sábado, 11 de mayo de 2019

TATE Capítulo 19

Capítulo 19
Recordando su bestia negra
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars


00:17
En apenas 17 minutos más comenzará la ola que el reloj había anticipado. Esta noticia ya debería ser conocida en la ciudad. Los escuadrones de caballeros y aventureros estaban preparados y listos para salir al instante, mientras que los civiles se atrincheraban en sus propias casas. Como era un héroe, ni siquiera podía intentar escapar de la aparición de la ola debido al poder del reloj de arena. Lo mismo se aplicaba a los miembros de mi equipo; era probable que Raftalia fuera teletransportada conmigo. “Ya casi es la hora, Raftalia.” “¡Aye!” – Raftalia asintió con un gesto extrañamente entusiasta y emocionado. Bueno, no le hice ninguna objeción ya que era una bendición tenerla tan motivada. “Amo Naofumi… ¿Puedo hablar contigo un momento?” “¿Hm? Eso debería estar bien, ¿cuál es tu preocupación?” “¡Ah, no! De alguna manera me siento muy emocionada, ya que pronto estaremos luchando contra la calamidad.” ¿Por qué murmuraba esto y levantaba su propia bandera de muerte…? La protegeré porque sería una pena que muriera… Espera, eso no es propio de mí; estaba siendo influenciado por demasiado anime y manga. Aunque este mundo es como un juego, definitivamente no lo es. Este mundo es real. Y mira eso, esos héroes de mierda tienen un equipo tan bueno. Ni siquiera sabía si mi armadura era lo suficientemente fuerte o no. Era probable que yo sufriera algunas heridas. Aunque sería estupendo que esta batalla terminara solo con heridas, ya que incluso podría perder la vida. Si eso sucediera, el montón de basura de este país se regocijaría al ver mi cadáver. ‘Un final apropiado para un criminal.’ Vamos a parar eso… Si sigo pensando así, no podré luchar para poder malvivir otro mes. “La verdad es que… Fui esclavizada debido a la aparición de la primera calamidad.” “¿Es eso cierto…?” Ciertamente, había llegado a pensar que existía una pequeña posibilidad de que hubiera sido el caso. “Yo vivía en una región remota de este país. La aldea semi-humana en la que crecí estaba centrada en la agricultura y la ganadería; y fue el punto de aparición de la primera ola.” Sus padres eran amables y todos en el pueblo vivían en paz. Sin embargo, una enorme horda de soldados esqueleto salió de entre la ola del desastre. Al principio, los soldados esqueleto solo tenían a su favor su gran número, por lo que los aventureros de los alrededores pudieron reprimirlos. Pero las bestias y los escarabajos gigantes siguieron atacando en grandes cantidades. Debido a eso, la línea defensiva pronto fue penetrada. Entonces apareció un cerbero de tres cabezas, negro como la boca del lobo. Y los aldeanos se vieron pisoteados como si fuesen indefensos brotes de hierba. Mientras la aldea de Raftalia quedaba desolada e irreconocible, los aldeanos trataron desesperadamente de escapar. Desafortunadamente, los monstruos fueron despiadados; asesinaron a todos como si fuera el deporte más divertido del mundo. Y, como todos los demás, los padres de Raftalia corrieron con ella en brazos y también huyeron hasta que finalmente llegaron al borde de un acantilado. Sabiendo que escapar era inútil, ambos padres se giraron hacia Raftalia y sonrieron. No usaron ese tiempo para escapar, sino para acariciar suavemente su asustada cabeza. “Raftalia… De ahora en adelante, seguramente te encontrarás en una situación terrible. Podrías incluso morir por ello.” “Pero, ¿sabes qué, Raftalia? Ambos queremos que sigas viviendo… Así que, por favor, perdónanos por nuestro egoísmo.” Aunque era joven, sabía en su corazón que sus padres solo intentaban mantenerla a salvo. “¡Noo! ¡Mami! ¡Papi!” *¡Don! * Su mayor deseo era que Raftalia viviera, así que la empujaron al precipicio. Mientras caía, Raftalia fue testigo de la escena en la que sus padres eran atacados por monstruos despiadados. Raftalia se sumergió en el mar con un gran chapuzón, pero sobrevivió milagrosamente y fue arrastrada a la orilla de una playa cercana. Después de recobrar el sentido, Raftalia se levantó y regresó al acantilado en busca de sus padres. Para entonces, los monstruos ya habían sido subyugados por los aventureros y los escuadrones de caballeros. Caminando por el mar de cadáveres con gran dificultad, logró localizar a sus padres. En ese lugar había una gran cantidad de sangre… Y restos de carne esparcidos por todas partes. Al darse cuenta de la muerte de sus padres, Raftalia se derrumbó al romperse algo en lo más profundo de su ser. “¡Noooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!” Luego deambuló sin rumbo, sollozando y deseando sinceramente la calidez de sus padres en un esfuerzo por escapar de la realidad. Y, antes de que se diera cuenta, ya había sido encarcelada en ese oscuro rincón de la carpa del circo. Ese lugar… Era comparable al infierno. Todos los días, alguien era comprado o devuelto. Raftalia también se encontró entre esos casos. Al principio, pensaron en convertirla en sirvienta. Un noble bien acaudalado la compró y trató de enseñarle muchas cosas. Pero la tos ya era bastante molesta, y además gritaba como una doncella espectral por la noche. Así que, al día siguiente, fue devuelta a la tienda de campaña. El siguiente comprador también intentó enseñar a Raftalia varias cosas, pero de nuevo fue devuelta inmediatamente al día siguiente. El dueño anterior a mí fue el comprador más cruel de todos. La compraron una tarde, la azotaron durante toda la noche, y la revendieron, hecha jirones y desgarrada, a la mañana siguiente. No me sorprendía en lo más mínimo que este país tuviera enfermos que se complacían en infligir dolor a otros. Estaba destrozada por la enfermedad, su corazón casi roto por las pesadillas recurrentes, y había sido usada y abandonada incontables veces… Eso fue cuando la compré. “Sabes, estoy muy contenta de haberte conocido, Amo Naofumi.” “Sí…” “Al fin y al cabo, tú has sido el que me ha enseñado a vivir una vida adecuada.” “Sí…” – respondí distraídamente ante la historia de Raftalia con un tono mecánico. Esto no importaba mucho de todos modos. “Por esa razón, por favor, permíteme una oportunidad. Una oportunidad para enfrentar esta ola.” “Sí…” “Con eso dicho, ¡me esforzaré al máximo!” “¡Ah…! Amm… Hazlo lo mejor que puedas.” Incluso yo pensaba que estaba actuando demasiado cruel. Sin embargo, mi yo pasado solo podía actuar de una manera muy lamentable.

00:01
Tenemos un minuto más antes de que sea la hora. Hice mi mejor pose y me preparé para el teletransporte.

00:00
*¡Bakin!* Un sonido ensordecedor resonó por todo el mundo. En el momento siguiente, mi visión se desvaneció y el paisaje a mi alrededor cambió. Probablemente estaba siendo teletransportado. “El cielo…” Teñido de un espeluznante color rojo vino, unas grietas comenzaron a aparecer y a expandirse por todas partes a través del cielo partiendo de una grieta dimensional. “Así que esto es…” Mientras evaluaba la escena, me pasaron tres sombras, seguidas por otras doce personas. Esos héroes de mierda. También los seguí porque era lo más obvio, pero, ¿hacia dónde se dirigían? Mientras corría hacia adelante, vi a los enemigos salir arrastrándose y empujándose unos contra otros a través de la gran grieta en el cielo. “¡Esta es una aldea vecina, Riyuto!” – exclamó ansiosa Raftalia después de examinar el área circundante. “Ya que todo esto es tierra de labranza, mucha gente debería seguir viviendo aquí.” “Pero todos deberían haber sido evacuados…” Entonces, de repente, me di cuenta. Nunca se sabía de antemano dónde aparecería la Ola de la Calamidad, ¿verdad? Entonces, ¿cómo diablos sabrían qué lugares necesitaban ser evacuados? “¡Idiotas, esperad un minuto!” Rechazando mis llamadas, los tres héroes idiotas corrieron directamente hacia la fuente de la ola. Durante ese tiempo un grupo de arañas monstruosas, habiéndose separado de la desbordante horda de monstruos, se dirigieron directamente en dirección de la aldea. Espera, los compañeros de esos payasos habían disparado algo así como una bengala que se elevaba hacia el cielo, dando una especie de mensaje. Debe ser para informar a los escuadrones de caballeros y llevarlos a su ubicación. “¡Tsk! ¡Raftalia! ¡Vamos a proteger el pueblo!” Estaba en deuda con mucha de la gente de la aldea Riyuto. ¡Definitivamente sufriría remordimientos si la ola los matara! “¡AYE!” Así que corrimos en otra dirección, separándonos de esos héroes de mierda.



viernes, 10 de mayo de 2019

G4L Capítulo 23

Arco 4 Capítulo 23
A Dios le gusta el té
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Era por la tarde, después de confirmar el crecimiento anormal de las patatas. Bajo el pleno sol del verano, que vertía su luz de forma incesante, la frente de Kazura sudaba mientras cavaba un agujero con una pala. Estaba ubicado al lado del pasaje de piedra que llevaba a Japón. Desde que había llegado a este mundo, no había tenido tiempo de darle un entierro adecuado al esqueleto, pero dado que el progreso de la rueda hidráulica se había desarrollado a buena velocidad, contaba con algo de tiempo libre en su agenda. Así que había decidido usar ese tiempo para darle al esqueleto un entierro adecuado. Aunque Kazura no supervisara la fabricación de las piezas, el aldeano a cargo del proyecto durante su ausencia, se haría cargo de los problemas que pudieran surgir. ‘Parece que vale… Aaaah… Me duele la espalda…’ Kazura había cavado un agujero lo suficientemente ancho para que él se recostara en su interior. Clavó la pala en el suelo y estiró el cuerpo. Tal vez fuera porque últimamente había caminado durante mucho tiempo mientras llevaba cosas pesadas o porque había estado cargando y descargando una gran cantidad de fertilizante o arroz en la carretilla, pero ahora le dolía la espalda. Desde que hacía trabajo físico todos los días, su fuerza había aumentado y, gracias a los masajes de Valetta, el dolor había disminuido considerablemente. Pero debido a que había sobrecargado su espalda al cavar el agujero, volvía a dolerle. Después de enterrar el cadáver, planeaba volver a Japón a comprar más cosas. También quería ir a una farmacia a comprar algunos parches para el dolor en esta ocasión. Kazura se frotó la espalda mientras dejaba escapar un suspiro y, a continuación, salió del agujero que tenía la profundidad de una bañera. Lo siguiente era enterrar el cadáver y caminó hasta donde estaba el esqueleto, en mitad del pasadizo. Sin embargo, el cuerpo del esqueleto estaba suelto, por lo que sería necesario transportar los huesos uno por uno. Además, no había traído guantes, por lo que tendría que agarrar los huesos con las manos desnudas. ‘Bueno… ¿Habrá algún problema por cogerlo con las manos? ’ Aunque se planteó traer una lámina de vinilo o unos guantes para llevar todos huesos en un único viaje, de alguna manera tenía el presentimiento de que recibiría un castigo si lo hacía de esa manera, por lo que decidió transportarlos con sus propias manos. Si por casualidad la policía terminaba encontrando este lugar, los huesos estaban tan desgastados que se consideraría que había ocurrido hacía años y, aunque decidieran investigarlo, era poco probable que pudieran arrestar a alguien. Por supuesto, debido a que parecía que este lugar no había atraído la atención de la gente en todos estos años, no era de esperar que tuviera que preocuparse por la policía. En cualquier caso, ya que era la primera vez que tocaba unos huesos humanos con la mano, al principio Kazura se puso nervioso, pero, a medida que pasaba el tiempo, se fue acostumbrando, hasta que terminó transportando todos los huesos. Después de terminar de llevar todos los huesos al agujero, los colocó con la forma de un cuerpo humano, pero, dado que en realidad no tenía un conocimiento detallado sobre la anatomía del esqueleto humano, puso algunos huesos en los lugares equivocados. Sin embargo, no era algo que pudiera evitar y la persona tampoco se iba a quejar. Cuando terminó de colocar los huesos, le puso ropa japonesa al cadáver y lo cubrió con tierra con mucho cuidado, hasta completar el entierro. ‘Creo que con esto es suficiente. Volveré con incienso y sake, espera por ahora. ’ Después de pensar esto, unió sus manos para rezar y se inclinó frente a la tumba recién construida. Luego se dio la vuelta y caminó rumbo a Japón.
* * *
Citronela, rosa mosqueta, piel de naranja… También tienen hibisco. ¿Debo comprarlos? También tienen mezclas. ‘ Cuando Kazura regresó a Japón se dirigió hacia una herboristería de las afueras. Aunque la única razón por la que había venido a este lugar era porque esta tienda era la más cercana, según la investigación que había realizado por internet en el teléfono. La pequeña tienda estaba construida de madera con un estilo tradicional y tenía un ambiente muy agradable. La multitud de hierbas exhibidas dentro de las botellas de cristal se adaptaba a la perfección al ambiente de la tienda. Además, la ventana abierta mostraba el paisaje de las afueras, repleto de abundantes y refrescantes zonas verdes. El viento que soplaba en ocasiones a través de la ventana era bastante agradable. Parecía que estaban vendiendo las hierbas que ellos mismos cultivaban, y el té frío de hierbas de hibisco que había recibido como prueba era realmente refrescante y delicioso. La tienda también vendía aceites aromáticos en botellas pequeñas o en tarros de cristal y libros que trataban sobre plantas. Era un lugar muy completo. A Kazura le gustaba el té de hierbas y, antes de huir hasta su residencia actual, iba con frecuencia al mercado a comprar las hierbas para luego preparase el té él mismo. Estaba contento por haber encontrado una tienda como esta. “Disculpe, quiero comprar algunas hierbas, ¿podría prepararlas?” Tras terminar de beber la muestra de té, devolvió la taza al mostrador y llamó a la empleada, que tenía el pelo largo y negro. Como no se veía a nadie más en la tienda, esta mujer podría ser la encargada. “Sí, ¿qué tipos de hierba necesita?” “Hmmm, citronela, rosa mosqueta…” Kazura solicitó las hojas que había elegido y algunas otras en las que no había pensado e hizo que la mujer las distribuyera en bolsitas de 30 gramos. Dependiendo del tipo de hierba, cada 30 gramos podían costar, de media, en torno a los 600 yen, por lo que el precio era bastante caro. Luego, cuando estaba pagando el coste de sus productos en la caja registradora, vio bolsas con semillas en un expositor del mostrador. “Hmm, semillas… Hmm, ¿venden plantas de semillero?” “Lo sentimos, pero no tenemos ninguna planta a la venta, pero si son semillas…” – se disculpó la mujer dando una respuesta a Kazura. Al oír su respuesta, tomó varias bolsitas con semillas y las colocó sobre el mostrador. Cada bolsa tenía pegada una etiqueta con un precio de 200 yen. “Um, ¿las semillas también? ¿Sabe cómo cuidarlas…?” Había prometido que bebería té de hierbas junto a Valetta en el pasado, por lo que había venido a comprar diferentes tipos de plantas. Sin embargo, pensó que podía aprovechar la oportunidad para experimentar. Si llevaba semillas de hierbas a ese mundo, las plantaba en una maceta, les ponía fertilizante y crecían en pocos días, al igual que las patatas de Villa Grisea, podría confirmar que había algún tipo de transformación dramática con las cosas que traía de Japón. Pero si, por el contrario, no se producía ningún cambio significativo, podría llegar a la conclusión de que las cosas que traía de Japón no eran la causa de esos cambios especiales y que seguramente era algo que tenía que ver con las plantas y personas de ese mundo. Sabía que los maravillosos efectos de la bebida energética o del arroz no mostraban esos efectos en su cuerpo, por lo que pensaba que era algo que les pasaba a los seres vivos de ese mundo. Kazura no sentía que ganaba algún poder especial cuando viajaba a ese mundo, por lo que sus conjeturas podían ser correctas. Si asumimos que había algo distinto en su ADN o en su constitución que le impedía recibir ese tipo de bendiciones, entonces quizá podía hacer alguna trampa con su cuerpo para obtener los beneficios. Aunque prefería no intentar ese método, siempre podría investigar cuánto veneno podía beber antes de que su cuerpo se rindiera por sus efectos. Realmente no le importaba si no podía llevar las plantas, porque en su lugar podía hacerlas crecer desde las semillas. Aunque el cambio en el crecimiento seguramente sería más evidente si llevaba plantas vivas. No obstante, si la tienda no las vendía, no sería razonable obligarles a venderlas, por lo que decidió comprar únicamente las semillas. “Bueno, esto está bien, ¿puedo comprar una de cada tipo de semilla que tiene aquí? También quiero ese tarro de cristal y un libro.” “Muchas gracias. Ah, pero si todavía está pensando en comprar plantas, puede ir a comprarlas al centro comercial. Las semillas que tienen también son más baratas y tienen más tipos de plantas.” – dijo la empleada dejando de guardar las bolsas con las semillas, tras recordar lo que le había preguntado con anterioridad. Aunque Kazura pensaba que estaba desperdiciando una oportunidad de vender sus productos diciéndole esas palabras, podía ver que, a juzgar por su expresión, lo decía sin ninguna intención oculta. “Hmm… Todavía quiero comprar las semillas y luego compraré las plantas en el centro comercial.” “Oh, muchas gracias. Este es un resumen que he hecho yo misma sobre los distintos métodos para cultivar las plantas, me alegraría que pudiera usarlo.” La mujer sonrió de forma agradable mientras colocaba una copia de su libro, que contenía distintos métodos para cultivar las plantas y un montón de imágenes en una bolsa de papel más grande. Las ilustraciones dentro del libro estaban todas dibujadas a mano. Así, Kazura terminó de comprar las macetas y semillas de diversas plantas en la tienda y se dirigió hacia el centro comercial de siempre para comprar los semilleros y sus otras necesidades diarias.
* * *
Kazura llegó al centro comercial donde era cliente habitual y se dirigió hacia la zona de jardinería. Estaba repleta de flores y de árboles frutales. También se vendían las plantas que estaba buscando. Mientras seguía mirando las plantas de los semilleros, uno de los empleados corrió hacia él. En su pecho había una etiqueta que decía ‘Gerente’. “Señor Shino, ¿qué necesitas hoy?” “¿Eh? Quiero comprar algunas plantas…” Kazura se sorprendió por un instante al ver que el gerente lo llamaba, pero luego pensó que lo recordaba por la gran cantidad de herramientas agrícolas y fertilizantes que había comprado. Aunque como no estaba planeando comprar una gran cantidad de cosas en esta ocasión, se sentía algo preocupado por las expectativas del gerente. “¿Plantas? Solo tenemos las que están aquí en estos momentos… Si es necesario, es posible pedir más para que estén a última hora de la mañana.” “No, no necesito una cantidad tan grande. Dos o tres macetas serán suficientes.” Aunque la expresión del gerente mostró una cara decepcionada al escuchar las palabras de Kazura, se recuperó de inmediato y comenzó a explicar con detalle las plantas que tenía disponibles. Debido a que Kazura no estaba cultivando las plantas con la intención de convertirlas en hojas de té y beberlas, le pidió al gerente que le recomendara alguna clase de planta que fuera fácil de cultivar. Como resultado, el gerente le dio una gran cantidad de información y con ella, decidió comprar menta y citronela, por su resistencia y su alta tasa de crecimiento. Además, también compró macetas para tener un sitio donde plantarlas y algunas bolsas con tierra. Y, aunque eran cosas innecesarias para cultivar las plantas, lo siguiente que buscó fueron el sake y el incienso. A pesar de que el palo de incienso se vendía en el centro comercial, no se vendía ninguna bebida alcohólica y, por ello, fue al supermercado donde había comprado una gran cantidad de arroz. Cuando llegó a la tienda, se dirigió a la sección de bebidas alcohólicas y puso dos botellas de sake de una calidad por encima de la media en la cesta de la compra. Al ver las botellas de alcohol, decidió llevarle una al jefe de la aldea como regalo y para hacer un experimento. Todavía no había visto ninguna bebida alcohólica en ese mundo, pero pensaba que deberían existir y, como le preocupaba el efecto que podría ejercer el alcohol en un humano, decidió llevar solo una botella. Si no podían consumir bebidas alcohólicas, usaría ambas botellas como ofrenda. También puso varios palos de incienso en la cesta de la compra y, con esto, pensaba que ya tenía todo lo necesario. Comenzó a caminar hacia la caja registradora cuando pasó por la zona de farmacia. Después de escuchar la historia de los aldeanos esta mañana, había pensado un poco en los medicamentos. Creía que, al igual que pasaba con la bebida energética, podría tener una eficacia sorprendente y por ello tener alguno al alcance de su mano no sería ningún inconveniente. Además, si tenía cuidado con las dosis, no parecía que hubiera problema con llevarlo. Cuando llegara el momento, decidió que probaría su efecto con alguna enfermedad. Por esa razón, arrojó a la cesta de la compra varios medicamentos para el resfriado común y algunas hierbas medicinales, a medida que iba leyendo el prospecto sobre su eficacia. Además, añadió tres tazas de té totalmente blancas, un ungüento para lesiones, vendas y gasas a la cesta. Cuando terminó, se fue caminando para pagar en la caja registradora.
* * *
En el momento en que el cielo estaba teñido con el hermoso color de la puesta de sol, Kazura llegó con los bienes que acababa de comprar a su residencia en lo profundo de las montañas. Con las bolsas de la compra bajo ambos brazos, cruzó el umbral hacia otro mundo como de costumbre. Después de llegar al pasadizo de piedra, fue a la tumba que había hecho anteriormente, abrió la botella de sake y derramó un poco sobre la tumba. A continuación, quemó los palitos de incienso y unió sus manos para rezar. “Lamento que no haya una lápida, sin embargo, espere un poco más. La próxima vez traeré algo para hacerla… Debería haber comprado algunas flores. Me avergüenzo.” – dijo mientras se inclinaba ante la tumba. Era solo un montículo de tierra. Luego salió por los árboles que conducían a la aldea, siguiendo las marcas que había dejado para marcar el camino. Iba pensando que Valetta y los demás podrían continuar trabajando, por lo que se dirigió hacia la zona donde se construía la rueda hidráulica. Hacia el fondo, bajo la sombra de los árboles, había una figura pequeña que, tras confirmar que Kazura ya no podía verlo, salió de su escondite y miró hacia la arboleda mientras inclinaba su cabeza confundido. “Eso es extraño… Estoy seguro de que el señor Kazura salió desde ahí, pero…” – murmuró Kolz mientras salía de la sombra de los árboles. Miró hacia el interior de la arboleda mientras gemía insatisfecho. Cuando Kazura ingresó a la arboleda al mediodía, Kolz siguió sus pasos. Sin embargo, a pesar de estar viendo en todo momento la espalda de Kazura mientras caminaba entre los árboles, antes de darse cuenta, había desaparecido. Y lo más incomprensible fue que, cuando caminó entre los árboles para seguirlo, se encontró en las afueras de la arboleda, mirando hacia el pueblo. Había regresado al punto de partida. ‘Ese viejo, no importa cuánto lo intente, no puedo verlo como un Dios. Pero todos en la aldea dijeron que no puedo preguntarle. ¿Cómo voy a confirmarlo…? Pero ha desaparecido ante mí. ¿Será que de verdad es el Dios Greisior…?’ Kolz solía escuchar decir a sus propios padres y a los adultos de la aldea que Kazura no podía darse cuenta de que los aldeanos lo habían reconocido como el Dios Greisior. Por ello le habían sermoneado una y otra vez, hasta que se le adormeció la oreja. Los adultos estaban preocupados por el comportamiento gamberro de Kolz y le habían advertido una y otra vez, pero cuanto más lo regañaban, más quería comprobar su verdadera identidad. Por lo tanto, Kolz y Myra habían seguido a Kazura, pero al final no fueron capaces de descubrir su verdadera identidad. Esta mañana había querido invitar a Myra, ahora que había vuelto de Isteria, para seguir a Kazura, pero cuando comenzó a hablar con ella, todo lo que le decía era lo maravilloso que había sido el viaje y una multitud de historias sobre Kazura. Así que al final Kolz no le dijo nada. Sabía que, si le decía algo, sería rechazado y terminaría siendo un obstáculo para sus planes. Aunque quería preguntarle directamente sobre su verdadera identidad, los adultos le advirtieron severamente que nunca lo intentara. Según ellos, si se revelaba la verdadera identidad de Greisior, desaparecería de la aldea y nunca volvería a mostrar su figura. Sin embargo, Kolz no estaba satisfecho con esa respuesta. Todo de lo que hablaban los adultos se extraía de una leyenda del pasado, de los tiempos antiguos de la aldea: ‘Greisior no debe darse cuenta de que su verdadera identidad ha sido descubierta’. Pero la leyenda de Greisior que conocía no mencionaba nada sobre eso.
* * *
Hace mucho tiempo, cuando el país llamado Arcadia no era tan grande como en la actualidad. Las diversas aldeas de la región se habían visto afectadas por una gran sequía seguida de una hambruna severa. Además, el Señor Feudal que gobernaba la región seguía exigiendo los impuestos como todos los años y se llevaba la poca comida que les quedaba a los aldeanos. Se trataba de una situación en la que todos los miembros de la aldea podían morir de inanición. Y, en ese momento, apareció en el pueblo un hombre vestido con una ropa extraña, llegado de un lugar desconocido. Ese hombre vio la desastrosa situación del pueblo y, desde algún lugar desconocido, transportó grandes cantidades de comida y de agua, creó una papilla y se la distribuyó a los aldeanos, salvándolos de morir de hambre. Los aldeanos agradecieron enormemente a ese hombre y el pueblo volvió a la vida. Sin embargo, al final, la historia se dispersó por los pueblos de los alrededores y muchos aldeanos se acercaron a la aldea para estar a salvo. Cuando vio lo que sucedía, ese hombre prometió traer mucha más comida para salvar a los aldeanos y desapareció en algún lugar. El hombre desapareció durante algunos días, y la gente de la aldea distribuyó las gachas que les quedaban a los aldeanos que se habían reunido en el pueblo y, de alguna manera, pudieron mantenerse con vida. Además, misteriosamente, comer una pequeña cantidad de comida hecha por ese hombre aumentaba la vitalidad, por lo que una gran parte de los aldeanos hambrientos se salvaron. Varios días después, el hombre regresó a la aldea con un carrito fabricado en madera y con una gran cantidad de comida. Los aldeanos se reunieron y gritaron de alegría saludando a ese hombre, pero al final, apareció el Señor Feudal acompañado por una gran cantidad de soldados. Había escuchado el rumor sobre un hombre que daba comida. Ese Señor Feudal era una persona malvada y codiciosa. Capturó al hombre y confiscó toda su comida. Además, atándole una cuerda al cuello, le obligó a mostrar el lugar del que había sacado la comida. La expresión del hombre era muy triste y, desatándose la cuerda del cuello, corrió hacia el bosque que se encontraba en las afueras de la aldea. El Señor Feudal se enfureció cuando vio que desataba la cuerda y apuñaló al hombre varias veces con su espada. Sin embargo, el hombre lo evadió de una manera increíble y, cuando llegó al bosque a las afueras de la aldea, desapareció repentinamente entre la niebla y nunca volvió a aparecer. Curiosamente, el Señor Feudal y los criados que intentaron capturar a ese hombre justo antes de que desapareciera, murieron a los pocos días de una misteriosa enfermedad. El pueblo se liberó de su gobierno tiránico. Además, después de que el Señor Feudal muriera, la lluvia comenzó a caer, terminando con la sequía. Todo el mundo estaba seguro de que ese hombre era ‘Greisior, el Dios de la benevolencia y la cosecha’. El rumor decía que el Señor Feudal y sus criados habían cometido un gran pecado por atacar a ese hombre, por lo que habían recibido un castigo divino y murieron.
* * *
Así que esa parte sobre ‘la verdadera identidad de Greisior’ y todas esas tonterías no se mencionaba en absoluto. El bosque de esa historia era la arboleda que se encontraba ante los ojos de Kolz. Sin embargo, todos en el pueblo consideraban esa zona del bosque como sagrada, por lo que tenían la costumbre de no talar ningún árbol de ese lugar. En el pasado habían existido algunos aldeanos imprudentes que, al igual que Kolz, intentaron ingresar en la arboleda. Pero al final, incluso si caminaban en línea recta, terminaban experimentando el mismo fenómeno y acababan en la entrada del bosque. Debido a esto, los aldeanos todavía consideraban ese lugar como mucho más sagrado. Y hoy era la primera vez que Kolz entraba en la arboleda. Si esto hubiera ocurrido antes, aunque sentía curiosidad por resolver ese misterio, su miedo hubiera sido mucho mayor, por lo que no habría entrado bajo ninguna circunstancia. Sin embargo, después de vivir durante veinte días con él en el pueblo, se había acostumbrado a ver cómo Kazura entraba y regresaba de la arboleda sin problemas. Por lo que su miedo se había ido desvaneciendo. Reuniendo su coraje, persiguió a Kazura y entró en la arboleda, pero el resultado fue el esperado. Kolz terminó merodeando alrededor de la arboleda, hasta que, al atardecer, Kazura salió del bosque con una expresión despreocupada mientras cargaba varias cosas. No tenía ni idea de lo que había sucedido. Al final, Kolz miró fijamente los árboles mientras gemía en voz baja hasta que se dio cuenta de que no había nadie en los alrededores y, asustándose, corrió apresuradamente hacia la aldea.
* * *
Era por la tarde. Como de costumbre, Kazura cenó con la familia del jefe de la aldea y, al terminar, hirvió algo de agua caliente en una olla pequeña en el fuego de la casa. Estaba usando las hierbas que había traído de Japón para hacer té para dos personas. Mientras esperaba a que el agua terminara de hervir, distribuyó varias de las hierbas midiéndolas con una de las tazas de cristal, para crear la mezcla que más le gustaba beber en casa. Algunas de las plantas tendían a liberar fácilmente su aroma, por lo que, con mucho cuidado para no aplastarlas, las puso dentro del tarro. “Uaa, así que estas son las hierbas, ¿es algún tipo de planta medicinal?” “Sí. Se crea secando las hojas o las flores de plantas que poseen un buen olor. Además de para hacer té, también se pueden emplear en la cocina y son buenas para el cuerpo.” Varin observó las extrañas hierbas que se encontraban dentro de la bolsa antes de que Kazura le pasara una llena de citronela. Abriéndola, olfateó su aroma dulce, haciendo que su expresión se volviera gratamente sorprendida. “¡Qué olor tan inusual…!” Cuando Varin dijo esas palabras, le pasó la bolsa a Valetta, que estaba observando desde un costado. Después de olerlo, también se sorprendió. “Aunque puedes disfrutarlo comiéndolo de esa forma, le faltará algo de aroma. Está mucho mejor después de extraer su sabor con agua caliente, así puedes disfrutarlo más.” Desde el interior de la bolsa de papel que había traído Kazura, sacó varios tipos de hierbas y comenzó a explicarles sus distintos sabores y beneficios. Valetta estaba escuchando la explicación de Kazura mientras tenía abierto el libro sobre las hierbas y comparaba las ilustraciones con las plantas, asintiendo. Mientras hacían esto, el agua comenzó a hervir. Ahora podían hacer el té. “Esto está hecho con mi mezcla favorita; si no se adapta a tu paladar, avísame y prepararé un té diferente.” – dijo Kazura, mientras vertía el agua caliente en un pequeño tarro de cristal. Las hierbas eran citronela, cáscara de naranja, hibisco y rosa mosqueta. El agua caliente se extendió a través de las hierbas del tarro de cristal, haciendo que liberasen distintos colores en el agua, aunque el hibisco impuso su predominio de inmediato. Al final, el agua caliente se tiñó de una manera homogénea, con un color rojo intenso. “Uaa, es realmente hermoso. Es como el color del té que viene en el libro.” Con los ojos iluminados, Valetta estaba mirando el agua caliente dentro del tarro de cristal a medida que se iba volviendo roja. A su lado, Varin también habló con admiración. “En realidad, el tipo de hierbas utilizadas en ese libro son un poco diferentes.” Kazura esperó un rato a que las hierbas del tarro se cocieran a fuego lento y se extrajera su esencia. Tras esto, vertió el té en las tazas blancas que había comprado en el supermercado. “Por favor, toma un sorbo, espero que se adapte a tu gusto.” Valetta y Varin recibieron las tazas de té. Sus mejillas se aflojaron por el olor que brotaba de la taza. Era un aroma diferente de las hierbas deshidratadas. El olor era realmente agradable. “Que aproveche… Hmm, un poco amargo, ¡pero está delicioso!” – dijo Valetta. “Sí, está muy bueno. Es algo agrio, como la ciruela seca, pero es una acidez diferente. También tiene un buen olor.” Al ver que ambos bebían el té y decían que lo estaban disfrutando, Kazura se sintió aliviado. Realmente quería que la primera vez que lo probasen fuera una experiencia agradable, por lo que estaba muy contento de que todo hubiera salido bien. “¿De verdad? Me alegro. Ya que hay varios tipos de hojas, dependiendo de la combinación podríamos tener varios olores y sabores.” – les dijo Kazura mientras saboreaban el té. Sin embargo, al mismo tiempo mientras se rascaba la cabeza, pensaba que habría estado bien si hubiera traído algo de miel, ya que, personalmente, le gustaban las cosas dulces.


jueves, 9 de mayo de 2019

TBATE Capítulo 20

Capítulo 20
Todos ganan
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“¡No! ¡De ninguna forma! ¡Arthur! ¿Sabes lo peligroso que es convertirse en un Aventurero? Acabas de volver después de que creyéramos que estabas muerto, ¿y ahora me dices que quieres ir a que te maten allá afuera? ¡De ninguna forma! Absolutamente no.” Madre estaba a punto de llorar mientras decía esto. Nunca había sido buena controlando sus emociones. Eleanor estaba a su lado, aferrada a su pierna. “Mamá, no te enojes. ¡Hermano no es una mala persona! Uuu… Mamá, no llores.” La Directora Goodsky había abandonado la mansión después de mi anuncio. Me di cuenta que todavía quería hacerme muchas más preguntas, pero nos excusamos para tener nuestra charla familiar. Actualmente estábamos en la habitación de mis padres con Madre de pie frente a mí, prohibiéndome pensar siquiera sobre algo tan remotamente peligroso. Padre era un poco más racional. Me di cuenta de que a él tampoco le gustaba la idea, pero no tenía ninguna razón para negármelo aparte de mi edad. No iba a discutir con Madre. Decía todo esto porque estaba preocupada, y no podía culparla por eso. Era algo que ya había esperado, y quería ir contándoles poco a poco esta idea, pero la reunión con la Directora Goodsky me había quitado la oportunidad. Después de estar en silencio por un tiempo, Padre finalmente habló. “Cariño, al menos escuchemos a Arthur. No estoy diciendo que esté de acuerdo en que se convierta en un aventurero, pero ¿no crees que al menos deberíamos escuchar lo que tiene que decir?” “¡¿Cómo puedes decir eso después de lo que pasó ese día?!” – gritó Madre, rompiendo en un arrebato de sollozos. Miré a mi padre en busca de una respuesta, curioso de lo que ella decía, pero él simplemente negó con la cabeza y consoló a mi madre. Cuando se calmó lo suficiente, parecía ser un buen momento para que pudiéramos continuar con nuestra charla. Agarré las manos de mi madre. “Madre. No pensaba irme mañana. Estaba pensando en pasar unos meses en casa con vosotros.” Ella seguía callada, pero su expresión se suavizó un poco ante esto y simplemente le di una sonrisa cálida. Sylvie hizo lo mismo y comenzó a lamer su mano. “Después de estar en el Reino de los Elfos durante tres años, me perdí mucho de lo que quería saber de nuestro mundo. Solo pienso que convertirme en un aventurero sería la mejor forma para ganar más experiencia práctica.” – insistí, sin soltar las manos de Madre. “Entiendo a qué te refieres, Arthur. Cuando era un poco mayor, yo también deseaba tener algo de experiencia en la lucha de la vida real tan pronto desperté como mago.” – recordó Padre. – “Pero tu madre también tiene razón, es peligroso e impredecible.” Mi madre asintió enérgicamente con la cabeza. Me quedé en silencio durante un rato mientras reflexionaba. “Padre. Madre. ¿Y si tuviera algún tipo de guardia o tutor conmigo? ¿Os haría sentir mucho mejor esa situación?” “…” “Hmm… Ya sabes, no es una mala idea.” – casi podía ver los engranajes moviéndose en la cabeza de mi padre mientras comenzaba a pensar en los posibles candidatos. “P… Pero… ¡No podré verte hasta dentro de tres años!” – dijo Madre volviendo a protestar. Negando con la cabeza, le dije: “Madre, no haré largos viajes ni misiones peligrosas en lugares lejanos. Intentaré volver a casa cada ciertos meses, tal vez incluso con más frecuencia dependiendo de lo que haga.” “Hermano, ¿te vas?” – mi hermana tenía una expresión como si le acabaran de decir que Santa Claus no existía. Comencé a entrar en pánico. “No… no, Ellie, me quedaré aquí. A partir de ahora verás muchó a tu hermano, ¿vale?” Aparentemente, tanto Madre como Padre le habían contado a Eleanor muchas historias sobre mi y sobre lo fuerte e inteligente que era. Unos de los cuentos favoritos para antes de dormirse era cuando salvé a Madre de un grupo de chicos malos en la cima de un acantilado y que me había lastimado, por lo que me tomé un tiempo para volver a casa. Eventualmente, me había vuelto una especie de héroe para mi hermana. Miré hacia Madre. Su cara estaba mucho más tranquila después de hablar sobre esto. Supongo que ella había asumido el peor de los casos y creía que quería matar al mal más fuerte del mundo a la edad de ocho años, o algo así. “De todos modos, ¿por qué quieres ser un aventurero antes de ir a la Academia? ¿No suele ser al revés?” – murmuró mi madre en voz baja. “La razón es esta, Padre: quiero poner a prueba mis habilidades en situaciones de la vida real. Además, Madre, quiero al menos tratar de encajar con todos en la Academia a la que voy a ir. Sería mucho más difícil encajar si empezara a ir a la Academia con ocho años. No creo que pueda hacer muchos amigos con una diferencia de edad tan grande.” Era una excusa muy lamentable, pero, por una vez, Madre me miró con una expresión de comprensión. Supongo que era la peor pesadilla para una madre que su hijo se convirtiera en un solitario. No era una completa mentira, ya que lo que decía lo hice pensando en el último deseo de Sylvia. Ella quería que yo disfrutara de la vida y que tuviera una juventud de no solo entrenamiento. Esta era una promesa que planeaba seguir sin importar lo que pasara. “Además, voy a estar aquí un par de meses, de todos modos. ¿Quién sabe? Quizá te canses de mi para ese entonces, y me eches antes de que tenga la oportunidad de irme.” – dije guiñándole un ojo a Madre. Eso hizo que me ganara un golpe en la cabeza, pero ella también se rió. “¡Tú! Eres igual que tu padre en momentos como este. Gracias a Dios que al menos tienes mi inteligencia.” Madre me dio un gran abrazo, dejándome con una cálida sensación a la que aún no me había acostumbrado. “¡Oye! ¡¿Qué hay de mi inteligencia?! ¡También ha recibido mis grandes habilidades de fuego, que lo sepas!” – protestó mi padre. “¡Hmph! Mi hijo obtuvo sus habilidades de anormal de mí.” – Madre me alejó de Padre y le sacó la lengua. “¡Ellie, también! ¡Bleh!” – mi hermana copiaba a Madre y le sacó la lengua a mi devastado padre. “¡Sniff! Nadie está de mi lado.” – dijo Padre llorando alegremente, tratando de abrazar a su hija, dejándonos a todos con un ataque de risa.
* * *
El día siguiente era domingo, por lo que Padre tenía el día libre. Tanto la Familia Leywin y la Helstea estábamos desayunando. “Entonces, ¿habéis decidido sobre qué es lo que vais a hacer con Arthur?” – preguntó Vincent, medio masticando su tortilla. Tabitha negando con su cabeza dijo: “Lo juro. A veces, me cuesta creer que eres un noble con tus horribles hábitos al comer, querido.” “Ku, ku, ku, no te preocupes. Al menos tu marido es mejor que el mío. ¿Recuerdas aquella cena en la que Rey escupía su comida por tanto reir? Tuve que usar a Ellie como excusa para levantarme de la mesa porque estaba muy avergonzada.” – suspiró mi madre. “¡Cof, cof! ¡Como sea! Sí, después de hablar sobre ello por la noche, estuvimos de acuerdo en dejarlo volverse un aventurero bajo ciertas condiciones, Vince.” – Padre se sonrojó un poco mientras intentaba volver a cambiar el tema. “¿Oh? ¿Qué condiciones?” – respondió curiosa Tabitha mientras cortaba en trozos la tortilla para Lilia. “No se convertirá en aventurero hasta después de su cumpleaños, que es dentro de tres meses. También decidimos tener a un guardia con él durante sus misiones. Además de eso, creo que es lo suficientemente inteligente como para manejar el resto por su cuenta. Por supuesto, la última condición es que nos visite lo más a menudo posible.” – explicó mi padre, comiendo el resto de su carne asada. “¿Tienes a alguien en mente sobre quien será su guardia? Diablos, ¿hay algún guardia que sea capaz de protegerlo? ¡Creo que Arthur será el que protegerá al guardia!” – empezó a reírse al pensar lo ridículo que sería que un niño de ocho años protegiera a un aventurero adulto y veterano. Mi madre le contestó, mirando a mi padre: “No hemos encontrado ninguna persona que se ajuste a ese criterio. Rey y yo creíamos poder encontrar a uno de entre los guardias de la Subasta Helstea, pero no pudimos encontrar a ninguno.” “¿Puedo tener otro trozo de tortilla más, por favor?” – dijo mi hermana con su tenedor levantado en el aire. “¡Ya sé!” – Padre se levantó ante su repentina revelación, haciendo que casi me ahogara con el trozo de carne que tenía en la boca. “Los Cuernos Gemelos volverán pronto de una expedición a una mazmorra. ¡Recibí una carta del Salón del Gremio de Aventureros que dice que volverán en dos meses! ¡Es perfecto! ¿Por qué me ha llevado tanto tiempo pensar en esto? Podemos hacer que uno de los Cuernos Gemelos te cuide. ¡Arthur! Aún los recuerdas, ¿verdad?” – los ojos de Padre brillaban con emoción. “¡Hey! ¡Esa no es una mala idea!” – dijo Madre desde la cocina; su voz denotaba extrañeza por el hecho de que mi padre tuviera una buena idea. Dándole un pedazo de carne a Sylvie, que se había posado en mi regazo con sus patas delanteras sobre la mesa, respondí: “Por supuesto que los recuerdo. Es una gran idea, Padre. ¿Ellos saben que he vuelto?” “No. Desafortunadamente, aún no he tenido la oportunidad de mandarles una carta. Estaba planeando hacer eso hoy.” Padre se sentó, rascando su cabeza. Vincent intervino en la conversación después de terminar con su desayuno. “Arthur, ayer le dijiste a la Directora Cynthia que no ibas a mostrar tus poderes a nadie hasta que te inscribieras en la Academia Xyrus, ¿verdad? ¿Cómo planeas hacer eso mientras eres un aventurero?” “Ah, sí. Quería llegar a eso.” – dije mientras tomaba una fresa con mi tenedor. – “Planeo mantener mi identidad oculta mientras sea un aventurero. He leído que hay muchos miembros del Gremio de Aventureros que usan un alias, para no revelar sus identidades al público.” Desafortunadamente, como no había forma de ocultar la apariencia de Sylvie, tendría que hacer un buen trabajo para esconderla. Por otro lado, era lo suficientemente pequeña como para caber dentro de una capa si es que los bolsillos eran lo suficientemente grandes. “Mm… Ya veo.” – tanto Vincent como Tabitha asintieron con su cabeza. Con eso, terminó el desayuno y todos nos separamos. Padre fue al Salón del Gremio para enviar una carta a sus antiguos compañeros de grupo, mientras que mi madre y Tabitha iban de compras, llevándose a Ellie y Lilia con ellas. Me pidieron que fuera también, pero las rechazé cortésmente para evitar el sufrimiento que ellas llaman un pasatiempo. Me lavé y me dirigí hacia el ala derecha de la mansión, donde estaba la oficina de Vincent. *Knock**Knock* “¿Sí?” “Soy Arthur.” – respondí. La puerta se abrió revelando a Vincent con una mirada curiosa. “¡Ah, adelante! ¿Qué te trae por aquí, Arthur? Nunca habías venido a mi oficina antes.” “Ah, sí. Hay cierto asunto del que quiero hablarle hoy, esa es la razón por la que vengo.” – dije mientras miraba los montones de documentos en el suelo y en su escritorio.
* * *
Punto de vista de Vincent Helstea: ¿Este niño realmente solo tiene ocho años? Escalofríos corrian por mi espina dorsal con el tono de su voz. ¿Por qué estaba tan nervioso con la mención de ‘cierto asunto’ del que quería hablarme? “¿Qué tipo de asunto es?” – le pregunté con sencillez, con mi cara volviendose un poco más seria. “Me gustaría pedir su ayuda para obtener algunos objetos que podrían ser difíciles de encontrar.” – continuando, se sentó y continuó con los ojos fijos en mi. – “Necesito un manto o una túnica con capucha y una máscara que cubra toda mi cara. Es imperativo que la máscara tenga una función para cambiar mi voz.” No fue difícil entender por qué quería estos objetos. Como dueño de la Casa de Subastas Helstea, que atría incluso a los más altos nobles e incluso la Familia Real, no debería ser muy difícil conseguir estos objetos. La máscara podría ser un poco más complicada, ya que necesitaba ser creada por un artesano de elemento sonido, pero se podía hacer. Pero… ¿Por qué había tal sensación de pesadez en el cuarto? No sabía bien qué es lo que era… ¡Eso es! ¿Por qué este niño de ocho años daba la misma sensación de presión que la que tuve cuando estaba al lado del mismísimo Rey de Sapin? No. La atmosfera ahora era aún más pesada que la vez que estuve con el rey. Claramente me estaba pidiendo un favor. Pero se sentía como si me estuviera juzgando, casi como si tratara de evaluar si ponerme en la lista de ‘personas que mantener con vida’. Nunca había sentido esto de él, pero eso se debía probablemente a que solo lo había visto con su familia. Rápidamente le respondí, queriendo acabar con esto. “Claro, no debería ser un problema conseguir esas cosas. La máscara puede tomar un poco de tiempo, pero estoy seguro que la tendremos antes de que te conviertas en un aventurero.” Su leve asentimiento me llenó de alivio. Tenía nobles que esperaban en filas para presentarse ante mí, pero este chico… “¿Hay algo que necesites de mi ayuda a cambio? Me sentiría mal si te pidiera esto sin ninguna compensación.” – respondió. Sentí que se me formaba un poco de sudor sobre mis cejas. “E… Está bien, de verdad. En realidad, le debo mucho a tu padre. Puede que trabaje para mí, pero la forma en que entrena a mis guardias ha disminuido la cantidad de problemas que ocurren durante las subastas.” Era la pura realidad, la verdad. Rey se había vuelto una parte irremplazable de la Casa de Subastas Helstea. Su liderazgo y carisma entre los guardias que entrenaba era de primera clase. Se lo debía de cuando salvó mi vida y se lo debo a él y a su familia ahora. Incluso con el generoso salario muy por encima de la media que ganaba y dejar que se quedara en nuestra casa, todavía se sentía como una ganga de mi parte. Tanto Tabitha como Lilia se han vuelto más felices que nunca después de que Rey se mudara con Alice y tuvieran a Ellie. Siempre me había sentido culpable por no poder pasar tanto tiempo con mi familia como ellas querían, pero las cosas estaban mucho mejor ahora. “Hmm, hablando de entrenamiento, eso me da una idea.” – murmuró mientras miraba hacia abajo. Había notado hace rato que, cuando Arthur comienza a pensar, su mirada… Su mirada se enfoca a los lejos y sus cejas se ciñen; el sutil pliegue cerca de sus labios y el leve movimiento de su nariz le hacen parecer que piensa algo por encima de la inteligencia humana normal de lo que debería ser capaz de hacer. *Suspiro* Es difícil creer que tiene la misma edad que mi pequeña Lilia. “Permítame comenzar a entrenar a su hija para que se vuelva una maga.” Arthut pisaba esta mina terrestre como si solo estuviera hablando del clima.
* * *
Punto de vista de Arthur Leywin: “Tenía la intención de empezar a enseñarle a mi hermanita sobre la manipulación del maná pronto. No sería mucha molestía incluir a Lilia en estas lecciones. Me he dado cuenta que tanto como usted y la señora Tabitha no son magos, así que puede que le sea imposible despertar por sí sola, pero si empezamos ahora, creo que podría desperar por la edad promedio.” – dije. Mi declaración fue recibida con un silencio. Levanté la vista para ver a Vincent tirar la pila de papeles con los que había estado hurgando nerviosamente. Mientras que su rostro había quedado congelado, podía escuchar el latir de su corazón volviéndose más rápido. “Pu… ¿Puedo creer en que lo que acabas de decir? ¿Realmente puedes lograr que me hija se vuelva una m… maga?” – preguntó después de un aparentemente largo momento de silencio. “Claro. Será un proceso largo, pero definitivamente es posible. Er… Tendré que pedirle que mantenga las lecciones con un bajo perfil, sin embargo. Odiaría ser bombardeado por padres cariñosos pididiéndome que convirtiera a sus hijos en magos.” – solo me reí, tratando de aliviar la tensión. Vincent asintió enérgicamente después de no poder forma una frase coherente… “Sinceramente… No habría mayor felicidad que ver a mi hija convertirse en una maga.” – se las arregló para tartamudear, con las lágrimas a punto de brotar. “¡Genial! ¡Entonces le dejaré el tema de los objetos que discutimos a usted! Ahora, permítame excusarme. Lamento molestarlo con su trabajo.” Salí del cuarto, recogiendo a la dormida Sylvie de mi regazo. Me alegro que haya salido todo bien.



miércoles, 8 de mayo de 2019

Volumen 26 Capítulo 8

Volumen 26 Capítulo 8
La ubicación de Ratzeburg
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

Cuando estaba en medio de su pintura, Petrov se enteró de que Weed había regresado. ‘Al fin, mi enemigo predestinado ha regresado.’ A medida que pasaba su tiempo pintando en la Fortaleza de Vargo, le había llegado a gustar ese lugar. En comparación con otras regiones, la fortaleza contenía una gran cantidad de jugadores de alto nivel y justo tras sus puertas se podía observar una gran pradera. El número de jugadores y residentes crecía rápidamente y, a media que pasaba el tiempo, el lugar comenzó a poseer la presencia de un lugar antiguo. Petrov pensaba que a él no le importaría ser el Señor de la región y un pintor en este lugar. “¡Acabo de escuchar que el Señor está organizando una fiesta de carne!” “¿De verdad?” “Ha abierto el almacén para que todos coman carne gratis. ¡Puedes comer todo lo que quieras! Y si vas donde está el Señor ahora mismo, ¡dicen que cocinará la carne personalmente para ti!” “¡Vamos rápido!” La simple llegada de Weed causó un alboroto mayor que cuando un ejército de monstruos atacaba la Fortaleza de Vargo. Los jugadores se encontraban en estos momentos en una juerga salvaje mientras tomaban la carne del almacén. Si bien los jugadores no cogían demasiado, ya que sería una carga, tampoco iban a rechazar lo que les había dado el Señor Weed. “¡Uaaa! ¡La carne de jabalí con su grasilla siempre esta buenísima!” “¡Sí! Creo que la calidad de la carne es la mejor porque hay muchas presas que corren por las montañas.” ¡Glup! Petrov, que estaba pintado un mural en el techo, tragó inconscientemente saliva. ‘No puedo soportarlo más. ¿Debo comer primero y continuar más tarde?’ No quería estar en deuda con Weed, pero pronto lo desafiaría… ¿Y no era importante conocer a tu rival? ‘Vamos a probar un poco.’ – pensó Petrov mientras se dirigía a donde estaba asando Weed la carne personalmente. En la zona ya había una larga fila de jugadores y residentes esperando ansiosamente un bocado de comida. “¿Crees que tendremos la oportunidad de probar su comida?” “La fila se está reduciendo rápidamente, así que… Creo que dentro de una hora tendremos la oportunidad de comer algo.” Petrov soltó un gran suspiro y se colocó en la fila. Tendría que esperar mucho tiempo, pero al ver cómo se alineaban las personas, no pudo evitar preguntarse cómo sabría la carne. Sin que se diera cuenta, las esculturas vivientes también llegaron. Llevaban bandejas de comida para las esculturas que eran demasiado grandes, pero Cerberus, junto con el caballero llamado Plata, ya estaba recibiendo carne de Weed. “¡Guau! ¡Guau!” Sorprendido por el sabor de la carne, Cerberus meneó la cola y, cuando eso no funcionó, rodó por el suelo pidiendo más. Era una intimidad que Petrov nunca había visto en Cerberus con anterioridad. “El sabor de la carne es increíble. Creo que la habilidad de [Cocinar] de Weed es mejor que mi [Dominio de la Espada].” Hasta Plata parecía tener un mayor respeto por Weed. Con su control excepcional sobre el fuego, la carne que Weed estaba asando era rica y jugosa, con solo un poco de sal y ajo. Todo el esfuerzo que Petrov había puesto para ganarse los corazones y las mentes de las esculturas vivientes se iba por el desagüe. ‘No, no, todo sigue bien. Si invierto más tiempo, tendré otra oportunidad.’ Mientras esperaba en la fila, deseando desentrañar a qué sabía la carne, escuchó las conversaciones de la gente que le rodeaba. “El Señor Weed parece muy popular con las mujeres.” “Sí, son realmente hermosas.” La fila se iba reduciendo y, desde la posición en la que estaba Petrov, ya podía ver a Weed. Este había invocado al elemental de fuego, GuijarroAbrasador, para asar grandes cantidades de carne simultáneamente. Sus movimientos para rociar la sal y la pimienta o para cortar la carne eran rápidos y naturales. “¡Cof, cof! ¿Cómo puede tener una belleza tan increíble?” En ese momento, Petrov vio a Hwaryeong. Era una belleza que no se veía habitualmente y que se pegaba a Weed y lo ayudaba a cocinar. Su rostro aparecía radiante cuando era iluminado por el fuego. ‘¿Cómo puede una belleza como esa estar al lado de alguien como él?’ Esto solo arrojó más combustible al odio que Petrov sentía por Weed. Y, ¡justo en ese momento! Petrov vio a Weed recogiendo una porción de carne y poniéndola en la boca de una mujer. Una mujer que Petrov nunca podría olvidar, una mujer que había conocido en el Castillo de San Jorge, Yurin. En estos momentos estaba comiendo la carne cocinada por Weed. El tiempo que habían pasado juntos fue corto, pero había dejado una impresión a fuego en su corazón. ‘Es Yurin.’ Ver cómo Yurin le estaba dando una sonrisa tan cariñosa a Weed perforó su corazón. Petrov quería volver a encontrarse con ella de forma cariñosa, pero no así, cuando estaba esperando en la cola para conseguir algo de carne. ‘Debería ser un hombre, dar la vuelta y abandonar la Fortaleza de Vargo.’ Petrov quería enterrarlo todo y marcharse, pero sus pies no se movían, sabía que la imagen de Yurin al lado de Weed quedaría grabada en su memoria para siempre. Con su mente perturbada por lo que acababa de ver, una conversación se filtró en sus oídos. “¿Quién es esa mujer?” “He escuchado que es una pintora…” “¿No lo sabes? Es la hermana pequeña de Weed. Estaba con él cuando fue de aventuras al Reino de los Vampiros.” “Es muy linda. No me importaría tenerla como mi novia…” “Si Weed se convierte en tu cuñado, estoy seguro de que las oportunidades se abrirían ante ti.” El giro de Petrov se detuvo y volvió a mirar al frente. ‘Así que es su hermana…’ Finalmente entendió la pintada que Yurin había dibujado en el Castillo de San Jorge.
* * *
El coste de todos los alimentos y bebidas que consumieron los geomchis fue pagado por Weed. “Uuuuh.” “Yo… Creo que voy a morir, mi estómago va a explotar.” Debido a su actitud glotona, la verdad era que su [Salud] había caído drásticamente. Pero incluso entonces, aplaudían cuando les traían carne fresca. “¡Carne!” “Es estofado de costilla.” “Es un guiso de costillas que ha sido condimentado con hierbas.” Weed continuó proveyendo de comida, aunque estaba claro que eran incapaces de seguir comiendo. ¡Era una situación en la que todos los 504 geomchis podían morir debido a comer en exceso! ‘La profesión de cocinero es horrible.’ ‘Nunca habría pensado que unas personas que no sabían el significado del cansancio cuando luchaban contra un Dragón de Huesos, podrían comportarse así…’ Con solo mirar la carne, las mentes racionales de Pale y Zephyr se sentían enfermas y aborrecidas. No podían evitar estar sorprendidas al ver que los geomchis podían seguir tragando y limpiando sus platos. Justo en el momento en que la torre de carne estaba casi terminada, los bárbaros regresaron de cazar y apilaron otra torre aún más alta de carne fresca. “¡Carne!” “¡Guau!” El resto de jugadores se sentaron cerca de los geomchis y comieron. “¡Vamos a comer!” “Oh… ¡Mírate, Director Kim!” “No comamos demasiado, ¡tenemos que salir temprano para ir a trabajar!” “Necesitamos descansar los fines de semana. Olvida a los humanos, ¡hasta las máquinas terminan rompiéndose!” “Exámenes, trabajo, notas, exámenes, trabajo, notas… ¡No puedo aguantarlo más!” A través del atracón desmesurado, los jugadores fueron capaces de aliviar el estrés de la vida cotidiana. - Comamos tanto como podamos. - ¡La carne asada de Weed es la mejor! Las hadas volaban a su alrededor, desgarrando la carne. Eran tan glotonas que algunas de ellas ya ni siquiera eran capaces de volar, por mucho que agitaran las alas. Y cuando empezó a anochecer, se encendieron varias hogueras, con los geomchis amontonados a su alrededor. ¡Estaban comiendo menudillos a la parrilla como postre! “Parece que hay muchos enemigos apuntando a Weed últimamente.” – dijo Geomchi. “He visto en las noticias que el gremio Hermes, o algo así, está tratando de matarlo.” – respondió Geomchi3. “Escuché que esos bastardos no son buenos en absoluto. Son un montón de gente malvada y codiciosa.” – añadió Geimchi4. “Aparentemente son los bastardos más fuertes del Continente de Versalles. Nadie puede hacerles frente.” – continuó Geomchi5. Los discípulos se quedaron callados y escucharon atentamente. Geomchi estaba estableciendo el estado de ánimo de las conversaciones y sus Instrucotres hablaban en tono serio. No era una conversación en la que cualquier aprendiz pudiera participar. “No hay necesidad de que entremos en las luchas de nuestros jóvenes. Probablemente ya tenga alguna idea sobre qué hacer.” – dijo Geomchi, asintiendo con la cabeza. Weed, por supuesto, había preparado contramedidas contra los planes del gremio Hermes. Dado que todavía no habían sido capaces de conquistar todo el continente, se resistiría hasta el final. En la actualidad, Weed podía usar la [Transformación Escultural] para escabullirse, por lo que su principal prioridad era encontrar el último secreto de la escultura y terminar la búsqueda para ser un Maestro de la Escultura. Si después de todo eso no podía escapar de las garras del gremio Hermes, solo le quedaría fingir ser amigable… “Correcto. Nuestro discípulo más joven debe tener alguna idea, así que déjaselo a él… Pero, como Instructor, no puedo soportar ver al más joven de nuestros discípulos luchando solo de esta manera.” – añadió Geomchi3 mostrándose de acuerdo al principio, pero cambiando de idea a medida que hablaba. “Estoy seguro de que si lo dejamos a su suerte, actuará de forma excepcional. Pero nosotros, como sus maestros, debemos ayudar. Has hablado correctamente.” – dijo Geomchi mientras levantaba la cabeza y miraba al cielo nocturno plagado de estrellas. “Este Continente de Versalles es verdaderamente un lugar misterioso. Pero también está lleno de libertad. He seguido el camino de la espada toda mi vida, pero nunca pude imaginar que llegaría un día donde tuviera tanta libertad para explorar.” “……” Los aprendices y el resto de Instructores podían simpatizar con las palabras de Geomchi. Aunque habían entrenado su cuerpo y su mente al máximo, esto tenía poco uso en la vida real. Había todo tipo de variables complicadas como estadísticas, niveles, dominio de habilidades y otras cosas, pero el Continente de Versalles era un lugar donde podían vivir con la espada en la mano. Podían luchar contra enemigos fuertes, tener aventuras y conocer a nuevos amigos. Esta era el mundo con el que soñaban los hombres. “Si un hombre es fuerte, creo que tiene derecho a conquistar el Continente. Pero una cosa que no puedo soportar es que se reúnan esos bastardos débiles y vulgares para tiranizar todo el Continente.” “Somos de la misma opinión.” “Nos divertimos mucho en este lugar.” – dijo Geomchi con una gran sonrisa. “Sí.” “Disfrutamos de nuestro tiempo.” Los geomchis no necesitaban que nadie les diese misiones para derrotar a los monstruos o entrenar sus habilidades con la espada, era algo que hacían por propia motivación. A veces hacían locuras, pero disfrutaban de la libertad total dada por el Continente de Versalles. “Creo que ha llegado el momento de hacernos fuertes. Tan fuertes que no importa qué clase de tormenta nos golpee, no caeremos. Probemos si la fuerza de un individuo, no, la fuerza de un grupo, puede cambiar el mundo.” La capacidad de resistir una tormenta provenía de la fuerza. Geomchi y el resto de discípulos juraron en sus corazones aumentar su nivel para mejorar en Royal Road y hacerse más fuertes.
* * *
Ratzeburg. Lee Hyun estaba buscando con su ordenador cualquier información sobre la ciudad, pero su nombre no se había mencionado en ningún foro relacionado con Royal Road. Más bien, era como si una presa se hubiera roto y los foros estuvieran inundados de jugadores que intentaban unirse al gremio Hermes u organizar una oposición contra la Orden de Embinyu. ‘Lo más probable es que sea la primera persona en descubrir esta ciudad.’ Si buscaba con ahínco por todo el continente, podría ser capaz de encontrarla. Tendría que deducir la ubicación y reducir el área de búsqueda. ‘Afortunadamente, no está cerca de las regiones polares.’ Si usaba la Naturaleza como referencia, no podía ser ninguna región tropical, desértica o glacial. ‘Un área en la que las cuatro razas vivieron juntas antes de disgregarse… La probabilidad de que sea una isla es baja.’ Podría tener que explotar esas islas moderadamente grandes, pero solo se lo plantearía después de no encontrar ninguna pista sobre la ciudad en el continente. ‘Un lugar con un río ancho y una llanura.’ Lee Hyun consiguió un mapa del Continente de Versalles y comenzó a buscar. Los lugares que no se habían explorado completamente todavía estaban cubiertos por una capa de niebla gris y la información que se conocía de esas regiones era como tener para comer un grano de sal. ‘Tiene que ser un área geológica que sea lo suficientemente plana para que las cuatro razas establecieran una gran ciudad.’ Si se juntaban todas esas indicaciones, la cantidad de regiones en las que podía buscar se reducía considerablemente. Si bien los bosques podían crecer, era imposible formar una gran montaña. ‘Construyeron sus casas de piedra. Estoy seguro de que tenían métodos para construir sus casas con barro o madera… Espera, ¿será que los elfos rechazaron ese método de construcción? No, no, lo importante es que había piedras cerca para que construyeran sus casas de esa manera. Tendría que haber una cantera de piedras granates cerca para construir sus casas…’ A medida que Lee Hyun fue diseccionando la información, las ciudades libres de la Confederación de Britten o el Reino de Ritthen tenían muchas de esas características geográficas. ‘Si tengo en cuenta la migración de las aves y la evolución de las flores y los árboles… Hay muchas posibilidades de que la ciudad esté en uno de estos reinos.’ Debería estar más hacia el Sur del punto central del continente, pero no por un gran margen. La tierra era bastante fértil y no había tantos monstruos vagando por sus llanuras. La extensa región estaba formada por veinticuatro grandes ríos que fluían entre el reino y las ciudades libres. Basándose en los materiales y en la topografía del terreno, Lee Hyun anotó los lugares más probables que se encontraban cerca de la cuenca de un río. Había unas ciento treinta localizaciones. ‘No es tan fácil tratar de encontrar una ciudad que existía en el Continente de Versalles hace varios miles de años.’ Solo el análisis detallado le había llevado tres días y todavía tenía que buscar las ubicaciones posibles manualmente. ‘Debería mirar las fotos tomadas por los turistas.’ Cuando un jugador exploraba un área nueva o visitaba lugares famosos, capturaba la escena y la subía a internet. Lee Hyun solo tenía que buscar los lugares que pensaba que podían ubicar la ciudad. ‘Esto no es ni remotamente familiar. Aunque tenga en cuenta que los árboles o los pastos pueden cambiar con el paso del tiempo… La corriente del río y la posición por la que se pone el sol es incorrecta. Las llanuras están llenas de rocas y sería imposible cultivar en esa zona. Debe ser un lugar donde, cuando sopla el viento, los cultivos emitan un tono dorado brillante.’ – pensaba mientras aparecían ante sus ojos las fotos. La tierra que buscaba no tenía rastro de ninguna actividad agrícola. Lee Hyun incluso se unió a diversos grupos para ver fotos de Royal Road.

El sueño de un granjero en Royal Road.
El granjero Real.

De la siembra a la cosecha.
Gremio Agricultores.

Cuando veas las flores crecer, tu corazón estará feliz.
Miel&Mariposas.

Inversión especulativa de tierras. Hazte rico sin hacer ningún trabajo.
Gremio Terratenientes.
Se trataba de grupos con intereses en la tierra. Utilizó las fotos subidas a estos grupos y las de cualquier otro lugar y, si no podía confirmarlo como Ratzeburg, lo descartaba sin remordimientos. ‘Uff, el razonamiento deductivo no es tan sencillo. No es un trabajo fácil en absoluto.’ Verificar cada foto, una por una, era complicado, pero era una alternativa mucho mejor que tener que ir personalmente a investigar cada zona. Después de revisar y deducir el número de objetivos durante dos días, la cantidad de zonas posibles había disminuido hasta sesenta y ocho. ‘La ciudad debe estar en uno de estos lugares. Ahora es como un rompecabezas. Un juego que requiere todo mi poder mental.’ De los sesenta y ocho lugares, cuarenta y dos contaban con pueblos o ciudades humanas, pero Lee Hyun cambió su forma de pensar. La ciudad tenía que estar ubicada en un lugar adecuado para que cualquiera de las cuatro razas pudiera vivir. Un lugar donde el río se retorcía como una serpiente, un área geográfica que podría defenderse fácilmente de los monstruos. ‘Si alguna vez construyera una casa para vivir, entonces…’ ¡Deducir un lugar imaginando realmente dónde quería vivir! No había necesidad de pensar en el precio de la tierra en esa época, por lo que podía buscar cualquier lugar que quisiera. ‘Debería buscar el mejor lugar posible.’ Para Lee Hyun, la región de Albas, de las ciudades libres, parecía un lugar prometedor. Había una llanura ancha y fértil. Era una zona que parecía perfecta para un pueblo y estaba rodeada por un gran río que protegía la ciudad de los ataques de los monstruos por tres lados. Además de eso, más allá de la llanura había una montaña rocosa que sobresalía en el paisaje. ‘Si colocas un contingente de orcos aquí, podrías luchar de una manera bastante eficiente. Porque no importa lo que pase, el granero no puede ser asaltado.’ Parecía un lugar bastante fácil de defender si los monstruos realizaban una incursión contra los graneros de la ciudad y había una gran cantidad de granates por los alrededores. Aunque las otras cinco ubicaciones tampoco eran malas y todas eran tierras habitables. ‘Estoy bastante seguro de que la ciudad estará en uno de estos lugares…’ Lee Hyun cayó en una profunda agonía mental. Debido a que las seis ubicaciones estaban muy lejos las unas de las otras, visitar cada lugar, uno por uno, le llevaría un tiempo considerable. Las posibles ubicaciones de Ratzeburg que se encontraban en el Reino de Ritthen o en la Confederación de Britten habían construido ciudades en su superficie. ‘Debería visitar la región de Albas primero. Será vagar por toda esa zona, pero podría tener suerte y encontrarlo en mi primer intento.’ Finalmente tomó una decisión después de reflexionar durante mucho tiempo. Mientras continuaba cavilando había asistido a la universidad, mientras que en Royal Road se quedaba en la Fortaleza de Vargo, trabajando en sus esculturas y elevar el dominio de sus habilidades sin decir una sola palabra. “Hermano, ¿todavía estás despierto?” En medio de la noche, la puerta de la habitación de su hermana se abrió y Lee Hayan entró en el salón, vestida con un pijama. “Sí. Tengo muchas cosas en las que pensar en este momento.” “¿Cuál es el problema?” – preguntó Lee Hayan, mientras sacaba la leche de la nevera y comenzaba a beber. “Resulta que he recibido una misión para localizar la primera ciudad del Continente de Versalles.” Lee Hyun le explicó en detalle la historia completa. La información y los recursos que imprimió de su computadora eran suficientes para crear tres volúmenes de un libro gordo. También había traído una pizarra de vidrio de algún lugar y la tenía llena de garabatos y notas adhesivas. Era como si Lee Hyun hubiera creado una escena de un drama para localizar la ciudad de Ratzeburg. “Y este es el vídeo que vi de la ciudad. Usando las imágenes, he reunido toda esta información para descubrir cuál podría ser la ubicación de la ciudad.” Lee Hyun hablaba en un tono de voz bajo y tenue. Había capturado perfectamente el estado de ánimo de un hermano mayor que deseaba que su hermana pequeña se diera cuenta de cuán inteligente era. “¡Ah! Entonces, ¿esa es la imagen de la ciudad que estás buscando?” “Sí.” Con la habilidad de [Dibujo] de Lee Hyun, las ranas se convertían en dinosaurios, el río parecía una lombriz y una hormiga tenía la forma de un robot. Pero a partir del vídeo y utilizando las diversas fotos de Royal Road, había hecho un mapa topográfico bastante preciso. “¿No es eso la zona de Boronis del Reino de Airden?” “¿Qué? No, lo más probable es que esté en los alrededores de la Ciudad Libre de Albas.” “No, hermano. Fui allí una vez para ver el festival de mariposas que celebran en la zona.” Yurin movió el ratón del ordenador y el vídeo de Boronis apareció en la pantalla. “Mira. Este es el lugar.” Era exactamente igual al que Lee Hyun había visto en el vídeo. Un río que se retorcía como una serpiente y una amplia llanura repleta de pájaros y árboles en flor… Era como si el tiempo no hubiera pasado por ese lugar. Aunque el curso del río había cambiado ligeramente, la cordillera situada a lo lejos era exactamente la misma. “Mira, ahí está la Meseta de Allgord y la Gran Llanura de Yles… ¿Hermano?” “……” Daba igual cuánto examinara el monitor, no podía encontrar ninguna diferencia con el vídeo; el parecido con el paisaje del vídeo de la ciudad de Ratzeburg era demasiado similar. “¡Mmmmm! Bueno, haremos un pequeño desvío antes de dirigirnos a la región de Albas.”

Muuuy buenas Geomchis Hoy os traemos cap extra 😎✌ Hacia ya tiempo q no conseguiamos llenar la barra de recaudación... habéis estado perezosos con los clicks? xDD Parece q al final gracias a Yurin encontrara con facilidad la ciudad original... me pregunto q clase prueba se enfrentara al final para ser Maestro Escultor. Por otro lado... tanto trabajo del pintor para ganarse el favor de los habitantes de la fortaleza y de las esculturas, para q a un chasquido de Weed todos caigan rendidos a sus pies xD Pobrecito... casi hasta me da pena... casi xD... Por suerte para él habrá visto la luz al enterarse en realidad son hermanos... pero dudo q el pintor pueda competir con el pescador... la cosa esta complicada... sobretodo xq Yurin tiene el corazón de su hermano... los exprimirá el dinero como se exprime el zumo a una fruta xDD En fin... Agradecer como siempre vuestras donaciones y clicks a la publicidad q hacen posible estos caps extras... tmb agradecer por vuestros comentarios y apoyo... esa es nuestra gasolina... eso y una buena taza de café xDD Nos vemos Geomchis. Un saludo

Retro Capitulo 37

Volumen 2 Capítulo 37
Entrenando III
Traducido por Thornapple
Corregido por Tars y DaniR
Editado por Tars

Ya había pasado una semana para cuando los esfuerzos de Romántica comenzaron a dar frutos. ‘¡Esta vez lo conseguiré!’ Romántica se centró en la lata que tenía delante de sus ojos. La presión atmosférica no era fácil de controlar con magia, por no hablar de intentar comprimir una lata hasta una esfera lisa. ‘Creo que ya sé por qué Desir me dijo que hiciera esto.’ Romántica había estado entrenando durante toda la semana y había fracasado innumerables veces porque carecía de lo esencial: controlar la intensidad del maná y una manipulación minuciosa. A medida que se fue familiarizando con el proceso de la manipulación de la esfera, fue adquiriendo mayor comprensión de lo importante que era dominar estas habilidades. Con un crujido, la lata en su mano se arrugó y comenzó a condensarse en un solo punto. ‘Esto es suficiente. ¡Solo tengo que seguir así!’ Romántica se concentró con su vigor renovado, y la lata continuó siendo comprimida. Había un poco de variación en su velocidad, a veces era una pizca más rápida o más lenta, pero en gran medida conseguía mantenerla constante. Después de unos diez segundos, la lata pasó de su forma cilíndrica a una esfera perfecta. El rostro de Romántica se iluminó con una sonrisa. “¡Mira! ¡Lo hice!” Desir aplaudió los logros de Romántica. “Increíble.” “Hmph. Algo como es esto es solo lo básico para alguien como yo.” – Romántica se cruzó de brazos y se mofó de Desir. Su confianza estaba justificada, la manipulación del maná que había realizado demostraba un progreso increíble. – “Así que… El entrenamiento ha terminado, ¿cierto?” – Sus ojos brillaban con anticipación mientras esperaba el permiso de Desir para salir. “No. La meta del entrenamiento es que alcances el tercer círculo. Tomaremos un pequeño descanso y luego nos pondremos a ello.” – dijo Desir dándose la vuelta y haciendo un gesto hacia la salida. “¿No es demasiado repentino? No es tan fácil llegar al tercer círculo.” – preguntó Romántica, qué no parecía del todo convencida. Desir sonrió. “Puedo ayudarte con los detalles más específicos.” “¿Cómo es eso posible?” “Tengo confianza en mi manipulación del maná. Siempre y cuando estés de acuerdo, puedo usar tu maná para formar el tercer círculo, con tu permiso, por supuesto.” “Bueno, supongo que no tengo razones para negarme.” – contestó Romántica consintiendo la ayuda de Desir. “Ah… Parece que no estamos en la misma página. Para llegar al tercer círculo se requiere de una manipulación muy minuciosa, y para llegar a ese nivel de precisión, necesitamos estar en contacto directo. Para que funcione, necesito tocar…” “¿Tocar? ¿Dónde?” – Romántica se echó hacia atrás, cubriendo su pecho. Había recordado que el círculo estaba situado en el centro del sistema cardiovascular, el corazón. La cara de Romántica inmediatamente se volvió roja mientras apuntaba con el dedo a Desir. “S… ¡Sin vergüenza!” “¡Es por eso que te estoy pidiendo tu consentimiento de antemano! Es algo que hay que hacer para formar el tercer círculo.” “C… ¿Crees que lo puedes arreglar pidiendo consentimiento? Eso es solo una excusa, ¡pervertido!” – contestó Romántica mientras intentaba morder la mano que Desir estaba acercando. Él alejó su mano hacia atrás para mostrar que no tenía la intención de hacer lo que ella insinuaba. “No será fácil, pero para formar el tercer círculo…” – añadió Desir señalando hacia cierta parte en el cuerpo de Romántica. Romántica lo miró fijamente. ‘¿La espalda?’ El otro extremo del corazón y el estómago. Aunque sería desagradable mostrar su piel a los demás, la alternativa era mucho peor. “B… Bueno, si ese es el caso… La espalda, eh… Supongo que eso no sería un problema.” Su cara estaba abatida, y aún enrojecida. “¿No estabas firmemente en contra hace un segundo? ¿Por qué cambias de opinión de forma tan repentina? ¿Acaso entendiste mal a lo que me refería, y creías que me refería a tus…?“ “¡Cállate! ¡No lo sé! ¡Estúpido!” Se detuvo un momento antes de asentir con su cabeza. “Suena como si ya lo hubieras hecho, así que es perfectamente entendible.” – contestó Desir riéndose de forma sarcástica. – “Bueno… No es completamente imposible ir por delante. Si realmente lo quieres… ¿Deberíamos hacerlo de frente?” “¡No hagas una petición tan pervertida! Lo hiciste a propósito, ¿no?” Sus ojos miraban con reproche a Desir. En cualquier caso, finalmente llegaron a un acuerdo con cómo actuar para la formación del tercer círculo de Romántica. Una vez que Romántica tuvo un momento para recuperarse, comenzaron con los preparativos. Todas las entradas estaban cerradas, las cortinas también, y las luces estaban apagadas. Romántica lentamente se aflojó el vestido y descubrió su torso, antes de cubrir su frente y girar su espalda hacia Desir. Podía sentir su calor mientras ponía las manos sobre su espalda. “Romántica, voy a comenzar.” Romántica tembló cuando la tocó, y frunció el ceño mirando hacia Desir. “¿Crees que voy a lograrlo?” “Tienes el maná necesario para alcanzar el tercer círculo. Pero aún no sabes cómo hacerlo. Solo cierra tus ojos y concéntrate. Respira hondo y bien. Ahora empieza a distribuir tu maná.” Romántica estaba tranquila, y mientras dejaba que toda su tensión desapareciera, su maná comenzó a distribuirse por sus círculos, uno a uno. “Bien. Ahora haz salir lentamente tu maná.” Romántica siguió obediente sus órdenes, y maná puro comenzó a emanar de su segundo círculo. “¡Parece que se va a disipar!” La cara de Romántica se llenó de preocupación ante esa idea. “No te preocupes, lo mantendré estable. No tengas miedo, y saca todo el maná que necesites.” – dijo Desir controlando su maná y manteniéndolo unido. Mientras tanto, Romántica sacaba todo el maná necesario para que Desir formara el tercer círculo. “Ahora, lentamente, distribúyelo en forma de círculo.” Un suave sonido emanaba del maná mientras giraba y formaba un círculo. “Es como convertir la lata en una esfera.” – dijo Desir mientras convencía a Romántica para sacar su maná. “Lo sé.” – dijo Romántica. Como prueba de que su entrenamiento no había sido un desperdicio, Romántica transformó de forma brillante su círculo de maná cubriéndose como una esfera. Romántica apretaba los dientes, el control del maná le estaba pasando factura, y estaba sudando de forma abundante. “Y ahora, ¿qué?” “Ahora vamos a empezar con los detalles más pequeños. Mantén la esfera y yo me concentraré en lo demás.” – dijo Desir comenzando a mover el maná desde dentro de su cuerpo. Refinó el maná condensándolo en una esfera, separándolo en secciones y refinándolo, y luego girando el maná refinado. A medida que las miles de pequeñas esferas de maná comenzaron a girar, el círculo se sobrecalentó. “¡Argh! ¡Duele!” – gritó Romántica. “¡Tienes que aguantar!” – respondió Desir. Era un proceso muy minucioso. El maná tenía que ser refinado de forma muy precisa y luego hacer que girase partícula a partícula. A medida que el maná comenzaba a ganar impulso, arrastraba las partículas que lo rodeaban. ‘La fuente de maná.’ Este recurso, siempre y cuando no se consumiera más allá de cierto límite, se recuperaría por sí solo. El maná necesitaba alcanzar un tamaño óptimo: si era demasiado pequeño, la magia producida sería muy débil. Si era demasiado grande, la fuente de maná necesaria para contener el maná se desmoronaría. ‘No puedo equivocarme, no tiene que haber margen de error.’ Desir tuvo que calcular los límites de la fuente de maná y usarlos para crear los cimientos del tercer círculo, pero a medida que se creaba el círculo, el dolor aumentaba drásticamente. Romántica hacía todo lo posible para aguantarlo, pero sus gritos de dolor se filtraban por sus labios. A pesar de todo esto, Romántica no vaciló y lo soportó únicamente con su fuerza de voluntad. Sin embargo, Desir se apresuró mientras continuaba trabajando en medio de sus gritos. Mientras continuaban, la respiración de Romántica se volvió pesada. Desir se mordió el labio y se esforzó para trabajar mucho más rápido. Tenía que apilar cada anillo de maná de forma perfecta. “No puedo más…” Romántica prácticamente escupió estas palabras a Desir. Su concentración estaba flaqueando, y la fuerza de su maná se volvía débil. Estaba a punto de desmayarse. “Resiste.” Desir sabía que no había nada que pudiera decirle. Con el paso del tiempo, la responsabilidad de Desir se volvió más pesada, ya que tenía que mantener la forma del maná, y a la vez tenía que aumentar la velocidad. Materializó la totalidad de su maná y comenzó a formar el círculo. Sin ninguna otra opción, tenía que completar la tarea antes de que Romántica llegara a su límite. El tercer círculo se expandía a un ritmo vertiginoso y… Plaaaash Romántica se derrumbó como una roca, y sus extremidades temblaban mientras que su respiración estaba agitada. Quería cubrirse, ya que su espalda estaba a la vista de Desir, pero no era capaz de reunir la fuerza necesaria para lograrlo. Todo lo que Romántica pudo hacer fue cerrar los ojos mientras se centraba en su respiración. Al mismo tiempo, Desir se desplomó en el suelo. “Lo logramos.”



Retro Capitulo 36

Volumen 2 Capítulo 36
Entrenando II
Traducido por Tars
Corregido por Thornapple y DaniR
Editado por Tars

11 de Julio. Diez días antes del evento del Mundo de las Sombras. “¡Estoy muerta de cansancio!” El arrebato de Romántica se podía escuchar desde afuera de la cafetería de la Academia Hebrion, donde acababan de terminar de cenar. La comida que acababan de disfrutar era una de las que la clase Beta ni siquiera podría llegar a imaginar. Sin embargo, Romántica todavía estaba molesta. “Entrenamiento, entrenamiento, ¡entrenamiento! ¿Estás tratando de matarnos?” “¿No estás siendo un pelín dramática? Te estoy dando un montón de descanso.” – replicó Desir. – “Diez minutos corriendo y te doy un minuto de descanso. Entonces corremos durante otros quince minutos y te doy cinco minutos más. El régimen de entrenamiento está perfectamente balanceado.” “No estoy hablando de descanso.” – gimió Romántica. – “¡Estoy hablando de ocio! ¡Quiero ir de compras! ¡Quiero ir a comer dulces! ¡Quiero ir a algún sitio interesante!” El punto de vista de Romántica era correcto. El grupo no había tenido un momento de descanso desde que comenzaron a entrenar hacía tres días. Todos los días, después de clase, entrenaban o soportaban el ejercicio que Desir tenía preparado para ese día. Para una joven de 16 años era insoportable y realmente Desir se sentía mal por ello, pero no iba a cambiar nada. ‘No queda mucho tiempo para que entremos en el Mundo de las Sombras.’ Por supuesto, Desir no podía decir esas palabras, así que tuvo que ofrecer un compromiso. “Solo aguanta un poco más. Una vez que superemos nuestras debilidades, definitivamente me aseguraré de que tengamos un descanso adecuado.” “¿Lo prometes?” “Por supuesto.” Durante los siguientes minutos, Romántica presionó para obtener más garantías, haciendo que Desir volviera a prometerlo una y otra vez. “¡Señorita Ajest!” “¿Por qué quieres sentarte con esa gente?” Se escucharon diferentes murmullos por los alrededores de la cafetería, tras ver cómo alguien se dirigía en su dirección. Era Ajest Kingscrown, su cabello rubio platino contrastaba glamurosamente con su uniforme negro. “Es extraño, no hay nadie sentado cerca de tu grupo.” – dijo Ajest mientras colocaba su bandeja de comida en la mesa. “Somos plebeyos.” – respondió Desir. – “Ese estigma no parece desaparecer solo porque nos clasificamos en el torneo.” “¿Ah, sí?” “Como puedes ver, todavía ocurre.” El hecho de que un plebeyo como Desir lograra terminar como primero en la clasificación del torneo le había ganado una gran cantidad de respeto en la clase Beta, pero el comportamiento de la clase Alfa no había cambiado demasiado. Como para reconocer este hecho, Ajest asintió. “En cualquier caso, ¿qué te trae por aquí?” – dijo Romántica en voz baja con una voz cautelosa. “¿Hay algún problema?” “No es que tenga un problema contigo sentado junto a Desir, ¡es toda la atención que estás atrayendo! ¡Todos nos están observando! ¡No me gusta comer con la gente mirando!” “Lo siento por eso, pero, ¿qué puedo hacer al respecto?” “Fácil, ve a otra mesa.” “¡Romántica!” A pesar de las reprimendas de Desir, Romántica no retiró su comentario. “¡Desir! ¿Olvidaste lo que le hizo a nuestro grupo?” Romántica no podía olvidar que el profesor Nifleka había ocultado de forma intencional la información para conseguir el mecenazgo de la Torre de la Magia. “Bien. Iré a otro lado. Sin embargo, tengo algo que decirte, Desir…” – dijo Ajest dejando que sus palabras flotaran en el aire mientras miraba la reacción de Romántica. Ésta la estaba mirando con una actitud abiertamente hostil ante cualquier cosa que pudiera decir. En una situación tan volátil, las siguientes palabras de Ajest fueron como encender simultáneamente toda una caja de cerillas. “Desir, ¿puedo verte en tu habitación después de comer? De esa manera podremos hablar solos sin atraer la atención indeseable de las personas que no les gusto.”
* * *
“Está un poco en mal estado, pero entra.” La habitación de Desir estaba bien ordenada, a diferencia de las habitaciones de otros niños con una edad similar. Ajest entró y se sentó en una silla de madera de la habitación de invitados. El respaldo de madera se sentía rígido, pero no lo suficiente como para sentirse incómodo. Desir abrió las ventanas para dejar entrar el aire fresco antes de dirigirse a la cocina. Después de un breve momento, salió con dos tazas de té. Del líquido rojizo de las copas surgían débiles líneas de vapor. “Esto es té hecho de algo llamado ciruelas.” “Qué aroma tan agradable.” Era la receta de Pram. Mientras la pareja disfrutaba de la fragancia del té, la luz del ocaso atravesó la ventana abierta. La habitación estaba llena de un color similar al té que estaban bebiendo. La brisa de verano entró en la habitación, proporcionando una agradable sensación de enfriamiento. “¿Por qué expresaste la solicitud de una manera que pudiera ser fácilmente malentendida?” “¿Qué hay de eso? No fue una completa mentira.” “Si lo pones de esa manera, supongo que no hay nada más que pueda decir...” – dijo Desir cediendo y cambiando de tema. – “Entonces, ¿de qué querías hablarme?” “Tengo una pregunta. ¿Podrías responderla para mí?” “Puedo intentar responder lo mejor que pueda.” “¿Cómo aplicaste el hechizo Grasa a una superficie tridimensional?” – preguntó Ajest bajando su taza de té. “Así que tienes curiosidad sobre eso.” Ajest se estaba refiriendo a lo que había sucedido en el examen de ingreso, cuando Desir aplicó Grasa a todo su cuerpo. Parecía simple, pero había sido algo bastante complicado. Grasa era un tipo de magia que no podía ser manipulada. Más bien, el hechizo envolvía cualquier superficie sobre la que era lanzado y, aunque era fácil lanzarla sobre una superficie plana, resultaba casi imposible moldearlo perfectamente en una forma irregular. Esta era la razón por la cual el hechizo se usaba sobre el suelo. “¿Puedes enseñarme?” “No tengo problema.” – dijo Desir mientras se ponía de pie y sacaba dos hojas de papel de un estante cercano y dejaba una plana sobre la mesa.
“[Grasa]”
Después de lanzar el hechizo sobre el papel, Desir lo golpeó con el dedo, haciendo que el papel se deslizara suavemente sobre la mesa. El papel continuó, más allá de la puerta y de la sala de estar. “Así es como se usa normalmente el hechizo Grasa.” Al verlo, Ajest asintió, ya sabía usarlo de esa manera. A continuación, Desir colocó la segunda hoja de papel sobre la mesa. Esta vez, después de lanzar el hechizo sobre el papel, lo levantó en el aire. Ajest miraba con curiosidad en sus ojos. Observó cómo Desir sostenía las dos esquinas superiores del papel y comenzó a rasgarlas lentamente; rompió el papel hasta que se quedó con pedazos que no eran más grandes que su uña. Con la hoja completamente desmenuzada, Desir sumergió su pulgar en el té y usó la humedad para pegar los pedazos de papel rasgado a su taza de té. Una vez que estuvo satisfecho, golpeó la taza, haciendo que se deslizara suavemente sobre la mesa antes de detenerse frente a Ajest. “Esta es la respuesta que estás buscando.” “Desglosas la superficie tridimensional en polígonos y… ¿Calculas cada polígono por separado?” Ajest entendió la teoría casi de inmediato. “Está bien. Para que lo sepas, el hexágono es la forma más conveniente de usar. Con lo que tienes que tener cuidado es...” Ajest se levantó de repente de su asiento y lanzó el hechizo.
“[Grasa]”
Justo como le había mostrado Desir, Ajest calculó los polígonos para cubrir su cuerpo. Hacerlo requería un esfuerzo varias veces mayor que lanzar el hechizo de la forma convencional. La grasa la envolvía como una prenda de vestir y Ajest probó moviendo su pie hacia adelante. Se movía como si no enfrentara resistencia al aire. Además, se sentía incómoda. El movimiento y la sensación de su cuerpo habían cambiado. Ajest sentía que no estaba del todo en su propio cuerpo. Era porque el movimiento se había vuelto demasiado fácil y, a pesar de ser una luchadora excepcional, no podía mantener el equilibrio. Intentó usar su otro pie para contrarrestar, pero fue un error intentar moverse. Todo su cuerpo se inclinó, causando que su centro de equilibrio cambiara... Ajest aterrizó con un ruido sordo. Al principio pensó brevemente que el suelo era extrañamente suave pero, cuando abrió los ojos, vio que Desir se había movido rápidamente para atraparla al darse cuenta de que se iba a caer. “Lo que debes tener cuidado es el cambio en la sensación, ya que la fricción ya no se aplica de la forma normal.” – dijo reprendiéndola con suavidad cuando sus ojos se encontraron. – “Como puedes ver, significa que necesita entrenamiento.” Ajest asintió comprendiendo lo que quería decir y entonces se dio cuenta de que las mejillas de Desir estaban coloradas. “Lo siento Desir, ¿estás herido en alguna parte?” – preguntó Ajest inclinando la cabeza con curiosidad. “No, es solo que...” – dijo Desir, haciendo una pausa hasta que encontró las palabras necesarias para explicarse. – “¿Puedes quitarte ahora?" “¿Hmm?” La pareja se encontraba en una posición extraña. Ajest estaba encima de Desir y tenía los brazos envueltos con firmeza alrededor de su cintura para evitar caerse. Al darse cuenta, Ajest le dio una sonrisa astuta y, en lugar de alejarse, presionó el cuerpo de Desir con el pulgar. “A… ¿Ajest?” “Me fui del grupo de la luna azul.” – dijo Ajest con un tono que no desprendía emociones mientras se encontraban en una posición incómoda. Era como si lo que estuviera diciendo no tuviera nada que ver con ella. “¿Eh?” “Creo que hice bien.” “No, ¡espera!” – dijo Desir levantándose de inmediato. – ‘¿Qué acaba de decir?’ Tenía un sentimiento incómodo en su corazón. Desir cerró los ojos y revisó sus pensamientos. “¿Me estás diciendo que ya no estás en el grupo de la Luna Azul?” – dijo repitiendo con calma lo que dijo Ajest. “Eso es. No soporto estar con esa clase de profesor.” El sol ya se había puesto y la habitación se encontraba a oscuras, pero Desir ni siquiera se había dado cuenta. Las palabras de Ajest confirmaron a medias la sensación incómoda que sentía, causando una gran presión sobre su pecho. Era como tener un peso encima. “Tú… Has descubierto lo que pasó. ¿Por eso te fuiste de ese grupo?” “Desir, no es necesario que te pongas nervioso. Fue una decisión personal...” “Ajest, respóndeme.” “Bueno, digamos que ese es el caso por ahora.” ‘¿Mis actos han cambiado la línea temporal?’ – pensó Desir mientras se mordía el labio preocupado, haciéndose sangre. Al seguir un camino diferente al ocurrido en el pasado, esperaba ver algunas diferencias en la línea temporal, pero nunca había imaginado algo como esto. ‘¿He cambiado su vida?’ En la línea de tiempo original, Ajest era el as del grupo de la Luna Azul. Incluso en el Laberinto de las Sombras, ella había peleado como uno de sus miembros, pero ahora, ¡sus acciones habían hecho que abandonara su grupo! ‘Es culpa mía...’ Habían ocurrido muchas cosas desde que Desir se había convertido en el ganador del torneo y, aunque no podían culparlo por el hecho de que Ajest hubiera abandonado a su grupo, sabía que sus acciones habían dado como resultado esta situación. ‘¿Cómo no pude ver algo como esto?’ Desir volvió a analizar sus acciones varias veces en su cabeza y llegó a la conclusión de que había causado este cambio en la línea temporal. “Lo siento, Ajest.” “¿Por qué lo sientes?” – preguntó Ajest sin entenderlo. No sabía qué estaba pasando, pero Desir se encontraba lleno de remordimientos. Se sentía responsable de esta situación, por querer hacer las cosas bien. Click En ese momento se escuchó el sonido del encendido de una linterna. Al instante, el cuarto oscuro se iluminó. “Mírame, Desir.” – dijo Ajest señalándose los ojos, su rostro era claramente visible. – “¿Me veo triste? ¿Ves algún resentimiento hacia ti? No lo ves, y no tienes por qué sentir pena por mí. Es así de simple. Eres la víctima y solo pude ver la verdadera personalidad del profesor gracias a ti. Eso es todo lo que ha pasado.” Ajest acercó a Desir hasta una silla. “No vine para hacerte sentir incómodo.” – dijo Ajest mientras seguía la mirada de Desir hasta el papel que estaba en el suelo y soltaba una extraña carcajada. – “Por supuesto, una de las razones fue para preguntarte sobre algo que no podía comprender.” En ese momento, Ajest se inclinó hacia delante haciendo que la luz de la linterna se reflejase en sus ojos. “Creo que un grupo debe ser justo. Cuando se está en una competición, un grupo debe vencer a su oponente, no con esquemas deshonestos, sino con su habilidad. Y después de hacerlo, deben permanecer humildes. Cuando pienso en los grupos que cumplen con ese criterio, solo hay uno que me viene a la mente.” “Ajest, tú...” “Desir, ¿me dejarías entrar en tu grupo?”