sábado, 16 de noviembre de 2019

G4L Capítulo 41

Arco 6 Capítulo 41
Comprendiendo la situación
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“¿Crees que estas explicaciones sobre las herramientas son suficientes?” – preguntó Kazura. Después de terminar la explicación de todas las herramientas que había sobre la mesa, Kazura volvió su atención hacia Narson y Zirconia, quienes estaban probando la sopa de su plato. Havel, que acababa de regresar a la habitación, también probaba la sopa junto con Isaac. “Sí, todas son herramientas magníficas. Gracias por su explicación.” – agradeció Narson con una sonrisa mientras dejaba la cuchara sobre su plato. “Entonces, deseo recibir una explicación sobre la situación del territorio.” – solicitó Kazura. “Entiendo. Zir, los documentos.” – dijo Narson. “Lo traeré todo. Isaac, por favor, ayúdame a traerlo.” “Sí, señora.” En un momento, los dos abandonaron la habitación. Después de que ambos salieran, Narson miró a Varin y Valetta, que estaban sentados al lado de Kazura. “Los documentos que estoy a punto de mostrarle tienen algunos secretos de estado sobre mi territorio. Lo siento, pero dejar que más gente los vea es…” – dijo Narson. “Hmm, ya veo.” Al escuchar las palabras de Narson, Kazura entendió la situación y se volvió hacia Varin y Valetta. Por el momento, a excepción de Kazura, en quien confiaba como Greisior, los documentos no se podían mostrar ni a Valetta ni a Varin, que solo eran unos meros acompañantes para tranquilizar a Villa Grisea. “Señor Narson, si lo permites, mientras informas a Kazura, puedo hablar con Varin y Valetta en otra habitación sobre los eventos que han acaecido en Villa Grisea hasta este momento.” “Hmm, de acuerdo. Kazura, ¿le parece bien?” – preguntó Narson. “No me importa, seguro que Havel sabrá comportarse.” Al oír las palabras de Kazura, Havel puso una sonrisa, entendiendo que no debería forzar las cosas para intentar descubrir algo más. “Sí, absolutamente cumpliré con la promesa que le he hecho.” – contestó Havel. “¿Promesa…?” – preguntó Narson. Como no sabía nada acerca de la promesa verbal que le había hecho a Kazura en Villa Grisea, puso una expresión perpleja. “Sí. Cuando me pidieron que ayudara a Arcadia, les hice prometer algunas cosas.” – respondió Kazura. Cuando escuchó la palabra ‘promesa’, Narson envió por un instante una mirada penetrante a Havel que, al verlo, se puso firme al instante, pero siguió mostrando una expresión determinada. “¿Qué tipo de promesa?” “No podéis interferir en cualquier cosa que haga en Villa Grisea. Sin excepción. Además, no trataréis a la aldea ni a los aldeanos de manera inapropiada. Para ser específicos, dado que los aldeanos tienen una relación cercana conmigo, no serán explotados para extraerles ningún conocimiento que les otorgue. No me importan las leyes que han estado vigentes hasta este momento, como la obligación de pagar impuestos, sin embargo, no podéis modificar la ley para realizar las acciones que acabo de nombrar. Si estas dos promesas se incumplen, no volveré a ayudar a Arcadia.” Narson estaba preocupado por el tipo de promesas que habían tenido que hacer, pero cuando escuchó de qué trataban, dejó escapar un suspiro de alivio. Si eso era lo único que tenían que hacer no era un problema. Ya había decidido tener cuidado al tratar con Villa Grisea. Además, era una suerte que tuvieran que acatar las leyes que estaban en vigor, ya que todavía sería el gobernante nominal de la aldea. Aunque solo se trataba de una pequeña aldea con una población de menos de cien personas, si los ingresos fiscales de una aldea se detenían de repente, con el actual estado de la región, sería un problema. Creía que la ayuda de Kazura tendría un efecto positivo sobre la economía de la aldea, así que era mejor no perder su control y sus ingresos fiscales. “Está bien. Mantendré esa promesa, así que humildemente le doy las gracias por su apoyo… Havel, llévalos a la otra habitación.” “Sí, señor. Varin, Valetta, por favor, por aquí.” Guiados por Havel, ambos dejaron sus asientos y lo siguieron hacia la puerta de la habitación. Cuando salían de la habitación, Valetta lanzó por un instante una mirada preocupada hacia Kazura, pero siguió caminando sin detenerse.
* * *
Unos minutos más tarde de que el grupo de Havel y Varin abandonaran la habitación, Kazura comenzó a revisar la gran cantidad de documentos que estaban apilados frente a él con una expresión rígida. Zirconia estaba sentada a su lado, mientras que Narson se situó en frente, explicando la situación de su territorio. Además de los documentos apilados, había un gran montón de papeles en un lado de la mesa, que Isaac iba pasando a su señor a medida que los iba necesitando durante la explicación. “El daño en el sur y en el este de Isteria no es tan grande. Sin embargo, el daño de la región occidental y norte es devastador. La incesante sequía ha causado que la mayoría de los cultivos que deberían estar cosechándose en estos momentos se marchiten. Además, el suelo está tan seco que no se podrán plantar nuevos cultivos la próxima temporada. El precio de los alimentos ha experimentado un fuerte aumento, causando dificultades económicas a los ciudadanos.” – explicó Narson. ‘Esto es malo, hay partes que no puedo leer porque han sido devoradas por los gusanos. Tampoco comprendo las palabras técnicas...’ Mientras escuchaba la explicación de Narson y de Zirconia, Kazura intentó leer las frases escritas en los documentos, pero cuanto más lo intentaba, más preocupado estada. Había aprendido algunas palabras de Valetta, pero habían pasado tres semanas desde que empezara a aprender a leer. Podía arreglárselas con oraciones simples, pero el documento estaba lleno de frases completas y palabras técnicas. Desde el fondo de su corazón, envidiaba las asombrosas habilidades de aprendizaje de Valetta. Había comenzado a aprender japonés hacía diez días, pero ya era capaz de leer sin problemas las oraciones en japonés. “Además, por culpa de la sequía, la ayuda que estábamos recibiendo del territorio de Gregorn también ha disminuido…” – continuó Narson, mientras Kazura seguía preocupándose. Aunque intentase disimular, la realidad era que no podía comprender las oraciones del pergamino, por lo que se estaba planteando confesar que no podía leer. “Señor Narson, ¿puedo hablar un momento?” “Sí, ¿qué ocurre?” “Lamento no haberlo dicho hasta este momento, pero no puedo leer las letras de este país. Por ello, ¿puedo pedirle que me explique los puntos principales de estos documentos?” Al escuchar las palabras de Kazura, Nelson y las demás personas de la habitación mostraron la misma expresión de sorpresa. Sin embargo, Zirconia puso una sonrisa y, cogiendo los documentos que le estaba indicando Kazura, comenzó a leer punto por punto la explicación de Narson.
* * *
Dos horas más tarde… Kazura tenía la misma expresión rígida mientras miraba la libreta que tenía delante. Había anotado los puntos principales de la explicación de Narson con un bolígrafo. La situación no era algo tan grave que fuera a causar la destrucción del territorio en unos días, pero si el clima y el orden público no mejoraban, en medio año a partir de ahora existía la posibilidad de que todo el territorio de Isteria sufriera una hambruna inimaginable. ‘Lo primero que debo hacer es mejorar la situación alimentaria del territorio. A continuación, proponer contramedidas para evitar las inundaciones de la temporada de lluvias del próximo año. También hay que abordar la cuestión de los problemas de higiene en las ciudades, el mal estado de los edificios en las zonas rurales y el déficit crónico de las cuentas de la región… Ah, son bastantes problemas.’ – pensó Kazura ensimismado. “Aunque es vergonzoso admitirlo, no hay forma de ayudarlos a todos. Ya hemos alcanzado el límite de la reserva de alimentos, si esto continúa, existe la posibilidad que este territorio sea como un infierno. Ni siquiera hay registros de una sequía como esta en los últimos cientos de años…” – dijo Narson con una expresión indescriptible y desanimada. Según la explicación que le acababan de dar a Kazura, la producción de alimentos había disminuido y, por tanto, el precio de los alimentos había experimentado un fuerte aumento. Si la situación actual continuaba, la única conclusión posible sería el racionamiento de la comida. Finalmente, habría disturbios, y muchos ciudadanos intentarían saquear los alimentos que los ricos habrían estado acumulando hasta este momento. Como decía Narson, sería un infierno causado por el hambre. “Me preocupa el enorme presupuesto militar, pero… Dado que la situación ya está de esa manera, no hablemos de eso.” – dijo Kazura, causando que la cara de Zirconia se pusiera rígida por un instante, pero cuando explicó que no iba a interferir con el presupuesto militar, mostró una expresión de alivio. Según le había contado Valetta, era muy probable que la guerra con Balveil se reanudara dentro de cuatro años, así que supuso que ese gran gasto militar era necesario debido a las preparaciones para ese momento. Aunque sentía curiosidad por tanto gasto, no tenía sentido involucrarse en todo, así que decidió no interferir en él por ahora. “Bueno, haré algo para mejorar la situación alimentaria. Pero dado que no puedo ayudar demasiado, espero cooperación por su parte.” “¡Ah…! ¡Muchas gracias! Si es algo que está dentro de nuestra capacidad, haremos todo lo posible por ayuda. ¡Con mucho gusto ofreceremos nuestra cooperación!” – respondió Narson entusiasmado, mientras se levantaba de la silla y tomaba la mano de Kazura para mostrar su gratitud. Tanto él como Zirconia tenía una expresión que indicaba que no podían creérselo, mientras que Isaac se quedó de pie con una gran sonrisa en su cara. “Ahora háblame sobre las inundaciones y los problemas de higiene.” “¿También va a ayudarnos con eso?” “Primero tengo que comprender la situación actual, pero creo que podría pensar en algo.” Cuando venía hacia la ciudad, Havel ya le había explicado por encima cual era el problema, por lo que pensaba que podía ayudarlos una vez que supiera con exactitud qué tipo de daños producía. Sin embargo, al final todo dependía de si era capaz de manejar el problema. “Otra cosa, hay algo que me gustaría que preparases. Veamos… Para dentro de tres días.” – dijo Kazura. “Entendido. ¿Qué debo preparar?” “Una bolsa de tela gruesa de este tamaño…” – dijo Kazura, mientras dibujaba con el dedo sobre la mesa. Se trataba aproximadamente del tamaño de una bolsa de arroz de 45 litros que se usaba en los hogares japoneses. “Por supuesto. Isaac, prepáralo rápidamente.” – ordenó Narson, tras ver el tamaño de la bolsa. “¡Sí, señor! “Ah, espera, una cosa más.” – dijo Kazura de repente, deteniendo a Isaac, que ya estaba a punto de salir por la puerta. “Sobre su número, serán dos…” – comenzó a decir Kazura, pero se detuvo como si estuviera pensando en algo. Pero cuando Isaac estaba a punto de completar la frase preguntando si quería dos bolsas, la frase de Kazura lo dejó estupefacto. “No, sería un problema si el número no es suficiente. Por favor, prepare tres mil bolsas lo antes posible.” “¿Eh…?” “Ah, cierto. Que las bolsas de tela se puedan cerrar. Asegúrate de que tengan un cordón en la parte superior, como si fuera una bolsa. Además, necesitaré algunos carruajes.” – continuó Kazura, dejando a Isaac estupefacto en la puerta y cambiando su mirada hacia Narson. “Cu… ¿Cuántos necesita?” – preguntó Narson con voz temblorosa. “Prepara los suficientes carros para transportar tres mil sacos completamente cargados en un solo viaje desde Villa Grisea hacia Isteria. Me sirve que algunas sean carretas. Además, prepara suficientes soldados para evitar que saqueen los carros. También harán falta conductores y porteadores. Dado que llevará varios días moverlo todo hacia Isteria, necesitaremos suministros y mano de obra…. Hmm, creo que trescientas personas serán suficientes. Si es posible, que sea gente que tenga experiencia y resistencia haciendo trabajos agrícolas.” “En… Entendido…” – contestó Narson. “Señora Zirconia.” – dijo Kazura volviéndose hacia la persona que estaba sentada a su lado. Sus hombros temblaron al oír su nombre. “Es… Esto, necesito ir a informar a los oficiales dentro de un rato, así que…” – dijo Zirconia mientras apartaba la mirada y trataba de abandonar el asiento. Sin embargo, Kazura puso su mano derecha sobre su hombro izquierdo, haciendo fuerza con la mano. “Vamos, vamos…. Por favor, siéntate…” Viendo la sonrisa de Kazura, Zirconia solo pudo asentir débilmente, pero sus ojos mostraban que no se estaba riendo en absoluto.
* * *
Una hora después de que asignara una gran cantidad de trabajo a todos los que estaban en la habitación, Kazura se encontraba en la plaza a la que había llegado con Varin, Valetta y Havel. Había un carruaje cerrado esperándolo. No era el mismo que lo había traído esta mañana, pero ahora había cuatro hombres musculosos de pie a un lado del carruaje. Todos llevaban una armadura de placas, un casco de bronce y una lanza. Además, portaban escudos redondos a la espada y una espada corta en la cintura. No se podía decir que fueran jóvenes, pero tampoco eran viejos. Emitían el aire de un soldado con un largo historial militar. “Me quedaré aquí otros tres días, así que saluda a todos en el pueblo. Aunque tarde un poco, voy a volver, así que no te preocupes.” – dijo Kazura. “Pe… Pero…” – contestó Valetta. Quería decir algo, pero dudó en el último momento y se quedó mirando a Kazura en silencio. A continuación, bajó la cabeza y mostró una expresión recatada. Tal vez estaba preocupada por Kazura, pero sus expresiones lo inquietaban. ‘Sería realmente útil si Valetta pudiera quedarse a mi lado, pero… No creo que vaya a suceder.’ – pensó Kazura. Para ser honesto, quería que se quedara con él en Isteria. Aunque solo fueran unos días, quedarse solo en una tierra desconocida era descorazonador y pensaba que sería mejor si Valetta estuviera a su lado. Podía aprender las cosas a gran velocidad y se sentía muy relajado a su lado. Si le hubiera pedido que se quedara a su lado, Valetta habría aceptado sin dudarlo, pero Kazura no podía hacer eso. Si Kazura comenzaba a depender de Valetta, aunque solo fuera una vez, incluso solo una vez, abandonaría Villa Grisea, su casa, para seguirlo siempre que necesitara quedarse en Isteria. Eso no estaba bien. Explotar la buena voluntad de la chica terminaría por separarla de sus cosas más preciadas. ‘Cuando Varin quiso que fuera a Isteria a estudiar, se negó y decidió quedarse en la aldea. Si la arranco de los brazos de su padre por mi propia conveniencia, entonces no soy un Dios, sino un demonio.’ Kazura creía que Valetta deseaba quedarse al lado de su padre, por encima de cualquier otra cosa. Además, en la medida de lo posible, no quería molestarlos demasiado, ni a ellos ni a la gente de Villa Grisea. Dentro de la mente de Kazura, la posición de las personas de la aldea de Grisea ya había cambiado, de personas en una gran crisis a la que necesitaba ayudar, a personas importantes que necesitaba proteger a toda costa. “Por favor… ¿Regresarás pronto?” – murmuró Valetta, levantando la cara por un instante, con una expresión al borde del llanto. A continuación, volvió a bajar la cabeza. Viendo la expresión de Valetta, Kazura sonrió con ironía y le dio unas palmaditas en la cabeza con suavidad.

jueves, 14 de noviembre de 2019

TBATE Capítulo 41

Capítulo 41
Un baile I
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

El salón de baile dentro de la mansión Helstea estaba lujosamente decorado con coloridas cortinas con cordones que colgaban a juego junto a otros adornos ubicados sobre las mesas y la zona de baile. Se habían colocado con cuidado los orbes luminosos sobre las lámparas de araña para crear un ambiente sereno, a medida que los invitados iban entrando por las gigantescas puertas principales. Me vestí con ropas formales para la fiesta de cumpleaños especial que Vincent y nuestra familia habían decidido darle a Ellie. Si bien este mundo tenía ropa formal que era muy similar al esmoquin de mi viejo mundo, aquí no había corbatas. En su lugar, usaban pañuelos que se colocaban alrededor del cuello y con un lazo de moda. Dado que el salón de baile estaba ubicado en el ala opuesta a nuestras habitaciones, Ellie no tenía idea de que le íbamos a organizar una fiesta. Ella asumía que las dos familias irían a un restaurante elegante, por lo que se estaba preparando con entusiasmo con nuestra madre y con Lilia, que había regresado para el evento. Sylv estaba durmiendo dentro de mi habitación. Su cuerpo todavía se estaba acostumbrando al gran cambio que había sufrido recientemente. Le prometí que le guardaría toda la comida que sobrase. “Bienvenidos. Por favor, entrad.” – dije con una sonrisa caballerosa, dando la bienvenida a las amigas de mi hermana pequeña. Las había conocido en la escuela y, aunque era el deber que me había asignado Madre, no es que me gustara demasiado. Con una risa tímida y un rostro enrojecido, mantuve una sonrisa amable mientras más y más personas comenzaban a salir de los carruajes, acompañadas por un conductor y un acompañante. Los asistentes a la fiesta de mi hermana consistían en sus amigas, las acompañantes de las amigas, que eran un grupo de personas mayores, y los amigos de mis padres o los amigos de Vincent y Tabitha. A las ocho de la noche, la mayoría de las personas de la lista habían llegado y Madre notificó a la criada que ella y mi hermana llegarían en breve. “Bueno, ¿no estás vestido todo limpio y elegante?” Cuando me di la vuelta hacia la puerta, vi a Gideon con su característica bata de laboratorio marrón y sus gafas colgando del cuello. Al menos esta parecía más limpia. “Esta es una sorpresa bastante agradable, señor Gideon.” – dije con una sonrisa. “¿Sabías que trataría de verte de nuevo?” – respondió tras dar un pequeño gruñido cuando vio mi cara sonriente. Mi sonrisa se mantuvo intacta mientras usaba mi mano para guiarlo hacia la zona donde estaba el refrigerio. “Sin embargo, admitiré que resultaba inesperado de su parte utilizar el cumpleaños de mi hermana para reunirse conmigo.” “¡Bah! Tú y yo tenemos mucho de qué hablar y, ¡no olvides que no te dejaré hasta que esté satisfecho!” – se quejó mientras íbamos andando hacia la zona de la comida. Al llegar, de inmediato, pidió una bebida alcohólica. Elijah, a quien había visto hablar con una acompañante que era un poco mayor que nosotros, vino caminando hacia mí, con los hombros caídos. “Es la tercera vez que le pregunto a una chica, y todas muy amables, ponen una excusa para irse a otro lado… Aaaahh…” – dijo mientras suspiraba abatido. Sus lentes estaban un poco torcidas. Antes de que tuviera la oportunidad de comenzar a vacila… Esto, consolarlo, fuimos interrumpidos por una voz poderosa. “Por favor, ¡prepárense! La señorita Alice y Eleanor están en camino.” – gritó una criada antes de indicar que apagasen todas las luces. “Mama… Pensaba que íbamos a salir a cenar, ¿a dónde vamos…?” “¡¡¡¡¡¡¡¡SOR-PRE-SA!!!!!!!!” Con el candelabro encendido y un par de artefactos iluminándose con una variedad de luces de colores, la cara confundida de mi hermana pequeña pasó de la sorpresa a una de pura alegría. Sus ojos se abrieron y sus mejillas se sonrojaron mientras sus manos se movían de forma instintiva para cubrir su boca abierta. Pero no tuvo mucho tiempo para disfrutar de su momento de asombro, ya que sus amigas de la escuela corrieron hacia ella y la abrazaron, para a continuación llevársela. Lilia me dio una mirada significativa antes de desaparecer. “Buen trabajo dando la bienvenida a todos los invitados, Art.” Madre se acercó a mí y me dio unas palmaditas en la cabeza antes de que algunos de sus amigos la alejaran y me dejaran vagar a mi aire. Vi a Padre con Vincent y algunas otras figuras vestidas de manera importante, hablando de negocios y de otros temas poco interesantes. Los camareros caminaban entre los invitados llevando platos y bebidas variadas. Estaba comiendo algo parecido a un bocadillo del tamaño de sándwich cuando escuché a Padre chocar su copa de vino con el tenedor. “¡Ejem! Antes de que comience oficialmente la fiesta, me gustaría agradecer a todos, en nombre de mi preciosa hija, ¡por venir aquí esta noche!” Cuando escuché las palabras de Padre, vi a mi hermana sonrojarse de vergüenza mientras sus amigas se reían y aplaudían, participando de esta alegre ocasión. “Por favor, ¡que comience la música!” – dijo Padre, señalando hacia la parte posterior de la zona de baile. Allí, cinco músicos sacaron sus instrumentos. Me sorprendió ver que los instrumentos se veían idénticos a los instrumentos de la familia de cuerda de mi mundo. Había dos violines, una viola y un músico de violonchelo, además de un pianista colocado detrás de ellos. El piano tenía una forma algo diferente y cuando comenzó a tocar, el sonido que producía era mucho más profundo y rico que el de un piano de cola normal. “¡Sería una gran alegría ver a mi amado hijo e hija tener el primer baile!” Las mejillas de mi padre estaban un poco enrojecidas por el alcohol, y acababa de decir algo que podría ser desastroso. Madre tenía una expresión de pánico porque ni ella ni mi padre nos han dado clases de baile. Capté la horrible cara de mi hermana cuando se dio cuenta de que podría convertirse en una vergüenza total en el día de su cumpleaños. Manteniendo la calma, avancé con confianza hacia donde estaban mi hermana y sus amigas. “¿Me honrarás con tu mano para un baile?” – dije inclinándome y colocando una mano delante de mí. Escuché varios chillidos y ‘Aaaah’ de sus amigas, pero los ignoré. Todavía inquieta por el giro de los acontecimientos, no pudo encontrar las palabras para contestar, así que asintió con la cabeza y aceptó mi mano. Tan pronto como ella estuvo en mis manos, los aplausos del público se desvanecieron a medida que el suave flujo de música se volvía más fuerte y llenaba la habitación. La música era lenta y rítmica, por lo que era fácil de seguir. Su rostro, antes en pánico, se volvía más tranquilo a medida en que se daba cuenta de que solo necesitaba seguir mi guía. Mi mano derecha se aferró a la de ella y, con mi izquierda, suavemente colocada sobre su frágil cintura, dimos vueltas uno alrededor del otro, mientras su vestido de coral claro revoloteaba con gracia. Cada paso que daba era un reflejo del mío, mientras caminábamos alrededor de la pequeña pista de baile formada a nuestro alrededor por la multitud. Estaba tranquilo y sereno, bailando y balanceándome con gracia, ya que bailar era algo que había tenido que aprender para cualquier ocasión formal como Rey. No podría avergonzarme a mí mismo como figura decorativa de mi nación. La cara de mi hermana cambió de la calma a la emoción cuando realmente comenzó a disfrutar del baile. Su piel brillaba por la transpiración y, junto a su sonrisa, daba un sentimiento radiante a la multitud. Estábamos dando vueltas como si hubiéramos ensayado para una gran actuación. Incluso los músicos nos acompañaron inspirados en nuestros movimientos. Cuando la última nota de la canción llegaba a su fin, ella siguió mis pasos a la perfección, llegando a un hermoso final, sincronizado perfectamente con los músicos. Al instante, comenzaron los aplausos y los vítores de la audiencia, algunos de los adultos más emocionados, incluso silbaban. El ruido apagó los suaves jadeos de mi hermana, cuando los dos nos inclinamos, tomados de la mano. “¡Eso ha sido maravilloso!” “¡Realmente espléndido!” “¡Qué gran actuación!” Escuché cumplidos de todo el mundo, que hicieron que la sonrisa de mi hermana se ampliara aún más. “¡Hermano!” Mi hermana no podía contener su emoción cuando saltó a mis brazos, y casi me derribó por la sorpresa cuando comenzó a reír con sus brazos alrededor de mi cuello. “¡La hostia! ¡Eso ha sido genial! ¿Dónde aprendiste a bailar así, Art?” – dijo Elijah mientras corría hacia nosotros. Sus ojos estrechos estaban brillando de emoción bajo sus gafas. Le di un único encogimiento de hombros antes de bajar suavemente a mi hermana y darle una palmadita en la cabeza. “Feliz cumpleaños, princesa.” – dije dándole un guiño juguetón antes de que Padre la cogiese en brazos. “¡JA, JA! ¡Mi bella princesa y mi guapo hijo! ¡Qué gran actuación!” Padre debía haber estado bebiendo aún más, porque estaba aún más rojo que antes. “¡AY! ¡AY! ¡AY!” – soltó a continuación, cuando Madre comenzó a tirarle del lóbulo de la oreja. “¿Entiendes el desastre que esto podría haber causado si Art no LLEGA a saber bailar?” – susurró sin dejar de enfatizar la palabra ‘llega’. “Aprendí de Jasmine mientras era un aventurero. ¡Pensé que sería útil!” – expliqué de forma inocente eliminando de un plumazo la mitad de las sospechas de mi entusiasta madre. “¡No lo pensé! ¡No lo pensé!” – se las arregló para jadear, mientras mi hermana, que había sido dejada de lado, se iba con sus amigas. Madre, todavía enojada, arrastró a mi ebrio padre por el lóbulo de la oreja hasta donde estaban los adultos.
* * *
Punto de vista de Eleanor Leywin. “¡Tu hermano es tan guapo! ¡Estoy tan celosa! Desearía que mi hermano fuera como él. ¡Parece tan agradable!” Mis amigas de la escuela felicitaban a mi hermano y a mí por el baile. “¡Je, je! ¡Te dije que era genial!” – respondí orgullosa de ser su única hermana. “Sí, ¡es increíble! ¡Apuesto a que los dos habéis practicado mucho para ese baile! Se veía FAN-TÁS-TI-CO.” – dijo mi mejor amiga Nicole, realmente emocionada. “U… Umm, ¡Sí! Pero nuestra maestra era muy buena, ¡así que lo entendimos muy rápido!” – dije mintiendo. Pensaba que sería extraño para ellos saber que únicamente mi hermano sabía bailar, no yo, cuando debería ser al revés. Mi corazón todavía latía acelerado por el baile. Había sido realmente agotador, pero también muy divertido porque hermano me había guiado tan bien, que me había sentido como una bailarina profesional. “Tienes una sonrisa enorme, Ellie.” – dijo Nicole entre risas, mientras me daba un codazo con el brazo. “¡Je, je! ¡Vamos a buscar algo de comida!” Tengo que parecer ocupada, para que algunos de los otros chicos que hay por aquí no me pidan que baile.
* * *
Punto de vista de Arthur Leywin. Me desplomé en un rincón, con un vaso de zumo de manzana en la mano. El baile dio una razón más para que los adultos y las acompañantes vinieran a saludarme, algunos incluso insinuando un baile. Poner una sonrisa y hablar en un tono más alto de lo normal para sonar más respetuoso era realmente agotador. Vi a Elijah bailando con una chica que parecía ser de nuestra edad, tal vez un año más joven, probablemente una de las amigas mayores de mi hermana. Supongo que finalmente lo logró. “Oye, debes ser el Arthur del que todos hablan.” – dijo un chico de cabello rubio bastante alto y sereno, que se apoyaba en la pared que había a mi lado. “Ja, ja, supongo que debo serlo.” – dije esbozando una sonrisa, mientras tomaba otro sorbo de zumo. “Todos mis amigos están celosos de ti por robar la atención de las chicas.” – dijo riéndose mientras extendía la mano. – “Mi nombre es Jarrod Redner. He escuchado mucho de ti por boca de Lilia en la escuela.” “Ah, vosotros dos vais a Xyrus. Como ya sabes, soy Arthur Leywin, encantado de conocerte.” Recibí el apretón de manos antes de que mis ojos vieran a Lilia, que comenzó a acercarse a nosotros al vernos juntos. “¿Puedo suponer que estáis saliendo o que te gusta antes de que ella venga aquí?” – dije en un tono de voz tan bajo que únicamente los dos podemos escucharlo. “Eres bastante astuto, ¿verdad? Sí, los dos somos parte del consejo estudiantil, ella es la secretaria y yo el tesorero. Estoy tratando de perseguirla y ya lo he declarado muchas veces.” – dijo mientras la miraba con una sonrisa. “Puede parecer un poco simple, pero es una buena chica. Espero que la cuides bien.” – respondí. “Bueno, espero tener la oportunidad de hacerlo algún día. Por ahora ella me ha rechazado las tres veces.” – dijo con una pizca de decepción en su rostro. “¡Hola Arthur! ¡Lamento no haber tenido la oportunidad de saludarte hoy! ¡He estado muy ocupada desde el momento en que llegué aquí y tú también estabas ocupado preparándote!” “Os dejaré solos.” – dijo Jarrod, para a continuación alejarse con solemnidad y un toque de celos en sus ojos. Ni siquiera miró a Lilia cuando pasó a su lado. “Te ves hermosa hoy.” – digo con calma, chocando mi vaso de zumo con el suyo, antes de dar otro sorbo. “O… Oh… Quiero decir, ¡gracias!” Lilia estaba realmente nerviosa cuando comenzó a juguetear con el cuello de su vestido verde claro, que estaba adornado con volantes y unos sutiles adornos. No la había visto desde antes de que comenzara a asistir a Xyrus. Lilia había madurado mucho en año y medio; su rostro infantil se había vuelto un poco más refinado. “Debes ser bastante popular en Xyrus. ¿Ya tienes novio?” – dije para molestarla un poco y hablar de la vida escolar. Mi propia hermana a veces me hablaba de chicos a los que les gustaba, presumiendo que era muy popular. “N-No, ¡por supuesto que no! Todavía no tengo nada de eso. Ja, ja.” – respondió mientras agitaba desesperadamente ambas manos, señalando que no había manera de que eso fuera a pasar. Sus movimientos me hicieron reír. “Todavía eres joven, así que tómate tu tiempo y conoce al hombre adecuado. ¡Pero será mejor que me lo traigas primero para que pueda aprobarlo antes de que comiences a salir con él!” – dije mientras la golpeaba en el brazo. Al oírme, Lilia puso una mirada triste, pero rápidamente cambió de expresión. “¡Sí, lo haré! ¡Simplemente no seas demasiado duro haciendo de juez!” “Ejem, ¿te importa si me prestas al muchacho?” – dijo Gideon acercándose y hablando con Lilia de la manera más gentil que pudo.



miércoles, 13 de noviembre de 2019

Retro Capitulo 68

Volumen 3 Capítulo 68
Gran Evento IV
Traducido por Lord
Corregido por Tars
Editado por Tars

Comenzando con Romántica, Pram y Ajest también ganaron fácilmente sus combates. Tras superar los octavos de final, todos llegaron a cuartos. Todos los que participaban en la Competencia del Océano Dorado eran de alto nivel, y llegar a cuartos de final significaba que sus habilidades eran notablemente altas. Pram, Romántica y Ajest salieron triunfantes del estadio. Como los cuartos de final no comenzarían hasta las 3:00, tenían dos horas para comer. “Creo que he mejorado mucho en comparación con el pasado.” “Bueno, es obvio ya que entrenas muy duro.” La reunión del consejo todavía no había terminado, así que tenían que comer solos. Ya habían visto un lugar que preparaba pasta en el camino hacia aquí, así que decidieron comer allí. “Pero es una pena que Romántica y Ajest ya se vayan a encontrar.” – dijo Pram. Romántica y Ajest se enfrentarían en los en cuartos de final. En ese momento, Romántica dijo que no había nada que se pudiera hacer. “¿Por qué estás triste? En realidad, no me disgusta, es una buena oportunidad. ¿No es así Ajest?” “Bueno… Al menos una vez.” – respondió Ajest con menos entusiasmo. “¿No te sientes frustrada por luchar contra Ajest?” – le preguntó Pram a Romántica. “Tengo mucha confianza en mis habilidades. Aunque no es que pueda permitirme subestimarla.” Romántica todavía recordaba los increíbles reflejos de Ajest cuando jugaron al voleibol. Ajest era un espadachín mágico. No sólo tenía habilidades como mago, sino también como caballero, por lo que nadie se atrevía a desafiarla a la ligera. A lo largo de todos los cursos de la Academia Hebrion, sólo unas pocas personas podían abrumar a Ajest y, sin contar a Desir, probablemente era la mejor en combates individuales del primer curso. Glup *Estremecimiento / tragar* De todos modos, una comparación tan dolorosa ya no servía de nada. Romántica tenía mucha hambre después de haber gastado tanto poder mágico durante el combate. “De todos modos, necesito comer primero. Recuerdo que estaba por aquí…” Había tanta gente en la calle que apenas había espacio para caminar. La calle estaba llena de gente que venía a ver la Competencia del Océano Dorado o a pasar sus vacaciones yendo a la playa. Cuando iban caminando por la calle, algunos de los espectadores los reconocieron y saludaron. Algunos incluso les dieron palabras de aliento. “¡Oye, Romántica! ¡Debes ganar! ¡Aposté todo el dinero del mes para alcohol en ti!” “¡Señorita Ajest! ¡Si pierdes soy hombre muerto!” “Pram, no me importa si ganas o no. ¡No te hagas daño! ¡Eres demasiado guapo!” La mayoría de las palabras de aliento estaban relacionadas con las apuestas. Sin embargo, todavía era agradable ser famoso y reconocido por los demás. Romántica y Pram no podían ocultar sus tímidas sonrisas. Mientras caminaban por la calle con un paso mucho más alegre que antes, Romántica, que iba al frente del grupo, de repente se detuvo y miró hacia atrás. Un hombre acababa de pasar a su lado. Era un hombre que llevaba una capucha, pero poco antes de cruzarse con ella, definitivamente vislumbró lo que había dentro por el rabillo del ojo. Era la máscara de un cuervo. “Romántica, ¿Pasa algo?” “En realidad no.” Romántica se había convertido en una hechicera del tercer círculo, y la mayor diferencia era que podía sentir más maná a su alrededor. Anteriormente, sólo sentía la presencia de maná, pero después de alcanzar el Tercer Círculo, sentía como si el maná estuviera en sus manos. Y entonces, por primera vez, Romántica se dio cuenta de que el maná tenía una naturaleza ligeramente diferente para cada persona. Un maná pequeño, pero que fluía de forma sutil para Desir. El maná frío y helado de Ajest, que aparentemente pinchaba como la escarcha. Y… ‘Se siente como si hubiera sentido este maná en alguna parte.’ Definitivamente era un maná que sintió en alguna otra parte. Y no fue hace mucho tiempo. ‘Cierto, en esa ocasión…’ El mago, que lideró a los hombres que atacaron la sucursal de la Torre de la Magia de Aeurelli, también tenía ese maná. Romántica no estaba totalmente segura si la sensación era la misma porque en aquella época se encontraba en el segundo círculo, pero sintió una sensación similar en el hombre que acababa de pasar a su lado. Un maná con olor a alcantarilla. El recuerdo que le vino a la mente era un maná tan horrendo, que no tuvo que hacer nada para intentar recordarlo. “¿Los Forasteros?” – murmuró Romántica para sí misma, mientras miraba al hombre que había pasado a su lado. “¿Eh? ¿De qué estás hablando?” “No, ese hombre tiene un maná similar al que sentí durante el ataque a Aeurelli.” – dijo Romántica, mientras señalaba al hombre que llevaba la capucha. No estaba segura, pero tenía una sensación similar. Si su suposición era correcta… “Si estás en lo cierto, puede ser peligroso.” – añadió Ajest. “La forma en que ese hombre camina… Es muy inusual.” Era como si estuviera listo para enfrentar cualquier tipo de ataque. Se sentía como si hubiera sido forjado con un cuchillo. “Y también está escondiendo su maná. Ni siquiera puedo decir cuánto tiene.” Probablemente era un mago con un nivel muy alto, mucho más allá de sus habilidades actuales. “No lo pienses demasiado. Es sólo un sentimiento, y quizás solo sea un gran mago de algún tipo.” Romántica apenas fue capaz de sacudirse los pensamientos sombríos. Quería llegar al fondo del asunto, pero no podía culpar al hombre sin ninguna prueba. No únicamente basada en sus sentimientos. “En primer lugar, vamos a comer algo. Ahí está.” – dijo Romántica, señalando el cartel del restaurante de pasta. El nombre del restaurante estaba escrito en letras elegantes. Ajest y Pram ya no volvieron a sacar el tema como si hubieran llegado a un acuerdo previo. El equipo entró en el restaurante, y cada uno pidió algo que llamó su atención. Mientras comían y hablaban, el recuerdo del mago comenzó a desvanecerse. Poco después el tema de la conversación se trasladó a Desir, que no estaba presente en este momento. “Apuesto a que lo está pasando mal.” “¿No crees que a Desir le va bien? Ha manejado todas las situaciones en las que se ha encontrado perfectamente.” – rebatió Pram, cuando escuchó la taxativa declaración de Romántica. Lo mismo ocurrió en el examen de promoción, así como en el Mundo de las Sombras. Pram había depositado toda su confianza en él. Ajest asintió mostrándose de acuerdo. “Eso no es lo que quise decir. Papá y yo hemos asistido a algunas reuniones con gente poderosa y siempre insistían en expresar sus opiniones, ya que sólo estaban interesados en sus propios beneficios.” “¿Si?” “Así que, a estas alturas, definitivamente habrá muchos argumentos opuestos en la reunión. Estarán presionando por su propia justicia y beneficios. Nuestro pobre y plebeyo líder de grupo en esa batalla…. ¿Te lo puedes imaginar?” “¿Crees que Desir no es bueno?” – preguntó Ajest. “Bueno… Claro. Eso no es cierto. Mientras no haya ningún tema relacionado con Hebrion… Sí, no debería haber ningún problema.” En ese momento, los platos comenzaron a llegar hasta la mesa. Cuando sus platos principales salieron, Romántica concluyó la conversación. “En resumen, hay situaciones que no tienen solución, no importa cuán desesperado estés.” – dijo Romántica, dando por concluida la conversación.
* * *
El hombre encapuchado abandonó la concurrida calle y se dirigió hacia un callejón. Era de día, pero era un lugar sórdido porque los altos edificios no dejaban pasar suficiente luz solar. Las botellas rotas estaban esparcidas por la calle, entremezcladas con diversos trozos de basura. “Hebrion…” – murmuró el hombre algo emocionado. Pensó en los tres jóvenes con los que se acababa de cruzar. La ropa que llevaban era obviamente el uniforme del Imperio Hebrion y, la única manera de poseer ese uniforme con su edad era si asistían a la Academia. Tal vez sean de los mejores alumnos de la Academia. Sobre todo, el hombre escuchó claramente la voz de una de las chicas. “Tiene buenos sentidos.” Parecía que había detectado su maná oscuro, pero fue una suerte para ellos no perseguir a ese hombre. Solo eran un espadachín mágico del tercer círculo, un espadachín clase caballero y un mago de viento del tercer círculo. Todos juntos ni siquiera lograrían hacer un rasguño a ese hombre. ‘Debería matar a todos los que sospechen algo…’ Pero el hombre decidió no hacer nada. Pensó que, aunque no los matara ahora mismo, todos morirían de todos modos. Dejarlos tranquilos ahora sólo les permitiría vivir un poco más. Las voces de la gente llegaban débilmente hasta sus oídos. Su cuerpo se derramó como la niebla y luego apareció en la cima de un imponente edificio cercano. Ahora tenía una vista clara de todo el paisaje del Reino de Prilecha. El mar se extendía a lo lejos. Las calles estaban repletas de gente y se podían ver edificios con letreros diferentes. Pero de pronto, su mirada se detuvo en un lugar. A lo lejos, el palacio real brillaba bajo la luz del sol. “Comenzad.” – susurró.



martes, 12 de noviembre de 2019

SYN Capítulo 53

Volumen 6 Capítulo 2
Amenazas futuras
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

"¿Tomar la isla de Jeju?" Después de haber sido informados por el Presidente, los miembros de la Asociación Japonesa de Cazadores no reaccionaron y mantuvieron la calma. Sin embargo, los representantes del gobierno japonés no podían hacer lo mismo. “¿Qué quieres decir con eso?” “¿Quieres ir a la guerra con Corea?” “Nuestro país lleva sesenta años preparándose para una guerra.” “¿De qué tonterías estás hablando?” Las voces de los funcionarios del gobierno se hicieron fuertes. El fuego que sentían bajo las plantas de los pies por el problema con las hormigas se estaba extendiendo hacia los tobillos. Si no eran capaces de darle una respuesta adecuada al Primer Ministro y a la prensa, algunas personas podrían perder su cabeza. Era por eso que habían convocado una reunión con el Presidente de la Asociación japonesa para encontrar una solución. ¿Y ahora de qué estaba hablando? ¿Qué pasaba con la isla de Jeju? Estaba diciendo tonterías con gente impaciente y que estaba muy ocupada, era normal que estuvieran enojados. Si no fuera por los cazadores que se encontraban justo al lado del Presidente de la Asociación, Matsumoto Shigeo, le estarían gritando todo tipo de insultos al anciano. ‘Son tan patéticamente predecibles.’ – pensó el Presidente mientras ponía una sonrisa ante las quejas que estaban lanzando hacia él. Sus reacciones estaban completamente dentro de sus cálculos. ‘Tsk. Tsk.’ Chasqueando la lengua en su mente, Matsumoto esperó por un instante para luego abrir la boca de nuevo. “No digo que iremos a la guerra con Corea. Tampoco estoy diciendo que tomaremos la tierra por la fuerza.” “¿Qué?” “Entonces, ¿qué vas a hacer?” – dijo un funcionario con un tono de voz agresivo. “Por favor, cálmate.” – dijo Matsumoto alzando la voz. Las comisuras de su boca se elevaron. – “Corea ofrecerá la tierra por su cuenta.” La sala quedó en silencio. La atmósfera de la sala de conferencias se enfrió rápidamente ante la actitud cínica de Matsumoto. Considerando la fuerza de su declaración y su actitud, el Presidente de la Asociación parecía estar hablando en serio. “...” El Viceprimer Ministro, conocido por su personalidad fría y serena, abrió la boca por primera vez en esta reunión: “Presidente de la Asociación Matsumoto.” Era el hombre más cercano al Primer Ministro y el que actuaba en su nombre. Cuando tenía que reemplazarlo, sus palabras eran la máxima autoridad del gobierno. “Lo que acabas de decir… ¿Cómo lograrías eso?” – dijo la segunda autoridad del gobierno japonés, mostrando interés por los planes del presidente de la Asociación. Alguien estaba prestando atención a sus palabras. “Corea no tiene la fuerza necesaria para despejar una puerta de rango S. La situación no ha cambiado desde que aparecieron las hormigas hace cuatro años.” – comenzó a explicar Matsumoto con tono serio. El Viceprimer Ministro asintió. Jeju era una isla grande que representaba el dos por ciento de la masa terrestre de Corea del Sur y, dado que habían evacuado la isla, quedaba claro que el país no podía proteger esa área, no se necesitaban más explicaciones. Después de fracasar tres veces intentando recuperarla, Corea del Sur había renunciado extraoficialmente a la isla. Esos eran los hechos. “Piénsalo. En una situación como esa, si Japón ofrece la ayuda de nuestros cazadores de rango S para eliminar a las hormigas, ¿cómo reaccionaría Corea?” La noticia de que las hormigas podían volar y escapar de la isla ya había llegado a Corea del Sur, y era solo cuestión de tiempo antes de que el territorio continental de Corea fuera atacado. A menos que estuvieran locos, los funcionarios de Corea del Sur no rechazarían su oferta. Sin embargo… “Entonces, ¿crees que Corea ofrecerá la isla de Jeju solo porque les ayudemos?” – preguntó el Viceprimer Ministro, señalando el problema en el plan del Presidente de la Asociación. Considerando la relación entre los dos países, no había forma de que el orgullo de sus vecinos les permitiera hacer tal cosa. Alrededor de la sala de conferencias, algunos de los funcionarios del gobierno se echaron a reír. Sin embargo, el Viceprimer Ministro continuó tranquilo sin reírse o enojarse. ‘Como ha dicho el presidente, si ayudamos a Corea, las hormigas de la isla de Jeju podrían ser eliminadas.’ Matsumoto, que conocía muy bien a los cazadores de ambos países, confiaba en que podían combatir contra las hormigas, pero eso no era lo que se cuestionaba aquí. ‘¿Para qué vamos a hacer eso?’ Aun teniendo en cuenta que los ciudadanos de Japón habían sufrido por algún monstruo errante, las hormigas de la isla de Jeju eran un problema de Corea del Sur. Japón no se atrevería a arriesgar la vida de sus propios cazadores solo por ayudar. ‘No hay manera.’ – resopló el Viceprimer Ministro en su cabeza. Estaba completamente dedicado a servir a su país. Por ello, si se regala algo, se debe recibir algo a cambio. Este era el principio básico de la política. Si la nación ofrecía sus cazadores a Corea, Corea debía dar algo igual a cambio. ‘Como poco, debemos obtener la isla de Jeju por las molestias.’ Esta era la única razón por la que había mostrado interés en el plan de Matsumoto. Sin embargo, la explicación del anciano no tenía sentido y era poco realista, por lo que el interés del Viceprimer Ministro se desvaneció más rápido que la del resto de personas. “¿Quién dijo que íbamos a ayudar a Corea?” – preguntó el Presidente de la Asociación de repente, echándose a reír. El Viceprimer Ministro frunció el ceño. '¿Te estás burlando de mí?' Estaba a punto de gritarle al Presidente de la Asociación que dejara de perder el tiempo, cuando... ‘Espera…’ Los ojos del Viceprimer Ministro se abrieron de golpe. El Presidente de la Asociación solo había dicho que ofrecerían su ayuda. “Tú, no puedes estar pensando en…” “Lo estoy.” – contestó el Presidente, admitiéndolo directamente. Al mirar el rostro aterrado del Viceprimer Ministro, el anciano supo que el funcionario del gobierno entendía cuáles eran sus verdaderos planes. “Quieres... ¿Alimentar a las hormigas con los cazadores coreanos?” Matsumoto estaba encantado. ‘Había oído que era un hombre bastante inteligente. Ahora veo por qué.’ – pensó Matsumoto encantado. “Sí. Una vez que los rangos más altos de Corea ataquen a la hormiga reina con nuestro apoyo, nos retiraremos.” – dijo Matsumoto con tono serio. Corea del Sur ya había fallado tres veces, nunca sospecharían que el cuarto fracaso fuera a ser por los actos de los japoneses. No, aunque lo hicieran, no importaba, todo habría terminado para entonces. “Corea del Sur… ¿Pretendes acabar con los principales cazadores de Corea?” – dijo el Viceprimer Ministro con voz temblorosa. “Su destino quedó predestinado cuando apareció una puerta en la isla de Jeju que no fueron capaces de cerrar.” – continuó el Presidente de la Asociación con confianza. – “En cierto modo, lo único que hacen desde entonces es retrasar sus muertes.” “Eso es…” “Y una vez que todos los cazadores de rango S estén muertos, Corea no tendrá ningún espacio para negociar.” A medida que las hormigas voladoras fueran apareciendo una a una en un país sin cazadores de rango S, el país se enfrentaría el exterminio. Podía ocurrir que al principio uno o dos gremios pudieran detenerlas de alguna manera, sin embargo, a medida que pasara el tiempo, el número de hormigas no pararía de aumentar. ‘Al final, no tendrán más remedio que solicitar la ayuda de los cazadores de otros países.’ Pocos países podían ayudar a Corea del Sur. China y Rusia poseían la capacidad de hacerlo, pero sus países eran demasiado grandes y tenían muchas áreas de proteger. Por otro lado, Estados Unidos ya se había negado a ayudar cuando la puerta de rango S apareció por primera vez en la isla de Jeju, y si pedían ayuda a Corea del Norte existía la posibilidad que de ocuparan Seúl. ‘No, solo les queda Japón.’ Después de todo, las hormigas también atacarían Japón. Al final, Corea no tendría más remedio que confiar en Japón, y podrían exigirle cualquier cosa. ‘En ese momento, Corea podría ofrecer la isla de Jeju por iniciativa propia...’ El plan del Presidente de la Asociación tenía su mérito. Un escalofrío recorrió las espaldas de los funcionarios del gobierno. Nunca habrían pensado que su plan consistía en matar a todos los cazadores de rango S del país vecino. En este momento, eso no era diferente de destruir todo el país. ‘Eres un humano realmente aterrador, Presidente Matsumoto Shigeo.’ El Viceprimer Ministro se estremeció ante el cruel plan del Presidente. Sin embargo, el anciano apenas comenzaba a mostrar sus verdaderos colores… “La isla de Jeju solo es el comienzo.” Poco a poco. Siempre que Corea necesitase la fuerza de un cazador de rango S, tendría que arrastrarse bajo Japón. Podrían devorarlos sin disparar ni una sola bala. “Ese es mi plan…” Después de que el Presidente de la Asociación terminara su explicación, todos los que lo estaban escuchando soltaron un suspiro. Aunque al principio lo habían tratado como un loco, ahora los funcionarios del gobierno lo miraban con respeto mientras sudaban. “Entonces… Viceprimer Ministro, ¿qué vas a hacer?” – preguntó el Presidente de la Asociación para terminar con el asunto. Todos los ojos pasaron del Presidente de la Asociación hacia el Viceprimer Ministro. “...” El hombre tragó saliva. En estos momentos, sus palabras representaban al Primer Ministro, por lo que debía ser cauteloso y pensarlo detenidamente. “¿Cómo puede ayudar el gobierno?” – dijo tras una intensa reflexión mientras levantaba la cabeza.
* * *

Has derrotado a un Caballero demoniaco.
Has ganado 3.000 puntos de experiencia.

Has derrotado a un Caballero demoniaco.
Has ganado 3.000 puntos de experiencia.

Has derrotado a un Noble demoniaco.
Has ganado 4.500 puntos de experiencia.
Cada vez que los soldados sombra mataban a algún demonio, aparecía un mensaje del sistema notificándole la experiencia obtenida. Jinwoo se dedicó a subir de nivel preparándose para lo que podría encontrar en el último piso del castillo. Cuanto mayor era la recompensa, mayor era el riesgo que tenía que superar para obtenerla. ‘El ingrediente para el Agua sagrada de la vida, puntos de estadísticas, piedras rúnicas…’ Teniendo en cuenta las recompensas que se podían obtener del Rey Demonio, no podía darse el lujo de descuidar su nivel.

Has subido de nivel.
Casi habían exterminado a todos los demonios, así que Jinwoo abrió la ventana para verificar su nivel.

Nivel: 87
Antes de entrar en el castillo demoniaco poseía nivel 80, pero ahora ya había alcanzado el nivel 87. Era una buena velocidad. Mirando el aumento de sus estadísticas, puso una sonrisa. ‘Bien.’ – pensó mientras apretaba el puño.

Has derrotado a un Noble demoniaco.
Has ganado 4.500 puntos de experiencia.

Has derrotado a un Noble demoniaco.
Has ganado 4.500 puntos de experiencia.
Mientras tanto, los soldados sombra estaban acabando con los demonios que quedaban. Sus soldados estaban haciendo un trabajo increíble y los mensajes del sistema seguían apareciendo sin cesar. Como de costumbre, cuando terminó la batalla, los soldados se reunieron alrededor de Jinwoo, siendo Hierro el más rápido. Clanc Se puso de pie con orgullo frente al cazador, estirando su pecho como si esperara un cumplido. “¿Has terminado?” – dijo Jinwoo con una sonrisa al ver la actitud de la mole que tenía delante. Hierro asintió con la cabeza. “¿Estás seguro?” Hierro volvió a asentir con fuerza. Jinwoo sonrió y agudizó sus sentidos. A continuación, se dio la vuelta y arrojó el Puñal de Baruka. ‘¡[Lanzamiento de daga]!’ La daga se hundió en el muro en un instante. Sin embargo… “¡Aaaargh!” La daga golpeó a un demonio que se estaba escondiendo mientras esperaba a que Jinwoo llamara a sus soldados para hacer un ataque por sorpresa. El herido demonio se sorprendió cuando vio una daga perforando el lado izquierdo de su pecho. “Co… ¿Cómo lo supiste?” Si hubiera sido humano habría perforado su corazón. Jinwoo había visto fácilmente a través de la magia de ocultación de un demonio de rango superior. “Humano.” Jinwoo se situó frente a la nariz del demonio, que hizo un esfuerzo para elevar sus ojos. Hubo un temblor en sus pupilas. “¿Cómo…? Jinwoo sacó el Puñal de Baruka y usó la única habilidad que tenía de combate cuerpo a cuerpo. “¡[Apuñalar en puntos vitales]!” ¡Crash! El demonio, que apenas había sobrevivido al lanzamiento de la daga, murió de un solo golpe.

Has derrotado a un Noble demoniaco.
Has ganado 4.500 puntos de experiencia.
Jinwoo recogió el Puñal de Baruka y se volvió hacia Hierro. “¿Cómo explicas esto?” “……” Hierro se rascó la parte posterior de la cabeza y puso una cara avergonzada. Poco después, Ygritte regresó tras desplazarse a las partes más profundas de la ciudad para matar demonios. “¿Huh?” Jinwoo podía sentir un tipo extraño de energía emanando de su cuerpo. ‘¿Qué esta pasando?’ – se preguntó mientras ladeaba la cabeza. Parecía diferente. Ygritte se acercó y se arrodilló ante Jinwoo, agachando la cabeza. Hasta ahora, ese había sido su comportamiento habitual, pero en ese instante sonó el timbre del sistema. ‘¿Un mensaje del sistema?’ Jinwoo tragó saliva.

El caballero Ygritte solicita permiso para un ascenso.
¿Das permiso?
¿Un ascenso?’ Sorprendido por un tipo de mensaje que nunca había visto, Jinwoo abrió rápidamente la información de Ygritte.

Ygritte – Nivel Máximo
Grado Caballero.
Debido a que se ha alcanzado el nivel máximo, es posible ascender al siguiente grado con el permiso del Monarca.
¿El nivel de Ygritte es…?’ El nivel había cambiado a ‘Máximo’. Parecía que una vez que se alcanzaba el límite, los soldados podían elevarse al siguiente rango. ‘¿Va a cambiar de 30 a 40?’ Pensando en cómo iba aumentando la dificultad, parecía algo razonable. Pero como la media de sus tropas rondaba el nivel 20, estaba claro que subir de nivel no era fácil. ‘Necesita mi consentimiento.’ De alguna manera, los ojos de Ygritte parecían ansiosos. Casi parecían estar mirándolo con entusiasmo. “……” Ygritte se quedó quieto, arrodillado con la cabeza baja. Hasta Jinwoo podía sentir la determinación del caballero mientras esperaba la decisión de su maestro. Le estaban entrando ganas de darle unas palmaditas en los hombros como elogio. ‘Chicos…’ – pensó mientras movía su mirada hacia el mensaje del sistema.

¿Das permiso?
El mensaje parpadeó como si insistiera en obtener una respuesta. Ygritte era uno de sus primeros soldados. Hasta ahora, el caballero había luchado bien a su lado. ¿Cómo podría no permitirlo? “Doy mi permiso.” – respondió al sistema sin dudarlo.

Por favor, especifica un comando.
¿Necesito un comando para esto?’ Jinwoo frunció el ceño por un instante, pero cambió rápido de expresión. ‘Vale.’ Su ejército era bastante grande y, aunque por ahora solo se trataba de Ygritte, llegaría el momento en que muchos otros pedirían permiso para ascender. Contestarlas una por una sería algo molesto, especialmente si ocurría en medio de una batalla, así que algo simple sería más útil. “Permitido.” – dijo tras pensarlo por un momento. Las cosas simples siempre son mejores. Una vez decidió la frase, Ygritte comenzó a cambiar. AAAAAAAAAAAAAH… Con un grito procedente de algún lugar desconocido, multitud de manos negras aparecieron desde la sombra de Ygritte y comenzaron a agarrar su cuerpo. ‘¿Qué está pasando?’ Jinwoo observó la escena de actualización con curiosidad. Al principio, las manos negras parecía que querían arrastrar a Ygritte hacia la sombra, pero lo que sucedió fue todo lo contrario. Las manos que sostenían a Ygritte se transformaron en un humo negro y giraron alrededor del caballero; a continuación, penetraron en su cuerpo. Era como si hubiera absorbido todo el humo. Woooooooooooosh… Una vez que el humo desapareció, Ygritte emitió una energía diferente y un mensaje del sistema apareció informando del resultado. ¡Ding!

El Caballero Ygritte ha avanzado a Caballero de élite.
¡Bien!’ Jinwoo trató de calmar la emoción que brotaba de su pecho y volvió a revisar la ventana de información de Ygritte.

Ygritte – Nivel 1
Grado Caballero de élite
El nivel ha vuelto a empezar, pero el rango es como el de Colmillo.’ La última incorporación a su ejército era la bestia mágica tipo jefe de la mazmorra de rango A. El hecho de que Ygritte hubiera alcanzado el mismo grado que Colmillo significaba que las habilidades del caballero se habían elevado. Du-dum El corazón de Jinwoo se aceleró. Había tomado una buena decisión cuando eligió convertirse en un Monarca de las Sombras. ‘No soy el único que puede volverse más fuerte.’ – pensó mientras miraba a los soldados sombra uno a uno. – ‘Todos estos chicos están creciendo conmigo.’ Después de observar a Ygritte, se dio cuenta de que los soldados estaban aumentando de nivel. Estaba deseando tener la oportunidad de ascenderlos. ‘Tengo un nuevo objetivo.’ Mientras miraba a sus soldados con orgullo, Jinwoo vio a Tanque regresar con el cadáver de un demonio en la boca. “¿Uh?” Los ojos de la bestia eran diferentes. Esos ojos… Ese sentimiento era familiar. “¿Tú también?” – pronunció Jinwoo con incredulidad. Tanque se detuvo ante el cazador y arrojó el cadáver a un lado. A continuación, el oso gigante juntó sus patas delanteras y se postró. “Uaaaargh.” Apareció un mensaje similar. Ding!

El soldado de élite, la bestia sombra solicita permiso para una promoción.
¿Das permiso?
Dios mío. Jinwoo se agarró la frente. Al verificar la información de Tanque, el nivel del oso también había aumentado hasta el límite.

Bestia sombra – Nivel Máximo.
Grado Soldado de élite.
Debido a que se ha alcanzado el nivel máximo, es posible ascender al siguiente grado con el permiso del Monarca.
Espera…’ Algo estaba mal. Comparado con Ygritte, que había empezado con nivel 7 y había luchado a su lado durante mucho tiempo, Tanque debería estar lejos del nivel máximo. Pero el sistema le estaba diciendo que Tanque también podía ser ascendido. La brecha de niveles entre Ygritte y Tanque no debería haberse reducido peleando en batalla. ‘Quizás… ¿Cada grado tiene un nivel máximo diferente?’ Eso tenía sentido. Si el nivel de un Soldado de élite tenía un requisito menor, le permitiría mejorar a mayor velocidad, mientras que Ygritte, al ser un Caballero, tardaría más en cambiar de grado. En este caso, por el azar del destino, los dos habían avanzado de nivel al mismo tiempo. Cuando llegó a esa conclusión, una nueva idea se le pasó por la cabeza. ‘¿Puedo alcanzar un nivel en que me permita actualizar mi profesión?’ Quizás todavía no había alcanzado el nivel necesario para lograrlo. Pero después de pensarlo un poco más, desechó la idea con una sonrisa. “Permitido.” – dijo dándole permiso a Tanque para ascender. Tan pronto como se emitió la orden, Tanque sufrió el mismo cambio que había sufrido Ygritte. Un montón de manos salieron de su sombra y terminaron convirtiéndose en un humo negro que fue absorbido por el cuerpo de Tanque. Wooooosh… Al igual que Ygritte, Tanque había avanzado a un grado más alto.

El Soldado de élite, la bestia sombra, ha avanzado a Caballero.
Peor en esta ocasión hubo algo diferente. ¡Ding! ¡Ding! ¡Ding! Con múltiples sonidos, aparecieron nuevos mensajes del sistema.

Puedes asignar un nombre a los soldados por encima del grado Caballero.

El nombre se mantendrá hasta que se libere al soldado.

Asigna un nombre al soldado
Tanque’ era un nombre temporal que le había dado al oso de hielo, pero su nombre oficial seguía siendo ‘Bestia sombra’, dado que todavía no era un Caballero. Nunca habría podido distinguirlo si no fuera porque poseía el doble de tamaño que el resto de bestias sombra. Pero ahora podía darle un nombre oficial. “Tanque.” – dijo Jinwoo con una sonrisa.

¿Te gustaría llamarlo ‘Tanque’?
“Sí.” Con su respuesta, la pantalla de información de la Bestia sombra cambió.

Tanque – Nivel 1
Grado Caballero.
Al darse cuenta de que su ascenso había terminado, Tanque levantó su cuerpo. Cuando levantaba las patas delanteras y solo se apoyaba con las traseras, tenía el tamaño de un edificio de dos pisos. Movido por la pantalla, Jinwoo dijo: “Tanque, por fin te has ganado un nombre oficial.” – dijo Jinwoo emocionado. Al oír su nombre, Tanque levantó la cabeza y aulló. “Todos habéis trabajo duro.” Iban a descansar antes de avanzar hacia el siguiente piso, por lo que hizo que se fundieran en su modo sombra y que fluyeran hacia la suya. Mientras desaparecían, Jinwoo pudo ver los hombros del Hierro, el caballero gigante, hundidos de desilusión; se trataba del único veterano que no había mejorado su grado. Shoooo… Después de que todos los soldados desaparecieran dentro de su sombra, Jinwoo salió del castillo.
* * *
Afuera, Eshil lo estaba esperando con una cara bastante demacrada.
“Estooo, Señor Jinwoo.” “Ya te lo dije, no tienes que agregar el ‘Señor’.” “Sí, señor.”
Eshil vaciló por un instante tras ser regañada por Jinwoo, pero finalmente volvió a hablar.
“Er, Jinwoo... Señor.”
Los demonios parecían ser demasiado sensibles a los rangos de poder.
“¿Qué?” “¿Sabes…? ¿…cuántos clanes has destruido hasta ahora?”
Actualmente se encontraban en el piso 89. Como el clan Ladir de Eshil en el piso 80 continuaba vivo, debería tratarse de nueve clanes demoniacos. Después de ver que todos los clanes estaban siendo destruidos, Eshil se puso nerviosa.
“A partir del piso 90, cada nivel está administrado por las Grandes Familias, los archidemonios. Están a un nivel completamente diferente de los nobles demoniacos.” “¿Y?” – respondió Jinwoo sin disminuir la velocidad. “Estaba pensando, ¿qué tal si intentamos negociar? Si todo va bien, podrían entregar los permisos de entrada como nuestra familia…”
Pero Jinwoo la interrumpió.
“Si fuera más débil, ¿habríais negociado conmigo?”
Al oírlo, Eshil se calló. Nunca negociarían con un simple humano que hubiera llegado hasta sus castillos a exigir algo. No había forma de que pudiera salir con vida.
“Eso es lo que pensaba.”
Jinwoo sonrió. Ya fuera una bestia mágica o un monstruo, la relación entre esas entidades y los humanos era la que era. ‘El fuerte se come al débil.’ Jinwoo estaba de acuerdo con ese pensamiento. Además, no deseaba renunciar a los valiosos puntos de experiencia por obtener un permiso de entrada. “……” Jinwoo miró a Eshil por el rabillo del ojo. La mujer demonio se había quedado callada después del último intercambio de palabras.
“¿No es bueno que los otros clanes hayan desaparecido?” “¿Hmm?” “Me dijiste que la competencia entre los clanes demoniacos era feroz.” “Ah… Lo hice, pero…”
A partir de ahora estaban las poderosas familias aristocráticas de los demonios. Si Jinwoo fallara en derrotar a uno de ellos, la ira de los nobles caería sobre ella y su clan. Eso era lo que le preocupaba.
“Dejaré que el clan Ladis se convierta el en número uno entre los demonios.” – dijo Jinwoo, sin saber por qué estaba así.El nombre de nuestro clan es Ladir…
Todo lo que podía hacer era quejarse dentro de su mente. Pronto cambiarían de piso, pero no sabía si una sola persona podría aplastar a los grandes nobles.
Ah… Lo que sea.
Su tarea consistía en guiar a ese hombre hasta los permisos de entrada. Era todo en lo que se iba a concentrar, por lo que dejó de pensar en otras cosas.
Ah...
Pero había algo más que quería preguntar.
“Esto, Señor Jinwoo…” “¿Hmm?” – contestó Jinwoo, dándose la vuelta.
Todavía le asustaba ese hombre que había aniquilado un clan demoniaco tras otro.
“¿Por qué perdonaste a nuestro clan?” – preguntó Eshil mirándose a los pies.
Estaba claro que el clan Ladir no podía oponerse a este hombre. Conocía el poder de su familia mejor que cualquier otra persona y estaba segura porque había visto el poder de Jinwoo. Aun así, la familia se había salvado de ese hombre despiadado. No lo entendía y tenía curiosidad. Jinwoo entró en el círculo mágico que lo llevaría al siguiente piso y se volvió hacia Eshil.
“Porque me gustas.”
Después de todo, aunque era una demonio, sabía cuándo debía rendirse. Y no solo eso, sino que también sabía cómo negociar, incluso era capaz de proporcionar una gran variedad de información.
“¿Huh? ¿HUH?”
Eshil, asustada, se pudo roja hasta la base del cuello. Se quedó quieta mientras juntaba sus dedos índices.
“¿No vienes?” – preguntó Jinwoo, impacientándose por su inmovilidad. Mientras esperaba echó un vistazo al mensaje del sistema, que le preguntaba a dónde quería ir. – “Si no subes, ¿vas a volver al piso 80?” “Lo… Lo siento.”
Con la cara como un tomate, Eshil se metió rápidamente en el círculo mágico. “……” Ni siquiera cuando salieron en el siguiente piso fue capaz de levantar la cabeza.
* * *
Aeropuerto de Incheon. Los miembros de la Asociación Japonesa de Cazadores llegaron a Corea del Sur para discutir el asunto de las hormigas de la isla de Jeju. Ya habían acordado una cita con las principales figuras del país. Habían aterrizado el Presidente de la Asociación Japonesa, Matsumoto Shigeo, y el cazador de rango S más fuerte de Japón, Ryuji Koto. Ante el extraño ambiente bullicioso del aeropuerto, Matsumoto miró a su alrededor. “¿Qué pasa?” “Hay un hombre fuerte cerca…” “¿Más fuerte que tú? Koto se echó a reír. Mirando su expresión de confianza, Matsumoto no tuvo que preguntar más. ‘No hay forma de que alguien así esté en Corea.’ Un empleado de la Asociación de Cazadores de Corea que se suponía que debía esperarlos en la puerta de llegada, se les acercó. “Pido disculpas, el aeropuerto está bastante caótico en estos momentos, así que me he retrasado.” – dijo el empleado bajando la cabeza. “Está bien. ¿Pero qué está pasando en el aeropuerto? – respondió Matsumoto con una sonrisa ocultando su molestia. “Ah... No es nada serio. Es solo que un cazador ha venido de los Estados Unidos.” “¿Por qué va a venir un cazador americano a Corea?” “Dijeron que era por algo personal. No tiene de qué preocuparse.” El empleado estaba preocupado porque el Presidente de la Asociación, Matsumoto, pudiera pensar que había ocurrido una brecha en una mazmorra, por lo que intentaba tranquilizar al anciano. Sin embargo, la expresión de Matsumoto todavía era tenebrosa. ‘Un cazador americano… ¿Está relacionado con nosotros?’ La mirada de Koto estaba fija hacia donde la multitud causaba una conmoción. El cazador estadounidense debería estar en esa dirección. Matsumoto comprobó la hora, si querían llegar a tiempo a la reunión, tenían que darse prisa. “Vamos.” – dijo el anciano.
* * *
Los Presidentes de las dos Asociaciones de Cazadores, Go Gunhee y Matsumoto Shigeo, se sentaron uno frente al otro. Al lado de cada hombre se encontraban los funcionarios intercambiando saludos. Considerando el asunto en cuestión, la reunión progresaba con bastante rapidez. “¿Qué te parece si formamos un grupo de asalto con los mejores cazadores de ambos países?” Los funcionarios coreanos se sorprendieron por la propuesta sin precedentes del Presidente Matsumoto. En un primer momento habían supuesto que esta reunión era para que Japón expusiera sus quejas y exigiera reparaciones por los daños ocasionados por las hormigas, pero nunca pensaron que su vecino ofrecería ayuda. Parecía una bendición. Después de superar la sorpresa inicial, los rostros de los coreanos se iluminaron. Solo el Presidente de la Asociación Coreana de Cazadores miraba al Presidente Matsumoto con desconfianza. “¿Estás diciendo que formemos un equipo para atacar la guarida de las hormigas?” “Sí.” “Sé que los mejores cazadores de Japón son excelentes, pero es demasiado peligroso invadir la isla de Jeju.” Además, Go Gunhee añadió que había muchos más monstruos que hacía dos años, cuando fracasó el último esfuerzo por recuperar la isla. “De hecho, será peligroso si entramos en la guardia del enemigo sin un plan.” – dijo el Presidente Matsumoto con una sonrisa bastante sospechosa tras oír su explicación. “¿Tienes alguna buena idea?” – preguntó uno de los funcionarios de Corea con una expresión brillante. Se había enamorado de la tentadora oferta japonesa. “Sí.” – respondió el Presidente de la Asociación Matsumoto, llamando la atención de toda la sala. – “Por supuesto que la tenemos.” Con un gesto, los asistentes colocaron un informe preparado de antemano frente a cada uno de los funcionarios coreanos. “Esta es la información que hemos obtenido tras observar a las hormigas.” Mientras los funcionarios coreanos revisaban los documentos, el Presidente Matsumoto, comenzó su explicación. “Si bien una sola bestia mágica de tipo hormiga es tan fuerte como un cazador de alto rango, tienen una debilidad: su esperanza de vida.” Se sabía que las hormigas solo vivían durante un año. “En otras palabras, si eliminamos a la reina, las hormigas de la isla de Jeju desaparecerán en menos de un año.” Eso era cierto. Los funcionarios coreanos asintieron mientras leían con cuidado los datos del informe de investigación. Todo lo que tenían que hacer era matar a la reina. Este era un método mucho más pragmático que tratar con las miles de bestias mágicas que salían de una puerta de rango S. Sin embargo, el Presidente de la Asociación Go Gunhee se mantuvo frío. ‘No me hagas reír...’ Ya sabía eso. Sin embargo, eliminar a la reina no era diferente de tener que matar a miles de hormigas. “¿No sabes que las hormigas dan su vida por la reina?” “Por supuesto. Para llegar a la reina, tendrás que atravesar a miles de hormigas.” – respondió Matsumoto con una sonrisa, ante la queja de Go Gunhee. Pero ante la actitud despreocupada del anciano japonés, el coreano renovó su mirada sospechosa. ‘¿En qué está pensando?’ La boca de Matsumoto puso una sonrisa más amplia. “Pero… ¿Y si todas las hormigas abandonasen el hormiguero?” La hormiga reina vivía en la parte más profunda del hormiguero. Era imposible que todas las hormigas abandonaran el deber de proteger a la reina y a los huevos. Cuando todos pusieron una expresión sospechosa, Matsumoto volvió a abrir la boca. “Ya ha ocurrido en el pasado. Exactamente tres veces.” ‘¿Tres veces? ¿Algo así ha sucedido tres veces en el pasado? No, ¿cómo sabían eso los japoneses?’ Sus preguntas fueron respondidas de inmediato. “Las tres veces que los cazadores de Corea llegaron a la isla de Jeju para recuperar la isla. Durante cada uno de esos tres intentos, todas las hormigas abandonaron el hormiguero y se dirigieron hacia los cazadores.” Crack El Presidente de la Asociación Go Gunhee, apretó los puños que descansaban sobre sus rodillas. Japón había estado observando en secreto mientras los cazadores coreanos arriesgaban sus vidas para luchar contra las bestias. Nadie podía reprender a Japón por no ayudar a Corea en ese entonces, pero no deberían haber aprovechado la desgracia de su vecino como material de investigación y revelarlas con una cara de orgullo. Los tres esfuerzos de recuperación terminaron en la muerte de muchos cazadores coreanos, incluido un cazador de rango S. El Presidente de la Asociación Go Gunhee había visto las muertes con sus propios ojos. Los puños cerrados del anciano temblaron. ‘¿Hmm...?’ Al ver una expresión extraña en el rostro del Presidente coreano, Ryuji Koto, el cazador más fuerte de Japón, reveló su poder mágico. Se trataba de una advertencia: si iban a intentar algo, su lado también entraría en acción. El jefe del DVC, Woo Jincheol, quien había acudido a la reunión como guardaespaldas de Go Gunhee, se movió rápidamente al lado del Presidente. “¿Presidente de la Asociación?” “Estoy bien…” – dijo Go Gunhee, haciendo un gesto para que retrocediera. El cazador de rango A volvió a su posición en silencio. Independientemente del comportamiento de Japón, si su investigación era correcta, esta sería una oportunidad para eliminar a las hormigas. ‘No puedo descartar esta oportunidad por mis sentimientos.’ Go Gunhee reprimió su ira. Cuando la tensión en el aire se disipó, Matsumoto finalmente llegó al punto principal. “Y los cazadores de Japón asumirán ese papel.” Japón dividiría a sus cazadores de rango S en unidades y atacaría la isla de Jeju desde múltiples frentes. Las hormigas se extenderían por las áreas atacadas, y el hormiguero con la reina quedaría vacía. “Dejaremos que los cazadores de rango S de Corea se encarguen de matar a la reina.” Los cazadores de rango S de Corea entrarían a la isla en un helicóptero y, una vez que derrotasen a la hormiga reina, se irían en el mismo helicóptero. Murmullo. Los funcionarios coreanos comenzaron a entusiasmarse con el plan japonés. Era bastante completo y aparentemente factible. “¿Podremos recuperar la isla de Jeju?” “Ahora que comienzan a sufrir daños, deciden moverse.” “Es nuestra oportunidad.” “Usemos a los cazadores japoneses y recuperemos nuestra tierra.” Go Gunhee no se unió a la discusión de sus compatriotas. En cambio, el anciano repasó en silencio el plan de Matsumoto en su cabeza. ‘Sin duda es posible.’ Japón tenía veintiún cazadores de rango S. Comparado con eso, Corea solo tenía a ocho. Si se excluía a sí mismo, que ya era demasiado viejo para pelear, o el que se había retirado, Corea realmente tenía a tan solo seis cazadores de rango S que podrían movilizarse para una acción como esa. ‘Es imposible atraer la atención de miles de hormigas con solo seis cazadores.’ Necesitaban a los veintiún cazadores de rango S de Japón para ese plan. Incluso dividiéndolos en cuatro unidades, cada unidad tan solo tendría cinco cazadores de rango S. Pero cuatro unidades serían más que suficientes para ganar tiempo para matar a la reina. El problema era si los cazadores de rango S de Corea tenían la capacidad de matar a la reina, un jefe de mazmorra de rango S. ‘¿Podemos lograrlo?’ En ese momento, un solo nombre apareció en la mente de Go Gunhee: Sung Jinwoo. Ese hombre había matado él solo al jefe de una mazmorra de rango A. ¿Qué pasaría si se uniera con los otros cazadores de rango S de la nación? Du-dum, du-dum. El corazón de Gunhee se aceleró. ‘No podemos posponer esto por más tiempo.’ Las bestias mágicas de tipo hormiga evolucionaban rápidamente. No sabían cuándo todo el ejército de insectos podría volverse capaz de volar. Podían quedar diez, cinco o tal vez solo un año a partir de ahora. Antes de que eso sucediera, tenían que eliminar a esas malditas hormigas, aunque tuvieran que pedir ayuda a otro país. Sin embargo, había algo que tenían que aclarar primero. “¿Qué quiere Japón por su ayuda?” El Presidente de la Asociación Go Gunhee, no se olvidaba de ese tema importante. El Presidente de la Asociación Matsumoto trató de poner su sonrisa más amable. “Una vez que todas las hormigas estén muertas dentro de un año, nos daréis la mitad de sus núcleos mágicos.” Parecía poco. “¿Quieres todo eso?” – dijo el Presidente Go Gunhee con una sonrisa. Ante la respuesta del anciano, los funcionarios y políticos del gobierno de Corea del Sur arrugaron la cara. ‘Maldita sea, viejo, nos están ayudando por tan poco, solo agradéceselo y sigue adelante.’ ‘¿Qué pasa si Japón cambia de opinión...?’ ‘El Presidente de la Asociación todavía se cree que está al frente de una empresa de negocios.’ Sus miradas agudas caían sobre Go Gunhee, que no tuvo más remedio que cerrar la boca. Los participantes coreanos discutieron brevemente entre ellos, pero ninguno se opuso a la oferta de Japón. Al final, la propuesta fue aprobada por unanimidad. Cuando terminó la reunión, el Presidente de la Asociación Matsumoto, se acercó al Presidente de la Asociación Go Gunhee y le tendió una mano. “Esto es por el futuro de nuestras dos naciones. Combinemos nuestros recursos y hagámoslo juntos.”
* * *
Cuando volvieron al hotel, el Presidente Matsumoto Shigeo se puso un cigarrillo en la boca. Ryuji Koto le prendió fuego. “Señor, hoy lo has hecho bien.” “Eres tú el que lo ha hecho bien, Koto.” “Por favor, no ha sido nada.” “No digas eso. ¿Viste la cara de Go Gunhee?” Matsumoto se echó a reír. La expresión que había aparecido en la cara de Go Gunhee durante ese momento definitivamente era ira. La razón por la cual el Presidente de la Asociación japonesa pudo permanecer despreocupado frente a la ira del cazador más fuerte de Corea del Sur era simple: porque tenía un poderoso aliado a sus espaldas. Ryuji Koto. El cazador más fuerte de Japón y su mano derecha. Matsumoto recordó la expresión del Presidente coreano y sonrió de nuevo. “Ser obligado a tomar prestado el poder de otra persona. Especialmente considerando que ese otro somos nosotros. Esa es la posición de los débiles.” Koto también se rio. Como era de esperar, el plan del Presidente de la Asociación había funcionado perfectamente. Corea no tenía más remedio que agarrar la mano de Japón. Todo iba bien. “Corea es solo el comienzo.” – dijo Matsumoto. – “Los cazadores son el nuevo poder. La nueva autoridad. Con la fuerza que ha recibido Japón, reconstruiré nuestro imperio.” Su mirada se dirigió a Koto. “Y tú serás el próximo Emperador.” Si Matsumoto era quien construiría el nuevo imperio con sus planes, Koto sería el que heredaría ese imperio con su fuerza. Esta era la razón por la cual Koto mantenía al anciano como su jefe. “Por cierto.” – dijo Matsumoto mientras apagaba su cigarrillo al recordar algo. – “¿Todavía no tenemos información sobre el nuevo cazador de rango S de Corea del Sur?” “Parece que ni siquiera Corea sabe mucho sobre ese hombre.” “Ya veo…” Japón tenía una gran cantidad de información sobre cada uno de los cazadores de rango alto de Corea. Excepto uno. Ese nuevo cazador de rango S que se había registrado recientemente. No tenían nada sobre ese hombre y podría ser algo inesperado. Después de revelar sus ambiciones, Matsumoto no podía ignorar una existencia que podía estropear sus planes. ‘Aun así, ¿qué puede hacer un hombre...?’ Había cinco existencias únicas en todo el mundo. Unos cazadores tan poderosos que estaban más allá del rango S. Debido a que cada uno de ellos tenía el poder para competir contra toda una nación, se los llamó apropiadamente los ‘Cazadores de nivel nacional’. Y todos tenían experiencia limpiando una puerta de rango S. Un cazador de ese calibre podía poner fin a sus planes. ‘La probabilidad es extremadamente baja.’ Teniendo en cuenta que la población del mundo superaba los siete mil millones de personas, la probabilidad de que ese nuevo cazador de rango S fuera una entidad especial era menos de uno entre mil millones. Además, si apareciera un cazador tan poderoso, no habría forma de que Corea se hubiera quedado callada. Al observar el estado de ánimo de la sala de reuniones, parecía que no había necesidad de preocuparse. ‘No puedo desperdiciar pensamientos en una posibilidad tan inútil.’ Matsumoto levantó su teléfono. Llamó a la Asociación Japonesa de Cazadores, que había estado esperando ansiosa su llamada. “Corea ha aceptado nuestra oferta. Reúne a todos los cazadores de rango S como habíamos planeado.” – ordenó.
* * *
El Presidente de la Asociación Go Gunhee también contactó a todos los cazadores de rango S de Corea. Como mínimo, tendría que explicarles la situación y enfatizar la importancia de esta operación. Pero cuando estaba organizando la reunión… “¿Qué has dicho?” Le había llegado una noticia completamente inesperada. “¿No puedes ponerte en contacto con el cazador Sung Jinwoo?” Por alguna razón, Jinwoo era el único que no pudieron encontrar. “Su teléfono ha estado apagado durante los últimos días, por lo que ni siquiera podemos decir dónde está.” “……” Después de un momento de pausa, Go Gunhee habló con un tono de voz exasperado. “En ese caso, convoca a los otros cazadores de rango S lo antes posible.” “Entendido, señor Presidente.” El empleado inclinó la cabeza y se fue rápidamente. La expresión de Gunhee se endureció mientras quedaba absorto en sus pensamientos. ‘¿Dónde está?’ Después de escuchar que nadie sabía el paradero de Sung Jinwoo, Go Gunhee no pudo evitar sentirse incómodo sobre el futuro.



lunes, 11 de noviembre de 2019

TATE Capítulo 32

Capítulo 32
Recompensa
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Firo vestía mi manto mientras nos dirigimos a la tienda de armas. “Hola, muchacho.” – nos saluda el tendero al acercarnos. “¿Ha pasado algo?” “Sí. Espera un momento.” El viejo cierra la tienda de armas y nos guía. Llegamos a la tienda de magia donde recibí el libro de magia. “Oh, cielos.” A la mujer de la tienda de magia le brillan los ojos cuando ve al viejo. “¿Por qué no entráis?” “Bien, Firo. No cambies a tu verdadera forma hasta que yo te lo permita.” “Ok~.” En la parte trasera de la tienda de magia, había un lugar de trabajo que olía a Naturaleza. Fuimos guiados al lugar de trabajo. El techo era bastante alto, de unos tres metros. En el centro de la habitación había un cuadrado mágico con un cristal. “Siento que esté un poco lleno, se debe a que estoy trabajando.” “No, está bien. De todos modos, ¿hay ropa para niños aquí?” “Esta mujer de la tienda de magia es una conocida que podría ayudarte.” “Así es…” Ella quitó el cristal y puso una vieja máquina de coser en un pedestal. “¿Esta niña es realmente un monstruo?” “Sí, déjame quitarle la capa antes de que cambie. Firo, vuelve a tu forma original.” Debería haber suficiente espacio aquí para su forma original. “Ok.” Cuando di la orden, Firo se quitó la capa y volvió a su forma original. “¡Oh, Dios mío! ¡Oh, santo cielo!” La señora de la tienda de magia miró sorprendida a Firo, que había regresado a su forma de Reina Firorial. “¿Así está bien?” La escena es muy extraña por el contraste de la voz de Firo con su cuerpo. Aunque este sea un mundo de fantasía, sigue siendo raro… Miré hacia Raftalia “¿Qué pasa?” “Nada.” Eso me recuerda que Raftalia también es semi-humana. Ahora que lo pienso, en el pasado, cuando podía sentir algo como el romance, podría haberme sentido muy emocionado; al parecer Motoyasu se siente así, aunque eso es pasado. “¿Qué ropa necesitas?” “¿Puedes hacer algo que no se rompa cuando se transforme?” “Estrictamente hablando, no estoy segura de poder hacer ropa.” “¿Qué?” “Señor Héroe, ¿qué ves a tu alrededor?” “Una tienda de magia… Y una bruja.” “Así es. Solo tengo algo de conocimiento sobre la transformación.” Aunque realmente no entiendo el sentido común de este mundo… Sé que las brujas pueden transformarse en animales. “Oh, cielos, se necesita una gran cantidad de poder mágico y un procedimiento muy molesto para transformarse en un animal. ¿No sería molesto ponerse ropa cada vez que te transformas?” ‒ contestó la mujer mientras trabajaba en la bobina. ¿Hm? Así que parece que es posible que las brujas se transformen. Solo por las apariencias se parece a una máquina de coser de mi mundo. “Mantenerse en su verdadera forma en casa está bien, pero si se transforma en un lugar lleno de gente, sería algo bastante serio.” “Sí, así es.” La ropa es mi principal preocupación. Caminar desnuda la haría destacar. “Por lo tanto, lo mejor sería que la ropa pudiera ser almacenada de forma segura cuando se transforma y reequipada cuando se revierta.” “Ya veo.” Es cierto, si la ropa simplemente desaparece después de transformarse, el problema se resolvería. “Es una técnica transmitida por los monstruos de categoría semi-humana. Una prenda famosa es la capa de un vampiro.” Sí, como cuando se transforman en murciélagos o lobos. ¿Eso también pasa en este mundo? “Bueno, esta máquina de bobinas hace los materiales para esa ropa.” “Interesante… ¿En qué se transforma la ropa?” “Estrictamente hablando, ¿qué es la ropa? Algo visible para los demás, ¿correcto?” Incliné el cuello y le di a la mujer de la tienda de magia una mirada de perplejidad. ¿Qué significa eso? “Lo que quiero decir es que este artículo puede transformar el hilo en poder mágico y el poder mágico en hilos. Por lo tanto, el usuario puede cambiar un hilo a poder mágico en cualquier momento. En pocas palabras, el usuario puede cambiar el hilo a poder mágico y viceversa.” “Oh, lo entiendo.” Ahora entiendo por qué el viejo de la tienda de armas nos había traído aquí. Ciertamente será raro llamar a esto ‘ropa’. Cuando no está en forma humana, el poder mágico circula por el cuerpo, y toma forma una vez que vuelve a la forma humana. “Eres la señorita Firo, ¿verdad? Gira la rueda lentamente.” “Se acuerdo.” Firo comienza a girar lentamente la rueda de la máquina. Un hilo sale inmediatamente y la mujer lo envuelve alrededor de un carrete. Luego, el hilo comienza a acumularse en el carrete. “¿Hmm? Me siento más débil.” “Esto cambia el poder mágico a hilos. Debería ser agotador, pero necesito un poco más para hacer ropa.” “Hmm… Interesante.” Firo sigue siendo una niña de apenas una semana. Y parece cansada mientras gira la máquina. “Aguanta un poco, y te daré algo.” “¿Comida? ¿Comida deliciosa?” “Sí.” Soy un hombre que cumple sus promesas. Te dejaré comer comida deliciosa más tarde, Firo. “¡Lo haré!” Firo comienza a girar enérgicamente la máquina. “¡Sí, lo haré lo mejor que pueda!” La mujer parecía sorprendida por la velocidad. “Viejo, te debo una comida. ¿Estás libre después de esto?” “Dejé una nota en la tienda explicando que estaré cerrado hasta la tarde. ¿A qué me vas a invitar, muchacho?” “¿Qué te parece esto, puedes conseguir un gran plato de hierro?” “¿Para qué vas a usar eso?” “Voy a cocinar.” “¿El muchacho hará comida casera? Esperaba algo diferente.” “¿Por qué esa reacción?” Estoy un poco ofendido por la expresión decepcionada del viejo. “Oh, bueno, ¿qué podía esperar?” “Raftalia, ve al mercado a comprar carne, verduras y carbón. Firo puede comer lo suficiente para cinco personas.” “Entendido.” Le di algunas monedas de plata a Raftalia para que fuera de compras. “Comida~ Comida~ Comida~” Firo está de buen humor mientras hace girar la máquina. “Es suficiente. Ya puedes dejar de girarla.” Después de un rato, la mujer le dijo que parara. “¿Habrá más comida si le doy más vueltas?” “No. Puedes parar.” “Yay~” Firo volvió a su forma original. “Amo~ comida~” “Espera un poco.” “Eh~…” Firo parecía muy decepcionada. Raftalia no había regresado todavía, así que no hay comida. “Cuando salgamos de la tienda, vuelve a tu forma humanoide.” “Ok.” ¿Realmente lo entiendes? “Puedes usar esto para hacer tu ropa.” La mujer de la tienda de magia nos muestra el hilo. “Iré a preguntarle a alguien que sepa tejer esto.” “Tengo la esperanza puesta en una persona. Firo, vámonos.” “¿Qué le digo a la joven que fue de compras?” “Dile que estaremos esperando en la puerta de salida de la ciudad castillo.” “Entendido.” Siguiendo al viejo de la tienda de armas, salimos de la tienda de magia. “En cuanto a la tarifa, la enviaré a la tienda de armas…” “¿Cuánto sería eso…?” – pregunté con un poco de ansiedad. “¿Por hacer el hilo mágico? Debido a que el cristal es caro, le cobraré al Señor Héroe 50 monedas de plata.” ¡Maldición! Firo es cara. En el futuro, debemos tener cuidado con la ropa, es como vestir dinero. Nos dirigimos al costurero con el hilo. “Este es un material inusual, podría hacer mucho con esto. Ve al vestuario para medir tu talla. Debería ser capaz de completar el vestido esta noche. Puedes recogerlo más tarde.” Fuimos directamente al vestuario. Aunque solo quiero un manto, tomó su tiempo. “Vaya… Es una niña muy linda.” La vendedora es una chica con gafas y lleva bufanda. Parece un poco sencilla. Con eso, quiero decir que se parece a la clase de chica de mi mundo que escribiría versiones de sus mangas preferidos. “Sus alas son como las de un ángel. Se parece a una semi-humana… Trabajaré en su pedido ahora.” “¿Es cierto?” El viejo me pone una mano en el hombro. “Hay semi-humanos que tienen manos o patas que se asemejan a las de los pájaros. Pero esta niña solo parece tener alas, así que es genial.” “¿Hm~?” Firo ladeó el cuello mientras miraba a la vendedora. “Sí… Esta pequeña es un monstruo que puede transformarse en humanoide. Cuando vuelve a su verdadera forma, su ropa se rompe.” “Interesante… Así que por eso necesitas ropa hecha de poder mágico.” Sus gafas emitieron una luz peligrosa. Como pensaba, esta chica me recuerda a un otaku. Me siento un poco nostálgico porque tenía una conocida que vendía sus versiones de mangas dentro de un grupo. A menudo me daba boletos de admisión para el grupo y era muy amigable. *Suspiro* No existe tal cosa en un mundo tan diferente. “Este material es perfecto para un vestido de una sola pieza; no se verá afectado, ya que se convertirá en magia.” “¿Eh? ¡Uh! ¿Seguro?” A Firo le toman medidas una vez más y se pone su manto. Entonces la empleada comienza a diseñar algo. “¡Quiero ver su verdadera forma!” Firo me mira con una cara de preocupación. Trago y miro a mi alrededor. “Puede que apenas quepa aquí.” El cambio de forma de Firo apenas cabría bajo un techo que está a menos de dos metros. “¿Puedes sentarte?” “Sí, eso funcionará.” Firo volvió a su forma de monstruo mientras prestaba atención al techo, y miró a la chica. “Oh~… ¡Esta transformación es buena!” Ni siquiera se estremeció por la verdadera forma de Firo… ¡Esta modista puede hacerlo! Como se espera de un personaje que vende sus propias versiones de manga. Me alegro de que este sea un mundo diferente. “Apuesto a que una cinta le quedará bien.” La modista mide el tamaño del cuello de Firo y comienza a diseñar ropa de nuevo. “¡Bueno, voy a esperar a que lleguen los materiales!” Parece emocionada mientras contesta. “Esta chica es una buena artesana.” “Supongo…” Es el tipo de persona que se absorbe en su trabajo y lo logra por todos los medios. “Bueno, estará terminado mañana.” “Eso es rápido. ¿Cuánto va a costar esto en total?” “Te recomendé este lugar, así que serán unas 100 piezas de plata.” Ugh… Recibí un shock. “Firo, ¿entiendes? Estoy gastando la gran suma de 400 monedas de plata en ti. Espero que trabajes diligentemente.” “¡Ok~!” ¿Realmente lo entiendes? Dejamos la tienda con Firo en su forma humana. Nos unimos a Raftalia, que nos esperaba en la puerta de la ciudad castillo. “Amo Naofumi, he comprado los ingredientes que me pediste.” “Firo ha costado 400 monedas de plata. Raftalia fue más barata.” “¡Por favor, no lo digas como si fuera una mujer barata!” *Suspiro* ¿Esto va a estar bien? “Muy bien, viejo, trae la placa de hierro. Firo, coge un carruaje y llévalo a la tienda de armas.” “¡Ok!” “Está bien…” Firo se fue con el viejo y volvió tirando de un carruaje. ¿Por qué está tirando de él en su forma humana? Una placa de hierro del tamaño que imaginaba estaba dentro del carro. “Muy bien, dejemos la ciudad y vayamos a la orilla del río cerca de las llanuras cubiertas de hierba.” Llegamos a la orilla del río. Saqué la plancha de hierro, la puse en unas rocas e inmediatamente puse carbón debajo. “Raftalia y el viejo, encargaos del fuego.” “Sí, sí.” “De acuerdo.” Como se esperaba del viejo de una tienda de armas, parece que manejar el fuego es su fuerte. “¿Y Firo?” “Vigila que los globos no se acerquen a nosotros…” “¡Ok~~!” Le dije a Firo que hiciera otra cosa porque probablemente no haría nada aquí. Corté la carne y los vegetales que Raftalia había traído a los tamaños apropiados y los puse cerca de la parrilla. “Muchacho, el carbón está listo.” “Bien.” Raftalia y el viejo calentaron el plato según mis instrucciones, así que puse la carne grasa en la parrilla para el aceite. Luego esparcí las verduras y la carne para que no estuvieran directamente encima del fuego. “Eres muy hábil.” Usé un palo y un cuchillo para remover la carne y las verduras para que no se quemasen. “Bueno, esto debería estar bien.” Sip. El almuerzo de hoy es una barbacoa a la orilla del río. La recompensa de Firo. “Firo, está listo.” “Ok~…” Firo ya estaba babeando por el olor cuando cogió el pincho que le di. “¡Yaay~! ¡Esto es delicioso!” Firo comienza a arrojar en su boca carne y verduras que acababan de ser cocinadas. “No te comas todo, esto es para todos.” “Oofeeyy~” Firo asintió mientras rellenaba su boca. ¿Realmente lo entiendes? “Vamos a comer, supongo…” “Ok.” “Claro.” Repartí la carne y las verduras en unas hojas y le di a Raftalia y al viejo. “Oh esto es delicioso. Me sorprende que la carne a la parrilla sepa tan bien.” “Por alguna razón, este plato que ha cocinado el Amo Naofumi es extrañamente delicioso.” “Tomaré eso como un cumplido.” “No te estoy halagando. ¿Por qué sabe tan bien?” El viejo miró su plato con una expresión de desconcierto. “Probablemente sea el resultado de la habilidad de cocina de mi escudo.” “¿El poder del escudo?” “Bueno, al menos eso creo.” Desde el rincón de mi vista veo que la barbacoa ya está lista. Calidad: Bueno > Genial. Pensar que un icono tan extraño existiría. “Es un escudo tan misterioso. Siento mucha envidia.” “No puedo quitármelo, así que es muy incómodo.” Sin mencionar el inexistente poder ofensivo. Oh, claro, está el efecto especial del Escudo Aguijón de Abeja con el que puedo contraatacar a mis enemigos llamado Escudo Aguja. Aunque el enemigo habrá escapado antes de que yo lo venciera, a menos que sea lento como un globo. Como era de esperar, incluso si el monstruo huye, estoy en desventaja. A veces, un monstruo inteligente me ignora y apunta a Raftalia. “¿No te has vuelto muy fuerte?” “No sé… Comparado con los otros héroes…” “Es así, ¿las armas legendarias son tan poderosas?” “Así es, aprendí de la experiencia.” “Ya veo.” “Entonces…” Debido a que las habilidades se pueden adquirir de varias maneras, el poder de un arma legendaria está muy por encima de la media. Además, es bueno acumular mejoras de estado cada vez que se abre un escudo. Hay un montón de condiciones que abren nuevos escudos, como la absorción de monstruos y otros materiales, subir de nivel y el árbol de habilidades. Además, cualquier efecto exclusivo de cualquier escudo que se domine da bonos permanentes. Hasta un escudo débil podría ser útil si lo desbloqueo. Debido a la transferencia de las bonificaciones del equipo, cuantos más escudos desbloqueados tengo, más fuertes son las habilidades que utilizo. Puedo ver cuántas estadísticas de bonificación tengo. Mis estadísticas en general son más altas que las de Raftalia. Quizá sea porque soy un héroe. Especialmente en el aspecto de la defensa. Tengo tres veces más y eso sin incluir los bonos permanentes de otros escudos dominados. Como originalmente nunca ataco, todo el equipo es para Raftalia. Después de todo, la habilidad potencial como Héroe del Escudo está en la defensa. El precio para eso es tener una décima parte de su ataque. La diferencia entre un residente de este mundo y un héroe será debido a cualquier efecto que conceda este escudo. Por otro lado, nunca podré vencer a un monstruo con sólo defensa. Después de todo, la única razón por la que un héroe es diferente de una persona normal es por el arma legendaria. Podría considerarse que solo eres un héroe porque tienes el arma legendaria. Lo odio, pero solo soy un héroe gracias a este escudo. Parece que hay una influencia por ser el compañero de un héroe. Raftalia es superior a los semi-humanos normales debido a la habilidad del Escudo Esclavista y las habilidades de Firo están a la par con ella a pesar de la diferencia de nivel. No sé cuánto efecto ha tenido la corrección del crecimiento, pero parece ser bastante grande. Los efectos del Escudo Esclavista y el Escudo Domador de Monstruos son buenos. Me pregunto qué efectos… Escudo de la Amistad lo tendría, si es que existe. Parece que las existencias llamadas compañeros son esenciales para un héroe. Amigo… Una existencia que no tengo. “Ya veo… Parece que los héroes son diferentes de nosotros los plebeyos.” “Ese parece ser el caso.” Viajando alrededor del mundo, absorbiendo varios monstruos y materiales para fortalecerse. Honestamente, hay mucho más que examinar. No entiendo cuánto puedo mejorar el escudo. Pero si no hago nada, la ola de la calamidad llegará. Tampoco sé cuántas veces vendrá. Ya han pasado dos veces. Tal vez cinco veces, diez veces, o incluso cien veces, no lo sé. Sea lo que sea, no puedo quedarme sentado sin hacer nada. Eso me recuerda… Parece que hay un escudo preocupante llamado Serie Maldita. En ese momento, cuando casi pierdo a Raftalia, la Serie Maldita fue despertada y comenzó a erosionar el escudo. He buscado ese árbol de habilidades muchas veces. Sin embargo, no puedo encontrarlo sin importar lo mucho que busque. Intentaré pedir ayuda. Serie Maldita. Dudaba en preguntar. Solo escribí esa frase. Además, lo he comprobado muchas veces. Siento una conmoción y las letras cambian.

Serie Maldita
Armadura que otorga potencia y consume al usuario.
¡Héroe! No lo uses
Por lo tanto, decidí mantenerme alejado de este tema. Cuando lo necesite, el poder aparecerá. Este escudo parece tener muchas limitaciones. “Amo~ No hay más carne.” “¡Qué!” Cuando miro no hay más carne. Todo el mundo ya ha terminado de comer lo que había preparado. Todo lo que queda son verduras. “¿Ya se ha terminado? Firo todavía quiere comer más.” “Uhmm, bueno… Ve al bosque y captura cinco usapiru. También los cocinaré.” “¡Ok~~!” Firo corrió hacia el bosque a toda velocidad. “Oh, hombre, eso ha estado delicioso. Ha valido totalmente la pena.” “Si piensas eso, entonces descuenta el precio de la ropa.” “Muchacho, ya hay un gran descuento, será una gran pérdida si hago más descuentos.” Bueno, asamos a la parrilla junto a la orilla del río hasta la noche y luego lo dejamos por hoy. Por cierto, Firo atrapó a diez usapiru. Apenas tuve tiempo de comer. Principalmente estaba manejando la barbacoa y preparando los usapiru para asar.