sábado, 6 de julio de 2019

TATE Capítulo 25

Capítulo 25
El regalo de la vida
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Ahora bien, ¿qué tengo que hacer ahora? Me acordé de las pociones sobrantes de la ola. Aunque las tenía preparadas de antemano, al final nunca las usé. Sería mejor venderlas en una tienda de medicinas. “Vamos a la farmacia, y luego al herrero.” “Amo Naofumi, no recibiremos más ayuda, así que necesitamos ser más cuidadosos con nuestro dinero. Deberíamos abstenernos de lo que hemos estado haciendo hasta ahora.” “Entendido.” “De momento estamos bien con nuestro equipo actual. Consideraremos comprar otro solo cuando realmente los necesitemos.” “…” Fumu… Es una buena idea. Sin embargo, solo tenemos productos baratos comparados con el equipo de los otros Héroes. Creo que sería una buena idea conseguir una mejor arma para Raftalia cuando empecemos a luchar contra enemigos más fuertes. “Solo han pasado unos días desde que conseguimos las nuevas armas. Imagina lo que pensaría el Viejo.” “Cierto…” El hombre de la armería nos ha dado varios servicios. Aunque nos permite intercambiar nuestra equipación, no podemos permitirnos mejores armas con nuestros fondos actuales… “Muy bien, entonces vamos a ahorrar.” “¡Sí!” Bueno, no es una mala idea ser frugal con tu dinero. “Así que vamos a la farmacia.” Y así, fuimos a la farmacia. El dueño tenía una sonrisa amistosa cuando nos vio. “¿Qué? ¿Qué está pasando?” Normalmente muestra una mirada agria en su cara cuando nos ve, así que verle sonreír me dio escalofríos en la columna vertebral. “No mucho. Solo quería darte las gracias por estar aquí.” “¿Eh?” Ambos estamos confundidos. “He escuchado que salvasteis a mis parientes del pueblo Riyuto. Me dijeron que te ayudara si era posible.” “Oh… Ya veo.” Cuando la ola terminó, todos los del pueblo Riyuto se reunieron para darnos las gracias. Parece que sus parientes estaban entre ellos. “Así que, gracias por eso.” El dueño de la tienda sacó un libro de un armario y me lo dio. “¿Qué es esto?” “Has estado haciendo medicinas de nivel principiante. Este libro contiene un montón de recetas para medicamentos de nivel medio. Este es un buen momento para que los pruebes.” “…” Abro suavemente el libro de recetas de nivel medio. La encuadernación está en mal estado, pero las letras están claramente impresas. Yup. No puedo leerlo. “Gra-gracias. Las probaré.” Debería mostrarle un poco de gratitud por ayudarnos. Probablemente, aquí encuentre recetas de medicamentos con mayor valor de venta. “Me alegra oír eso.” Me sentí presionado porque tal vez no podría responder a su buena voluntad. Ya me había rendido sobre leer el idioma de este mundo… Pero sería una buena idea aprender. “La dueña de la tienda de magia también me ha dicho que te pases por allí.” “¿Tienda de magia?” “Amo Naofumi, es la tienda que vende libros de magia.” “Oh, ya veo.” Pensaba que era solo una librería… Pero ahora que lo pienso, tenían cosas como bolas de cristal en la parte de atrás. “¿Dónde queda eso?” “Es la tienda grande ubicada en la calle principal.” Ahh… Una de las librerías más grandes de la ciudad.
* * *
“¿En qué puedo ayudarle hoy?” “Ah, hoy…” He vendido mis pociones por más dinero de lo habitual. También he comprado nuevas herramientas usando ese dinero antes de ir a la tienda de magia. “Oh, eres el Héroe del Escudo. Has sido de gran ayuda para mi nieto.” “Uh…” No tengo ni idea de sobre quién está hablando, pero probablemente sea alguien del pueblo. La anciana de la tienda de magia nos saludó amablemente. Era un poco regordeta y vestía la típica ropa de bruja. “Entonces, ¿qué necesitas?” Miré alrededor de la tienda de magia que antes consideraba una simple librería. Hay filas de libros viejos y muchos cristales colocados detrás del mostrador, junto con cosas como bastones; definitivamente se sentía como una tienda de magia. De todos modos, ¿cómo se usa la magia en este mundo? “¿Esa joven de allí es su compañera?” “¿Hmm? Ah.” Asentí con la cabeza apuntando a Raftalia. “Por favor, espere un momento.” – dijo la anciana mientras buscaba una bola de cristal de detrás del mostrador, para luego empezar a cantar algún tipo de hechizo. “Bien, entonces señor Héroe del Escudo. ¿Puedes echar un vistazo a la bola de cristal?” “Ah, claro.” ‘¿Qué está pasando?’ – es lo que pensaba mientras miraba la bola de cristal. Está brillando un poco, pero no notaba nada más. “Umm… Parece que el señor Héroe del Escudo es adecuado para la magia de apoyo y sanación.” “¿Eh?” ¡¿Soy apto para la magia?! Date prisa y enséñame entonces… Bueno, no puedo quejarme porque no lo entendería. “La siguiente es la jovencita.” “Ah, está bien.” Me pongo a un lado mientras Raftalia mira a la bola de cristal. “Como era de esperar, la joven señorita de la raza de los mapaches es apta para la magia de luz y oscuridad.” “Como era de esperar, lo dices como si eso fuera normal.” “Sí… Su raza es hábil en las ilusiones, usando distorsiones de luz y ocultándose en la oscuridad.” Ya veo. Así que la raza de los mapaches es similar a la de los tanukis. Parece que tienen similitudes con los de Japón, y estos tanukis son una especie de criaturas que pueden transformarse en humanos. “¿Y ahora qué?” “Toma, esto es lo poco que esta anciana de la tienda de magia puede darte.” La anciana nos dio tres libros. ¡Libros otra vez! Aunque te he dicho que no sé leer, ¿por qué tú también nos das libros? “En realidad quería darte una bola de cristal, pero el sustento de esta anciana estaría en peligro si lo hiciera.” “¿Qué quieres decir?” “¿No sabe el señor Héroe del Escudo que se puede aprender un hechizo liberando magia compatible de una bola de cristal?” ¿¡Qué!? ¿Eso significa que puedo usar magia, aunque no sepa leer? “Recientemente, el país hizo un gran pedido de bolas de cristal para los Héroes. Muchas de ellas ya han sido entregadas, ¿no sabe esto el señor Héroe del Escudo?” “No tenía ni idea.” Todo por el rey basura. Probablemente se las dieron a los otros héroes. Rayos, me han dejado fuera para que me muera. “Aunque los libros de magia son una molestia, uno podría aprender diez hechizos en un mes con un estudio dedicado.” Así que un hechizo con la bola de cristal y alrededor de tres por libro de magia, aunque todavía no puedo leerlo. No, ya que ha dicho un mes, tal vez haya algo más. “Mis disculpas.” “No, no, estos libros de magia son más que suficientes.” – respondió Raftalia con una sonrisa mientras yo asentía con la cabeza. “¿Cuánta magia podemos usar?” “Estos son todos de nivel principiante. Para un nivel más alto… Por favor, cómprelos.” “A… jam." Es una tienda. Así que no debemos ser ingratos, ya que está dañando su propio negocio al regalar estos libros. “Gracias.” Era difícil de expresar, pero aceptamos los libros de magia que nos daba. “Aaahh…” Di un suspiro. No me gusta mucho estudiar. ¿Qué podría hacer alguien con bajas calificaciones como yo con esto? Bien. Definitivamente descifraré las recetas y hechizos de estos libros. Es lo que quiero decir. Desearía que mi escudo tuviera la capacidad de ‘traducción de lenguaje escrito’. Hay una alta probabilidad de que mi escudo tenga recetas para varias medicinas. Debería poder usarlos si lo intento. Sin embargo, me pregunto qué opción sería mejor: gastar el esfuerzo de buscar en las ramas de mi escudo o aprender el idioma para entender las recetas de medicina de los libros. Con esto último, tendría que ocuparme de los costes y de otros problemas. Aun así… El solo hecho de pensar en la posibilidad de que mi escudo tenga una forma de traducir el lenguaje escrito de este mundo me hace perder mi fuerza de voluntad. “Aprendamos magia juntos.” – me dice Raftalia con un gesto feliz. “Pero no puedo leer el lenguaje de este mundo…” “Eh, por eso debemos aprenderlo juntos.” “Bueno… Supongo que está bien.” Bueno, no hace daño estudiar mientras haces medicina. “De todos modos, ¿cuándo es la próxima ola?” “¿Hm? Ah, un momento.” Miré el icono en la esquina de mi visión y revisé el menú para ver cuándo estaba programada la próxima ola.

Siguiente: 45 días y 14 horas
“En 45 días.” ¿No era todos los meses? Mirando hacia atrás, solo han pasado dos meses desde que había sido convocado a este mundo. En ese caso, quizás el límite de tiempo sea más largo esta vez. Solo habían pasado unos días entre que Raftalia se convirtiera en esclava y luego conocerla. Un mes es… Mucho tiempo entonces. “Bueno, tener mucho tiempo también es bueno.” Es posible que no haya mucho que podamos lograr en ese período. “Por ahora, ¿hemos terminado todo lo que necesitábamos hacer aquí?” “Hmm… Hemos vuelto a aplicar la maldición y vendido las medicinas. También hemos recibido los libros. Creo que eso es todo.” – Raftalia confirmó mis palabras. Volver aquí porque olvidamos algo, sería una pérdida de tiempo. “Vamos a comer algo y luego a subir algunos niveles.” “Ok.” El desayuno de hoy me sorprendió, porque mi sentido del gusto ha vuelto. Ahora puedo decir cuando algo sabe delicioso.
* * *

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Mortero se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Vaso de Precipitación se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Pilón se ha desbloqueado.

Escudo Mortero
Bono de Equipo:
Mezcla para principiantes (No Dominado)

Escudo Vaso de Precipitación
Bono de Equipo:
Bonificación de soluciones líquidas (No Dominado)

Escudo Pilón
Bono de Equipo:
Habilidad de recolección 2 (No Dominado)
Después de comer, salimos de la ciudad y nos dirigimos hacia el Pueblo Riyuto. Cerca hay un lugar con una cantidad moderada de monstruos. No conozco los puntos para subir niveles de los otros Héroes, por lo que la única manera de encontrar estos lugares es preguntando a los lugareños o buscándolos tú mismo. Encontrar un lugar de caza decente con solo mirar un mapa es bastante difícil; suficiente para ser llamado un desafío. Aunque no es como si estuviéramos compitiendo, es un poco frustrante quedarse atrás con respecto a los otros héroes. Es solo que luchar contra nuevos monstruos y dejar que mi escudo evolucione no suena tan mal. Aunque he omitido muchos detalles, he desbloqueado muchos escudos. Al mismo tiempo, mis habilidades han aumentado, eso también es un pequeño problema por sí solo. Debido a mi escudo, mi defensa ha aumentado mucho. Mis otras estadísticas como agilidad, resistencia, poder mágico y maná han aumentado. Todo lo que no sea ataque. Por esa razón, durante la última ola no recibí ninguna lesión. Mientras estábamos en camino… “Por cierto, ¿podré absorber cualquier monstruo de la ola?” Lo había olvidado completamente después de regresar de la invasión, pero quiero ver si mi escudo reacciona ante ellos. Muy cerca del Pueblo Riyuto, encontramos los cadáveres de la turba de la ola.

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Langosta del Inframundo se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Abeja del Inframundo se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Demonio Devorador de Cadáveres del Inframundo se ha desbloqueado.

Escudo Langosta del Inframundo
Bono de Equipo:
Defensa +6 (No Dominado)

Escudo Abeja del Inframundo
Bono de Equipo:
Agilidad +6 (No Dominado)

Escudo Demonio Devorador de Cadáveres del Inframundo
Bono de Equipo:
Prevención del Deterioro (Pequeño) (No Dominado)
Luego verifiqué si había otros escudos desbloqueados aparte de estos. Sin embargo, no se cumplían los requisitos de esta serie y solo había liberado uno de ellos.

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Aguijón de Abeja se ha desbloqueado.

Escudo Aguijón de Abeja
Bono de Equipo:
Ataque +1 (No Dominado)
Escudo de Aguijones (Pequeño)
Veneno de Abeja (Parálisis)
Con esto continuamos adelante. Los aldeanos estaban a punto de deshacerse del cadáver de la quimera. “Ups.” “Ah, señor Héroe del Escudo.” Gracias a nuestros esfuerzos del otro día, los aldeanos nos dieron una cálida bienvenida. “¿Es ese el jefe de la ola?” – me quejé mientras miraba el cadáver de la quimera. Miré de cerca la cosa llamada ‘quimera’, pero por alguna razón… No se parece mucho a los monstruos de este mundo. Quizá sea el color o algo así, pero no sé por qué. “Qué cosa tan temible.” “Sí…” Los aldeanos y yo estamos de acuerdo en esto. Me pregunto si los otros héroes o la brigada de caballeros ya lo han diseccionado. Lo que queda de la carne y la piel está cortado en pedazos. “¿Puedo llevarme también un poco?” “Por favor, adelante, tenemos problemas para deshacernos de él de todos modos. ¿Necesitas que te ayudemos a procesar y preparar las piezas?” “Eso no suena tan mal… Pero no parece que haya mucho que pueda usar.” La piel está cortada, así que no es posible hacer algo como una armadura. Así que todo lo que queda es… La carne, los huesos… Y la cola de serpiente. Las cabezas han sido arrancadas y se las han llevado. Mirándolo, parece que tenía tres cabezas. Como sea, Raftalia y yo cortamos el cadáver y dejamos que mi escudo absorbiera los pedazos.

Has desbloqueado nuevos escudos.
El requisito para el Escudo Carne de Quimera se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Hueso de Quimera se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Piel de Quimera se ha desbloqueado.
El requisito para el Escudo Víbora de Quimera se ha desbloqueado.

Escudo Carne de Quimera
Bono de Equipo:
Habilidad de Cocina +1 (No Dominado)

Escudo Hueso de Quimera
Bono de Equipo:
Resistencia a la Oscuridad (Intermedio) (No Dominado)

Escudo Piel de Quimera
Bono de Equipo:
Defensa +10 (No Dominado)

Escudo Víbora de Quimera
Bono de Equipo:
Habilidad [Cambiar Escudo]
Mezcla de Antídoto +1
Resistencia al Veneno (Intermedio) (No Dominado)
Efectos especiales:
Colmillo de Serpiente Venenosa (Intermedio)
Gancho
El último parecía venir con muchos bonos útiles. El aumento de defensa también era bastante alto. Sin embargo, el uso del escudo requiere un alto nivel y desbloquear más de la serie Quimera. Debería estar bien hacer esto más tarde, porque hay una gran posibilidad de que pueda ser importante para la próxima ola. “¿Qué hay del resto?” – les pregunté a los aldeanos. “Íbamos a enterrarlo de todos modos, así que llévate lo que necesites.” “Ok…” Aunque es un poco de desperdicio, lo único que queda es carne y huesos. Supongo que podemos aferrarnos a los huesos, pero creo que podemos usar la carne para hacer carne seca. No hay forma de que sea comestible. Así que sentía que podía ser usado como ingrediente en algunas pociones mágicas… Pero no estoy seguro de si alguien alguna vez lo compraría… Además, sería malo que los restos se pudrieran. También sería aterrador si de alguna manera se regenerara al no ser preservado apropiadamente. Sobre los huesos, creo que deberían estar bien. Sin embargo, incluso así probablemente deberíamos tener cuidado. “Entonces me llevaré todo lo que pueda.” “Uh, pero será bastante pesado.” “¿Puedo hacer que el pueblo se ocupe del resto?” “¿Eh? Si el señor Héroe del Escudo lo pide…” “Sin más, coged la carne y secadla, pero dejad un poco y mirad si hay alguien que quiera comprarla. Eso debería ayudar con la reconstrucción. Debería haber gente que compre la carne de los monstruos de las olas para investigarlos.” “Sí, debería haber alguien así.” Los aldeanos parecían interesados en el asunto de reconstrucción, así que aceptaron mi sugerencia. Me ocupé de las entrañas y otras partes que se pudrían fácilmente absorbiéndolas en mi escudo. El sol se había puesto cuando finalmente llegamos al Pueblo Riyuto. La aldea había sido medio destruida, pero todos los supervivientes permanecían juntos en las casas restantes intactas. Recibimos una habitación en una posada segura y pasamos el resto del día descansando tranquilamente. “Aunque quiero ayudar con la reconstrucción, no podemos darnos el lujo de preocuparnos por los demás.” Hoy, la gente del Pueblo Riyuto se había ocupado de nosotros. Estaban agradecidos por nuestra ayuda con las partes de la quimera, pero recibir una comida y una habitación gratis puede que sea demasiado. “Tienes razón. Pero sería genial si pudiéramos hacer algo que fuera beneficioso para ambas partes.” Un aldeano que sabía leer y escribir nos ha proporcionado una tabla del alfabeto de este mundo. En otras palabras, algo como la tabla Hiragana. O la tabla del alfabeto en inglés. Después, como Raftalia sabía leer un poco, le pedí que señalara los caracteres y me enseñara la pronunciación hasta que descifrara lentamente la tabla. Con esto, tal vez hasta pueda formar palabras, pero será difícil entenderlo todo. Por ahora no necesito apresurarme a aprender las letras. Mientras hago medicina, me esfuerzo por memorizar los caracteres.



viernes, 5 de julio de 2019

G4L Capítulo 30

Arco 5 Capítulo 30
Desde la sombra de la roca
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

En el momento en que Isaac escuchó las palabras de Kolz, su mente se despejó y alcanzó la iluminación. Si sus recuerdos eran correctos, no había nadie con el nombre ‘Kazura’ viviendo en la aldea. Si esa persona existía, significaba que el jefe de la aldea y Valetta le habían estado mintiendo. “Ah, cierto, su nombre es Kazura. Quiero hablar un poco con esa persona, ¿sabes dónde está en este momento?” – respondió Isaac mientras ponía una sonrisa para que no se notara la ira que crecía en su interior. “Hmm, mamá dijo que hacia el mediodía volvería al reino de Dios por un tiempo, no creo que esté en la aldea.” “¿El reino de Dios…?” Al escuchar una palabra inesperada, ‘Dios’, Isaac repitió la pregunta de forma inconsciente. No comprendía de qué estaba hablando. “Sí. ¿No te lo dijo el jefe de la aldea?” “Ese reino de Dios… ¿Dónde está?” – preguntó Isaac. Cuando escuchó sus palabras, Kolz puso una expresión de asombro, al mismo tiempo que miraba a Isaac. “Está dentro de ese bosque… Has venido muchas veces al pueblo… ¿No lo sabías?” Isaac miró hacia la dirección que señalaba Kolz. Podía ver un bosque a lo lejos. Era el lugar del que hablaba la leyenda, por lo que obviamente, Isaac lo conocía. Pero era incapaz de comprender qué tendría que ver Greisior con ese Kazura. “Ah, no… ¿No es ese bosque donde apareció Greisior?” “¿Qué? Así que ya lo sabes. Entonces, vamos rápidamente a mi casa.” “¿Eh? ¡Espera un momento! Ese tal Kazura, ¿entró dentro del bosquecillo?” Como si la conversación hubiera terminado, Kolz comenzó a caminar hacia su casa, por lo que Isaac tuvo que pararlo de forma apresurada. Por la forma en la que estaba hablando, era como si esa persona fuera alguien similar a un enviado de los dioses. Pero cuando Isaac hizo esa pregunta, Kolz, que caminaba frente a él, se detuvo de repente y giró la cabeza para mirar a Isaac. “Hermano… ¿Es posible…?” – dijo Kolz mientras miraba a los ojos fijamente a Isaac. Estaba a punto de decir algo cuando se quedó callado a mitad de la frase. De repente, su rostro se puso pálido y echó a correr. “Volveré a casa.” “Ah, ¡espera!” Kolz ignoró la llamada de Isaac, que trataba de detenerlo, y siguió corriendo hacia su casa. Isaac se quedó estupefacto viendo cómo huía Kolz mientras reflexionaba en el sitio sobre lo que le acababan de decir.
* * *
Mientras tanto, Kazura, que había regresado a Japón desde Villa Grisea antes del mediodía, estaba cavando una gran cantidad de agujeros bajo el sol con su pala. Se encontraba en un campo de 1.000 tsubo, en algún lugar del distrito de Saitama. Era un campo que Shinji, el padre de Kazura, se lo había alquilado a unos conocidos.
(1 tsubo equivale a 3,31 metros cuadrados. 1.000 tsubo son 3.310 metros cuadrados.)
A su regreso a Japón, Kazura había encendido el teléfono y llamado a su padre. “Vuelve a casa de vez en cuando.” Después de escuchar esa frase, no le había quedado otro remedio que volver a su casa a toda prisa. Y, nada más llegar, lo arrastraron a un campo en una camioneta ligera. “Ayúdame a plantar el campo de espárragos.” Los esquejes de espárragos que planeaban plantar se encontraban dentro de una vasija grande de vinilo y se amontonaban al lado de los agujeros que Kazura había estado cavando en el suelo. “Oh, eres muy hábil en esto. Vas a buena velocidad.” Kazura cavaba en silencio. Solo le quedaban tres hileras más cuando Shinji llegó empujando una carretilla llena de fertilizante y una azada plana.
Tal vez porque Shinji trabajaba en el campo todos los días, prácticamente no tenía exceso de grasa y era bastante musculoso. Medía unos 170 cm de altura y era un poco más bajo que Kazura. Su piel poseía una tonalidad marrón oscuro, por broncearse bajo el sol, y su cabello se encontraba salpicado por algunos pelos de color blanco. Si a eso se le sumaba su buena salud, su apariencia era más bien elegante. “Últimamente he estado ayudando todos los días al granjero que hay cerca de casa con el trabajo de campo. Soy bastante hábil con esto.” – dijo Kazura mientras terminaba de cavar el último agujero. Clavó la pala en el suelo y se secó el sudor con una toalla que le colgaba del cuello. Comparado con el trabajo que había realizado en los campos de Villa Grisea, el calor y la humedad de Saitama eran mucho más exigentes para su cuerpo. Aunque no estuviera haciendo nada, el sudor correría por su cuerpo. “Oh… ¿Lo ayudas en el campo? Ahora me explico por qué te veía bastante musculado. ¿Te llevas bien con el vecino?” Al escuchar sobre la ayuda en el campo, Shinji asintió, como si hubiera entendido la razón de la actual apariencia física de Kazura. Si se lo comparaba con antes, se había vuelvo mucho más robusto. Hasta ese momento, Kazura nunca había participado en deportes que requiriesen fuerza física, por lo que podía ser clasificado como una persona débil. Sin embargo, en los últimos meses, se había vuelto mucho más musculoso gracias a trabajar en el campo. Además, últimamente solo comía arroz o la comida enlatada que llevaba a la aldea. No estaba comiendo aperitivos, así que, básicamente, se estaba beneficiando por no comer en exceso. Esto le había producido un efecto desintoxicante, por lo que su cuerpo se encontraba en excelentes condiciones. Únicamente cuando regresaba a Japón comía muchos platos en un restaurante familiar; sin embargo, era solo por disfrutar. “Sí, son todos buenas personas… Ah, cierto, quiero preguntarte algo sobre esa casa.” “¿La casa? Ah, ¿es porque se trata de una casa vieja pero no hay polvo? Hace mucho tiempo, cuando fui a verla, el lugar estaba excesivamente limpio.” – dijo Shinji mientras sacaba el fertilizante de la carretilla y comenzaba a hablar de la condición en la que se encontraba la casa cuando había ido a verla en el pasado. Sin embargo, esa no era la historia que Kazura quería escuchar. “No, no se trata de eso.” – dijo Kazura interrumpiendo a su padre. – “Al fondo de la casa hay una puerta con candado, ¿sabes algo de eso?” “¿Candado…? ¿Hay una habitación como esa? Cuando fui en el pasado no había ninguna habitación con un candado.” – contestó Shinji con una expresión confusa. Kazura pensó que, de alguna manera u otra, podría obtener alguna información sobre la habitación que se conectaba a otro mundo, pero la realidad fue diferente a sus expectativas. Aunque tenía la posibilidad de visitar a otros parientes que sabían de la casa, y que quizá podrían contestar a sus preguntas, no tenía intención de reunirse con ellos. Después de todo, no tenía prisa por saber más cosas sobre la casa, así que por el momento podía posponer ese asunto. “Hablando de otra cosa, hay muy pocas casas por la zona, ¿qué tal es el orden público? Había una gran cantidad de ladrones en el pasado, así que debes tener cuidado.” “No he escuchado nada sobre que fuera una zona peligrosa… ¿Las regiones rurales no tienen un mejor orden público que la ciudad?” – respondió Kazura. “No, puede que no sea así. Y nunca está de más ser cuidadoso. Te he preparado algunos objetos para la seguridad personal, puedes llevarlos cuando regreses a la casa.” – dijo Shinji mientras lo miraba con una expresión preocupada. “Huh, bienes de seguridad personal… Bueno, sobre el tema anterior, solo quiero saber sobre el suministro de agua de la residencia.” Mientras hablaban, Shinji siguió echando el fertilizante en el suelo para luego trasplantar los esquejes. Parecía que el campo de espárragos crecería espléndidamente.
* * *
Pasaron dos horas desde que ambos comenzaran a trasplantar las plantas del semillero, hasta que consiguieron plantar todos los espárragos. Cuando el sol comenzaba a ponerse, los dos decidieron regresar a casa. Al principio, Kazura había planeado comprar algunos libros y manjares deliciosos dentro de la prefectura de Gunma para llevárselos a Valetta como recuerdo. Sin embargo, ese plan quedó en el olvido cuando habló con Shinji por teléfono. Desde ese momento, parecía que se iba a quedar en la casa de sus padres y ya intentaría terminar con las compras antes de mañana por la tarde. La ventana del asiento del pasajero estaba abierta y su rostro era bañado por el viento, que traía un cierto olor al humo del tubo de escape. “Eso me recuerda...” – dijo Shinji, mientras estaba sentado en el asiento del conductor. – “¿El agricultor al que ayudas usa un tractor? Debes tener cuidado, ya que es fácil lesionarse si se tiene mala suerte y sufrir una lesión grave.” “No usa ningún tractor ni ninguna máquina. Solo una azada y una pala.” “¿Es así…? ¿No tienes ningún plan para ayudarlo?” “Mmm…” Al escuchar la pregunta de Shinji, Kazura comenzó a pensar involuntariamente en el futuro de Villa Grisea. Usando maquinaria sería posible arar una vasta extensión de tierra en una sola jornada, por lo que se podía reducir de forma considerable la carga de trabajo. Sin embargo, gracias a la comida que llevaba Kazura a ese mundo, los aldeanos se habían transformado en superhombres que no sabían el significado de la palabra cansancio. Estaba claro que, en la actualidad, no necesitaban el poder de las máquinas. Además, tampoco había ninguna razón para que tuvieran prisa por arar los campos y, en la actualidad, las hortalizas crecían muy bien, por lo que Villa Grisea no necesitaba más apoyo agrícola. Y, sobre todo, aunque ya había llevado el molino, si llevaba algo tan excesivo tecnológicamente cono un tractor y fuera visto por personas ajenas a la aldea, no podrían poner ninguna excusa. “No, no se trata de que no planees ayudarlo, pero está bien si solo usáis azadas.” “¿Es así?” – murmuró Kazura, sintiéndose aliviado por alguna razón. Al ver la cara de Shinji, pensó que se preocupaba demasiado, ya que su hijo ya tenía 25 años. Sin embargo, tal vez era algo que hacían los padres. Dado que Kazura era su único hijo, sus padres siempre estaban muy preocupados por él.
* * *
“Bienvenido a casa. ¿Fue cansado ayudar en el campo?” – dijo Mutsumi. Cuando llegaron, la madre de Kazura, Mutsumi, vino a saludarlos a la entrada de la casa. A diferencia de Shinji, Mutsumi no tenía un solo mechón de pelo blanco, a pesar de tener 54 años. No sabía si era por sus hábitos alimenticios o por el poder latente de una mujer que cuidaba siempre su cuerpo, pero su tez aún era suave y se veía bastante joven. “Ya estoy de vuelta. He conducido desde la prefectura de Gunma y luego he estado trabajando en el campo, así que por supuesto que estoy cansado.” – dijo Kazura mientras se quitaba los zapatos y notaba un olor delicioso que flotaba en el interior de la casa. Parecía que iban a cenar sukiyaki. “Vaya, ¿no estás un poco más delgado? ¿Has estado comiendo bien?” – preguntó Mutsumi. “Desearía que dijeras que he perdido la grasa inútil y me he vuelto más musculoso. Estoy comiendo bien.” Mientras era examinado por los ojos de su madre, Kazura entró en la casa y fue a lavarse las manos. A continuación, se movió junto a su padre a la sala de estar. Sobre la mesa había una olla de sukiyaki hirviendo y huevos crudos. Había preparada una comida para tres personas. Después de que Mutsumi terminara de distribuir el arroz en los tazones, los tres se tomaron de la mano y dijeron a la vez: “Buen provecho.” Luego, comieron el sukiyaki de la olla con los palillos. “Huh, ¿no hace casi un mes que te fuiste a Gunma? ¿Cuánto tiempo planeas quedarte en esa casa?” – preguntó Mutsumi, mientras sacaba carne adicional de la nevera. Había pasado mucho tiempo desde que probara el sabor de la comida casera, por lo que Kazura estaba masticando vigorosamente el sukiyaki. “Aun quiero quedarme en la casa un poco más. Estoy disfrutando de la vida en el campo y ahora no hay nadie que me venga a pedir dinero.” – contestó Kazura. Desde su viaje a la residencia en la zona de Gunma, había sido capaz de sacudirse completamente a los compañeros que se reunían en busca de su lotería. No había nadie que viniera a molestarlo en esa casa. Lo más seguro era que esto ocurría debido a que regresaba a Japón únicamente una vez por semana. Se podía decir que vivía en el otro mundo. De cualquier manera, ya se había familiarizado con la forma de vivir en Villa Grisea y estaba disfrutando completamente de su vida tranquila. Quería continuar con esa vida de pasar el 90% de su tiempo en el otro mundo y el 10% restante en Japón. “¿De verdad…? Pero llama de vez en cuando. Esa casa se encuentra en lo más profundo de las montañas, por lo que aunque uses un teléfono móvil, apenas tendrás señal. Hoy pudiste llamar a Shinji por casualidad.” “Ella tiene razón. Nunca nos llamas y nos haces preocupar. Aunque solo sea una vez al mes, llámanos, ¿vale?” “Ah… Eso es verdad, lo recordaré.” Ahora que lo pensaba, desde que llamara a su padre hacía más de un mes, nunca había vuelto a llamar a sus padres. Aunque a veces regresaba a Japón para comprar comida, nunca encendía el teléfono, por lo que nadie podía llamarlo. Además, mientras estaba en el otro mundo no tenía cobertura, así que no importaba cuánto intentaran llamarlo, no podrían localizarlo. “Entonces, ¿cómo es tu primera experiencia de vivir en el campo? No hay electricidad en esa casa, ¿te causó algún problema.?” “No. Ya estoy acostumbrado, así que estoy bien sin electricidad. Para la iluminación es suficiente con una linterna.” “¿Qué tipo de vida es esa…?” Continuaron hablando mientras la familia se sentaba en el salón, algo que nunca había ocurrido desde que Kazura se convirtiera en un adulto trabajador; la escena continuó mientras la noche avanzaba lentamente.
* * *
A la mañana siguiente. A pesar de que las manecillas del reloj apuntaban a las seis, Kazura ya había puesto su mochila con el cambio de ropa en el coche que se encontraba en la casa de sus padres. Shinji también se había despertado y estaba cargando un gran baúl de viaje en el asiento trasero. Mutsumi seguía durmiendo, así que estaban los dos solos en el garaje. “Te vas muy pronto, ¿tienes una cita por la tarde?” – preguntó Shinji con la mano apoyada en la manilla de la puerta, una vez que había terminado de cargar el baúl en el asiento trasero. “Sí, porque me he comprometido en ayudar un poco al agricultor… Aparte de eso, el contenido de ese baúl…” “He puesto unos cuantos objetos de seguridad personal, seguro que serán útiles para la vida en el campo…” “Si tú lo dices, pero es un baúl realmente grande…” – dijo Kazura mientras echaba un vistazo al interior del vehículo. Parecía un maletín de tamaño L. Daba igual lo que pensara, era grande. Y parecía que estaba lleno. “Bien, ¿no es mejor? No es como si se fuera a pudrir. En un rato volveré al campo. Hoy voy a plantar rábanos de shougoin.” – dijo Shinji mientras cerraba la puerta del coche y subía a su propia furgoneta. Al ver a Shinji actuar de esta manera, Kazura solo pudo sacudir la cabeza y soltar un suspiro, antes de entrar en su coche y arrancar el motor. “Volveré a Gunma. Por favor, dile a Madre que se cuide.” “Está bien, cuídate.” Una vez terminaron de intercambiar despedidas, Kazura pisó el acelerador y se dirigió hacia Gunma.
* * *
Habían pasado cuatro horas desde que abandonara la casa de sus padres. Ya había llegado a la prefectura de Gunma y, tras terminar de comprar más comida enlatada, jabón y varios libros para Valetta, acudió a la tienda de hierbas que ya había visitado con anterioridad. Al igual que la última vez, el ambiente tradicional japonés de su interior no había cambiado y aún mostraba varios tipos de hierbas almacenadas dentro de botellas de cristal. Detrás de la caja registradora había una única empleada que se encontraba sentada leyendo un libro. Al darse cuenta de que Kazura entraba en la tienda, le pasó un vaso de muestra de papel, lleno de té de hojas de bergamota. “Hmm, ortigas, hierba luisa y… Oh, este té está delicioso. ¿Me puedes dar 30 gramos de este té?” – dijo Kazura mientras tragaba una porción del té de hierbas que le acaban de dar. La mujer respondió con una sonrisa, y enseguida comenzó a dividir las hierbas de las botellas en bolsas pequeñas. Mientras examinaba el interior de la tienda, vio que había varias hierbas nuevas que no había visto antes. Al igual que lo que acababa de probar, deberían ser productos nuevos. Además, había numerosas macetas con plantas dispersas por el suelo, junto con su precio. “Ah, ¿así que también has comenzado a vender semillas?” “Sí, cuando viniste la otra vez, dijiste que querías un semillero, ¿verdad? Por eso decidí vender algunas de las plantas que tenemos en la tienda.” – respondió la dependienta. Nunca habría pensado que sus palabras serían la razón de que ampliaran la variedad de productos, pero Kazura estaba feliz por esa consideración. Aunque las plantas que se exponían a la venta eran pocas, la hoja y los tallos eran resistentes, por lo que era buenos especímenes. Cada planta era de tipos que no había comprado antes. “Ah, lo siento si eso sonó exigente… Bueno, también me gustaría tener una de esas caléndulas y fresas silvestres.” “Muchas gracias. Por cierto, ¿ya han brotado las semillas que compraste la última vez? Creo que la rúcula debería brotar con facilidad.” – preguntó la empleada a continuación mientras ponía las plantas y las bolsas pequeñas con el té en una bolsa de plástico, como si acabara de acordarse. “Sí, planté las semillas; la rúcula y la albahaca están brotando con fuerza. Pero el resto todavía no ha nacido.” Habían pasado dos semanas desde el día en que plantara las semillas, pero a excepción de esas dos, el resto no había germinado. Pero justo como había dicho, la albahaca había brotado en grandes cantidades. “Creo que la citronela saldrá pronto. Por favor, asegúrate de que está bien ventilado.” “Sí, presté atención a eso mientras lo plantaba, así que creo que no habrá ningún problema, pero… Ah, aceite esencial...” Cuando recibió la bolsa con los objetos y sacó su billetera para terminar la transacción, sus ojos se vieron atrapados en un estante cercano repleto de aceites esenciales. Ahora que lo pensaba, a veces compraba hierbas para Valetta, pero nunca le había comprado ningún aceite esencial. Ya que tenía el conocimiento del libro de herboristería, si lo compraba, estaría encantada. “Lo siento, por favor, ponme algunos aceites esenciales. Y también un juego completo con funda y una olla.” “Bien, muchas gracias por comprar tantas cosas en nuestra tienda.” Kazura compró varios recipientes de 30 ml con aceites esenciales que le habían llamado la atención, junto con una vasija de vidrio de gran tamaño. “Muchas gracias. Por favor, vuelve cuando quieras.” – dijo la empleada mientras le decía adiós con la mano.
* * *
Habían pasado tres horas desde que Kazura había dejado la herboristería. Cerca del lugar donde se había instalado la noria y el acueducto que llevaba el agua hasta el pueblo, a varios cientos de metros, se podía ver la sombra de una roca al lado de una colina. En ese lugar se escondían Isaac y tres de sus subordinados. Dos de los soldados llevaban una armadura, una lanza y un escudo, mientras que el otro iba vestido con ropa normal y una espada corta en la cintura. Las cuatro personas no intercambiaban ninguna palabra, solo bebían agua de su cantimplora de madera mientras se mantenían escondidos y vigilaban Villa Grisea. Pero más que por no tener nada de lo que hablar, ninguno de ellos se atrevía a abrir la boca tras notar que el estado de animo de Isaac era bastante espinoso. “Está llegando. Escóndete bajo la sombra de la roca.” – dijo Isaac. Tal vez porque Isaac había notado algo, los tres subordinados se cubrieron completamente con la sombra de la roca. “Cuando se acerque a la rueda, lo rodearemos. En ese momento, corre hasta la unidad principal y diles que sigan las órdenes de acuerdo a la estrategia que hemos decidido con anterioridad.” – susurró Isaac al soldado que no llevaba armadura. “Entendido. Tomaremos el control de la casa del jefe de la aldea y luego retendremos a todos los aldeanos dentro de sus casas.” Isaac asintió con la cabeza al soldado que iba a actuar como mensajero y se centró en las figuras que se acercaban a lo lejos. Aunque no podía estar seguro, ya que había una distancia considerable, parecía que había dos personas caminando hacia este lugar. Si la conjetura de Isaac era correcta, entonces una de esas dos personas sería la persona conocida como Kazura que Kolz le había comentado. Ayer, tras separarse del niño, regresó al ejército con una mirada indiferente y marchó con la unidad hacia Isteria hasta que se puso el sol, fingiendo que su unidad se había retirado por completo. Después, su destacamento marchó en silencio en medio de la noche una vez más a un lugar en lo profundo del bosque que se encontraba cerca de Villa Grisea, y se ocultaron. Por supuesto, había enviado dos mensajeros hacia Isteria de antemano, ordenándoles que informaran que el regreso de la unidad se retrasaría. Como resultado, los aldeanos pensarían que la unidad se había retirado sin darse cuenta de la existencia de Kazura, se sentirían aliviados y dejarían de vigilar. Al mismo tiempo, Kazura, que se refugiaba fuera de la aldea, volvería a aparecer. Debía tener en cuenta que Kolz hubiera hablado con otros aldeanos sobre su conversación. Isaac temía que Kazura no regresaría si el ejército permanecía cerca de la aldea. Por ello, había ideado este método más complicado, pero todo indicaba que había salido bien. Durante el día recibió un informe del subordinado que se encontraba vigilando la aldea diciendo que no había habido ningún cambio entre sus habitantes, por lo que parecía que Kolz no había dicho a nadie ni una palabra sobre la conversación que habían mantenido ayer. Y así, habían estado esperando durante todo el día, hasta que escucharon una voz que provenía de la rueda hidráulica. Dos personas estaban llegando hasta su posición. “Vamos. Aunque se resistan no debes matarlos. Necesitamos capturarlos vivos para interrogarlos.” – dijo Isaac llamando a sus dos subordinados y, sin perder un instante, salir de la sombra de la roca.



jueves, 4 de julio de 2019

TBATE Capítulo 28

Capítulo 28
Cambios en Dicathen
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Desenvainé mi espada corta y la sostuve delante de mí con una mano. Los diversos sonidos alrededor del coliseo pronto se ahogaron, y me concentré únicamente en el oponente que tenía delante. Con su estoque estaba haciendo formas de ochos mientras mantenía su mano izquierda en el bolsillo. Sin embargo, no tenía aperturas. Ni siquiera intentaba ocultar su intención de matar mientras me sonreía inocentemente. Mi mente recordó los duelos que había tenido en mi viejo mundo. No pensaba que me iba a encontrar a alguien como él tan pronto, alguien capaz de excitarme. Esto debería ser diferente a entrenar con el Abuelo. “Por favor, prepárate. No quiero que la persona a la que patrocina la señorita Flamesworth pierda demasiado rápido.” Parpadeó y cerró instantáneamente la brecha mientras su estoque cortaba unos cuantos pelos por encima de mi oreja izquierda. “Buenos reflejos.” Guiñó el ojo mientras hacía retroceder su estoque, preparándose para el siguiente movimiento. *Clang* Bloqueé su segundo ataque con el extremo de mi empuñadura, usando el impulso para hacer girar mi cuerpo. Kaspian se inclinó hacia atrás, esquivando mi ataque, pero un pequeño corte había aparecido en la punta de su nariz. Durante un momento pareció sorprenderse pero, instantáneamente, recuperó la concentración. Sin darle oportunidad de recuperarse por completo, le di una patada en la pierna. *BOOM* Su vaina detuvo la fuerza mi patada reforzada. En esa fracción de segundo, había sido capaz de usar la otra mano, reposicionar la vaina y bloquear mi ataque. La fuerza de mi patada con el estuche creó una pequeña nube de polvo a nuestro alrededor y aprovechó esta oportunidad para ganar distancia. “Debo disculparme por haberte subestimado. A partir de ahora me pondré un poco más serio.” Su inocente mirada brilló un poco con intención asesina mientras su estoque resplandecía con un tono plateado. Se lanzó por el aire hacia delante y de repente me golpeé en el brazo con algo duro. “También te las has arreglado para esquivar eso. Parece que la señorita Flamesworth ha escogido a alguien que vale la pena.” Miré hacia abajo y vi una herida en mi brazo izquierdo. ¡Estaba apuntando a mi corazón! Solo había logrado esquivar por puro instinto. Está liberando demasiadas intenciones de matar. ¿Lo hace a propósito? Maldigo a mi cuerpo. Cada vez que lucho no puedo evitar sentirme restringido. Atacó con su estoque dos veces más, pero sabía lo que se avecinaba. *Fwoosh**Fwoosh* Estaba creando lanzas de viento con sus ataques. La dificultad para esquivarlas se debía a que eran casi invisibles. Tendría que confiar en el sonido y la sincronización para esquivarlas, pero debía reducir la distancia entre nosotros mientras lo hacía. Él contaba con las ventajas de tener un alcance mayor y un suministro de maná mucho elevado que el mío. En este cuerpo no tengo suficiente confianza como para decir que tengo ventaja en términos de técnica. Mi cuerpo no me escucha como yo quiero. La única cosa que se me ocurre es que mi cuerpo es mucho más duro que el suyo gracias a la asimilación de la Voluntad de Dragón de Sylvia. Esquivé una lanza de viento mientras que la otra me rozó ligeramente el brazo derecho; al mismo tiempo, fui cerrando la distancia entre nosotros. Era evidente que nuestras dos técnicas de espada consistían en velocidad y agilidad. Imbuí mi espada corta en fuego, liberando un arco de llamas con mis balanceos. Con un simple movimiento de su estoque, una ráfaga de viento se llevó el fuego, pero eso era lo que yo quería que hiciera. Paso del Destello. Una técnica que centraba el maná de afinidad fuego en la planta del pie en una rápida sucesión, obteniendo una aceleración instantánea. Llegué delante de él mientras su estoque todavía se estaba levantando, justo al lado de su hombro. Sus cejas se levantaron sorprendidas cuando usé mi mano libre para empujar la suya hacia arriba y así lograr que no pudiera bajar su estoque. Ahora soplaría mis llamas, así que lo cubrí para que tuviera una temperatura extremadamente alta. Recalentamiento. “Vórtice.” De pronto, el impulso de mi Paso del Destello se desvaneció y una fuerza me empujó hacia el suelo. Salté hacia atrás para ganar distancia y vi que había un intenso remolino de corrientes de aire saliendo de él, y que eran lo suficientemente fuertes como para crear grietas en el suelo de su alrededor. Amplió su postura, haciendo retroceder su estoque hacia atrás con la mano izquierda extendida, dejándola descansar a su espalda. “Lluvia del Cielo.” Su brazo y su estoque se convirtieron en una tenue mancha borrosa mientras creaba una sucesión de innumerables arremetidas. Esto es un examen, ¿no? ¿Está tratando de matarme de verdad? A la mierda. “Impulso del Trueno.” Una de las pocas técnicas que había logrado desarrollar mientras entrenaba con el Abuelo. Una técnica que utilizaba el maná de afinidad trueno para crear corrientes de electricidad a través de mis nervios, acelerando mis reflejos un par de veces. El humano medio tiene un tiempo de reacción cercano a las tres décimas de segundo; pero existen luchadores entrenados que pueden reducirlo a dos, incluso a décima y media. Con el Impulso del Trueno, podía acelerar mi tiempo de reacción a media décima de segundo durante un corto periodo de tiempo. Mis pupilas se contrajeron y los pelos de mi piel se levantaron debido a la electricidad. Pude oír las lanzas de viento que disparaba hacia mí mientras me preparaba para esquivarlas. “¡Liberar!” Su habilidad se disipó y mi cabello fue revuelto por una pequeña corriente de aire. Liberando mi habilidad también, lo miré con curiosidad. Antes de que tuviera la oportunidad de preguntarle, Jasmine ya estaba a mi lado, mirando a Kaspian y con sus dos dagas en las manos. “Puede que me haya dejado llevar un poco.” – se encogió de hombros con indiferencia. “Parece que sabes ocultar gran parte de tu capacidad. Solo puedo insinuar que deseas ser colocado en un rango inferior. Note. Clase B.” Antes de irse, se detuvo en el pasillo. “¿Asumo que no tienes ningún problema con esto?” – giró un poco su cabeza para mirarme. Simplemente asentí con la cabeza, y desapareció de mi vista al caminar por el pasillo. “¡Éste es el último examen de hoy! Por favor, diríjanse a la recepción para recibir sus tarjetas de Aventurero. Todo el mundo puede retirarse.” – gritó el examinador potenciador antes de que la otra examinadora corriera detrás de Kaspian.
* * *
Punto de vista de Kaspian Bladeheart: Llegué a mi escritorio y, antes de que tuviera la oportunidad de tomar asiento, los dos Aventureros a cargo de los exámenes de hoy me bombardearon con preguntas simultáneamente. “Ufff… George, Emily, tomad asiento y no habléis los dos a la vez.” – me senté y me recosté. “¡Señor! ¿Qué ha pasado con los examinados de hoy? ¿Tres Aventureros de Clase B en un día? Este tipo de situación es inaudita. ¡Sin mencionar que dos de ellos eran niños! Amarillo oscuro a los 11 años… ¿Ha ocurrido alguna vez entre los humanos?” Emily asintió fervientemente estando de acuerdo. “¿Recuerdas lo que pasó hace medio año, aquí en Xyrus?” – les pregunto. “Hace unos seis meses se celebró el primer torneo para las tres razas, ¿cierto?” – respondió Emily. “Correcto. Los trabajadores del gremio de Aventureros lo sabrán pronto, así que no tiene sentido ocultar esto. Además, a mí también me lo notificaron hace un par de semanas. La prohibición para que los elfos y enanos se conviertan en Aventureros ha sido levantada y el lote de examinados de hoy incluía a algunos de esos representantes.” “S-Señor, ¿quiere decir que los tres son enanos o elfos?” – la mandíbula de George estaba floja mientras decía esto. Saqué un pequeño archivo de papeles de mi escritorio. “Lucas Wykes es un semielfo que reside en el Reino Sapin. La información de su nacimiento es clasificada, pero si tuviera que adivinar, probablemente es producto de un elfo esclavo. La familia Wykes siempre ha tenido mala reputación por jugar de manera nefasta con el fin de conseguir mejores magos para su casa. Sin embargo, el suyo es un caso inusual, ya que es capaz de ser tan hábil en la habilidad con las llamas, a pesar de su linaje elfo. Se despertó a los 8 años, lo cual es rápido incluso entre los estándares de los elfos y fue enviado aquí para una especie de prueba. Los Wykes sin duda gastaron mucho dinero en comprar núcleos de bestias y otros suplementos para acelerar su crecimiento.” Pasé a la siguiente página. “Elijah Knight. Es todo un misterio. Según el expediente, su origen es desconocido. Sin embargo, fue criado entre los enanos desde muy joven. Fue enviado como uno de los primeros representantes del Reino Darv para asimilarse al reino humano. “¿Por qué no le hicieron la prueba, Señor? El empleado me dijo que lo pusiera en la Clase B, sin más explicaciones.” – Emily se inclinó hacia adelante desde su asiento. “Elijah se despertó hace un par de meses, así que de momento apenas ha llegado a la etapa rojo oscuro. En cuanto a por qué se le permite ser un aventurero Clase B, probablemente tiene que ver con la persona que lo respalda. No tengo nada que decir en este caso, así que solo podemos dejarle en paz. Tengo curiosidad por sabes cuáles son sus habilidades.” Negué con la cabeza. “En cuanto al Potenciador enmascarado de hoy; para ser honestos, no tengo idea de quién es. No estaba inscrito como uno de los representantes de la lista. Simplemente tenía curiosidad por saber qué tipo de persona estaría dispuesta a ser patrocinada por la señorita Flameheart.” “Flameheart… ¿¡Cómo!? ‘ESA’ casa Flameheart, ¿cierto? ¿La famosa casa conocida por dar a luz a los magos más fuertes de atributo fuego?” Guardé la carpeta y la miré con curiosidad, ajustando mis lentes. “Os he dicho esto porque lo descubriréis pronto, de todos modos. Sin embargo, confío en que os abstendréis de decirlo a otras personas hasta que el anuncio se haga por todo el país.” Los despedí tan pronto recibí la confirmación de que lo harían. Reflexioné sobre los acontecimientos de hoy. Ese enmascarado Potenciador. Sus técnicas no eran las habilidades corrientes que usan la mayoría de los magos de atributo fuego. El mismo estilo con la espada era algo que me había hecho temblar. Pero, de alguna manera, tengo la sensación de que no está en su estado óptimo. Que, de alguna manera, algo lo retiene. No había logrado ponerme un dedo encima, pero a veces sus movimientos se veían incómodos, como si no estuviera acostumbrado a su propio cuerpo. Alejé esos pensamientos y empecé a repasar la pila de documentos. No pude evitar sonreír para mí mismo. Este continente está cambiando. Habrá muchos eventos interesantes a partir de ahora.
* * *
Punto de vista de Arthur Leywin: La misma empleada que nos llevó al lugar de los exámenes me dio mi tarjeta de Aventurero de color bronce en la recepción. De la Clase E a la Clase B la tarjeta era de color cobre, a partir de la Clase A cambiaba a plateado, luego a dorado para la Clase AA y después a blanco para la clase S. “¿Tienes una relación cercana con Kaspian, Jasmine?” – pregunté después de guardar mi tarjeta con Sylvie dormida sobre mi cabeza. “Es un conocido de mi padre.” – dijo simplemente con una expresión fría. No buscaba respuestas. Obviamente ella no tenía ningún tipo de sentimientos positivos sobre todo esto. Cambiando de tema, le pregunté a Jasmine: “¿Qué haremos ahora?” Reflexionó un poco. Había varias opciones. Podríamos hacer misiones que estuvieran dentro o por debajo de nuestro rango. Estas misiones incluían variedad de tareas, desde la vigilancia hasta la adquisición de artículos específicos. También podríamos transportarnos a los Claros de Bestias y explorar mientras cazamos bestias de maná. “Explorar calabozos.” – respondió con una suave sonrisa en su cara.



miércoles, 3 de julio de 2019

Retro Capitulo 54

Volumen 2 Capítulo 54
Evernatten VI
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars


El problema de los Vagabundos: progreso 12%.
El número de vagabundos que había en Evernatten era insostenible. El índice de criminalidad que comprendía cosas como el robo o el asesinato se estaban convirtiendo en acontecimientos cotidianos. Los residentes temían salir de sus casas, ya que estaban asustados de esos invitados no deseados. Además, debido a la creciente inestabilidad, los comerciantes se negaron a pasar por Evernatten, paralizando la economía. El ambiente de la reunión era frío. El Señor Wilhelm Evernatten y su ‘grupo de expertos’, la capitana de los caballeros Ajest, el caballero Eyulan y su consejero, Desir Arman, se habían reunido para discutir una vez más el problema de los vagabundos. Eyulan, que estaba a favor de expulsar a los vagabundos, fue la primera en hablar. “Mi señor, son demasiados. Además, han comenzado a confundir nuestra buena voluntad y generosidad con algún tipo de obligación.” Ella escupió la última palabra como si fuera veneno. Como era de esperar, Eyulan estaba furiosa porque los vagabundos no tenían ninguna gratitud hacia Evernatten, como si fuera algo natural que se les permitiera entrar. “El problema más crítico en este momento es el suministro de alimentos. A este ritmo, nuestras tiendas quedaran desabastecidas antes de que termine el invierno. ¡Tenemos que expulsar de inmediato a los vagabundos!” “¡Me opongo!” – dijo Desir, interviniendo casi de inmediato. “Mi señor, ¿recuerda por qué dejó entrar a los vagabundos en Evernatten? Crees en el deber de un señor para con sus súbditos. Expulsar a los vagabundos sería abandonar esa convicción.” “Esa convicción de la que hablar…” – respondió Eyulan. – “No incluye únicamente a los vagabundos, sino también a los verdaderos residentes de Evernatten. Los mimos habitantes que ahora se están muriendo de hambre por culpa de esos vagabundos. ¿Sacrificar a muchos por unos pocos? Es una idiotez.” La emoción y la convicción se derramaron de su voz. “Piensa en ello. Estos vagabundos son extraños, rostros que nunca has visto y están dando por sentado nuestra buena voluntad. ¿Cómo podemos favorecerlos? ¿No deberíamos considerar primer a la propia gente de Wilhelm?” “Podemos salvar a los dos.” – insistió Desir. – “Abandonar a un grupo de forma innecesaria no es en lo que cree nuestro señor.” “¿Oh? ¿Podemos? ¡Nuestros residentes temen salir de sus casas! No tenemos más raciones, ni ninguna posibilidad de obtener más, ¡enfrenta la realidad!” “¡Simplemente estás encontrando razones para expulsarlos! ¿Por qué insistes en actuar como si fuera la única opción? ¿Por qué no estás tratando de encontrar otras opciones?” “¿Otras opciones? ¡Presenta una! ¿Puedes? ¿Puedes encontrar una solución para restablecer el orden en estos vagabundos que saltan como locos y evitar que coman todas nuestras raciones?” “Suficiente.” La voz de Wilhelm terminó la discusión al instante. “Una vez creí que podríamos salvarlos a todos. Pero eso era una creencia tonta de un pasado lejano. Estaba equivocado.” Su voz sonaba pesada y melancólica a medida que iba soltando sus palabras con lentitud. “Le agradezco que me recuerde esas convicciones que una vez sostuve con tanta firmeza. Pero no puedo negarme de forma obstinada a cambiar. Aceptar a todos esos vagabundos estirará los recursos de nuestro territorio más allá de la ruptura.” – dijo, volviéndose hacia Desir. Wilhelm suspiró. “Ideales y realidad. Parece que ha llegado el momento de volver a la realidad.” A continuación, hizo una pausa. La aterradora realidad se asemejaba al aire del invierno, pesando sobre sus pesados huesos. El tiempo para los ideales infantiles había pasado. “Es imposible salvarlos a todos. No, más que eso, me falta la capacidad para cuidarlos a todos. Ya no puedo negarme de forma obstinada a aceptar la realidad.” – dijo mientras se volvía hacia Eyulan. – “Pedir disculpas a los vagabundos y decirles que ya no podemos aceptarlos.” “¡Entendido!” En un primer momento, Eyulan estaba aturdida cuando escuchó las palabras de Wilhelm asegurando la expulsión de los vagabundos. Ajest observó este intercambio en silencio, sin saber cómo proceder. La condición para completar este mundo de las sombras indicaba claramente que debían cambiar la decisión de Wilhelm por la correcta, pero mientras observaba el desarrollo de la conversación, no podía pensar en un solo argumento en contra de la decisión tomada por su señor. Estaba segura de que, de haber estado en su lugar, habría tomado exactamente la misma decisión. Desafortunadamente, en esta ocasión la historia estaba obligada a repetirse, lo que llevaría al fracaso de la misión. Mientras Ajest seguía pensando en silencio, vio como Desir daba un paso adelante y caía de rodillas. Todos se quedaron paralizados, sin saber qué hacer. “Dos días.” – suplicó Desir. Sabía que esto parecería desesperado, pero ya no le importaba. Si tuviera que abandonar su orgullo por los vagabundos que no importaban a nadie, lo haría. “Dame solo dos días. Se me ocurrirá un plan.” Ajest miró hacia atrás y hacia adelante entre el Señor Wilhelm y Desir. Todos esperaban con el aliento contenido. “De acuerdo. Tienes dos días para encontrar una solución.”
*.*.*
Para Desir, el problema más urgente era resolver el problema de los alimentos. Las raciones proporcionadas a la guarnición de Wilhelm ya se habían reducido en una gran cantidad para poder adaptarse a la afluencia de personas. Naturalmente, los soldados se habían quejado del trato que estaban recibiendo, pero el Señor Wilhelm los había calmado con rapidez comiendo lo mismo que ellos y así aceptaron la reducción de alimentos. Los días habían dado lugar a semanas, pero ahora la situación se estaba volviendo totalmente insostenible. Y ahora, Desir tenía dos días para encontrar una solución o sino los vagabundos serían expulsados y la misión terminaría fracasando. A su favor, se podía decir que había estado trabajando para encontrar una solución al problema de los vagabundos, pero hasta este momento todo lo que había podido pensar lo había llevado a la misma conclusión: No había solución. Independientemente de cómo abordar el problema, nada de lo que se podía ocurrir sería mejor que tomar la decisión más simple: Expulsar a todos los vagabundos. Al principio había considerador tratar de ayudar a los vagabundos a ayudarse a sí mismos. Al abrir el aprendizaje y otras oportunidades para personas capacitadas aumentarían la cantidad de mercancías que podía exportar Evernatten, pero, desafortunadamente, llegó a la conclusión de que ese plan tomaría demasiado tiempo para que diera resultados. Entrenar a cada persona hasta el punto de que fueran capaces de traer dinero para Evernatten les llevaría al menos un mes y era un tiempo que no tenían. Desir suspiró. ‘No es de extrañar que las recompensas por completar un Mundo de las Sombras de cuarto nivel fueran tan buenas.’ Las recompensas de este Mundo de las Sombras era el ‘Brazo de Toa’, que aumentaba la reserva de maná de un individuo. Debido a su débil reserva de maná, Desir solo podía usar magia del primer círculo y, sin ese artefacto, dudaba de que fuera capaz de llegar al tercer círculo. Si la misión no fuera tan complicada… Sacudió la cabeza, desvaneciendo esos pensamientos. ‘No puedo fallar ahora.’ Si fallaba, tendría que reorganizar totalmente sus planes. Miró hacia la calle vacía que tenía delante. La falta de comerciantes había provocado una fuerte inflación en Evernatten, lo que significaba que la mayoría de las tiendas estaban cerradas debido a la falta de clientes. Agravando el vacío, había muy pocos residentes caminando por las calles, debido al temor que tenían al enjambre de vagabundos. La energía vibrante que una vez impregnó la ciudadela ya no existía. En ese momento, Desir era muy consciente de lo frio que era el viento. Mientras caminaba entre la nieve espesa, sumido en sus pensamientos, pasó de la zona residencial a la barriada de los vagabundos. Los signos de actividad, volvieron a sus sentidos, pero era una actividad más oscura y sombría, muy lejos de la alegría o la felicidad. “¡No abandones la línea!” Las voces de los soldados sonaban mientras gritaban sus órdenes a través del frio aire invernal. Desir pudo ver una línea de vagabundos de varios kilómetros de largo. Todos estaban en silencio siguiendo las órdenes de los soldados con unos ojos sin vida. “¡Eh! ¡No habrá comida si abandonas la línea!” Cuando vieron la llegada de Desir, los soldados se detuvieron y lo saludaron. “No me hagáis caso, podéis seguir trabajando.” – dijo Desir, agitando una mano hacia abajo. “A sus órdenes.” El soldado volvió a continuar con su tarea de repartir raciones. Desir miró a la larga fila de vagabundos. Se acurrucaban en grupos buscando calor, mientras se frotaban las manos para intentar calentar sus dedos congelados mientras esperaban inquietos. Cada vez que venía a observar la entrega de alimentos, podía comprobar como la línea se iba volviendo cada vez más larga, mientras que el suministro de comida era cada vez más exiguo. “¡Señor Desir!” Una voz gritó a sus espaldas. Al girarse, pudo ver a Lilica de pie junto a Ajest, mientras agitaba la mano con entusiasmo. Había sido desalojada del castillo y ahora se encontraba viviendo entre los vagabundos. Sostenía un trozo de pan de centeno en su mano. Era su ración. “¿No te aburres esperando?” – preguntó Desir, mientras se acercaba hasta las dos. “No.” – respondió Lilica, sacudiendo la cabeza con fuerza. “La señorita Ajest se quedó conmigo, ¡así que no me aburro en absoluto!” Ajest se encontraba a su lado con una armadura de placas completa. Aunque en principio estaba aquí para vigilar la línea de racionamiento, la verdad es que estaba cuidando de Lilica. “Lamento que las cosas hayan resultado así, Lilica.” – dijo Desir en voz baja. “No, ¿Por qué lo sientes? Fuiste muy bueno conmigo. Creo que es gracias a ti que puedo conseguir esto. Por supuesto, es una pena que el Señor Pram no pueda estar aquí.” – dijo Lilica. – “Pero me gustaría que me dijeran por qué me echaron. El señor Jefran se quedó muy callado y no dijo nada… ¿Hice algo mal? ¿Me echaron porque me equivoqué?” Desir negó con la cabeza. “Como te dije antes, no fue por nada de lo que hiciste.” “¿Entonces qué fue?” Desir se quedó callado. No sabía cómo explicarle la verdad. Sería demasiado cruel exponerla a la terrible realidad. “Seguro que podrás regresar algún día.” – dijo Desir para consolarla. “Hasta entonces vigila a Carlos por mí.” “¿Carlos?” “Es el nombre del muñeco de nieve que hice.” “Por supuesto… Déjamelo a mí.” Satisfecha, Lilica desapareció entre la multitud de vagabundos.



Retro Capitulo 53

Volumen 2 Capítulo 53
Evernatten V
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

Era invierno. La nieve ya llegaba hasta las rodillas y los vientos eran helados. Los soldados se reunieron en la cafetería para recibir su comida. Todas las personas que estaban desplegados en el castillo acudían aquí para comer y hablar entre ellas. La gente hablaba tan fuerte que era fácil escuchar y discernir toda la información de las distintas partes del castillo. Desir y sus amigos estaban reunidos en un rincón de la ruidosa cafetería. “Así que, después de todo, resulta que la señorita Romántica no está en este territorio.” – dijo Pram. Ajest y Desir habían tomado una mesa entera para tener una conversación privada. “Ella puede arreglárselas.” – dijo Desir, mientras agregaba un poco de sal a su sopa. “¿No le preocupa en absoluto la señorita Romántica?” – preguntó Pram. “Estoy un poco preocupado, pero tengo fe en sus habilidades.” – respondió Desir. Ahora Romántica era una maga del tercer círculo y estaba ubicada en una posición completamente diferente a la de un mago promedio del segundo circulo. Los magos del tercer círculo eran considerados la piedra angular de cualquier ejército y ella sería lo suficientemente fuerte como para poder manejar la mayoría de las situaciones con su nivel de fuerza actual. “De todos modos, ya he sentido esto durante el examen de ingreso, pero Romántica es inteligente. Estoy seguro de que está progresando en la misión a su manera.” – continuó Desir. La búsqueda seguía avanzando dentro del territorio de Evernatten, pero no se podía a encontrar a Romántica por ningún lado. “Pero por si acaso, le he pedido al señor que envíe un jinete a los territorios cercanos. El Mundo de las Sombras no solo te coloca en un lugar al azar, sino que puedes aparecer en cualquier sitio cercano.” Desir confiaba en que esto sería suficiente para localizar a Romántica. “Eso es un poco más tranquilizador.” – respondió Pram. La hora del desayuno estaba llegando a su fin. A medida que los soldados se levantaron y fueron saliendo uno por uno, la atmósfera dentro de la cafetería comenzó a calmarse. “Entonces, ¿por qué nos pediste una reunión?” – preguntó Ajest, empujando su plato vacío. “En realidad, descubrí cómo se resolvió la situación de los vagabundos históricamente.” “¿Oh?” La parte restante de la misión principal, los vagabundos. Las orejas de Pram se alzaron y Ajest unió su brazo con el de Desir para escuchar con atención. Desir comenzó a contar lo que le había ocurrido el día anterior. Ayer, cuando estaba ocupado trabajando en la oficina del gobernante de la región, Eyulan entró y recomendó la deportación de los vagabundos. Pero una vez que el señor accedió a su expulsión, la progresión de la búsqueda disminuyó a pesar de decidir librarse de los criminales. Históricamente, esa fue la solución que encontró el señor para resolver la situación que tenía entre manos. “Mira esto Ajest.” – dijo Desir cuando terminó de contar su historia. Procedió a sacar un pañuelo de su bolsillo para tendérselo a Ajest. El material era pobre, pero el bordado era hermoso. “Es un trabajo bastante bueno.” “Una de las madres de los vagabundos lo hizo por mí, pero ni siquiera pueden venderlo. Tienen prohibido su acceso al mercado, simplemente por ser vagabundos.” – dijo Desir, negando con la cabeza. – “Ajest, ¿esto te recuerda algo? ¿La forma en que te miran como individuo, pero te juzgan como conjunto?” “……” Ajest y Pram inclinaron sus cabezas con curiosidad y reflexionaron sobre las preguntas por un instante, pero no consiguieron encontrar una respuesta. Era imposible para Ajest, ya que solo lo entendería aquellos que habían sufrido en sus propias carnes la discriminación. Así que fue Pram quien levantó la mano. Al verlo, Desir lo señaló para indicarla que hablara. “¿Clase beta?” – dijo Pram con confianza. “Eso es correcto.” – confirmó Desir. Pram y Desir fueron de la clase Beta y podían recordar con claridad todos los prejuicios y la descremación que sufrieron de primera mano. Se les conocía como ‘plebeyo’ y no se les dio la oportunidad de recibir una educación adecuada. “Hay personas…” – continuó Desir. – “Que ya han decidido que todos vagabundos son criminales solo porque son ‘vagabundos’ ¿No te recuerda eso al profesor Nifleka? Ya había decidido que todos los plebeyos eran incompetentes simplemente por su origen.” “Bueno, eso es…” – dijo Ajest, pero al final se tragó sus palabras. Después de haber observado al profesor Nifleka de cerca durante más tiempo que el resto, sabía que era verdad. “Si hay delincuentes dentro de los vagabundos, que sean castigados. Sin embargo, no puedo aceptar como se juzga al resto de la población en función de las acciones de unos pocos. ¿No podría decirse que la sociedad también tiene la culpa de llevarlos a una esquina y no darles una oportunidad?” Ajest parecía haber sido golpeada en el estómago. “¿Esto tiene algo que ver con la condición para completar la misión?” – dijo Pram, interviniendo en la conversación. Desir asintió. “Se puede decir que el problema de los vagabundos se puede resolver eliminando a los vagabundos. Sin embargo, el mundo de las sombras ha considerado que la decisión del señor es una ‘opción equivocada’. Creo que esto se debe a que esa decisión se basa en una mentalidad repleta de prejuicios.” Desir no sabía el impacto que había tenido la elección de Wilheim Evernatten en la historia o por qué el Mundo de las Sombras había considerado esta elección como incorrecta. Solo podía hacer suposiciones con lo que había aprendido por ahora. “Afortunadamente, la situación en este momento no es terrible ya que salvamos los suministros de alimentos y Evernatten puede aguantar por el momento. Dado que el problema con los barbaros está resuelto, no hay nada que amenace en estos momentos al territorio. Tenemos tiempo para pensar en una solución con cuidado.” En la historia, el Señor había sido conducido a una situación en la que no tenía otra opción, pero ahora las cosas eran diferentes. Todavía tenían tiempo para encontrar una solución. “¡Capitana!” Era la voz de un caballero. Al oírlo, Ajest se dio la vuelta para ver a un caballero moviéndose en su dirección. “Ah, el táctico también está aquí. Eso es bueno. Les insto a ustedes dos a que me sigan.” “¿Qué ocurre?” “Eso… Creo que deberías verlo por ti mismo.” Desir, Pram y Ajest respiraban con dificultad mientras miraban desde lo alto de las murallas del castillo. El aire frío ardía en sus cansados pulmones, pero su corazón se aceleró todavía más cuando vieron la brillante bandera roja en la distancia. “Esto es…” Un mar de gente llenó su visión. Una increíble cantidad de personas se arremolinaban ante las puertas del castillo: gente hambrienta, gente enferma haciendo ruidos lamentables. Todos miraban hacia el castillo con rostros desesperados. Todos eran vagabundos. “¡Déjanos entrar!” “¡Mi bebe se está muriendo! ¡Déjanos entrar! ¡Al menos dejad entrar al bebe!” Las voces de los vagabundos se superponían entre sí, en una multitud que superaba con facilidad las 3000 personas. Desir y Pram se pusieron pálidos, incapaces de creer la horrible escena que tenían ante ellos. Este era un terrible giro de los acontecimientos. Un sonido de disgusto se escapó de los labios de Ajest. No era solo el grupo de Desir el que estaba sorprendido, los soldados también fueron tomados por sorpresa y habían bajado la puerta del castillo, cerrando la entrada herméticamente. Era lo único que contenía al enjambre de vagabundos. “¿De dónde vienen tantos vagabundos?” “Como se ha formado esta situación…” Normalmente, los soldados habrían aceptado a los vagabundos, siguiendo la política del Señor. Sin embargo, el actual número de vagabundos que se reunía ante la puerta era demasiado grande e hizo que los soldados entraran en pánico y cerraran la puerta de entrada nada más verlos. En realidad, era el mejor curso de acción dada la situación actual. Si se le hubiera permitido la entrada a tal número de personas, la situación resultante hubiera sido aún peor. Sin embargo, Desir se quedó sin palabras cuando se enfrentó a un espectáculo como este de la nada. “Esto… es mucho más peligroso.” Aceptar a tal cantidad de personas vaciaría los almacenes de alimentos. El mar de vagabundos golpeaba las puertas en oleadas. La búsqueda parecía desafiar a Desir para que aceptara a tal cantidad de personas. “¿Por qué no nos dejas entrar?” “¡Dijiste que aceptarías a los vagabundos!” “¿Por qué nos discriminas?” “¡Abre las puertas ahora mismo!” Las demandas de la gente eran cada vez más agresivas y se podían escuchar insultos de vez en cuando. Esas voces apuñalaban el corazón de Desir como agujas. La generosidad del Señor Evernatten ya se había convertido en un derecho en sus mentes y se enfurecieron porque se les negaba la entrada a la ciudad. Mientras el grupo de Desir miraba con caras agitadas a la multitud, un mensajero enviado por el Señor se arrodilló a su lado. “¿Qué dice el Señor?” – preguntó Desir al hombre. “Dice que tomes la decisión, pero que le gustaría aceptarlos a todos.” “Por supuesto que lo haría.” Desir ya se había esperado esta decisión. “Desir ¿De verdad vas a dejar entrar a toda esta gente?” – preguntó Ajest con incredulidad. – “El poco ‘orden público’ que hemos conseguido obtener se destruirá al instante. No, incluso si de alguna manera logro restaurarlo, ¿qué pasara con los suministros de alimentos? Aceptar a estas personas pondrá en peligro la supervivencia del territorio.” La supervivencia de Evernatten. Esa era el nombre de la misión principal y también la tarea que se les había asignado en estos momentos. Desir solo podía aceptar que la multitud de vagabundos eran su problema. “Esperamos sus órdenes.” Los soldados miraron a Desir, esperando instrucciones. En la actualidad, era la persona que tenía más autoridad. Pram y Ajest solo podían mirar su boca sin poder hacer nada. Los labios de Desir se apretaron por lo que pareció una eternidad antes de hablar. “Abrid las puertas.” Tan pronto como Desir habló, los soldados alzaron sus voces para transmitir su orden. “¡Ordenan abrir las puertas!” “¡Abrid las puertas!” Las ordenes se extendieron con rapidez hacia el resto de soldados. “Por favor, Ajest, intenta contenerlos por ahora.” – dijo Desir, volviéndose hacia Ajest. “Déjamelo a mí…” Ajest bajó los muros del castillo y ordenó a los soldados que crearan un camino para que entraran los vagabundos. Desir solo podía mirar la situación con los puños cerrados. ‘Hablé con arrogancia sobre cómo deberíamos darles a todos una oportunidad. Sin embargo, dudé cuando llegó el momento de aceptar a más personas.’ Había vacilado. Realmente había dudado de la decisión de aceptar a todas estas personas. Ya sabía cuán abrumadora era la situación antes e inmediatamente pensó que no podía aceptar a más gente. ‘Maldita sea…’ La vacilación de Desir le hizo sentir patético. Saboreó la sangre de donde se había mordido el labio. “Señor Desir” – dijo Pram, acercándose con una leve sonrisa. “Lo siento, Pram.” “No te preocupes. Siempre seguiré las decisiones del Señor Desir.” “Te lo agradezco.” El sonido de cadenas en movimiento llenó el aire cuando las puertas finalmente se abrieron. Los vagabundos comenzaron a llegar como una marea. Gracias a la ordenes de Ajest, fueron canalizados a través del territorio de una manera ordenada. Pero una vez que la última persona ingresó dentro de la ciudad, apareció una notificación del sistema.

El progreso de la misión: Vagabundos ha disminuido un 15%



martes, 2 de julio de 2019

SYN Capítulo 38

Volumen 4 Capítulo 8
El resultado de la prueba
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Jinwoo se sentó en una silla al fondo de la sala de espera. Había otras tres personas esperando su prueba. Sus caras estaban llenas de nerviosismo, pero Jinwoo podía entender completamente sus sentimientos. ‘Después de todo, los resultados de la prueba determinarán el curso de sus vidas.’ A Jinwoo le había ocurrido lo mismo la primera vez que tuvo que esperar en este lugar. Recordó cómo había anhelado convertirse en un cazador de alto rango. El joven de hacía cuatro años soñaba con llegar a ser un rango B o un rango A, incluso tenía una leve esperanza de poder convertirse en un rango S. Cuando recibió su carnet con el rango E, se sorprendió y vio destruidos sus sueños. Al recordar ese día de hacía cuatro años, Jinwoo sonrió con nostalgia. ‘¿Por qué está sonriendo?’ ‘¿Cómo puedes sonreír en un momento como este?’ Los otros que estaban esperando miraron a Jinwoo de forma extraña, pero el hombre permaneció con una actitud despreocupada. ‘¿Ha nacido con un corazón imperturbable?’ ‘No se ve nervioso en absoluto.’ El espíritu de los demás descendió cuando vieron la actitud confiada de Jinwoo. Al final giraron sus cabezas y se miraron. ‘Parece que nada ha cambiado.’ Jinwoo también recordó esos sentimientos. La espera en este lugar llenaba de nerviosismo y la gente siempre terminaba mirándose entre sí, preguntándose cuales serían los resultados de los demás. Con una sonrisa, Jinwoo observó su alrededor y, al igual que la gente, el edificio no había cambiado. Como la Asociación de Cazadores tenía solo tenía diez años de vida, el edificio parecía relativamente nuevo. Los interiores eran como él recordaba. Sin embargo, una cosa era diferente. ‘Esas personas...’ Mientras Jinwoo miraba al grupo de hombres y mujeres bien vestidos que estaban al otro lado de la habitación, el hombre que estaba a su lado comenzó una conversación. “Todos ellos vienen de varios gremios.” “¿Gremios?” “Sí. Los cazadores no van exactamente en busca de los pequeños gremios para unirse. Así que, en lugar de eso, envían representantes a este departamento para tratar de reclutar a los nuevos cazadores.” Parecía que las personas de ese grupo estaban emitiendo una sensación fría. ‘Y la forma en que nos miran…’ Ahora tenía sentido. “Por si no lo sabes, no deberías unirte a esos gremios.” “¿Por qué?” “Por lo que he oído, los gremios pequeños se involucran en incursiones peligrosas y pierden muchos cazadores.” Jinwoo asintió, eso tenía sentido. Probablemente, los gremios pequeños no estaban en una buena posición. Las incursiones en mazmorras de bajo nivel con un grupo privado no daban una gran cantidad de ingresos y, al mismo tiempo, no tenían el poder suficiente para atacar las mazmorras de nivel medio. Y por culpa de esa situación, las incursiones de los gremios pequeños a menudo terminaban con algún incidente. ‘Por eso reponer el número de cazadores es muy importante para ellos. ’ Eso había dado lugar a que estos gremios pequeños acudieran al edificio de la Asociación para reclutador nuevos miembros. “¡Ah!” – exclamó el hombre que había iniciado la conversación, para a continuación limpiar el sudor que se acumulaba sobre sus cejas con un pañuelo. “Ya que nos hemos encontrado en un lugar como este, ¿qué tal si nos presentamos? Mi nombre es Yoon Junghoon.” “Mi nombre es Sung Jinwoo.” Con un breve saludo, los dos hombres volvieron a esperar en silencio. “Siguiente.” La sala de medición estaba abierta, por lo que las personas podían ver las expresiones de los empleados y de la persona examinada. En esos instantes, la persona que acababa de terminar la prueba no se veía bien. ‘Debe ser un rango E o D.’ Como si hubieran llegado a la misma conclusión que Jinwoo, la gente que representaba a los gremios no mostró ningún interés. Era una reacción bastante honesta. Jinwoo se preguntó si tendrían alguna manera de saber los resultados de examen. “Siguiente.” Otro resultado. Parecía que este también había terminado en un fracaso. El hombre salió dando pasos lentos y pesados. Bueno, tenía sentido. ‘Si los cazadores con un rango alto aparecieran a menudo, no serían tan venerados.’ Para la mayoría de las personas, llegar a ser un rango C era un éxito. Podían ganar mucho uniéndose a un grupo privado y, si tenían suerte, hasta podrían entrar en un gremio grande. Incluso los nuevos reclutas del gremio Tigres Blancos habían sido cuatro miembros de rango C. Si lograban ingresar en uno de los grandes gremios, ganarían un salario comparable al de un médico o un abogado. “He escuchado que los extras que dan los gremios grandes si firmas con ellos son increíbles.” – dijo el hombre que se encontraba al lado de Jinwoo, continuando la conversación. La mano del hombre que sostenía el pañuelo temblaba ligeramente. – “Para ser honesto, en realidad estoy un poco endeudado. Además, tengo que vivir lejos de mi hija y todo esto me está dando todavía mayor ansiedad.” El hombre se dio cuenta de que estaba hablando demasiado y rápidamente se disculpó ante Jinwoo. “Lo siento, ¿qué le estoy contando a un extraño…? Qué vergüenza. Me pongo un poco locuaz cuando estoy nervioso.” “No pasa nada.” Jinwoo sonrió y también inclinó la cabeza. Otro nuevo cazador salió por la puerta de la sala de examen. “Por favor, el siguiente.” Era el turno de ese hombre sudoroso. Sin embargo, de repente se agarró a las mangas de Jinwoo. Parecía enfermo. “¿Te encuentras bien?” – preguntó preocupado. “No, nada de eso… Er… ¿Te importa ir primero? Me encuentro demasiado nervioso en este momento.” – contestó el hombre negando con la cabeza. Los ojos del hombre estaban suplicando. Bueno, si iba a renunciar a su lugar, Jinwoo no tenía razones para negarse, por lo que aceptó felizmente. Entendía los sentimientos de ese hombre; después de todo, los pocos minutos que estaban en esta habitación determinarían el destino de su vida. Cualquiera estaría temblando. Jinwoo se levantó en lugar del hombre y se dirigió hacia el empleado. “¿Nombre?” – dijo el empleado con el tono de un hombre de negocios. “Sung Jinwoo.” “Sung Jinwoo… Muy bien, coloca tu mano sobre esa superficie negra y espera.” Siguiendo las instrucciones del empleado, Jinwoo caminó hacia el dispositivo de medición y colocó una mano sobre la superficie negra. ‘¿Eh? ¿Ya ha sido evaluado como un cazador de rango E?’ El empleado miró el archivo de Jinwoo y puso una sonrisa. Casi todos los cazadores que venían aquí para una nueva prueba eran esos patéticos rango E. El empleado miro con burla a Jinwoo y luego encendió el dispositivo de medición. Biiiiiiiiiiiip ¡Woooooooooooooooooooooooong! La máquina hizo ruidos durante un momento y luego completó el examen. Los resultados fueron mostrados en el monitor. ‘¿Eh? ¿Qué demonios?’ Jinwoo retiró la mano. “Espere.” – dijo el empleado confundido. “¿Hmm?” “Tendremos que hacerlo de nuevo.” “Ah, vale.” Jinwoo volvió a poner la palma de la mano sobre la máquina. Biiiiiiiiip¿Eh?’ Esto nunca había sucedido antes. La expresión del empelado se oscureció. De todos los días, el dispositivo de medición estaba actuando… “Lo siento. Una vez más.” – dijo el empleado, disculpándose otra vez con Jinwoo. “……” Volviendo a repetir la situación anterior, Jinwoo puso una mano en la máquina y se quedó quieto. Biiiiiiiiiiiiiiiiip, biiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiip¿Por qué sale eso? ’ El empleado comenzó a sudar. Las personas reunidas en la sala también se dieron cuenta de que algo estaba mal. ‘¿Qué está haciendo? ¿Ha pasado algo?’ ‘¿Cuántas veces va a hacer funcionar el dispositivo de medición sobre ese hombre?’ ‘Parece que algo está saliendo mal.’ Sintiendo la atención que estaba atrayendo sobre sí mismo, el empleado comenzó a sudar de forma abundante. BiiiiipMaldita sea, ¿qué se supone que debo hacer?’ El empleado se quedó quieto, entrando en pánico. “¿Qué? ¿A dónde ha ido Changshik? ¿Por qué estás aquí solo?” Al escuchar esas palabras, el empleado se dio la vuelta. El encargado del departamento de pruebas de nuevos cazadores, Jung Gisoo estaba de pie a su espalda. “¡Encargado Jung!” Ante la llegada de un aliado inesperado, la cara del empleado se relajó un poco. “Mi superior ha ido al baño” “¿Ese bastardo sabe qué hora es? Y pensar que dejaría su posición de esa manera…” Jung Gisoo no pudo continuar. ‘Bueno… Yo también he abandonado mi puesto.’ De todos modos, era algo bueno que estuviera aquí. Con el empleado de mayor experiencia desaparecido, este desafortunado novato estaba sudando completamente nervioso. Este era el momento para que apareciera un veterano. “¿Qué pasa? ¿Qué está mal?” – dijo Jung mostrando interés sobre lo que estaba sucediendo. “Algo le pasa a la máquina.” “¿Al dispositivo de medición?” “Aquí, mire. Los resultados siguen mostrando el mismo error.” El empleado se hizo a un lado y le mostró la pantalla a Jung Gisoo. El monitor mostraba los resultados de la medición y, al verlo, la cara del encargado se congeló. “¿Cuánto tiempo llevas trabajando aquí…?” “Unos seis meses, ¿he hecho algo mal?” “No. Llama a Changshik y dile que venga de inmediato.” “¿Señor?” “Ahora no es el momento para ir al baño. ¡L lámalo!” – dijo Gisoo alzando la voz. “En… Encargado, ¿qué está pasando?” – preguntó el empleado estremeciéndose. “¡Esto no es un error! ¡Está indicando ‘Imposible de medir’! ¿No sabes lo que eso significa?” “¿Eh? ¿No es un simple mensaje de error?” No sabía por qué estaban saliendo todas esas mediciones inútiles. ‘Cómo puede ser verdad esto…’ – pensó Gisoo mientras posaba sus ojos en el cazador. Sung Jinwoo. El hombre cuyos resultados interesaban al líder del gremio Tigres Blancos. “Imbécil, significa que nuestros dispositivos son incapaces de medir el poder mágico de este hombre.” – dijo Jung Gisoo mientras mantenía sus ojos en Sung Jinwoo y hablaba con el empleado. “¿Señor? E… ¿Eso…? ¿Eso significa…?” Aunque había dicho que llevaba trabajando desde hacía seis meses, algo como esto no había sucedido en los últimos dos años. Así que era imposible que el empleado se imaginase qué estaba sucediendo. “Sí… Es un rango S.” – contestó con voz temblorosa. Un rango S. Dado que el uso de esta frase se había extendido por la población, a menudo se confundía con un poder oficial. Pero en realidad, el rango S significaba que las personas conseguían un poder que no se podía medir por culpa de las limitaciones de la tecnología actual de la humanidad. “Así que date prisa y llama a Changshik.” “Lo llamaré de inmediato.” Poco después, Kim Changshik apareció mientras se abrochaba los pantalones. “¡Arf, arf…! Déjeme verlo.” Confirmando la información del monitor, la cara de Changshik se puso blanca. Sus ojos no dejaban de temblar mientras se movían hacia Jinwoo. ‘Este hombre es el décimo de Corea…’ El cazador, finalmente, quitó la mano del dispositivo de medición. “Er… Sung Jinwoo… Con nuestra máquina actual…” – dijo mientras se acercaba a Jinwoo. Se había dado cuenta de quién sería este hombre y rápidamente cambió su tono de voz. – “No, cazador Sung Jinwoo, es imposible medir su poder mágico. Para poder utilizar un dispositivo de medición más preciso, tendremos que obtener el permiso de un directivo. ¿Le importaría volver a la Asociación en tres días?” Kim Changshik hablaba según mandaba el protocolo. Había pasado tanto tiempo desde que memorizara el guion para empleados que apenas recordaba las frases correctas. Pero como un hombre con conocimiento sobre cazadores, Jinwoo entendió lo que eso significaba. ‘Bien.’ Una evaluación diferida. En otras palabras, si este dispositivo de medición más preciso tampoco podía medirlo, significaba que se convertiría en un rango S. ‘Gracias a Dios.’ Si hubiera recibido un rango A en este momento, habría tenido que regresar a la Asociación tras hacerse más fuerte y, en ese momento, estaría en un problema si sufriera un tercer despertar. Ya un segundo era algo extremadamente raro, pero hablar sobre un tercero levantaría montones de sospechas. Jinwoo estaba contento de no tener que volver a llamar la atención. “¡Uf…!” – suspiró aliviado tras recibir un resultado satisfactorio. Pero cuando se volvió para irse... – “¿Eh?” Cada par de ojos del edificio estaba enfocado sobre él.
* * *
“Oh, eres un hombre muy ocupado. No tenías que pasar a verme.” “Tonterías, estoy aquí para reunirme con el Director Park de la Asociación de Cazadores. ¿Preferías que te llamara por teléfono? Es mucho mejor venir a verte.” – dijo Choi Jong con un tono amable y una mirada cariñosa. Al escucharlo, el Director Park sonrió como respuesta. Ese hombre dirigía el gremio más importante de Corea del Sur, Cazadores. Además, también era su mejor guerrero. Las palabras de este hombre podrían conmover al grupo de asalto más poderoso del país. Y ese tipo estaba mostrando una gran consideración, lo que hacía que fuera muy feliz. “¿Está bien si fumo?” – dijo Choi Jong poniendo un cigarrillo en la boca. “Por supuesto.” “¿Qué hay de ti, gerente?” “No, estoy bien.” Con el cigarrillo encendido, Choi Jong era la imagen perfecta de un joven despreocupado que había conseguido todo en la vida. ‘¿Eso es lo que se conoce como carisma?’ “¿Sabes? Hoy el edificio B está bastante ruidoso.” – comentó Choi Jong mientras miraba fijamente al director. “¿El edificio B?” El director miró en dirección al edificio. En realidad, no era posible que el director hubiera escuchado lo que estaba sucediendo. Sin embargo, Choi Jong era un cazador de rango S y sus sentidos eran incomparables a los de una persona ordinaria. Si ese hombre estaba diciendo que había un alboroto, algo debía estar sucediendo. “Voy a ir a comprobarlo.” – dijo el director frunciendo el ceño. Ahora que había un invitado valioso surgían problemas, era vergonzoso. “No, está bien.” – dijo Choi Jong dejando caer su cigarrillo y apagándolo con el pie. – “También tengo curiosidad por lo que está pasando allí.” Levantando la cabeza, los ojos de Choi Jong se llenaron de luminosidad y una sonrisa apareció en su rostro. “Vamos juntos.”
* * *
Todo el edificio B quedó en silencio. ‘Acaba de decir… ¿Medición imposible? ’ ‘¿Eso significa que el hombre es un rango S? ’ ‘Solo he oído hablar de ellos en las historias. Y pensar que realmente podría verlo en persona…¡Glup! Los representantes de los gremios pequeños tragaron saliva cuando Jinwoo se giró para irse. Sin embargo, ninguno se acercó a él. “……” “……” Si hubiese aparecido un rango C habría estallado una feroz competencia entre los representantes para tratar de reclutar al cazador. Muchos de ellos se alinearían solo para obtener una palabra o dos. Un rango B haría que prácticamente todos los representantes llegaran a las manos solo para ser los primeros en ofrecer todo tipo de acuerdos, beneficios y condiciones al cazador. Para un observador externo, parecería una guerra. De vez en cuando, había cazadores de rango B que preferían ser la cabeza de una serpiente, en vez de su cola y serían convencidos. Sin embargo, los cazadores de rango A eran una historia diferente. Se trataba de existencias especiales que podían encontrar un hogar en los grandes gremios e ignorar a los gremios pequeños y medianos. Por supuesto, serían colocados en uno de los principales grupos de asalto de cualquier gremio grande y, a través de sus trabajos despejando mazmorras de alto nivel, ganarían una cantidad inimaginable de dinero. Y eso no era todo, si quisieran, los cazadores de rango A podrían crear fácilmente sus propios gremios y convertirse en maestros. Por ello, ni siquiera tenían razones para dar la hora a los gremios pequeños y medianos. A continuación estaban los cazadores de rango S. Un poder mágico que no se podía medir. Un rango S, no un rango A. Tan solo era la diferencia de una sola letra, pero significaba estar entre los nueve seres que habían sufrido el despertar de mayor rango de Corea del Sur. ‘Bueno, si lo incluyes, ahora son diez…’ ‘El décimo cazador de rango S…’ No era un objetivo pequeño o mediano. Los gremios ni siquiera podían pensar en reclutarlo. ¡Glup! Todo lo que podían hacer era tragar silenciosamente una y otra vez. Realmente era un tesoro fuera de su alcance. Sin embargo… ‘Espera…’ ‘¿Ha llegado mi oportunidad? ’ Algunos de los exploradores más astutos pensaron en una idea estúpida: ¿qué pasaría si fuesen a informar de que había un nuevo rango S a los gremios grandes en busca de dinero? Los honorarios por contratar a un rango S superaban las decenas de miles de millones como mínimo. Si pudieran obtener el 1% de esa tarifa, podrían retirarse al momento. Y, si tenían suerte, podían hacerse representantes de ese hombre. Incluso corría el rumor de que un representante de un cazador de rango S había recibido un Porsche como regalo de cumpleaños. ‘¿Debo intentarlo…?’ ‘Si soy yo, puedo lograrlo…’ ‘Debo cerrar los ojos y avanzar.’ En ese corto periodo de tiempo, muchos de los reclutadores se volvieron descarados. Un fracaso daría como resultado una humillación momentánea, pero un éxito cambiaría sus vidas. Los reclutadores se miraron y lentamente comenzaron a moverse. Pero, de repente, alguien señaló hacia la entrada del edificio. “¿Eh? ¡Por ahí…!” Al momento todos los que estaban mirando hacia la puerta contuvieron la respiración por la ansiedad, y el resto se volvió hacia el hombre que acababa de entrar. Todos los ojos de los cazadores se abrieron de par en par. “¡No me lo puedo creer!” Todos y cada uno reconocieron al hombre que entraba por la puerta del edificio B, uno de los hombres más famosos de Corea. “Choi… ¿Choi Jong?” “¿Por qué el maestro del gremio Cazadores está aquí?” Choi Jong ignoró sus atenciones, alisó ligeramente su ropa y luego caminó hacia Jinwoo. ‘No puede haber llegado si lo acaban de avisar. Es demasiado pronto.’ ‘¿Ese hombre ya ha sido contratado por el gremio Cazadores?’ ‘¿El gremio Cazadores ya lo sabía? Con razón son el gremio número uno.’ Los reclutadores asintieron comprendiendo la situación. Era bueno que no se hubieran acercado a Jinwoo. Si Choi Jong los hubiera descubierto en el proceso, no sabrían qué podía haberles pasado. Pero la situación parecía que estaba a punto de resolverse. ‘La imagen parece completa con Choi Jong aquí.’ ‘Maldición, esto es genial.’ ‘Y pensar que el propio maestro del gremio de Cazadores vendría hasta aquí… Joder, los rango S son de una clase diferente.’ Mientras asumían su decepción, los exploradores vieron la reunión entre el maestro del gremio número uno de Corea del Sur y el nuevo ser despertado de rango S. Mientras tanto… Jinwoo vio la llegada de Choi Jong y suspiró aliviado. ‘Gracias a Dios.’ Estaba confundido sobre qué hacer con toda esa atención que estaba sobre él. Afortunadamente, Choi Jong había aparecido y se había quedado con toda la atención. Así que Jinwoo le agradeció silenciosamente en su corazón y pasó junto a él. ‘¿Eh? Espera, esto…’ – pensó Jong tomado por sorpresa. Rápidamente, el hombre detuvo a Jinwoo. “Disculpe…” Jinwoo se detuvo y se dio la vuelta. “¿……?” Mirando a Jinwoo, una luz apareció en los ojos de Choi Jong. ‘Este hombre es el décimo…’ Le había dicho al director que quería venir y ver de qué iba el escándalo, pero la verdad es que Jong eran muy consciente de lo que estaba sucediendo. ‘Han sido tan ruidosos acerca de una ‘medición imposible’, que sería imposible no enterarse.’ Debido a eso, había obtenido una gran ganancia inesperada. El hombre que tenía delante era un rango S. ¡Un rango S! Si Choi Jong pudiera traer a este hombre a los Cazadores, su gremio tendría tres cazadores de ese rango. Dejando de lado Corea, podrían estar hombro con hombro con los mejores gremios del mundo. No pudo evitar babear ante ese pensamiento. ‘No es necesario que tome prestado ningún dispositivo de medición.’ Con solo ver los ojos de Jinwoo, Choi Jong podía sentir su poder. Sin duda era un cazador del rango más alto. No tenía necesidad de esperar tres días. “Soy el maestro del gremio Cazadores, Choi Jong.” – comenzó a decir Jong con una sonrisa refrescante. Jinwoo ya lo sabía. La cara de ese hombre estaba pegada en los programas de todos los medios. Sentía curiosidad por saber el motivo por el que esta celebridad le estaba hablando en los pasillos de la Asociación, pero no tenía tiempo para preguntas. ‘Ahora mismo son las 17:50.’ – pensó Jinwoo mirando el reloj de la pared. Teniendo en cuenta lo que iba a tardar para llegar hasta allí, apenas tenía tiempo para perder este lugar. “Ah, bueno… He escuchado que acaba de recibir el resultado de su examen.” – continuó Jong nervioso cuando vio la expresión de impaciencia de Jinwoo. “Sí” “¿Quizás ya ha pensado en algún gremio al que unirse?” “No.” Con esa respuesta, una sonrisa brillante apareció en el rostro de Jong. ‘Eso está bien.’ Ya imaginaba su futuro juntos: uno de los tres primeros gremios del mundo, el gremio Cazadores. Sonaba como un sueño en su mente y, a partir de hoy, ya no sería un sueño imposible. ‘Eres mío.’ Choi Jong calmó su corazón y pronunció unas palabras que pensaba pasarían a la historia. “Deseo tener una discusión con usted sobre eso, ¿podría concederme algo de su tiempo?” “No puedo, lo siento” Y con eso, Jinwoo salió del edificio. “……” Todo había sucedido tan rápido. Choi Jong había quedado tan sorprendido por ser incapaz de detener a Jinwoo, que los empleados de la Asociación y los reclutadores del resto de gremios se dieron cuenta de lo que estaba pasando y entraron en un alboroto. “¿Qué?” “¿El maestro del gremio Choi Jong acaba de ser rechazado?” “¡Lo acaba de ignorar de esa manera!” El interior del edificio se hizo ruidoso con la charla. Choi Jong hizo todo lo posible por mantener la compostura y se giró hacia un lado. “Director Park.” “¿Hmm?” – respondió el director con una expresión torpe. “¿Acabo de estropear mi presentación?” “Er… Eso… No estoy seguro. Por supuesto, el director había escuchado cada palabra de principio a fin. Sin embargo, este no era el momento para ser honesto. ‘¿Habré sido demasiado impetuoso?’ – pensó Jong rascándose un lado de la cara, después de ver cómo el director se quedaba callado. Bueno, no había necesidad de estar decepcionado. Definitivamente estaba por delante de los otros gremios en esto. ‘El único que sabe sobre el nuevo rango S soy yo.’ La nueva medición sería dentro de tres días. Tenía tiempo hasta el anuncio oficial. ‘Tengo que concertar una reunión con él de alguna manera antes de que suceda…’ Mientras miraba hacia la calle pensando en un buen método para lograrlo, descubrió a alguien corriendo con todas sus fuerzas hacia el edificio de la Asociación. ‘Espera… ¿Ese es?’ Era una cara familiar. “Maestro de gremio Baek, ¿por qué estás…?” – lo saludó Choi Jong con sorpresa cuando el hombre abrió las puertas de cristal y entró al edificio “¿Maestro de gremio Choi?” – respondió abriendo los ojos con sorpresa. ‘Esa es la cara de un hombre que ha sido pillado con las manos en la masa…’ – pensó tras leer rápidamente la expresión de Baek Yoonho. No podía haber venido aquí tras recibir la noticia, no había tenido tiempo. ‘Las oficinas de los Tigres Blancos están demasiado lejos de la Asociación de Cazadores…’ Eso solo significaba una cosa… Baek Yoonho sabía desde el principio lo que iba a pasar aquí. ‘¿Estaba al tanto de la existencia de ese hombre?’ No, si ese hubiese sido el caso, simplemente, Baek Yoonho no lo habría dejado solo cuando volviera a realizar una prueba como esta. ‘Si fuera consciente de su existencia, habría hecho un contrato antes de permitirle que volviera a realizar la prueba.’ En ese momento, las piezas dispersas del puzle comenzaron a encajar en la cabeza de Choi Jong. ‘¿Podría ser…?’ El gremio Tigres Blancos. El incidente durante el entrenamiento de nuevos reclutas. La puerta roja y su ayudante desconocido. Y este nuevo despertado de rango S… «Parece que los Tigres Blancos recibieron ayuda de alguien que no quieren revelar.» «¿Un nuevo recluta que ni siquiera ha recibido su rango? ¿O un criminal que no puede revelar su identidad?» Todo encajaba. ‘Lo encontré… Era ese hombre.’ Baek Yoonho estaba jadeando, lo que demostraba cuánto había corrido hasta llegar aquí. Choi Jong se dio cuenta de que no había dejado solo a ese hombre. Había sido incapaz de evitar que el hombre volviera a hacer la prueba. ‘No lo tendrás.’ – pensó mientras ponía una sonrisa. Eran diferentes. – ‘Gracias por la oportunidad.’ Sin decir nada más, Choi Jong pasó junto a Baek Yoonho. Éste miró a su alrededor y no vio a Jinwoo. ‘¿He llegado demasiado tarde?’ Baek Yoonho vio cómo Jong desaparecía en la distancia. “Aiiis…” De todos los días en que el maestro del gremio Cazadores podría estar aquí… “Las cosas se han complicado.” – pronunció mientras se rascaba la nuca.
* * *
La hora de visita para los pacientes del Hospital Ilshin de Seúl terminaba a las ocho de la tarde. “¿Eres el tutor de Park Gyunghae?” “Sí.” “Está bien que vengas a verla, pero, ¿eres consciente de las horas de visita?” “Sí, soy consciente.” Jinwoo se dirigió a la habitación del hospital donde estaba su madre. Dado que se había apresurado, había logrado llegar a tiempo. Después de abrir la puerta y entrar, Jinwoo vio a su madre. La mujer yacía en la cama como si durmiera. Su hijo se sentó tranquilamente a su lado. ‘Si la ves así, parece como si pudiera despertarse en cualquier momento…’ Se trataba del ‘Sueño Eterno’, una enfermedad que había aparecido después de que empezaran a aparecer las puertas. ‘Dicen que aquí hay al menos otros diez pacientes con la misma enfermedad.’ Afortunadamente, los dispositivos de soporte vital habilitados por núcleos mágicos protegían su cuerpo del desgaste, incluso después de años de estar inconsciente. “Mamá…” – dijo Jinwoo tomando suavemente la mano de su madre. Sin embargo, los núcleos mágicos eran caros. Solo el coste mensual de los núcleos utilizados para ejecutar la máquina era de más de cinco millones de wons. Sin el apoyo proporcionado por la Asociación, no era una cantidad que un hombre de veinte años pudiera pagar. Gracias a su trabajo como cazador de la Asociación, Jinwoo podía sostener la mano de su madre de esa manera. Pero las cosas serían diferentes ahora. En lugar de estar satisfecho con el hecho de que su madre estuviera viva, Jinwoo había obtenido los medios para curarla: el Agua sagrada de la vida. Una cura otorgada por el sistema. Si funcionaba o no sería algo para el futuro. En este momento, la prioridad era conseguirla. “Te salvaré.” Ella había sido la madre de cuerpo débil que había mantenido unida a la familia tras la desaparición de su padre. Pronto podría volver a ver a su madre despierta de nuevo. ‘Por favor, espera un poco más.’ No sabía cuánto tiempo había permanecido al lado de su madre, pero al rato se levantó. Después de una larga visita, Jinwoo abandonó silenciosamente la habitación de la paciente y cerró la puerta. Pero, cuando se dio la vuelta, se encontró con una cara familiar. “Como pensaba… ¿Fue usted el hombre que se encargó de las bestias mágicas en la mazmorra doble aquel día?” – dijo una voz con tono profundo y una cara de mirada afilada. Se trataba del jefe del Departamento de Vigilancia de Cazadores (DVC), Woo Jincheol. Jinwoo no respondió. No tenía ni las ganas ni el deseo de hacerlo. En su lugar, hizo una pregunta. “¿Cómo sabías que estaría aquí?” “He pensado en los lugares donde podría estar. Cuando me puse en contacto con el hospital, me dijeron que estaba aquí.” Precisamente, era la Asociación quien pagaba las facturas del hospital de su madre. ‘Bueno, ya no…’ Quizás el primer lugar donde lo habían estado buscando había sido este. El DVC había sido rápido. “¿Estás aquí para preguntarme otra vez lo que ocurrió ese día?” – dijo Jinwoo con una amplia sonrisa. “No, señor.” – contestó Jincheol negando con la cabeza. “Entonces, ¿por qué?” “Hay alguien a quien le gustaría reunirse con usted, señor cazador. Por favor, ¿podría acompañarme?” El Departamento de Vigilancia de Cazadores de la Asociación de Cazadores. La función principal del DVC era controlar y arrestar a cualquier cazador que hiciera algo malo. Para los cazadores, no suponían exactamente una existencia amigable… Y Jinwoo pensaba lo mismo. “¿Es eso una orden?” “No, señor.” Woo Jincheol se quitó las gafas de sol e hizo una reverencia con la parte superior del cuerpo en un ángulo de casi noventa grados. “Es una petición.” “……” Pensar que el fiero Jincheol sería tan respetuoso con él. Después de meditarlo durante un momento, Jinwoo decidió que al menos iría a descubrir de qué se trataba. “¿Quién es la persona que quiere reunirse conmigo?” “El Presidente de la Asociación de Cazadores, el señor Go Gunhee.” – respondió levantando la cabeza y haciendo a la vez un gesto hacia el final del pasillo. – “El Presidente de la Asociación está aquí.”