llamadas de Varin, los hombres que descansaban en la orilla del río y los niños que estaban jugando a lo lejos, se reunieron. Cuando el alcalde confirmó que todo el mundo estaba ahí, quitó la tierra que separaba el canal del río. Con la barrera eliminada, el agua comenzó a entrar en el canal de una vez. Entonces, los tímpanos de la rueda hidráulica fueron empujados por la corriente de agua y el molino comenzó a moverse poco a poco. “¡Ah! Ha comenzado a girar... ¡Asombroso! ¡Mira como levanta el agua hasta ahí arriba!” Valetta gritaba al lado de Kazura cuando vio que el cubo que estaba unido al tímpano de la rueda hidráulica llevaba agua del río y la dejaba en el acueducto de madera más alto una y otra vez. Los aldeanos de los alrededores también gritaban de alegría y comenzaron a perseguir el agua que fluía en el canal de madera. “Señor Kazura, ¡corramos tras él!” – exclamó Valetta. “¿Qu…? ¿Correr? ¿Correr desde el pueblo hasta aquí? ¿Cuánta distancia hay…? Es… ¡Espera un momento! ¡No tires de mí! ¿¡Lo dices en serio!?” Valetta agarró con fuerza la mano de Kazura. Mientras veía la espalda de los aldeanos que perseguían el río, Varin se quejaba. “¡Eh! ¡Eh! No habéis limpiado las herramientas.” Al contrario de lo que decía, estaba sonriendo con alegría. Sacudiendo la cabeza, colocó las palas y los martillos dentro de la carretilla.


jueves, 14 de febrero de 2019

TBATE Capítulo 6

Capítulo 6
En lo alto de la montaña
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

No sabía si su objetivo era darle un poco de sentido común a un chico, del que comentaban que era una especie de genio y que había asumido que tenía el ego inflado, o si realmente intentaba medir mi fuerza, ya que por la sonrisa burlona que tenía en su rostro y por la forma en cómo me miraba con desdén (me molestaba, aunque fuera algo natural debido a su físico), pero asumí que podría tener algún otro tipo de razón. Cogí la espada de madera, que había recibido de regalo de mis padres y caminé hacia el borde del campamento, donde Adam me estaba esperando, cerca de un pequeño claro. “Genio, sabes cómo reforzar tu arma, ¿cierto?” – me preguntó. Para entonces, Padre ya había percibido que Adam solo quería mostrarse dominante, así que se limitaba a observar, sabiendo que no me dañaría mucho. ‘Muchas gracias, querido Padre.’ Madre parecía algo más ansiosa mientras nos miraba a mí, a Adam y a Padre, sosteniendo firmemente la manga de su marido. Bueno, al menos Madre estaba aquí para curarme en caso de que me lastimara, ¿no? Centré mi mirada en Adam, que estaba a unos cinco metros. Recuerdos de mi vida pasada surgieron en mi mente; se trataba de duelos contra otros reyes, con mi país y seres queridos en juego. Entrecerré mis ojos para centrarme solamente en el hombre que tenía en frente. Ahora él era mi oponente. Envié el maná hacia mis piernas y me lancé hacia adelante, agarrando la espada de madera con mis dos manos… Aun conservando su mirada burlona, Adam se preparó para bloquear mi golpe lateral. Al mismo tiempo hice una finta y usé un juego de pies especial que había desarrollado para los duelos en mi antiguo mundo. Instantáneamente, puse diagonalmente mi pie a su derecha. ¡Maldito cuerpo! No podía realizar perfectamente esta técnica debido a la diferencia de altura y peso con mi antiguo cuerpo. No estaba acostumbrado a este cuerpo de 18 kilos, y 110 cm de altura. Aunque no alcancé a llegar al área que apuntaba, el desafortunado de Adam ya había preparado su palo de madera para bloquear mi ataque desde la dirección contraria, por lo que su lado derecho estaba totalmente desprotegido. Su sonrisa burlona desapareció y en su lugar mostró una de sorpresa, con sus ojos bien abiertos, dándose cuenta de lo que estaba a punto de pasar. Golpeé sus costillas con mi espada de madera. Esperé hasta el último momento para reforzar mi espada con maná, ya que sabía que estaba definitivamente en desventaja contra un veterano. La anterior mirada de sorpresa de Adam duró sólo una fracción de segundo, ya que se giró con su pie derecho a una velocidad casi inhumana. Para esquivar su ataque hacia arriba me agaché justo a tiempo y cambié mi postura, de una de empuje a una de golpe giratorio, y conseguí golpear su tobillo izquierdo usando todo mi impulso. Su tobillo no aguantó, haciendo que Adam perdiera el equilibrio. O eso había pensado. En realidad, se abrió de piernas completamente y, en cuanto sus piernas tocaron el suelo, hizo una barrida. Este cuerpo no sería capaz de resistir un golpe como ese, así que salté para evadir sus piernas. Entonces vi el destello marrón de su palo de madera. Sin tiempo de poder usar mi espada para bloquear su ataque, usé el pomo, intentando contrarrestar el palo de madera de Adam. De pronto, recordé la Tercera ley de Movimiento de Newton: ‘para cada acción existe una reacción igual y opuesta’. Y vaya, la reacción opuesta fue realmente dolorosa. Ya que había bloqueado el golpe con éxito, mi cuerpo de solo cuatro años no había logrado resistir la fuerza del impacto y fue mandado a volar, para acto seguido aterrizar graciosamente en el suelo como una roca plana en un lago. Afortunadamente, había reforzado todo mi cuerpo antes de recibir aquel golpe o podría haber sido lastimado gravemente. Gimiendo, me senté y froté mi dolorida cabeza. Miré hacia arriba, solo para ver siete caras estupefactas mirándome. Madre fue la primera en recuperarse. Corrió hacía mí e inmediatamente lanzó un hechizo de curación. De reojo, vi como Durden golpeaba la cabeza de Adam con tanta fuerza que hizo que se tambaleará. Je , je. “Art cariño, ¿estás bien? ¿Cómo te sientes?” “Estoy bien Madre, no te preocupes.” Adam nos interrumpió diciendo: “No le he enseñado a pelear, ¡mis narices !” – se quejó, todavía frotándose la cabeza. “No le he enseñado eso.” – murmuró Padre. Cuando salió de su estado de confusión, se acercó y me preguntó si estaba bien. Solo asentí con la cabeza. Padre me levantó y, gentilmente, me dejó donde había estado sentado antes y se puso en cuclillas frente a mí para que nuestros ojos estuvieran al mismo nivel. “Art, ¿dónde has aprendido a pelear así?” Decidido a fingir ignorancia, le respondí, manteniendo un rostro despreocupado. “He aprendido leyendo libros y observándote, Padre.” Creía que, si le decía, ‘Oye Padre, resulta que era el Rey Duelista que representaba a mi país, en el cual los problemas diplomáticos e internacionales se resolvían con batallas. Y ahora da la casualidad de que me he reencarnado como tu hijo… ¡Sorpresa!’, no obtendría una reacción tan calurosa. “Lo siento por golpearte, pequeñín. No esperaba tener que usar tanta fuerza para librarme de ti.” Ver que Adam me pedía disculpas me dio una mejor impresión. Supongo que no era un completo idiota. Oí una débil voz a mi lado. “Tu estilo de pelear es… Único. ¿Cómo hiciste ese paso después de la finta?” ¡Guau! ¡Dos oraciones completas! Estas habían sido la serie de palabras más largas que había dicho en todo el viaje. Me sentía muy honrado. “¿Gracias?” – respondí. Reorganicé mis pensamientos antes de intentar explicarle cómo lo había hecho. “En realidad se trata de una técnica simple. Cuando estaba haciendo la finta al lado derecho del Sr. Krensh, puse mi pie derecho delante, como último paso antes de hacer la finta. Entonces concentré instantáneamente mi maná en el pie derecho, empujándome hacia atrás, y al mismo tiempo, llevé mi pie izquierdo detrás del derecho, en el ángulo que quería ir, esta vez concentrando mi maná en el pie izquierdo, pero con mucho más poder que cuando lo había hecho en mi pie derecho, de tal forma que no fuera empujado hacia atrás en lugar de la dirección que quería ir.” Eso era un trabalenguas. Mire alrededor para ver a Adam, Helen, y también a Padre que se dirigía hacia el claro, para probar lo que había explicado. Cuando me giré para ver a Jasmine, solo pude ver su espalda ya que también se dirigía hacia el claro. Madre se sentó a mi lado, y me dio unas palmaditas en la cabeza con una sonrisa amable que parecía decir, ‘lo has hecho bien’. Angela también se acercó, enterrando mi rostro, o más bien toda mi cabeza, en su pecho, y exclamó alegremente: “Guapo y con talento, ¿no es cierto? ¿¡Por qué no naciste antes para que esta hermana pueda secuestrarte!?” Sonrojado, me alejé de esos pechos que tenían su propio campo gravitatorio. Esas… Armas… Eran peligrosas. Durden, mi ángel guardián, estaba más tranquilo y solamente me levantó el pulgar. Es tan genial. La noche pasaba y los cuatro idiotas habían dedicado la mayor parte del tiempo intentando dominar el paso finta. En cambio, yo me fui a dormir a la tienda con Madre.
* * *
Pasaron un par de días hasta que finalmente llegamos a los pies de la Gran Montaña. Por cierto, realmente hacía honor a su nombre. Durante el camino, solo Helen dejó su orgullo de lado y me pidió que le explicara acerca del paso finta. Se lo expliqué con calma, empezando con la sincronización entre el último paso derecho y el izquierdo, y cómo debería equilibrar la cantidad de maná entre ambos pies para poder ir al lugar que apuntaba. Todo el tiempo pude ver cómo las orejas de los tres idiotas se hacían más grandes intentando escuchar lo que decía, a la vez que asentían tomando notas mentales. La primera en lograrlo fue Jasmine. Parecía que era del tipo genio frío. Y supongo que era cierto. Un día, mientras tomaba lecciones de escritura y lectura en la parte trasera del carruaje con Madre, me llamó y pidió que la observara. Debimos pedirles que esperaran un momento a los demás carruajes para que no nos dejaran atrás. Después de demostrarme que había logrado con éxito el paso finta, aplaudí diciéndole: “¡Increíble! ¡Lo has aprendido tan rápido!” Era una de las técnicas más básicas que había creado, pero no iba a decirle eso . “No ha sido nada.” – me respondió secamente. Pero por la curvatura de sus labios y ligera contracción de su nariz, sabía que era lo contrario. Ja, ja. Estaba feliz. Cuando llegamos a los pies de la Gran Montaña, los cuatro idiotas también lograron aprender la técnica, cambiándola un poco para adaptarla a su estilo de pelea. Nuestro próximo paso fue subir por las montañas. Por suerte, el camino que rodeaba la montaña y nos llevaba a la puerta de teletransporte que estaba en la cima era lo suficientemente ancho para ambos carruajes. Durden dirigía el carruaje delantero, con Padre a su lado haciéndole compañía. En este carruaje estaba la mayoría de nuestro equipaje. Helen estaba sentada en el techo del segundo carro, buscando algún tipo de anomalía. En ese también viajaba yo. En el fondo del carruaje viajaban sentadas Angela con Madre, mientras que Adam caminaba tras nosotros, vigilando. Jasmine conducía, y noté que se giraba para mirarme, casi haciendo sonidos con su mirada . ¿Acaso esperaba que le enseñara alguna otra técnica o algo? Cada vez que la pillaba mirándome, se volteaba rápidamente hacia el frente. ¿Acaso tiene cinco años? Hablando de edad, cumplí cuatro años en la primera parte del viaje a los pies de la Gran Montaña. No sabía cuándo Madre había preparado el pastel, ni dónde lo había mantenido (¡o si era comestible!), pero no tuve quejas. Puse una gran sonrisa, y les di las gracias, a ella y a los demás. Mientras todos me daban un abrazo o una palmadita en la espalda, me sorprendió que Jasmine me diera un cuchillo corto, simplemente diciéndome: “Regalo.” ¡Guau! ¡Se preocupa por mí! ¡Estoy a punto de llorar! Afortunadamente, nuestro viaje transcurrió sin incidentes. Pasé mucho tiempo leyendo el libro de Manipulación del Maná, intentando encontrar más diferencias entre el maná y el ki. Hasta el momento, eran muy similares excepto que, en raros casos, el maná de un potenciador podría asumir la propiedad de los elementos. Siguiendo con mi lectura, me di cuenta de una cosa: para que un aprendiz fuera capaz de lograr esto, no se trataba de cómo lanzar los hechizos, sino más bien que dependía de la cualidad de cada elemento. Por ejemplo, asumamos un potenciador que tenga cualidad innata con el fuego. Cuando use su maná tendrá una cualidad explosiva. Obviamente, el agua tiene cualidades flexibles y tranquilas. La tierra, fuerte y rígida. El viento, finalmente, tiene la cualidad de ser como una afilada cuchilla. Esto era extraño. Ya que, en mi antiguo mundo, este tipo de cualidades en el ki no tenían nada que ver con los elementos, sino que dependían de cómo lo utilizaras. Si le dabas forma de puntos con filos se le llamaba elemento viento, mientras que si lo acumulabas en un solo punto y lo hacías estallar en el último momento sería elemento fuego, y así sucesivamente. Por supuesto, los aprendices tenían ciertas preferencias y eran mejores naturalmente en la práctica de un estilo en vez de otro, pero ahora no podía decir si esto era extraño. Ya que el uso más básico del ki era reforzar el cuerpo y las armas. Tendría que probar esto en el futuro con el maná. Ya que estar atrapado en el cuerpo de un niño de cuatro años que era constantemente vigilado por sospechosos adultos hacía que practicar fuera realmente difícil. Seguí con mi lectura cuando de repente, escuché la voz alarmada de Helen. “¡BANDIDOS! ¡PREPARÁOS PARA PELEAR!” – gritó cuando el ruido de unos pasos se escuchó desde nuestra parte derecha y trasera. “Viento, ven aquí y sigue mi voluntad. Te lo ordeno, reúnete a mi alrededor y protégenos. ¡Barrera de Viento!” Enseguida, sentí como una ráfaga de viento formaba un tornado alrededor de Madre, Angela, y yo. Luego la ráfaga a nuestro alrededor se convirtió en una esfera. Angela sostenía su varita, concentrándose en mantener la barrera mientras nos bombardeaban con flechas, que eran desviadas en otra dirección. Madre me acercó a ella, intentando protegerme usando su cuerpo, de lo que pudiera pasar. Afortunadamente, su esfuerzo no fue necesario, ya que la barrera se mantuvo firme. En cuestión de segundos, la lona que cubría el carruaje se rompió en pedazos y pude ver mejor la situación actual. Estábamos completamente rodeados.


miércoles, 13 de febrero de 2019

TBATE Capítulo 5

Capítulo 5
Que comience el viaje
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

El sonido metálico del tenedor que Madre había dejado caer en su plato interrumpió el silencio. “¿Qué? ¡Reynolds! ¡Arthur todavía no ha cumplido ni cuatro años! ¡No! Además, dijiste que si nuestro hijo era un potenciador, ¡podrías enseñarle!” – Madre hablaba con una evidente desesperación. “Es que nunca habría podido creer que nuestro hijo fuera tan prodigioso en la manipulación del maná. ¿Acaso has escuchado de alguien que despierte a los tres años?” – Padre le respondió manteniendo la calma. “¡Pero eso significa que tendrá que irse de casa! ¡Solo tiene cuatros años, Reynolds! ¡No podemos permitir que nuestro bebé abandone su hogar tan pronto! “Es que no lo entiendes. Cuando lo veo meditar, no puedo evitar sentir que todo esto es natural para él. Alice, cariño, solo estoy frenando a mi hijo enseñándole algo que puede hacer incluso dormido.” Y así empezó la discusión de mis padres. Una y otra vez, repetían sus opiniones; Madre decía que todavía era demasiado joven, y Padre continuaba diciendo que no podían frenarme para que pudiera alcanzar mi máximo potencial: bla, bla, bla. Mientras tanto jugaba con mi comida a las guerras: los guisantes atacaban en nombre del Imperio Materno, mientras que La Nación Paterna de las zanahorias intentaba desesperadamente defender sus tierras. Finamente, ambos se calmaron y Padre me miró. “Art, esto te concierne, así que también tienes que opinar. ¿Qué te parecería ir a una gran ciudad y tener un mentor ? Fantástico… Agradecía el esfuerzo de intentar hacer esto de forma justa, aunque no creo que se diera cuenta que le estaba pidiendo a un niño de solo cuatro años que tomara una decisión que cambiaría el resto de su vida. Tratando de terminar esta pequeña discusión, les dije: “Al menos podría intentar conocer a algunos tutores y que vean si es que necesito su ayuda, ¿no os parece?” Silencio. ¿Acaso había dicho algo mal? ¿Se suponía que a mi edad no debería hablar de esta forma? ¿O se habrían molestado porque no había escogido ningún bando? Ya que no tenía mucha confianza de poder mantener mi cara de póker, miré hacia abajo y esperé su respuesta. Afortunadamente, no tenían en mente ninguno de mis temores. Madre finalmente habló. “Al menos, su núcleo y canales de maná serán puestos a prueba. Desde ahí podemos decidir qué hacer.” – murmuró en voz baja. Como Padre estaba de acuerdo, al día siguiente comenzamos con los preparativos. Con lo que había dicho anoche, asumí que iríamos a alguna ciudad o pueblo cercano, con al menos un día de viaje máximo, para que algún mago calificado me pusiera a prueba. Vaya, qué equivocado estaba. Estábamos haciendo preparativos para un viaje de tres semanas. Se trataba de un viaje en un carruaje tirado por un par de caballos, a través de la Gran Montaña para llegar a una ciudad llamada Xyrus. En mi mente apareció un libro que había leído. Recordaba haber leído acerca de un pedazo de tierra flotante que había sido construida por una organización de conjuradores de élite, con el único propósito de albergar a la más prestigiosa Academia de Magos. Más tarde se construyó una ciudad alrededor de la academia; tanto la ciudad como la academia fueron nombradas como el líder de aquella organización, Xyrus. ¿Cómo era posible mantener un pedazo de tierra, de cientos de kilómetros de largo, flotando? ¿Magnetismo? Entonces la tierra bajo la ciudad también se vería afectada. ¿Acaso la ciudad también tenía su propio campo gravitatorio? ¡Como sea! El viaje sería largo. En momentos como ese deseaba que existieran formas de transporte modernas. Para poder llegar a la ciudad debíamos entrar por un portal de teletransportación designado en la Gran Montaña, si no lo hacíamos, fácilmente nos llevaría meses cruzar todas las ciudades para llegar hasta el portal bajo la ciudad, la cual flotaba cerca de la frontera del Reino Sapin y el Reino Darv. Una de las razones por las que Padre nos había presionado para realizar este viaje era porque sus antiguos compañeros de aventuras se habían detenido hacía poco y se dirigían hacia la ciudad de Xyrus. Ir con ellos significaba que estaríamos acompañados de tres potenciadores y dos conjuradores, junto a Madre, que era una rara Curandera, y Padre, un potenciador de rango B. Si bien en las montañas no había bestias de maná, había bandidos muy peligrosos y animales salvajes. Mientras mis padres se encargaban de prepararse para todas las necesidades, empaqué mi espada de madera y dos libros para el viaje: ‘La Enciclopedia de Dicathen’ y ‘Principios para la Manipulación del Maná’. A mediodía ya estábamos listos para partir. Después de atar mi mochila, con mis libros y un par de bocadillos y poner mi espada de madera en la cintura, agarré la mano de Madre y seguí a mis padres para reunirme con sus antiguos compañeros de grupo. Aunque había oído de ellos de vez en cuando por Padre, nunca había ido a la casa mientras estaban reconstruyéndola, así que esta sería la primera vez que los veía. Por la información que había aprendido de Padre acerca del grupo, eran conocidos como ‘Los Cuernos Gemelos ’, y estos eran sus integrantes: Helen Shard: mujer potenciadora, especializada en arquería mágica. Adam Krensh: hombre potenciador, cuya arma principal era la lanza. Jasmine Flamesworth: mujer potenciadora, que se había especializado en velocidad con las dagas dobles. Angela Rose: mujer conjuradora, especializada en magia de aire . Durden Walker: hombre conjurador, especializado en magia de tierra. Llegamos a la posada en la que se hospedaban en Ashber y vimos que estaban fuera, cerca de los establos. Padre, mientras abrazaba a sus ex-compañeros, exclamó: “Compañeros, ¡quiero que conozcáis a mi hijo, Arthur! ¡Vamos Art, preséntate!” Me presenté dándoles una media reverencia mientras los miraba. “Hola. Padre me ha contado muchas cosas buenas de los miembros de Los Cuernos Gemelos. Gracias por acompañarnos hasta Xyrus. Estamos en vuestras manos .” “¡JA, JA, JA! ¿Qué es esto? ¡Qué modales! ¿Estás seguro que es tu hijo, Rey?” El que respondió era el portador de la lanza, Adam. Mirándolo de cerca, parecía del tipo enérgico y hablador. Era bien parecido, tenía el pelo de un rojo brillante atado en forma de coleta y al final estaba todo desordenado, casi como una llama, y un par de mechones que se escapaban de su coleta. Me recordaba a un vagabundo. Sus ojos eran brillantes y casi parecían reír todo el tiempo. Lo primero que noté fue la cicatriz en su nariz, que cruzaba ambas mejillas. Sentí como alguien me levantaba. “Auuuu… ¿No es una preciosidad? Reynolds, deberías alegrarte de que no se parezca a ti.” Alejé mi rostro de lo que parecía ser una trampa mortal de relleno de espuma antes de que me asfixiara en sus pechos gigantescos y miré a la mujer que intentaba matarme. ¡Vaya, qué guapa era! Quiero decir, aunque no era tan bonita como Madre, emitía un tipo de aura de ‘princesa real’ con su larga cabellera rubia que se ondulaba al final y esos radiantes ojos verdes que se inclinaban un poco. Justo cuando mis manos ya no aguantaban más y mi rostro estaba a punto de volver a entrar a las colinas abisales gemelas, un par de manos fuertes me agarraron por la mochila que llevaba en la espalda, alejándome de la mujer bien dotada. “Angela, lo estás lastimando.” – gruñó una voz grave. Mientras tanto, yo estaba colgado como un gato que era llevado por su madre por el cuello, incapaz de moverme. Mis ojos se quedaron fijos mirando al gigante. Fácilmente pasaba los dos metros de altura y tenía un bastón atado a su espalda. El gigante me bajó al suelo cuidadosamente y arregló mi ropa con un gesto de amabilidad. ¡Qué gentil! Me imaginé cabalgando en sus hombros como si fuera un poderoso corcel por todo el camino. Lo miré y mis ojos se abrieron mientras reflexionaba. Tenía unos ojos achinados y sus cejas se inclinaban hacia abajo, dándole un aspecto inocente en comparación con su enorme cuerpo que pasaba los dos metros. El corto pelo negro y desaliñado que tenía le daba un aspecto por completo como el de un perro peludo. Limpiándome el polvo de mi ropa, me giré para ver a la mujer que parecía ser la más joven. Tenía un pelo negro y liso, en la mitad tenía atada una cinta roja, y emitía un aspecto cortante con sus labios y ojos entreabiertos, que la hacían parecer algo brusca. “¡Ummm!” – asintió ligeramente y se dio la vuelta. ¡Ah…! Una mujer de pocas palabras. Encantadora. Mis ojos se fijaron en ella mientras se alejaba hacia el establo. Pude ver que portaba dos dagas cortas atadas a su espalda baja, justo sobre sus caderas. El último miembro de Los Cuernos Gemelos era Helen Shard. Me dio unas palmaditas en la cabeza y me sonrió de forma encantadora. La palabra que más puede describirla sería ‘afilada’. Con sus afilados ojos, nariz respingada, finos labios rojos, y un pecho plano, casi como el de un chico, con el pelo hasta los hombros y atado firmemente. No podía evitar quedar encantado con el carisma que exudaba. Parecía emitir: ‘Podemos hacer cualquier cosa si lo creemos’ por cada poro de su cuerpo y esto la hacía brillar. Vestía una ligera armadura de cuero que cubría su plan… Quiero decir, pecho, y tenía un arco y flechas atados a su espalda; no pude evitar compararla con un elfo, pero rápidamente me olvidé de ese pensamiento al ver que sus orejas eran redondeadas. Con la ayuda de un poco de maná para reforzar mis piernas, salté al fondo del carruaje. Últimamente, había aprendido a usar el maná para reforzar mi cuerpo. Por miedo de que a mis padres les diera un ataque al corazón no había probado cuán capaz era, pero cada vez se me hacía más natural dirigir el maná de mi núcleo hacia mis canales de maná. Después de que terminamos de cargar todas las necesidades para el viaje en dos carruajes, los atamos a lo que creía eran caballos. Resultó que en este mundo habían domesticado a unas bestias de maná llamadas skitters para poder transportarse. Se trataba de lagartijas gigantes, con púas en sus lomos y poderosas garras. Eran monstruos de rango B, mucho más eficaces y más caros que los caballos. ¡Que comience el viaje!
* * *
Al caer la noche, la montaña que una vez parecía lejana ahora se había vuelto el doble de grande. Me pregunto cómo de grande será la Cordillera de la Gran Montaña cuando lleguemos a su inicio. No hace falta decir lo emocionado que estaba por salir del pequeño puesto de avanzada llamado Ashber, el cual era mi pueblo natal. Eventualmente, nos detuvimos para armar un campamento cerca de un pequeño cúmulo de piedras. Era un buen lugar, ya que las rocas bloqueaban todo el viento y había muchos restos de ramas caídas que podían ser usadas para la fogata. Lo que más detesto de este cuerpo es la cantidad de tiempo que necesita dormir. Había dormido casi todo el camino y después de un par de horas me sentía nuevamente con mucho sueño. Tras levantar un par de tiendas alrededor del fuego, mis padres empezaron a hablar de los viejos tiempos con Los Cuernos Gemelos cuando Helen se sentó a mi lado y me dijo despreocupadamente: “He oído de tus padres que eres una especie de genio mago… ¿Es verdad que ya has despertado?” Sin saber cómo responderle, simplemente le dije la verdad. Me preguntó cómo me había sentido cuando había despertado y de qué color era actualmente mi núcleo de maná. En ese momento, un par de oídos curiosos reaccionaron mientras Adam preguntaba: “Oye, Reynolds, ¿te importa si pruebo un poco al pequeño Art?” Si hubiera podido intervenir, podría haber dicho: ‘Tal vez pelear con alguien que no tiene mi edad no es una buena idea, ya que los mayores logros de un niño de tres años son subir y bajar escaleras alternando los pies, caminar en círculos, y si tiene buena coordinación, equilibrarse durante unos segundos sobre un pie’. Pero aquí nadie pensaba en ese tipo de cosas. Mis padres parecían algo dudosos al principio. “Está bien, pero ten cuidado. Todavía no he tenido la oportunidad de enseñarle a pelear apropiadamente. Solo hemos hecho ejercicios suaves de fuerza y maná.” – dijo su padre, confiando en su viejo camarada. Adam se levantó de su improvisado asiento de madera y miró alrededor hasta que encontró un palo pequeño con el quedo conforme. “Pequeño, ven. Ja, ja. ¡Veamos de qué estas hecho!”


martes, 12 de febrero de 2019

SYN Capítulo 11

Volumen 1 Capítulo 11
Acuerdo
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Habían pasado tres días desde que Jinwoo regresara de la puerta de rango C. “¿Qué es eso? Hermano mayor, ¿has pedido pollo asado?” – dijo Jinah oliendo algo delicioso y quitándose rápidamente los zapatos. Era sábado y había llegado temprano a casa. “Sí, has llegado justo a tiempo.” – respondió Jinwoo haciendo un gesto para que tomara asiento junto a él en la mesa. “¡Hurra!” – dijo Jinah mientras se acercaba con una mirada sorprendida. – “Pero, ¿qué estamos celebrando? ¿Le ha sucedido algo bueno al tacaño de mi hermano?” “Oye, oye, para. Ve a guardar tu mochila, estás siendo impaciente.” “¡Ah! Estoy bien, la mochila no es tan pesada.” Era la misma chica que unos días antes se había quejado del peso extra de un paraguas. ‘¿Había pasado algo bueno?’ – pensó mientras hacia un ruido con la lengua, luchando por ocultar una sonrisa. ¡Por supuesto! Los números en su libreta bancaria habían aumentado de 800.000 a la friolera de 180.300.000. Solo con los Núcleos mágicos había sacado 180 millones, pero había mandado 500.000 wons al propietario del piso como pago por el alquiler. ¡Ciento ochenta millones de wons! Era una increíble cantidad que había logrado en una sola incursión. Había trabajado muy duro como cazador en el pasado, pero esta era la primera vez que realmente se sentía uno. Después de todo, la riqueza estaba asociada con ser un cazador, pero sus ingresos pasados no habían sido gran cosa. La cara del mercader al que había vendido los Núcleos mágicos aún permanecía en su mente. “¿Has reunido todo esto por tu cuenta?” “Sí, de alguna manera lo he logrado.” “¡Qué cojones…! ¡Increíble!” 49 Núcleos mágicos de rango C. Su estimación inicial era de unos 300 millones, pero los impuestos se habían llevado la mayor parte. “¿El 40%?” “Sí señor. Una venta personal tiene una tasa impositiva del 40%. Por otro lado, los gremios solo tienen un impuesto del 10%.” “¿Por qué los gremios pagan menos impuestos?” “Bueno, a diferencia de un grupo privado, un gremio no puede ignorar una orden de movilización.” Ahora que lo pensaba, recordaba que incluso la Asociación había recibido ayuda del gran gremio del Tigre Blanco cuando ocurrió el incidente de la doble mazmorra. Dado los muchos beneficios e indulgencias que obtenían, los gremios tenían que cumplir con las órdenes del gobierno y de la Asociación. ‘¿Debo esperar a ingresar en un gremio antes de vender los Núcleos mágicos?’ – se dijo Jinwoo tras detenerse a pensar por un momento. Pero rápidamente desechó la idea. Si se volviera activo en un gremio, tendría que entrar en las puertas de rango A o B, y sus ingresos serían muy superiores a lo que podría conseguir en una puerta de rango C. Además, no había necesidad de contar cada centavo como un miserable con estos núcleos de rango C. ‘No puedo ingresar a lo loco en un gremio al azar para ahorrarme solo unos pocos impuestos.’ “Entiendo, haré la transacción.” Y así, 180 millones de wons entraron en su cuenta y, como se hermana había adivinado, había comprado pollo y cerveza para celebrar el ingreso de ese dinero inesperado. “Gracias por la comida…” Jinwoo golpeó con un dedo la frente de Jinah cuando la vio alargar la mano con disimulo para agarrar una cerveza. ¡Plaf! “¡Au!” “Esto es para ti.” – dijo mientras le ponía una lata de cola delante de ella. “Joooo… Estaba bromeando…” – dijo Jinah mientras se frotaba la mancha roja de la frente. Mientras Jinwoo tomaba un trago de cerveza fría y refrescante, un sonido inesperado sonó en su cabeza. ‘¿Un mensaje del sistema?’ ¡Ding!

Se ha detectado una sustancia nociva.
Se activaran los efectos del beneficio [Desintoxicación].

3,2,1… Desintoxicación completa.
‘¿Se ha detectado una sustancia nociva? ¿Se refiere al alcohol?’ Jinwoo terminó la cerveza y abrió otra lata. Glup. glup, glup.

Se ha detectado una sustancia nociva.
Se activaran los efectos del beneficio [Desintoxicación].

3,2,1… Desintoxicación completa.
Como era de esperar, volvió a aparecer el mismo mensaje. Incluso después de tomar dos latas seguidas, no sentía ningún efecto negativo. El beneficio era claro. ‘¿Cuándo y dónde he obtenido esta habilidad?’ – pensó mientras inclinaba la cabeza. Nunca había conocido a un cazador que estuviera dispuesto a hacerle un favor a los demás. Los que poseían ese tipo de habilidades especiales, trabajaban principalmente para los grandes gremios. No había ninguna posibilidad de conocer a alguien así en la Asociación. ‘Aunque alguien me haya lanzado alguna bendición sin saberlo, debería recibir una notificación del sistema.’ Eso le dejaba con dos posibilidades. O bien había sido bendecido mientras estaba inconsciente o se lo estaba otorgando el sistema. Y todo parecía indicar que era lo último. “Hermano mayor, ¿qué pasa? ¿Tienes indigestión? Debes comer más despacio.” – preguntó mientras miraba su cara preocupada. “No, algo me ha venido a la mente. Sigue comiendo.” – respondió mientras se levantaba para ir a su habitación. Estaba repasando sus recuerdos, tratando de recordar si había pasado algo por alto en el pasado. ‘¡Ah!’ – pensó de repente. – ‘Todas las misiones han tenido una recompensa hasta este momento. Incluso la misión de castigo. Pero hay una misión que no he comprobado la recompensa.’ Rápidamente abrió su buzón de mensajes. En ese momento no sabía nada sobre el sistema o sus recompensas, por lo que había ignorado el mensaje, pero recordaba que mencionaba una recompensa. Su corazón se aceleró. Jinwoo se desplazó hasta el último mensaje de la lista.

Bienvenida para los nuevos jugadores (Leído.)
“Abrir.” – dijo con voz temblorosa. ¡Ding!

Bienvenida para los nuevos jugadores.
Este sistema ayudará al crecimiento del ‘Jugador’.
El incumplimiento de las normas de este sistema puede dar lugar a una penalización.
Si se completa con éxito recibirás una recompensa.
Como había supuesto, mencionaba una recompensa. No podía dejar de pensar en la primera vez que había escuchado la voz en su cabeza, cuando se encontraba en el templo subterráneo.

Has cumplido todas las condiciones de una misión secreta:
[El valor del débil]
Una búsqueda secreta era como cualquier otra misión, pero Jinwoo nunca había comprobado cuál era la recompensa. En ese momento, todo lo que había tenido en mente era su muerte inminente. Jinwoo dirigió su vista hacia la parte baja del mensaje.

Has ganado una recompensa.
¿Te gustaría comprobarla?
(S/N)
‘Sí’ ¡Ding!

Misión secreta: [El valor del débil]
Has recibo una recompensa: La bendición del Gran Hechicero Kandiaru.
Impresionado por tu gran valor, el Gran Hechicero Kandiaru te ha bendecido con un regalo especial. Ahora podrás tener una vida larga y saludable.
‘Un brillante futuro espera a los que desafían al destino.’

La bendición del Gran Hechicero Kandiaru
Esta bendición otorga el efecto continuado [Longevidad]
Esta bendición otorga el efecto de [Voluntad de vivir] (Un solo uso)

[Longevidad]
Vuelve al portador inmune a todas las dolencias, venenos y enfermedades.
Dormir aumenta explosivamente la capacidad del cuerpo para curarse.

[Voluntad de vivir]
Permite restaurar todas las partes dañadas del cuerpo.
Todo tenía sentido. ‘Por eso recuperé la pierna…’ Que le volviera a crecer una pierna se había debido a la recompensa de esta misión. Era lo mismo que el hecho de no poder emborracharse. ‘Espera, ¿inmunidad a todos los venenos?’ – pensó mientras se ponía en tensión. Se le estaba ocurriendo una idea. Al momento, sacó un objeto de su inventario.

Glándula venenosa de Casaka
Rareza: A.
Tipo: Elixir.
Las escamas blindadas de Casaka poseen las propiedades [Músculos debilitados] y [Escama blindada] contra los objetos que las golpean.
Una bolsa que contiene el veneno refinado de Casaka. Beberlo te dará una piel endurecida de forma permanente, pero también dañará tus músculos mientras esté haciendo efecto.
Hay pocas posibilidades de obtenerlo al matar a Casaka.
Puedes mantener este objeto en tu inventario.

[Músculos debilitados]
El portador sufre una reducción de 35 puntos en [Fuerza].

[Escama blindada]
Se reduce el daño físico un 20%.
La bolsa contenía el veneno refinado de Casaka. Si lo bebía conseguiría una piel endurecida de forma permanente, pero a su vez el veneno también dañaría sus músculos. ‘Si los [Músculos debilitados] son a causa del veneno, tal vez la bendición bloquee la penalización.’ Solo había una forma de averiguarlo. Jinwoo cerró los ojos y bebió la sustancia de la bolsa. Glup. Un líquido espeso le bajó por la garganta. Ignorando el saber amargo, se terminó toda la bolsa. ‘Bleh, y dicen que las medicinas son amargas…’ Cuando la bolsa quedó vacía, apareció un mensaje.

Se ha detectado una sustancia nociva.
Se activaran los efectos del beneficio [Desintoxicación].

3,2,1… Desintoxicación completa.
“¡Ha funcionado!” – gritó Jinwoo con el puño en aire en señal de triunfo. Automáticamente, comprobó su pantalla de estado. – ‘Estadísticas’.

Estadística
Fuerza:
53
Agilidad:
53
Inteligencia:
30
Vitalidad:
30
Percepción:
36
Reduc de daño físico:
20%
Puntos sin asignar:
0
Como esperaba, no veía una reducción en la [Fuerza] y se mantenía en 53 puntos, pero a la vez había aparecido un nuevo atributo, el de [Reducción de daño físico]. Un poder increíble que permitía reducir todo el daño físico un 20%. “¡Bien!” Mientras celebrara su nueva estadística, Jinah lo llamó desde la sala de estar. “Hermano, ¿conoces a alguien llamado Yoo Jinwoo? Un tal Yoo Jinwoo te está buscando.” “No me suena nadie con el nombre Yoo Jinwoo…” – dijo mientras caminaba hacia la sala de estar y cogía el teléfono de la mano de su hermana. - ¿Diga? - Jefe, soy yo, Yoo Jinho. Por supuesto. - ¿Cómo has conseguido este número…? - Conozco a alguien en la Asociación. No contestabas a tu teléfono móvil así que decidí contactar contigo a través del teléfono de tu casa... - Sé breve. - ¡Ah! Me disculpo, Jefe. Pero hay algo que realmente quiero hablar contigo. Es difícil de explicar por teléfono, ¿podemos quedar en algún sitio? ‘Después de todo eso, ¿todavía quiere reunirse conmigo?’ – pensó mientras inclinaba la cabeza. - Es realmente importante, jefe. Era un tipo realmente extraño.
* * *
Jinwoo le concedió a Yoo Jinho una hora de su tiempo. Habían acordado verse en una cafetería francesa que se encontraba cerca de la casa de Jinwoo. A pesar de ser una tarde de un día laborable, la cafetería estaba llena de gente. “Jefe, ¡por aquí!” – gritó Jinho mientras saludaba alegremente. Jinwoo había expandido su sentido al entrar en la cafetería, pero no había notado a ningún otro cazador. Por lo menos, esto no iba a ser una emboscada para algún tipo de represalia. Aunque no podía recordar nada por lo que alguien quisiera tomar represalias. “No pensaba que te volvería a ver.” – dijo mientras se sentaba delante de Yoo Jinho. Tenía un helado a medio comer en un bol. “¿Has pedido algo? ¿Quieres un café?” – preguntó Jinho mientras se ponía en pie. “No, está bien.” Con cara decepcionada, Jinho se sentó de nuevo. “Entonces, ¿de qué va todo esto…?” – empezó a decir Jinwoo, pero fue interrumpido por una mesa con un grupo de estudiantes que se encontraban a su lado. “¡TE DIGO QUE ES VERDAD! DEBERÍAS HABERLO VISTO, ¡FUE UNA LOCURA!” Había tres muchachos de aspecto fuerte vestidos con el uniforme de un club deportivo hablando con tres chicas. “Entonces, ¿de qué va todo esto…?” – volvió a repetir, centrándose en la conversación. “¡DE QUE ESTÁS HABLANDO! ¡MIRA ESE MALDITO FARSANTE DELANTE DE LAS CHICAS OTRA VEZ!” “Sobre eso…” “¡TE LO ESTOY DICIENDO! JODER, ¿QUIERES VER LAS FOTOS? ¡TENGO LA PRUEBA AQUÍ MISMO!” Las voces de los estudiantes masculinos eran altas, pero resultaban igual de molestas las risas de las estudiantes femeninas. “……” Incapaz de mantener una conversación con tanto ruido junto a ellos, Jinwoo se levantó y caminó silenciosamente hacia la otra mesa. Las caras de los tres chicos se volvieron al unísono al verlo. “¿Podéis bajar la voz? Hay otras personas aquí.” “Sí, señor. Sí, señor, estaremos tranquilitooooooooos…” – respondió uno de los chicos con burla. Las chicas no dejaban de reír tras escuchar su disculpa. “……” Jinwoo simplemente los miró y luego se dio la vuelta. De repente, algo suave le golpeó la nuca y una servilleta enrollada cayó al suelo. “¡JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA, JA!” “¡JE, JE, JE, JE, JE, JE, JE, JE, JE, JE!” “¡PARA! JA, JA, JA, ¡BASTA!” Los estudiantes varones se reían a carcajadas mientras las chicas fingían detenerlos entre risas. La cara de Yoo Jinho se congeló cuando vio la escena. “Je… Jefe…” Jinwoo cogió la cuchara del cuenco de helado de Jinho y se dirigió al mostrador. “Míralo, va a chivarse de nosotros.” “Buuuuaaaaaa, mami, hay algunas personas que gritan. ¡Buaaaaa! ¡Ja, ja, ja!” También mientras iba caminando, los estudiantes continuaban burlándose de él. “Esta cuchara… ¿Cuánto cuesta?” – le preguntó Jinwoo a una nerviosa empleada de la tienda. “Lo siento cliente, realmente no vendemos esas cucharas…” “¿Vale menos de diez mil?” “¿Señor? Ah, bueno… Probablemente…” Al oírlo, Jinwoo colocó un billete de 10.000 wons en el mostrador y se dio la vuelta. “¿Cliente? ¿Señor…?” Jinwoo ignoró la voz de la mujer y caminó de vuelva hacia la mesa de los estudiantes y, al verlo acercarse con una cara seria, los estudiantes varones se levantaron de sus asientos. “Que… ¿Qué quieres?” Cada ojo de la tienda estaba centrado en la escena que se estaba desarrollando. Jinwoo le tendió la cuchara a los niños. “¿…?” “¿…?” Mientras lo miraban confundidos, Jinwoo cerró lentamente su puño alrededor de la cuchara, que comenzó a arrugarse y terminó en un estado irreconocible. Al verlo, las caras de los chicos comenzaron a ponerse blancas. Plam Rrrrrrrrrrrrrrr La cosa que rodaba sobre la mesa ya no podía llamarse cuchara, era un trozo de metal aplastado en forma de bola. “¡…!” Cada uno de los chicos trago saliva. ‘Esa no es la fuerza de un humano ordinario.’ ‘Es… Es un cazador.’ Mientras se miraban los unos a los otros, el chico que había tirado la servilleta de papel fue el primero en bajar la cabeza. “Lo… Lo siento.” “Lo sentimos…” – dijeron rápidamente al unísono los otros dos. – “Hemos cometido un error. Lo sentimos…” Después de inclinar repetidamente la cabeza, los chicos salieron rápidamente de la cafetería, con las chicas detrás. Uaaaaa... El resto de clientes, que también estaban molestos por el ruido que causaban por los estudiantes, enviaron un silencioso aplauso de gratitud a Jinwoo, que rápidamente regresó a su asiento. “¡Como se esperaba del Jefe!” – dijo Jinho con destellos en los ojos. “Suficiente.” – dijo Jinwoo para a continuación volver al tema que les ocupaba. – “Bueno, entonces, ¿de qué querías hablar?” “Bueno… Jefe. Lo he pensado mucho. Realmente lo he pensado mucho. Y hay algo que quiero preguntarte.” “¿Y es?” – contestó inclinando la cabeza. “Jefe, la verdad es…” – empezó diciendo Yoo Jinho mientras su cara se ponía roja de vergüenza. Estaba reuniendo el coraje para terminar su oración. – “Estoy tratando de crear un grupo de incursión privado…” “Me niego.” – respondió Jinwoo sin pensárselo ni un segundo.


lunes, 11 de febrero de 2019

TBATE Capítulo 4

Capítulo 4
Mi vida actual
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Punto de vista de Reynolds Leywin: ¡Mi pequeño! Estoy muy feliz de haber tenido un hijo. Me pregunto: ¿cuándo pueden empezar a entrenar los bebés? ¿Cuándo podré volver a entrenar yo mismo? ¡No puedo esperar a enseñarle cosas sobre la magia! Espero que sea un Potenciador igual que su viejo padre. Ya que, aunque conozco los conceptos básicos sobre la conjuración, no puedo hacer nada útil excepto usarlos como ejercicio mental. En cambio, Alice es una de las personas más talentosas que he conocido. En su labor como Curandera es excepcional. Recuerdo aquel entonces, cuando aceptó salir conmigo, se unió a mi grupo y fuimos a misiones juntos. Sus habilidades curativas eran asombrosas por si solas, pero lo que más me sorprendió fue cuando usaba un hechizo de área, que curaba a todos los aliados que estuvieran en su interior. ¡Era única! ¡Y soy su marido! Je, je… Nunca me cansaré de decir eso. Antes de que nos asentáramos en aquellos viejos tiempos, íbamos a los Claros de la Bestias y cazábamos bestias de maná. Las bestias de maná son animales y criaturas únicas que han nacido con la capacidad de absorber el maná con el que pueden formar un núcleo de mana, al que llamamos núcleo de bestia. Los núcleos de bestia tienen una cantidad limitada de usos, haciéndolos muy valiosos y altamente codiciados. Por supuesto, cuanto más alto es el rango del núcleo de bestia, más valor tiene. Los núcleos de bestia son clasificados desde el rango E (los toros con colmillos domesticados que son usados para carne y piel), hasta los monstruos de rango SS. No puedo decir mucho sobre ellos, ya que nunca he visto ni oído sobre uno, pero supuestamente existen. Como regla de oro, siempre hay que asumir que las bestias de maná son más fuertes que los humanos, aunque tengan el mismo rango. Esto se debe a algo simple: si obviamos el maná, la fuerza física de una bestia es mucho mayor a la de un humano promedio. A pesar de que los Claros de las Bestias son peligrosos, siempre que se tenga cuidado y uno no se pierda, no te metes en problemas, ya que las bestias más fuertes suelen estar en cuevas subterráneas o incluso más profundo. Las primeras decenas de kilómetros están muy bien trazadas en mapas. Mientras seas al menos un aventurero de rango C, no tienes problemas. De vez en cuando, se publican misiones que requieren un par de grupos de aventureros. Suelen tratar sobre limpiar y trazar mapas de mazmorras que no han sido exploradas por completo. Existen bestias de maná capaces de crear sus propias guaridas y de tener a otras bestias sirviéndole, en aquellas guaridas puedes apostar que hay tesoros. Le hablo sobre mi anterior vida a mi hijo Art, contándole lo más que pudiera para lavarle el cere… Quiero decir, animarle para que cuando crezca tenga cierta experiencia sobre lo que es ser un aventurero. No sabría qué hacer si es que el pequeño Art nunca ‘despierta’. ¡Oh, Dios! No importa cuánto tarde. Sería un padre feliz y orgulloso si puede entrenar para volverse cualquier tipo de mago. Es muy fácil saber qué tipo será alguien una vez ‘despierta’, ya que los potenciadores, conjuradores y los anormales forman una barrera translúcida, la cual se comporta de forma diferente durante aquel momento. Cuando los potenciadores se despiertan por primera vez, se forma una pequeña fuerza de empuje alrededor de la barrera, lo que significa que tienen unos canales de maná dominantes. En cambio, a los conjuradores se les forma un vacío de maná a su alrededor, lo que significa que sus venas de maná son dominantes. Por supuesto, el nivel de la fuerza de empuje y cantidad de vacío dependerán del talento de sus capacidades. No quiero alardear, pero cuando desperté por primera vez, a los doce años, estaba durmiendo, ¡y la fuerza de empuje me hizo flotar por un buen par de minutos! ¡La fuerza era lo suficientemente fuerte como para levantar un cuerpo humano! De todos modos, tan pronto ‘despierte’, lo entrenaré. Si es un conjurador, creo que tendré que conseguirle un tutor de la capital, ya que Alice y yo no somos adecuados para enseñarle… … Es lo que me decía, pero… ¡BOOOOOM! Acababan de desaparecer al menos tres cuartas partes de la casa… ¿Qué ha pasado? Por suerte, era un poco después de cenar y estaba con Alice en el patio delantero, pero… Art… El pequeño Art seguía en la casa… “¡¡ARTHUR!!” Alice abrió sus ojos con incredulidad y preocupación mientras su rostro se ponía pálido, como si le hubieran drenado toda la sangre. Empujé a mi esposa hacia abajo mientras la cubría con un escudo temporal que duraría unos minutos. Corrí en dirección a la explosión, cubriéndome con una capa de maná. Los escombros que quedaban de la casa caían constantemente sobre mí a medida que me acercaba al origen de la explosión. Después de abrirme paso por las rocas y restos que quedaban de la casa, lo vi. Mi hijo tenía una barrera translúcida parpadeando a su alrededor. Y lo que es más, la fuerza de empuje de su despertar había sido la causa de la explosión. Estaba flotando en el centro del cráter que había hecho desaparecer tres cuartas partes de nuestra casa, así como también todo el patio trasero. Ja, ja… Mis piernas cedieron y caí en mis rodillas mientras continuaba mirando boquiabierto aquella escena. Mi hijo que apenas tenía tres años había ‘despertado’. Solo tres… No sabía si reír o llorar. “¡Reynolds! ¡Cariño!” Miré a mi esposa aún sorprendido por el shock. Una vez que cesaron de caer escombros, se las arregló para avanzar lentamente hacía mí. Avanzaba a pequeños pasos, cubriéndose la cara para protegerse de la enorme fuerza de empuje que Art aún seguía emanando. “¡Reynolds! ¿Qué ha pasado? ¿Qué está pasando? ¿Dónde está Art?” Todavía incapaz de hablar, simplemente señalé con mi dedo hacia donde estaba nuestro hijo. Aún confundida, miró hacia donde señalaba y lo único que pudo murmurar fue: “Oh, Dios m…”
* * *
Punto de vista de Arthur Leywin: ¡Guau, me siento genial! Me sentía como nuevo por mi avance, y cerré mis ojos para sentir mi núcleo de maná recién formado. ¡Mi pequeño y dulce núcleo de maná! “¡ART! ¡OH, MI BEBÉ! ¿Estás bien?” Vi a Madre correr hacia mí mientras que Padre estaba arrodillado. ¿Qué habría hecho para que Madre lo castigara? Madre me levantó y abrazó tan fuerte hasta el punto en que mis costillas poco desarrolladas no aguantaban más. Me las arreglé para chillarle: “Madre, no llores. ¿Qué pasa?” No me respondió y continuó llorando mientras me mecía. Padre llegó a su lado, acarició su espalda mientras acariciaba también mi cabeza, mostrándome una débil sonrisa. Después de este breve momento de confusión, aparté mi rostro del pecho de Madre y miré a mi alrededor para ver que estábamos en el centro de un cráter gigante, y que la mayoría de la casa había desaparecido. ¿Qué mierda...? ¿Quién había hecho esto? ¡¿Quién se atrevía a destruir el hogar de un rey?! ¡Los responsables lamentarán este día! Los cazaré día y noche y no descansaré hasta…. “Art cariño, felicidades. Has despertado, campeón.” “…” “…” ¿Yo había hecho esto? En mi viejo mundo, la Tierra, ocurría un fenómeno similar cuando un joven despertaba. Alrededor del que despertaba se formaba una barrera transparente y una pequeña fuerza de empuje la rodeaba. Supongo que la fuerza de empuje en este mundo era mucho más fuerte debido a que el maná existía en el entorno, algo que no había en la Tierra. Ya que una vez había sido un rey, decidí disculparme por este desastr… Erro… Digo, mala situación. “Lo siento Madre, Padre. ¿Estoy en problemas?” “Ja, ja… No, Art cariño, no estás en problemas. Solo estábamos preocupados por ti. Me alegro de que estés bien.” – Madre intentaba sonreír con los ojos medio llorosos. El idiota de mi padre, en cambio, estaba mucho más entusiasmado. “¡Mi chico es un genio! ¡Ha despertado antes de cumplir siquiera los tres años! ¡Esto no tiene precedentes! Creía que yo era rápido, pero esto… ¡Cielos!” El ambiente perfecto duró solo un momento, ya que cuando un vecino pasó gritó: “¡¿Qué demonios?!” “Ja, ja, será mejor que limpiemos este desastre.” – dijo Padre mientras sonreía y se frotaba la nuca.
* * *
Han pasado un par de semanas desde mi despertar. Habíamos decidido mantenerlo en secreto por ahora. Padre se las arregló para contactar con unos compañeros de un antiguo grupo de aventureros para que nos ayudaran a reconstruir nuestra casa, y mientras nos quedamos en una posada cercana. Con la ayuda de los conjuradores levantando el suelo para los cimientos y los potenciadores realizando el trabajo duro, la casa no tardó en estar terminada. ¡Las ventajas de la magia! Sorprendentemente, ninguno de los antiguos compañeros de Padre preguntó por qué nuestra casa había explotado. Eso dice mucho del idiota de mi padre. En medio de la reconstrucción llegó mi cumpleaños (29 de mayo). Mis padres me despertaron esa mañana con un regalo, y con lo que parecía ser una rebanada de… ¿Pan…? En sus manos. ¡Ahh! ¡Era un pastel...! Habría sido más fácil decirlo si no hubiese sido negro. Al abrir el regalo vi que era una espada cuidadosamente tallada. Abracé a mis padres y les di las gracias por el pastel y el regalo. Esto me sorprendió, ya que mis padres no se habían molestado en celebrar mis dos pasados cumpleaños, así que había asumido que en este mundo, simplemente, no se celebraban. Más tarde descubrí que los cumpleaños se celebraban a partir de los tres años; esto se debía a una antigua tradición, cuando los bebés eran más susceptibles a morir antes de los tres años. ¡Qué medieval! Otra cosa que me llamó la atención fue ver que tanto los niños como los adolescentes trabajaban en las granjas con su familia, o en forjas como aprendices de herreros. No había un sistema de educación estructurado. Las familias se encargaban de darles una educación básica, tan básica como leer y escribir. Tan pronto cumplí tres años, Madre comenzó a darme lecciones a ciertas horas, enseñándome a leer y escribir. Haciendo el papel de un hijo genio, fingía que aprendía rápido para alegrarla, así podía leer libros más complejos en la biblioteca sin levantar sospechas. Esas últimas semanas pasaron en un suspiro. Después de despertar, Padre me enseñó lo mejor que pudo lo básico del maná y cómo podía empezar a entrenar. Trataba de simplificar lo más que podía para que lo entendiera un niño pequeño, pero supongo que, si no fuera porque tengo la capacidad de comprensión de un adulto, no creo que hubiera sido capaz de entenderlo. Los principios básicos son: Una forma fácil de saber cómo de fuerte es un núcleo de maná es según el color que tenga. Al principio el núcleo de maná es negro, debido a que se mezcla la sangre del cuerpo y otras impurezas en las partículas de maná para ser formado. Cuando el maná dentro del cuerpo de una persona se vuelve puro y las impurezas se filtran y cambia a un color rojo oscuro. Desde ahí, el color del núcleo de maná se aclara; de rojo oscuro a rojo, y luego a rojo claro. El orden es el siguiente: negro, rojo, naranja, amarillo, plateado y finalmente blanco. Tanto el núcleo de mana rojo como el núcleo de maná amarillo, se dividen en tres tipos de tonos (naranja oscuro, naranja, naranja claro). Por regla general, cuanto más claro sea el núcleo de maná, es más puro y tiene acceso a mayor poder. A medida que las lecciones me iban siendo más útiles, comencé a impacientarme por el ritmo al que íbamos. Así que pregunté un par de días más tarde: “Madre, ¿puedo tener libros de magia?” Ya que Madre aún tenía contactos en el Salón del Gremio (El Gremio de Aventureros), se las arregló para conseguir una colección bastante amplia de libros sobre la manipulación básica del maná y de lucha con diferentes tipos de armas. Algunos de ellos solo eran libros de imágenes con palabras sencillas, y la mayoría de las imágenes trataban sobre conceptos básicos para condensar el maná, así que ignoré esos. Madre me miró de forma extraña porque los libros que buscaba eran de un nivel más alto. Había asumido que no sería capaz de entender la mayoría de las palabras, por lo que había intentado engatusarme con libros sencillos, diciendo que esos eran más fáciles de entender, pero al final cedió. Mi vida diaria consistía en tomar lecciones de lectura y escritura con Madre y entrenamiento de potenciación con Padre. Después de terminar de explicarme la teoría básica y las aplicaciones de la potenciación, empezamos el entrenamiento físico. Ya que mi cuerpo era demasiado pequeño para entrenar en combate, optamos por correr y hacer ejercicio. Creo que ver a mi cuerpo de tres años intentar hacer una flexión es algo muy gracioso, pero Padre hacía un buen trabajo aguantando la risa. Cuando no estaba recibiendo lecciones, por lo general me quedaba dentro de la nueva e improvisada biblioteca, leyendo y meditando para condensar aún más mi núcleo de maná. Pasó un año sin muchos cambios dentro de mis planes, pero mientras cenábamos una noche Padre dijo. “Cariño, creo que es hora de que Art consiga un mentor apropiado.”


domingo, 10 de febrero de 2019

Volumen 25 Capítulo 2

Volumen 25 Capítulo 2
El Paso Gris
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

“La sensación de aislamiento cuando viajas solo… Vagando libremente limpiando monstruos, ¡es la mejor sensación!” Los wyverns, Bingryong, Fénix, Geumini y Amarillento estaban siguiendo a Weed. “¡Allí! No lo dejes caer, ¡recoge el botín de forma adecuada!” Los wyverns tenían que usar sus garras y picos para recoger el botín. Cada vez que había una batalla, aparecía una nueva agonía sin sentido para ellos. ‘¿Aislamiento?’ ‘Para estar explotándonos así…’ Cuando estaban solos cazaban de forma perezosa, pero a medida que seguían a Weed iba aumentando la cantidad de tareas que tenían que hacer; cazar, recoger el botín, hacer tareas, ayudar en la cocina y ser un transporte volador. “¡Iiiiiiiiiiiie!” – gimió Eunsae mientras extendía las alas y se derrumbaba sobre la cabeza de Amarillento. Pero esto no funcionaba con Weed. “No puedes morir de agotamiento, por tanto… Levántate rápido.” Weed había experimentado tantas veces la fatiga y los resfriados por el exceso de trabajo, que estaba cansado de sentirlo; fingir estar enfermo nunca lo engañaría. Cerca de la Fortaleza de Vargo había muchas mazmorras a las que nadie se atrevía entrar. También había muchas guaridas de monstruos, pueblos y escondites. En algunas ocasiones, otros grupos eran los primeros en llegar para cazar, pero como el área alrededor de la Fortaleza de Vargo estaba poco explorada, era mucho más probable que Weed y sus esculturas vivientes, fueran las primeras en llegar. Lo bueno de tener miembros fijos en el grupo o de cazar con las esculturas vivientes era que no tenía que perder el tiempo buscando gente que fuera confiable, ni dedicar momentos para aprender a coordinarse con los nuevos componentes del grupo. Por lo general, siempre estallaban conflictos con los nuevos miembros debido a diferentes opiniones o tácticas a emplear. Pero Weed nunca experimentaba tales dificultades. “Todos a dormir.” – dijo Weed cuando terminó de limpiar la mazmorra. Al escuchar sus palabras, Amarillento respiró aliviado. Había estado tan alerta que era incapaz de bajar su rabo. Como cada una de las esculturas tenía su propio rol dentro de la mazmorra, no había tiempo para descuidarse. Aunque aparecieran varios monstruos débiles, aceleraban para poder cazar un monstruo más cada hora. “Hoy tenemos un clima nublado y puede llover, así que vamos a pasar el día dentro de una mazmorra.” Solo Weed tenía el poder para tomar todas las decisiones con respecto a la caza o al tiempo de descanso. “La luz del sol es realmente agradable. ¡Prepararemos el desayuno y nos iremos a cazar dentro de una mazmorra!” Era un completo tirano cuando estaba de caza.
* * *
“Encontré una nueva mazmorra hace dos días y buscaba gente que quiera divertirse. Gente que pueda dedicar todo el día a la caza, que ya esté preparada y que pueda partir de inmediato.” “Partimos a la búsqueda de tesoros, estamos buscando a alguien con una clase de combate. Soy un aventurero y tengo una pista sobre un tesoro. Aunque no estoy 100% seguro, me gustaría encontrar personas que puedan compartir las penalidades conmigo.” “¿Algún explorador para ir hacia el oeste? Somos un grupo de seis personas con un nivel medio de 330. Estamos buscando a alguien que dibuje un mapa mientras exploramos.” No solo se continuaban afanosamente los trabajos de reparación de la Fortaleza de Vargo, sino que la situación actual había atraido una gran cantidad de jugadores que querían cazar y tener aventuras cerca de la frontera de la civilización. Como los ataques de los monstruos eran frecuentes, los niveles de los jugadores también eran altos. “Si no estás ocupado, ¿podemos ir de caza juntos?” “Bueno, realmente no estoy muy ocupado…” Los geomchis se habían vuelto muy populares. Después de ver su desempeño en la batalla, los caballeros y los guerreros habían aprendido muchas cosas sobre ellos; luchaban de forma feroz para maximizar la eficiencia de la caza y siempre iban en la vanguardia cuando caminaban por una mazmorra. Gracias a ellos los aventureros se divertían. ‘Con ellos podemos ir a cualquier parte.’ ‘Aunque sucedan cosas malas, no me echan la culpa.’ Durante las aventuras, la muerte siempre estaba presente y, aunque los geomchis perdieran su vida ante un monstruo o cayeran en una trampa, su única decepción era que no habían podido proteger a los miembros de su grupo hasta el final. ¡Eran verdaderos hombres! “Señor Hye-Yeon, traje vino y carne.” – dijo Mapan tras aprender como elevar rápidamente su nivel como comerciante. “¡Oh!” “Si estás aburrido, ¿qué tal si vamos de caza?” “He mejorado mi habilidad de [Cocina] y he traido dos carros completos llenos de alcohol. No planeo regresar hasta que se acaben todas mis existencias.” “¡Vámonos!” Los comerciantes tenían una regla: utilizar cualquier método a su alcance para lograr sus objetivos y, cuando Mapan se unía al grupo de los geomchis, su nivel se elevaba rápidamente. “¡Tengo frutas! ¡Tengo hierbas!” “Fundimos acero y fortalecemos vuestras armas. Cualquier cosa que necesites, ¡no dudes en venir!” Los residentes y los jugadores tenían confianza en Weed. Habían emigrado a la fortaleza una vez que la había conquistado y convertido en su Señor. Los trabajos de reparación estaban constantemente en marcha y, poco a poco, a medida que los edificios volvían a funcionar, los elfos y los enanos de las zonas cercanas venían diariamente para intercambiar sus mercancías. Si se miraba desde la lejanía, podía observarse que la fortaleza se había construído con rocas misteriosas, negras y contaminadas que hacían que todo el lugar diera la sensación de que los no-muertos saldrían de cualquier esquina en un momento. Pero la vitalidad y la vida estaban volviendo a surgir dentro de la fortaleza. Cuando las ruinas fueran completamente reparadas, se empezaría con la construcción de nuevos edificios y, por ello, Pavo y otros arquitectos que había mejorado sus habilidades en Morata, estaban de camino a la Fortaleza de Vargo. “Creo que podremos empezar a construir casas más tarde.” “Sí, pienso lo mismo.” Los edificios residenciales no eran un problema, ya que se podían construir una gran cantidad de chozas en las colinas que conducían a la Fortaleza de Vargo. Por supuesto, más tarde serían necesarias casas más lujosas, pero en estos momentos, la prioridad era reparar la fortaleza. Los arquitectos de menos nivel se estaban encargando de que los trabajadores cumplieran con las normas de seguridad, mientras que los de primer nivel, que habían participado en la construcción del Centro de Arte y los distritos comerciales de Morata, se hicieron cargo de reparar los edificios del interior de la fortaleza. “Tenemos que restaurar este edificio como era en la antigüedad.” “Vamos a necesitar muchas piedras negras.” “El Señor está proporcionando ingentes cantidades de dinero para reparar la fortaleza, por lo que contamos con una gran cantidad de peticiones para reunir materiales para la construcción. Los residentes y los comerciantes están trayendo constantemente materiales, por lo que tenemos de sobra para usar en estos momentos.” Weed había invertido una inmensa cantidad de fondos para reparar la Fortaleza de Vargo. En Morata, cuando se invertía dinero daba lugar a un festival; aquí en cambio, aumentaba la corrupción entre soldados y algunos residentes al azar venían a trabajar en las reparaciones. “El lugar donde mataron al Dragón de Huesos es un problema… ¿Hasta dónde vamos a intentar arreglarlo?” “Vamos a hacer todo lo que podamos, tenemos que realizar nuestro mejor esfuerzo. La zona quedó derretida por el aliento del dragón y muchas de las columnas están derruidas, por lo que la mitad del área debe ser reconstruida.” “Hmm, si la escala es tan grande, va a ser un verdadero proyecto de construcción.” Para los arquitectos, el trabajo de reconstrucción de la Fortaleza de Vargo era una obra gigantesca que dejaría huella en la historia. Su entusiasmo crecía a medida que los fondos del Señor y los ingresos por los impuestos se iban asignando a los trabajos de reparación. “La torre en la que habitaban los dragones de huesos, si se mira con atención, parece estar inclinada.” ¡El torreón central era la principal atracción de la Fortaleza de Vargo! Ya fuera mirándolo desde lejos o desde cerca, estaba tan inclinada que creaba una sensación extraña cuando se observaba de cerca. Era increíble que no se hubiera derrumbado. Los arquitectos exploraron el terreno y descubrieron que, debido a sus cimientos bien construidos y a la dureza del suelo, no había ningún peligro que la torre cayera. “El Señor Weed nos ha ordenado dejar la torre como está por ahora.” Para Weed, reconstruir la Fortaleza de Vargo para dejarla en su estado original costaría demasiado dinero. ‘Si reparamos el interior, aunque el dinero comience a entrar a raudales, seguro que encuentran un montón de cosas que me dejarán sin fondos.’ El torreón central no solo atraía la atención de la gente, sino que era el lugar histórico que protegía la filacteria de Barr Khan. Una construcción tan alta y enrome era demasiado preciosa para demolerla y volverla a construir. ‘Vamos de dejarla así.’ ¡El mejor método para preservar un edificio histórico era dejarlo sin gastar dinero! Al igual que la torre inclinada de Pisa, el torreón central inclinado podría convertirse en la nueva atracción de la Fortaleza de Vargo. Los magos de nivel alto y los ricos construirían sus propias torres, pero, si se comparaba en altura o inclinación, el torreón central era insuperable. ‘¡La sensación de colapso inminente del torreón central no se puede encontrar en otro lugar del Continente de Versalles!’ En la actualidad, la mayor parte de la fortaleza estaba destruida, se veía vacía, y las invasiones constantes de los monstruos, aunque facilitaban la caza, obstaculizaban el desarrollo de la zona. Pero había un método para calmar ese ambiente deprimente: ¡una escultura! Weed hizo que los wyverns transportaran cuidadosamente rocas a la parte superior de la torre inclinada. ‘Si hago una escultura aquí se podrá ver desde cualquier parte de la fortaleza.’ Se trataba sin duda del mejor lugar para exponer una escultura, pero como era un lugar donde estaría expuesta a la lluvia y al viento, una pieza frágil y delicada no se vería bien. ‘Tengo que hacer una obra que se adapte a la sensación de la Fortaleza de Vargo.’ Como siempre, Weed no pensó mucho en qué pieza quería hacer. ‘Solo hay una obra que quedaría bien en este lugar.’ – pensó mientras comenzaba a tallar la roca. Todos los jugadores o residentes que regresaban de sus tareas o de cazar podían ver a Weed haciendo una nueva escultura. “También va a hacer una escultura aquí, tengo mucha curiosidad por ver cómo quedará.” Cuando Weed comenzaba a hacer una nueva obra, siempre había un gran interés por ver el resultado. Si creaba una buena escultura como en Morata, ayudaría de muchas maneras, por lo que todos contaban los días con los dedos de las manos para saber cuándo completaría la escultura. Pero como Weed iba y venía de cazar en las mazmorras, el progreso era lento. “La escultura debe estar hecha con sangre, sudor y trabajo duro por eso le está tomando tanto tiempo.” “Una obra de arte no es algo que se pueda hacer fácilmente.” Los jugadores se sentían felices, ¡aunque tuvieran que esperar! Weed estaba realizando una escultura de seis metros de altura que se podría ver desde cualquier lugar y, a medida que aumentaba el tiempo que Weed invertía en la escultura, ésta se fue haciendo cada vez más visible. Finalmente, la clara figura de un Lich se levantó ante Weed y, a medida que iba tallando los detalles, los objetos de Barr Khan fueron tomando forma. En el pasado había jugado con la forma de un Lich en Las Falanges, pero ahora se preguntaba si podría haberse convertido en el heredero de Barr Khan y liderar la Legión Inmortal. Con su codicia, habría seguido fielmente las órdenes del nigromante y, antes de que se hubiera dado cuenta, traicionarlo y tomar el control de la legión. ¡Era un futuro desconocido, pero bastante probable! Si no hubiera recorrido el camino de un escultor por tanto tiempo, habría sido algo casi seguro. ‘No sé qué efecto tendrá esta escultura, pero definitivamente será un monumento histórico.’ A veces, cuando se creaba una escultura, se creaban grandes eventos y, cuando completó la escultura del Lich, los pensamientos negativos de que era una escultura fallida y que los no-muertos de las cercanías se alzarían de nuevo aparecieron en su mente. El Lich del torreón hablaba perfectamente de las habilidades escultóricas de Weed, ya que no había nada malo en sus detalles y, si se miraba al torreón central desde lejos, era difícil saber si era un Lich real o no. ‘Le falta algo.’ – pensó al ver que ya había completado la estatua, y decidió continuar para que fuera más grande. – ‘Un Lich no puede estar sin guardaespaldas’. Como ya había terminado de tallar al Lich, le agregó caballeros de la muerte y caballeros condenados de dos metros de altura, pero incluso entonces, la estatua carecía de esplendor. Comparado con el Barr Khan de la Legión Inmortal, el Lich parecía estar demasiado aislado y solitario. ‘Necesita algo más especial.’ – pensó mientras comenzaba a sacar material para esculpir de su bolsa. ¡Los Huesos podridos de Dragón! Si se hubieran tratado de los verdaderos huesos de un dragón, serían más preciosos que el oro o el mithril, pero tras convertirse en un no-muerto si los usaba de materiales para la forja, la capacidad y la durabilidad del objeto se habría reducido drásticamente. Y, como el dragón de huesos había resucitado hacía mucho tiempo, la durabilidad de los huesos era tan baja que ya no servían para nada. Los objetos que habían caido del Dragón de Huesos se repartieron entre los jugadores, pero los huesos no parecía que pudieran convertirse en algo bueno, por lo que no fueron populares. En el pasado, los geomchis habían usado quipo creado con las partes de un Dragón de Huesos, pero los paladines y los sacerdotes no podían equipar nada hecho con huesos de un no-muerto y, por ello Weed pudo reclamar dos juegos completos de los que el resto de jugadores no quería saber nada. ‘Tengo que usar estos preciosos materiales.’ Weed usó el mismo método que el del acero fundido para conectar los huesos del dragón entre sí. Tenía suficiente material para tres cabezas, pero algunos de los jugadores se habían quedado los huesos más pequeños del cuerpo como recuerdo, por lo que fundió en bronce los huesos restantes y así pudo completar los tres dragones de huesos del torreón central. ‘Ahora está mejor.’ Como el kimchi con los fideos, el sundae con el tteolbokki, o los fideos con salsa de soja y el cerdo con salsa agridulce. Era una combinación fantástica. ¡Ding!

Por favor, indique un nombre para la escultura que ha creado.
“El bueno, agraciado, simpático, guapo, rico y alto Lich Weed con un montón de no-muertos.”

¿Eliges darle el nombre: ‘El bueno, agraciado, simpático, guapo, rico y alto Lich Weed con un montón de no-muertos’?
‘Espera, es demasiado largo, lleva demasiado tiempo decir el nombre completo…’ Además, no solo había tallado al Lich, sino que también estaban los caballeros condenados, los caballeros de la muerte, los fantasmas y el resto de no-muertos de la Legión Inmortal a su lado. Como Weed había participado personalmente en la cadena de misiones de los nigromantes, pudo reproducir la forma de los no-muertos a la perfección. “No. El nombre de la escultura será ‘El Lich que comanda a los no-muertos’.”

¿Elige darle el nombre: ‘El Lich que comanda a los no-muertos’?
“Sí”

¡Obra Magna! Has creado la escultura ‘El Lich que comanda a los no-muertos’.
En el lugar de descanso de la Legión Inmortal se ha creado la escultura de un Lich, ¡recordando al legendario monstruo Barr Khan!
Barr Khan cometió muchas atrocidades en el Continente de Versalles y, sin lugar a dudas, ha influido en el curso de la historia. También fue conocido por desarrollar las habilidades de los nigromantes cuando apenas habían sido desarolladas.
Gracias a ser muy respetado por su gran [Arte] y [Fama], no hay nadie que pueda criticar a Weed por crear una escultura que conmemora el descanso eterno de Barr Khan.
Valor artístico: 8.980.
Efectos especiales:
Al contemplar ‘El Lich que comanda a los no-muertos’, aumenta la regeneración de [Salud] y la regeneración de [Maná] un 32% durante un día.
Todas las estadísticas aumentan 16 puntos.
La [Inteligencia] aumenta 3 puntos permanentemente.
La [Sabiduría] aumenta 3 puntos permanentemente.
En las áreas alrededor de la estatua, los nigromantes disfrutan de un aumento de 2 puntos en sus habilidades y los no-muertos ganan algo de intelecto.
Evita los ataques de los muertos vivientes.
El consumo de [Maná] se reduce un 6%.
El poder de la [Magia Oscura] se incrementa un 2%.
Cuando la [Salud] sea inferior al 50% se tiene la sensación de ser invencible y el poder de [Ataque] aumenta un 14%.
Estos efectos no se acumulan con el de otras esculturas.
Número total de Obras Magnas creadas: 9.

La habilidad [Dominio de la Escultura] ha mejorado.

La habilidad [Artesanía] ha mejorado.

La habilidad [Comprensión Escultural] ha subido un nivel.

La [Fama] ha aumentado en 875 puntos.
El [Arte] ha aumentado en 33 puntos.
El [Carisma] ha aumentado en 3 puntos.
La [Sabiduría] ha aumentado en 2 puntos.

Por crear una Obra Magna, todas las estadísticas aumentan 3 puntos.
El domino de la habilidad de [Escultura] de Weed estaba en el nivel 8 y había pasado del 6% al 14,6%. Los jugadores que miraban desde abajo y que habían estado esperando desde el principio a que terminara su obra, soltaron gritos de alegría cuando la escultura comenzó a tomar forma. “¡Es una Obra Magna!” Los nigromantes, que disfrutaban de menos beneficios que el resto de jugadores, eran los más felices. Estaban destinados a no alejarse nunca más de la Fortaleza de Vargo.
* * *
La batalla contra Barr Khan había alcanzado una cuota de pantalla del 24,3% a pesar de sus repeticiones. La fama de Weed podía perforar el cielo. Era el jugador más popular de todo el Continente de Versalles. Weed era conocido como el Señor del Continente Norte y las transmisiones de sus aventuras se mostraban de forma continua con programas especiales que siempre eran bien recibidos por los telespectadores, haciendo que sus calificaciones se mantuvieran estables. También se estaban contando las noticias que llegaban desde la Fortaleza de Vargo. Los jugadores del Continente Norte tenían un gran interés por ver cómo la fortaleza que había sido ocupada por las legiones de no-muertos se estaba convirtiendo en un asentamiento humano. Si la comparábamos con el resto de regiones del continente, la zona Norte estaba habitada por una pequeña cantidad de jugadores, pero desde el momento en que había comenzado su colonización, su expansión no había sido nada despreciable ya que muchos jugadores de la parte central y oriental del continente tenían mucho interés en el Norte. Además, como era la región gobernada por el ‘Dios de la Guerra’ Weed, incluso si no pasaba nada, seguía siendo el centro de atención gracias al desarrollo del castillo y a las aldeas abandonadas que permitían realizar múltiples aventuras. Y así, el número de jugadores que llegaban desde el Continente Central aumentaba cada día. “Aquellos que vayan a las Montañas de Leserite, por favor, que vengan rápido. Nos vamos ahora mismo.” “Estamos organizando una cacería en la Mina de Tanroa. Estimamos que necesitamos unas doscientas personas. Es una petición de los enanos para eliminar a todos los monstruos que habitan en la mina.” Había un ambiente mucho mejor de lo que se esperaba, por lo que las personas que acudían por primera vez a Morata tenían dificultades para adaptarse y, a menudo, quedaban desconcertadas. Llegaban atraídos por la Catedral, la Gran Biblioteca y el resto de edificios históricos. Escuchaban muchas historias sobre la ‘Estatua de la diosa Freya’ y la ‘Torre de la Luz’. Cuando lo veían por sí mismos, las esculturas y las obras de arte eran exactamente como lo habían escuchado. Había una cantidad enorme de obras de arte. En comparación con el resto de regiones, el arte y la cultura habían recibido un trato preferencial en Morata y las obras de teatro se representaban a menudo. Todas las calles estaban llenas de entretenimiento y, como la región estaba bajo la bendición de la diosa Freya, había una cantidad infinita de comida. Los festivales estallaban con frecuencia y, cuando el ambiente era alegre y juguetón, los jugadores acudían a las plazas nada más despuntar el alba para realizar misiones e ir de caza. Los comerciantes que ni siquiera sabían el precio correcto del botín vendían sus productos por las calles mientras los principiantes jugaban alegremente entre ellos. Era un ambiente ruidoso, bullicioso y agradable que hacía que fuera una ciudad espléndida. Cuando una expedición llamaba para irse de aventuras, se reunían cien personas fácilmente y los jugadores tenían expresiones alegres cuando salían de caza. “Entiendo por qué la gente dice que Morata es como el cielo. Hay muchísimas misiones de caza a la vez.” “Los precios son muy bajos en comparación con los de otras ciudades. Hay tantos sitios para visitar y, con el auge de los negocios, aquí no faltará nunca de nada. Debería haber venido antes a Morata.” Sin importar a dónde fueran en el continente, en las otras regiones sentían un ligero sentimiento de opresión y exclusividad. En la plaza había que tener cuidado con el gremio gobernante y estar siempre pendiente de no ir contra ellos. Pero en cambio, en Morata se sentía el espíritu libre y animado de la aventura. Weed no solo se enfocaba en los artistas, sino que brindaba un trato igualitario a todo tipo de aventureros. El gasto relacionado con la entrega de misiones misiones y sus recompensas ocupaban el 16% del presupuesto de la ciudad y, si se comparaba con el resto de regiones, era una cantidad increíble; con una diferencia abrumadora, era la poblacion que más dinero dedicaba a ellas. En las otras ciudades, con suerte, se invertian el 2% o el 3%, incluso había algunas ciudades que no proporcionaban ningún tipo de recompensa económica. Lo lamentable era que los señores no sentían la necesidad de cuidar a los aventureros y gastaban sus fondos de una manera mezquina. Pero Weed pensaba todo lo contrario. Al ir recuperando objetos, tesoros, misiones, artefactos y libros enterrados en el Continente Norte, la ciudad se desarrollaría más rápidamente y, con su crecimiento, podría recaudar más impuestos, haciendo que fuera un atajo para que se cumplieran sus deseos. Incluso después de que Morata se hubiera vuelto tan grande, el dinero se invertía sin problemas en los aventureros. Las misiones en Morata aparecían como si una presa hubiera reventado y muchas personas las aceptaban y marchaban todos los días. ‘No hay ninguna necesidad de disuadir a las personas que están dispuestas a correr el riesgo de sufrir y morir.’ ¡Era una inversión orientada al desarrollo! Weed, Morata y la Fortaleza de Vargo estaban cambiando en un abrir y cerrar de ojos a pesar de estar continuamente bajo las invasiones de monstruos, y las emisoras del juego informaban de todo lo que sucedía. Pero recientemente había ocurrido un nuevo evento que envolvió al Continente de Versalles en un shock aún mayor: ¡la invasión al Reino de Kallamore por parte del gremio Hermes! Las guerras locales ocurrían con frecuencia, pero conquistar fortalezas y castillos y absorberlas dentro de un territorio era más raro. “El gremio Hermes está cargando de nuevo.” “La situación actual es increíble. El ejercito del gremio Hermes aplastó abrumadoramente las guarniciones fronterizas del Reino de Kallamore.” “Se puede ver a Bard Ray en vanguardia. Está participando personalmente en la guerra.” “¡El regimiento de caballeros negros es muy poderoso! Podremos ver a Bard Ray en acción por nosotros mismos.” “Alrededor de cien mil jugadores del gremio Hermes forman parte de la invasión, ¡los hechizos de los magos no dejan de sobrevolar el campo de batalla y caer sobre las posiciones del enemigo!” Estaban emitiendo las imágenes de la gigantesca fuerza del gremio Hermes. Debido a la hostilidad del Reino de Haven hacia el Reino de Kallamore, estaban intentando anexionar todos sus territorios de una vez por todas; si obtenían la gran cantidad de comida, recursos y tecnología del Reino de Kallamore, se convertirían en la nación más poderosa del Continente Central. El gremio Hermes había comenzado la guerra recreándose como una nación a la que nadie podía enfrentarse. Todos los jugadores estaban asombrados por el poder que estaba mostrando su ejército.
* * *
Weed escuchó la noticia de la conquista y el triunfo del gremio Hermes sobre el Reino de Kallamore cuando se encontraba en la Fortaleza de Vargo. “Aquí tienes, está terminado. Son 34 monedas de oro.” “Gracias, lo usaré con mucho cuidado.” Weed estaba haciendo uso de sus habilidades de [Herrería] y [Sastrería] para hacer negocios. Si no practicaba las habilidades durante mucho tiempo podían empezar a disminuir. Mientras se encontraba haciendo una escultura, se mantenía atento a las voces de los comerciantes que parloteaban a su alrededor. “El gremio Hermes tiene un ejército enorme, su poder es asombroso y, ¡se está apoderando de todo el Reino de Kallamore!” En ese momento estaba utilizando una madera especial para esculpir un águila. Trataba de capturar los movimientos del animal, parándose en los pequeños detalles para expresar sus movimientos en el cielo y su libertad. Mientras prestaba atención a la conversación de los mercaderes, su mano estaba completamente tensa. “¿Cuánto tiempo puede aguantar el Reino de Kallamore?” “No mucho. Realmente no sabía que el gremio Hermes escondía una fuerza tan masiva como esa. Actualmente, las guarniciones fronterizas del Reino de Kallamore están completamente arrasadas. De sesenta mil jugadores, no muchos escaparon con vida.” ¡Craaaash! Weed cometió un error con el cuchillo para tallar haciendo un largo rasguño en un lateral de la escultura. “Las potencias de nivel 400 del gremio Hermes avanzaron, destruyeron y ocuparon el Fuerte de Hosran en menos de dos horas. Ni siquiera los medios de comunicación sabían que el ejército del gremio Hermes fuera tan poderoso.” “¿Crees que realmente son tan fuertes?” “No sería una exageración decir que tienen la infantería más poderosa, incluso el número de tropas que participa en la guerra… Ais, no puedo describirlo con palabras. Solo escuchando los nombres de los participantes, los reconocerás como aquellos que salen en las listas de los más poderosos.” “¿Más poderosos que Weed?” “Bueno… Hasta Weed tendría que retirarse al menos una vez contra el gremio Hermes.” “Weed es el ‘Dios de la Guerra’ y ya derrotó al gremio Hermes dos veces.” Weed terminó su escultura en silencio. ¡La estatua que creaba en ese momento de confusión fue un águila calva abatida!

Has creado una pieza decepcionante.
Como escultor famoso, la [Fama] ha disminuido en 15 puntos.
Era un alivio que estuviera haciendo la escultura en una esquina, lejos de las miradas indiscretas de los comerciantes. La Fortaleza de Vargo todavía no tenía una taberna, por lo que no se podía ver el vídeo que retransmitía la guerra. Pero se podía sentir la gran conmoción que había causado el gremio Hermes. El gasto necesario para financiar a las tropas necesarias para ocupar un castillo o una ciudad era astronomico. Lo mismo le ocurría a Weed, después del enorme desarrollo de Morata, la carga sobre los impuestos mensuales era tremenda. Y se decía que el Reino de Haven era la joya del Continente Central y que solo por conquistarla, se podía ver la fuerza del gremio. A medida que el gremio Hermes se hacía más grande, la influencia de Weed solo podía hacerse más pequeña, reduciendo la zona por la que podía moverse libremente. Ya se daba una situación que le impedía vagar libremente por el Centro del Continente y, ¡no podía llegar a imaginar qué pasaría si llegasen a conquistarlo todo! ‘Solo será cuestión de tiempo hasta que las zonas del Norte, Este, Oeste y Sur que estén menos desarrolladas sean conquistadas.’ Para entonces, Weed solo sería capaz de cazar de forma aislada. Incluso ahora, un asesino podía venir en cualquier momento a por él, aunque como la Fortaleza de Vargo estaba llena de jugadores favorables a Weed, las actividades de un asesino estaban altamente limitadas. Pero en el resto de regiones, olerían su recompensa y causarían un alboroto. ‘¡Solo me quedan por completar la misión para ser Maestro de la escultura y obtendré el legado secreto final de la escultura! Si el gremio Hermes u otros gremios famosos se vuelven más grandes, la paz será imposible. Entonces, lo único que podré hacer será vagar por el continente ocultando mi identidad con la habilidad [Transformación Escultural] y cambiar mi apariencia a menudo.’ Así que Weed se preparó para irse de viaje. Todavía necesitaba tiempo para dominar la escultura y, aunque recuperar el legado secreto final sería bueno, dominar la escultura era prioritario. Había planeado conocer al maestro escultor Zahab.
* * *
El Bosque de Cañas Rojas. En el área de la misión de la que había hablado Teney, los asesinos estaban esperando para realizar una emboscada. Como regla general, nunca hablaban en voz alta, solo mediante susurros. - ¿Cuándo crees que vendrá Weed? - Si esperamos lo suficiente, vendrá. Los asesinos estaban desplegados sobre la hierba o subidos a los árboles. Estaban acostumbrados a esperar aburridos, ya que solo los asesinos de alto nivel preferían matar a gente más fuerte en lugar de realizar cacerías normales. De esta manera, conseguían más experiencia y sus habilidades aumentaban mucho más rápido. Para matar a Weed se habían dirigido al área de inicio de la misión y esperaban. “¿Han dicho que Weed vendría hasta aquí?” “Si lo atrapamos, definitivamente podremos recibir una recompensa del gremio Hermes. Voy a cambiar todo mi equipo y también pediré un libro de habilidades.” “Es el ‘Dios de la Guerra’; cuando aparezca, debemos atacarlo juntos.” “No hay necesidad de cosas como el honor. Cuando lo matemos nos repartiremos la recompensa a partes iguales.” También los cazadores de recompensas, que estaban tratando de hacer una fortuna con este encargo, vagaban por el Bosque de Cañas Rojas. Sinceramente, no había mucha gente justa entre los cazarrecompensas y, por lo general, se reían cuando traicionaban o engañaban a sus compañeros sin sentir ni pizca de culpa. Conocían la naturaleza cínica de su trabajo, pero en estos momentos habían decidido unir fuerzas. “Si viene solo…” “¡Ya está muerto!” “Ju, ju, ju, recibiremos nuestra recompensa y pediremos entrar en el gremio Hermes.” “¿Nos aceptarán?” “Dicen que el gremio Hermes acepta a cualquiera mientras sea fuerte.” “Entonces tenemos que entrar. Solo tras ingresar podremos vivir a lo grande.”
* * *
Lee Hyun inició sesión dentro del foro de la Unión de Jugadores Oscuros. Estaba tratando de recopilar información sobre el Paso Gris, una de las diez regiones prohibidas del continente y el lugar donde se encontraba Zahab. ‘¿Habrá algo de información por aquí?’ Había pasado mucho tiempo desde que recibiera la misión de la vieja doncella y esperaba que más personas hubieran explorado la región y hubieran publicado la información desde aquel entonces. Ciertamente, muchos jugadores habían desafiado las regiones prohibidas al principio, pero como estaban entre el nivel 100 y 200, ignoró todos sus comentarios rápidamente. Solo con ojearlos, se dio cuenta de que la mayoría habían sido eliminados por monstruos poderosos y que volverían a intentarlo más tarde.

Título: Me arrepiento de haber venido hasta aquí.
La caza por la mañana fue bien, pero por la noche es realmente aterrador.
Aventurero de nivel 351.
Llegué con un grupo de siete personas de niveles similares.

Título: Hay grandes gusanos en el páramo.
Cuando intentas acercarte, aparecen grandes gusanos y tratan de comerte, así que mantente lejos.
Nivel aventurero: 369.

Título: Paso Gris.
La región del Paso Gris no es muy conocida, así que planeamos un grupo para subir de nivel en un lugar donde no estuviera lleno de gente. Éramos siete jugadores oscuros veteranos.
En la llanura donde están los monolitos de piedra, la caza es factible. Por la noche, se arremolinan manos espectrales, así que para cazar aquí necesitas poseer sentidos excepcionales. Si consigues matarlos consigues sellos mágicos y joyas.
Aventurero de nivel 382.
Siete miembros en el equipo.
Parecía que todavía había gente que iba ocasionalmente a cazar al área del Paso Gris. Llega un momento en la vida, después de ascender a cierto nivel, donde se vuelve crucial encontrar una nueva zona de caza. Esto era especialmente cierto para los jugadores oscuros, donde tanto su crecimiento personal como las caídas de monstruos eran importantes. Así que parecía que había habido muchos intentos por adentrase en la región prohibida. Al principio, los jugadores que estaban entre el nivel 100 y 200 entraban sin temor a la región y fueron eliminados rápidamente. Y en la actualidad, alguien de nivel 300 podía resistir durante un tiempo con alguna dificultad. Entre los jugadores oscuros había mucha gente que superaba el nivel 400, pero no publicaba la información en los foros. En su nivel, la información sobre los métodos o zonas de caza era demasiado importante, por lo que no compartían la información. Como no era difícil mantener la clasificación dentro de la Unión de Jugadores Oscuros informando únicamente de misiones y de mazmorras simples, no era un problema para ellos. ‘Por encima del nivel 400… Parece que puede manejarse.’ En la región del Paso Gris se podían adquirir sellos mágicos y joyas de los monstruos, que eran tan caras como el mithril. Se decía que había varios grupos de aventureros especializados en buscar esas joyas que eran perfectas canalizadores de la magia. Sin embargo, era muy poco probable que se encontrara con ellos, ya que siempre iban a las zonas donde aparecían esos monstruos. ‘Parece que todavía no hay información sobre el Maestro Escultor Zahab…’ ¡Era crucial descubrir si alguien conocía dónde vivía Zahab! Podría terminar la misión fácilmente, pero, aunque no tuviera suerte, no creía que fuera complicado de encontrar. ‘Un humano en medio de una región plagada de monstruos será bastante notable. Podría montar en la espalda de un wyvern y explorar la región… O si el cielo está lleno de monstruos, puedo convertirme en cuervo y probar de esa manera.’ Lee Hyun no podía dejar de elogiarse a sí mismo por la idea. Como había realizado misiones imposibles desde el principio, ya no dudada ni temía ir al Paso Gris, una de las diez regiones prohibidas. ‘No esta tan lejos y es mucho más fácil de llegar que a Las Falanges.’ Ante cualquier adversidad, ya fuera que se desplomara el cielo o que se derrumbara la tierra, ¡poseía la suficiente confianza en sí mismo para saber que podía sobrevivir!
* * *
Weed llamó a las esculturas vivientes. Tras la interminable caza, Bingryong, los wyverns, Fénix, Geumini, Amarillento, el Pájaro Dorado y Eunsae estaban agotados. El nivel de Bingryong era de 470 y, excluyendo a los wyverns, el resto de esculturas vivientes estaban cerca del 450 gracias a su continuo trabajo. “Quiero daros una buena noticia.” – dijo Weed para intentar de elevar la moral a las cansadas esculturas vivientes. – “Vamos a tomarnos un descanso de la caza durante un tiempo.” “Gol, gol, gol.” – dijo Geumini. Aunque estaba feliz por la noticia, no podía mostrarla. Si se llegara a filtrar algún signo de felicidad, podía verse como un fallo o cualquier otra cosa y causarle más agonía en el futuro. “Muuu. Si es la voluntad del Maestro, tengo que obedecer.” – dijo Amarillento. Disciplinados por un maestro malvado, habían aprendido el comportamiento básico para la pretensión y la traición. Amarillento fingió estar desinteresado mientras comía algo de hierba seca que tenía cerca, pero sus orejas se agitaron por si escuchaba alguna mentira. “No te preocupes. Esto no es una broma o una promesa vacía.” Hasta ese momento Weed los había estafado, malversado y explotado duramente, pero no era alguien que contara mentiras. “Más bien, nos vamos de viaje” ¡Un viaje! Era un placer abandonar la rutina diaria y conocer gente nueva en el camino. “Genial. ¿De verdad vamos a ir?” – dijo Fénix echando fuego por la boca. Al igual que Bingryong, no había viajado mucho con el Maestro y el resto de esculturas vivientes, por lo que estaba feliz. “Sería bueno si el lugar tuviera hierba fresca.” Para Amarillento, si su lomo estaba abrigado y la barriga llena, estaba en el cielo en cualquier lugar. No le parecía una mala idea viajar y comer comida deliciosa mientras se relajaba. El Pájaro Dorado y Eunsae, siendo aves, estarían felices de poder deambular libremente. “Y a donde vamos a ir es… Al Paso Gris. Una de las diez regiones prohibidas del continente. ¡Vayamos todos juntos!” – continuó Weed. No era solo un viaje, la frase ‘Salir de casa es sufrir’ se demostraba completamente. Tras escuchar sus palabras, las esculturas vivientes perdieron todo el deseo por salir de viaje. “Me haré más fuerte si me quedo aquí a cazar diligentemente. Maestro, ¿no es mejor que vayas solo?” – dijo Bingryong mientras ponía cara de inocente. “Tenemos que ir juntos. No querrás perderte un viaje tan divertido.” – contestó Weed. Resistirse era inútil. “Hay muchos monstruos aquí. Creo que tengo que proteger las nuevas tierras que el Maestro ha ganado con tanto esfuerzo. Yo, Bingryong las defenderé completamente de los monstruos.” “No necesitas hacer eso. Los monstruos también necesitan comer y vivir. Solo hacen esto para poder sobrevivir, así que no desprecies sus esfuerzos.” – dijo de pronto, mostrando benevolencia hacia los monstruos. – “Morata está protegida por el Imoogi Negro y el Rey Hidra, y llamaré a otras esculturas vivientes para defender este lugar.” El Imoogi y el Rey Hidra habían sido tallados en el pasado para luchar contra la coalición del Norte. Tras la batalla, despejaron las zonas cercanas a Morata de monstruos y habían contribuido discretamente al orden público. Subían de nivel en silencio mientras se hacían ricos. El Imoogi tenía de su lado la astucia y la perspicacia y, a través de Eunsae, sabía que se había apoderado de una cueva y aprovechaba su estatus de monstruo raro para acumular su propio tesoro. “Es una serpiente negra con alas, completamente perversa, y siempre que la veo me la tragaría entera como si fuera un gusano. Pio, pio. Pero luego recuerdo que voy a engordar si me la como, así que me detengo. Cuando le pido que me dé algo de su carne de alta calidad, no lo hace y cuando trato de entrar a su guarida, no me deja. Creo que está escondiendo algo.” “Bien, bien. ¿Y qué tal lo hace el Pájaro Dorado?” “Realmente no le hago caso, pero ¡me trata muy bien! Creo que caza monstruos. También me parece que Amarillento se ha vuelto muy perezoso.” “Mantenme informado sobre la actividad de nuestros amigos.” Para evitar el deterioro del orden público, sería bueno que las esculturas vivientes defendieran la Fortaleza de Vargo. Y no tenía necesidad de crear ninguna nueva ya que tenía las esculturas que había traído de Las Falanges. Podía dejar que se unieran a los residentes que defendían los muros de la fortaleza en lugar de esconderlos en bosques aislados o buscar y destruir guaridas de monstruos. Weed echó otro vistazo a la Fortaleza de Vargo. Las murallas de la fortaleza se estaban volviendo, poco a poco, más firmes y gruesas, ¡y se le estaban añadiendo estructuras militares adicionales que ayudaban a protegerlas en caso de asedio! Mientras, los soldados estaban siendo entrenados para proteger la fortaleza y expulsar a los monstruos. En lugar de desarrollar la economía, la seguridad era una prioridad en estos momentos. Los jugadores también estaban recibiendo misiones de caza para que los monstruos que se encontraban en los alrededores se fueran reduciendo paulatinamente. A medida que fueran subiendo de nivel podrían ir acumulando mejores objetos para sus aventuras y, cuando el ejército mejorase sus fuerzas, podría ir conquistando y desarrollando los páramos y las minas. “Tenemos el deseo de vivir libremente. ¿Por cuánto tiempo tenemos que seguir al Maestro?” – gruñó Wy-3 en ese momento, mostrándose desafiante. Lo estaba haciendo a propósito para que Weed pudiera escucharlo; mostraba su deseo de querer una independencia completa. “Todos viviremos felices juntos. Cazar o hacer un viaje como este… Será una felicidad para toda una vida. ¿Y no crees que tenemos que ir de turismo a una de las diez regiones prohibidas al menos una vez?” “……” Weed rechazaba las pretensiones de las esculturas vivientes sin dudarlo.
* * *
“He oido que el Señor Weed está por aquí unos días.” “Necesito encargarle una espada… Otros herreros de Morata pueden hacerlo, pero Weed lo hace mejor.” Los jugadores viajaban deliberadamente desde Morata hasta la Fortaleza de Vargo para mejorar su equipo. Todos sabían que sus obras tenían un sutil sentido estético. Gracias a sus habilidades con la escultura, las espadas, armaduras y botas que fabricaba Weed estaban talladas con patrones especiales. Por supuesto, la tarifa por mano de obra era más elevada que la del resto de herreros, pero con el nivel Avanzado – 8 no cometía errores y la durabilidad era alta. También podrían presumir de que su equipo había sido elaborado por Weed, por lo que no escatimaban esfuerzos para venir hasta aquí. Cuando los herreros o los sastres poseían habilidades básicas se hacían famosos y no tenían que volver a preocuparse por ganar dinero, pero como era una labor tediosa, la posibilidad de quedar harto era bastante alta. “¿Qué? ¿El Señor ya se ha ido?” “Hemos venido desde Morata… ¿Ya ha ido a la misión en el Bosque de Cañas Rojas?” Weed había desaparecido de la Fortaleza de Vargo. Pero el trabajo de reconstrucción siguió con el esfuerzo de los constructores mientras que los paladines, los sacerdotes, los geomchis y el resto de nuevos jugadores estaban ocupados haciendo misiones o cazando juntos. A los residentes que llegaban desde Morata, sus necesidades básicas eran satisfechas por los comerciantes y, gracias a que los elfos, los enanos y los bárbaros visitaban a menudo la fortaleza, se creaban una gran cantidad de misiones. A medida que los aventureros iban superando batallas, los mercaderes comenzaron a abrir tiendas de artículos diversos, armerías, herrerías, herboristerías y joyerías. “Es la tierra del Señor Weed, tenemos que ayudar a difundir la fe entre los nuevos migrantes que llegan desde Morata.” La Orden de Freya había comenzado la construcción de un nuevo santuario. Y, aunque los jugadores no tenían información exacta sobre el paradero de Weed, no dejaban de especular sobre su paradero. “Creo que se ha ido a la misión en el Bosque de Cañas Rojas.” “No tiene miedo del gremio Hermes.” “Weed es realmente diferente.” El rumor se extendió y los cazarrecompensas esperaban más ansiosos su llegada. El gremio Hermes se había preparado para todo tipo de situaciones e incluso había mandado un tercer grupo de asalto en previsión de su derrota.
* * *
Seoyoon estaba cazando y vagando por el Norte. Había sentido que le había faltaba fuerza mientras seguía a Weed por Las Falanges. ‘Tengo que hacerme más fuerte.’ Experimentaba las dificultades de cazar en solitario mientras exploraba distintas mazmorras, pero como era una berserker, siempre estaba sola la mayor parte del tiempo, por lo que no sentía que fuera nada especial. Pisar una trampa, ser atacada por monstruos o intoxicada por venenos, la clase berserker tenía que superar continuamente el miedo a la muerte, luchando contra monstruos más poderosos en cada ocasión para poder crecer. Seoyoon entraba en múltiples lugares llenos de monstruos, los masacraba a todos y salía de la mazmorra con vida. ‘Debo regresar.’ Con esos sentimientos, Seoyoon aumentó su nivel y perfeccionó sus habilidades de ataque. Y todo para ser capaz de proteger a Weed cuando le ocurriera algo peligroso. También estaba pensando en seguirlo en la misión que le había dado la Reina de las Hadas, Teney. En ocasiones le enviaba susurros a Weed. - He encontrado una nueva mazmorra. Hay muchos monstruos. Sus niveles son altos, por lo que es un buen lugar para cazar. Como siempre estaba ocupado, le respondía con palabras sencillas. - Felicidades. Y cuando llegaba la noche… - Mientras cazaba monstruos he encontrado una espada corta. Es mucho mejor que la que tenía antes. - Me alegra oírlo. Y al amanecer… - He cazado un monstruo jefe. - Uah, ¿estás a salvo? - Fue difícil, pero después de encargarme de los monstruos que estaban con él tuve éxito. Mientras enfrentaba dificultades indescriptibles, Seoyoon atraía a los monstruos y corría riesgos hasta tener todo el cuerpo cubierto de vendas, pero pudo alzarse con la victoria. Si no hubiera estado pensando en Weed, le habría sido imposible superar todo este ritmo de caza. - ¿Objetos? - Un Yelmo puntiagudo de tirador… Es algo que no necesito, lo tiraré cuando llegue a Morata. ¡Un Yelmo puntiagudo de tirador! Era un objeto que todos los arqueros buscaban ansiosamente. Aumentaba la precisión de ataque, el alcance y la penetración de sus flechas. No había un objeto mejor para un arquero. Se decía que los jugadores que estaban por encima del nivel 400 venderían sus arcos por obtener uno. No había necesidad de decir dos veces lo caro que era. Si se vendiera en Morata, todos los mercaderes se matarían por ponerle las manos encima. - Ci… Cierto. Además de la rutina diaria, siempre que le pasaba algo bueno, Seoyoon hablaba con Weed. - He subido de nivel. - ¿Ya? - He recogido un objeto nuevo. - ¿Otra vez? - Mi nivel de habilidad [Danza del guerrero enloquecido] ha aumentado. - ¿Tan rápido? - Felicítame. He completado una misión. - …… A Seoyoon le gustaba conversar con Weed, así que siguió cazando más y más. Las mazmorras que visitaba eran uno o dos niveles más altas que lo que Weed sería capaz de manejar. No era una exageración decir que la velocidad de caza de Weed era la más alta de todo el Continente de Versalles, pero Seoyoon le seguía a la zaga. A partir de la entrada de la mazmorra, usaba las habilidades para destrozar la mazmorra, desde el principio hasta el final. No había ninguna clase que fuera más decidida que un berserker. Pero estar siempre luchando en batallas entre la vida y la muerte, hacía que la posibilidad de morir fuera demasiado alta. La única forma de mantener el poder de ataque era rellenar sus puntos de [Salud] y luchar sin descanso. Las palabras no eran capaces de describir lo difícil que resultaba hacer eso. Terminar una mazmorra agotaba toda la fuerza del cuerpo y tomaba mucho tiempo recuperarse. Durante ese momento de recuperación, Seoyoon buscaba una nueva mazmorra o realizaba misiones menos complicadas. - ¿Qué es una Joya de Toro Rojo? No paran de caer. - B…Bueno… ¿Has cogido otra? Es una joya que puedes vender a los encantadores. Weed sabía de casi todo y cuando hablaban siempre era de gran ayuda para Seoyoon. Después de terminar una mazmorra, Seoyoon se apoyó contra un árbol para descansar y preguntó: - ¿Te vas a quedar en la Fortaleza de Vargo? - No, ya he terminado la escultura, así que es hora de irme. - ¿Al Bosque de Cañas Rojas? Si le dijera que iba al bosque, Seoyoon le habría seguido al instante para eliminar a todos los cazadores de recompensas y asesinos. La posibilidad de éxito en una batalla a esa escala no entraba dentro de sus pensamientos. - Me dirijo al Paso Gris, una de las diez regiones prohibidas. Tengo una misión que terminar allí. Tan pronto como escuchó su destino, Seoyoon sacó un mapa de su mochila y comenzó a andar rumbo a la zona porhibida. Si Weed iba hasta allí, ella también tenía que ir. Las misiones en cadena de la Legión Inmortal estaban dirigidas a no-muertos, por lo que mientras sucedían ella había estado ocupada subiendo de nivel y tratando de ganar dinero para poder irse de viaje, así que no había podido estar con él en ese momento. Pero ahora se dirigió hacia la región del Paso Gris a toda velocidad. Al mismo tiempo, Weed también avisó a Pale y a su grupo. - Me dirijo hacia la región del Paso Gris. Vamos a cazar juntos más tarde. Prepararé una deliciosa sopa de tiburón caliente. Al escucharlo, Hwaryeong, cambió sus tacones altos por unas botas. “Tengo que ir a la región prohibida.” “Hermana, ¿en serio? Ese lugar es realmente peligroso…” – respondió Bellot tratando de convencerla de lo contrario. “Comer con Weed después del trabajo duro… Necesitamos ese tipo de momento.” – añadió Hwaryeong siendo inflexible. Su plan era seguir a Weed hasta que se enamorara de ella y planeaba hacer un baile seductor cada noche hasta conseguirlo. También quería mostrarle un nuevo baile que había creado con un coreógrafo para su nuevo álbum. Para ello, Hwaryeong había ido acumulando los vestidos y accesorios más hermosos de todo el Continente Central a través de distintos comerciantes. “Entonces también deberíamos ir.” – dijo Pale mostrando su intención de acompañarla para garantizar su seguridad. “¡No debes venir!” – respondió Hwaryeong negando con la cabeza. “¿Qué?” “Te convertirás en una molestia para nuestro tiempo juntos.” “……” A pesar de haber dicho que era una de las diez regiones prohibidas, frente a la pasión de Hwaryeong, el sitio no era más que una zona de citas. Montando en su caballo, partió rápidamente hacia el Paso Gris.
* * *
El camino de Geomchi era un camino de soledad. Actualmente estaba perdiendo el tiempo viajando entre el Reino de Rosenheim y las Llanuras de la Desesperación. ‘No tengo nada que hacer.’ Había creado una amistad con la familia de una jugadora que se había vuelto su amiga, pero ella se había ido hacía tres meses para estudiar en el extranjero, por lo que no podían pasar tiempo juntos. ‘Dos también está ocupado…’ Geomchi2 estaba con el orco Seechwi en el Norte, pasando el rato juntos. ¡Se había convertido en un Señor Orco! Siempre acompañaba a Seechwi en sus misiones, mezclándose con otros orcos o divirtiéndose en las Llanuras de la Desesperación y en las Montañas Yuroki. Si tres orcos estaban bien alimentados y se les permitía crecer, un mes después habría veinte de ellos y, tras otro mes, se habrían expandido a casi cien. Pero bajo el liderazgo de Seechwi, había muchos orcos que ansiaban la libertad y dejaban la aldea. La mayoría de los que quedaban en el Norte luchaban juntos y expandían su territorio. Estos orcos cazaban con Geomchi2 y Seechwi y, en ocasiones, eran asesinados. Pero aquellos que sobrevivían se hacían más fuertes y terminaban convirtiéndose en luchadores o guerreros orcos. No había una raza que creciera a mayor velocidad y en mayor número que los orcos. ‘Estoy un poco celoso viendo cómo se divierten.’ En la zona norte del Continente de Versalles, sus discípulos participaban en batallas famosas y salían en televisión haciendo que Geomchi se sintiera algo abatido. ¡Era un error pensar que las personas mayores querían pasar su tiempo en silencio y a solas! ‘Mover el cuerpo y usar la fuerza para romper cosas es lo mejor.’
«La disciplina del corazón es importante.» «Gobierna sobre la fuerza escondida dentro de tu espada.»
Era algo que enseñaba a los discípulos constantemente, pero adquirir fuerza y no usarla era el verdadero camino. ‘Debo aprovechar el tiempo libre que tengo ahora.’ Geomchi viajó hasta la capital del Reino de Rosenheim para preparar su viaje. Muchas personas se reunían allí para ir a distintas zonas de caza, a las mazmorras o incluso viajar a reinos cercanos. “Cualquiera que busque aventuras en el Norte, ¡vayamos juntos! Vamos a establecernos en el Norte bajo el liderazgo de Weed, el ‘Dios de la Guerra’. Primero acudiremos a Morata, y luego la gente que esté dispuesta podrá ir hasta la Fortaleza de Vargo.” – gritó alguien desde una esquina de la plaza. El comerciante estaba tratando de ganarse a los jugadores. La ruta que iba desde el Reino de Rosenheim hasta el Norte obligaba a viajar en carro hasta el Reino de Brent y luego en barco. Podía ganar un dinero extra cobrando los pasajes y ganando protección contra los monstruos para sus mercancías si conseguía atraer a jugadores interesados en viajar a Morata. Además, durante el viaje era posible hablar con ellos o incluso convertirlos en clientes leales, por lo que todos buscaban de manera proactiva a los viajeros que se dirigían al Norte. ‘¿Debo ir a divertirme?’ Podía ir a reunirse con sus discípulos, así que accedió a viajar con el comerciante.

¿Quieres saber que pasa en el nuevo capítulo?
¡Lee el avance del próximo capítulo!


Muuuuy buenas Geomchis. Este capítulo tiene de todo.. Weed farmeando... Weed esculpiendo... Weed siendo un tacaño... Weed timando a sus esculturas... Vamos, lo clásico en un cap de LELL xD Y ademas salio Seoyoon 😍 Un capítulo redondo. Ahora toca ver como terminara la búsqueda de Zahab. Me pregunto q habilidad le enseñara. Espero q este muy chetada ya q la cosa pinta mal con el pérfido y siempre maldito gremio Hermes. En fin... Como siempre agradecer a nuestra Legión del F5 por colaborar con la publicidad para sacar más caps de LELL y por supuesto a nuestros donantes :) Y con eso vuelvo a mi retiro en esta playa paradisíaca xD Un saludo Geomchis.