sábado, 8 de junio de 2019

TATE Capítulo 22

Capítulo 22
Lo que quería escuchar
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

“¿Qué quieres decir con ‘ganar’, cobarde?” Nuestro duelo uno a uno había sido interrumpido, ¿verdad? “¿De qué estás hablando? Has perdido porque no podías resistir mi fuerza.” Bastardo… Lo dices en serio. ¿Qué era esa mierda de que los héroes no deberían tener esclavos? Basura, te comportas como un héroe mientras preparas esta batalla para lucirte. “¡Tu camarada ha intervenido en medio de nuestra pelea! ¡Por eso me tambaleé!” “¡Ja! ¿Es esa la mentira de un perdedor?” “¡No lo es, imbécil!” El cobarde Motoyasu me miró con desprecio, ignorando mis quejas mientras se sentía victorioso. Aunque realmente había existido una intrusión… ¡Ese bastardo! “Así es.” Los espectadores tenían los ojos puestos en Motoyasu. ¿No habían visto lo ocurrido…? Todo el mundo estaba completamente en silencio. “No hay necesidad de creer las palabras de un Héroe criminal. ¡Héroe de la Lanza! ¡La victoria es tuya!” ¡Ese imbécil! Así de fácil, el Rey anunció audazmente el resultado. Incluso en ese momento, algunos de la multitud estaban inseguros. Miraban a su alrededor como si quisieran hablar. Sin embargo, no había nadie que cuestionara lo que el Rey había declarado. Porque el Rey ha silenciado a todos los disidentes. ¡Este reino es una completa dictadura! “¡Como se esperaba del señor Motoyasu!” La perra que fue la instigadora de este incidente corrió descaradamente hacia el lado de Motoyasu. Además, los magos del castillo solo lanzaron magia curativa sobre Motoyasu, tratando sus heridas. Parece que no tienen intención de ayudarme. “Fumu, como se esperaba del Héroe que mi hija, Malty, ha seleccionado.” – el Rey dijo esto mientras colocaba su mano en el hombro de Mine. “Q… ¿Qué…?” ¡¿Mine es la hija del Rey?! “Ah… También me sorprendió en su momento oír que Mine es una princesa. Usó un nombre falso para infiltrarse entre nosotros.” “Sí… Quería ayudar por el bien de la paz mundial.” Ya veo… Así que de eso se trata. Me había resultado extraño lo fácil que me habían etiquetado de criminal solo con el testimonio de la víctima. Así que eso es lo que pasó… El Rey pasó por alto el egoísmo de su hija idiota y me impuso un crimen falso usando pruebas falsas. Por el bien del Héroe que su hija había escogido, me sacrificó y reclamó mi dinero porque yo era el más débil entre los Héroes. Y como Motoyasu salvó a la princesa de mí, terminaron acercándose, más que cualquiera de las demás chicas a su alrededor. Esto también explica por qué recibí fondos adicionales al principio. En otras palabras, así ella era capaz de obtener un buen equipo para sí misma, como de apoyar a su Héroe elegido, Motoyasu. Si Motoyasu era el único que empezaba con un equipo mucho mejor que los otros Héroes, entonces incluso él lo encontraría sospechoso y desconfiaría. Con una planificación tan meticulosa, definitivamente no hay otra manera de encontrar la verdad que no sea a través de los propios culpables. Al final, el resultado fue un Héroe del Escudo criminal sin valor y un Héroe de la Lanza que salvó magníficamente a la princesa. Pieza a pieza, todo empieza a tener sentido. No hay otra evidencia, aparte del golpe que había recibido y que no había causado ningún daño, aparte de hacerme tambalear. No había evidencia clara de que la princesa estuviera haciendo trampa. Cualquier objeción a este combate amañado sería probablemente silenciado entre bastidores. Todo para poder interferir en nuestro duelo y encubrir a su héroe favorito, Motoyasu. En ese caso, debe haber sido planeado desde el principio para que Motoyasu y yo pudiéramos tener este duelo. Oh, es tan simple… Todo lo que ella tenía que hacer era susurrarle esto: “Esa chica ha sido forzada a ser una esclava por el Héroe del Escudo. Por favor, sálvala.” Una oportunidad tanto para poner a prueba a su potencial marido como para mostrarse correcta. Siendo ella, definitivamente no dejaría pasar esa oportunidad. Si se casan al final, esto se convertirá en una historia heroica de cómo rescataron a un esclavo de un criminal. Y en un futuro lejano, su nombre continuará como la esposa del Héroe virtuoso que derrotó al Héroe malvado. ¡Mierda! ¡Este rey basura y esta princesa perra! No, espera… La princesa, ¿una perra…? Esa frase, ¿dónde la he oído antes? ¿Dónde? ¿Dónde he escuchado tal cosa? Ahora lo recuerdo… Lo leí en el ‘Manual de las Cuatro Armas Celestiales’. En ese libro la princesa era una perra que fornicaba con todos los Héroes. Si el libro que leí en la biblioteca está relacionado con este mundo, entonces tiene sentido que la princesa sea una perra. Lo mismo puede aplicarse a todos estos otros Héroes de mierda. Una rabia furiosa desde lo más profundo de mi cuerpo me envolvió.

Has desbloqueado un nuevo escudo: Serie Maldita.
Las condiciones para desbloquear este escudo se han cumplido.
Mi visión se distorsionaba a medida que mi escudo era tragado por la emoción de color negro intenso que desbordaba de mi corazón. “Ahora Motoyasu, la chica que el Héroe del Escudo ha mantenido esclavizada está esperando.” La multitud se separó cuando los magos comenzaron a liberar a Raftalia de la maldición de la esclavitud. Los magos trajeron un cuenco rebosante de cierto líquido y lo untaron sobre la marca de esclavitud grabada en su pecho. La marca se desvaneció ante mis ojos. Raftalia está ahora oficialmente liberada de mi esclavitud. Mi estómago se revolvía mientras mi corazón era consumido por un sentimiento oscuro. Es como si este mundo me ridiculizara y despreciara, mientras se reía de mis esfuerzos. Todo lo que puedo ver… Son las oscuras sonrisas de las sombrías presencias que me rodean. “¡Señorita Raftalia!” Motoyasu corrió hacia ella. Raftalia, con la mordaza ahora quitada de su boca y las lágrimas fluyendo por su cara… Abofeteó a Motoyasu. “¡Tú…! ¡Eres un cobarde!” “¿Eh…?” Motoyasu tenía una expresión de estupefacción en su cara tras ser golpeado. “¡Nunca pedí ser salvada por tus tácticas cobardes!” “P… pero la señorita Raftalia estaba siendo explotada por él, ¿verdad?” “¡El Amo Naofumi nunca me ha obligado a hacer nada! ¡Solo usó la maldición cuando tuve miedo de pelear!” Mientras mi conciencia entraba y salía, no podía oír lo que se decía. No, en realidad podía oírlo. Pero no quería escuchar a nadie. Solo quiero darme prisa y huir de aquí. Quiero volver a mi mundo. “¡Él no debería haber hecho eso!” “El Amo Naofumi no puede derrotar a ningún monstruo por sí mismo. ¡Es por eso que tiene que confiar en alguien más para derrotarlos!” “¡No tienes que hacer eso! ¡Te usará hasta que te quiebres!” “¡El Amo Naofumi nunca ha dejado que ningún monstruo me haga daño! ¡Y si me canso, me deja descansar!” “N, No… Él no es el tipo de persona que es tan considerado…” “¿Serías capaz de ofrecer tu mano a un sucio esclavo destrozado por la enfermedad?” “¿Eh?” “El Amo Naofumi ha hecho tanto por mí. Me permitió comer lo que quisiera. Me dio una preciosa medicina cuando estaba enferma. ¿Serías capaz de hacer eso?” “L… ¡lo haría!” “¡Entonces deberías tener otro esclavo a tu lado ahora mismo!” “¿¡…!?” Por alguna razón… Raftalia corrió hacia mí. “A… ¡Apártate!” Esto… Es un infierno. Un mundo creado maliciosamente. Las mujeres, no, todos en este mundo me desprecian como para torturarme. Si ella me toca, entonces estaré reviviendo esos malos recuerdos. Raftalia era testigo de mi condición y de nuevo miró enojadamente a Motoyasu. “He oído los rumores… Que el Amo Naofumi forzó a su compañera, que es un horrible Héroe.” “A-Ah. ¡Es un violador! Como esclava, deberías entenderlo, ¿verdad?” “¡¿Por qué iba a hacerlo?! ¡El Amo Naofumi nunca me ha puesto las manos encima!” En ese momento, Raftalia agarró mi mano. “¡Su-suéltame!” “Amo Naofumi… ¿Cómo puedo ganarme su confianza?” “¡Suelta mi mano!” Todos en este mundo me acusan de un crimen que no cometí. “¡Yo no lo hice!” *Pompf* Mi yo enloquecido estaba cubierto por algo. “Pase lo que pase, siempre creeré en el Amo Naofumi.” “¡Cállate! ¡Todos vosotros solo queréis a acusarme de más crímenes!” “No creo en esos rumores… Eres una persona que nunca haría algo así.” Escuché las palabras que he querido escuchar desde que llegué a este mundo.
Suavemente, las sombras que nublaban mi visión desaparecieron. Recibía el tierno calor de otra persona. “Aunque todo el mundo culpe al Amo Naofumi, yo soy diferente… No importa cuántas veces sea necesario, los refutaré a todos.” Cuando levanté la cabeza, lo que estaba delante de mí no era una niña, sino una mujer joven de unos diecisiete años. Aunque sus rasgos se parecían a los de Raftalia, era una chica increíblemente bonita. Lo que debería haber sido una piel seca y agrietada era ahora un cutis sano, con un hermoso cabello de un color marrón claro. El cuerpo que antes era todo piel y huesos ahora era curvilíneo, con una figura robusta y en forma. Más prominentemente, sus ojos ya no estaban llenos de desesperanza, sino de un brillo de fuerte voluntad. No podía reconocer en ella a la niña que llamaba ‘Raftalia’. “Amo Naofumi, ahora vamos y pongamos la maldición sobre mí otra vez.” “Q… ¿Quién eres tú?” “¿Eh? ¿Qué estás diciendo? Soy yo, Raftalia.” “No, no, no, ¿acaso Raftalia no es una niña pequeña?” Ella se hace llamar Raftalia. Preocupada, inclinó la cabeza mientras trata de convencerme. “Cielos, el Amo Naofumi siempre me trata como a una niña.” Esa voz… Es definitivamente la voz de la Raftalia que recuerdo. Sin embargo, su cuerpo es completamente diferente. No, no, no, no, esto es extraño incluso si ella es Raftalia. “Amo Naofumi, diré esto debido a las circunstancias.” “¿Qué?” “Cuando los jóvenes semi-humanos elevan su nivel, sus cuerpos también se desarrollan rápidamente para igualar su nivel de crecimiento.” “¿Eh?” “Los semi-humanos no son como los humanos. Es lo mismo con los monstruos.” – avergonzada, la chica que decía ser Raftalia continuó. – “Aunque mi… Mi mente sigue siendo la de una niña, mi cuerpo ya se ha vuelto similar a la de un adulto.” Mientras me contaba esto, Raftalia volvió a enterrar mi cabeza en su pecho voluptuoso. “Por favor, créeme. Creo que el Amo Naofumi no ha cometido ningún crimen. Tú eres el gran Héroe del Escudo que me ha salvado la vida, me ha dado una medicina preciada, me ha enseñado a sobrevivir y a luchar. Soy tu espada, y te seguiré sin importar las dificultades a las que nos enfrentemos.” Esas eran… Palabras que quería oír. Las palabras dichas por una Raftalia que juraba luchar a mi lado. “Si no me crees, hazme tu esclava o haz lo que quieras conmigo. Siempre me quedaré contigo.” “Ku… U… Uu…” Debido a las primeras palabras amables que recibía desde que llegara a este mundo, involuntariamente comencé a llorar. Aunque sentía que no debía llorar a pesar de todo, no podía evitar que las lágrimas cayeran. “Uuuu… uuuuuuuuuuuuu…” “El duelo que acaba de suceder… Motoyasu, estás descalificado.” “¿¡Haa!?” Ren e Itsuki aparecieron entre la multitud y comenzaron a hablar. “Lo vimos claramente desde arriba, tu compañera apuntó a Naofumi con magia de viento.” “No, pero… Eso no puede ser.” “El Rey ha quedado en silencio. Entiendes qué quiere decir eso, ¿verdad?" “¿Eso es lo que ha pasado?” La cabeza de Motoyasu recorrió la sala mirando al público. “Pero me atacó con monstruos.” “No te hicieron ningún daño. Puedes comprobarlo por ti mismo.” Actuando ahora como un santurrón, Ren regañó a Motoyasu. “Pero… ¡Él! ¡Apuntó a mi cara y a mi entrepierna!” “Usar tácticas sucias después de haber sido forzado a una pelea en la que no tenía oportunidad de ganar. Deberíamos pasar por alto algo así.” Tras escuchar las palabras de Itsuki, Motoyasu dejó de discutir, aunque lucía disgustado. “Esta pelea parece ser tu error esta vez, así que olvídalo.” “Hmph… Qué resultado de mierda. Sospecho que a la señorita Raftalia le están lavando el cerebro.” “¿Cómo puedes seguir diciendo eso después de mirarlos así?” “Así es.” Con la atmósfera volviéndose incómoda, los héroes comenzaron a irse mientras la multitud regresaba al castillo. “¡Hmph! Qué aburrido.” “Sí… Este ha sido un resultado bastante decepcionante.” Ninguno de los dos estaba satisfecho con la conclusión del combate y se fueron irritados. Solo quedamos Raftalia y yo en el patio. “Debe haber sido duro para ti. No me di cuenta de nada. De ahora en adelante, quiero compartir tus dificultades”. Mi conciencia se alejó cuando oí su amable voz. Después de eso, dormí mientras me abrazaba Raftalia durante una hora más. Estaba sorprendido. No sabía que Raftalia había crecido tanto. ¿Por qué no me di cuenta? Estaba demasiado estresado, probablemente… No había tenido el lujo de notar el crecimiento de Raftalia. Todo en lo que me fijaba eran sus estadísticas en la pantalla de estado. La fiesta ha terminado hace tiempo. Así que caí en un sueño profundo en un cuarto polvoriento sin usar, preparado originalmente para los sirvientes. Alguien cree en mí. Con solo eso, siento que una carga ha sido levantada de mi corazón. El significado de esto se hizo evidente al día siguiente durante el desayuno. Por primera vez desde que fui traicionado por Mine, mi sentido del gusto ha vuelto.



G4L Capítulo 26

Arco 4 Capítulo 26
Lo que desea el que tiene la protección divina
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Ante la pregunta ridícula que había hecho Valetta con una expresión tan seria, Kazura abrió la boca de par en par. “¿Qué…?” Inconscientemente, contestó de nuevo con otra pregunta. Aunque había entendido el significado de la pregunta, no era capaz de entender qué intención tenía haciéndola. Si le preguntaban si era un humano, entonces su respuesta sería, por supuesto, ‘Lo soy’. Pero entonces significaba que hasta ese momento se le había considerado otra cosa. Pero cuando escuchó que la respuesta de Kazura era otra pregunta Valetta comenzó a temblar. “Hu…. Humano… ¿Lo eres?” – volvió a preguntar con una voz temblorosa debido a su extrema tensión mental. Lo había vuelto a preguntar. Hasta ese momento, Valetta había tenido vagos sentimientos del estilo de: ‘¿Puede que Kazura no sea Greisior sino un humano normal?’ Sin embargo, cuando estaban secando la rueda hidráulica este mediodía y escuchó hablar de la compañía de su padre, su duda había sido aparentemente confirmada. Y, por lo tanto, le había preguntado audazmente sobre eso. Pero al final, cuando Kazura no respondió de inmediato, Valetta se sintió incomoda y se preguntó si estaba diciendo algo absurdo. “¡Soy un humano! ¡Realmente soy un humano y no otra cosa!” – respondió rápidamente cuando notó que la mano de Valetta había comenzado a temblar, mientras volvía a preguntar. “¿Es eso cierto…?” “Por supuesto que es cierto. O más bien, ¿me ves como algo más que un humano?” “Gracias a los dioses…” – dijo Valetta dejando escapar un gran suspiro de alivio que vino desde el fondo de su corazón. Se notaba que estaba aliviada y que sus dudas habían sido resueltas. “Hmm… ¿Qué quieres decir con eso? ¿Pensabas que no era un humano?” – preguntó Kazura con una expresión desconcertada. Cuando escuchó la pregunta, la expresión de Valetta se transformó en una de una disculpa antes de comenzar a responder. “Sí… En realidad, desde que Kazura llegó al pueblo, siempre había pensado que era Greisior… Creo que incluso ahora, todo el pueblo también lo cree.” – dijo Valetta temblando por los nervios. “Greisior… ¿Hmm? Espera un momento, es que es posible…” Cuando Kazura escuchó la palabra ‘Greisior’, recordó que había aprendido otra palabra similar de Valetta. Cuando recordó lo que significaba, su rostro se puso pálido de inmediato y de su cuerpo comenzó a brotar gradualmente un sudor frío. “Er… Cuando estábamos orando por la lluvia, recuerdo que Valetta me contó una historia sobre el Dios del agua: Suipsior.” “Sí, lo recuerdo.” “¿Qué significa el ‘Sior’ de Suipsior?” “Tiene el significado de ‘El Dios que gobierna’. Suip, significa ‘El Origen de la vida’ o también puede tener el significado de ‘Agua’.” “Cómo podría ser esto…” – dijo mientras se llevaba las palmas de las manos a la cabeza. Había sentido el respeto excesivo de los aldeanos desde hacía mucho tiempo, pero como había traído muchas cosas al pueblo, se había convertido en una persona famosa y respetada, por lo que había enviado esa molestia al fondo de su mente. Sin embargo, incluso si intentaba hacer todo lo posible por resolver los problemas que tenía delante de sus ojos, sinceramente, no había pensado demasiado sobre lo que creían los aldeanos. “Por cierto… ¿Qué significa ‘Grei’?” “Significa ‘Benevolente’ o ‘Dios de la cosecha’. Para ser exacto, es Gresior… Esto, ¿estás bien?” Tras escuchar la respuesta de Valetta, Kazura estaba perplejo y comenzó a gemir en voz baja. Si lo pensaba bien, las cosas que había realizado en esa aldea, aunque se había dado cuenta un poco tarde, eran algo sorprendentes. Había recuperado a más de cincuenta personas desnutridas, traído una gran cantidad de alimentos y sal de un lugar desconocido y, aunque había sido una coincidencia, hecho que la lluvia cayera en el pueblo después de una sequía prolongada. Y todo eso lo había hecho en un lapso de tiempo de tan solo tres días. Además, había aportado una gran cantidad de máquinas y herramientas que los aldeanos nunca habían visto con anterioridad. Y, por encima de todo, había mejorado las cosechas hasta el punto de ser enormes. Si a todo eso se le sumaba la comida que había traído consigo y que había transformado a los aldeanos en superhombres… Si Kazura se ponía en la situación de los aldeanos, podría haber pensado en sí mismo como un Dios salvador. “Estoy bien… Dios de la benevolencia y la cosecha, ¿verdad? Parece que ha habido un gran malentendido…” – dijo tras dejar escapar un gran suspiro y levantar lánguidamente su propia cara. Kazura no podía dejar de pensar en cómo podría resolver el malentendido con los aldeanos. Tal vez las cosas que había hecho podrían haber sido llamadas como las ‘Obras de un Dios’, pero existía la posibilidad de que ser mal interpretado como un dios le pudiera causar grandes problemas en el futuro. “En realidad, fui yo quien les contó a todos en el pueblo que Kazura era Greisior… Debido a que Kazura se parece demasiado al Greisior de la leyenda que se transmite en el pueblo… Lo siento mucho.” – continuó Valetta con un tono de pesar. “¿Leyenda…?” “Sí. Fue una historia de algo que sucedió hace varios cientos de años. Hace mucho tiempo, una gran sequía causó una severa hambruna en toda la región, y un hombre con una apariencia inusual apareció en esta aldea. A continuación, ese hombre trajo mucha comida y salvó a los aldeanos. Además, solo con comer una pequeña cantidad de la comida de ese hombre, podían recuperar un poco de su salud… Esto, ¿esa persona es Kazura?” – explicó Valetta tratando de contarlo todo. “No, no lo soy. No tengo una vida tan larga como esa.” Al escuchar las palabras de Valetta sobre esa posibilidad, Kazura lo negó de inmediato. Las acciones emprendidas por el hombre que había aparecido hacía cientos de años eran muy similares a las acciones que Kazura había hecho recientemente, pero no era la misma persona. Más en concreto, si el hombre que había aparecido hacía varios cientos de años era la misma persona que Kazura, resultaría imposible que fuera un humano. Sin embargo, Valetta todavía pensaba que eso era una posibilidad. “Es… ¿Eso es verdad? ¿Qué estoy diciendo…? Kazura es un humano.” Kazura le dio a Valetta una mirada de reojo mientras pensaba qué hacer en el futuro. Antes de nada, lo que debía hacer era explicar a los aldeanos que él era humano, se llamaba Shino Kazura y resolver el malentendido sobre Greisior. No creía que rechazarían toda la ayuda que Kazura había traído a la aldea solo por no ser Greisior. Además de que Valetta, como hija del jefe de la aldea, podría resolver cualquier disputa que pudiera surgir. Y seguro que el jefe de la aldea también ayudaría si le daba una explicación detallada. “Sí, soy humano. Tengo que resolver este malentendido rápidamente con todos los aldeanos… Mañana por la mañana daremos una explicación detallada diciendo que no soy Greisior, sino solo un humano.” “Ah, por favor, ¡espera!” – gritó Valetta, levantando la voz. Estaba entrando en pánico. Pero Kazura, que quería resolver el malentendido lo antes posible, se confundió cuando vio que Valetta lo instaba a no hacer nada. “Por favor, permíteme contarte cómo continua la leyenda; el hombre que vino a la aldea… Greisior, fue capturado por los soldados del señor feudal cuando escucharon rumores sobre él.” “¿Capturado? Pero no había hecho nada malo, ¿por qué…? Un momento, ¿qué tiene que ver esta leyenda y mi explicación de que no soy Greisior?” – preguntó Kazura, demostrando que no estaba entendiendo nada. “La razón principal de por qué el Greisior que apareció en el pueblo hace varios cientos de años fue capturado por el señor feudal fue porque el rumor sobre Greisior se extendió por todas partes. Era bueno que las personas que querían ser salvadas por Greisior escucharan ese rumor, pero a la vez también llegó hasta gente que quería monopolizar esa bendición y…” – respondió con una mirada seria. “Esos grupos malvados vendrán a la aldea a por mí… ¿Eso es lo que me quieres decir?” Tras escuchar la explicación de Valetta, comprendió la situación. En otras palabras, Valetta había instruido a los aldeanos para que no se repitiera lo mismo que en la leyenda, a fin de no dijeran nada y evitar que los forasteros supieran lo que Kazura había hecho en el pueblo. El actual señor feudal Narson y el señor feudal de hace cientos de años tal vez no tomasen las mismas decisiones, pero no sería solo el señor feudal el que se vería atraído por esa dulce historia. “Sí. Por eso, imploro a Kazura que se siga comportando como Greisior en el futuro.” – suplicó Valetta. “¿Eh…?” Kazura podía entender cómo la historia contaba que tenía que tener cuidado con que el rumor de Greisior se extendiera. Sin embargo, las otras palabras de Valetta lo tomaron por sorpresa. Aunque Kazura pensaba que Valetta ya había aceptado que no era Greisior, le seguía rogando y pidiendo que se siguiera comportando como Greisior en el futuro. Realmente no sabía cuál era la razón detrás de esto, parecía que quería comenzar una nueva religión. “No, no es eso, Valetta, no soy Greisior, ¿sabes? Aun así, ¿por qué me estás pidiendo que me comporte como él…?” – respondió Kazura con total desconcierto. “Ah, lo siento mucho, lo he dicho de manera incorrecta. Quiero que Kazura pretenda ser Greisior y que nadie se dé cuenta de la verdad. Solo tienes que seguir comportante como hasta ahora con los aldeanos.” – añadió Valetta agitando su mano con una cara de pánico. “¿Por qué…?” “Si los aldeanos creen que Kazura es Greisior, se asegurarán de que las acciones sobre la benevolencia de Kazura no se filtren al exterior. Además, preguntas sobre de dónde ha venido Kazura o por qué es capaz de traer alimentos y fertilizantes en tan poco tiempo o de dónde saca herramientas que nunca antes habíamos visto, no tendrán respuesta. Si todos piensan que eres Greisior tendrán miedo de que pase lo mismo que en la leyenda y no investigarán. Pero si los aldeanos saben que no eres Greisior, entonces creo que buscarán una explicación para todo lo que ha ocurrido hasta ahora.” – dijo Valetta. – “Además, en el peor de los casos, los aldeanos no podrán mantenerlo en secreto, el rumor se extenderá, y luego, si llega a oídos de Narson o de la familia real, entonces…” “Sí, será un problema. Parece que explicarlo será mi ruina…” Tras escuchar la exhaustiva explicación de Valetta, decidió retirar el plan que quería llevar a cabo. Si los aldeanos continuaban confundiéndolo con un dios, entonces en un futuro lejano podrían ocurrir varios tipos de problemas, sin embargo, de esta manera era mucho mejor que el problema que le acababa de señalar Valetta. Y Kazura no tenía originalmente la intención de hacer nada importante en este mundo, solo quería hacer algo de turismo por Isteria sin destacarse demasiado o pasar el tiempo tranquilamente en la aldea. Dado que los cultivos de la aldea habían crecido extremadamente bien y gracias también a la rueda hidráulica casera que los aldeanos habían construido, no habría problemas con el suministro de agua o con la existencia de la rueda. No tenía nada de qué preocuparse. En el futuro, Kazura pensaba en abstenerse de apoyar a la aldea con cosas llamativas, pero aun así continuaría cultivando hierbas con Valetta. “Entiendo… Aunque todavía me resisto a hacer esto, en el futuro trataré con los aldeanos como si fuera ‘Un dios al que nadie quiere que lo reconozca como un dios’. Lo siento, pero si hago algo mal, en ese momento espero tu ayuda para hacer un seguimiento.” – dijo Kazura, mezclado con un gran suspiro.
“¡Sí! ¡Déjame a mí el seguimiento y las labores de apoyo!” – dijo haciendo un asentimiento de cabeza. Por alguna razón, Valetta hizo una expresión excesivamente encantadora. ‘Ah, podría haber aprendido el alfabeto latino antes de darme cuenta. ’ Sus cansadas células cerebrales dieron forma ese pensamiento antes de que se diera cuenta. Pero cuando pensó en cómo iba a tener que vivir como un Dios a partir de mañana, una vez más soltó un gran suspiro.
* * *
Al mismo tiempo que Kazura estaba decidiendo vivir como un dios, en la oficina de la residencia de Narson en Isteria, Narson y Zirconia estaban recibiendo el informe de Isaac que acababa de regresar de su inspección en la zona de construcción de la fortaleza, cerca de la frontera con Balveil. Como de costumbre, Narson estaba sentado en su silla detrás del escritorio. Tal vez porque estaba satisfecho con el progreso del trabajo, asentía de forma ocasional, mientras leía el informe. Al su lado, en una esquina de la mesa, Zirconia estaba preguntándole a Isaac sobre el estado actual de las obras. En ocasiones, también miraba el informe que estaba leyendo Narson. “La construcción de la fortaleza está progresando muy bien. Si los trabajos de construcción continúan sin problemas, entonces creo que a este ritmo se terminará un año antes de que expire el armisticio.” – continuó Isaac. Al igual que había dicho Isaac, la construcción de la fortaleza estaba progresando muy bien. Debido a que la construcción de la fortaleza junto a la frontera nacional era actualmente la prioridad número uno de Isteria, tenía preferencia en la asignación de materiales y personas, por lo que era justificable que no hubiera ningún problema. Sin embargo, la construcción se estaba desarrollando mejor de lo esperado. Todas las personas que estaban ayudando en la construcción de la fortaleza habían participado en la guerra contra Balveil de hacía cuatro años, por lo que sabían que era una importante posición defensiva para el futuro. La fortaleza estaba siendo completamente construida por los ciudadanos del Reino de Arcadia y, el no usar esclavos, podría ser una de las causas por las cuales la construcción estaba avanzando más rápido de lo esperado. “¿Cómo va la producción de alimentos dentro de la fortaleza?” – preguntó Zirconia a Isaac. Era un punto que le preocupaba especialmente. “Realmente no sé cuánto es parte de la bendición de Greisior, señor de la tierra, pero juzgo que es posible seguir produciendo alimentos para que unas cincuenta a cien personas puedan vivir durante un año.” – respondió Isaac, tras recuperar la información de su mente. “Lo máximo que se puede estimar es solo comida para unas cien personas… Aun así, es mejor que nada…” Cuando Zirconia escuchó el informe dejó escapar un pequeño suspiro. Había estado atormentando a su cerebro para buscar un método capaz de crear una fortaleza autosuficiente, pero había un límite a la cantidad de alimentos que se podían producir, incluso si ampliaban la fortaleza. La falta de agua podía paliarse cavando algunos pozos, pero no podían hacer lo mismo con el suministro de alimentos. Si tenían que usar la fortaleza en una guerra de larga duración contra Balveil, debería recibir mercancías del exterior. Pero con el gran ejército de Balveil como enemigo, no creía que fuera posible enviarlas. La principal dificultad de asediar una fortaleza era rodear completamente su perímetro durante un largo periodo de tiempo, y para ello era necesario transportar una cantidad mínima de recursos para los asaltantes. Sin embargo, viendo cómo era el país de su oponente, podían suponer que con su tamaño eso no sería una dificultad. Arcadia era incapaz de igualarlo. La hazaña de rodear por completo una fortaleza durante muchos meses podría ser algo que lograrían fácilmente. “No tiene sentido pensar demasiado sobre algo que no tiene solución. Asumiremos que la reserva de alimentos para situaciones de emergencia será suficiente.” – dijo Narson levantando la mirada del informe y mirando a Zirconia, cuya cara se había vuelto sombría. También el hombre que estaba de pie frente al escritorio parecía estar desanimado, como si pensara por completo que la baja producción de alimentos era culpa suya. “Isaac, no pongas esa cara. Poder proporcionar comida suficiente solo con lo que se produce en la fortaleza es imposible. Da igual la edad que tenga.” – continuó Narson sonriendo irónicamente. “Sí… Sin embargo, si hubiera otros medios más sabios, entonces…” – contestó Isaac. Isaac, que era demasiado serio, estaba todavía más abatido. Narson sacudió la cabeza e hizo un suspiro mientras buscaba la siguiente tarea que podía darle. A continuación sacó un papel de la pila de documentos que se encontraban dispersos sobre su escritorio. Hojeó el contenido de la nota y se la pasó a Isaac. “Bueno, me ocuparé del resto de asuntos, por lo que no tienes que preocuparte por eso. ¡Haz tu próximo deber asignado y termínalo de forma correcta!” “Entendido. Ya que se han confirmado las ordenes, me pondré a ello de inmediato.” – contestó Isaac tras tomar el documento y confirmar su contenido. “¡Espera un momento! Ya es medianoche. Hoy has trabajado bien, así que descansa y hazlo mañana.” Al pensar que quería ponerse a hacer su tarea en medio de la noche, Narson puso una vez más una sonrisa irónica antes de reprenderlo. ‘¿El Señor Narson no trabaja hasta el amanecer? ’ – pensó Isaac. Pero solo podía hacer esa queja en su corazón. “Entendido…” – respondió, para a continuación, hacer una reverencia de forma respetuosa y salir de la habitación. “Realmente es una persona muy seria… Un niño que cumple con su deber de forma admirable. No lo molestes demasiado.” – dijo Zirconia mirando hacia la puerta por la que había salido Isaac y soltando sus pensamientos a Narson sin dudarlo. “No lo estoy acosando.” – contestó Narson con brusquedad mientras comenzaba a arreglar los documentos dispersos por la mesa. Zirconia lanzó una sonrisa irónica a Narson y comenzó a ayudarle a ordenar los documentos. Sin embargo, de repente, sintió curiosidad por que le había dado. “Ahora que lo pienso, ¿qué tipo de deber le has asignado?” – preguntó, volviéndose hacia Narson. “Durante los próximos siete días tiene que reorganizar y dirigir el entrenamiento de su división… Bueno, es algo como un descanso. Cuando termine, su próximo deber es inspeccionar Villa Grisea.” Al escuchar esas palabras, Zirconia puso una mirada distante durante un rato. “Villa Grisea… Si pudiera ser verdad que Greisior aparece por allí…” – murmuró Zirconia.



viernes, 7 de junio de 2019

jueves, 6 de junio de 2019

TBATE Capítulo 24

Capítulo 24
Repercusiones
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

La espada que se cernía ante mí, lista para partirme en dos, tenía un leve resplandor de maná a su alrededor. Potenciar su espada para atacar a un niño de ocho años… Este hombre no tenía piedad. La cara del guardia potenciador se descubrió cuando empezó a correr hacia mí, su capucha voló hacia atrás revelando una expresión furiosa. Pude ver el horror en las caras de mi familia, así como en la familia de Vincent. Los Cuernos Gemelos intentaban desesperadamente dirigirse hacia el atacante para evitar que me cortara en dos verticalmente. Incluso el Rey tenía una expresión de sorpresa en su cara ante la acción sin precedentes de su guardia; al mismo tiempo, su esposa trataba frenéticamente de tomar su varita. Miré perezosamente al mago que estaba a punto de atacar. Ya fuera porque estaba enfadado o porque me miraba con desprecio ya que era un niño, su ataque era mediocre, en el mejor de los casos. Ni siquiera imbuí mi cuerpo en maná; di un paso adelante con el pie derecho mientras giraba hacia abajo y estiré mi mano para alcanzar el lugar entre la guarda y la empuñadura. Usando el impulso de su ataque, giré mi pie hacia delante, todavía sosteniendo su guarda cruzada mientras que ahora mi cuerpo estaba paralelo al del potenciador. Su espada reforzada cortó el espacio vacío donde mi cuerpo había estado y creó una pequeña fisura en el suelo, incrustando la espada. Con un rápido movimiento, le di un golpe rápido a su barbilla, que él no se había molestado en reforzar con maná. La fuerza de mi puñetazo hacia arriba y su movimiento hacia abajo mientras se balanceaba creó un sonido más grande de lo que imaginaba y solo oí un leve ‘Uff’ antes de que se desmoronara, desmayándose. Entonces vi al pobre tonto llamado Sebastian rechinar sus dientes mientras murmuraba en silencio un hechizo.
* * *
Punto de vista de Sebastian: ¡Ese mocoso insolente! ¡Debería saber cuál es su lugar! Cuando el Rey pide algo, no es una petición. ¡Es una orden! ¡Cómo se atreve, no solo negarse, sino también a regañar a nuestro noble Rey! ¡Ese mocoso no merece su vínculo! Vengo de una familia de conjuradores puros, la élite de los magos capaces de doblegar a su voluntad la Naturaleza. Sin embargo, ¿por qué no tengo un contrato con una bestia mientras que ese mocoso tiene uno que puede formar un contrato igualitario a una edad tan temprana? Eso significa que el nivel de esa bestia es al menos de clase A. ¡Soy yo el que se merece esa maravillosa criatura en la que se convertirá esa bestia! Sin embargo, ¡él me ha rechazado! ¡Y ha rechazado al Rey! No puedo evitar rechinar los dientes con frustración. “¡CÓMO TE ATREVES A DECIRLE ESAS COSAS AL REY, CAMPESINO INSOLENTE!” Vi a Harry gritar mientras cargaba con su espada en el aire. ¡SÍ! ¡MATA A ESE MOCOSO! Supongo que a veces los potenciadores sirven para algo. Cuando el mocoso muera, tendré a esa bestia negra de maná. Pero antes de poder empezar a celebrarlo, Harry estaba inconsciente. “…” ¿Qué demonios? ¿Cómo es que ese tonto inútil se ha desmayado? Arg… Tendré que encargarme de esto yo mismo. Pero antes de sacar mi bastón, vi al mocoso caminando hacia mí. ¿Está pidiendo morir? No me importa en este momento. Ese Vincent no mago es un amigo cercano de nuestro Rey, pero el castigo más probable por matar a un mocoso al azar será leve. Por esa bestia de maná vale la pena. Estoy murmurando un hechizo en silencio, listo para arrancarle la cabeza. Puede ver cómo muevo la boca, pero aun así, ¿sigue caminando hacia mí? ¡Juas! Gracias por hacerlo más fácil, mocoso. Sin embargo, ¿por qué siento como si este mocoso, que tiene la mitad de mi estatura, me mira como si fuera superior? Estás haciendo que quiera matarte, ¿cierto, mocoso? Lo tenía justo delante cuando estaba a punto de terminar mi hechizo de chispa de fuego. *CRAAAACCK* “¡Ugh!” Esto es raro, ¿por qué he perdido el equilibrio de repente? Miré hacia abajo para ver que mi rodilla estaba doblada en un ángulo invertido y que mis huesos y tendones, todavía adheridos, salían de mi piel. E… ESA… ES… MI… P… PIER-NA! “¡GGAAAHHHHH!” “¡M-MI PIERNA! ¡¡MI PIERNA!!” Nunca antes había sentido un dolor tan insoportable como este. ¿Por qué un conjurador noble necesitaría esforzarse por sentir dolor? ¿Por qué nadie me ayuda? Miré a mi alrededor y vi a todos congelados. No, no solo están sorprendidos, sino realmente congelados en su lugar. ¿Mi visión estaba fallando debido al dolor? Veía todo, a todos los que me rodeaban, como si miraran a través de mi en colores invertidos. “…” “Este espacio no durará mucho, así que lo haré rápido. Te aconsejo lo que será mejor para ambos: deja de perseguir a mi vínculo. No quiero enemistarme con el líder del nuestro reino, así que te doy esta última oportunidad.” El niño hablaba de una manera que me hacía olvidar que solo tenía ocho años. El tono de las palabras que articulaba llevaban poder y dignidad, presionándome para que las cumpliera mientras que me daba escalofríos en la espalda. Me dio la espalda y se alejó, dando unos pasos antes de girar la cabeza hacia atrás. Me miraba con una cara sin emoción, con ojos que parecían penetrar directamente en mi cabeza como una aguja caliente, lo que me hacía estremecer de dolor. No… No, no, no. No puedo respirar. Estoy tan asustado que ni siquiera puedo sentir dolor. Sentí una cálida sensación entre mis piernas, ya que mi cuerpo aceptaba su destino y se preparaba para morir. El mocoso se agachó y me miró con los ojos entrecerrados, observándome como si fuera un insecto, y dijo: “Conoce tu lugar.”
* * *
Punto de vista del Rey Glayder: El razonamiento de este niño de ocho años me fascina más que la implicación de su mensaje hacia el Rey de este país. Aunque Sebastian es un guardia leal que nos ha servido durante décadas, decirme que le pida a un niño que renuncie a su vínculo fue algo que nunca debí haber hecho. Sin embargo, se lo prometí de antemano, ¿y quién sería si me retractara de mis palabras? Entonces todo se fue al diablo. ¿¿¿Los Caballeros de la Guardia Real llegando a esto…??? ¿¿¿A lanzarse al ataque a causa de la provocación de un niño de ocho años??? A pesar de no haber traído a mis caballeros templarios personales, pensaba que no habría ningún problema, nunca habría creído que estos nuevos aprendices causarían tantos problemas. Aunque estaba sorprendido, rápidamente mantuve un gesto tranquilo. Lo hecho, hecho está. Si un guardia real mata a un niño, entonces el público puede compadecerse del niño y de su familia durante un par de días, pero en última instancia culparán a los padres por no criar bien al niño. Es una pena que la familia del chico sea amiga de Vincent. Cortar lazos con los Helstea puede resultar un poco incómodo para el futuro. Sin embargo, solo pude levantar mis cejas ante los asombrosos movimientos de un niño de ocho años que rápidamente noqueó a mi guardia real. Harry, ese tonto. ¡Qué inexperto es para ni siquiera reforzar su cuerpo! ¡Solo está dando mala fama a los Caballeros Reales de Sapin! “¡KKYYAAAAAAAAAA!” Levanté mi cabeza, sorprendido por el grito estridente. Mi esposa tenía los ojos abiertos de par en par, mirando algo detrás de mí. ¿Cómo es que Sebastian, que hace un segundo estaba bien, esté ahora en el suelo agarrando su pierna izquierda, de la que sobresalen fragmentos de huesos, mirando al niño que sostiene una daga? Lo vi buscando a tientas su bastón en el suelo, apuntando al chico, murmurando un hechizo. “¡SUFICIENTE! ¡CÓMO TE ATREVES, SEBASTIAN!” ¿Acaso este tonto ignorante no sabe que todo este dilema ha surgido debido a su codicia por el vínculo del niño? Agarré su bastón y lo partí a la mitad. Sebastian me miró conmocionado, como si lo hubiera traicionado. Menudo patético ingrato… “¡Retiraos! Este asunto ha terminado.” – le gruñí amenazadoramente. Estaba ante la presencia de un Rey. No importa cuánto esté acostumbrado, es mejor recordarle que tengo los medios de ponerle fin a su vida por un capricho. Y ahora el niño se desmaya y veo a su familia y compañía corriendo tras él. Resolver este incidente será bastante agotador. Pude ver que la familia y los amigos del niño estaban luchando para evitar atacarme. Qué sabio de su parte conocer su lugar ante su Rey. “En fin… Imagino que el chico deberá ser tratado, así que, por favor, disculpadme y ya arreglaremos este asunto en otro momento.” – dije simplemente, guiando a mi esposa e hijos, mientras que los patéticos payasos a los que una vez llamé caballeros reales eran recogidos por sus compañeros.
* * *
Punto de vista de Arthur Leywin: ¡AARRRRGGGGG, mi maldita cabeza! Mi visión se aclaró y giré mi cabeza de derecha a izquierda. Estaba en mi habitación. “¡¡Kyuu~!!” – Sylvie se despertó casi inmediatamente y comenzó a lamerme la cara. ‘¡Estás despierto! ¡Estás despierto!’ – me decía mentalmente, agitando su cola con fuerza. “¿Mmm? ¡Oh, por fin te has despertado!” – Madre tenía su cabeza apoyada sobre sus brazos encima de mi cama. “El doctor dijo que lo más probable fue que quedaste inconsciente debido a la conmoción y que te despertarías pronto. No pensaba que ibas a dormir casi ocho horas.” – me acarició el pelo, dándome una suave sonrisa. Me di cuenta por sus ojos rojos que había estado llorando por un tiempo. Maldición, la había hecho preocupar de nuevo. “¿Qué pasó después de que me desmayara?” – me senté en mi cama y puse a Sylvie en mi regazo. “Todos nos fuimos un poco después de que cayeras inconsciente. Nadie estaba en su sano juicio, así que el Rey se excusó primero. Tu padre está abajo con el representante del Rey. Están en la sala de estar discutiendo lo que pasó.” – parecía un poco preocupada por esto. Simplemente asentí con la cabeza y me levanté de la cama. Mi cuerpo todavía se sentía pesado por usar la primera fase de la voluntad de dragón de Sylvia así que caminé lentamente hacia abajo con mi madre, no sin antes fijarse en Ellie, que estaba dormida en su habitación. Cuando llegamos abajo, oí a mi padre y la voz ronca de un anciano. Al verme, el representante se puso de pie e hizo una pequeña reverencia, viéndose un poco aliviado. Mi padre estaba dándome la espalda, así que solo se dio la vuelta cuando vio al anciano levantarse. “¡Hijo mío! ¡Estás despierto!” – se levantó de prisa del sofá y me levantó. “Sí, estoy bien, Padre. ¿De qué estáis hablando?” – asentí con la cabeza. “Este representante ha venido con unas cuantas monedas de oro como muestra de disculpa del Rey por el pequeño incidente.” – dijo Padre con los dientes apretados. “El Rey Glayder también me ha ordenado informar a la familia Leywin que los dos guardias que intentaron atacara a Arthur Leywin han sido despojados de su nobleza.” “Por casi matar a mi hijo, ¿el Rey les da un golpe en la frente y una palmadita de despedida?” – Padre no pudo evitar ponerse rojo por la frustración. “Padre, todo está bien. No me han hecho ningún daño. Terminemos con este asunto.” – apreté la mano de mi padre, mirando hacia arriba. El Rey parece un buen personaje, pero en tiempos como este, supongo que tiene sus prioridades en otra parte. El representante nos miró con naturalidad, como si fuera un hecho que el Rey había hecho lo correcto. Estoy muy cansado de esta mierda. Dejando de lado ese asunto, pregunté por Sebastian, a ver si me decían algo de él. “¿Qué ha pasado con el conjurador al que le rompieron la rodilla?” El representante simplemente negó con la cabeza. “No lo sabemos. Los expertos que tenemos mantienen la hipótesis de que se debió al rebote del maná del caballero que te atacó, que golpeó con su rodilla.” Me encogí de hombros ante esto, parecía que el asunto está resuelto. El anciano se despidió después de que Padre se impacientara con su actitud y me sonrió. “Buen trabajo noqueando a ese potenciador. Ese es mi hijo.” – me lanzó un puño, sonreí y golpeé su puño con el mío. “¿Dónde están los Cuernos Gemelos? Pensaba que estarían aquí.” Madre respondió con una sonrisa. “Tenía que mantenerlos alejados de este asunto, de lo contrario podrían haberse convertido en criminales buscados.” Me reí de esto, pero por la mirada indefensa de Padre, era una preocupación genuina. Los Cuernos Gemelos estaban en una posada cercana. Padre me dijo que mañana saldríamos a desayunar y hablaríamos de ser un aventurero con ellos. Asentí con mi cabeza y volví a mi habitación. Mi cumpleaños será en menos de dos semanas. Seré capaz de hacer mi primera marca aquí en este mundo. De vuelta en mi cama, miré las palmas de mis manos, pensando ociosamente en los acontecimientos de hoy. Esta había sido la primera vez que usaba la voluntad de dragón de Sylvia. Los años estudiando la voluntad de Sylvia mientras asimilaba el maná en mi cuerpo y la practica durante cuatro meses… No podía evitar un suspiro al preguntarme cómo de poderosa era Sylvia. Solo estaba tocando el océano que eran los poderes de Sylvia. A diferencia del Abuelo Virion, que solo podía conseguir un aumento de velocidad y camuflarse en el entorno, supongo que ser un domador de legado me permitía acceder a muchos más de los poderes de Sylvia en la primera etapa. Lo que usé con Sebastian era algo que llamaré ‘Distorsión’. Básicamente puedo separarme del tiempo y el espacio de mi entorno por un breve momento. No puedo alterar nada más, pero me da tiempo para evaluar mi situación. Es demasiado pronto, pero realmente salgo de mi límite si uso Distorsión una segunda vez. Esto me ha permitido pasar desapercibido a los ojos del Rey por ahora. Todavía no soy lo suficientemente fuerte para actuar contra él. El límite para utilizar Distorsión sin consecuencias para mi cuerpo es de dos segundos. Al usarlo dos veces, lo prolongué hasta los siete segundos. Solo con la idea de asustar a ese insecto de Sebastian, usé todo mi maná y me desmayé medio día. Tal vez debería haberlo matado. No. Ya no puedo pensar así. Crear muertes sin sentido solo para mi conveniencia no es algo que deba hacer en esta realidad. Necesito ser diferente en este mundo. Sacudí la cabeza. Tengo mucho tiempo. Debo ser paciente. Desenvolví el paquete que Vincent había dejado al lado de mi cama para ver una máscara de color blanco perla que cubría toda mi cara. Era una simple máscara con dos aberturas en los ojos que se curvaban, recordándome a los ojos de un zorro. No había ningún agujero en la nariz ni en la boca; solo una única raya azul que corría directamente por el lado izquierdo de la máscara, a través de la abertura del ojo izquierdo. Me probé la máscara, que de alguna manera se pegó a mi cara sin necesidad de una correa, y me puse el abrigo de color azul medianoche, que era un poco largo. Después de atar el abrigo, se encogió de repente, encajando perfectamente en mi cuerpo. No pude evitar sentirme avergonzando por sentirme como si fuera un aspirante a asesino o vigilante de algún tipo. “Ahh, ahh. Probando. Probando.” – el tono de mi voz me sorprendió. Sonaba completamente diferente. Mi voz, que antes era inmadura y aguda, ahora tenía un rico tono de barítono. “¿Kuu?” – Sylvie me miró con curiosidad y me reí, quitándome el atuendo. “¿No estás emocionada por empezar a tener un poco acción también, Sylv?” – acaricié su cabeza y me acosté, soñando sobre el futuro.



miércoles, 5 de junio de 2019

Retro Capitulo 45

Volumen 2 Capítulo 45
Dos problemas IV
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

Tres flechas se dispararon a través de la nieve, cada una con un ángulo diferente. Mientras silbaban con el viento, cada flecha dio en su objetivo y atravesaba las gargantas de los soldados que custodiaban los almacenes de alimentos. Los guardias habían muerto de forma instantánea y no tuvieron la oportunidad de dar la alarma. Garra Sangrienta se deslizó por la nieve escarlata sin echarles ni una mirada e hizo una señal para que su ejército de bárbaros saliera de sus escondites. Cuando estuvo ante el almacén un destello cruzó sus ojos: sólo un grupo de candados los separaba de su objetivo. Uno de los bárbaros, con un yelmo adornado con cuernos, se lanzó hacia la puerta y, tras una sola carga, la madera comenzó a astillarse por los bordes. Al tercer intento, las bisagras de la puerta se rompieron. Su objetivo estaba a su alcance. El interior del almacén de alimentos estaba oscuro y el hedor de la suciedad causada por la humedad flotaba en el aire. Una vez encendida una antorcha, la oscuridad se desvaneció y lo que estaban buscando apareció a menos de 3 metros de distancia. Se podía ver una caja llena hasta el borde con comida. Al momento, decenas de personas se dispersaron por todo el almacén. Los bárbaros aplaudieron de alegría. A pesar de que eran fríos guerreros veteranos, una vez vieron la comida, se convirtieron en nada más que guerreros hambrientos. “Con esto, ¡podemos alimentar a la tribu durante el resto del invierno!” Los ingobernables bárbaros esperaban ansiosos las ordenes de Garra Sangrienta, mientras salivaban tras ver la comida. “Tomad todo lo que podáis, quemad el resto.” Abriendo las cajas, sus ojos se iluminaron y, una vez confirmado su contenido, siguieron las ordenes de Garra Sangrienta. A medida que iban trabajando, descubrieron que había tres pisos llenos de alimentos en el almacén y comenzaron a llevarse la mayor cantidad posible de cajas. Una vez que sus hombres estaban cargados con las cajas, le entregó la antorcha a uno de sus subordinados. No podían cargar con todas las raciones, por lo que cualquier cosa que dejaran atrás solo ayudaría a su enemigo. Tenían que quemarlo todo. Garra Sangrienta empapó de aceite con cuidado las cajas restantes, pero, cuando estaba a punto de dejar caer la antorcha y prender todo el almacén, entrecerró los ojos. Había una sustancia saliendo de uno de los cofres. Acercándose para verlo mejor, se dio cuenta de que era arena. En ese instante se dio cuenta de que el hedor a suciedad del almacén era sospechoso. ‘No… No puede ser…’ Con una mano temblorosa, Garra Sangrienta sacó una daga de su cinturón y cortó las bolsas que tenía delante. Cuando se desgarró el cuero, la arena se derramó a través de sus dedos. La actitud del líder bárbaro se agrió rápidamente y su rostro palideció. Apenas fue capaz de hablar con sus hombres. “Las cajas… Abran las cajas y verifiquen su contenido.” Los bárbaros prestaron atención a sus palabras y abrieron las bolsas de cuero, solo para encontrarse con la misma escena que conmociono a Garra Sangrienta. “¡Es arena!” “¿Estos bastardos comen arena?” “¡De ninguna manera!” Mientras la frustración recorría las filas de los bárbaros, Garra Sangrienta confirmó que todas las cajas contenían sacos de arena. Aparte de los que había en la parte superior. El enemigo había visto a través de sus planes. Con su ataque relámpago, el enemigo había llegado a la conclusión de que no tendría tiempo para planificar la defensa y que él no se pararía a comprobar todas las cajas. Garra Sangrienta se quedó sin habla. Su estrategia había sido perfecta y todos habían pensado que habían tenido éxito cuando vieron la sorpresa en la cara de los guardias. No podía comprender como lo habían supuesto todo. “Es el castigo divino.” “Estamos siendo castigados por tratar de obtener alimentos sin pagar el tributo de la guerra.” Caos. Disturbios. La horda estaba empezando a dividirse después de darse cuenta de que su misión era un completo fracaso. Todos estaban convencidos de que había llegado el fin, para ellos, sus familias y la tribu. “¡Dejad de dudar!” Las palabras de su líder sacaron a los bárbaros de su aturdimiento. Respirando hondo, se calmó mientras evaluaba la situación. Había traído a sus hombres para salvar a su gente, culparse a sí mismo no cambiaría nada. Incluso si no podían salir con su comida, todavía podían irse al abrigo de la noche. Nadie había descubierto su incursión. Justo en ese momento, sonó una campana a lo lejos, presagiando momentos aciagos para los bárbaros. Con el sonido de la campana, se empezaron a oír nuevas señales de alarma en otros lugares de la ciudad. En unos instantes, toda la ciudad vibraba con el sonido de múltiples campanas. Garra Sangrienta no pudo ocultar su nerviosismo. Había colocado hombres en los puestos de guardia específicamente para evitar esta situación, pero habían fallado. En poco tiempo, los soldados llegarían y sus hombres serían abrumados por sus números. “Renunciad a la comida y comenzad a retiraros.” – ordenó frunciendo el ceño. Sus órdenes eran claras. Mientras se preparaban para abandonar el almacén de alimentos, la nieve comenzó a caer con más fuerza. Por una vez, el líder bárbaro estaba extremadamente agradecido por la ventisca. Con tanta nieve, el enemigo no podría enviar sus tropas montadas y tendrían que perseguirlos a pie, si es que se atrevía a mandarlos. Localizaron la dirección del puesto de guardia más vulnerable y se prepararon para escapar. Se iban al norte. No estaba lejos y Garra Sangrienta estaba seguro de que sería una ruta sin complicaciones. Lo primero era escapar y ya luego reflexionaría sobre el fracaso de la incursión. Cuando se encontraban a mitad de distancia del puesto de guardia, repentinas explosiones sacudieron la superficie y la nieve voló en todas direcciones. Los bárbaros dudaron de seguir adelante. “¿Qué está pasando?” Cuando la nieve se calmó, Garra Sangrienta vio a una niña pequeña, con unos brazos y piernas delgados, delante de ellos. Parecía totalmente indiferente a que decenas de bárbaros la mirasen, mientras su pelo rubio claro, se mecía con el viento. En sus brazos descansaba una espada. Su belleza hizo que se estremecieran. “Eres… ¿Eres un enemigo?” Como una reina de hielo, enarboló su espada y provocó que la atmósfera circundante comenzara a congelarse. Una intención asesina se desparramó por toda la zona. “Correcto.” Garra Sangrienta no necesitaba escuchar nada más. Sacó su arco y lanzó dos flechas hacia los ojos de Ajest. En respuesta, la nieve se levantó del suelo y formó un escudo que rodeaba todo su cuerpo. Los bárbaros respondieron al disparo de su líder y sacaron sus armas y atacaron sin dudar. Un contingente de 90 hombres inundó la mirada de Ajest, pero en sus ojos, solo podían ver desprecio. Golpeando el suelo con su espada, una formación de maná brotó de la tierra.
“[Palacio de Hielo]”
Enormes columnas de hielo se alzaron y rodearon a los bárbaros. Poco después, aparecieron paredes, un techo y estatuas, formando el palacio de hielo de Ajest. Como siempre, un trono se manifestó en el centro del palacio, reservado para la reina de hielo. Sentándose en su asiento, miró a los insectos que llevaban el salón. “Os recomiendo rendiros.” – dijo con calma. Abrumador. Solo con enfrentarla, pudieron sentir una abrumadora presión sobre sus cuerpos. Los bárbaros rugieron para sacudirse esa sensación. Como guerreros, siguieron el camino del arte de la guerra y su sangre hervía anticipándose a esta batalla. “Como queráis.” Como respuesta, Ajest movilizó su palacio de hielo e innumerables magias cayeron en el cambio de batallo. La temperatura cayó en picado y enfrió todo en un instante, incluida su ferocidad. “¿Ah…?” Alguien logró abrir la boca, pero sus palabras nunca llegaron a salir por su garganta. En cambio, sus expresiones desafiantes se transformaron primero en caras aturdidas y luego en rostros aterrados. Una lluvia de flechas de hielo cayó sobre ellos. Al mismo tiempo, chuchillas transparentes salieron disparadas del suelo para desgarrar sus carnes y bolas de hielo se formaron con el maná de Ajest y salieron disparadas a su voluntad. La tormenta de hielo que originalmente había sido una bendición para ellos, ahora era su peor pesadilla. Una bola de hielo comenzó a absorber la nieve circundante y terminó creando un gigantesco golem que barrió a todo el grupo. Fue una completa masacre. Era un infierno helado. En los salones sagrados del Palacio de Hielo, solo la reina podía permanecer en pie. Desgarrando, aplastando y matando. Los hechizos ofensivos cumplieron su papel a la perfección. Ajest miró a los bárbaros aplastados con indiferencia. Había asesinado a los guerreros que se encontraban dentro de su dominio. Más aún, este era un Mundo de las Sombras. Eran existencias imaginarias, así que no había ninguna razón para mostrarles misericordia. De repente, se pudo escuchar el sonido de una grieta en el hielo. Ajest movió sus ojos hacia la dirección del sonido. La flecha de Garra Sangrienta había volado en línea recta y se alojó en el núcleo del golem, haciendo que el golem soltase un fuerte grito cuando la formación creada con un hechizo del tercer círculo explotó. No era algo que se pudiera romper con simples ataques físicos. Sin embargo, el misterio pronto se resolvió. La flecha de Talon estaba envuelta en un brillo rosado. Era una habilidad que solo los caballeros por encima del rango Torre, podían usar. “¡Me encargaré de la magia! Que todos los guerreros se reúnan para aguantar” El aura imbuida en la flecha mostraba una habilidad destructiva enorme. Todo indicaba que superaba la magia del tercer círculo, pero si mostraba una habilidad como esa tan tarde, indicaba que se estaba quedando sin fuerza. Aunque siempre existía la posibilidad de que fuera un arma oculta para su lucha final. Ajest sacó la espada incrustada en el suelo haciendo que el suelo temblara. En un instante, sus ojos se posaron sobre Garra Sangrienta que, reconociendo su hostilidad, le devolvió la mirada. En ese momento, levantó una flecha imbuida con su aura y disparó, pero ella la desvió con unos reflejos que excedían los límites humanos. Una explosión masiva barrió toda la zona.



Retro Capitulo 44

Volumen 2 Capítulo 44
Dos problemas III
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

Sabiendo que la muralla del castillo estaba sin guardias, los bárbaros lanzaron ganchos hacia las almenas y comenzaron a escalar las paredes del castillo de Evernatten. Cada bárbaro era una enorme masa de carne, y se notaba su hostilidad. Con unos talentos innatos en el combate, cada uno equivalía a 10 soldados de un ejército regular. Los bárbaros soltaron gritos de guerra guturales cuando traspasaron las murallas del castillo. Después de volverse complacientes durante los largos períodos de paz, los soldados se habían vuelto débiles. Las flechas extraídas de las aljabas se arquearon a través de la nevada, haciendo que, uno tras otro, los soldados suspirasen por última vez. Los pocos que consiguieron escapar de la ráfaga de flechas se vieron obligados a esconderse detrás de la pared, solo para convertirse en alimento para las poderosas hachas de los barbaros, cuando los partieron por la mitad. Ni una sola alma sobrevivió a la masacre, ni un solo sonido se escapó de sus gargantas. Garra Sangrienta escudriñó los alrededores, entrecerrando los ojos mientras buscaba a su presa. En un instante, sus ojos se ensancharon, lo había encontrado. A lo lejos, a través de una gran cantidad de edificios y del polvo blanco que cubría el paisaje, el almacén de alimentos no era más que una presa para la horda bárbara. ‘Ahí está.’ – pensó nada más verlo. – “¡Guerreros! ¡Nos movemos!” Los almacenes de alimentos estaban bastante lejos de su ubicación actual, pero al amparo de la nevada, tendrían pocos problemas. El grupo de bárbaros descendió de la muralla y avanzó con pasos pesados sobre la nieve hacia su objetivo. “Puede haber supervivientes. Tú. Tú…” – dijo Garra Sangrienta, hasta escoger a diez guerreros para que vigilasen la muralla. “¡A sus órdenes!” Los elegidos escalaron las murallas una vez más, mientras que el resto de los barbaros comenzaron a caminar hacia su objetivo. Su ira sería rápida. Los guerreros que permanecieron sobre las murallas se quejaron de las ordenes de Garra Sangrienta. “Nuestro líder tiene demasiado miedo. ¿Teme que haya supervivientes entre los guardias? ¿Qué clase de guerrero es?” – dijo un bárbaro adornado con plumas, enfadado por ser dejado atrás. El resto de guerreros estuvieron de acuerdo con sus quejas. Eran más audaces ahora que no tenían a su líder a su alrededor. “Queremos luchar. Este torpe robo es impropio de nuestra tribu.” “Esto es una vergüenza para nuestro linaje.” “¡No vine aquí para escabullirme como una rata!” En ese momento, un bárbaro gigantesco blandió su hacha. Su cabello era como la melena de un león, y empequeñecía al resto de bárbaros que tenía a su alrededor mientras miraba a los charlatanes. “Las palabras del líder de la tribu son absolutas. Cuánto te guste no importa. Es más inteligente que todos los demás. No dudes de él.” – dijo, poniéndolos en su sitio. Sus palabras estaban teñidas de una amenaza tácita. “Eso no es lo que queremos decir…” “Entonces seguimos sus órdenes. Dispersaos. Vigilad de cerca las murallas.” Los bárbaros retrocedieron a regañadientes y llevaron a cabo las órdenes de Garra Sangrienta. El bárbaro emplumado se deslizaba por el camino que había por encima de la muralla mientras exploraba en busca de guardias que pudieran seguir vivos. ‘Todos los soldados están muertos. Garra Sangrienta no falló ninguna flecha. ’ Hubo algunos soldados que tuvieron la suerte de cubrirse con la primera andanada, pero los bárbaros los eliminaron nada más verlos. Mientras continuaba caminando, sus pensamientos volvieron a sus quejas de antes. ‘El líder de la tribu es un cobarde. Se preocupa por nada. ’ Justo cuando doblaba una esquina, escuchó un pequeño soplido. ‘Lo más probable es que sea la brisa, pero no me voy a quedar a escucharlo hasta el final. Aiiiis. ’ Mientras intentaba mirar hacia atrás, algo se escurrió de debajo de los cuerpos apilados, y de repente, sintió un profundo dolor en su pecho. Mirando hacia abajo, encontró una espada atravesando su pecho, clavado en su corazón. “Q… Que…” El bárbaro emplumado no pudo terminar su oración antes de desplomarse. Pram lo había apuñalado por la espalda. “Como esperaba el Señor Desir, quedaron enemigos en la muralla.” – dijo Pram mientras sacaba su espada del cadáver. La espada estaba empapada de un líquido de color escarlata que descendía a lo largo de la hoja. Unos momentos después, Desir emergió de la pila de cuerpos. “Quedan nueve.” “Si se pone demasiado difícil, podemos dirigirnos hacia el puesto de guardia número 14 para avisarlos. Ese lugar no debería haber sido atacado por los bárbaros.” Teniendo en cuenta la distancia que había entre el puesto 13 y el 14, Desir sabía que no había forma de que los guardias pudieran llegar a tiempo. Además, la nevada haría que fuera mucho más complicado comunicarse. “Está demasiado lejos.” Con los preciosos segundos avanzando, Desir sabía que tenía que idear una estrategia rápidamente. Tras una cuidadosa consideración, decidió que hacer. “Vamos a atravesarlos y a tocar la campana del puesto número 13, debería ser posible entre los dos.” “Entiendo. Déjame la vanguardia a mí.” – respondió Pram.
“[Acelerar]”
Los dos estudiantes se apresuraron hacia el puesto de guardia número 13, pero fueron detectados rápidamente por los barbaros que había sobre la muralla. “¡Enemigos!” – gritó un bárbaro que estaba de patrulla. Poco después, el resto de bárbaros que quedaban sobre la pared irrumpieron sobre su ubicación. Las vanguardias de los dos grupos se enfrentaron con furiosa intensidad: Un bárbaro con una gran hacha y Pram con una espada. Mientras los dos luchaban e intercambiaban golpes, Pram había encontrado alguien que estaba a su altura. Al final, su espada ancha terminó volando lejos de sus manos. Era incapaz de igualar la fuerza de un bárbaro en un duelo. Los bárbaros se rieron de Pram y comenzaron a burlarse de él, mientras se agachaba e intentaba esquivar todos los golpes que propinaba el bárbaro. Estaba intentando recuperar la iniciativa. El bárbaro emplumado levantó su hacha por encima de la cabeza y la bajó como si fuera una guillotina. ‘Te tengo. ’ En ese momento, Pram se lanzó hacia el bárbaro y le dio una patada desagradable en el costado. Sin mucho espacio para maniobrar y ya sin equilibrio debido al balanceo del hacha, el hombre salió despedido por uno de los laterales de la muralla. Sus gritos se fueron alejando, hasta terminar cortados por un ruido sordo. “¡Pram!” “¡Lo tengo!” El resto de guerreros escupió en el suelo, decepcionados por la débil demostración del miembro de su clan fallecido, mientras Pram se agachaba para evitar las grandes bolas de fuego enviadas hacia él por los hechiceros bárbaros. El estrecho camino que había sobre la muralla dejaba poco espacio para esquivar y Pram hubiera estado en problemas si no fuera por Desir. “Robo completo. Pram, ¡ve!” Pram comenzó a correr mientras los hechiceros bárbaros se quedaron desconcertados por que no pasaba nada. Mientras los hechiceros seguían tratando de lanzar sus conjuros una y otra vez, Pram cerró la distancia que los separaba. Hasta el último segundo su magia siguió sin trabajar. Frustrados, los bárbaros desenfundaros sus espadas y atacaron al chico de pelo azul. A pesar del hecho de que estaba desarmado, Pram se negó a dar marcha atrás y pequeñas luces comenzaron a reunirse alrededor de sus manos cuando convocó su estoque para responder al asalto. Los ojos de los bárbaros se agrandaron al verlo. Pram aumentó su velocidad a otro nivel una vez que estuvo equipado con su amado estoque. Poco después, una herida gigante apareció de repente en uno de los barbaros. Al momento, su rostro se llenó de conmoción cuando se desplomó sobre el suelo. “Ahora, ¡rápido!” – dijo Desir, urgiéndole a que fuera al puesto de guardia. Más allá de la escalera estaba el puesto de guardia, pero los bárbaros restantes se habían agrupado y avanzaban a un ritmo vertiginoso. ‘Deben haberse reunido mientras estábamos luchando. ’ Eran siete y Pram se encontraba justo al borde del puesto de guardia, preparado para saltar al combate. “Me encargaré de esto, da un paso atrás.” – dijo Desir mientras su magia comenzaba a tomar forma.
“[Fundir hielo]”
Un hechizo del primer círculo. Era una magia que hacía lo que indicaba su nombre. Desir dirigió la magia hacia el terreno que estaba debajo de los bárbaros haciendo que la nieve apilada sobre la muralla se derritiera y pasara a ser agua.
“[Secar]”
Nada más terminar, Desir desplegó una segunda magia y el agua que rodaba a Desir y Pram comenzó a evaporarse. A diferencia con el que había alrededor de los bárbaros, el suelo que había a su alrededor comenzó a secarse. ‘Tratar con siete personas a la vez es demasiado para un mago del primer círculo. ’ Después de llegar a esa conclusión, Desir tocó la esquina de su equipo rúnico y el maná de su interior comenzó a vibrar, liberando a su poder.

Advertencia: El maná ha descendido a menos del 10%.
Las capacidades defensivas han sido comprometidas.
Se dispararon varias alarmas cuando Desir extrajo una enorme cantidad de maná de su equipo rúnico. ‘El equipo rúnico usa un cristal mágico de cuarto nivel. Debería ser suficiente para que pueda pelear a máxima capacidad. ’ “Ahí está” – dijo uno de los bárbaros, que acababa de llegar a la escalera. Se prepararon para una pelea, pero lo que estaban viendo era ridículo. Dos personas planeaban pelear contra siete bárbaros fuera de control, que avanzaban para matar a Desir y Pram. A medida que se acercaban, el agua salpicaba en todas direcciones. El reflejo de la cara de Desir se podía ver en el hacha que fue arrojada al aire. Seis de los bárbaros corrían por las escaleras hacia ellos. Podían ser superados en número, pero los bárbaros no se esperaban que tuvieran ventaja. “Cierra los ojos.” – dijo Desir. Su magia se desplegó con el estruendo de un trueno.
“[Invocar rayo]”
Un delgado hilo cayó desde el cielo. Los bárbaros comenzaron a sonreír al ver la lamentable exhibición de la magia de Desir y siguieron avanzando como los cuervos hacia un asesinato. Pero cuando el delgado rayo golpeó contra el bárbaro con melena, su rustro se contrajo y sus chillidos resonaron por las murallas del castillo. El deslumbrante destello fue cegador y, durante una fracción de segundo, el cielo se iluminó como si fuera de día. Una corriente intensa golpeó a los bárbaros y los electrocutó en su interior. Sus vasos sanguíneos reventaron y su piel terminó chamuscada, como si acabasen de ser golpeados por una retribución divina. La escena hizo que Pram pusiera una mueca en su cara. Se sintió mareado al ver a lo que quedaba de los bárbaros… “Eso… ¿Eso fue [Invocar rayo]?” La magia del tercer círculo, [Invocar rayo] llamaba una poderosa corriente eléctrica, pero lo que Desir acababa de hacer estaba a kilómetros de distancia del efecto del conjuro al que estaba acostumbrado. De todos modos, tenía sus dudas de que un mago del tercer círculo podría encargarse de siete bárbaros de un solo golpe. “He modificado la fórmula del hechizo.” – explicó Desir. Había modificado la fórmula mágica para sobrecargar el hechizo. Había reducido su rango de acción y había modificado la fuerza de la descarga eléctrica varias veces. Para compensar su rango limitado, había derretido el hielo para usarlo como conductor y el resultado… era algo potente y espantoso. Tomándose un momento para comprobar los niveles de maná del equipo rúnico, Desir suspiró. Con un solo hechizo había terminado con casi toda la carga del equipo. ‘Necesito obtener el Armamento de Toa y convertirme en un mago del Tercer círculo.



martes, 4 de junio de 2019

SYN Capítulo 31

Volumen 4 Capítulo 1
Malentendidos peculiares
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Conduciendo a casa. Broooooooom La cara del conductor de la furgoneta estaba enfurruñada por la decepción. ‘¡Aiiiish!’ No sabía si había ocurrido porque las habilidades del objetivo eran muy superiores a las suyas, pero, desafortunadamente, Jinwoo había fallado extrayendo la sombra del jefe de los caminantes blancos. ‘Es una vergüenza, pero, ¿qué puedo hacer…?’ Estaba seguro de que la oportunidad de derrotar a otro jefe llegaría con el tiempo y, cuando llegara ese momento, tenía que ser lo suficientemente poderoso para no volver a fallar. Subir de nivel, eso era algo en lo que era bastante bueno. Sin embargo, la incursión no había sido en vano. Levantando su mano izquierda del volante, sacó una hermosa daga curvada.

Puñal de Baruka
Rareza: A.
Tipo: Daga.
Poder de ataque: +110
Agilidad: +10
Es el puñal que empuñó el gran guerrero, Baruka.
Posee un hechizo mágico que hace que tanto la daga como el portador sean más agiles.
Jinwoo no había dejado la mazmorra con las manos vacías. Aunque una de las dagas gemelas que empleaba el jefe de la mazmorra fue destruida por la Asesina de Caballeros, había podido recuperar la otra. ‘El Puñal de Baruka.’ Tenía el poder de ataque más alto de todas las dagas que había encontrado por el momento. Además, también tenía el efecto de aumentar su [Agilidad]. Obviamente era mejor que el Colmillo venenoso de Casaka, que era un rango C, e incluso era mejor que la Asesina de Caballeros, que había comprado con oro y que solo era un rango B. ¡Una daga de rango A! Era el arma perfecta para reemplazar el Colmillo venenoso de Casaka, ahora que estaba empezando a perder efectividad en la batalla. ‘Su agarre tampoco se siente mal.’ Mientras repasaba los eventos de la puerta roja, la furgoneta llegó frente a la casa de Han Songyi. Criiiiiik “Cuídate.” – dijo la estudiante, que había permanecido en silencio durante todo el viaje, mientras inclinaba la cabeza ante Jinwoo. “Vale.” Al ver a la niña regresar a su casa con los hombros hundidos, Jinwoo sintió que había cumplido su misión. ‘Las cosas se complicaron un poco, pero el objetivo principal de ir a la misión se ha cumplido.’ Parecía que la chica ya no continuaría con su idea de ser una cazadora. Bueno, cualquiera cuya primera mazmorra fuera una puerta roja haría lo mismo. Jinwoo estaba a punto de marcharse con satisfacción cuando la puerta del pasajero se abrió. “¿……?” Se giró para ver a Han Songyi sosteniendo la puerta. ‘¿Qué le pasa?’ Pero su curiosidad solo duró un breve momento. “Hermano, gracias por lo de hoy.” – dijo la niña inclinando profundamente su cabeza de nuevo. Ahora que lo pensaba, su título había cambiado de ‘jefe’ a ‘hermano’. “Oh, sí, no hay problema.” “Entonces…” “¿Hmm?” “Te veré mañana, quiero decir, dentro de unas pocas horas.” ‘¿En unas pocas horas?’ Antes de que pudiera preguntarle a qué se refería, Han Songyi se marchó corriendo. Pero, después de que ella desapareciera dentro de su casa, Jinwoo se dio cuenta. ‘Cierto.’ Ya estaba amaneciendo, pero las incursiones de Yoo Jinho se reanudarían hoy. Como Han Songyi todavía era parte de su grupo de asalto, se volverían a ver. ‘A eso se refiere… Ah, mierda.’ Si Han Songyi se retiraba de todas las tareas relacionadas con los cazadores, el equipo de Yoo Jinho habría perdido a un miembro del equipo y tendría que retrasar sus planes. Afortunadamente, parecía que la chica al menos terminaría el resto de incursiones. ‘Gracias a Dios…’ Con los soldados de la sombra, la velocidad de limpieza de las mazmorras de rango C sería aún más alta. Jinwoo confiaba en que podría completar las incursiones restantes en un tiempo récord. También estaba deseando ver la reacción del joven cuando viera a sus soldados sombra. ‘Aunque ese tipo, Yoo Giojoong, sus reacciones fueron de primera clase.’ Jinwoo sonrió ampliamente mientras giraba el volante.
* * *
Unas horas más tarde… “Uaaaaaa…” Jinwoo llegó al vestíbulo de su apartamento mientras bostezaba. Cuando abrió los ojos, después una breve siesta, ya era hora de irse. “¡Buenos días, Jefe!” – dijo una voz familiar llena de energía. Yoo Jinho ya lo estaba esperando. “Cogí tu vehículo, ¿cómo has llegado hasta aquí?” Jinwoo se había llevado el caballo de batalla de su grupo de asalto, el Bongo, para poder asistir a los eventos de la noche pasada. La furgoneta estaba aparcada cerca. “Usé un taxi, Jefe.” “Ah, un taxi.” Jinwoo había esperado, por una vez, cambiar de papeles e ir a buscarlo. “Está bien, Jefe. Ya me estás ayudando, debería ser yo quien vaya a buscarte.” – replicó Jinho mientras se reía. Después de descansar durante todo un día, sus conversaciones matutinas se estaban desarrollando como siempre. “¿Ein?” Yoo Jinho había descubierto algo. Jinwoo sostenía algo cilíndrico en su mano. “Jefe, ¿qué es eso?” – preguntó el joven con curiosidad. “¿Esto?” – respondió Jinwoo con una sonrisa. – “Voy a usarlo en la mazmorra de hoy.” ‘Dios… ¿Eso es un arma para una mazmorra?’ – pensó Jinho sitiendo un malestar en su estómago. Jinwoo siempre le mostraba alguna cosa rara cuando iban a las mazmorras, y ahora parecía que había traído un arma terrorífica, haciendo que Jinho comenzase a sentirse ansioso. Glup “Jefe, vamos.” – dijo Jinho reuniendo su coraje mientras levantaba la cabeza. “Espera.” – dijo Jinwoo levantando una mano para, a continuación, sacar su teléfono. “Vamos a recoger a alguien por el camino.” “¿Eh? ¿A quién?” “Sí, Songyi, soy yo. Te recogeremos y te llevaremos hasta la puerta.” – dijo Jinwoo hablando por teléfono mientras ignoraba a Jinho. “Jefe, ¿la persona que vamos a recoger es la estudiante de secundaria de nuestro equipo?” Jinwoo asintió. Ya que vivía muy cerca de su casa, sentía que sería más eficiente recogerla antes de abandonar el área. Sin embargo, como había ocurrido en el pasado, Jinho malinterpretó completamente los hechos. Han Songyi. Una chica linda cuyo cabello corto le caía por debajo de sus orejas. ‘Si el jefe tiene su número de teléfono y le habla con tanta familiaridad… ¿Su relación ha avanzado hasta tal punto…?’ Como siempre había supuesto, el jefe era un hombre increíble. ‘Especialmente cuando lo veo luchar contra bestias gigantescas con una sola daga…’ “Jefe, ¿entonces debería dirigirme a la ‘Señorita’ Han Songyi como ‘Señora’ de ahora en adelante?” Los ojos de Jinwoo se encendieron. Estaban claramente diciendo: ¿qué mierda dices? Era tan claro que incluso alguien tan terrible para captar el estado de ánimo como Yoo Jinho, fue capaz de leer su expresión. “Er… ¿No estáis saliendo? “Solo es la amiga de mi hermana.” “Oh. Oooooh.” Así que eso era lo que pasaba. Yoo Jinho finalmente entendió la situación, y pensar que casi la había llamado ‘cuñada’. Su joven cara estaba roja de vergüenza. Poco después. Han Songyi bajó de su apartamento. Pero, si se la comparaba con sus anteriores reuniones, ahora la niña parecía haber prestado un poco más de atención a su aspecto. ‘Luce como una adolescente que quiere impresionar al hermano de su amiga.’ – pensó Jinho sonriendo. Yoo Jinho estaba a punto de actuar como un buen líder y decirle lo guapa que estaba con su ropa, cuando Jinwoo comenzó a hablar. “¿Has conseguido dormir un poco?” La cara de Jinho se congeló. “......” “Prácticamente nada.” – respondió Songyi sonriendo mientras negaba con la cabeza. “Debes estar cansada, cierra un rato los ojos en el coche.” Poco a poco, a medida que hablaban, la conversación de la pareja en la mente de Jinho se iba volviendo más y más caótica. ‘¿Huh? ¿Qué? ¿Huuuuuuuuh?’ “Hermano mayor, ¿fuiste capaz de dormir?” – preguntó de golpe Songyi. “Solo una siesta rápida. Ya eran las cuatro de la mañana cuando llegué a casa.” “Cierto…” ‘¿No pudieron dormir? ¿Están cansados? ¿Cuatro de la mañana?’ La confusión en la mente de Jinho pasó a ser una pesadilla. “Jinho, ¿vienes?” – dijo Jinwoo mientras se daba la vuelta y comenzaba a caminar hacia el Bongo. “Er… ¿Jefe?” “¿……?” “Esto… La señorita Han Songyi es menor de edad, jefe.” ‘¿Que tonterías está diciendo?’ “¿Y?” “No importa, Jefe…” Como era de esperar, el Jefe era todo un macho. Jinho estaba asombrado por la personalidad de Jinwoo, que no vivía acorde a las reglas de la sociedad. ‘Realmente no es un hombre normal.’ Yoo Jinho se reprendió a sí mismo por juzgar a su jefe bajo las mismas leyes que la gente común.
* * *
A la misma hora, en la sala de reuniones del gremio Tigres Blancos. “Y eso es casi todo lo que vi…” Park Heejin terminó de contar los eventos de la puerta roja. Antes de comenzar, Baek Yoonho le había preguntado si necesitaba descansar un poco más, ya que estaba preocupado por su salud, pero la mujer insistió en terminar con todo eso lo antes posible. Había contado que estuvieron relativamente cómodos dentro de la puerta. “……” “……” Los dos miembros superiores del gremio que estaban realizando la investigación, el maestro del gremio Baek Yoonho y el jefe del segundo departamento, Ahn Sangmin, eran incapaces de comprender lo que estaba escuchando. Hyun Gicheol, como persona a cargo de la incursión, había sido enviado a la Asociación para pedir explicaciones sobre el incidente y por ello, solo quedaban tres personas en la sala. “¿Eso es verdad?” – dijo Ahn Sangmin rompiendo el incómodo silencio. “Puedes preguntarle a Go Myunghwan o a Yoon Giojoong. Te contarán lo mismo.” Los dos cazadores de rango C habían regresado a sus hogares después de declarar que querían ver a sus familias. Pero Heejin podía asegurar con confianza que sus declaraciones no diferirían de la suya. ‘Todo lo que hice fue explicar lo que experimenté en mis huesos.’ Como la situación en la que el hombre desapareció dentro del bosque y solo pudieron escuchar los gritos de dolor de los osos de hielo o cómo se pasaba horas haciendo flexiones mientras los demás estaban durmiendo. No se atrevió a contar ninguno de los rumores que había comentado con sus compañeros, solo lo que había visto con sus propios ojos. “Eh…” Ahn Sangmin hizo un ruido extraño con la boca. Ser capaz de matar a un cazador de rango A de un solo golpe. Utilizar magia espacial. Ser capaz de convocar docenas de invocaciones. Cada una de esas cosas sería algo increíble, pero un solo hombre las había realizado todas. Y había un detalle todavía más impactante… “Así que él solo despejó una mazmorra de alto nivel.” – dijo Yoonho después de un largo periodo de silencio. – “Esa es una hazaña increíble.” Como cazador de rango S sabía de lo que estaba hablando. Aunque el hombre había luchado invocando cosas, no eran compañeros sino una habilidad. Por lo que era lo mismo que limpiar una mazmorra solo. “No importa cuán alto sea el rango de una persona, es complicado para un cazador limpiar una mazmorra solo.” Y más una puerta roja. No podía dejar de preguntarse qué pasaría si él se encontraba en su situación. No podía dejar de dudar si sería capaz de limpiar una puerta roja de rango B. Quizá solo era posible para alguien como Sung Jinwoo, que no manejaba una o dos invocaciones, sino docenas de ellas. “Ahora está claro que ha pasado por un segundo despertar y posee poderes especiales.” – dijo con asombro Ahn Sangmin. “Entre los cazadores, los que pueden usar invocaciones son raros. Y pensar que encima puede controlar varias…” – añadió Yoonho mostrándose de acuerdo. Habiendo trabajado como cazador de rango S, Yoonho se había reunido y conversado con multitud de cazadores diferentes. Ninguno de ellos había hablado nunca de que hubiera un cazador capaz de manejar tal número de invocaciones. “Un ser despertado con un poder especial mucho mayor que lo normal…” Baek Yoonho estaba asombrado. “Si tuvieras que asignar un valor a las habilidades de Sung Jinwoo… ¿Cuánto crees que valdría en este momento?” – preguntó Sangmin tras pensar en algo. “……” Yoonho no sabía qué responder. Pero una cosa era segura, independientemente del valor que Sung Jinwoo tuviera en este momento, se multiplicaría explosivamente una vez que se sometiera a una segunda prueba. Tenían que actuar antes de que pasara eso. Los Tigres Blancos acababan de perder a un cazador de rango A y a varios cazadores de rango B. Si no podían obtener a Sung Jinwoo, sus pérdidas en esta incursión serían demasiado grandes. “Confío en ti, jefe Ahn.” – dijo Yoonho poniendo una mirada de fe absoluta en las habilidades del hombre, a lo que Ahn Sangmin respondió con una expresión determinada. De repente, los dos hombres se giraron hacia Park Heejin. La mujer había levantado una mano. “¿Tienes algo que decir?” Tras tener éxito llamando la atención de los dos hombres, Heejin bajó la mano. “Por favor, permítame ayudar.” “¿Con qué?” “Con el líde… Quiero decir, con el reclutamiento del cazador Sung Jinwoo.” Yoon y Sangmin intercambiaron una mirada. “¿Por qué crees que serías…?” – comenzó a preguntar el especialista en reclutamientos Ahn Sangmin inclinando la cabeza. “De los miembros de nuestro gremio, soy la que pasó más tiempo con el cazador Sung Jinwoo. Creo que puedo ser de gran ayuda.” Habían pasado seis horas fuera de la puerta. Eso suponía casi una semana en su interior. Baek Yoonho y Ahn Sangmin pensaron que las palabras de Heejin tenían sentido. Además, la mujer era una belleza. Su apariencia no sería un obstáculo en sus esfuerzos por obtener a Jinwoo. “Pero tengo una condición.” – continuó Park Heejin, al darse cuenta de que su sugerencia no había sido rechazada inmediatamente. “¿Qué es?” – preguntó Yoonho. “Una vez que el cazador Sung Jinwoo ingrese en el gremio, quiero ser asignada a su grupo de ataque.” Park Heejin había aprendido algo de su última incursión: el terror que causaba una mazmorra de alto nivel y lo impotente que podía llegarse a sentir. ‘Al final terminé aprendiendo la lección que el señor Jinwoo estaba tratando de enseñar a Han Songyi…’ Resultaba vergonzoso, pero era la verdad. Afirmar de forma obstinada que algo aterrador no daba miedo era simplemente una tontería. Lo que había sucedido en la puerta roja era ciertamente una experiencia aterradora. Sin embargo, no quería renunciar a los beneficios de trabajar como cazadora de rango B. ¡Tenía un salario muy alto y múltiples oportunidades de promoción! ¡¡Y también una alta posición social!! Si dejaba de lado el peligro involucrado en el trabajo, ser cazador era la profesión perfecta. En todo caso, también era por el alto riesgo que iba incorporado a cada misión que las recompensas fueran tan altas. Sin embargo, Park Heejin había encontrado una manera de reducir ese riesgo. ‘Tengo que ir a las mazmorras con el líder Jinwoo.’ La persona de la que estaba más celosa dentro de la puerta roja era, de hecho, Han Songyi. Y la razón era simple: debido a la promesa que Sung Jinwoo le había hecho el primer día. “Te he traído aquí, así que soy responsable de tu protección.” En otras palabras, Jinwoo no tenía la responsabilidad de proteger a nadie, excepto a Songyi. Park Heejin y los dos cazadores de rango C iban de equipaje y siempre había tenido miedo de que los dejara de lado. Y al sexto día, Jinwoo había limpiado la mazmorra y había cumplido su promesa hasta el final. Recordando todo eso, Heejin lo tenía claro. Si podía ir de incursión con ese hombre no estaría en peligro. Además, cuando se dio cuenta de esto, su corazón comenzó a latir a mayor velocidad. De hecho, su corazón todavía seguía latiendo con fuerza en este momento. Poseía la capacidad de tomar decisiones de forma impecable, una fuerza increíble y un gran sentido de la responsabilidad. Quería estar al lado de Sung Jinwoo. ‘Colócame en el grupo de asalto de Sung Jinwoo.’ Era su única condición. Baek Yoonho y Ahn Sangmin hablaron entre ellos por un momento, pero pronto se volvieron hacia Park Heejin. “Bien.” – dijo Yoonho mientras se reía emocionado. – “A partir de ahora, la señorita Park actuará junto con el jefe Ahn por un tiempo.” “Gracias.” Por supuesto, el reclutamiento no iba a ser fácil. Sung Jinwoo era alguien que conocía el valor de su habilidad. ‘Poseía mucha confianza dentro de la puerta roja.’ Convencerlo no sería una tarea fácil. ‘Aunque…’ Ahora tenía la oportunidad de volver a verlo de nuevo. No podía evitar sonreír dentro de su cabeza. “Jefe Ahn.” – dijo con dificultad Yoonho tras pensar en algo. “¿Señor?” “Me gustaría saber la información de contacto de Sung Jinwoo.” “Maestro de gremio, eso es…” Ahn Sangmin finalmente explicó sus experiencias con Sung Jinwoo. Cómo se habían conocido por primera vez y por qué había ocultado su existencia hasta ahora. A medida que iba escuchando la historia, Yoonho asentía comprendiendo la situación. “Si cuenta con esa cantidad de poder, tiene sentido que quiera ocultarlo. Después de todo, hay personas en este mundo que no desean la atención de la sociedad.” Sin embargo, ese hombre había mostrado sus habilidades frente a muchas personas esta vez. Por supuesto, había ocurrido durante una emergencia, pero también significaba que ya estaba listo para mostrarse al mundo. “Estoy seguro de que mientras no se salga de control, Sung Jinwoo no culpará al jefe Ahn.” Por supuesto, no había posibilidad de que lo que discutían aquí se filtrara hacia afuera. Jinwoo tenía sus razones para actuar así, pero al mismo tiempo, los Tigres Blancos no tenían la intención de invitar a la competencia no deseada revelando la verdad. “Lo entiendo, pero…” – dijo Ahn asintiendo. Lo que preocupaba al jefe Ahn era otra cosa. Temía que, sin conocer la personalidad seria de Jinwoo, el maestro del gremio pudiera arruinar las cosas con su carácter impaciente. Quería evitar eso a toda costa. “Creo que para que el maestro del gremio lo contacte directamente es un poco…” Baek Yoonho entendió lo que preocupaba a Ah Sangmin. “Oh, no voy a ponerme en contacto con él para reclutarlo.” “¿Oh? ¿Entonces por qué…?” “Es por lo que dijo Jinwoo anoche.” Tras escuchar la historia de Park Heejin, Yoonho se dio cuenta de que Jinwoo había sido el salvador del gremio Tigres Blancos. Había salvado a tres nuevos reclutas. Además, había evitado que una puerta roja sufriera una brecha y evitado que la reputación del gremio cayera. Aunque era culpa de la Asociación por no hacer bien su trabajo, la imagen del gremio sufriría si se sabía que habían perdido a todos los nuevos reclutas. Solo de imaginarlo, hacía que le doliera el estómago. ‘Y pensar que estaba siendo hostil con nuestro salvador.’ Yoonho podía entender por qué Jinwoo estaba de mal humor. Ahora que sabía toda la historia, había algo que tenía que hacer como maestro de gremio. “Como representante del gremio Tigres Blancos me gustaría darle las gracias a Sung Jinwoo. También tengo que disculparme por mi comportamiento de anoche.” ‘Oh, si es solo eso…’ Ahn Sangmin estaba de acuerdo con el maestro del gremio. Conociendo su personalidad, sabía que el cazador de rango S no haría nada tan desagradable como plantear la idea de que entrara en el gremio mientras le daba las gracias a Jinwoo. “Entiendo.” “¿Cuál es su número?” – preguntó Yoonho sacando su teléfono. “Es…” – comenzó a decir Ahn Sangmin tras buscar el número, pero se dio cuenta de algo extraño. – “Er… Cazadora Park Heejin, ¿por qué has sacado tu teléfono?” “Eh, esto… Ja, ja…” – respondió torpemente mientras guardaba su teléfono.
* * *
Dentro del gremio de cazadores número uno de Corea. El maestro del gremio y cazador activo de rango S, Choi Jong estaba revisando un informe interesante. “Todo… ¿Todo esto es verdad?” Aunque, por supuesto, nadie se habría molestado en darle para leer un informe falso. “Sí señor. Hemos obtenido hoy mismo esta información de la Asociación.” – contestó el jefe del departamento de nuevos talentos, Jo Myunggi, mientras asentía. Cada uno de los grandes gremios mantenía una discreta línea de comunicación con alguien de la Asociación. Una especie de espía. Era un poco deshonesto, pero resultaba necesario obtener información sobre los nuevos cazadores de alto rango. Y hoy, el contacto que tenían les había filtrado una historia interesante. Por supuesto, después de leerlo, Jo Myunggi había decidido llevárselo al maestro del gremio. ‘El gremio Tigres Blancos es uno de los grandes gremios que más está creciendo.’ Había decidido que era una información lo suficientemente valiosa para informar y, como había supuesto, Choi Jong estaba muy interesado. “¿Una puerta de rango C se convirtió en una puerta roja? ¿Y el único rango A y varios rango B murieron pero dos rango C salieron vivos? ¿Y completaron la mazmorra? Eso es completamente imposible.” Aunque había un superviviente entre los cazadores de rango B, tras leer de arriba abajo el informe, Jong solo podía negar con la cabeza. “Tiene que haber alguien que los ayudó y que no sale en el informe.” Choi Jong estaba completamente seguro. Sus ricas experiencias realizando incursiones en mazmorras se lo decían. “La Asociación también lo sospechaba, pero…” – respondió Myunggi. “¿Pero?” “Los Tigres Blancos cerraron la boca ante el incidente.” “¿Y la Asociación va a dejarlo pasar sin más?” “Bueno, escuché que hubo un error por parte de la Asociación con la puerta, así que parece que no quieren causar más problemas.” “Hmm…” – dijo Jong llevándose una mano a la barbilla. Era un hábito que tenía cada vez que se ponía a pensar. Si habían cometido un error, la actitud de la Asociación era algo comprensible, pero era raro que los Tigres Blancos mantuvieran la boca cerrada. Solo había una respuesta. “Parece que los Tigres Blancos recibieron ayuda de alguien que no quieren revelar.” “También pienso de esa manera.” Los dos hombres estaban de acuerdo. La cabeza de Choi Jong hizo una serie de cálculos rápidos. ‘Un ayudante sin nombre que había sido capaz de salvar a los cazadores de bajo rango… Eso sería algo complicado de hacer en una mazmorra donde habían muerto múltiples cazadores de alto rango…’ El cazador de rango S estaba lleno de curiosidad. ‘¿Un nuevo recluta que no había pasado el examen para obtener su rango? ¿O un criminal que no podía revelar su identidad?’ No importaba. Si era un novato tenían que reclutarlo y si era un criminal podían usar la información para mancillar el nombre del gremio Tigres Blancos. “Tenemos que averiguar quién es.” – dijo con los ojos brillantes. “¿Tienes un plan?” “Para ahumar a un tigre, le prendes fuego a su guarida.” “¿Quieres prenderle fuego al gremio Tigres Blancos?” – respondió Myunggi incapaz de ocultar su sorpresa. “¿Qué? No, no estoy lo suficientemente loco como para prenderle fuego a la compañía de otra persona.” “Oh, lo siento. Pero sabes que tienes una reputación por tu magia…” Había una razón por la que Jong tenía el sobrenombre de ‘El cazador más fuerte’. Si este cazador de clase mago quería, podía volar fácilmente un edificio o dos… “No, no, quise decir que vamos a crear un incendio.” – continuó Jong. “Está bien, sigues usando esa palabra, fuego…” – comenzó a decir Myunggi, pero se calló cuando vio que los ojos de Choi Jong se encendían de nuevo. “Quiero decir. Vamos a filtrar esto a la prensa.” ‘¡Oooooh!’ Finalmente, Myunggi se dio cuenta de lo que su líder estaba sugiriendo. “Imagínate los titulares, ‘Error de la Asociación’, ‘La desgracia de un gran gremio’, ‘Cazador misterioso salva la situación’. ¿No es todo lo que ama la prensa?” El jefe de reclutamiento asintió. “Una vez que la atención de los medios de comunicación recaiga en el gremio Tigres Blancos, tendrán que revelar la identidad de su misterioso ayudante.” – dijo Jong riéndose entre dientes. “¡Eso podría funcionar!” – respondió Myunggi soltando una carcajada. Esta era la oportunidad perfecta para atacar al gremio Tigres Blancos, que estaba demasiado cerca del gremio Cazadores. “Ponte en contacto con los periodistas de inmediato.” – ordenó Choi Jong mientras las comisuras de su boca se elevaban en una sonrisa.
* * *

Has entrado en una mazmorra.
Jinwoo inspiró el aire de la mazmorra nada más entrar. ‘Uf…’ Después de estar atrapado dentro de una mazmorra de tipo campo durante varios días, entrar dentro de una cueva se sentía algo refrescante. “¿Qué crees que serán las bestias mágicas en esta ocasión?” – preguntó Jinho que iba detrás de él. “Me pregunto…” ‘Siento que algo está cerca.’ Pero no vio nada. Sin embargo, en el momento que dio un paso, varios cuerpos comenzaron a levantarse aquí y allá desde el suelo de la cueva. Brooooom Bruuuuum Eran bestias mágicas de tipo humanoide hechas con rocas. “Jefe, son golems de piedra.” – dijo Jinho recordando el nombre. Jinwoo asintió. De todas las bestias mágicas que se podían encontrar en las mazmorras de bajo nivel, los golems eran los que tenían la defensa más fuerte. La lógica básica decía que la magia podría superar la cáscara dura de los golems. “Aquí, toma esto.” – le dijo dándole un objeto cilíndrico a Jinho. ‘¡Dios!’ Sin saber que había dentro, Jinho se estremeció cuando tomó el objeto de Jinwoo, pero no pasó nada. Este era un hombre al que no se le podía aplicar una lógica básica, así que no sabía que pensar. ‘¿No es un arma?’ Mientras tanto, Jinwoo dio un paso hacia los golems y convocó el Puñal de Baruka y la Asesina de caballeros. ¡Plash! En un instante, la cabeza de uno de los golems cayó al suelo. ‘No está mal.’ – dijo mientras miraba el Puñal de Baruka con satisfacción. Su figura sonriente se movió más rápido de lo que el ojo humano era capaz de ver. Tap El cazador reapareció detrás del grupo de golems. Diez bestias mágicas cayeron al suelo. BamMi cuerpo se siente mucho más ligero desde la puerta roja.’ Por supuesto, su nivel ya había alcanzado el 60. Cazando a los osos y a los caminantes blancos había subido nueve niveles y ahora los monstruos de una mazmorra de rango C se sentían como si estuviera cazando goblins de una mazmorra de rango E. ‘No creo que necesite sacar un arma si son así.’ Había terminado su precalentamiento. ‘Es hora de aumentar la velocidad.’ Había llegado el momento de movilizar a sus tropas. Justo en ese momento, más golems aparecieron desde el fondo de la cueva. ‘Vamos allá.’ Cuando dio la orden, los soldados de las sombras aparecieron a su espalda. Un grito resonó en toda la cueva. “¡¡¡¡¡AAAAAH!!!!!” El grito provenía de la cara de Jinho. ‘Me había olvidado de él.’ Como estaba emocionado por comenzar, se había olvidado de Yoo Jinho. “¡¡¡Jeeeeeefeeeeeee!!!” El joven estaba a su espalda tratando de mover un dedo hacia un soldado sombra. “Qué… ¿Qué son estas cosas?” “Es difícil de explicar… Piensa en ellos como una habilidad.” “Se… ¿Se puede hacer algo así con una habilidad?” Jinwoo asintió. “Ah…” – respondió Jinho incapaz de cerrar la boca. Era su incursión número once y había pensado que ya conocía todas las habilidades de Jinwoo. Ese era un grave error. Como siempre, el jefe era capaz de superar todas sus expectativas. Glup Sintiendo la peligrosa presencia que provenía de los soldados vestidos de negro, Jinho tragó saliva. “Id.” – dijo Jinwoo levantando la barbilla mientras se volvía hacia las bestias mágicas. Los golems de piedra ya habían llegado ante ellos. Los soldados de las sombras habían estado esperando esa orden. Tap tap tap tap Los soldados sombra, cuya cantidad ya se había incrementado hasta cuarenta, se lanzaron contra el enemigo, haciendo que sus pasos resonaran por toda la cueva. Como sus tropas ahora incluían a Hierro y a las bestias de las sombras, la resistencia de su ejército había mejorado. ‘Siento que he añadido una división de tanques a mi ejército. ’ Jinwoo miró la escena con satisfacción. Una vez que sus fuerzas se movilizaron, la mazmorra se despejó en un abrir y cerrar de ojos. Todo lo que quedaba eran los cadáveres destruidos de los golems. Una mazmorra de rango C había sido borrada en un instante. “Guau…” Jinwoo estaba sombrado. ‘A este ritmo, podremos terminar las incursiones restantes en poco tiempo. ’ Parecía que las ocho incursiones restantes pronto estarían resueltas. Tap tap tap Después de la batalla, los soldados de las sombras recolectaron los núcleos mágicos y se alinearon frente a Jinwoo. A su cabeza se encontraban Hierro e Ygritte. Los dos caballeros estaban firmes esperando sus órdenes. Cuando los soldados de las sombras detuvieron sus movimientos, Jinho finalmente pudo moverse y el joven se acercó nervioso hasta Jinwoo. “Jefe, aquí…” Le estaba devolviendo la bolsa de plástico con el objeto cilíndrico. Abriéndolo, Jinwoo sacó el vaso y comenzó a beber. “Jefe, ¿Qué es eso?” “Zumo de vegetales.” “Oh…” “Está bastante bueno.” Glup, glup “Jinho, ¿cuántas puertas hemos reservado para hoy?” – preguntó Jinwoo cuando el vaso estaba casi vacío. El joven, que estaba a punto de tocar la piel de una bestia de las sombras, se congeló. “Cuatro, jefe.” Cuatro hoy y cinco para mañana. No había necesidad de retrasarlo más. “Entonces terminaremos mañana. No importa si tenemos que viajar un poco.” “¿Mañana?” Jinho miró a su alrededor. Los restos de los golems se encontraban a su alrededor. El joven asintió. ‘Con esta velocidad, es más que factible…’ “Entiendo, Jefe. Pero…” – dijo con tono de duda, para a continuación hablar con gran dificultad. – “¿Está bien si recojo los núcleos mágicos…?” “¿Por qué?” “Siento que he perdido mi trabajo, Jefe.” Jinwoo se hecho a reír. ‘Es realmente un chico divertido. ’ Y un día después, Jinwoo completó las diecinueve incursiones que había prometido a Jinho.
* * *
“¡Jefe! Ahora que hemos terminado, ¿qué tal si tenemos una cena para celebrarlo?” – preguntó Jinho sacando el tema con cuidado cuando iban de camino a casa. “¿Una cena? ¿Solo nosotros dos?” Con la última incursión terminada, su grupo de asalto se había disuelto. Han Songyi les había contado que tenía que ir a otro sitio, así que estaban solos en la furgoneta. “Bueno… He recibido mucha ayuda por tu parte. Así que hoy pensaba invitarte.” – continuó con un tono tímido Jinho. No sabía por qué le daba tanta vergüenza decir si iban a cenar juntos, por lo que Jinwoo sonrió. El joven se había ofrecido para pagar, por lo que no tenía ningún motivo para negarse. “Vale.” Cuando Jinwoo dijo que estaba de acuerdo, la cara de Jinho se iluminó de forma notable. “¡Jefe! Hay un restaurante de clase alta en un hotel cercano, ¿qué te parece? Su carne es para morirse.” “No, nada de eso.” – contestó Jinwoo que solo quería comer con Jinho en algún lugar tranquilo. Poco después, apareció un restaurante que tenía buena pinta mientras conducían. Tap “¿Qué tal ahí?” – dijo Jinwoo tras golpear la ventana del coche con el dedo. “Ah, ¿quieres un poco de carne de primera?” “No, al lado.” Los ojos de Jinho se estrecharon. Junto a ese… Solo había otro restaurante. “Jefe, ¿estás hablando de ese sitio donde sirven panceta de cerdo en rodajas finas?” “¿No te gusta la panceta?” “No, Jefe. A mí también me gusta.” – contestó Jinho sonriendo con alegría. Tras aparcar la camioneta, la pareja entró en el restaurante solo para encontrarlo abarrotado de gente. Ya eran las siete de la tarde, por lo que casi era la hora en la que la mayoría de los restaurantes se llenaban. “Bienvenidos.” – dijo un camarero saludándolos con una sonrisa. – “¿Cuántos son?” “Dos.” “Por favor, por aquí.” El camarero los llevó a un lugar cerca de la esquina. Pero, de repente… “Espere.” – dijo Jinho tras mirar a su alrededor y ver un sitio vacío al lado de la ventana. – “¿Podemos sentarnos allí?” “Ah, lo siento. Esas mesas están reservadas.” Parecía que un grupo grande había reservado toda una sección del restaurante. Jinho miró a las mesas vacías con decepción y luego negó con la cabeza. Y así, los dos hombres terminaron sentados en un rincón del restaurante. “Lo siento, Jefe.” – dijo Jinho bajando la cabeza. “¿Eh? No tienes de qué lamentarte, fui yo quien quería venir aquí.” “Aun así, debería haberte invitado a un lugar mejor.” “No te preocupes por eso, solo disfruta de la comida, gamberro.” – respondió Jinwoo con una sonrisa, mientras le daba un golpe en el hombro. De hecho, a Jinwoo le preocupaba que este establecimiento barato no encajara con los gustos caros de Jinho. ‘No quería mencionarlo, pero…’ Jinwoo miró a su alrededor. El restaurante estaba lleno de gente y, debido a que a menudo pasaba el tiempo solo en casa, disfrutar de una atmósfera tan animada no era malo. “Aquí tienen, panceta para tres y dos botellas de soju.” Su pedido había llegado. Chiiiiiiiiis La carne estaba siendo bien cocinada sobre la sartén. Los dos cazadores comenzaron a comer. Uno por uno, los trozos de carne desaparecieron de la sartén. Afortunadamente, parecía que al joven maestro de una familia rica le gustaba la comida. “Jefe, a menudo como panceta con mis amigos.” “¿Sí? ¿Amigos de la universidad?” “Sí. Comparados con los niños ricos de las escuelas caras y prestigiosas, me llevo mucho mejor con mis compañeros de una universidad normal.” Jinwoo sonrió y asintió mientras Jinho hablaba. Era algo que le pegaba bastante al joven que conocía. “Aquí, Jefe.” – dijo Jinho sirviéndole a Jinwoo un vaso de soju. “Igualmente.” – contestó Jinwoo devolviéndole el gesto. Glup, Glup Se llenaron los vasos los unos a los otros, brindaron y se lo bebieron de golpe. “Iaaaaaa…” Sin embargo, comparado a Jinho, quien puso una expresión deliciosa, la cara de Jinwoo se arrugó molesta tras darse cuenta de algo. “¿Eh? Jefe, ¿no es de tu agrado?” “No, no es eso…” Jinwoo se quedó mirando su vaso vacío. Como estaba muy ocupado, se había olvidado de esto. ¡Ding!

Se ha detectado una sustancia nociva.
Se activarán los efectos del beneficio [Desintoxicación].

3,2,1… Desintoxicación completa.
Cierto… Nunca podré emborracharme de nuevo. ’ No importaba cuánto bebiera, los resultados siempre serían los mismos. Ring, ring, ring Con el beneficio de [Longevidad] vigente, todos los efectos dañinos se eliminaban de Jinwoo. El soju que estaba bebiendo no era más que agua amarga. Jinwoo no pudo evitar maldecir en su mente. ‘Mierda. ’ Para tomar este líquido amargo e inútil era mejor tomar un refresco. “Disculpe.” – dijo Jinwoo llamando a un camarero. – “Podía traernos otras dos raciones de panceta y una botella de refresco.” “Por supuesto.” “Jefe, ¿no vas a beber más?” – preguntó Jinho cuando el camarero se alejó mientras inclinaba la cabeza. “No soy bueno con el alcohol.” Jinwoo había respondido con una cara inexpresiva, pero como siempre, Jinho no captó la indirecta. Su rostro ya se estaba volviendo rojo por la embriaguez. ‘Y pensar que incluso el jefe tiene un lado humano como ese…’ – pensó mientras sonreía de forma tonta. Jinho le lanzó una mirada extrañada a Jinwoo, pero el hombre lo ignoró. ‘No es la primera vez que pone una cara rara como esta. ’ Sin embargo, había algo por lo que Jinwoo tenía curiosidad. “Entonces, ¿qué vas a hacer ahora?” Cuando apareció una pregunta seria, Jinho de repente se incorporó como un aspirante en una entrevista de trabajo. “Después de realizar un examen escrito en la Asociación, obtendré mi licencia de maestro de gremio. Con eso, iré e intentaré hacer un trato con mi padre.” Los ojos del joven estaban llenos de determinación. Había invertido bastante de su propio dinero en este plan; no había manera de abandonar. ‘Y tengo que cumplir mi promesa con el Jefe. ’ Todavía estaba ese edificio que le había prometido a Jinwoo. Solo sería capaz de cumplir con esa promesa si podía convencer a su padre de que le entregara la posición de maestro del gremio. Mientras tanto, Jinwoo estaba bastante despreocupado con todo ese asunto. ‘Estaría bien obtener ese edificio de treinta mil millones, pero…’ Eso era solo una recompensa extra. Su verdadero objetivo había sido subir de nivel con las veinte mazmorras de rango C y había logrado hacerlo multitud de veces, consiguiendo grandes resultados. Kim Cheol había sido un cazador de rango A con un contrato de miles de millones de wons y Jinwoo había sido capaz de eliminarlo de un solo golpe. ‘Eso significa que al menos podré ganar algo más que esta mierda. ’ Para tener grandes ingresos hacía falta tener grandes habilidades, y ahora no había necesidad de que Jinwoo se preocupara por el dinero. Por eso, su cara tenía una expresión despreocupada. Mientras Jinwoo recordaba los últimos días con una sonrisa, Jinho le hizo una pregunta. “¿Qué hay de ti, Jefe? ¿Cuáles son tus planes ahora?” “¿Yo?” Pensando que era algo que no debía haber preguntado, Jinho entró en pánico por unos segundos, pero se relajó cuando vio la suave expresión de Jinwoo. “Estaré sin que me puedas contactar por un tiempo. Hay un lugar al que tengo que ir.” Al escuchar es frase, una mueca apareció en la cara de Jinho. Se parecía a un cachorrito abandonado en mitad de la carretera. De golpe, vació su vaso. Glup Tap Jinho golpeó con fuerza el vaso sobre la mesa y, con la ayuda del licor, abrió la boca. “Jefe, si solo soy una molestia para ti, házmelo saber. No te molestaré más.” ‘Ese mocoso…’ Parecía que Jinho había confundido sus palabras de que no podía contactarlo. “Jinho.” – dijo Jinwoo mientras se rascaba la cabeza. “Sí, Jefe.” “¿Qué soy exactamente para ti?” “Para mi…” Incapaz de responder de inmediato, los ojos del joven miraron hacia el techo. “Jefe, tengo un hermano unos diez años mayor que yo.” Jinwoo había oído hablar de que tenía un hermano, el primogénito de Myunghan, Yoo Jinsung. “Mi hermano no me quiere mucho. Para ser honesto, probablemente he pasado más tiempo contigo en estos días que en toda mi vida con mi hermano. Comparado con ese hermano mayor, el jefe me ha salvado la vida, ayudado con mis planes…” – dijo Jinho mirando a Jinwoo con sus ojos claros. – “Para mí, el Jefe se siente más como mi hermano mayor que mi hermano de sangre.” Bueno, todavía le tenía miedo a Jinwoo de vez en cuando. Aun así, los recuerdos que había hecho con Jinwoo durante estos días eran algo que nunca podría olvidar. El respeto que sentía por su Jefe era mucho mayor que cualquier miedo que pudiera sentir. “Ya que piensas en mí como tu hermano mayor…” – contestó Jinwoo con una sonrisa. – “Voy a pensar en ti como mi hermano pequeño.” “Je… Jefe…” Con su nariz volviéndose roja, Jinho comenzó a llorar y, aunque Jinwoo podría haber tolerado su llanto, el joven, de repente, se lanzó hacia Jinwoo. “¡Jefe! ¡Quiero darte un abrazo!” “¡Eh! ¡Ah! Bastardo ¡Estás borracho!” “¡No! Jefe ¡Mi cabeza nunca había estado tan clara!” “¡Al menos mantén los ojos abiertos cuando me estás hablando!” “¡Uaaaaaaa!” Ya estuviera realmente conmovido o simplemente borracho, Jinho apoyó la cabeza en la mesa y comenzó a llorar en voz alta. Jinwoo le dio una suave palmadita en el hombro y, poco después, Jinho se quedó dormido. “Aiiiis… Realmente es algo…” Jinwoo se recostó en su silla y se mordió la lengua. Yoo Jinho. En muchos sentidos era una molestia, pero a Jinwoo no le disgustaba. “Noticias de última hora…” Al oírlo, Jinwoo giró la cabeza hacia la televisión, estaba puesto el canal de noticias. ‘¿Ya son las nueve de la noche? ’ Jinwoo miró la pantalla de forma distraída cuando apareció una cara familiar. ‘¡Oh! ’ Los ojos de Jinwoo se ensancharon. Dejando la sede de su gremio, Baek Yoonho era asaltado con una serie de preguntas por los periodistas que lo rodeaban. “Hemos recibido un informe que dice que hubo un gran incidente en la misión de entrenamiento de sus nuevos reclutas, ¿es cierto?” “Hemos escuchado que todos los cazadores de alto rango murieron y que solo los cazadores de bajo rango consiguieron regresar con vida, ¿algún comentario?” “Hubo informes de que un ayudante desconocido rescató a todos los supervivientes, ¿tiene algo que añadir?” El cazador de rango S hizo todo lo que pudo para ignorar a los reporteros, pero finalmente cedió a sus demandas. “El incidente ya ha sido investigado por la Asociación. Es cierto que surgió un problema durante el entrenamiento, pero no hubo ningún ayudante externo. Los miembros de los Tigres Blancos trabajaron juntos para limpiar la mazmorra, pero muchos cazadores cayeron durante el proceso. Eso fue lo que paso.” “Entonces, ¿por qué está impidiendo que entrevistemos a los supervivientes?” – preguntó un reportero. “Apenas han escapado de las fauces de la muerte. No voy a permitir que se les entreviste después de todo lo que han pasado. Eso es todo.” La televisión mostraba cómo Baek Yoonho se subía rápidamente a un coche y se alejaba. ‘¿No estarán hablando de mí…?’ – pensó mientras sus ojos estaban muy abiertos.
* * *
Unos días antes, en la costa este de los Estados Unidos. “¡AAAAAAAAAAH!” James cayó al suelo. Sin fuerzas en sus piernas, el hombre se arrastró por el suelo para intentar escapar, pero se dio cuenta de que se encontraba en un callejón sin salida. El americano había perdido toda esperanza. “Oh, ¡Dios!” Había entrado en una mazmorra de rango A con un grupo de cazadores adecuado para limpiar una mazmorra de este tipo, pero habían acabado perdiendo a todo el equipo. Para ser precisos, habían sido exterminados. ‘¡No puedo creerlo! ’ Con la espalda contra la pared, James contuvo el aliento y negó con la cabeza repetidamente. Era un acontecimiento imposible. Cuando entraron en la mazmorra por primera vez, el grupo de asalto descubrió que estaba completamente vacía. No encontraron ni una sola bestia mágica. “¿Una mazmorra sin bestias mágicas?” “¿Es eso posible?” “Entonces… ¿De dónde viene todo el poder mágico que medimos afuera?” Los cazadores estaban confundidos. Sin embargo, más allá de este extraño problema, se encontró algo aún más sorprendente en la sala del jefe. Encontraron una sola bestia mágica, que parecía exactamente un humano. Y ese único enemigo destruyó a todo el grupo de asalto. La palabra ‘fuerza’ ni siquiera era capaz de describirlo. Solo James había conseguido escapar por muy poco de la habitación del jefe. ‘Espera, ¿todo el poder mágico medido afuera proviene de una sola bestia mágica? ’ Habían asignado una calificación de rango A tras medir el poder mágico que se filtraba por la puerta. En una situación normal, ese poder mágico sería la suma de todo el poder mágico que emanaba de las bestias, pero esta vez, solo había un ente liberando poder mágico. ‘Imposible. ’ Pero… “하... 이거 참.” (“Venga… Vamos”) La bestia mágica había aparecido en la distancia. “¡AAAAAAAAAAAAAAAAAH!” – gritó James. “어휴, 귀 아파라.” (“Ah, mis oídos.”) La bestia mágica, no, el hombre asiático con el pelo largo y barba se rascó la cabeza. “Ah, aaaah…” Los gritos de James se convirtieron en un gemido. El hombre misterioso se detuvo ante el americano y se puso las manos en las caderas. “아니, 그러게 왜 다짜고짜 공격하냐고? 나 마수가 아니고 인간이라니까” (“Vamos a ver, ¿por qué me atacas? Te lo he dicho, no soy una bestia mágica. Soy humano”) James no podía entender al hombre. Su rostro se fue volviendo cada vez más pálido. El hombre asiático miró al americano que estaba entrando en pánico, preguntándose qué debía hacer. Suspiró profundamente. “이거 뭐 코쟁이들이랑 말이 통해야...” (“Esto es como hablar con un…”) Aun así, el hombre intentó comunicarse. Se agachó para estar a la altura de James y luego trató de hablar con el tono más amable posible. “Ey, ey.” – su acento en inglés era horroroso. El hombre trató de recordar lo poco que sabía de inglés. “Aim coreanun.” (“Soy coreano.”) Hizo todo lo posible por hablar lo más claro posible. “Ai wante to go homeee.” (“Quiero ir a casa.”)