sábado, 3 de agosto de 2019

TATE Capítulo 29

Capítulo 29
Aquello con alas
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

En el camino de regreso, no nos encontramos con Motoyasu. Aunque, sea solo un miedo infundado, no quiero que me busque debido a su rabia. Raftalia volvía a tener algo de energía cuando regresé de descargar el equipaje en el pueblo. “¿Estás bien?” “Sí.” “Ah… Eso ha sido rápido.” – dijo el leñador sorprendido porque había regresado tan pronto. “Esta chica tiene unas piernas estupendas.” –le respondí al leñador mientras acariciaba a Firo. “¡Gua!” Firo también respondió enérgicamente. Así es, eres muy rápida. “¿Has registrado el bosque?” “Sí.” “Debemos ir despacio cuando volvamos.” “¡Gua!” *Piki* ¿Qué es eso? Este sonido… El crecimiento debería haber terminado. Escuchaba algo proviniendo de Firo. Espero que no sea una enfermedad extraña. La cosecha de hoy ha sido bastante buena. Raftalia se mueve con naturalidad, mientras que la potencia ofensiva y la velocidad de Firo llaman la atención. Para ser honesto, la fuerza de sus golpes puede que ya haya superado a Raftalia.

Yo: Nivel 26
Raftalia: Nivel 29
Firo: Nivel 19

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Usapiru Blanco se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Puercoespín Oscuro se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Hueso de Usapiru se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Hueso de Puercoespín se ha desbloqueado.

Escudo Usapiru Blanco
Bono de Equipo:
Defensa +2 (No Dominado)

Escudo Puercoespín Oscuro
Bono de Equipo:
Agilidad +2 (No Dominado)

Escudo Hueso de Usapiru
Bono de Equipo:
Aumento de Resistencia (Pequeño) (No Dominado)

Escudo Hueso de Puercoespín
Bono de Equipo:
Aumento de Maná (Pequeño) (No Dominado)
Mis estadísticas están mejorando maravillosamente. Debería equipar un escudo que sea eficiente y tenga un alto rendimiento, pero todavía no he encontrado un lugar donde poder recolectar tanto oro como experiencia eficientemente. ¿Cuántas habilidades he desbloqueado ya? Hay demasiadas para seguirles la pista. Por ejemplo, después de conseguir dominar algo de clase inferior como el Escudo de Globo Naranja, nunca he usado la habilidad. El escudo más eficiente que tengo es el Escudo Afilador y eso es una necesidad. Aunque puedo usar todos mis escudos. Hoy he descubierto cuatro escudos que probablemente nunca usaré. Caminábamos lentamente de regreso al Pueblo Riyuto, y llegamos al caer la noche. Parece que entrenar a Raftalia es necesario. Avanzamos despacio unas cuantas veces antes de que se sintiera enferma y tuviéramos que parar. Como resultado, llegamos después de que había anochecido. “Lo siento mucho.” “Está bien, poco a poco te acostumbrarás.” Yo igual soy bastante raro, no puedo emborracharme. No estoy diciendo que ella no tenga ánimos, es solo su naturaleza. El mareo por movimiento es difícil de superar. Por lo tanto, quiero que Raftalia se acostumbre rápidamente a los carruajes. Bueno, creo que la velocidad explosiva de Firo también es parte del problema. “¡Gua!” En este punto, el cambio ya había comenzado. Durante un tiempo, no nos dimos cuenta. No, lo noté, pero elegí ignorarlo.
* * *
A la mañana siguiente, Raftalia notó los cambios y su mente quedó en blanco. “¡Guaa!” Cuando llegué al establo, el cambio ya había terminado. Firo… En todos los aspectos, se ha desviado en gran medida de la media firorial y se ha convertido en algo gigantesco. La altura media de un firorial es de dos metros treinta centímetro, aproximadamente del tamaño de un avestruz. Sin embargo, los firoriales tienen la cabeza y el cuello más grandes. La altura actual de Firo es de dos metros y ochenta centímetros… Su cabeza alcanza el techo cuando se pone de pie. “¿Realmente conseguimos el huevo de un firorial? Estoy empezando a pensar que compramos otra cosa completamente diferente.” “Sí… Yo también lo creo.” “¡Gua!” Firo tragó algo con gusto. Parece que ya no queda carne de Quimera en los establos. El equivalente a dos vacas de carne acaban de desaparecer. ¿Esa era la última pieza? “Pensaba que su apetito se había estabilizado, pero…” “¡Se lo ha comido todo!” “¡Gua…!” “Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja.” “¡Esto no es cosa de risa!” Bueno, entonces, ¿qué debo hacer con su gran apariencia? Sin embargo… *Piki* El sonido del crecimiento se escuchó de nuevo. “¡Algo está sucediendo para causar ese sonido!” “Ummm ¿Quizás la causa de este crecimiento se deba al escudo del amo Naufumi?” “Eso es posible. Tal vez sea culpa de la habilidad del Escudo Entrenador de Monstruos III y su Corrección de Crecimiento (Intermedio).” “Uh… Amo Naufumi, ¿qué hay de los efectos del Escudo Esclavista?” “Iyaaaaaaaaaa.” Raftalia lloró y huyó del establo, así que tuve que perseguirla. “Ra… ¡¿Raftalia!?” “Hasta hace poco pensaba que mi cuerpo era ligero. ¡Pero eso es por culpa del amo Naofumi!” “¡Cálmate!” “¿¡Voy a ser tan grande como Firo!? ¡Estoy asustada!” “No oigo ningún sonido de crecimiento que provenga de ti.” “Bueno… Si tú lo dices. ¡Uf, eso es bueno!” Eso no cambia el hecho de que se trata de una situación impredecible. Miro a Firo e imagino a Raftalia creciendo para ser así. “¿Estás pensando en algo grosero?” “¿De qué estás hablando…?” Raftalia me mira con dudas. “Un momento, ¿deberíamos volver a la tienda de esclavos y confirmar la situación?” “Sí, creo que deberíamos.” No se puede evitar. No quiero volver a la ciudad del castillo porque ese lugar es desagradable… Pero puede que no tengamos elección. “¡Gua!” Salimos del Pueblo Riyuto con Raftalia luchando contra el mareo mientras Firo llamaba la atención. En el camino, Firo tuvo hambre, así que nos tomamos un descanso y luchamos contra algunos monstruos para alimentarla. Llegamos a la ciudad del castillo por la tarde. “Hey…” La apariencia de Firo cambió de nuevo mientras no estaba mirando. Sus pies y cuello se han acortado gradualmente, ahora parece que tiene el torso de un búho. Incluso ha cambiado la forma en que tira del carruaje. La parte delantera del carruaje era tirada por una cuerda alrededor de su cuerpo, similar a una correa. Ahora, ella usa sus alas como manos y hábilmente arrastra el carruaje. “¡Kue!” Su chirrido y color han vuelto a cambiar, ahora es blanca pura. “¿Eh?” Bajé del carruaje lentamente y volví a medir la altura de Firo. ¿Ha encogido? Su altura es de dos metros y treinta centímetros. Pero su anchura ha aumentado y ahora parece estar algo obesa. Me recuerda a la mascota de un parque de atracciones que ha ganado peso de forma poco natural. “¿Kue?” “No, esto está bien.” ¿La propia Firo nota el cambio? Ya no entiendo a esta criatura. “Bueno… No importa cómo lo piense, es sorprendente. Sí.” El traficante de esclavos se limpia continuamente el sudor frío mientras observa a Firo. “¿Kue?” Firo se ha vuelto muy ancha y ahora se parece a un monstruo parecido a un búho. ¿Dónde está la figura de un avestruz amistoso? “Bueno, quiero una respuesta honesta. ¿Cuál era el monstruo que estaba dentro del huevo que me vendiste?” En cualquier caso… Cuando señalé con el dedo amenazadoramente, Firo se preparó para atacar. “¡Kueeeeeeee!” El traficante de esclavos comprobó apresuradamente un montón de documentos. “Esto es extraño. Aquí dice que el huevo que el señor Héroe compró era un huevo de firorial.” “¿Esto?” “¡Kueee!” Le tiré algo de comida a Firo, que hábilmente se lo tragó todo de un solo bocado. “Bueno…” Eso me recuerda que hace tiempo que no oigo ese sonido de crecimiento de Firo. ¿Es esta su última forma adulta? “Sin embargo, señor Héroe. Solo han pasado unos días desde que compraste ese huevo, me quito el sombrero.” “No me intentes engañar con cumplidos. ¿Qué clase de huevo era ese?” “Umm… ¿Esta es la apariencia que tenía el monstruo al principio?” “No.” Le expliqué el crecimiento de Firo al traficante de esclavos. “¿Fue un firorial normal la mitad del tiempo?” “Ah, dejé de intentar entender a este monstruo hace mucho.” “¿Kue?” Siento una pequeña irritación en Firo, que me mira con una linda pose y la cabeza inclinada. ¿De quién crees que es la culpa de que estemos aquí? “Kueee.” *SuriSuri* Se acurruca con todo su cuerpo sobre mí. Entonces me abraza con su enorme ala. Hace calor, Firo. “Mu…” Raftalia levanta las cejas y toma mi mano. “¿Kue?” Firo y Raftalia se miran fijamente. “¿Cuál es vuestro problema?” “Uh, nada.” “Kue, kue.” No diré nada. Me pregunto qué está pasando. “¿Y? ¿Qué te parece?” “Bueno, eso es…” El traficante de esclavos se nota bastante incómodo. ¿No conoces toda clase de monstruos? ¿No se supone que debes criar y vender monstruos? “De todos modos, por el momento, déjame llamar a un experto para que la inspeccione, ¿está bien? ¿Sí?” “¿¿¿¿????” “¿¡Kue!?” “Entiende que puede pasar un tiempo antes de que llegue el experto. Sí.” “Bueno, así está bien. Si algo sale mal, exijo dinero de consuelo.” “¿Kueee!?” Parece que Firo objeta mi respuesta agitando las alas. Sin embargo, un subordinado del traficante de esclavos le puso un collar a Firo y la metió en una jaula. Debido en parte al hecho de que estamos aquí, Firo entra obedientemente. “Bueno, entonces, vendré a recogerla mañana. Ten una respuesta para entonces.” Raftalia y yo salimos de la tienda. “¡Kueeeeeeeeee!” Me sorprendió la fuerte voz proveniente de la tienda.
* * *
Esa noche, el posadero del hotel me llamó de repente. “Umm, señor Héroe.” “¿Eh? ¿Qué necesitas?” “Un visitante ha venido a verte.” ¿Quién es? Mientras pensaba eso, el posadero señala el mostrador. Un hombre al que no reconozco está sentado ahí. “¿Tiene algún asunto conmigo?” “Um… Estoy haciendo un recado del vendedor de monstruos.” Vendedor de monstruos… Ahh, ese traficante de esclavos. Ciertamente no puedes presentarte en público como tal. “Entonces, ¿pasa algo malo?” “Ummm, queremos devolver el monstruo que está siendo retenido allí.” “¿Qué?” Solo han pasado unas pocas horas desde entonces… ¿Qué podría haber pasado? Cuando Raftalia y yo volvemos a la tienda, el grito de Firo todavía se escucha. “Iya, Iya, me disculpo por la molestia a esta hora de la noche.” El traficante de esclavos tiene la cara cansada mientras nos saluda. “Entonces, ¿qué ha salido mal? Teníamos acordado encontrarnos mañana.” “Sí, esa era mi intención también, pero el monstruo del señor Héroe es un poco problemático.” “¡¡Kueeeeeeeeeee!!” Firo se comporta violentamente dentro de la jaula hasta que nos ve. “Ha destruido tres jaulas de hierro, herido a cinco de mis subordinados y otros tres monstruos han sufrido heridas graves. Sí.” “No te compensaré por eso.” “Me quito el sombrero ante el señor Héroe por pensar en el dinero en este momento. Sí.” ¿Es masoquista este traficante de esclavos? “Entonces, ¿qué es? ¿Has encontrado algo?” “Bueno… Parece que hay un informe de un testigo que dice que éste es similar a un Rey de los Firoriales.” “¿Un Rey?” “En realidad es el que comanda un grupo de firoriales, es una historia que es famosa entre los aventureros.” Este traficante de esclavos parece tener una red de información bastante extensa. Bueno, hay un gran grupo de firoriales salvajes y hay historias de que tienen un rey que los dirige. El amo de los firoriales que raramente aparece… Y parece que Firo es uno de ellos. “Hmm.” ¿Es fiable esta información? Quizás quitando la cresta de esclavitud, matando a Firo, y dejando que el escudo absorba su cuerpo lo sepa. Aunque puedo absorber sangre y plumas, sigue siendo mi monstruo. Solo aparecerá el Escudo Entrenador Monstruos. O también puede ser que el nivel que tengo es insuficiente. Me quedo mirando a Firo. “¿Kue…?” Aunque la raza no aparece en el escudo, ella no es hostil. “¿Y ahora qué?” “Ella parece ser un Rey Firorial, o Reina.” “¿Y eso porque Firo es hembra?” “Sí, es incómodo para mí hacer negocios con el señor Héroe bajo estas condiciones…” Estaba observando la destrucción causada por Firo alrededor de la tienda. ¡Todo está roto! No tengo planes de venderla. “Señor…” “¿Ein? ¿Qué ha sido esa voz desconocida que acabo de oír?” “Uh, ummm…” Raftalia se tapa la boca y señala la jaula donde se encontraba Firo. El traficante de esclavos también se ha quedado sin palabras. Miro hacia atrás al traficante de esclavos y todos nos quedamos desconcertados.
“Aaamoooo~~” Una niña rubia desnuda con alas extendía su mano hacia mí.



viernes, 2 de agosto de 2019

G4L Capítulo 34

Arco 5 Capítulo 34
Preparando el viaje
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“Valetta…” Kazura quería decir algo con cara preocupada ante la solicitud de Valetta de acompañarlo a Isteria, pero al final cortó sus palabras. Por un lado, Valetta, que sabía que no era realmente un Dios sino un humano normal, estaba preocupada por él y, por otro lado, Kazura quería evitar causarles problemas a los aldeanos. Si Valetta lo acompañaba, sin duda los líderes de Isteria la recordarían, incluido Narson, por lo que, si era posible, prefería ir solo. “Su divinidad, si el señor Varin o la señorita Valetta nos acompañan a Isteria, sería mucho más fácil describir cómo se desarrollaron los eventos en el pueblo con precisión. Además, si acompañan a su divinidad, creo que los aldeanos también se sentirán más aliviados…” – dijo Isaac arrodillándose para hacer su propuesta, mientras Kazura estaba pensando qué responderle a Valetta. La verdad era que Isaac tenía razón. Si Varin o Valetta iban con Kazura, podría influir de forma positiva en las emociones de los aldeanos. Además, si iba solo a Isteria, sería similar a la escena contada en la leyenda de Greisior y causaría preocupación a los aldeanos. “Entiendo… Valetta y Varin también pueden acompañarme en este viaje.” Cuando Kazura dijo esas palabras, tanto Valetta como Varin pusieron una expresión de alivio. Al mismo tiempo Isaac y Havel también mostraron sentirse cómodos con esa decisión. “Bueno, volvamos a la residencia a recoger mis pertenencias. Además, antes de partir quiero informar a los aldeanos. Varin, reúne a todos frente a la casa. También necesitas preparar las cosas necesarias para el viaje.” “Subcomandante.” – dijo Isaac levantándose y llamando a Havel, que se encontraba arrodillado a su lado, mientras Kazura daba sus instrucciones. “Sí.” “Ve con Varin y ordena a los soldados que se retiren a las afueras de la aldea.” – ordenó Isaac. “¿Qué debo decirles si los soldados hacen preguntas sobre las personas que residen en la aldea?” – preguntó Havel. “Diles que es un noble de otro país que está buscando asilo político y que ha llegado al pueblo de visita. No tienes que decir el nombre del país. Diles que lo trataremos con la debida cortesía y que lo escoltaremos de vuelta a Isteria.” “A sus órdenes.” ‘¡Muy bien!’ – pensó Kazura en su interior al escuchar la conversación entre Isaac y Havel. Se notaba que Isaac tenía la intención de evitar que se propagara algún rumor sobre la existencia de Greisior entre los soldados. Dado que por el momento las autoridades de Isteria no sabían nada del asunto, era una decisión que parecía razonable. Incluso él estaría preocupado si el rumor de que Greisior había vuelto a aparecer se extendiera, por lo que su decisión era beneficiosa. Kazura se dio cuenta de que Havel se había puesto de pie y que había comenzado a caminar hacia el pueblo.
* * *
“Recogeré mis pertenencias. Isaac, por favor, espera aquí un momento. Volveré pronto…” – dijo Kazura cuando llegó frente a la residencia. “Entendido. Por favor, dime si hay algo que pueda hacer para ayudar.” – contestó Isaac. Al ver que Isaac inclinaba la cabeza con respeto al recibir las instrucciones de Kazura, los dos soldados que vigilaban frente a la residencia mostraron una expresión de sorpresa, pero a continuación imitaron a su capitán y también inclinaron sus cabezas. Mientras dejaban a las tres personas en esa situación, Kazura y Valetta entraron juntos a la residencia y se dirigieron a la habitación donde habían dejado su equipaje y la mochila. “Vamos a necesitar bebidas energéticas y comida enlatada, en cuanto a las demás cosas… Me pregunto si es mejor llevarlo todo…” “Ah, Kazura…” – dijo Valetta sentándose a su lado. Cuando regresó a la familiar habitación de ocho tatamis, Kazura se sentó frente a la bolsa de viaje y el baúl y comenzó a revisar el equipaje que llevaría a Isteria. Como Valetta no había escuchado la conversación que había tenido el grupo con Kazura después de ser teletransportada a la entrada de la arboleda, sentía curiosidad por saber qué había pasado. “Kazura, has dicho que irías a Isteria para hablar con el señor Narson, pero… ¿Qué tipo de conversación piensas tener?” – preguntó Valetta. “Bueno, por lo que pude hablar con Isaac en la arboleda, le ofreceré algo de apoyo como Greisior, y a cambio deben garantizar la seguridad de la aldea y mi libertad.” “Apoyo… ¿Quieres decir que tienes la intención de dar ayuda alimentaria o conocimiento sobre herramientas?” “Sí. Como no puedo transportar cantidades tan grandes de alimentos, el apoyo consistirá principalmente en indicaciones sobre cómo construir herramientas como la noria.” – dijo Kazura con un tono de voz indiferente. “Pero… En ese caso, ¿podrás regresar de Isteria? No creo que se queden satisfechos únicamente con la noria y no dejarán de rogar para que les enseñes otras tecnologías. Si estoy en el lugar del señor feudal, daría varias excusas para mantenerte a mi lado. Y en ese momento, la tecnología no se limitaría a cosas útiles para la agricultura…” – añadió Valetta abatida. Parecía inquieta. “Ah, no pasará nada. No importa lo que digan, volveré a la aldea después de unos días aprovechando mi autoridad. En cualquier caso, como soy Greisior, el señor feudal tampoco puede oponerse de forma directa a mis intenciones. A lo sumo, buscará razones para vigilarme y apostará algunos guardias en los alrededores de la aldea para protegerme.” En el peor de los casos, solo tenía que ordenarles a Isaac y Havel que se hicieran cargo de la protección. “Entonces… ¿Qué harás si Narson no reconoce a Kazura como Greisior? El grupo de Isaac solo lo creyó después de ver cómo desaparecía en la arboleda, pero creo que será algo más complicado con Narson…” – continuó objetando Valetta, todavía estaba un poco inquieta. “Si le muestro el encendedor o la bebida energética y el grupo de Isaac apoya mis palabras, entonces creo que será fácil. Sin embargo, si ambos son oficiales de bajo rango y no tienen autoridad, puede llevar un tiempo convencer al señor feudal… Aun así, por las historias que he escuchado de vosotros, creo que Narson es un hombre bastante flexible, así que creo que todo irá bien.” – contestó Kazura tras meditar por un instante las palabras de Valetta. – “Y al final, si tengo que forzar las cosas, supongo que, si le muestro la cámara digital, terminará por reconocerme. Si al final todavía no me cree, solo me quedará proponerle algún beneficio que no pueda rechazar. Pero ya lo pensaré en ese momento. Kazura había respondido con confianza, por lo que Valetta soltó un suspiro de alivio. “Ah, ¿la cámara digital es la herramienta para tomar fotografías? ¿La has traído?” – preguntó Valetta con curiosidad. Después de escuchar la respuesta llena de confianza de Kazura, pudo suspirar de alivio. Estaba menos preocupada. “Sí, la he traído.” – contestó Kazura, mientras sacaba una cámara digital de color plateado de su mochila. Era uno de sus objetos favoritos, y la había estado usando desde antes de ganar la lotería. Aunque era un modelo un poco viejo, cuando la compró era de gama alta, por lo que su rendimiento seguía siendo excelente. Antes de mudarse había organizado todas las fotos que había en la memoria, así que solo contenía algunas de las fotografías que había tomado en secreto en la aldea. “Kazura, creo que será mejor si nadie ve la cámara. Especialmente los nobles. Si saben sobre el uso de la cámara, intentarán obtenerla por cualquier medio posible.” – dijo Valetta con una expresión seria tras mirar la cámara digital. “¿Nobles…? Ah, ciertamente lo harán y seguramente no lo emplearán para nada bueno. Intentaré tener cuidado y no mostrársela a la gente en la medida de lo posible.” Kazura estaba pensando en que se podía emplear para planificar el asesinato de alguna persona importante. En este mundo, el único método seguro para saber cómo se veía alguien era verlo directamente o tratar de adivinar sus rasgos con un retrato. La existencia de una fotografía sería realmente útil. Si alguien que estaba tramando algo como un asesinato supiera de la existencia de una cámara digital que podía tomar imágenes claras, cortaría la garganta de quien fuera para obtenerla. Si pudieran tomar una fotografía de la cara del objetivo del asesinato de antemano, entonces acortaría el tiempo necesario para que el asesino identificase a su objetivo. Así que Kazura necesitaba tener cuidado para lidiar con esas situaciones. “Además, creo que será mejor llevar todas herramientas que no vayas a llevar a Japón. Isaac y Havel ya las han visto, así que es posible que si las dejamos aquí manden a alguien a por ellas. Aunque, la verdad, no creo que hagan algo como eso si de verdad creen que eres Greisior…” “Es verdad. Hay una buena cantidad de cosas… Por cierto, todavía no sé qué contiene el baúl. ¿Lo abrimos?” – dijo Kazura, para a continuación abrir las dos cerraduras de la carcasa. – “¿Qué diablos es esto…?” Cuando abrió el baúl, echó un vistazo en su interior y se puso rígido. Al mismo tiempo, Valetta cogió algo de su interior y comenzó a inspeccionarlo. “Umm. Ropa, libros, una espada y botas. También hay un guante de cuero y… Ah, esto parece un casco con una placa de metal en su interior.” – dijo Valetta. Cuando Kazura recibió el baúl de su padre, le había dicho que eran objetos para su seguridad personal, dado que iba a estar en el campo. Sin embargo, ahora que estaba viendo su contenido, pudo ver algo parecido a una pistola eléctrica y una máscara de gas. No importaba cómo lo mirase, estas cosas no tenían relación con la ‘vida en el campo’. Kazura puso una sonrisa irónica cuando sacó algo que se parecía a un chaleco antibalas del baúl. ‘Este maldito padre, ¿realmente no conoce la habitación que lleva a este mundo…?’ Hacía dos días, cuando Kazura le había preguntado indirectamente a Shinji sobre la habitación de la mansión, respondió que ‘No sabía nada de una habitación como esa’, pero tras ver el contenido del baúl, su respuesta era bastante sospechosa. Después de esto, si tenía tiempo para volver a hablar con su padre, iba a interrogarlo a fondo. “Hmm, Kazura, ¿no dijiste que no le habías contado a tu padre sobre venir a este mundo?” – preguntó Valetta con una mirada de sorpresa al escuchar los gruñidos de Kazura. “Sí. No solo no le dije nada, sino que no le conté a nadie sobre la existencia de la puerta que lleva a otro mundo. Cuando regresé a Japón hace dos días, traté de sondear a mi padre de forma indirecta, pero respondió como si no supiera nada… Aun así, tras ver esto, apuesto que se estaba haciendo el tonto. Si realmente cree que estoy viviendo en el campo entonces no hay necesidad de todas estas cosas peligrosas.” – respondió Kazura, asintiendo con la cabeza. “Es verdad, Japón es un lugar seguro…” – dijo Valetta mientras sacaba la espada que estaba guardada en diagonal dentro del baúl. Tras desabrochar su funda, agarró el mango y sacó la espada de la vaina. Era una cuchilla de doble filo que estaba en buen estado. Pero si se veía la cuchilla con cuidado se podía ver que se había usado con frecuencia. El tamaño total de la espada era era de unos 80 centímetros y la hoja de unos 60 centímetros. No tenía ninguna decoración llamativa, pero daba la fuerte impresión de ser una magnífica espada larga. Por su apariencia, se parecía a la espada de un caballero de Europa Occidental. “Está bien mantenida… ¿Es de hierro?” “Déjame ver.” – dijo Kazura al escuchar las palabras de Valetta. Agarró la espada y comenzó a examinarla. La verdad era que la hoja parecía estar hecha de hierro. Podía ser acero. A diferencia de las dagas, la longitud de la hoja era larga y se ponía notar su peso en la mano. El largo peso de la cuchilla era diferente al de una cuchilla corta. La profunda pesadez se transmitió a su mano. “Parece estar hecha de acero. Y hay rastros de haberse usado con anterioridad… Pero es imposible que mi padre haya usado algo como esto.” – murmuró Kazura. Sabía que, si la policía japonesa lo encontraba en posesión de algo como esto, sería arrestado por violar la Ley de control de espadas y armas de fuego. “Entonces debe ser una espada hereditaria. Necesitas cuidarla… Iré a preparar las cosas que necesito para el viaje.” – dijo Valetta para luego salir de la habitación mientras dejaba a Kazura contemplando absorto la espada.
* * *
Habían pasado treinta minutos desde que ingresaran en la residencia y todos los aldeanos se habían reunido frente a la puerta de la casa. Al verlos, Kazura y Valetta salieron con su equipaje. Kazura llevaba la mochila colgada sobre su hombro izquierdo mientras sostenía una maleta con la mano derecha. A su lado, Valetta llevaba un gran saco a la espalda y, a diferencia del viaje anterior, no portaba una lanza u otro tipo de arma. Su atuendo era similar y llevaba una capa sobre su ropa habitual. No había rastro de los soldados que acababan de obtener el control total de la aldea, los únicos soldados eran los dos a los que Isaac había ordenado vigilar la entrada de la residencia. Isaac también estaba presente. Los aldeanos mostraban una expresión incómoda y se habían abalanzado sobre Varin, que se encontraba rodeado mientras intentaba contestar a sus preguntas. Estaban causando una gran conmoción, pero se callaron de inmediato cuando vieron a Kazura. La mirada de todos los aldeanos se centró en él. “Todos, voy a hacer un viaje a Isteria para prestar mi sabiduría al señor que gobierna esta tierra.” – dijo Kazura tras caminar hasta los aldeanos. Pero al escuchar sus palabras, los aldeanos reunidos comenzaron a alborotarse una vez más. El aire se notaba tenso, por lo que Kazura tuvo que levantar la voz. “Silencio.” Una vez más, los aldeanos se calmaron. “No deseo que haya malinterpretaciones. Mi viaje a Isteria no es algo forzado en contra de mi voluntad. Sin duda, volveré a este pueblo tras unos pocos días, así que estad tranquilos. Además, Varin y Valetta me acompañaran. No iré solo.” Tras escuchar que iba a ir acompañado, la expresión de los aldeanos volvió a suavizarse, pero aún mostraban signos de inquietud. No era algo injustificado. Al igual que en la leyenda de Greisior que se transmitía en el pueblo, aunque las manos de Kazura no se encontraba atadas y no estaba siendo arrastrado en contra de su voluntad, los aldeanos aún consideraban que esta situación se parecía a aquella en que el ejército se llevaba al salvador del pueblo. “Ka… Señor Kazura, yo…” Cuando hubo calmado a los inquietos aldeanos, Kazura quiso una vez más dirigirse a ellos, pero en ese momento, entre los aldeanos, salió un niño y caminó hacia él. “¿Kolz?” Al escuchar cómo su nombre salía de la boca de Kazura, Kolz lo miró con ojos llorosos y abrió la boca tratando de decir algo, pero inmediatamente la volvió a cerrar y bajó los ojos hacia el suelo. Al verlo, Kazura se agachó a su lado para estar a la altura de sus ojos y le dio unas palmaditas suaves en la cabeza. “Estará bien. Sin duda volveré en unos días, así que podremos volver a jugar.” – dijo con un tono de voz tranquilo. “U…Um, yo…” “Kolz, no digas nada que moleste a Greisior.” Cuando Kolz abrió una vez más la boca para hablar, su discurso fue interrumpido por el rápido comentario de Isaac. Al instante, sus palabras causaron asombro a los aldeanos, haciendo que todas las miradas se centrasen en Isaac. No era sorprendente, dado que los aldeanos creían que Kazura no deseaba revelar su verdadera identidad como Greisior. “Isaac.” – dijo Kazura lanzando una mirada a Isaac pidiéndole que no interrumpiera la conversación de forma innecesaria. Al verlo, Isaac enderezó su postura e inclinó la cabeza. Entendiendo la actitud de Isaac, Kazura dejó escapar un suspiro antes de volver a dirigir su atención hacia los aldeanos. “Sin duda volveré. Así que nadie haga algo precipitado mientras no esté aquí.” – dijo Kazura advirtiendo a los aldeanos.



TBATE Capítulo 32

Capítulo 32
Las Tumbas de la Desesperación II
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Al otro lado de la puerta había un campo de césped que me recordaba a una obra de arte pintada con maestría. Tenía un par de cientos de metros de ancho y ni siquiera podía ver el otro extremo de la cueva. “Déjame adivinar, ¿este campo tampoco estaba aquí la última vez?” – murmuró Reginald; sus ojos no podían dejar de observar la escena que tenía frente a sí. “N... No…” – Brald respiró hondo, asombrado también. Reginald murmuró algo en voz baja y dio un paso a través de la puerta, algo que hicimos todos a continuación. Esto no se parecía en absoluto a una cueva, donde incluso el brillo interior era suficiente para hacer que entrecerráramos los ojos. Las filas de estalactitas en lo alto del techo de la cueva eran lo único que reafirmaba nuestra convicción de que se trataba de una caverna subterránea. “¡Guau! ¡Es tan bonito!” – Samantha no pudo evitar maravillarse ante la serena pradera. Había árboles altos y plantas desparramadas por el campo. Ni siquiera yo podía evitar querer simplemente acostarme y relajarme aquí, pero desde que habíamos entrado por la puerta, los pelos de mi cuerpo habían estado de punta, como si mi cuerpo quisiera que me mantuviera cauteloso. Todos mantenían la guardia baja, pero noté que Jasmine, incluso Elijah, seguían mirando a su alrededor, buscando cualquier cosa sospechosa. “Algo está mal. Mantened la guardia en alto, muchachos.” – me mantenía alerta con mi espada corta afuera y mi mano izquierda en la empuñadura de la Balada del Alba, que todavía estaba envainada en mi cintura. “¿Estás seguro? Ni siquiera oigo algo, y mucho menos veo algo, aparte de hierba y árboles.” – Kriol estaba un poco dubitativo, pero levantó su escudo y lo imbuyó con maná de afinidad de agua. Estudié mi entorno para ver qué me hacía sentir tan tenso. La luz parecía provenir de las estalactitas, que brillaban mucho más que en las cuevas anteriores. Había una ligera neblina por todo el campo que parecía insignificante, pero eso era todo. No había literalmente nada más aparte de las plantas y esta niebla. ¿Qué me estoy perdiendo? Noté que la niebla que nos rodeaba se hacía cada vez más espesa, por lo que solo podía distinguir las figuras de todos los que me rodeaban. *Thump* “¿Clara? ¿Eres tú? ¿C-Cómo es que estás viva?” Giré mi cabeza hacia la dirección de la voz. Vi cómo Kriol dejaba caer su gigantesco escudo. Dirigía sus brazos hacia afuera, mirando algo en la distancia. “¡Sabía que no podías estar muerta Clara! ¡Quédate ahí! ¡Voy por ti!” – Kriol salió corriendo, dejando su escudo detrás de él. “¡Para! ¡Es peligroso!” – grité a su espalda, pero era demasiado tarde y solo pude ver cómo su figura se desvanecía. Jasmine me agarró del brazo y se me acercó. “Creo que la niebla es una ilusión.” “Yo también lo sospecho.” – asentí con la cabeza. – “¡Todos! ¡Manteneos juntos! Esta niebla está jugando con nuestros sentidos. ¡Samantha, barrera!” Acurrucados juntos, nos miramos para discutir un plan dentro de la bola de agua que nos protegía de la niebla. “¿Quién es Clara?” – preguntó Samantha. Reginald negó con la cabeza. “E... Era la prometida de Kriol. Pero es imposible que esté viva. La vi morir en un calabozo con mis propios ojos. ¡La enterramos juntos!” Me di cuenta de que Reginald y Brald estaban conmocionados. Los tres habían formado grupo un par de veces, así que el nombre de Clara no era nuevo para ellos y oír a Kriol perseguir a su prometida muerta no era una buena noticia. “¿Qué diablos está pasando…?” – murmuró simplemente Lucas. Podía decir por lo fuerte que agarraba su bastón que estaba aguantando el impulso de volar todo este lugar por los aires. “Jasmine. ¿Puedes crear un viento lo suficientemente grande como para despejar la niebla de nuestro alrededor?” – miré a mi compañera, esperando que me diera buenas noticias. No teníamos ningún conjurador de atributo viento aquí. Ella miró hacia abajo y respondió. “No lo suficientemente grande para despejar todo, pero puedo crear un camino.” Le dimos un poco de espacio dentro de la bola de agua y empezó a emitir un aura verde. El viento se levantó mientras se arremolinaba y reunía para formar un pequeño torbellino alrededor de sus brazos. Su pelo liso y negro golpeaba caóticamente a su alrededor, mientras los mini tornados que se acumulaban en sus brazos se hacían más grandes y rompían la barrera de agua. Aunque la mayor desventaja de los potenciadores en comparación a los conjuradores es el uso de hechizos de largo alcance, después de un cierto nivel, los potenciadores pueden almacenar y ejercer suficiente maná para usar técnicas de alcance. Sin embargo, el poder y la eficiencia es muy inferior al de un conjurador del mismo nivel. La niebla de nuestro alrededor se estaba haciendo más espesa, limitando nuestro campo de visión a un metro de nosotros. El antes pacífico campo de césped ahora tenía una sensación siniestra, casi como si esta niebla quisiera tragarnos enteros. “¡Vendaval de Tormenta!” Los torbellinos condensados que giraban alrededor de los brazos de Jasmine chocaron al tiempo que juntaba sus manos delante del cuerpo. El impacto de los dos tornados se expandió y estalló hacia adelante, destruyendo la niebla y formando un camino claro frente a nosotros. Las miradas de todos, una vez excitadas, se oscurecieron ante la vista que teníamos delante de nosotros. El tornado había revelado un camino, pero también había dejado al descubierto algo más: una especie de vides en forma de tentáculos y ramas que se dirigían hacia nosotros. “¡Ya basta de esto!” – Lucas apuntó con su bastón hacia la oleada de vides que se dirigían y murmuró un hechizo. “¡Brasas de Media Luna!” Moviendo su bastón, el fuego que brillaba en la punta disparó una gran cuchilla de fuego. *¡BOOOM!* Las vides y ramas que se deslizaban se alejaron de la llama, pero a excepción de una marca oscura donde el hechizo había golpeado, no se inmutaron. “¡Mierda! ¿Qué clase de árboles no le temen al fuego?” – Brald rechinaba los dientes mientras encendía su gran espada en un tornado de fuego y se lanzaba a la oleada de vides que se arrastraban hacia nosotros. “¡Samantha! ¡Elijah! ¡Lucas! ¡Apoyadnos!” – ordené imbuyendo maná en mi cuerpo y espada. Jasmine se apresuró a mi lado, con sus dagas desenvainadas. El hechizo que acababa de usar obviamente había drenado mucho de su maná, pero no había conseguido gran cosa, ya que la niebla ya había rellenado el camino que había creado con su hechizo de tornado. Reginald se quedó para proteger a nuestros conjuradores mientras lanzaban hechizos. “¡RAAAAAAHHH!” – Brald estaba cortando la interminable ola de vides que parecían salir de la nada. Las enredaderas parecían regenerarse más rápido de lo que Brald las cortaba, a medida que lo veía enterrarse cada vez más dentro de ellas. Menudo idiota. ¿Realmente es un aventurero de clase AA? Había perdido la calma y su capacidad para prestar atención a lo que sucedía a su alrededor era inexistente. Por mi parte, potencié también mi espada con fuego, acelerando para apoyar a nuestro incompetente compañero. “Látigo de Llamas.” El fuego alrededor de mi espada se hizo cada vez más grande a medida que se formaba un látigo de fuego desde la base de la hoja. Azotando mi arma contra las vides que se disparaban contra mí, un montón de ramas desmembradas se formaron a mi alrededor. Mantuve un ojo en Jasmine para asegurarme de que estaba bien, pero parecía arreglárselas bien sola, ya que su cuerpo era un ciclón de espadas, picando cualquier vid que fuera en su dirección. Brald lo estaba pasando mal y vi varias heridas en su cara y cuerpo. “¡Ábrete y quema! ¡Fuego Líquido!” Lucas terminó su hechizo y disparó un ardiente rocío de líquido rojo de su bastón mientras Reginald bloqueaba las vides que se lanzaban hacia nuestros conjuradores. Los tres saltamos hacia atrás para mantenernos fuera del camino del hechizo. Tenía que reconocerle al mocoso noble que seguía pensando con claridad en esta situación. El hechizo Fuego Líquido no era tan poderoso como otros hechizos de fuego, pero se propagaba rápidamente y, si no se apagaba, el fuego seguiría extendiéndose. El hechizo cayó sobre el torrente de vides, pero antes de que el fuego líquido fuera capaz de extenderse, la niebla que nos rodeaba se dirigió hacia el hechizo que golpeaba las vides. *FSSSSSSSSSSS* El hechizo ni siquiera duró dos segundos, ya que el líquido que se formaba a partir de la niebla condensada lo empapó. La cara de Lucas palideció mientras el sudor caía por su cuello. Creo que ese último hechizo era lo máximo que podía hacer por ahora. “Cráter.” Las cejas de Elijah se fruncieron al terminar su hechizo. El suelo bajo la oleada se desmoronó y un agujero de un par de metros de profundidad impidió que las vides pudieran llegar hacia nosotros por ahora. “¡Drenaje de Agua!” Samantha cayó de rodillas mientras liberaba un poderoso hechizo. Drenaje de Agua era un eficiente hechizo que absorbía el agua del área circundante a donde se convocaba. El único inconveniente de este hechizo era la cantidad de maná que utilizaba para afectar una zona limitada de espacio. *CRACKLE* Las rampantes vides que se arrastraban fuera del cráter que Elijah había conjurado se marchitaban a un ritmo acelerado a medida que la humedad les era absorbida. Antes de que se extendiera el marchitamiento, el resto de la niebla que rodeaba la cueva se arremolinó y reunió, siendo absorbida por las vides. Las vides marrones muertas se llenaron con vigor de nuevo y parecían más enojadas, si es que eso era posible. “N... No puede ser…” – la cara drenada de Samantha se aflojaba por la conmoción. La niebla que nos había rodeado antes fue absorbida por la inmensa oleada de vides y nuestra limitada vista se vio despejada. Cuando la niebla fue absorbida por las vides, finalmente pudimos ver a qué nos enfrentábamos. A casi veinte metros por encima de nuestras cabezas había una gigantesca bestia de maná. Esta bestia de maná parecía humanoide hasta cierto punto, recordándome a un centauro. Al mismo tiempo que estaba compuesto completamente de vides y ramas enredadas, la mitad superior de su cuerpo era la de un hombre con armadura. Sus dos ojos eran verdes, y nos miraban llenos de orgullo e ira. Sus dos brazos humanoides sostenían una gigantesca lanza de madera que parecía más bien un taladro. La parte inferior de su cuerpo era el de un caballo, pero en lugar de extremidades, había un sinnúmero de vides. Durante la última hora, los siete habíamos estado peleando literalmente contra los pies de esta bestia de maná. “H… He leído sobre este monstruo… Es una bestia de maná de clase S llamada G… ¡Guardián del bosque ancestral!” – Samantha tartamudeaba de horror mientras se hundía en la derrota.
“¿Qué hace aquí una bestia de maná de clase S? Esto es inaudito…” – Reginald casi dejó caer su martillo gigante mientras miraba horrorizado al Guardián del bosque ancestral. Una bestia de maná de clase S significaba que estaba a la par de un aventurero de clase SS o de al menos diez aventureros de clase S. “N… ¿No es ese Kriol?” – Reginald señaló el torso sin vida y las piernas que sobresalían del cuerpo de la bestia de maná. “E… Estamos condenados…” – Brald tenía una mirada perdida en su cara mientras sonreía con locura a la bestia gigante de maná. Ya había perdido un brazo y estaba agotado por la lucha. Esto probablemente fue la gota que colmó el vaso para el veterano aventurero. “Tenemos que correr.” – Jasmine tiró de mi mano, señalándome que dejara al grupo aquí y huyera. “¿Qué hay de ellos?” – murmuré, mis ojos nunca abandonaron la mirada del Guardián de Elderwood. A pesar de que yo no era cercano con ninguno de ellos y ciertamente no estaba en buenos términos con Lucas, no estaba bien traicionar su confianza como su líder de esta forma. “…” No respondió, pero tiró más fuerte para que me moviera. *¡BOOOOM!* El Guardián de Elderwood nos atacó con su lanza-taladro. “¡Escudo de Rocas!” Elijah levantó una pared plana e inclinada de tierra desde el suelo, así que la fuerza del taladro fue desviada de nosotros. “¡Ráfaga de Impactos por diez!” – gritó Reginald, recogiendo su martillo. El martillo gigante vibraba en sus manos mientras era rodeado de una gruesa aura de color amarillo. *¡BOOBOOBOOBOOBOOOM!* Cuando el martillo golpeó la lanza, se formaron múltiples bultos en el arma de la bestia y explotó desde el interior. Justo cuando estaba a punto de aterrizar en el suelo, las vides rotas que formaban parte de la lanza giraron y lo rodearon. “¡GAAAH! ¡¡AYUDAA!! ¡NOOOO…!” Los zarcillos que formaban la gigantesca lanza se movieron para volver a moldearse en su forma original, pero enredando a Reginald en su interior. *CRUNCH**CRUNCH**SNAP* Oí a Samantha vomitar por el sonido del cuerpo de Reginald siendo triturado en pedazos. Mierda. La lanza volvió de nuevo a su forma original, con la adición del cuerpo y el arma de Reginald dentro de ella. El Guardián de Elderwood no tenía boca, pero por la mirada en sus ojos, sentía que se estaba regodeando de nosotros, como si solo fuéramos bichos para él. Agarré a Samantha, que aún estaba aturdida por la conmoción, y la levanté sobre mis hombros. “¡Jasmine! ¡Coge a Brald y huyamos! ¡Lucas, Elijah! ¡Tenéis que intentar bloquear cualquier ataque hasta que salgamos de aquí!” Jasmine recogió a Brald, que seguía riéndose psicóticamente, y miramos hacia atrás para ver cómo el Guardián de Elderwood nos observaba directamente. “¡Tenemos que movernos!” – Justo cuando imbuía maná en mi cuerpo… “¡Bola de Fuego!” – una ráfaga de fuego me golpeó en el pecho y volé de regreso, con Samantha cayendo hacia un lado. Aunque el maná reforzaba mi cuerpo y el hecho de haber asimilado maná en mis huesos y músculos me impedía sufrir lesiones graves, aún seguía sin aliento por el hechizo casi a quemarropa lanzado por Lucas. Furioso y desconcertado por la repentina traición, aparté los ojos del mocoso rubio y busqué a Jasmine. Había sido lanzada mucho más atrás por el hechizo y estaba inconsciente, pero no parecía estar muerta. “¿Qué demonios estás haciendo?” – escuché a Elijah gritar por primera vez mientras señalaba con su bastón a Lucas, que ya se dirigía hacia la entrada de la cueva. “¡Pfft! ¿Crees que arriesgaré mi vida para ayudaros a escapar? ¡Tendréis el honor de ser los valientes héroes que detuvieron lo suficiente a la bestia para que yo pudiera escapar! ¡Les contaré a todos vuestras valientes hazañas!” Miró hacia atrás regalándome un gesto arrogante antes de lanzar un hechizo de cortina de humo. *CRASH* El suelo se dividió a nuestro alrededor mientras la lanza del Guardián de Elderwood atravesaba el agujero donde Lucas había lanzado la cortina de humo, pero ya se había ido. “¡Maldición!” Un entrecortado Elijah maldijo mientras arreglaba sus lentes. Las interminables vides que componían sus extremidades habían logrado salir del cráter que había dejado el hechizo de Elijah y se acercaban a nosotros. “¡GRAAAAAAAAH!” Toda la cueva tembló cuando los ojos verdes de la gigantesca bestia de maná se volvieron de un color rojo brillante. El cuerpo entero del Guardián de Elderwood se desarmó en un tsunami de vides, destruyendo todo a su paso a medida que se acercaba a nosotros. “¡JA, JA, JA!” – oí la risa maniática de Brald mientras era devorado por la oleada de vides. La cara brusca de Elijah palideció y sus piernas temblaron al tiempo que Jasmine seguía aturdida por el hechizo de Lucas. Debía haberla cogido con la guardia baja antes de que tuviera tiempo de reforzar su cuerpo y pude ver que sangraba un poco. Empecé a calcular las opciones que me quedaban. Aunque usara la primera fase de la Voluntad de mi Bestia, no podría durar lo suficiente para salvar a todos y cargarlos afuera. Mierda. No sabía cómo de grave sería el retroceso de esto, pero no tenía más remedio que intentarlo. Sentí una oleada de energía formándose alrededor de mi cuerpo y fui rodeado de un aura de diferentes colores. “Fase Dos. Despertar del Dragón.”



jueves, 1 de agosto de 2019

Retro Capitulo 60

Volumen 3 Capítulo 60
Vacaciones de Verano I
Traducido por Lord
Corregido por Zura
Editado por Tars

En el país de Althea, el centro de estudios de la magia se erguía en toda su gloria. El pequeño territorio parecía diminuto si se lo comparaba con sus importantes avances en la hechicería y su poderío militar. Su renombre mundial en estudios mágicos se originó en la Torre de la Magia, cuya rama principal atraía a magos de todas las formas y tamaños hacia Althea. Las innovadoras técnicas mágicas de la Torre de la Magia acaparaban el mercado en cualquier objeto mágico, desde aplicaciones militares hasta objetos cotidianos, abarcando a múltiples naciones. La Alianza de Reinos Occidentales y el Reino de Hebrion palidecían en comparación con la cuota de mercado que poseía la Torre de la Magia en la producción de objetos con cristales mágicos. Como su homónimo, la Torre de la Magia de Althea empequeñecía a sus vecinos. En cada piso de esta torre cilíndrica, las divisiones de magos demostraban sus talentos a través de la innovación. A los magos, cuyos nombres eran ampliamente reconocidos dentro de la Torre de la Magia, se les daba laboratorios personales equipados con materiales de última generación para probar sus teorías. Estas habitaciones tenían el acceso prohibido a cualquier otra persona; cualquier mago que se precie de serlo se quedaría asombrado por el equipamiento de última generación que se encontraba en las paredes, de un extremo a otro. Y en medio de la torre, había una habitación de la que no paraban de salir ruidos. Había una gran cantidad de rumores sobre lo que ocurría en ese laboratorio… En realidad, era el laboratorio privado de Zod Exarion. Zod se encontraba en medio de un experimento con un Cristal Mágico sobre la mesa cuando una elegante voz resonó a través del comunicador que se encontraba a su lado. “Viejo, no creí que volvería a verte en un laboratorio.” Las manos de Zod se movieron con delicadeza a través del Cristal Mágico mientras estudiaba la superficie de la piedra. Estaba chasqueando la lengua mientras iba tallando su superficie con cuidado y eliminaba el polvo que generaba. “Últimamente me he encontrado con una técnica interesante” ‒ explicó Zod. “Mmm… No me puedo imaginar cómo encuentras las técnicas tan interesantes.” “Mecanismos complejos. Lógica que se mueve a través de innumerables circuitos mágicos. Las leyes fundamentales en las que se basa la creación. Una vez que se descubre una nueva técnica, el mundo avanza un paso adelante frente al verdadero progreso. ¿No es fascinante?” “Para alguien normal como yo, suena absolutamente aburrido.” Un sonido zumbo en la habitación y una chispa salió del Cristal Mágico. Zod agitó la cabeza, decepcionado. “¿El límite para un cristal de quinto grado son tres circuitos?” “Viejo, ¿podrías concentrarte? Han pasado muchos meses desde la última vez que hablamos. Solo alguien como tú puede hablar así en una conversación con la Santa.” “Tú puedes reunirte conmigo cuando quieras. Esta técnica es una prioridad para mí.” La elegante mujer agitó la cabeza y dejó de intentar convencerlo. Era la Santa Priscila, la mujer que dirigía la Iglesia de Artemisa, cuya influencia llegaba a todos los rincones del planeta. Su fama llevó a muchos a referirse a ella como la sexta soberana de la Alianza de los Reinos Occidentales; un poder que ponía su estatus a la par del líder de la Torre de la Magia. “Al igual que la última vez, supongo que no te esperaré en la reunión del Gran Consejo” ‒ preguntó Priscila. El Gran Consejo era una reunión de los miembros más influyentes de la Alianza de los Reinos Occidentales. En realidad, la llamada de la dama era principalmente para comprobar la asistencia de Zod. “Sabes que no iré… ¿qué sentido tiene preguntar?” ‒ dijo Zod dándose la vuelta para entretenerse con su Cristal Mágico antes de hacer una pausa y murmurar a su compañera. ‒ “Ah, cierto. En realidad, esta vez también iré. Hay un nuevo experto en Técnicas Mágicas que quería participar.” Los oídos de Priscila se animaron con las palabras de Zod. “Oh. ¿Un nuevo experto? ¿Quién es?... ¿Héphatos, el jefe de la rama norte? ¿Elianos, el sabio de Occidente? Me pregunto quién podría sacar al propio Zod del aislamiento. No estoy familiarizado con ningún otro Archimago.” “Desir Arman. Mago del Primer Círculo.” Priscila no pudo contener su risa, y una carcajada salió del comunicador. “¿Primer Círculo? Zod, ¿ya estás perdiendo la cabeza? Pensé que tardarías unos años más en ponerte senil.” “Este chico tiene la calificación.” “Muy bien. No tengo derecho a hablar en nombre de tu corporación.” ‒ añadió Priscila sacudiendo la cabeza con incredulidad. ‒ “Siendo clara... Me siento como si hubiera oído ese nombre antes.” “Seguramente lo tienes en la cabeza. Es el Rango Único de la Academia Hebrion.” Los ojos de Priscila se entrecerraron al escuchar sus palabras. “Viejo, no estarás diciendo que vas a invitar a un miembro de la Academia Hebrion para que asista a nuestra reunión, ¿verdad?” “No veo por qué esto es un problema. Ahora todos somos naciones aliadas. En cualquier caso, no asistirá como miembro de la Academia Hebrion, sino como miembro de la Torre de la Magia.” “Sabes que, aunque estemos aliados, a las otras naciones no les agradará alguien de su pedigrí en la reunión.” Históricamente, el Reino de Hebrion y la Alianza de los Reinos Occidentales se llevaban mal. Fue sólo después de la caída del Reino Santo que no tuvieron otra opción que formar una alianza incómoda para sacar a la humanidad del borde de la extinción, pero había una animosidad persistente entre las dos naciones. Las dos organizaciones principales que subyugaban al Mundo de las Sombras eran la Academia Hebrion y la Alianza de los Reinos Occidentales, apoyadas por sus naciones afiliadas. Estas organizaciones competían por cada pedazo de Cristal Mágico dejado caer por el Mundo de las Sombras, y cada Mundo de las Sombras obtenido socavaba las ganancias del otro. Cada Mundo de las Sombras completado con éxito producía cristales mágicos que llevaban al crecimiento militar de cada nación. En el pasado, las dos naciones se enfrascaron en una amarga guerra antes de que los Mundos de las Sombras comenzaran a aparecer. Se formaron ríos de sangre y muchos la comparaban con la mítica Guerra del Bien y del Mal. Cuando empezaron los Mundos de las Sombras, el rencor estaba muy arraigado y pequeñas escaramuzas estallaban cada vez que un Mundo de las Sombras estaba siendo subyugado. “Sabes que recientemente apareció un Mundo de las Sombras, ¿verdad?” “Por supuesto. Fue muy bien recibido; necesitábamos suministros.” “El grupo de Desir había entrado en un Mundo de las Sombras y descubierto documentos relativos a la Caída del Reino Santo durante su subyugación. Imagino que es algo que has estado buscando por un tiempo.” “¿Qué? ¿Cómo?” ‒ gritó Priscila soltando un aullido inusual, aturdida. “¿No te lo han dicho? Supongo que no es sorprendente, con la incómoda relación entre Hebrion y la Iglesia. Lo sabrás de todos modos, pero tal vez valga la pena escuchar lo que tiene que decir de primera mano. ¿Qué te parece?” La Santa parecía indefensa frente a Zod cuando dejó caer toda esa información sobre ella. “Parece que tendré que encontrarme con él sólo por esta vez.”
* * *
El mundo estaba a punto de ser destruido. Todo había desaparecido. Las explosiones eran intensas y le desgarraron los tímpanos. El violento sonido de la guerra, que era tan característico de su pasado, se mezclaba con el hollín y las cenizas. Eran los gritos y los llantos de los seres queridos que estaban a las puertas de la muerte. Surgieron armas de guerra para combatir la amenaza que se avecinaba. Podía oír como las olas se estrellaban débilmente contra la orilla mientras el lejano mar brillaba con un tono gris ceniza. El olor metálico del mar le hizo, por un breve instante, cosquillas en la nariz antes de sentir como se desvanecía esa sensación para ser reemplazada por un calor ardiente que parecía consumir el mundo que le rodeaba. Era un calvario que le quitó toda su energía. Solo podía ver exhausto como todo bajo el cielo ceniciento era teñido de color rojo. El mundo estaba en caos. Miles de cadáveres llenaban el campo de batalla y aparecían más cada minuto. Con cada explosión, el número de muertos aumentaba en una o dos docenas. Dentro de la catástrofe, el torso de una chica se retorcía por los espasmos. Cuando los ojos de Desir se encontraron con los suyos, intentó abrir la boca para hablar, pero la sangre que brotaba de su interior le impidió hacer algún sonido. Pero hasta el día de hoy, nunca pudo olvidar las últimas palabras que dijo con sus labios. “Desir, no quiero morir.” Poco después sus ojos se volvieron borrosos; fue en ese instante cuando Desir perdió el sentido. El nombre escrito en la placa de identificación de la chica enterrada entre los escombros era… Romántica Eru. No había lágrimas en sus ojos, pero su corazón estaba completamente angustiado. Un soldado superviviente estaba mirando ‘algo’ gigantesco, que se encontraba a una gran distancia mientras murmuraba algo directamente desde el corazón de Desir. “¿Cómo esperan que detengamos esa cosa?” Al final de su mirada había una pesadilla de las leyendas del pasado; un cruel carnicero con palabras rúnicas grabadas en sus colmillos. Las llamas del infierno se retorcían alrededor de su cuello y se puso solemnemente delante de sus oponentes. Desir lo miró con incredulidad mientras sacaba el nombre del monstruo de las profundidades de su memoria. “El Diablo de la Ruina, Dadaneuph.” Cientos de hechizos taparon el sol para perseguir al diablo. Tras el sonido apagado de las explosiones, no se le hizo ningún daño. En respuesta, soltó un monstruoso rugido y comenzó su contraataque. Los humanos se envolvieron en magia defensiva, pero todo fue en vano. Incluso los magos más consumados sangraban por sus ojos y oídos mientras gritaban de dolor y agonía. No había mejor palabra para describirlo esta escena que ‘calamidad’. La tierra gimió ante sus pasos, mientras oscuras nubes de polvo salieron disparadas del suelo, como si se tratara de una erupción volcánica. Todo tembló bajo sus pies mientras un terremoto desgarraba el suelo, y los cielos se quemaron con la vista de un meteorito masivo. Gritó. Gritó con todas sus fuerzas, pero solo un ronco sonido de aire salió cuando las lágrimas empezaron a cegarle. Desir se despertó en pánico mientras miraba a su alrededor para ver las cremosas paredes blancas y el tenue tic-tac de un reloj de pie que permanecía en su habitación. La guerra sangrienta, las fortalezas caídas y el diablo de la ruina no se veían por ninguna parte. “Fue… ¿fue sólo un sueño?” – dijo Desir, mientras envolvía la cabeza con sus manos temblorosas y se estremecía por el miedo. Mientras se envolvía las manos para consolarse, sus pálidos dedos le quitaron el inquietante calor que irradiaba de su cara. Todo su cuerpo estaba empapado de sudor frío. Hiciera lo que hiciera, no podía dejar de temblar. Recuerdos crueles lo perseguían por todas partes, una cicatriz que nunca se desvanecería.



miércoles, 31 de julio de 2019

Volumen 28 Capítulo 3

Volumen 28 Capítulo 3
Umba Belkain
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

Bard Ray y su Guardia Real llegaron al tercer piso de la Mina de Melbourne. “Sabían que veníamos.” “Eso parece.” El tercer piso estaba vacío. Unos cuantos asesinos buscaron por la zona, pero no pudieron encontrar a nadie por los alrededores. “No tenemos tiempo que perder, vamos a bajar. Cualquiera que se esconda aquí se le permitirá vivir por ahora.” “Vamos.” El gremio Hermes se dividió en dos grupos después de encargarse de los jugadores del primer y segundo piso. Los asesinos usaron a magos y ladrones, y se dedicaron a montar trampas por toda la Mina de Melbourne para detener a los refuerzos de gremio Leones Negros. Crearon una red perfecta de fortificaciones en los primeros tres pisos de la mina para ganar tiempo. Mientras tanto, Bard Ray, la Guardia Real y el grupo de asalto continuaron avanzando. “Es un poco emocionante.” “Debe ser bastante fuerte... Será una pelea emocionante.” El grupo de asalto sacó sus armas. Tenían que deshacerse de los jugadores restantes de la mina y completar la misión. El gremio Hermes había movilizado toda su capacidad en reunir información para lograr completar la búsqueda de Bard Ray. Al final, habían deducido que Belkain estaba escondido dentro de la Mina de Melbourne. Aunque era un monstruo de tamaño medio, ¡se estimaba que superaba el nivel 620! Según la historia del continente, había salido de lo más profundo del infierno hacía más de cien años, causando un daño terrible al Reino de Tullen, hasta que los Altos Elfos consiguieron derrotarlo. Al final había escapado herido hacia las Montañas de Haina y no había vuelto a aparecer desde entonces. “Según un informe del grupo de inteligencia, alguien ha encontrado plumas de la cola de Belkain en esta parte de la mina... Existe una gran posibilidad de que tengamos que luchar pronto contra esa bestia.” “He escuchado que de vez en cuando se oyen llantos, pero hasta ahora se desconocía su ubicación. Hasta el de hoy no le habíamos hecho caso a esa información.” De acuerdo con los libros de historia, Belkain era agresivo y tenía un gran poder destructivo, ya que podía usar el poder de la tierra. Era muy peligroso. “Preparaos para la batalla.” Habían llegado a la entrada del cuarto piso subterráneo, por lo que se esperaba una fuerte resistencia por parte del gremio Leones Negros y el resto de jugadores que se habían reunido allí. Los caballeros con alta defensa bajaron por las escaleras mientras se cubrían con sus escudos. Pero inesperadamente no hubo ataques.

Sala de chat: Hermes (Cerrado)
Kentrio
No se ven enemigos. Creo que deberías bajar aquí.
Originalmente, el gremio Leones Negros había planeado una línea de defensa en la entrada. Sin embargo, al final decidieron ir a la mazmorra que había revelado el terremoto en lugar de pelear de forma imprudente. ¡La guarida de Belkain! Podrían ganar algo de tiempo si entraban en ella y, si tenían suerte, encontrarían una salida de la mina por el otro lado. Los exploradores examinaron los rastros que había alrededor de la entrada. “No están en esta zona. Por las huellas parece que han avanzado hacia la mazmorra.” “¡Qué lamentable! ¿Han entrado solo para morir?” – dijo Krobidyun, un nigromante de nivel 446 que pertenecía a la Guardia Real y cuya profesión original había sido la de archimago. No se había cambiado a nigromante mientras Barr Khan y su Legión Inmortal todavía estaban vivos. Pero había visto cómo Weed derrotaba a la Legión en las transmisiones y comenzó a preguntarse sobre el potencial de los nigromantes. Tenía las habilidades básicas de un mago y el respaldo total del gremio, por lo que sus habilidades como nigromante crecieron a gran velocidad. Y como los nigromantes eran muy útiles en las batallas a gran escala, los había acompañado en esta ocasión. “Deja atrás algunas tropas mientras entramos en la guarida de Belkain.” – dijo Bard Ray tomando la iniciativa, mientras cambiaba el arma y la armadura por su mejor equipo. Se trataba de la armadura que había obtenido del Caballero Real del Reino de Kelton mientras completaba una de las misiones para convertirse en maestro de clase. ¡El conjunto completo del Caballero Negro Fedoren! No sería una exageración decir que se trataba de uno de los mejores artículos que habían aparecido en el Continente de Versalles hasta la fecha. La Guardia Real también cambió su equipo para poder luchar contra un monstruo de nivel jefe. Para poder vencer a los monstruos de tamaño medio o grande, habían desarrollado un gran poder destructivo con lanzas, mazas y hachas. “Vamos a aplastar a ese tipo.” “Los luchadores con hachas de batalla avanzarán primero.” Bard Ray caminó más rápido de lo habitual. En lugar de sentirse agobiado por la posible aparición de los refuerzos del gremio Leones Negros, les dio la bienvenida porque podría mostrar su fuerza al mundo. Demostraría el poder del guerrero más fuerte del Continente de Versalles, alguien a quien nadie podía igualar. “Ju, ju, ju, vamos.” Krobidyun comenzó a convocar a los no-muertos. El papel de un nigromante era crear un ejército no-muerto como tropas de combate. Levantó los cadáveres de los jugadores que habían estado cazando en la Mina de Melbourne como caballeros de la muerte y caballeros sin cabeza. También creó algunos no-muertos con el poder de un Caballero de la Condenación. Si usaba a los miembros del gremio Leones Negros del cuarto piso, sus no-muertos podrían crecer aún más.
* * *
- ¿Qué debemos hacer? Creo que vienen por aquí. - Shhh, cállate. - Ey, ¿planeas esperar a que pasen? - Quizá no nos vean y pasen de largo. Weed y sus tres acompañantes se escondían en el tercer piso de la mina. Al principio, Hegel había estado ansioso por bajar al cuarto piso, pero cuando se calmó, se dio cuenta de que no tenía sentido. Los intrusos no eran idiotas, por lo que probablemente habían traído el poder suficiente para atacar al gremio Leones Negros. Además, se había enterado de la situación de los dos primeros pisos, por lo que sabía que los usuarios del cuarto piso no tenían suficiente nivel como para detenerlos. Perdió su sentido del juicio entrando en pánico, pero fue entonces cuando brilló el instinto de supervivencia de Weed. Había decidido quedarse en el tercer piso, una localización que la mayoría de jugadores había abandonado. ‘No parece que quede mucha gente en esta zona. Así que los intrusos, como mucho, solo dejarán atrás a una pequeña cantidad de gente para explorar el área.’ Había aprendido a calcular con rapidez los posibles beneficios mientras trabajaba para los jefes explotadores, así que ahora su cabeza llegaba a una rápida conclusión. Sin embargo, si se tenían en cuenta sus expresiones, se veía que las otras tres personas no entendían por qué el juicio de Weed era tan bueno. ‘Estuve cavando zafiros hasta el último momento...’ No se podía negar que era codicioso con las gemas. “¡Aaaah!” “No hemos cometido ningún crimen…” “¡Desaparece!” De vez en cuando se escuchaban los sonidos que hacían los jugadores escondidos en otras partes de la mina cuando eran atrapados. Los usuarios no podían escabullirse de los enemigos si no poseían una clase de ladrón o de asesino. Por su parte, Weed se había limitado a esconderse en un recoveco que se encontraba al final del largo túnel donde había estado cavando los zafiros. Aunque quería que los asesinos no se acercasen a su zona, al final unos empezaron a caminar en su dirección. Los asesinos podían ver a través de la oscuridad y eran capaces de escuchar el pequeño ruido producido por la respiración; también podían sentir una leve diferencia de temperatura. Mientras tanto, el resto de ladrones se especializaban en desmantelar las trampas de la mazmorra. Aun así, cuando se trataba de instalar nuevas trampas o de realizar ataques sorpresa, los asesinos eran la clase que poseía las mejores habilidades. Pero, aunque tenían una gran capacidad de daño, también poseían muy poca resistencia, haciendo que fueran incapaces de luchar durante mucho tiempo en el campo de batalla. ‘Si se acercan un poco más nos encontrarán.’ Los asesinos podían usar la técnica [Sigilo] al caminar. Pero debido a que su velocidad se hacía algo más lenta, habían decidido avanzar sin activarla. Pensaban que los enemigos que se podrían encontrar serían débiles y, dado que estaban avanzando en parejas, no sentían la necesidad de esconderse. En ese momento, dos asesinos se estaban acercando a la zona donde se escondía Weed. ‘Son dos, necesito terminar con ellos rápidamente.’ Weed empujó a Hegel hacia adelante cuando los asesinos se acercaron. “Uh. ¡Eh! ¡Hermano!” Al descubrir a su presa, los dos asesinos pisaron con fuerza contra el suelo y se abalanzaron hacia adelante. Al verlos, Hegel pudo ver que estaban en un nivel elevado con solo mirar su equipo. Además, tenían la frente marcada con la marca del asesino. Esta era una misión de limpieza, así que no se molestaron en informar al resto de sus compañeros de que habían encontrado una presa. “¡[Muro del Guardián]!” Hegel se colocó en una postura defensiva con el escudo frente a él. Su cuerpo estaba congelado y ni siquiera se atrevió a intentar un contraataque. Al mismo tiempo, los asesinos aprovecharon el impulso de su velocidad para ejecutar un ataque de salto, pero, de repente, unas aves formadas por partículas de luz, cayeron sobre ellos. ¡Weed había apuntado con precisión a sus cabezas! “¡Aaargh!” “Es… Esto…” Una luz brillaba ante los ojos de los asesinos mientras su [Salud] disminuía a gran velocidad. Aunque intentaron levantar sus dagas y cruzarlas ante su pecho para defenderse de los continuos ataques, las aves simplemente cambiaban de trayectoria para golpear sus puntos vitales. ¡Sufrieron siete golpes críticos consecutivos! Los dos asesinos desaparecieron en una la luz gris. Los asesinos tenían buenas capacidades ofensivas y de sigilo, pero su [Salud] y su [Fuerza] eran mucho menores. Además, tampoco podían usar armaduras pesadas, haciendo que sus puntos de [Defensa] también fueran bajos. Por eso eran considerados débiles en una confrontación frontal. Weed aprovechó el momento en que Hegel estaba haciendo de cebo. Era la oportunidad perfecta. Los asesinos estaban distraídos atacando y nunca esperaron que alguien con las habilidades de espada de Weed se escondiera en las inmediaciones para aprovecharse de ello. “Hermano, ¿qué habilidad es esa?” – preguntó Hegel más interesado en la habilidad que en estar resentido. Era una técnica de espada muy llamativa y poderosa. “No es gran cosa. Hemos atrapado a dos de ellos, eso nos hará ganar algo de tiempo.” “¿Estaremos a salvo por ahora?” “No. Dentro de un rato, otros asesinos acudirán aquí cuando esos dos no vuelvan.” – dijo Weed mientras recogía el botín que los asesinos habían dejado caer. Dado que eran asesinos, había conseguido monedas de oro, joyas, una daga venenosa y un anillo que aumentaba la probabilidad de causar un golpe crítico. “Qué mal, estas cosas no son caras.” Mucha gente elegía jugar como un asesino. Por eso, los artículos se podrían vender fácilmente a pesar de que no valían mucho. No podía quejarse. ‘Me pregunto si estos tipos pertenecen al gremio Belden.’ Si el gremio Belden tenía este poder, no habrían sido derrotados una y otra vez por el gremio Leones Negros. Se necesitaba una gran fuerza para atacar simultáneamente la Mina de Melbourne y el resto de lugares. ‘Aún no han sido identificados. ¿Alguien ha unido fuerzas con el gremio Belden para causar daño al gremio Leones Negros?’ Por supuesto, aunque esta operación de asalto podía causar bastantes pérdidas ya que involucraba a cientos de jugadores, los refuerzos del gremio Leones Negros podrían confinarlos dentro de la mina y devolver el golpe. Además, habían asesinado indiscriminadamente a los usuarios, volviéndose hostiles con todo el mundo. No entendía las razones que podían llevarles a esto, pero ya se encontraba involucrado de todos modos. “Ahora no veo otro métodos aparte de luchar.” El ‘Dios de la Guerra’. Se estaban desatando los instintos de combate de Weed. “Primero voy a desenterrar dos zafiros más...” “Hermano, ¡por favor!”
* * *
Los asesinos se movían rápidamente para poner trampas mientras buscaban a otros usuarios y los mataban. Se habían asignado veinticinco asesinos al tercer piso de la Mina de Melbourne. “Ya ha pasado algún tiempo, y los números 43 y 44 no han vuelto.” “¿Se habrán perdido?” La mina era complicada, por lo que tomaba diferentes cantidades de tiempo regresar al punto de reunión. Pero a pesar de que podían haber cometido algún error, todos los asesinos se habían reunido, excepto dos. “No hay nada que lo indique.” “Llámalos por el chat del gremio.” Los asesinos llamaron a los colegas que no habían aparecido, pero no hubo respuesta. “Ni siquiera responden a los susurros.” “De ninguna manera…” ¡O se han tenido que desconectar o han muerto! Se estaba produciendo una batalla en el área de la Mina de Melbourne, por lo que era imposible que se hubieran desconectado por su propia voluntad. “Están muertos. Hay alguien fuerte al acecho.” “¿Hacia qué dirección se fueron número 43 y 44?” “A la zona de la mina de carbón.” “Vamos para allá.” Seis asesinos se movieron a esa área para buscar a sus compañeros. Zas, Zas ¡Usaban su habilidad de [Sigilo] para volverse invisibles al caminar! Los asesinos también llevaban ropa de camuflaje para poder asimilarse con el entorno. Además, contaban con botas que no hacían ruido al pisar hojas o grava. La única indicación de que algo se estaba moviendo era una sombra transparente. - Es esta zona. - No perdáis de vista los recovecos y tened cuidado. Los asesinos se deslizaron hacia adelante, pero en ese momento un sonido salió de entre sus pies. ¡Baaaam! “Es una trampa.” “¡Mierda!” Los asesinos pensaron que había alguna trampa instalada en el suelo, de modo que tres de ellos corrieron hacia adelante mientras que los otros tres se retiraron. Los asesinos eran tan buenos para descubrir trampas como para instalarlas. Normalmente eran muy pequeñas y estaban interconectadas. ‘Para instalar una trampa tan pequeña que ni siquiera podamos notar...’ ‘¿Es un usuario con la misma clase que nosotros? Entonces no es de extrañar que número 43 y 44 no regresaran.’ Los asesinos pensaron en mil cosas en un momento. Cuanto más alta era la habilidad, más pequeña y poderosa podía ser la trampa. ‘Explota.’ Los asesinos se dispersaron y se agacharon. ¡Estaban preparados para defenderse de explosiones, flechas, veneno o cualquier otra cosa! “¡Vhan Hawk, ataca!” “A tus órdenes, Maestro.” En lugar de una trampa, un Caballero de la Muerte estaba esperando en la oscuridad para atacar. El nivel y el poder de ataque de Vhan Hawk no era algo que los asesinos fueran capaces de soportar. ¡Dos asesinos murieron por los rápidos ataques! Mientras tanto, Weed se ocupaba de otro de los asesinos. “¡Era una trampa falsa!” Los tres asesinos que escapaban hacia atrás se dieron cuenta de su error. Debido a que eran asesinos, podían reaccionar con mayor sensibilidad a las trampas que el resto de clases. También habían estado tensos porque dos de sus compañeros habían desaparecido sin dejar rastro y ahora, tres más habían muerto sin presentar batalla. “Retirémonos y regresemos con más gente.” Los asesinos restantes no eran tontos y trataron de retirarse después de ver morir a otros tres compañeros. Ya habían anunciado por el chat del gremio que habían sufrido un ataque sorpresa. Era razonable que los asesinos consideraran su seguridad y se retirasen. “Este olor fragante. Estoy sediento.” Tori apareció detrás de las espaldas de los asesinos y, utilizando la habilidad de movimiento de la nobleza de la noche, mordió la nuca de uno de los asesinos. “¡Yum, yum, yum!” El cuerpo quedó paralizado por el ataque de Tori. Los dos asesinos restantes, que aún estaban libres, hicieron contacto visual y asintieron al mismo tiempo. “Lo siento.” “Te veré después.” Los asesinos se dieron cuenta de lo duro que era el oponente al aparecer un monstruo como Tori. El anillo que llevaba indicaba que era un Señor Vampiro y, preferían vivir con arrepentimiento que morir tratando de salvar a su compañero. Pero los sirvientes vampíricos aparecieron y bloquearon su ruta de escape. “¡[Espada de la muerte]!” Los asesinos se separaron para huir cuando vieron la espada negra de Vhan Hawk volando hacia ellos. “¡[Espada Kaiser]!” La espada demoníaca de Weed se volvió absurdamente grande y fulminó a uno de los asesinos. Era una habilidad que gastaba todo su [Maná] para dar un golpe y era un poco excesivo usarlo con una sola persona, pero la había elegido al considerar la capacidad del asesino para escapar con rapidez. Al mismo tiempo, Vhan Hawk corrió hacia el último asesino. “Ha caído un objeto decente.” Weed recogió unas botas que aumentaban la [Agilidad] y la velocidad de movimiento. Su límite de nivel era 320. El Continente de Versalles era enorme y todos necesitaban usar unas buenas botas. Además también eran útiles en batalla, sería un objeto que cualquiera desearía. “Ah... ¡Hermano!” – dijo Hegel saliendo de su escondite. Ya había visto la capacidad de Weed para el combate, así que sabía que era un jugador de alto nivel con grandes habilidades. Sin embargo, había convocado a un Caballero de la Muerte y a un Señor Vampiro como sus subordinados. Eran los famosos Vhan Hawk y Tori. Si alguien no sabía sobre Weed, no sería posible llamarlo un fanático de Royal Road. Hegel consideraba al ‘Dios de la Guerra’ como un héroe. Lo envidiaba y lo admiraba a pesar de pertenecer al gremio Leones Negros. “¡Oh, señor!” Los ojos de Alice y Dine también cambiaron. Parecían linternas que brillaban como una estrella. Estaban al lado del ‘Dios de la Guerra’… ¡Y cualquiera que lo supiera los envidiaría!
* * *
Bard Ray y su Guardia Real llegaron a salvo a la guarida de Belkain. “Fortaleced las defensas.” Los doscientos veinte miembros del gremio Hermes elevaron el nivel de tensión. Los ladrones y exploradores de la Guardia Real habían sido enviados para evaluar la situación y acababan de regresar. “Hay huellas de una batalla. Hemos encontrado siete cuerpos alrededor de la guarida de Belkain.” “Sufrieron una pelea nada más entrar a la mazmorra.” Los usuarios que cazaban en la Mina de Melbourne tenían un nivel promedio de 380. Su plan era mudarse a otra logar cuando no quedaran más monstruos para obtener nuevas ganancias. Pero los monstruos en la guarida de Belkain estaban en el nivel 440, por lo que hubo víctimas aunque los usuarios se habían unido para pelear. Unos jugadores que nunca habían peleado juntos tuvieron que formar un equipo de forma repentina, por lo que les iba a resultar complicado pelear unidos si la mezcla de clases no era buena. Krobidyun usó esos cuerpos para producir nuevos caballeros de la condenación. Con el fin de aumentar sus habilidades de nigromante con rapidez, había participado en todas las cazas de monstruos de tipo jefe con el gremio Hermes. Además, los nigromantes usaban objetos exclusivos para su clase y podían convocar a criaturas no muertas a partir de los cuerpos de amigos y enemigos. Descubrieron menos monstruos y significativamente más cadáveres de usuarios cuando entraron más profundamente en la guarida de Belkain. Krobidyun contó el número de no-muertos que había creado hasta ese momento y negó con la cabeza. “Para esto, podían habernos dejado matarlos primero.” Los usuarios parecían preferir avanzar hacia el final de la mazmorra que ser asesinados por los invasores. Poco a poco, fueron descubriendo más y más cadáveres de los miembros de gremio Leones Negros. “Bueno, no nos preocupemos por ellos. Ya estaban destinados a morir.” – dijo Arkhim con una carcajada. En el Continente de Versalles dominaban a todo el mundo gracias a sus poderosos ejércitos y la fuerza. Era natural para la Guardia Real pensar que los débiles debían morir. “Vamos a continuar.” Krobidyun continuó convocando caballeros de la condenación. Los otros magos usaban sus habilidades para transferirle su [Maná] y así poder mantener a sus tropas de no-muertos. Bard Ray y su Guardia Real continuaron adentrándose en la guarida de Belkain. “Si un enemigo aparece ahora…” “Puedo ver por qué murieron los que entraron imprudentemente.” La guarida de Belkain no era una mazmorra larga y ya habían llegado a donde se encontraba el monstruo jefe. «¡UAAAAAARGH!» ¡Un rugido enorme! “Sois estúpidos por venir a molestarme cuando he estado viviendo en silencio... ¡Me estáis haciendo salir al mundo una vez más!” Umba Belkain estaba matando a los miembros del gremio Leones Negros y al resto de jugadores que se les habían unido. “Increíble…” – dijo Kasim al ver el sorprendente combate, pero fue incapaz de terminar su frase. Umba Belkain tenía unos brazos y piernas robustas, así como una cabeza con grandes y amenazadores cuernos. Pudo ver como a poca distancia unas piedras enormes giraban por el aire para terminar golpeando a los jugadores. Era igual a lo que contaban los libros de historia del Reino de Tullen, ¡masacraba todo lo que se encontraba! “Humanos, sois seres salvajes que necesitan ser aplastados. No sé cómo habéis llegado, pero os mataré a todos.” Cada vez que el brutal Umba Belkain balanceaba sus patas o su cola, mataba a cinco o seis jugadores. Eso no fue lo único que congeló los corazones la Guardia Real y del grupo de asalto. Los fuertes ruidos causados por los jugadores que cazaban en la Mina de Melbourne habían atraído a un montón monstruos. Habían entrado en la mazmorra para encontrar una manera de sobrevivir, pero el nivel de los monstruos era demasiado alto como para poder pelear con ellos, aparte del propio Umba Belkain. “Intrusos en la retaguardia y monstruos delante, ¿cómo vamos a ganar?” “No me rendiré ni moriré mientras haya una pequeña posibilidad de victoria.” “Vamos a tener una hermosa muerte.” “No puedo morir así.” Los usuarios optaron por luchar y morir. ¡Los intrusos o el monstruo de clase jefe! Eligieron morir a manos de Belkain en lugar de a manos del gremio Hermes. Además, también habían atraído a los monstruos salvajes que vagaban por la mazmorra dominada por un monstruo de clase jefe, Umba Belkain. Así, el gremio Hermes fue recibido por todo tipo de monstruos y se vio sumido en el pandemonio.

¿Quieres saber que pasa en el nuevo capítulo?
¡Lee el avance del próximo capítulo!

Muuuuy buenas Geomchis. Este cap viene patrocinado por las donaciones y la publicidad del blog q tan generosa y laboriosamente farmeais. Ricos panes de cebada. Gracias a todos por vuestras respectivas aportaciones 😊 Parece q ya queda menos para q Weed y el Bard Ray se encuentren cara a cara... o esquivara Weed esa lanza... Maldito autor... no nos dejes con la intriga xD Y tampoco tengo mucho más q decir. Lo mejor esq publique ya el cap q seguro q hay alguno ansioso jejeje Un saludo Geomchis

martes, 30 de julio de 2019

SYN Capítulo 43

Volumen 5 Capítulo 2
El porteador de rango S
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“¿Es demasiado pesado?” – preguntó Son Gihoon. “Estoy bien.” – respondió Jinwoo negando con la cabeza. La bolsa que llevaba a la espalda el cazador de rango E contenía la ropa del grupo de asalto, las armas y varios artefactos defensivos. Su tamaño era bastante grande, pero Jinwoo no la sentía pesada en absoluto. Todo gracias al valor de su estadística [Fuerza]. ‘No parece que le cueste sostenerlo.’ Son Gihoon miró la expresión de Jinwoo y luego se volvió hacia la puerta. A continuación, Jinwoo hizo lo mismo. Frente a ellos, una puerta tan grande como la del día anterior flotaba en el aire. ‘Espera, ¿esta no es más grande?’ Sin embargo, habían dicho que el poder mágico que se filtraba desde su interior era inferior a la de la puerta del día anterior. Dado que la dificultad de la incursión se determinaba por el poder mágico de la puerta y no por su tamaño, el grupo secundario había sido desplegado aquí y ahora. ‘Eh… El poder mágico que sale es muy inferior a la de la puerta de ayer.’ Frente a la puerta, Jinwoo estaba seguro. Parecía que las medidas de la Asociación estaban equivocadas. Pero sentía que algo no estaba bien. Le ocurría lo mismo que cuando se encontraba frente a la puerta roja. No podía evitar sentir una extraña sensación de temor. ‘¿Lo estoy imaginando…?’ “Vamos.” – ordenó Son Gihoon. Los miembros del grupo de incursión que habían estado esperando cerca de la puerta empezaron a moverse uno tras otro y entraron en la mazmorra. “……” Tras mirarlos por un instante, Jinwoo los siguió.

Has entrado en una mazmorra.
* * *
El interior era bastante simple. Había entrado con los nervios de punta, pero se relajó cuando se encontró un túnel mucho más pequeño que el de la mazmorra anterior. ‘Uuf…’ Afortunadamente, no habían sido transportados a otro mundo. Bueno, la composición del grupo podría ser capaz de despejar una puerta roja: once rangos A y seis rangos B. Como dijo el líder de equipo Bae, en cualquier otro gremio, este grupo nunca habría sido el segundo equipo de asalto. ‘Ni siquiera formo parte del grupo de asalto, tengo que relajarme.’ – pensó mientras sonreía. Ayer y hoy. En cierto modo, solo estaba aquí para jugar. La única diferencia era que hoy podría ser testigo de más cosas. No había necesidad de arriesgar nada y, con esa idea en su mente, su corazón se relajó un poco. “No estés nervioso.” A su lado, una cazadora de clase sanadora comenzó una conversación. Parecía que estaba cerca de los treinta y como se había dado cuenta de su expresión tensa, quería animarlo un poco. “El hermano Gihoon, quiero decir, el líder de asalto y todos los que estamos aquí somos cazadores experimentados. Bueno, a excepción de mí.” – dijo con una sonrisa. Desde el principio, no había nada parecido al miedo en el corazón de Jinwoo, pero ante su expresión despreocupada, sus afilados nervios se vaciaron como si alguien hubiera pinchado un globo con una aguja. “Ah, bien.” – contestó Jinwoo conteniendo una carcajada mientras asentía con la cabeza. Como si estuviera satisfecho con su trabajo, la sanadora puso una expresión de orgullo. Mientras tanto, tras confirmar que no había bestias mágicas cerca de la entrada, se dio la señal para continuar. “Vamos a avanzar.” Jinwoo y la sanadora igualaron el paso del grupo de asalto y caminaron lentamente. Debido a que estaban explorando los alrededores, el ritmo del grupo era lento. “Si es pesado, ¿quieres algo de ayuda?” – preguntó la sanadora después de mirar el equipaje que llevaba Jinwoo. Sin decir una palabra, le tendió una garrafa de agua con la mano izquierda y, tras tomarlo, la mujer vaciló ante su peso. “¡Aaaaah!” Jinwoo rápidamente recuperó la garrafa de agua de la sanadora antes de que perdiera el equilibrio. Al oír su grito, todo el grupo se detuvo y miró hacia la sanadora. “Lo siento, lo siento.” – dijo inclinando la cabeza hacia la izquierda y hacia la derecha. Por supuesto, no se ofreció para ayudar de nuevo. En cambio, le echaba una mirada de vez en cuando. Jinwoo se aguantó la risa y fingió que no se daba cuenta. Había pasado mucho tiempo desde que había sentido ganas de reírse en una mazmorra. ‘Es peligroso distraerse.’ Especialmente en sus últimas incursiones. Cuando recordó la dificultad del castillo demoniaco, se estremeció. Sin embargo, hoy era diferente. Se sentía bien acompañándolos como un don nadie en una incursión como esta. De repente, Jinwoo se detuvo. Sin darse cuenta de que el rango E se había dado cuenta del ataque antes que ellos, el grupo de asalto también se detuvo. “¡Aquí vienen!” Antes incluso de que Son Gihoon terminara de dar su orden, todo el grupo se colocó en posiciones defensivas, en un abrir y cerrar de ojos. Jinwoo estaba asombrado. ‘Así que esta es una incursión de un grupo de cazadores de alto nivel…’ Estaba en un nivel completamente diferente al de los asaltos que había visto en el pasado. Hasta la sanadora de aspecto ingenuo se había colocado en posición de batalla, con una luz brillante viniendo de sus manos. ‘Parece que no tendré oportunidad de mejorar.’ – pensó decepcionado. Jinwoo abandonó todas sus preocupaciones. De cualquier forma, las bestias mágicas comenzaron a llegar. Tenían forma perros. Da, da, da, da, da, da, da… Un grupo de bestias mágicas parecidas a hienas corrían hacia el grupo. Cada una de ellas era del tamaño de un automóvil de tamaño medio. ‘¿Chacales de mazmorra?’ – pensó Son Gihoon inclinando la cabeza. Cuando se acercaron, confirmó sus sospechas: eran chacales de mazmorra. Son Gihoon se relajó y, agarrando su escudo con firmeza, lo usó para golpear al chacal que saltaba hacia su cuello. ¡Auuu! ¡Auuu! “¡Diablos!” “¿Chacales de mazmorra?” Los miembros del grupo que habían tenido una postura tensa hasta ese momento también se relajaron e inclinaron sus cabezas. Poco después, los sonidos de los gemidos de los chacales llenaban la mazmorra. ¡Auuu! ¡Auuu! ¡Aiiiii! ¡Auuu! ¡Aiiiiii! Las bestias mágicas fueron derrotadas en un momento. La docena de chacales se convirtieron rápidamente en cadáveres. Los cazadores sacudieron sus manos, confundidos. “¿Qué ha sido eso?” “Ni siquiera he tenido tiempo de lanzar mi hechizo.” “¿Por qué aparecen chacales de mazmorra en una mazmorra de rango A?” “¿De verdad?” “¿La Asociación la ha jodido de nuevo?” Sus voces se alzaron. Era una regla fundamental no levantar la voz en mitad de una mazmorra, pero la aparición de los chacales había sido lo suficientemente impactante como para hacer que los cazadores olvidasen esa norma. “Hmm…” Son Gihoon miró por encima de los cadáveres de los chacales y se rascó la sien. ‘¿Por qué aparecen bestias mágicas de una mazmorra de rango C?’ El tanque miró a su alrededor con incredulidad. Todos tenían expresiones similares, excepto un hombre. ‘No son chacales normales.’ – dijo Jinwoo mirando los cadáveres de los chacales con una expresión incómoda. Sus ojos se estrecharon. Sobre sus pieles enmarañadas se podía observar que alrededor del cuello había huellas mostrando que habían estado atados en algún sitio. ‘Eso significa que hay algo más aquí que ha criado estas cosas…’ Bestias mágicas inteligentes. Jinwoo recordó a los caminantes blancos de la puerta roja. No importaba a qué raza pertenecieran, las bestias mágicas inteligentes eran un enemigo difícil. ‘Este sentimiento… Podría ser verdad.’ No era un buen presagio. “¿Qué estás mirando tan serio?” – preguntó la sanadora acercándose y mirando el cadáver fijamente. “¡Shh!” – dijo Jinwoo levantando un dedo. Tap tap Tap tap Oyó pasos que venían desde las profundidades de la cueva. ‘El verdadero enemigo está llegando.’ Jinwoo se levantó. Mientras tanto, los otros cazadores también se dieron cuenta de que algo estaba mal. “¡Oh, Dios mío…!” “Pre… ¡Preparaos para la batalla!” – ordenó Gihoon. Finalmente, desde la oscuridad, apareció el verdadero enemigo. Los ojos de los cazadores se ensancharon. “¿Altos orcos?” “De todas las bestias mágicas, ¿por qué altos orcos?” Los altos orcos parecían guerreros duros y se habían colocado en formación, preparados por la batalla. Eran veintidós y si fueran orcos normales serían un enemigo complicado. Pero estos eran guerreros altos orcos. “Algo… Algo va mal.” – pronunció alguien. Nunca imaginaron que tras las bestias mágicas de bajo nivel aparecerían bestias mágicas que eran conocidas por su fuerza entre las bestias mágicas de alto nivel. ¡Clack! ¡Clack! Las lanzas largas de los altos orcos apuntaban hacia los cazadores. ‘Los cazadores y los altos orcos están prácticamente parejos.’ Jinwoo se movió a una esquina. Planeaba observar en silencio la situación y buscar el momento adecuado para intervenir. “Quédate allí, ¡escóndete para que no te lastimes!” – dijo la sanadora confundiendo sus intenciones. Por alguna razón… Era un poco exasperante. Jinwoo cerró los ojos y respiró hondo para tratar de calmar su ira. Al momento, la batalla comenzó. “¡Uaaaaaaaaaaaaah!” Ante los altos orcos que se acercaban, Son Gihoon usó una habilidad de área para atraerlos. Sin embargo, muchos de los orcos no fueron provocados por sus burlas. Poco después, los cazadores con clase de combate y los altos orcos chocaron. ¡Slash! ¡Plash! ¡Crack! La sangre se derramó por todas partes, seguida por gritos. “¡Uaaaaaak!” Cuando los magos completaron sus hechizos, comenzaron a lanzarlos sobre los altos orcos. ¡Bang! ¡Booom! Los altos orcos fueron golpeados por flechas de luz. Sin embargo, los hechizos no eran constantes. Aunque poseía un efecto poderoso, tenía el inconveniente de que requería algo de tiempo para preparar el lanzamiento. “¡Aaaaaaaaaaaah!” Los altos orcos comenzaron a imponerse en el combate cuerpo a cuerpo. “¡Sanador! ¡Sanador!” “A… ¡Apúrate!” La cantidad de heridos aumentó y la sanadora se puso a trabajar. “Sa… ¡Sanador!” La sanadora también corría de izquierda a derecha. “¡En camino! ¡En camino!” Se arrodilló junto a un cazador que había perdido un brazo y comenzó a pronunciar sus encantamientos. Woooooooooooooong Con una luz brillante, el brazo del cazador comenzó a regenerarse. Tal era la calidad de curación otorgada por los poderes de un sanador de rango A. Pero mientras estaba enfocada en su paciente, una gran sombra cayó sobre ella. La sanadora levantó la cabeza. Un alto orco, que había pensado que estaba muerto, apareció a su lado con un hacha en la mano. “Ah…” La cara de la sanadora se puso blanca. Lamentablemente, no había ningún aliado cercano. Cuando el orco levantó su hacha, en lugar de huir, la sanadora cubrió a su paciente con su cuerpo. “¡No!” – gritó mientras agachaba la cabeza esperando a que llegara el golpe. Sin embargo, sin importar cuanto esperara, no sintió dolor. En un momento donde un solo segundo se sintió como un minuto, la sanadora levantó ligeramente la cabeza. Una vista increíble apareció delante de ella. “U… aaaarg…” El alto orco floraba en el aire, agitando sus extremidades. “¿Qué…?” – gritó abriendo mucho los ojos. No podía comprender qué estaba pasando. De repente… Craaaaaaaaash La cabeza del alto orco se separó de su cuerpo, tirando hacia arriba de su espina dorsal. Era una increíble muestra de poder. Paaaf “¿……?” Mirando el cuerpo del alto orco que acababa de derrumbarse en el suelo, la sanadora estaba completamente estupefacta. “¿Eh…?” La cabeza del alto orco todavía estaba flotando en el aire.
* * *
Bleh… Me ha manchado de sangre.’ Jinwoo arrugó la cara y lanzó la cabeza del alto orco. ¡Paaaaaaaf! Otro orco fue golpeado por la cabeza de su compañero y cayó al suelo con el cuello torcido de una manera grotesca. No se iba a volver a levantar. ‘Dos menos.’ Jinwoo volvió su mirada. Actualmente se encontraba bajo los efectos de [Sigilo]. Ni los altos orcos ni los cazadores serían capaces de verlo. El hombre se había preocupado por involucrarse y ser regañado por los cazadores, pero luego pensó en una solución y comenzó a usar [Sigilo]. Con esto, sería capaz de hacer lo que quisiera. ‘¿Debo empezar?’ – pensó mientras las comisuras de su boca se alzaban. En ese momento… “¡Uaaaaaaaah!” Vio al líder de la banda, Son Gihoon, peleando contra tres orcos simultáneamente y, en ese instante, las piernas de Jinwoo se movieron a una velocidad increíble. Se encontraba a una gran distancia, pero al mismo tiempo no tardó nada en recorrerla. Enfocando su fuerza en las piernas, Jinwoo saltó e inmediatamente se alejó del suelo. Cuando aterrizó, estaba detrás de la espalda de los altos orcos. Tap Al aterrizar, un dilema apareció en su cabeza. ‘Es fácil matar a estos altos orcos.’ Se dio cuenta de que no tenía sentido usar [Sigilo]. Aunque no tuviera en cuenta a Son Gihoon, los cazadores estaban en la cima de la nación y si presenciaban como los altos orcos eran destrozados por una fuerza invisible, todos y cada uno de ellos se daría cuenta de que alguien estaba usando [Sigilo]. Bueno, casi todos… La mujer ingenua no se había dado cuenta de nada. ‘Bueno, no es como si me fueran a atrapar.’ Aun así, con su nuevo rango a punto de salir a la luz, no quería atraer la ira del gremio Cazadores y por eso, Jinwoo había planeado esperar a que el ataque fallara por completo antes de actuar… Pero parecía que el daño a los cazadores iba a ser demasiado grande, la sanadora había estado a punto de morir. Y entonces… Una luz brilló en los ojos de Jinwoo. ‘Tengo que actuar sin que me noten.’ Decidió abordar esta batalla de otra manera. Había tardado uno, tal vez, dos segundos en pensar qué hacer. Un momento después, tanto el Puñal de Baruka como la Asesina de caballeros aparecieron en sus manos. Últimamente, las dagas aparecían en sus manos antes de que se diera cuenta. ‘¿Cuándo he convocado esto?’ En medio de la batalla, Jinwoo sonrió. Se lo estaba pasando bien y la sensación familiar tras agarrar las dagas calmaron los latidos de su corazón, pero gracias a Dios, nadie lo había visto en este momento. Lo habrían tomado por loco tras verlo sonriendo en medio de esta caótica situación. Sobre todo el sudoroso líder del grupo de asalto, que se estaba defendiendo de tres altos orcos, especialmente, lo habría llamado loco. ‘Primero, estos tipos.’ Jinwoo entró en acción. Agachando su cuerpo, empuñó las dagas en un agarre inverso y cortó el tendón de Aquiles de uno de los altos orcos. “¡Uaaaaaaaaaaaaa!” Cuando su tobillo fue cortado sin previo aviso, el guerrero alto orco gritó de dolor. Y esto fue solo el principio. Con unos movimientos fluidos, que podrían ser descritos como una danza, Jinwoo se movió entre los orcos. Uno fue apuñalado por el Puñal de Baruka en sus costillas y al otro se le cortaron los músculos de sus rodillas por la Asesina de caballeros. “¡Aaaaargh!” “Arrrrg.” La adrenalina de la batalla era insuficiente para bloquear su dolor. Habiendo sido cortados y apuñalados de una manera totalmente inesperada, los guerreros altos orcos se pusieron rígidos. Pero era más que suficiente. Son Gihoon aprovechó el momento de debilidad para realizar un contraataque ¡Plaaaaaaaash! “Uaaaa… Aaarrgh.” “Arf, arf.” Son Gihoon levantó la cabeza y la espada larga de su mano atravesó el corazón de un alto orco. “Aaaargh.” El alto orco chilló por un instante, con sus labios temblando hasta que mostró el brillo de los ojos y cayó hacia atrás. Plaaaaash¡Sí! ¡Podemos lograrlo!’ – pensó Gihoon mientras apretaba los puños. El hombre mató a los altos orcos que lo rodeaban uno por uno. Mientras tanto, Jinwoo se movió constantemente por la mazmorra. “¡Aaaaaargh!” “¡Aaaargh!” Como si el tiempo se hubiera desacelerado del mundo, se movió de forma relajada y rompió el equilibrio de las diversas batallas que había su alrededor, haciendo todo lo posible para que nadie se diera cuenta. ¡Slaaaash! Cada vez que pasaba al lado de un alto orco, pequeñas heridas aparecían sobre su cuerpo. “¡UAAAAAAAAA!” “¿Aaaargh?” Cuando los altos orcos fueron arrojados al caos por las repentinas lesiones que aparecieron en sus cuerpos, los cazadores del grupo de élite no desaprovecharon la oportunidad y realizaron nuevos ataques. ‘Acaso… ¿Esta pelea es más fácil?’ ‘¿Qué es este sentimiento?’ ‘¿Estamos ganando a los altos orcos sin una sola baja?’ Los cazadores habían llegado a la conclusión de que al menos uno o dos morirían en esta batalla. Al contrario de lo que esperaban, la batalla iba a su favor. ¡Plaaaash! Una maza balanceada por uno de los cazadores se estrelló contra la cabeza de un orco y, en el mismo instante, un sonido resonó en la cabeza de Jinwoo.

Has subido de nivel.
“Ooooh.” Sus esfuerzos no eran en vano: había subido de nivel. A pesar de que no había matado o infligido ninguna herida mortal, parecía que aún ganaba puntos de experiencia solo por ayudar. ‘En realidad solo he matado a dos.’ Había ayudado a acabar con trece altos orcos. Si sus acciones servían para darle puntos de experiencia, tenía sentido que subiera de nivel. Emocionado, los movimientos de Jinwoo se aceleraron. ¡Slaaaaash! ¡Zaaaaas! “¡Aaaaargh!” Debido al apoyo invisible de Jinwoo, es espectáculo llegó a su fin. “Buuf…” Dio un paso atrás del cuerpo a cuerpo y devolvió sus dagas al inventario. ‘Creo que es suficiente…’ – pensó mientras miraba alrededor del campo de batalla. La batalla casi había terminado. Su operación había sido un éxito y había subido de nivel como recompensa. ‘Si los hubiera eliminado por mi cuenta seguramente habría ganado otro nivel.’ – pensó mientras veía unos veinte cadáveres de altos orcos dispersos a su alrededor. Lamentablemente, esta era la zona de caza del gremio Cazadores y había pagado una gran suma de dinero por tener los derechos para realizar esa incursión. Tendría que conformarse con esto. ‘Bien.’ Con una expresión de satisfacción, Jinwoo regresó a la esquina donde se suponía que se había escondido. “¡Uaaaaaaaaaa!” Ahora que la batalla estaba a su favor, los cazadores rodearon al último alto orco. Sus gritos resonaron con fuerza por toda la caverna. Con la caída del último enemigo, Jinwoo deshizo la habilidad de [Sigilo]. Aaaaa… Los cazadores aguantaron su aliento y miraron a su alrededor, confirmando que todos los altos orcos estaban muertos. “Se… ¿Se acabó?” “¿Hemos terminado?” “Esperad.” – dijo Son Gihoon deteniendo las celebraciones para comprobar el estado de su equipo. – “Heridos, ¿quién está lesionado?” En realidad, era difícil ver a personas heridas al final de una batalla cuando había sanadores de alto rango. Mientras tuvieran un soplo de vida, podrían ser curados. Cuando Son Gihoon preguntó si alguien estaba herido, en realidad estaba pidiendo que le dijeran si alguno había muerto. Pero cuando sus ojos se cruzaron con los de la sanadora, ésta negó con la cabeza. “Entonces…” Las caras de todos los miembros del grupo de asalto se iluminaron. “¡Ganamos!” “¡Es verdad, hemos ganado!” “¡Uaaaaaaaaa!” Los cazadores celebraban la victoria a la vez. ‘¿Los altos orcos son tan fuertes?’ – pensó mientras los miraba con los brazos cruzados. Por lo que acababa de ver… Tal vez no. Al no tener experiencia en una incursión de alto nivel, el ambiente de la celebración del grupo de incursión hacía que Jinwoo estuviera perdido. En ese momento, Jinwoo no lo sabía. Cuando se trataba de una mazmorra de rango A o B, el rango no era lo único que se tenía en cuenta a la hora de determinar la dificultad. El poder mágico que se medía era revisado cuidadosamente para descubrir el enfoque y la composición del equipo de asalto. En una mazmorra de rango A, los altos orcos estaban en la parte superior de las bestias mágicas de alto nivel, y en esta ocasión se habían tenido que enfrentar a más de veinte guerreros… La victoria que acaban de conseguir no era diferente de haber visto un milagro. Y ni siquiera sabían quién era el verdadero responsable de este milagro. Jinwoo solo se felicitó silenciosamente por la victoria del grupo de asalto. ‘¿Hmm?’ Vio a la mujer acercarse a Son Gihoon con una expresión seria, sus ojos decían que tenía algo que decir, así que enfocó su oído hacia la conversación. “Hermano Gihoon.” “¿Hmm?” “Cuando estábamos luchando contra los altos orcos hace un momento…” La sanadora explicó cuidadosamente lo que había visto: que, de repente, un alto orco había flotado en el aire, perdido la cabeza y matado a otro alto orco. Su rostro estaba completamente serio. “……” Son Gihoon se quedó sin palabras. “¡Te estoy diciendo la verdad!” Al mirar la cara roja mortificada de la sanadora, Jinwoo luchó por contener su risa. Mientras tanto, las celebraciones de los cazadores terminaron y se reunieron alrededor del líder de la incursión, Son Gihoon. “Líder… ¿Vamos a continuar?” “¿No es algo peligroso? Nunca pensé que unos altos orcos pudieran aparecer al lado de la entrada.” “¿Por qué no nos retiramos por ahora?” Son Gihoon miró hacia la cueva y cerró la boca. ‘Probablemente no sea fácil para él.’ Jinwoo podía entender los sentimientos de Son Gihoon. En un gremio con dos cazadores de rango S, esta sería probablemente la primera y la última vez que se le daría el mano de un grupo de asalto. Nunca imaginó que tendría que terminar tan pronto lo que podía ser el punto culminante de su carrera… ‘Cualquiera querría continuar y despejar el lugar.’ A menos que fuera un líder sensato… Habiendo tomado una decisión, Son Gihoon abrió lentamente la boca y los ojos de Jinwoo se estrecharon. Afortunadamente, no era un hombre tonto. “Retirémonos por ahora.” Las decisiones del líder eran absolutas dentro de una mazmorra. Mientras fueras parte del grupo de asalto, era una regla aceptada por todos que tenían que seguir sus órdenes sin dudar. En la antigüedad, los soldados desobedientes eran ejecutados antes de una batalla y, en cierto modo, una mazmorra era un lugar mucho más peligroso que un antiguo campo de batalla. Por eso, al líder de un grupo que entraba en una mazmorra se le encargaba la seguridad de todos sus miembros. Y Son Gihoon no decepcionó a sus compañeros de equipo. Al escuchar su orden de retirada, todo el grupo de asalto soltó un suspiro de alivio. “Buf…” “Pensaba que el hermano Son iba a ir hasta el amargo final.” “No soy tan tonto.” – respondió Son Gihoon con una sonrisa mientras golpeaba el hombro del chico que acababa de hablar. “Lo sé, mira hermano, me tiemblan las manos.” “Deja de ser un bebé. Muy bien, todos, ¡nos vamos!” Jinwoo recogió el equipo. Según lo ordenado, el grupo de asalto comenzó a moverse hacia la entrada. ‘Quería avanzar un poco más.’ – pensó mientras ponía una expresión de derrota. Aun así, solo era un invitado y un simple invitado no debía ir contra la voluntad del propietario del lugar. Era lamentable, pero parecía que eso iba a ser todo por hoy. “Maldita sea…” Frustrada por el hecho de que el líder de la incursión no le había creído, la cazadora se acercó a Jinwoo mientras hacía pucheros. “Realmente sucedió… ¿Por casualidad viste a ese alto orco?” – pregunto a Jinwoo con esperanza mientras tenía las mejillas hinchadas como una niña pequeña. “No.” “Iiiiiiiiii…” Sus esperanzas se desvanecieron en un instante, pero al mismo tiempo Jinwoo pensó que iba a reventar si tenía que seguir haciendo tanto esfuerzo por no soltar una carcajada.
* * *
No sabían por cuánto tiempo habían estado caminando. De repente, la vanguardia del grupo se detuvo. “Al… ¡Alto!” – dijo Gihoon levantando su mano derecha, su voz estaba llena de pánico. Los cazadores estaban cansados de caminar y Jinwoo, que había centrado sus sentidos en la parte posterior del grupo para detectar cualquiera bestia mágica que pudiera tenderles una emboscada, también se detuvo. Una conmoción acababa de estallar entre los cazadores. “¿Qué está pasando?” “¿Qué demonios es esto?” “¿Por qué está bloqueado el camino? ¡Estaba bien cuando pasamos antes!” Jinwoo atravesó el caos y extendió una mano. Sus ojos se ensancharon. ‘¿Está…? ¿Está bloqueado?’ Había una barrera invisible bloqueando su camino y lo primero que le vino a la mente fue la mazmorra instantánea. Ese muro invisible separaba la mazmorra instantánea y la realidad, como si estuviera en dos dimensiones diferentes. Pero Jinwoo negó con la cabeza. ‘No, esto no es lo mismo.’ El muro parecía ser algo hecho artificialmente. Podía sentir el poder mágico mezclado con la roca, estaba claro que era la magia de una bestia mágica inteligente. ‘Pero, ¿por qué?’ No entendía por qué les impedían salir en lugar de haberse encargado de que entraran en la mazmorra. De repente, Jinwoo volvió bruscamente la cabeza. “¿……?” Como si hubiera estado esperando, una aterradora ola de poder mágico llegó como un torrente desde lo más profundo de la mazmorra. ‘Dios mío…’ Tenía que ser el jefe de la mazmorra. Estaba en una escala totalmente diferente a la del poder mágico que había sentido desde el exterior de la puerta o en el interior de la mazmorra. Los otros cazadores también pudieron sentir su poder y se estremecieron. “Qu… ¿Qué?” “Acabo de tener un escalofrío.” Al ver que las caras de los cazadores se ponían blancas, Jinwoo pensó en una teoría. ‘Si es un jefe que puede borrar y ocultar su energía…’ Ese muro no estaba antes y parecía que el jefe de la mazmorra solo había revelado su poder mágico tras crearlo. ‘Ha creado… ¿Ha creado una trampa para cazadores?’ Cuando esa idea le vino a la mente, un escalofrío le recorrió la espalda y justo en ese momento… Tap tap tap tap Tap tap tap tap Desde la oscuridad de la mazmorra se escucharon pasos mucho más fuertes que los del primer grupo de orcos.