sábado, 4 de mayo de 2019

TATE Capítulo 18

Capítulo 18
El Reloj de Arena del Grabado de Dragón
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Al día siguiente, aparecimos en la tienda de armas. “Vaya, pero si es el chico.” “¿Cómo va nuestro pedido?” “¡Terminado! Lo he acabado hace mucho tiempo.” – dijo el tendero mientras sacaba una armadura de detrás del mostrador. Lo que salió fue una armadura de aspecto bastante áspero y de aspecto feroz… Sin refinar. Había una vibración salvaje en ella. El pelaje de usapiru formaba la parte de lana esponjosa alrededor del cuello, mientras que el área del pecho estaba compuesta por una placa de metal. Las articulaciones no estaban conectadas por metal, sino por las pieles de puercoespín. Al meter la mano, pude sentir las plumas Pikyu Pikyu que rellenaban completamente las capas de piel. “¿Me tengo que poner esto…?” ¿Cómo debería decir esto? Parecía el tipo de armadura que llevarían los líderes de los bandidos. ¿En qué estaban pensando al llamar a esto ‘Armadura Bárbara’? Me vería como uno de esos pequeños yanquis de los noventa si me pusiera esto. “¿Qué pasa, chico?” “No, solo pienso que esto parece la armadura de un sinvergüenza malvado.” “¿Qué estás diciendo a estas alturas?” ¿Perdón? “Para empezar, ¿estás insinuando que soy un sinvergüenza malvado?” Ciertamente tomaba las decisiones más eficientes cuando se trataba de hacer dinero, pero eso no me convertía en un villano, ¿de acuerdo? “¡Definitivamente, te queda bien, Amo Naofumi!” “Raftalia… Tú…” ¿No era como admitir que yo era uno de ellos? “De todos modos, pruébatela por nosotros.” “Urg… Lo evitaría si fuera posible… Pero no hay otra opción, ya que hemos pasado por tantos problemas para hacer esta armadura.” Inmediatamente me cambié después de entrar en el vestuario. Ni siquiera podría describir mi asombro por lo bien que encajaba el tamaño. Realmente era algo que solo podía hacer este viejo, un verdadero dueño de una tienda de armas y armaduras. Podía saber mis tallas específicas con solo mirar. Salí del vestuario y me presenté ante el Viejo y Raftalia.
“Fumu… Tu cara puede que no emita esa vibración bárbara, pero puedo ver el brillo de un matón sin ley dentro de tus ojos.” “¿Hah? ¿Estás diciendo que tengo ojos desagradables?” “Chico, eres muy rápido en lo que respecta a los detalles importantes.” Maldita sea, ¿qué has querido decir con eso? “¡Amo Naofumi, te sienta muy bien y se ve GENIAL!” – Raftalia tenía una sonrisa efusiva. Miré a Raftalia en silencio, usando la mirada más malvada y los ojos más hirientes posibles… Esa era mi intención de todos modos. ¿En qué clase de ambiente había crecido? Ah, olvidaba que Raftalia es una semi-humana. Probablemente es porque tiene un sentido estético diferente al mío. Confirmé a través de la ventana de estado que la defensa de esta armadura estaba a la par de la cota de malla. Más bien, era un poco más alta. El Viejo me envió un guiño. Así que este era su bono para nosotros; eso ha sido muy considerado, debo decir. “Haah… Gracias.” Hablando con franqueza, este tipo de cosas no era precisamente una de mis aficiones, pero no podía hacer nada al respecto ya que tenía que prepararme para la ola entrante. Me convencí a mí mismo usando ese razonamiento. “Ahora bien, ¿qué debemos hacer?” “Eso me recuerda que el ambiente de la ciudad ha estado un poco tenso últimamente.” “La ola probablemente vendrá muy pronto, pero ¿dónde y cuándo se generará?” “¿Eh? ¿Nadie te lo ha dicho, chico?” “¿Sobre qué?” Información que el Viejo conocía pero que yo desconocía… Esas deberían ser las contramedidas de este país contra la calamidad. Maldije en secreto mientras escuchaba lo que el tendero tenía que decir. “Probablemente has visto la enorme y famosa torre del reloj de este país en la plaza del pueblo, ¿verdad?” “Bueno, solo un vistazo. Normalmente opero en las afueras de la ciudad.” “El Reloj de Arena del Grabado de Dragón está dentro de ese edificio. Cuando la última porción de arena del reloj de arena caiga, los Héroes junto con su banda serán teletransportados a donde ocurrirá la ola de la gran calamidad.” “¿Oh…?” Sin duda… Ese rey de mierda probablemente les dijo esta información a los otros héroes y a sus compañeros de antemano. “Si no sabes cuándo aparecerá la ola, ¿por qué no vas allí y lo miras tú mismo?” “Supongo… Que lo haré.” Me molestaría mucho si no tuviera idea de cuándo lucharía. Planeaba pasar por ese lugar para tranquilizarme. “Bien, hasta otra, Viejo.” “¡Hasta luego entonces!” “Hasta la próxima vez.” Nos despedimos y nos dirigimos a la torre del reloj. En toda la ciudad, la torre del reloj era la estructura más alta de la zona. Competiría de cerca con la altura de los edificios de una ciudad moderna. Por alguna razón, el techo de la torre del reloj tenía forma de cúpula, muy parecida a la de una iglesia. Parecía que no había que pagar entrada; las puertas estaban abiertas de par en par mientras otras personas iban y venían. Vestida con un traje similar al de una monja, la recepcionista me miraba sospechosamente. Probablemente había reconocido mi cara. “Eres el Héroe del Escudo, ¿no?” “Ajá, como puedes ver, estoy aquí porque el límite de tiempo está a la vuelta de la esquina.” “Entonces, por favor, ven por aquí.” Luego fui guiado hacia un reloj de arena consagrado en medio de la iglesia. Se trataba de un gigantesco reloj de arena con una altura aproximada de siete metros. Estaba decorado y desprendía un aura indescriptiblemente divina. ¿Qué era eso…? Sentía un hormigueo en la columna vertebral, como si una oleada de electricidad recorriera mi cuerpo. Con solo mirarlo, mis instintos se activaron y una extraña sensación comenzó a moverse desde dentro de mi cuerpo. El color de la arena… Era rojo. Giré mi mirada hacia la suave y goteante arena. Inmediatamente entendí lo que pasaría una vez que el último grano cayera. Emitiendo un sonido de *piin*, un solo rayo de luz salió de mi escudo y entró en el centro del reloj de arena con el grabado de dragón, golpeando la joya de su interior. Entonces apareció un reloj digital en mi visión periférica.

20:12
El valor 12 pronto se convirtió en 11 al poco tiempo. Ya veo, así que el tiempo exacto que me quedaba era traducido para mi propia comprensión. Usar esto me permitirá actuar en consecuencia. Sin embargo… Las cosas que podía hacer en un plazo de veinte horas eran extremadamente limitadas. Considerando todo esto, la mejor opción era recolectar la mayor cantidad posible de hierbas de la pradera durante el resto del día. También necesitaba preparar alguna medicina sanadora. “¿Eh? ¿No es Naofumi ese de ahí?” Una repugnante y despreciable voz resonó en el interior de la torre. Caminando por ahí con un enorme harén de mujeres, el Héroe de la Lanza Motoyasu se me acercó casualmente. Qué fastidio, quiero patear su culo de inmediato. Pero considerando el tiempo y el lugar, me abstuve de hacerlo. “¿También has venido aquí para prepararte para la ola?” Esa fue una mirada indescriptiblemente lasciva. Me miró de arriba a abajo con una sola y despreciativa mirada. “Qué diablos, hombre. ¿Piensas pelear con equipo de ese nivel?” ¿Y qué pasa si lo hago? ¿A quién crees que debo agradecer por ponerme en esta situación? A ti y a esa maldita perra detrás de tu lamentable trasero. El equipamiento de Motoyasu era muy diferente al de hacía un mes, uno podía ver lo alto de su nivel con un simple vistazo a su equipo. No era de hierro, sino una armadura brillante hecha de plata. Llevaba una tela debajo que emitía un hermoso tinte verde pálido, muy probablemente debido a los efectos adicionales bendecidos en esa ropa. No solo eso, sino que también estaba la cota de malla que llevaba entre esas dos; era como si Motoyasu se jactara de su absoluta defensa. Su arma legendaria tampoco estaba en su estado original. Y aunque es desconcertante admitirlo, el diseño de la lanza era sencillamente impresionante, para ser honesto. Era una pica… Bueno, supongo que seguía siendo una lanza. “…” Hablar con este tipo era un fastidio. Le di la espalda a Motoyasu y lo ignoré mientras volvía a la entrada de la torre del reloj. “¡En nombre de Melromarc, el señor Motoyasu te está hablando! Abre bien los oídos y préstale atención.” – dijo una perra fanática detrás de Motoyasu mientras todos me miraban con los ojos llenos de desprecio y sed de sangre. Después de eso vino la burla estereotípica. Empezaron a provocarme sacando la lengua y burlándose. Esta perra, la mataré algún día. “¿Amo Naofumi? ¿Quiénes son estas personas…?” – Raftalia inclinó la cabeza y señaló al grupo de Motoyasu. “…” Intenté alejarme, decidiendo que lo mejor era irme y no responderle. En ese mismo momento, Itsuki entró bailando por la entrada. “Tsk.” “Oh, Motoyasu y… Naofumi.” Itsuki parecía disgustado de que yo le chasquease la lengua, pero sus rasgos de ‘buen chico’ pronto volvieron. “…” Ren también había venido y caminaba hacia nosotros en silencio, fingiendo actuar con frialdad. Su equipo era sin duda mucho más fuerte que cuando comenzó su viaje. Y entonces, los compañeros de ambos aparecieron uno tras otro. La multitud dentro de la torre del reloj aumentó rápidamente. Cuatro… Doce… Uno Nosotros, los cuatro héroes invocados, junto con los doce aventureros escogidos por el rey, y finalmente Raftalia. Eso sumaba un total de diecisiete personas, una cantidad bastante decepcionante de tropas para la amenaza inminente. “Haa…” “¿Quién es esta belleza? Es simplemente adorable.” – dijo Motoyasu señalando a Raftalia. Este tipo, ¿está bien con cualquiera siempre y cuando sea mujer? Pensar que un héroe desearía a una pequeña niña… Este país estaba acabado. Encima de eso, se acercó a Raftalia con motivos sucios mientras se presentaba cariñosamente. “Encantado de conocerla, señorita. He sido invocado a este mundo como uno de los cuatro grandes héroes. Por favor, llámame por mi nombre, Kitamura Motoyasu. Es un honor conocerte.” “Ah, sí… Así que eres uno de esos héroes.” – Raftalia asintió tímidamente mientras sus ojos eludían su mirada. “¿Puedo tener el placer de saber su nombre?” “Umm…” Una atormentada Raftalia me miró y volvió a mirar a Motoyasu. “Soy Ra-Raftalia. Encantada de conocerle.” Probablemente había adivinado que yo estaba muy enojado. Eso lo entendí por el sudor frío que le corría por la cara. Esta chica también quería abandonarme y unirse al club de fans de Motoyasu, ¿no? Maldita sea, ya he intentado hacer un retiro pacífico aquí, así que ¿por qué estos bastardos todavía tienen que tocarme lo que me queda de mi maltrecho corazón? “¿Qué te trae por aquí hoy, preciosa? ¿Con qué propósito llevas una espada y un equipo tan peligroso?” “Estoy aquí para luchar junto con el Amo Naofumi, para eso.” “¿Eh? ¿Con Naofumi?" Motoyasu se giró y me miró con los ojos llenos de sospecha. “¿Qué demonios estás mirando…?” “Demonio, ¿por qué arrastras a una chica tan linda a estos peligrosos lugares?” – dijo Motoyasu mientras me miraba. “No necesito decirte la razón, imbécil.” “Y yo que pensaba que llevarías esta batalla solo… Así que al final te estás aprovechando de la amabilidad de Raftalia.” “Maldito y delirante retrasado.” La basura que escupía este hijo de puta, que confiaba más en la mayor puta de un mundo paralelo que en un compañero héroe, estaba empezando a cabrearme. Me dirigí hacia la dirección de Itsuki y Ren para salir. Esos dos y su jovial compañía me abrieron un camino. “Nos encontraremos de nuevo durante la ola.” “No seas una carga para nosotros.” Pasé junto a ellos con Itsuki dando una respuesta profesional, mientras que Ren daba una respuesta cruel y mandona como un verdadero héroe al estilo lobo solitario. Sorprendida por la brusquedad, Raftalia corrió rápidamente hacia mi lado mientras miraba sin descanso a su alrededor. “Me voy.” “¡Ah, aye! ¡Amo Naofumi!” Después de escuchar mi voz, finalmente regresó a su yo enérgica. Por Dios, eso ha sido dolorosamente desagradable. Saliendo por fin de la torre del reloj, pasé rápidamente por la ciudad del castillo e hice una línea recta hacia la pradera, frustrándome cada vez más con cada segundo que pasaba. “Um, ¿Amo Naofumi? ¿Qué ha pasado?” “Nada en realidad…” “Pero entonces…” “¿Qué?” “No importa…” Sintiendo mi horrible estado de ánimo, Raftalia bajó la cabeza desanimada mientras me seguía. ¡Entonces apareció un globo salvaje…! Raftalia inmediatamente desenvainó su espada. “Espera, déjame manejar esto solo.” “Eh… pero…” “¡Solo déjame!” Raftalia se acobardó sorprendida por mi repentino grito. El globo apareció ante mis ojos. “¡Ora, ora, ora, ora, ora, ora!” ¡Mierda! ¡Mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda! Distrayéndome golpeando el globo, pude calmarme un poco. Revisé el tiempo que me quedaba en la esquina de mi visión.

18:01
18 horas más. Necesitaba hacer lo que pudiera hasta entonces. Después de eso, fui a cazar globos y recolecté hierbas medicinales de los prados a lo largo del camino. Todavía necesitaba hacer compuestos de medicina beneficiosa en preparación para la ola entrante. Entonces llegó la noche… Después de regresar a la posada para descansar, Raftalia me habló humildemente. “Amo Naofumi.” “¿Qué…?” “Esta mañana, esas personas eran héroes como el Amo Naofumi, ¿verdad?” “Urg…” Tenía que recordarme esa terrible experiencia. Yo aquí, que finalmente lo había olvidado después de toda esa diversión. “Es que… ¿Qué pasó entre todos vosotros?” “No quiero hablar de ello. Si quieres saberlo, ve a una taberna y pregunta por ahí.” Nadie me creía cuando les decía la verdad. Esta chica era probablemente igual que todos ellos. Sin embargo, una gran diferencia entre Raftalia y los demás era que ella era mi esclava. Si ella rechazaba mis órdenes, intentaba escapar, o se rebelaba contra mí, entonces se vería atormentada por la maldición. Juzgando que era lo mejor, Raftalia no presionó el tema ya que yo no iba a hablar. Preparándome para el día siguiente, elaboraría medicamentos hasta quedarme dormido; continué haciéndolo durante mucho tiempo.



viernes, 3 de mayo de 2019

G4L Capítulo 22

Arco 4 Capítulo 22
El misterio de los patatales
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Al día siguiente, después de que Kazura fuera casi apresado en Isteria, la luna comenzó a mostrar su rostro brillante sobre la tierra. El grupo de Kazura había llegado a la entrada de Villa Grisea. Finalmente habían vuelto a casa. En comparación con el momento en que habían salido del pueblo, llevaban mucho menos equipaje. Pusieron las cosas que habían traído en su propia bolsa, mientras que los bienes que habían comprado en Isteria los llevaban en una pequeña bolsa de tela. Además, Lodurr también llevaba dos pájaros dentro de una jaula de madera. Debido al fuerte aumento del precio de los alimentos, el valor de las semillas para cultivar también había aumentado. Afortunadamente, con el dinero de la venta del cristal rojo de Kazura y de la piel de almar, pudieron conseguir varios tipos de semillas que el pueblo nunca había podido cultivar. Y de paso, habían comprado un par de pájaros conocidos como ‘cortaraíces’. Se trataba de un ave que había recibido su nombre debido a su gusto por cavar la tierra para comer la raíz de las plantas, y tenía forma de gallina. Estas aves ponían un huevo cada semana y eran fáciles de criar. Con eso, la mesa del comedor de un aldeano podía volverse un poco más abundante. Sin embargo, aunque el huevo del cortaraíces se incubase, la mayoría no daba un pollito. Se decía que si cinco huevos llegaban a eclosionar durante los tres años que solía vivir un cortaraíces ya era algo más que satisfactorio. Además, eran unas aves que habían degenerado y que no podían volar; resultaba sorprendente que no hubieran terminado extinguiéndose. O al menos esa fue la descripción que escuchó Kazura cuando compró las dos aves, aunque pensaba que seguramente todo se debía porque los humanos los encontraban sabrosos. Por cierto, el precio de la pareja de cortaraíces fue de 800 Ar. Además, en los dos sacos que llevaba Kazura había 2 han de tela que se usarían para confeccionar ropa.
(NT: Han es una medida de tela en Japón. Un han sería una tela de unos 606x28,8 cm.)
La ropa japonesa que usaba Kazura hacía que fuera demasiado visible, por lo que Valetta le había sugerido hacerle una nueva ropa a medida. Aunque Kazura pensaba que sería mejor comprar ropa ya terminada, Valetta se opuso con firmeza y dijo que, para mostrar su gratitud por todo lo que había hecho, debía aceptar su oferta. Pasando por la entrada de la aldea, llegaron a la casa del jefe del pueblo y, cuando Varin y el resto de aldeanos vieron que Kazura estaba de regreso, lo saludaron sintiéndose aliviados. “Kazura, debes estar cansado tras tu largo viaje. Entra, la cena ya está preparada y todavía está caliente. Deja el equipaje y disfruta de la comida. Que todos los demás entren y se unan a nosotros.” – dijo Varin. “Estoy en casa… Oh, pescado a la parrilla y tortitas de arroz. ¡Eso es bastante lujoso!” – dijo Kazura. Siguiendo las indicaciones de Varin, Kazura entró en la sala de estar de la residencia. Ya habían terminado de preparar la cena y había un olor en el aire que estimulaba el apetito. El pescado del río había sido ensartado y asado a la parrilla con sal en la chimenea, mientras que una olla grande, donde se mezclaban las hierbas, el arroz sazonado y la carne de un animal de la montaña, estaba hirviendo. Como Valetta había dicho que era raro que los aldeanos pescaran en el río, pensó que Varin y el resto de aldeanos habían capturado los peces para celebrar su regreso. Debido a que solo había comido comida enlatada y caldo salado durante los últimos cuatro días, estaba realmente agradecido por la olla repleta de comida caliente y del pescado a la parrilla. “Señor Kazura, ¿está bien tu pie?” – preguntó una de las chicas de la aldea. Mientras Kazura estaba dejando el saco de tela y la bolsa en el suelo, una de las chicas de la aldea que estaba ayudando a preparar la comida dejó de trabajar y se acercó hasta Kazura, tras ver que tenía el pie vendado. “Sí. Tal vez porque nunca había caminado tanto en mi vida, las plantas de mis pies tienen ampollas y alguna me reventó el otro día. Aunque con el vendaje el dolor ha bajado, todavía molesta.” – respondió Kazura avergonzado. “¿Te ha pasado algo como eso?” – dijo la chica confundida. “Señor Kazura, he traído un poco de agua, te lavaré los pies. Siéntate aquí.” – dijo Valetta entrando en la sala con un cubo lleno de agua y jabón. Al parecer, antes de que se diera cuenta, Valetta ya había traído algo de agua del acueducto. “Muchas gracias. Me lavaré yo mismo, así que señorita Valetta, por favor, descansa en la sala de estar.” – respondió Kazura agradecido mientras extendía su mano para coger el cubo de agua. “No, no. ¿No estás cansado al no estar acostumbrado a viajar? Vale, ahora siéntate y coloca tu pie aquí.” – dijo Valetta negándose a darle el cubo. Sin dejar que Kazura diera su consentimiento o la oportunidad de volver a rechazarlo, Valetta se sentó, agarró su pie y pasó a desenvolver el vendaje manchado de sangre y arena. A continuación, comenzó a lavar suavemente el pie tras colocarlo dentro del cubo. Cuando el pie hizo contacto con el agua, la herida de la planta del pie se empapó y le causó un dolor intenso; sin embargo, él lo soportó con firmeza. “Incluso ha llegado a crear una ampolla… A diferencia de los zapatos que usa el señor Kazura, las sandalias que usamos no son adecuadas para los pies. Lo siento mucho.” – dijo Varin. “No, en absoluto. Ha sido mi error, así que solo yo soy el culpable de mi conducta egoísta, aunque me haya llevado hasta este extremo. No hay nada por lo que disculparse.” – respondió Kazura. Al escuchar las palabras de disculpa de Varin, Kazura se puso nervioso y se dio la vuelta para calmarlo, pero en ese momento, otros aldeanos entraron en la sala de estar y vieron cómo le lavaban los pies a Kazura, con dos tipos de expresiones: preocupados o extrañados. “Señor Kazura, ¿podrías sacar las vendas y el medicamento de la bolsa?” – dijo Valetta cuando terminó de lavarle los pies. Los dos pies habían sido lavados con jabón y ahora necesitaba volver a vendarlos con unas telas limpias. “Muchas gracias. Ya los envuelvo, podrías ir a descansar a la sala de estar.” “No, no puedes. Déjame hacerlo, por favor, pásame la bolsa.” “Ah, sí…” Por alguna razón, Valetta rechazaba la intención de Kazura de envolverse los pies por sí mismo. De mala gana sacó el vendaje y la solución de peróxido de la parte posterior y se lo entregó a Valetta que, tras recibirlo, desinfectó la herida hábilmente, de la misma forma en la que lo hacía Kazura, y luego envolvió cuidadosamente la herida con la venda. Aquella última noche, Valetta le apretó demasiado del vendaje, sin embargo, debido a que el resto de aldeanos lo estaban observando mientras ella le envolvía los pies, se sintió bastante avergonzado y no dijo nada. Después de terminar de reemplazar el vendaje, Valetta entró en la sala de estar y, al igual que el resto de los aldeanos que rodeaban el fuego de la casa, se sentó en un asiento que estaba a la izquierda de Kazura. Al mismo tiempo, Myra se acercó y se sentó a su derecha. “Ahora, ¿deberíamos comenzar la fiesta?” “Sí, gracias por la comida.” – dijo mientras aplaudía con sus manos. A continuación, el resto de los aldeanos hicieron lo mismo y repitieron sus palabras. “Kazura, ¿cómo fue el viaje hasta Isteria?” – preguntó Varin cuando Kazura estaba mordiendo un pescado tostado y apreciando el sabor en su boca. Estaban sentados uno en frente del otro y, al iniciar la conversación, el resto de aldeanos que estaban comiendo arroz y pescado, sintieron curiosidad y lo miraron mientras esperaban su respuesta. “Bueno, fue bastante agradable. Pude ver la muralla de la ciudad y también fuimos hasta el mercado, que estaba repleto de gente. Estoy bastante sorprendido e impresionado.” – respondió Kazura. “Ah, ya veo, ya veo. Entonces, ¿encontraste una situación peligrosa en el camino?” – preguntó Varin. “No, no, ni hablar de una situación peligrosa. Incluso fuimos capaces de cazar un almar mientras nos dirigíamos a Isteria. Gracias a su piel, pudimos venderlo por una gran suma de dinero en la ciudad.” – contestó Lodurr, metiéndose en la conversación. “¿Un almar? ¿Lo cazaste cerca del camino?” “Sí, cuando Kazura y yo estábamos vigilando en la posada, apareció ante mis ojos.” – dijo Lodurr. Mientras Lodurr narraba su historia, Kazura pudo escuchar a los otros aldeanos hacer distintos sonidos y alguna frase sospechosa. “Oooh.” “Como se esperaba del señor Kazura.” Aunque como no era diferente de lo que solía ocurrir, simplemente lo ignoró. “Además, cuando el señor Kazura vendió la gema que llevaba consigo, compartió ese dinero con nosotros por el bien del pueblo. Gracias a eso, pudimos comprar las aves y nuevas semillas para los cultivos.” – añadió Valetta. “Ya veo. Cuando vi a Lodurr cargando con las dos aves, me sorprendió, así que esa es la razón… Señor Kazura realmente te doy mis más sinceros agradecimientos por todo lo que has hecho por nosotros.” – dijo Varin inclinándose profundamente para expresar su agradecimiento tras escuchar la historia de Valetta. “No hay nada que agradecer, ya que todos en el pueblo me han tratado muy bien.” – respondió Kazura tranquilo, ya que suponía que todo se debía a la gran cantidad de dinero que había podido recaudar. A su vez, también expresó su agradecimiento por lo bien que lo trataba Varin todos los días mientras inclinaba la cabeza. Y así, mientras disfrutaban de la espléndida comida, terminaron hablando sobre el incidente que les ocurrió en Isteria, hasta que terminó la comida. A continuación, uno de los aldeanos comenzó una nueva conversación. “Se trata de los patatales; después de que el señor Kazura y los demás abandonasen la aldea, se volvieron increíbles…” “¿Increíbles?” – respondió Kazura con una voz perpleja tras escuchar las palabras del aldeano. “Aunque la patata es algo común, ha crecido con una fuerza increíble y se ha hecho más grande. El fertilizante del país del señor Kazura es increíble. Los aldeanos que trabajaban en los campos no pueden evitar hablar sobre ello.” – añadió mientras asentía. “¿Eh…?” Al oír las palabras del aldeano, Kazura no podía creer lo que estaba escuchando. El fertilizando que había traído era uno normal que había comprado en el centro comercial. No importaba cuántos de esos fertilizantes se utilizasen en el campo, no era posible que las patatas tuvieran un crecimiento tan repentino en tan solo unos días. El resto de aldeanos que habían estado ausentes del pueblo se miraron entre sí tras escuchar las palabras de Varin. “Sí, aún no he informado sobre esto, pero a pesar de que no han pasado ni ocho días desde que se dispersó el fertilizante, las hojas de las plantas han duplicado su tamaño. Es como la bebida energética, los productos del país del señor Kazura son maravillosos.” “¿El doble? Umm, ¿puedo ir al campo de patatas mañana por la mañana? Desde allí quiero confirmarlo con mis propios ojos.” “Sí. Te estaríamos muy agradecidos.” En cualquier caso, Kazura no podía imaginar cuánto habían crecido las patatas solo con escucharlo. En realidad, quería ir mañana a verificar su progreso, pero le preocupaba bastante si su crecimiento era exagerado. No importaba cómo lo mirase, era imposible que doblaran su tamaño en tan solo unos pocos días, por lo que Kazura se preguntaba si Varin estaba exagerando. Así que decidió que lo primero que haría por la mañana sería ir al campo de patatas y luego comenzaría la producción de las piezas necesarias para fabricar la rueda hidráulica.
* * *
A la mañana siguiente. Kazura, que se encontraba agotado por el largo viaje, seguía durmiendo como un tronco dentro de su futón hasta que lo despertó el sonido penetrante de la alarma de su reloj. Había anticipado que sería incapaz de despertarse y no quería dormir demasiado. Después de desayunar con Varin y Valetta, salió de la casa para dirigirse hacia los campos de patatas. Por cierto, cuando sonó la alarma, Varin y Valetta, que ya se habían levantado y se encontraban preparando el desayuno, se sorprendieron por el sonido y entraron corriendo en la habitación. Tras explicar qué ocurría y dar su más sincera disculpa, lo perdonaron soltando una carcajada. Aunque estaba tan cansado como para estar aturdido a pesar de haber dormido toda la noche, después de un breve comentario acerca de lo contento que estaba por haber puesto la alarma, Kazura solo pudo reflexionar sobre lo extraño de sus actos. Después de salir de la casa, caminaron durante un rato hasta llegar a los patatales por los que habían esparcido el fertilizante. No podía creer lo que tenía frente a sus ojos. “¿¡Qué ha pasado aquí…!?” – exclamó Kazura asombrado. “Como puedes ver, gracias al fertilizante, las hojas y los troncos de las plantas se han hecho mucho más grandes. Nunca había pasado algo como esto. A este ritmo, podremos cosechar muchas más patatas que en toda la cosecha del año anterior.” Varin no había exagerado cuando le dijo el día anterior que las hojas habían duplicado su tamaño. Las patatas que habían sido plantadas en los campos, tenían los tallos más largos que había visto Kazura en su vida. Las hojas, incluso cubrían la tierra que rodeaba a las plantas. Era algo magnífico. Al lado de Varin, que estaba asintiendo satisfecho, Valetta miraba a los campos con una expresión encantadora. Sin embargo, a Kazura no le gustó tanto, ya que le preocupaba la situación. Las hojas de las plantas, que habían tenido el tamaño del ratón de un ordenador y ahora, en tan solo ocho días, su tamaño era igual al de la mano de un hombre adulto, mientras que su tallo se había hecho mucho más grueso. En pocas palabras, era algo anormal. “Aunque digas que este es el resultado de mi fertilizante, no importa cómo lo pienses, es imposible. ¿Qué pasa con el otro campo?” – preguntó Kazura mientras se arrodillaba en el suelo y sostenía una hoja de la planta de la patata con una expresión perpleja. A diferencia de Kazura, Varin y Valetta se preguntaban si algo estaba mal. “En los otros campos pasa algo similar, las patatas y los vegetales se han vuelto más grandes, pero, ¿hay algún problema?” “No, no me refiero a eso, pero nunca había escuchado sobre vegetales que pueden llegar a ser tan grandes en tan solo unos días.” – dijo mientras cavaba en la tierra para desenterrar una de las patatas. Sospechaba que, si las hojas habían crecido hasta alcanzar ese tamaño, el tubérculo del suelo debería haberse vuelto mucho más grande. ‘Dios mío… ¡Increíble! La patata también se ha vuelto enorme’ – pensó Kazura. La patata ya tenía la apariencia de un tubérculo que estaba listo para ser cosechado. El tamaño de la patata era aproximadamente el de un huevo de tamaño mediano que se vendía en un supermercado. “A pesar de que se habían marchitado recientemente por culpa de la sequía, las patatas han crecido hasta el tamaño en la solemos cosecharlas… Tal vez fue gracias a dispersar los fertilizantes, pero la diferencia es enorme.” – dijo Valetta en un tono agradable. Tal como decía Valetta, las patatas estaban listas para ser cosechadas, pero era muy extraño. Sin embargo, si no se equivocaba, el crecimiento de la patata podría deberse a un error de cálculo fortuito. No era algo horrible, pero parecía que el campo había sufrido un efecto parecido al de la bebida energética. En cualquier caso, aunque no sabía la causa exacta que había provocado este efecto, estaba seguro de que debía tener algo que ver con el fertilizante. Solo podía aceptarlo como algo bueno. “Bien… Esto no es algo malo, así que creo que estará bien. Me voy ahora a hacer las piezas para la rueda hidráulica. Por favor, señorita Valetta, ven conmigo.” “Entonces, creo que voy a cosechar este campo.” – dijo Varin. Así, Kazura y Valetta se despidieron de Varin y caminaron hacia donde se cortaban los árboles para producir las piezas de la rueda hidráulica.
* * *
Kazura y Valetta llegaron al lugar donde se realizaban los trabajos. En ese lugar ya se encontraban reunidos otros diez aldeanos que estaban talando árboles y fabricando las distintas partes de la rueda hidráulica, mientras charlaban entre ellos. Cuando vieron las figuras de Kazura y Valetta, detuvieron su trabajo y se reunieron a su alrededor. “Buenos días, señor Kazura. ¡Has regresado de Isteria!” – dijo un aldeano. “Sí, volví ayer por la tarde. He conseguido los clavos, así que con esto podremos hacer una rueda hidráulica perfecta. ¿Cómo es el estado de progreso del trabajo?” – preguntó Kazura al aldeano que acaba de dirigirse a él. “Hemos hecho lo que el señor Kazura nos indicó antes de partir a Isteria. Las hojas de la rueda hidráulica y el marco de madera de la rueda ya están terminados. Dado que la madera para el material había sido preparada de antemano, parece que podremos terminar el resto de partes en un día.” – respondió orgulloso. “¿Eh? ¿Es eso cierto? Eso es muy rápido.” Antes de que Kazura se fuera a Isteria, había dibujado los planos de las piezas necesarias para el montaje de la rueda hidráulica en un cuaderno grande. Se lo confió a los aldeanos a los que se les había encomendado producir la rueda hidráulica tras enseñarles cómo leer el plano. Sin embargo, nunca había esperado que el ritmo de trabajo progresara a esa velocidad. Había diez aldeanos a los que se les había encargado construir la rueda hidráulica durante la ausencia del grupo de Kazura y, aunque tenían la reputación de ser excelentes artesanos, no había suficiente madera para hacer todas las partes. Fue por eso que necesitaron cortar los árboles del bosque. Debido a que era una tarea bastante pesada, Kazura pensaba que sería bueno si para cuando regresara, al menos habían completado la mitad del trabajo. Pero la situación actual superaba todas sus expectativas. “Todo esto es gracias al señor Kazura. Aunque las herramientas que nos has dado son fáciles de usar, después de comer arroz y la comida enlatada, nos resulta mucho más complicado cansarnos mientras estamos trabajando, aunque estemos haciendo jornadas más largas. Además, aunque nos fatiguemos, nos recuperamos tras una breve pausa. Comparado con nuestra fuerza anterior, ahora incluso podemos transportar objetos más pesados.” – dijo el aldeano. “¿Cómo dices…?” – preguntó Kazura inconscientemente al aldeano sonriente, pidiéndole que repitiera su explicación. “Eso me recuerda que yo tampoco me canso últimamente. Incluso tras caminar tanta distancia ayer, me levanté fresca por la mañana.” – añadió Valetta, impidiendo que el aldeano volviera a dar una explicación. Era algo increíble. Pero ahora que pensaba en esto otra vez, la única persona que mostraba cansancio en su rostro en el viaje a Isteria era él. Aunque Myra mostraba un poco de cansancio en el camino, era una niña de seis años, así que no era raro. Sin embargo, cuando mostraba algo de cansancio, tras beber un trago de la bebida energética, recuperaba su resistencia rápidamente. En el viaje de vuelta, si se la comparaba con Kazura, tenía mucha más energía. El viaje de ida a Isteria les había llevado aproximadamente unas veinte horas; si se tenían en cuenta los descansos y la pausa nocturna, habrían caminado unos ochenta kilómetros. Siendo personas adultas, y con su cuerpo acostumbrado a los trabajos agrícolas, sería posible. Pero, aunque ella bebía la bebida energética, resultaba extraño que fuera capaz de exhibir tal resistencia con solo seis años. ‘Aunque sea por casualidad, ¿esto significa que el arroz y los alimentos enlatados tienen el mismo efecto que la bebida energética? Los fertilizantes de los campos también han tenido un efecto extraño, tal vez todo lo que viene de Japón crea un efecto especial en este mundo. Excepto en mí, eso es.’ – reflexionó Kazura cruzado de brazos, mientras Valetta y varios aldeanos hablaban sobre su mejora física. Sin embargo, realmente no podía entender lo que causaba esos efectos. Estaba seguro de que la comida que había traído de Japón tenía algo especial y, si ese era el caso, entones debería tener cuidado cuando repartiera medicinas. Aunque había llegado a la conclusión de que la bebida energética tenía un efecto especial en los aldeanos, solo había repartido las medicinas de Japón a unos pocos aldeanos. Cuando llegó a la aldea por primera vez, le había dado varios medicamentos antipiréticos para el estómago a Varin y al resto de aldeanos que se estaban muriendo por la fiebre. Pero como lo había administrado junto a la bebida energética no sabía cuál era el efecto de los fármacos por separado. Aunque no había evidencias de reacciones extrañas o de efectos secundarios por las drogas en sus cuerpos, no sabía si era seguro que las personas de este mundo los consumieran. Por ello, debería usar los medicamentos con más precaución en el futuro. Si hubiera algunos aldeanos acostados en la cama por la fiebre, sería posible determinar sus efectos si les suministraba una pequeña cantidad de medicamentos. Sin embargo, en estos momentos, los aldeanos eran la personificación de la palabra “Salud”. Era muy poco probable que se resfriaran y mucho menos que terminaran postrados en cama con fiebre. “Señor Kazura, ¿hay algo mal?” – dijo Valetta acercándose hasta Kazura, que todavía se encontraba mirando hacia abajo con los brazos cruzados. Al escuchar su voz, Kazura levantó la cabeza y se dio cuenta de que los aldeanos ya habían retomado sus tareas y que la única persona que quedaba a su lado era Valetta. “Ah no, no hay ninguno. ¿Vamos a ayudar?” – contestó Kazura mientras se levantaba y comenzaba a caminar hacia los aldeanos. Por un momento, Valetta se quedó viendo la espalda de Kazura mientras se iba alejando, como si lo estuviera examinando por algo, para a continuación echar a correr hasta alcanzarlo.


jueves, 2 de mayo de 2019

TBATE Capítulo 19

Capítulo 19
Anuncio
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

La Academia Xyrus era una institución aclamada como el santuario más sublime por los aspirantes a magos lo suficientemente privilegiados por su trasfondo y su talento para entrar. Había otras academias dispersas por el Reino de Sapin, pero no hacía falta decir que comparar estas academias de segunda a Xyrus era impensable. Tal era el titánico prestigio que tenía la Academia Xyrus. Aquellos cualificados para graduarse en esta academia tenían garantizado un futuro y una vida próspera. Se rumoreaba que los mejores graduados lograban convertirse desde respetados guardias hasta instructores, o también en líderes militares para la Familia Real, o para el propio Rey de todos los humanos que había en este continente. Por supuesto, algunos optaban por una ruta más humilde y se centraban en la investigación, uniéndose a gremios de magos. Sin embargo, no resultaba una exageración decir que los estudiantes de la Academia Xyrus eran aclamados por las verdaderas élites, incluso entre los nobles. Y ahora mismo aquí estaba yo, frente a la directora de la Academia. Normalmente, cualquier persona de ocho años estaría eufórica estando en la presencia de alguien tan pudiente, pero no podía evitar dejar salir una expresión de molestia ante la inesperada visitante. Era una mujer muy alta, sobre el metro setenta, muy por encima de la media de las mujeres que vivían aquí. Mantenía un porte erguido a la par que elegante. Llevaba una sencilla pero refinada túnica de color azul marino rematada con hilo de oro. En su cabeza portaba un sombrero de mago, un accesorio que se parecía a un cono de tráfico gigante, que amplificaba la tasa de absorción del maná circundante, y que a menudo venía con otro tipo de funciones. Amarrada a un lado de su túnica tenía una varita de color blanco cristalino con una gema fluorescente adherida. Hasta mis ignorantes ojos podían ver que esa varita era extremadamente valiosa. Sorprendentemente, su rostro tenía rasgos suaves, que me recordaban más a la abuela amigable de la casa de al lado, más que a una importante y poderosa figura; pero el aura que tenía a su alrededor la hacía parecer un hada, sus arrugas no podían enmascarar su atractivo rostro. Las patas de gallo marcadas en los extremos externos de sus ojos marrones realmente amplificaban el atractivo de su sonrisa cuando se presentó. “Finalmente nos conocemos, Arthur.” – dijo extendiendo su mano. ¿Qué se suponía debía hacer en esta situación? ¿Se supone que tengo que estrecharla, o alguien como ella espera que bese su mano o algo así? Me limité a seguir la ruta segura y le estreché la mano. “Err… Encantado de conocerla también, Directora.” – la Directora pareció sorprenderse un poco ante mi presentación. “¡Arthur! ¡Estás siendo grosero! Lo siento mucho por mi hijo, Directora Goodsky. Acaba de regresar a casa y desconoce las costumbres formales.” – dijo mi madre empujando mi cabeza hacia abajo mientras también se inclinaba, arrodillándose en una pierna. Aparentemente, cuando conocías a alguien de alto rango, era costumbre arrodillarse con una pierna mientras estrechabas su mano manteniendo el cuerpo inclinado. Qué estúpido. “¡Ku, ku, ku! No, está bien. No hay problema. Y por favor, Arthur, llámame Cynthia.” – dijo soltando una risa educada con su mano libre cubriéndose la boca. “Siento molestarte tan tarde, pero, desafortunadamente, el único tiempo libre que pude hacer fue después de mi reunión nocturna. Espero que no te importe.” – explicó mirando a mis padres. “No-no-no, estamos agradecidos de que esté dispuesta a visitar a nuestro hijo.” – Padre fue el habló esta vez. Por la cantidad de formalidad, había empezado a preguntarme si esta abuelita podía compararse al Abuelo Virion. La Directora Cynthia asintió con la cabeza ante esto. “Es cierto, no es muy frecuente que haga una visita a un estudiante potencial. De lo contrario, incluso aunque tuviera cien cuerpos, no podría conseguir algo de tiempo. Sin embargo, Vincent es un buen amigo y ha contribuido enormemente a la Academia Xyrus. Así que cuando se me acercó entusiasmado hablándome sobre un prodigio que vivía en su casa, no pude evitar emocionarme también. Debo decir que la curiosidad se apoderó de mí. ¿Te importaría llevarme a un lugar con espacio para que pueda ver una demostración?” – continuó con sus ojos fijos en mí, mirándome de una manera evaluadora. “¿Puedo al menos cen...? ¡Ouch!” – Madre me dio una bofetada en el trasero antes de que pudiera terminar la frase. “¡Por supuesto! Por favor, síganos, Directora Cynthia.” Madre me llevó, guiando a la Directora Cynthia mientras el resto nos seguía. Mi cena… Sylvie, que había estado escondida debajo de la mesa ante la desconocida humana, trotó detrás de mí, haciendo que la Directora Cynthia levantara una ceja. “¡Oh, Dios…! ¡Qué hermosa bestia de maná! Supongo que es tu bestia legada, ¿no, Arthur?” – me preguntó inquisitivamente mientras se arrodillaba para ver más de cerca a Sylvie. “Sí, salió de su cascarón hace unos meses. Su nombre es Sylvie.” – respondí simplemente, con la mano de mi madre todavía agarrando la parte trasera de mi camisa para evitar que me escapara. “Tengo que decir, aunque es común que los nobles compren bestias para hacer contratos, nunca había visto una bestia de maná como la tuya.” Encogiéndome de hombros, me expliqué. “No estoy exactamente seguro de lo que es ella. Su madre parecía ser una especie de criatura con escamas parecida a un lobo. Ya estaba gravemente herida cuando tropecé con su guarida. Estaba protegiendo su huevo.” Se acercó para acariciar a Sylvie pero ella salió corriendo y se subió a mi cabeza. “Lo siento, es un poco tímida con los extraños.” “Ya veo. Bueno, es suficiente por ahora. Veamos si lo que dijo Vincent no fue solo una exageración. No me dijo mucho, excepto que eres un potenciador, diciéndome que el resto sería sorpresa.” – dijo dejando salir una mueca irónica, haciendo sonreír a Vincent. Llegamos al patio trasero y todos tomaron asiento, dándonos espacio suficiente. Sylvie luchó para escapar de las garras de mi hermana pequeña, a quien se la había confiado. “¿No usarás tu varita?” – dije comenzando a estirarme. “No es muy justo de mi parte usar un arma cuando tú tienes las manos vacías, ¿cierto?” – respondió dándome un guiño. Ella tenía un argumento sólido. Pisé con mi pie derecho al suelo y un trozo de tierra del tamaño de mi cuerpo se elevó. Mis manos estaban perezosamente metidas en mis bolsillos, así que con una patada lancé la roca en la dirección de la Directora Cynthia. Una pared de viento apareció instantáneamente frente a ella, golpeando la roca que la acababa de lanzar con una patada. ¡Ooh! Conjuros instantáneos. Supongo que la Directora no era solo alguien que se sentaba frente a su escritorio, firmando papeles. Sus cejas se levantaron sorprendidas por el repentino ataque que le había lanzado, pero rápidamente se tranquilizó. Me di cuenta que ella no esperaba que le lanzara un ataque elemental, especialmente sabiendo que yo era un potenciador. Formé una ráfaga de viento bajo mis pies y me propulsé hacia ella. Su expresión se volvió aún más sorprendida cuando salté fácilmente tres metros por el aire con la ayuda de mi habilidad de atributo viento mientras un remolino giraba envolviendo mi puño derecho. Utilizando la roca que le acababa de tirar a la Directora como apoyo, la pateé para ganar el impulso suficiente como para romper su barrera. La colisión de ambos hechizos creó una corriente de viento errática, que obligó al público a cubrirse. La colisión me lanzó hacia atrás, pero la Directora Cynthia seguía firme en sus pies. Antes de que pudiera recuperarme, la Directora ya había terminado su siguiente movimiento y entonces ráfagas de viento se arremolinaron y formaron cuatro torbellinos del tamaño de árboles pequeños. Sin siquiera una orden visible, los tornados se dirigieron hacia mí. Reuniendo maná de atributo viento a mi alrededor, formé un pequeño tornado para cubrirme, que giraba en la dirección contraria al hechizo de la Directora Goodsky. Usando la fuerza centrífuga generada por mi ciclón, comencé a girar con él, usando mis manos para crear espadas de viento. El choque entre los cuatro tornados y mi ciclón creó un pequeño cráter, pero por lo demás, no me hizo ningún daño aparte de marearme mucho. “Impresionante. Parece que tendré que tomarte un poco más en serio.” – al instante me golpearon por detrás, mis oídos zumbaron y mi visión se volvió borrosa. Era una anormal… Una maga sónica. Me tranquilicé, echando un vistazo a mi oponente, que me miraba con una expresión ligeramente impresionada. Mi cabeza comenzó a dar vueltas, tratando de pensar en los diferentes movimientos posibles que podría hacer para ganar, pero ella me tenía en jaque mate. Aguantando mi orgullo y terquedad, me senté en el suelo, admitiendo mi derrota. “Eso debería ser suficiente para una demostración, ¿cierto, Directora?” – dije frotándome la sien. “Sí… Esto es suficiente.” – murmuró. Hubo una larga pausa mientras comenzaba a analizarme con un nuevo interés. Recuperando sus sentidos, se dirigió hacia mí cuando escuché la voz de mi padre. “A-Arthur… ¿Sabes cómo usar los atributos tierra y aire también?” “¿Qué quieres decir con ‘también’?” – interrumpió la Directora; su mirada serena se volvió una mirada de confusión. Mi madre continuó en vez de mi desconcertado padre. “M-mi hijo, creímos que era un elemental de fuego. ¡También es un anormal que puede usar magia de relámpago!” Pude escuchar cómo la respiración de la Directora Cynthia se quedó corta, y por primera vez expresaba una expresión verdaderamente conmocionada. “S-seguro que bromeas… ¿Quieres decir que es capaz de controlar tres elementos?” “Cuatro, en realidad. Puedo controlar los cuatro.” – interrumpí. Todo el mundo se enteraría de todos modos. Esto no era algo que pudiera, ni quería, ocultar. – “La tierra y el viento son mis elementos más débiles. Soy más hábil controlando el fuego y el agua. También soy anormal con dos de esos elementos, aunque acabo de empezar con ellos.” Me puse de pie, sacudiéndome para quitar el mareo del ataque anterior. No esperaba que fuera una usuaria de sonido, así que no me había molestado en mejorar mis oídos. Sin embargo, la Directora había sido bastante cruel. Si mi cuerpo no hubiera pasado por la asimilación, habría dañado y mucho mi audición. Nadie respondió ante lo que acababa de decir, el único sonido que sonaba era el chirrido de los grillos. Era comprensible que se hubieran sorprendido tanto, pero me estaba cansando de las expresiones de asombro. La noble figura que controlaba la Academia más prominente del continente avanzó dando tras pies, apenas llegando a una silla. Entonces, inesperadamente, empezó a reírse. Empezó con una risita en voz baja, pero pronto se convirtió en una risa salvaje que parecía de alegría pura. Finalmente, volviendo a mirarme, dijo: “Arthur, si me permites repetirlo, eres un quadra-elemental capaz de controlar dos elementos superiores, ¿correcto?” También soy un Domador de Dragones, pero nada más. Me pregunto cómo reaccionaría si les dijera eso. “Correcto.” – contesté inmediatamente, sin molestarme en explicarlo. “Por favor, demuéstralo.” Los ojos de la Directora Cynthia se volvieron amenazadores, y la amable abuela ahora se veía como una asesina veterana mientras levantaba su mano, con el maná fluctuando a su alrededor. De repente, un viento venido de la nada comenzó a succionarme hacia ella, con una esfera visible que había formado en su otra palma. Esta mujer… Formé agua en mi mano derecha y condensé una bola de fuego en mi izquierda. Si tenía tantas ganas; tendría que enseñárselo. Combinando ambas habilidades opuestas, creé una masiva nube de vapor, cubriendo completamente la vista de todos los demás. La nube de vapor no duraría mucho contra un mago de viento, pero me dio tiempo suficiente para crear una lanza de hielo. Rápidamente, me reposicioné después de lanzarle la lanza de hielo justo cuando el vapor se disipó. Como era de esperar, la Directora bloqueó fácilmente mi lanza de hielo justo antes de que estuviera en el rango para golpearla con un puño envuelto en relámpagos. Sin embargo, al igual que antes, me mandó a volar con una poderosa onda sonara. Afortunadamente, había reforzado mis orejas, pero no había forma de acercarme a ella. “¡Guau! ¡Debo decir que estoy completamente convencida! Pasas, Arthur Leywin.” – dijo aplaudiendo, rompiendo el silencio. Volviendo a levantarme, me quité el polvo. Esta demostración me había dejado una mezcla de sensaciones. Por un lado, me frustraba que existieran personas que ni siquiera podía tocar, y mucho menos derrotar. Sin embargo, por primera vez, comencé a considerar seriamente la posibilidad de aprender en Xyrus. Si pudiera tener un profesor que estuviera en un nivel cercano a la Directora Goodsky, mi magia crecería a pasos agigantados. “Siento haber estado ocultando esto.” – les dije, mirando a mis padres. Estaba un poco preocupado porque estuvieran enojados al ocultarles algo así pero, afortunadamente, Padre lo tomó muy bien. “¡Mi hijo es el primer quadra-elemental que conozco!” – exclamó agarrándome por las axilas y balanceándome como cuando era un bebé. De pronto, los recuerdos traumáticos volvieron a aparecer. “Por favor, no más secretos.” – dijo Madre sonriendo irónicamente, la preocupación aún estaba grabada en su rostro. No podía prometerle eso, pero me gustaría pensar que era por su protección, en vez de mi conveniencia. “Olvídate de quadra-elemental; en este continente ni siquiera hay tri-elementales, pero tú, Art…” – dijo Tabitha metiéndose en la conversación, con su voz volviéndose un suspiro. “¿Hermano es fuerte?” – dijo mi hermana, aún agarrando a Sylvie. Dándole una palmadita en su cabeza, la Directora asintió y dijo: “Tu hermano tiene la habilidad para volverse muy fuerte, pequeña.” “¡Heehee!” – tenía una expresión de orgullo en su rostro, como si fuera ella a la que elogiaban. La cara de Vincent todavía seguía incrédula, como si aún no hubiera procesado toda la información. Cuando Lilia se aseguró de que su padre estaba bien, miró rápidamente hacia mi dirección con una mezcla de asombro y un poco de miedo en su cara. No la podía culpar. Padre me dejó en el suelo y me volteé a ver a la Directora Cynthia; la miré fijamente con una mirada que bien sabía no era normal para un niño de ocho años. “Directora Goodsky. Hay una razón por la que he escondido mis habilidades hasta hoy.” “Tenía una corazonada de que esas no eran todas tus habilidades, Arthur. Parecías demasiado listo para eso.” – notando la seriedad de mi voz, asintió con su cabeza. “Hay unos pocos beneficios que puedo obtener al asistir a tu Academia. El primero es que puedo aprender a utilizar mis elementos Hielo y Relámpago. Sin embargo, eso es algo que puedo aprender por mí mismo con el debido tiempo. No. La razón principal por la que quiero asistir, si tuviera que decidir, es por protección. Ahora mismo, no soy lo suficientemente fuerte para proteger a todos. Sin embargo, tú tienes una posición poderosa e influente que puede proporcionarle esa seguridad a mi familia y a mí, al menos hasta que pueda obtener la fuerza suficiente para que pueda protegerlos yo mismo.” – le respondí, estando de acuerdo con ella. “¡Arthur! ¡Estás siendo grosero con la Directora Goodsky! ¿Cómo puedes…?” “No, está bien, Alice.” – inmediatamente después que dijera eso, la Directora murmuró un suave canto antes de volver a hablar. “Arthur, creo que tienes la habilidad para hacer cambios en este mundo. Por eso, si estás dispuesto a asistir a la Academia Xyrus y te conviertes en un ciudadano que hará cualquier cosa por su tierra, entonces acataré cualquier criterio que establezcas.” – la voz de la Directora Goodsky era clara y decidida. “Muy bien, aprenderé lo que crea que es valioso de las clases que ofrece tu academia y entrenaré mis propios poderes. Mientras me des herramientas y libertad para hacerlo, así como mantener a salvo a mis seres queridos, te consideraré una importante benefactora.” – dije dando mi palabra. Los labios de la Directora Goodsky se curvaron en una sonrisa mientras nos dábamos la mano. De repente, pude volver a escuchar las voces de los demás. Al mirar a la Directora, me guiñó un ojo. Por la mirada confusa de todos los que nos rodeaban, solo pude asumir que la Directora Goodsky había hecho algo para que los demás no nos escucharan. “Obedeceré nuestro acuerdo cuando me inscriba a tu Academia.” – dije en voz alta, aclarando a los que no nos habían podido oír. “¿Oh? ¿No planeabas inscribirte pronto en mi Academia?” Tanto la Directora como los demás adultos tenían miradas de desconcierto en sus rostros. “No planeo entrar a la Academia Xyrus hasta que tenga la edad normal para asistir. No. He decidido entrar a la Academia en mi duodécimo cumpleaños, la edad promedio para entrar en su Academia. ¿Supongo que eso no será un problema?” – dije inclinando mi cabeza. “¡Dios mío! ¡Eso es en un poco más de tres años! Arthur, ¿tienes algún plan que cumplir hasta ese entonces?” Pensaba que la Directora Goodsky no aceptaría prolongar el inicio de mi educación hasta dentro de tres años. Me giré para mirar a mis padres otra vez, ya que les correspondía a ellos darme permiso o no. Miré al cielo nocturno, con estrellas brillando. A diferencia de mi antiguo mundo, la falta de luces brillantes realmente hacía que la noche con relucientes estrellas fuera hermosa. Volviendo a mirar donde estaba mi familia, respondí. “Me gustaría convertirme en un aventurero.”



martes, 30 de abril de 2019

SYN Capítulo 26

Volumen 3 Capítulo 7
Extraña solicitud
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Mientras miraba con gesto feliz la pantalla, Jinwoo notó algo más.

Título: Asesino de lobos (1 más)
¿1 más…? ¡Ah!’ De repente recordó que la recompensa de la misión de cambio de clase decía algo sobre un título nuevo. Jinwoo comprobó el título oculto.

El que triunfa sobre la adversidad
Por cada 1% de [Salud] perdida, todas las estadísticas aumentan un 1%.
Es un título otorgado a aquellos que han resistido valientemente contra la adversidad.
¡Me gusta!’ Era un beneficio increíble que aumentaba todos sus atributos a medida que perdía [Salud]. El título de Asesino de Lobos era muy bueno ya que incrementaba sus atributos un 40% contra los monstruos de tipo bestia. Sin embargo, la mayor parte del tiempo era difícil aprovecharse de este beneficio. ‘Si me enfrento a alguien que no sea tipo bestia, es como si no tuviera un título.’ Y ahora había ganado algo que siempre podía usar. Después de pensarlo, hasta tenía una buena sinergia con la habilidad pasiva [Espíritu inflexible]. Sin dudarlo, Jinwoo cambió su título.

Título: El que triunfa sobre la adversidad (1 más)
El título que no se utilizaba se mantenía oculto, pero podía cambiarlo cuando fuera necesario. ‘Siguiente, estadísticas. ’ Había recibido tres recompensas después de conseguir los puntos necesarios para cambiar de nivel. Lo primero había sido conseguir una clase superior. Lo segundo había sido el nuevo título y lo tercero un bono a sus estadísticas.

Fuerza:
132
Agilidad:
111
Inteligencia:
70
Vitalidad:
91
Percepción:
93
Reduc de daño físico:
46%
Puntos sin asignar:
10
Todavía tenía 10 puntos sin asignar. En el pasado los habría invertido en [Agilidad] o [Percepción], pero ahora las cosas eran diferentes, y por ello Jinwoo puso todos los puntos en [Inteligencia], aumentándola hasta los 80 puntos. ¡Ding!

Fuerza:
132
Agilidad:
111
Inteligencia:
80
Vitalidad:
91
Percepción:
93
Reduc de daño físico:
46%
Puntos sin asignar:
0
Comparado con [Fuerza] o [Agilidad] tenía pocos puntos. Incluso estaba por detrás de la [Vitalidad], que había acabado descuidando para aumentar su [Agilidad]. Eso podía mostrar lo mucho que había abandonado el atributo de [Inteligencia]. ‘Nunca habría pensado que acabaría usando magia. ’ Por el momento, su plan era invertir todos los puntos en [Inteligencia]. Sin embargo, no planeaba cambiar su estilo de lucha. ‘Bueno, por lo menos la otra habilidad nueva parece que es de un asesino. ’ Era la habilidad que había aprendido durante el combate final: [Lanzamiento de daga]. No necesitaba leer la explicación de la habilidad para entender de qué iba.

[Lanzamiento de daga]
Habilidad activa.
Coste de maná: 30.
Solo se puede usar con dagas.
Lanzas la daga contra el enemigo para causar daño.
A medida que aumente de nivel, aumentará la precisión y el daño infligido al arrojar una daga.
Como pensaba. ’ Hasta ahora había luchado como un guerrero. Solo porque había conseguido una nueva clase y tenía habilidades específicas no iba a cambiar su modo de luchar. Por ahora usaría la habilidad de las sombras como apoyo y continuaría empuñando una daga. ‘Al menos hasta que mi [Inteligencia] aumente lo suficiente. ’ Unas buenas habilidades de combate apoyadas por un ejército de sombras. Su objetivo antes de recibir una clase se mantenía sin cambios. ‘La única diferencia es…’ Los soldados sombra parecían más útiles de lo que pensaba. No creía que fuera imposible controlar a un monstruo de nivel jefe. ‘Pero…’ Si se basaba únicamente en sus nuevas habilidades, las que había obtenido hasta ahora se desperdiciarían. Además, acababa de comprar la Asesina de caballeros. ‘Si hubiera sabido que iba a ser un mago, habría comprado un bastón o algo así. ’ Claro que, si hubiera hecho eso, tal vez no habría podido terminar la misión de cambio de clase. Jinwoo cerró la pantalla de estado, ya había absorbido toda la información nueva. ‘Oh, mierda, la hora…’ Había pasado veinte minutos repasándolo todo. ‘Supongo que es hora de salir. ’ – pensó mientras se rascaba la cabeza. Jinwoo sonrió. El poder de sus atributos no brillaba solo en la lucha contra las bestias mágicas, sino que cuando se concentraba el tiempo le parecía más lento. Más exactamente, Jinwoo podía acelerarse. Abrió la puerta y salió de la habitación. Ducharse, secarse y ponerse la ropa: solo le llevó tres minutos. Podría haberlo hecho más rápido, pero sintió que el suelo de su viejo apartamento no podría soportar su velocidad máxima. ‘Mi pelo todavía esta mojado. ’ Aun así, básicamente había ahorrado unos veinte minutos, por lo que no había necesidad de apresurarse. Jinwoo estaba a punto de irse cuando se dio cuenta de que olvidó algo: sus llaves. Estaban encima del escritorio. Cualquier otro día habría caminado enojado hasta cogerlas, pero hoy únicamente estiró una mano hacia las llaves. ‘¿Dónde más podría usar esto? ’ ¡[La mano del soberano]! Las llaves de deslizaron lentamente sobre la mesa y luego salieron disparadas hacia su mano, como si estuvieran siendo atraídas por un imán poderoso. Jinwoo agarró las llaves y sonrió. Habiendo terminado todos los preparativos en un instante, salió de casa mientras silbaba.
* * *
El primer lugar que visitó fue el banco. Tenía curiosidad por cuánto había ganado de los Núcleos mágicos. ‘He estado demasiado ocupado como para comprobarlo. ’ La gestión de los Núcleos mágicos se la había dejado al líder de la incursión, Yoo Jinho. El joven le había dicho que vendía todos los Núcleos mágicos después de terminar las incursiones del día y que depositaba los ingresos dentro de una libreta de ahorros. Sin embargo, no habían hablado de la cantidad exacta de dinero que se conseguía. ‘Maldito mocoso. Es tan bueno informando sobre todo lo demás… Supongo que, en realidad, no le interesa el dinero. ’ Tal vez, debido a las circunstancias de su vida, el joven tenía poco interés en los asuntos financieros. Sus temas de conversación siempre giraban alrededor de celebridades, incursiones, música o películas. Bueno, la ‘conversación’ era Jinho hablando mientras Jinwoo asentía silenciosamente. ‘Hmm, también…’ Ahora que Jinwoo recordaba los momentos que pasaba con Jinho, el mocoso nunca había hablado de su familia. Era extraño. Pero antes de que pudiera pensar en algo más, llegó a la puerta del banco. ‘De todos los días…’ Los cajeros automáticos estaban en mantenimiento. Derrotado, Jinwoo tomó un número y esperó su turno. Poco después lo llamaron y se acercó al mostrador. “Hola.” “¿Cómo puedo ayudarle hoy?” – preguntó con amabilidad y una sonrisa brillante la empleada del banco. Tenía el pelo corto. “¿Podría ayudarme con esto?” “Por supuesto.” – respondió la empleada con una sonrisa mientras tomaba la libreta de ahorros de las manos de Jinwoo. A pesar de que era por la tarde de un día laborable, había muchas más personas a su alrededor de lo que había pensado. Mientras esperaba observando a la gente, la empleada del banco echó un vistazo a la libreta de Jinwoo y se sorprendió. ‘¡Dios santo!

Saldo de la cuenta: 1.482.920.000 wons
La empleada volvió a leer cuidadosamente el número de ceros. Definitivamente eran más de mil millones y la cantidad no era ninguna herencia. El historial de transacciones mostraba que todo había sido conseguido la semana pasada. ‘Es tan joven, ¿cómo podría…?’ Al verlo había pensado que se trataba de un estudiante universitario que estaba realizando algún recado para su madre. Pero ahora miraba al hombre de una manera completamente diferente. “Entonces, ¿a qué te dedicas?” – preguntó de golpe, con un ligero motivo oculto. Al darse cuenta de cómo sonaba su pregunta, la empleada se avergonzó y miró hacia otro lado con las mejillas sonrojadas. “Soy cazador.” “Ah…” – respondió asintiendo. Los rumores eran ciertos. ‘He escuchado que los cazadores ganan mucho dinero. ’ Nunca había pensado en esa opción. De repente sintió vergüenza por su trabajado de escritorio. Hacía tan solo unos momentos, Jinwoo era solo un cliente cualquiera, pero ahora se daba cuenta de que vivía en un mundo diferente. ‘Probablemente sea un cazador de alto rango. ’ Solo alguien así sería capaz de ganar tanto dinero. Este era el primer alto rango que había conocido y la idea hacía que su corazón palpitara con fuerza. Un joven como él con más de mil millones de wons en efectivo sería considerado como cliente preferente en este banco y, como además era un cazador, sería alguien especialmente preferente. No podía perderse esa oportunidad y comenzó a hablar según las pautas que había aprendido en su entrenamiento. “Bueno, existe un nuevo producto para clientes preferentes en nuestro banco.” Su sonrisa de uso comercial se había convertido en una sonrisa genuina y sus ojos estaban fijos en Jinwoo. ‘Oh, Dios, es…’ Parecía que el chico había salido de su casa de forma apresurada y se había vestido con ropa casual; llevaba el cabello sin peinar y todavía estaba ligeramente mojado. Ella se dio cuenta de que probablemente vivía una vida muy ocupada y se había tomado un tiempo valioso para venir aquí. En su cabeza era un hombre capaz, lo que hacía que su corazón latiera un poco más rápido. “Se trata de un producto muy popular entre nuestros clientes, ¿tal vez le gustaría invertir en algo así?” “No, está bien.” – dijo Jinwoo extendiendo la mano. “Ah, vale.” – contestó sin ser capaz de ocultar la decepción de su voz. “Gracias por su duro trabajo.” – dijo rápidamente Jinwoo en previsión de que empezara una larga conversación. Ignorando su mirada, se levantó y caminó hacia la salida. “¡Uf…!” – Jinwoo suspiró aliviado cuando al salir del banco. Podía sentir la mirada de la empleada en la parte posterior de su cuello. Había notado un cambio en sus ojos después de revelar que era un cazador. Las miradas de los demás o su interés; podía ser algo normal para otros cazadores, pero no para Jinwoo. ‘Supongo que tengo que acostumbrarme a eso. ’ Una vez que pasara la prueba y se convirtiera en un cazador de alto rango, la atención sobre él sería mucho más pesada. Había oído que los cazadores incluso tenían su propia cuota de admiradores y reporteros siguiéndolo a todas partes. Mirando hacia arriba, vio un cartel en la parte superior de un edificio. Se trataba del anuncio de un modelo famoso que era cazador. Antes de que aparecieran las puertas habría mostrado a un atleta o a una celebridad, pero ahora, los cazadores recibían el amor de las masas y Jinwoo podría ser uno de ellos. Hoy en día, las únicas personas que odiaban a los cazadores eran las compañías de seguros. ‘Bueno, de todos modos…’ Después de dejar el banco, Jinwoo finalmente había podido verificar sus ingresos. Estaba muy sorprendido. ‘¡¡¡1.482.920.000…!!!’ El ingreso de nueve incursiones de rango C era de casi mil millones y medio. Teniendo en cuenta que Hwang Dong le había pagado 180 millones por ayudarlo en una mazmorra de rango C, podía suponer que cada puerta de rango C daba entre 150 y 200 millones cada una. ‘Bueno, cualquier empleado estaría sorprendido después de ver esto.
* * *
Después de que Jinwoo terminara de verificar el dinero de la cuenta, compró un traje. Hasta tuvo tiempo para cortarse el pelo en un salón de belleza. “Hmm.” Era una persona completamente diferente a la que había salido de la casa. ‘El dinero es lo mejor. ’ – pensó mientras se detenía frente a un escaparate y comprobaba su nuevo aspecto en el reflejo del cristal. No estaba mal. – ‘Por lo menos no dejaré una mala impresión. ’ Comprobó la hora. Eran las 16:20. ‘Me ha dicho que tenía que estar allí a las 17.00. ’ Tenía que llegar a tiempo. “¡Taxi!” Tomando un taxi llegó a la escuela con tiempo de sobra para ver cómo Jinah lo estaba esperando frente a la escuela. “Sung Jinah” – dijo cuándo se colocó a su lado sin que se diera cuenta, haciendo que saltara del susto. “¿Hermano?” – dijo Jinah mientras lo miraba como un cervatillo que encuentra un coche en mitad de la noche. – “Disculpa, ¿realmente eres Jinwoo?” “¿No reconoces a tu hermano?” “Bueno, ¡eres una persona completamente diferente!” – exclamó Jinah tras mirar de arriba abajo a su hermano. “¿Pensabas que iba a reunirme con tu maestra en chándal y zapatillas?” “Guau…” – dijo incapaz de cerrar la boca. “Se te va a caer la mandíbula. Vamos.” Parecía que Jinah estaba demasiado sorprendida para guiarlo, así que Jinwoo tomó la iniciativa. Había estudiado en esa escuela hacía cinco años, por lo que todavía recordaba cómo ir a la reunión. Sabía que sería en la sala de reuniones y no en un aula, por lo que se fue en esa dirección a buena velocidad. “Her… ¡Hermano! ¡Espérame!” – dijo trotando rápidamente tras su hermano. “Hola, profesor.” “¿Hmm? Oh, hola.” En el camino saludó a varios maestros. Cada uno de ellos lo miró mientras caminaba por allí. ‘¿Quién es ese? ’ ‘¿Es un alumno? No creo que haya estudiantes así en nuestra escuela. ’ ‘¿Es un nuevo maestro? ’ Los maestros no eran los únicos que volvían la cabeza. “Ualaaaaa, ¡qué guapo!” “¿Quién es ese?” “¿No es Jinah la que está a su lado?” “Debe ser su hermano. ¡Guau! Es tan genial.” Un cuerpo musculado y un traje a la moda. Incluso una persona de aspecto simple atraería sus ojos, pero Jinwoo estaba completamente desinteresado. “……” Los susurros de los estudiantes le entraban por un oído y salían por el otro. La que estaba más emocionada era Jinah, que levantó sus orejas y escuchó los susurros de sus compañeros. “Guau, hermano es muy popular…” – dijo acercándose hacia su hermano mientras le daba un codazo. Él la ignoró. “¿Sabes? Mi hermano no tiene novia.” Él la volvió a ignorar. “¿Quieres que tu linda hermanita te presente a alguien?” “No pierdas el tiempo” – respondió mientras le pellizcaba las mejillas. “Lo… Lo siento.” – dijo cuándo Jinwoo la soltó y se frotaba la mejilla roja. “Jo, sé que estás disfrutando de todo esto…” Mientras seguían comportándose como dos hermanos, llegaron a su destino. “Hermano, es aquí.” – dijo Jinah mientras hacía una floritura y le hacía un gesto. Pero Jinwoo, que estaba a punto de entrar, se volvió hacia Jinah. “¿Qué pasa contigo?” – preguntó Jinwoo cuando estaba a punto de entrar, volviéndose hacia Jinah. “Esto es solo para padres, tutores y el maestro. Estoy aquí para despedirme.” – contestó. Cierto. Jinwoo recordó lo que había pasado cuando estaba en el último año de la escuela secundaria. En esa ocasión, nadie había venido con él. ‘Mamá ya tenía problemas para moverse.’ Cuando cayó enferma, su madre tuvo que ser hospitalizada rápidamente y como no quería que se esforzase demasiado nunca le contó sobre la reunión con su maestro y tuvo que soportar el enfado de su maestro por un tiempo. Al recordar aquella experiencia, se dio cuenda de por qué Jinah estaba tan nerviosa cuando le pidió que fuera su tutor. “¿También te vas a quedar hasta tarde hoy?” – le preguntó con una sonrisa a su hermana. “Sí, puedes ir a casa sin mí.” “……” “Vale.” – dijo Jinwoo mientras le daba unas palmaditas en la cabeza antes de que fuera capaz de reaccionar, estropeando su peinado. – “Estudia mucho.” “¡Ah, maldición! No hagas eso.” “Te veré en casa.” – añadió mientras entraba en la sala de reuniones con una sonrisa. “¿Cuánto tiempo me vas a tratar como a una niña…?” – respondió Jinah en voz baja mientras hacía un puchero. Bueno, no era como si lo odiara. Miró a su alrededor, preocupada por si alguien los había visto; tras confirmar que no había nadie cerca, corrió hacia su clase.
* * *
Si tuviera que describir la primera impresión de la maestra de Jinah en una oración… “Hmm…” Parecía una persona virtuosa. “Debes ser el hermano mayor de Jinah.” Era una profesora de mediana edad con aspecto de saber un montón de cosas. Alguien cuya brillante sonrisa hacía que la otra persona se sintiera cómoda en su presencia. Y, como sabía las circunstancias de su hogar, ella no cuestionó la presencia de Jinwoo en una reunión de padres. “Es un placer conocerle. Soy la tutora de Jinah. No sabía que tenía un hermano mayor tan guapo, ¡jo, jo!” Era un saludo descarado pero agradable. ‘No la recuerdo de cuando estaba en el instituto. ’ – pensó Jinwoo mientras inclinaba la cabeza como saludo. Decían que la primera impresión era la más importante, por lo que después de su saludo pudo relajarse un poco. ‘Es muy respetuosa con alguien mucho más joven.’ Parecía que su hermana no tendría un mal tutor en el último año de colegio. “Por favor, tome asiento.” – dijo haciendo un gesto hacia una silla. Jinwoo se sentó enfrente al gran escritorio de la maestra. “No creo que tenga que preocuparse por Jinah.” Hablaron de los temas más comunes en una reunión entre padres y tutores. Su conversación continuó con buen tono, ya que Jinah era una estudiante modelo y su maestra solo tenía cosas buenas que decir. “¿Es consciente de que Jinah quiere ir a escuela de medicina?” “Sí.” “Sus resultados en los exámenes han sido buenos y sus calificaciones en general son excelentes. Debería ser capaz de entrar en una buena escuela. Así que, por favor, no ponga demasiada presión sobre ella.” – dijo la maestra mientras leía la ficha de Jinah. Jinwoo asintió solemnemente. La cara de la maestra demostraba que tenía muchas expectativas para Jinah. Sinceramente, muchos maestros de último año de secundaria estaban estresados debido a las calificaciones de sus estudiantes. Después de todo, este último curso determinaría el curso de sus vidas. ‘Debe ser por eso que haya escuchado que la mayoría de los maestros quieren evitar enseñar a las personas mayores. ’ Había oído que algunos maestros estaban obligados a darles clases y, con eso en mente, quedaba claro que la maestra era una apasionada por su trabajo. Jinwoo estaba muy agradecido de que fuera la tutora de Jinah. “Y entonces…” Jinwoo estaba a punto de levantarse, pero luego la profesora hizo una pregunta con cuidado. “He oído que el hermano mayor de Jinah es un cazador.” – dijo mientras sus ojos se volvían serios de repente. Jinwoo se dio cuenta de que algo estaba pasando. “Sí, lo soy.” “Sí… Jinah sufriera un despertar… ¿La dejarías trabajar como cazadora?” “Absolutamente no.” Nunca. Jinwoo respondió sin dudar. No necesitaba pensar en ello. “Como esperaba…” – murmuró la maestra mientras su expresión se oscurecía. Cuando Jinwoo la miró con suspicacia, la maestra continuó hablando, pero ahora con todo vacilante. “Si no es demasiado problema, ¿puedo pedirle un favor?” “Si es algo que pueda hacer…” – respondió Jinwoo asintiendo. Al menos tenía que escucharla, ya que la mujer era la maestra de Jinah y no quería agriar su relación ni interrumpirla desde el principio. “Una de las alumnas de aquí ha sufrido recientemente un despertar y está planeando abandonar las clases y comenzar a trabajar como cazadora. Ha estado faltando a clase durante algún tiempo.” – dijo rápidamente la maestra ante el temor de que cambiara de opinión. ‘¡Ah! ’ Era algo que solía pasar. Las personas que acaban de pasar por un despertar ignoraban el sentido común y se lanzaban a la profesión de cazador. A pesar de no saber lo que realmente implicaba el trabajo, lo hacían con orgullo por el hecho de que eran diferentes a una persona común. Pero, aunque fueras un ser despertado y asumieras el título de cazador, ganarte lo suficiente para cambiar tu vida era complicado. “Si esto continua, la escuela no tendrá más remedio que tomar medidas. Quiero evitar eso si es posible, ¿no cree que deberían al menos tener un diploma de la escuela secundaria?” – dijo la maestra soltando un suspiro. Jinwoo asintió mostrándose de acuerdo y, ante su repuesta positiva, la cara de la profesora se iluminó un poco. “¿Al menos podría convencerla de que considere graduarse?” – dijo la maestra poniendo una sonrisa suplicante. “Esa estudiante… ¿Cuál es su rango?” – preguntó Jinwoo curioso. “Por lo que he oído… Es del rango más bajo…” Rango E. ‘No va a vivir mucho tiempo…’ Jinwoo chasqueó la lengua dentro de su cabeza. Por el mero hecho de entrar en una mazmorra se recibía una advertencia cuando se estaba en ese rango y, nueve de cada diez veces, si se entraba en una mazmorra con una actitud despreocupada nacida de la arrogancia, daba como resultado volver extremadamente herido o muerto. El hecho de que una niña de la edad de su hermana pudiera enfrentar ese destino amargaba mucho a Jinwoo. Sin embargo, sabía que esta era su decisión. Nadie la había obligado a hacerlo. Era desafortunado, pero no quería tomarse un tiempo valioso fuera de su horario para interferir con la elección de otra persona. ‘No estoy seguro de si podría convencerla. ’ A las personas así no les gustaba que le dijeran qué hacer y por ello, Jinwoo decidió negarse y marcharse. “Su nombre es… Jinah debería conocerla.” – continuó la maestra sin darle tiempo a nada. Al escuchar su nombre, Jinwoo no pudo levantarse de la silla. “Maestra, ¿puede volver a decir su nombre?” – preguntó pidiendo una confirmación. “Es… ¿La conoces?” “……” ¡Qué mundo tan pequeño! ‘¡Huh! ’ Jinwoo no sabía que decir.
* * *
A esa misma hora, en la residencia personal del presidente de Construcciones Yoojin, Yoo Myunghan. Desde la madrugada, una gran cantidad de coches de alta gama habían aparecido de manera constante ante la casa. Todos llegaban por la misma razón: las exequias del aniversario del presidente fundador de Construcciones Yoojin, Yoo Byungcheol. Había sido el padre del hombre de negocios número uno de Corea, Myunghan. Y por ello, su primogénito se había encargado de limpiar su agenda, sin importar lo ocupada que estuviera, para encargarse del servicio conmemorativo cada año. Y, como feroz testimonio de su comportamiento e influencia, todo el clan Yoo se reunía ese día. Un presidente de una conocida compañía de inversiones, el presidente de una compañía farmacéutica, el dueño de un centro comercial. Los miembros del clan Yoo eran miembros prominentes de diversos sectores empresariales. Incluso sus hijos eran las élites entre las élites. Excepto por uno. Esa era la única persona que, sin que se lo pidieran, ocupaba silenciosamente un lugar en una esquina de la sala, actuando como si no existiera. Era Yoo Jinho. ‘Me aburro. ’ El joven deseaba que toda esta ceremonia terminara pronto. Correr a través de las mazmorras con su hermano mayor era cien veces, no, mil veces más divertido que esto. ‘Me pregunto qué estará haciendo el hermano mayor en este momento. ’ Ahora que lo pensaba, no podía imaginar cómo pasaría Jinwoo su día libre. Estaba pensando en cosas al azar mientras saboreaba su bebida de forma distraída cuando escuchó una voz que no quería ni oír a sus espaldas. “Oye.” Sin necesidad de echar un vistazo, podía decir que el propietario de esa voz era un hombre con talento que exudaba el aura de una persona de la élite. Llevaba gafas de marca caras y era bastante alto. Se trataba del hermano mayor de Jinho, Yoo Jinsung, el primogénito de Yoo Myunghan. El heredero que controlaría Construcciones Yoojin algún día. “Deberías levantarte y saludar a los familiares. ¿Cuánto tiempo vas a seguir actuando como un niño pequeño?” – dijo deteniéndose ante su hermano menor mientras lo miraba fijamente. “El que haga falta…” “Aprende de una vez que tus acciones impropias manchan el nombre de nuestro padre.” Las palabras de Jinsung no tenían ni una pizca de amor fraternal en ellas, solo un absoluto desprecio por tener que estar hablando con alguien inferior. Por supuesto, Jinho tampoco tenía ningún cariño por su hermano, pero no se atrevió a contestar. “……” Su hermano era prácticamente como su padre. Era un genio entre los genios, que lo situaba en la cima de su clase en cada materia y sus calificaciones eran solo la punta del iceberg. Cuando se graduó, rápidamente comenzó a trabajar con su padre en varios sectores produciendo grandes resultados. Comparado con él, Jinho no tenía nada por lo que estar orgulloso. Solo gracias a la reputación de su familiar había logrado entrar en la universidad. Cada vez que se encontraba cerca de su hermano, Jinho se sentía como si fuera algo inexistente. “……” “Patético.” – dijo su hermano mayor frunciendo el ceño ante la cabeza baja de su hermano menor. Rápidamente se dio la vuelta para alejarse. – “Estimado tío.” “Oh, eres Jinsung. ¿Cómo estás?” Al irse, Jinho finalmente pudo levantar la cabeza. Por eso odiaba volver a casa. Deseaba que no fueran las exequias por el aniversario de su abuelo… Mientras suspiraba repetidamente para sí mismo, otra voz familiar vino desde su espalda. “¡Guau! Realmente odio a ese tipo.” Yoo Jinho se dio la vuelta. Era su prima, Yoo Soohyun, un año mayor que él. “Jo, ¿has visto la forma en la que habla? Es realmente… ¿Eh?” – dijo Soohyun mientras se acercaba y le daba unos golpecitos en el hombro. Empezó a imitar el tono de Jinsung. “Mira a mi patético hermanito… Bla, bla, bla.” Al escucharla, Jinho no pudo evitarlo y estalló en carcajadas. “Pfff, para. No estoy de humor para bromas.” “Tan patético, tsk, tsk.” “Ja, ja, ja, ja. ¡Para!” Debido a su corta edad, los dos primos habían crecido siendo amigos. “¿Por qué dejas que te trate así?” – dijo Soohyun dándose la vuelta y poniéndose frente a Jinho. “¿Qué más podría hacer?” “Acabas de sufrir un despertar. No me digas que no puedes ganar contra un humano común como él.” “¿Y qué? ¿Quieres que le lance un puñetazo a mi hermano mayor o algo así?” “Bueno…” – respondió Soohyun de manera tímida cerrando la boca. Se estaba imaginando el castigo que recibiría Jinho de su padre si alguna vez se atrevía a golpear a su hermano mayor… Era un pensamiento aterrador. Por supuesto, ella entendía los sentimientos de Jinho y cómo no podía hacer nada más que aguantarlo. “Es bueno saber que todavía es un gilipollas.” – dijo mientras miraba hacia donde había caminado Jinsung. Dentro del clan Yoo era la única persona que no le gustaba, conocía el verdadero rostro de ese heredero que se escondía tras su rostro de aparente inteligencia. Mientras tanto, Jinho no se unió a ella para insultar a su hermano. No era por amor o algún respeto fraternal, sino porque quería vencer a su hermano mayor en una pelea justa y no solo susurrar cosas a su espalda. “Ese plan… ¿Todavía sigues con eso?” – preguntó Soohyun con cuidado, tras notar su silencio. “¿Hmm?” “Tu plan para convertirte en líder de gremio con ese hombre.” Jinho respondió con una sonrisa. ¿Quién lo creería? Estaría agradecido si todo lo que hacían era echarse a reír si alguien se enteraba que quería competir contra su hermano. Aun así, había ganado una carta de triunfo con su jefe, y ahora su objetivo era mucho más probable. ‘Si puedo conseguir la licencia de maestro de gremio…’ Por lo menos podría llegar a ser su igual. No, tal vez realmente podría ganar. Mirando cómo los ojos de Jinho se llenaban de determinación, Soohyun se llevó las manos a la cadera. “Aunque tenga que morir, nunca trabajaré para ese hombre. Pero la verdad es que no quiero pelear contra tu padre, así que tienes que tener éxito.” – dijo con firmeza. “Gracias…” Esta era la forma de animarlo a conseguir su objetivo. Yoo Soohyun había sido una actriz infantil famosa en su época, y ahora trabajaba como modelo. Pero había algo que la hacía ser especial dentro del clan Yoo. Era algo que tenía en común con Jinho, pero que, al mismo tiempo, la hacía completamente diferente al joven: era una cazadora de rango A. Incluso dejando de lado que era una jovencita de un gran clan, muchos gremios querían reclutarla. Había rechazado todas sus ofertas y continuaba trabajando como modelo, pero, lamentablemente, al final le había llegado una oferta que no podía rechazar. Le habían pedido que se convirtiera en una de los miembros fundadores del gremio Yoojin. Aunque no había sido una oferta, más bien había sido una orden del presidente Yoo Myunghan y no podía ignorar las palabras del patriarca del clan Yoo aunque detestara la idea de trabajar bajo Jinsung. Así que por esa razón estaban tan preocupada por Jinho. No parecía muy confiable, pero tenía que poner su destino en sus manos. Brrrrrrrrrrr Brrrrrrrrrrrrrrrr “¿Vas a coger?” – preguntó Soohyun cuando noto que el teléfono de Jinho estaba vibrando. “Oh.” Estaba perdido en sus pensamientos y no se había dado cuenta de que alguien lo estaba llamando. Reconoció el número de inmediato.

Jefe
La cara de Jinho se iluminó de inmediato y, abandonando el humor sombrío que había mantenido durante toda la reunión familiar, cogió el teléfono. “Hola, ¡jefe!” – respondió con una amplia sonrisa. – “¡Si! Sí, jefe. No, no, puedo hacerlo. Sí, estaré allí jefe.” Jinho terminó la llamada. “¿Uaaaa? ¿Quién era ese?” – preguntó Soohyun interesándose por su cambio de actitud de 180 grados. Sin embargo, Jinho no tenía tiempo para explicarse. ¡Su jefe lo había llamado para pedirle un favor! Tenía que irse rápidamente para ahorrar, aunque fuera un solo segundo. “¡Luego te cuento!” ‘¿Por qué se ha puesto tan contento?’ – pensó mientras veía cómo el joven trotaba con la cabeza inclinada. Jinho siempre estaba con los hombros hundidos durante las reuniones familiares, pero ahora algo había cambiado. ‘¡Qué extraño…!’ Definitivamente planeaba interrogarlo para que le contara la verdad. Mientras tanto, Jinho miró a su alrededor buscando a su padre. Pronto sería la hora de la cena. Era una rara ocasión en la que todo el clan se reunía para comer y nadie se atrevería a irse sin el permiso de su padre. Mirando a izquierda y derecha, Jinho descubrió a su padre conversando con algunas personas a lo lejos. Con una cara tan feroz como la de un tigre y una personalidad tan estricta que rara vez le hacía sonreír, siempre le había resultado complicado acercarse a su padre. ‘¡Buf! Y ni siquiera he hablado con él. ’ Estaba nervioso, pero reunió todo el coraje que había en su interior. ‘Se lo he prometido al jefe.’ Tranquilizando su respiración, se acercó lentamente hacia su padre. Incluso en esa corta distancia, quiso dar la vuelta muchas veces, pero mantuvo su curso sin desviarse. “Padre…” – dijo cuándo se detuvo ante Yoo Myunghan, pero a una distancia demasiado lejana para una conversación padre hijo. “¿Qué pasa…?” Viendo el estado de ánimo, las personas con las que estaba hablando se alejaron todos a la vez. “Padre, ¿puedo ausentarme por un momento?” – dijo Jinho con apenas fuerza en su tono de voz. – “Volveré para la cena.” “……” Yoo Myunghan parecía que estaba a punto de reprender al joven, pero en su lugar dio un suspiro y le dio permiso para irse. “Adelante…” “Gracias, padre.” – respondió Jinho con una sonrisa luminosa en la cara mientras se inclinaba ante su padre. Entonces, el joven desapareció rápidamente de la habitación mientras su padre se quedaba mirando cómo su hijo se alejaba con una expresión endurecida. “Querido, tenemos noticias de Viena.” – le dijo su esposa acercándose hasta él. Era una noticia que estaba esperando. “¿Y los resultados de la competición?” – preguntó Myunghan volviéndose hacia ella con interés. “Ganó, ¿de quién crees que es hija?” Una leve sonrisa apareció por un breve momento en su rostro, pero desapareció rápidamente. “Hmm. ¿Cuándo volverá a Corea?” “Dice que está demasiado ocupada con la escuela y que se buscará un tiempo durante las vacaciones.” “No importa lo ocupada que esté, le dije que no se olvidara de la conmemoración del aniversario.” – añadió con el ceño fruncido. “¡Oh, querido! Los niños de estos días no se preocupan por ese tipo de cosas.” – respondió su esposa mientras le arreglaba la corbata antes de añadir con un tono de voz amoroso. – “Sabes, querido, deberías darle más atención a Jinho.” “No sigas con esto… Un tigre debe criar a un tigre, no a un gatito.” “Tigre o gato, es un niño al que di a luz. Es tu hijo y lo sabes.” “Hmph…” “¿Te has dado cuenta? Desde que se graduó en la escuela secundaria, hoy es la primera vez que nuestro chico ha sonreído en tu presencia.” ¿Tenía ella razón? Yoo Myunghan volvió su mirada hacia la dirección que había dejado Yoo Jinho. Pero el interés en sus ojos desapareció rápidamente, no era alguien que se centrase en asuntos insignificantes. “Probablemente tiene una novia. Hay gente esperando, vamos.”
* * *
Sede de la Asociación de Cazadores. Un empleado estaba realizando una verificación de rutina en todas las máquinas. Actualmente estaba mirando el dispositivo de medición del poder mágico portátil. “¿Qué pasa con esto?” El contador, que debería tener su valor fijado en cero, fluctuaba hacia arriba y hacia abajo sin parar. Parecía que estaba roto, sin embargo, el empleado no estaba preocupado, ya que incluso los dispositivos mágicos se estropeaban de vez en cuando, como cualquier otro aparato. “Hey, Kim.” “Señor.” Su subordinado vino rápidamente hacia él. “¿Cuántas puertas medimos con esto?” “¿Cuál es el número de serie?” “N-1744B” – respondió tras hacer una búsqueda rápida. – “Ha comprobado siete puertas en los últimos días.” “¿En los últimos días? Déjame ver.” Era cierto. Había medido exactamente siete puertas en los últimos días y cuatro ya habían sido cerradas por los cazadores. “¿Hubo algún problema con las puertas?” “No, no se informó de nada inusual.” “Bien.” El empleado se rascó la barbilla. El protocolo dictaba que cuando se encontraba un dispositivo de medición defectuoso había que cancelar los derechos de ataque de todas las puertas que había medido. La razón era obvia: si un grupo de cazadores ingresaba en una mazmorra de rango C y se encontraba que era una mazmorra de rango B o de rango A, morirían. Ese era el horror de las mazmorras de alto nivel. Así como la diferencia entre los cazadores de rango bajo y los de rango alto era como la diferencia entre el día y la noche, la dificultad de una mazmorra también aumentaba de forma exponencial a medida que subía de rango. Había una razón por la cual las puertas de alto nivel estaban reservadas mayoritariamente por los grandes gremios. ‘¿Deberíamos emitir un aviso?’ Era fácil notificar a los grupos y cancelar las incursiones, pero eso crearía un par de problemas. Los cazadores cuyas incursiones fueran canceladas se quejarían y, si la mazmorra sufría una rotura mientras la volvían a medir, sería un gran desastre. En el peor de los casos, podría llegar a ser despedido. ‘¿Sabes lo difícil que es conseguir un trabajo en la Asociación?’ La Asociación de Cazadores era una organización venerada. Obtener un empleo en la Asociación era algo muy complicado y la idea de perder ese empleo empaño el juicio del empleado. ‘No, no, no.’ – pensó mientras sacudía la cabeza. “Entonces, ¿qué vamos a hacer?” – preguntó el subordinado que entendía más o menos lo que su superior estaba pensando. “Hmm.” Ya habían pasado dos días. Si hubiera algún problema, ya lo habrían notificado. “Vamos a dejarlo estar…” “Es… ¿Está seguro?” “Ya han pasado dos días. ¿Qué puede pasar?” “Supongo…” – respondió el subordinado asintiendo con la cabeza. “Ponga en un informe que el N-1744B está funcionando bien hasta hoy.” “Entendido.”
* * *
El jefe del segundo departamento de personal del gremio Tigre Blanco estaba haciendo la cena en su casa y, más concretamente, cortando unas cebollas verdes cuando se detuvo para estirar su espalda. Craaaaaaaaack “Ah, Dios.” El menú de esta noche era estofado de soja y, como se había independizado desde hacía ocho años, se había vuelto bastante hábil en la cocina. Había comenzado a aprender a cocinar hacía cinco años, cuando se había hartado de llenar su estómago con comida instantánea. Se dio cuenta de que su salud estaba empeorando, por lo que decidió aprender a cocinar. Ahora tenía suficiente habilidad para cocinar algo con solo verlo de pasada en televisión. Sin embargo, a medida que aumentaban sus habilidades culinarias, las cosas que cocinaba se iban haciendo cada vez más simples. Por eso hoy estaba haciendo estofado de soja. “Oh, esto está bueno.” Probó la sopa y se elogió a sí mismo, aunque cuando pensaba que nadie más lo iba a probar, se ponía realmente decepcionado. ‘¿Debo invitar a alguien a cenar? ’ La cara de su mano derecha cruzó su mente por un instante, pero rápidamente descartó ese pensamiento. Ya estaba harto de que le llamaran soltero y no quería generar ningún rumor extraño invitando a cenar a un compañero de trabajo. ‘Me pregunto si está haciendo lo que le mandé. ’ Aunque Hyun Gicheol era un subordinado obediente con una buena cabeza, había ciertas áreas en las que no era perfecto. ‘Eh, no debería pensar en el trabajo cuando estoy en casa. ’ Era hora de comer. Ahn Sangmin preparó la mesa de la sala de estar mientras tatareaba una canción. En poco tiempo estaba listo para comer mientras miraba la televisión sin ningún tipo de compañía. Cuando encendió la televisión puso el canal de noticias.

Últimas noticias del día.
Uno de los beneficios de vivir solo era que nunca tenía que pelear con nadie por el mando a distancia y podía poner el canal que prefería, por lo que cada vez que encendía la televisión estaba en el mismo canal. Ahn Sangmin se puso a comer mientras veía las noticias por el rabillo del ojo.

Explosión de origen desconocido en la Oficina Federal de Cazadores de EEUU.
La explosión ha arrojado a la capital del país en el caos.
Hemos recibido informes no confirmados de que se ha debido al resultado de una fricción entre cazadores de rango S…
“Tsk, tsk… Eso no está bien.” Ahn Sangmin chasqueó la lengua mientras ponía una cara preocupada y seguía comiendo. Pero mirando la comida que tenía en el plato, se dio cuenta de que faltaba algo. ‘Kimchi.

Este es el vídeo de una cámara de seguridad a las afueras del edificio. Se pueden observar las grietas que se han formado sobre la pared y luego…
El hombre se levantó y para coger algo de kimchi de la nevera, pero cuando volvió a sentarse y estaba a punto de dar un bocado sonó su teléfono. ‘¡Maldita sea! ¿Quién es ahora? ’ Sacó su teléfono con molestia, pero su actitud cambió en un instante cuando se dio cuenta de quién le estaba llamando. “Sí, soy Ahn Sangmin.” – contestó al teléfono con una expresión brillante. Era Jinwoo. Sin embargo… Al escuchar lo que Jinwoo quería decir, su expresión se convirtió en una de confusión. “¿Señor? ¿Quieres acompañar a nuestro grupo de entrenamiento de nuevos reclutas?”