sábado, 2 de marzo de 2019

TATE Capítulo 9

Capítulo 9
Algo a lo que llaman ‘esclavo
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Una, dos, tres… Dos semanas y solo 40 monedas de plata. Al parecer, ya había reunido un poco más de lo que le había tirado a ese bastardo del Héroe de la Lanza. Todo esto era inútil. Los lugares a los que podía ir con mi poder de ataque estaban extremadamente limitados. Pero traté de entrar en el bosque una vez, ya que no recibía ningún daño.
* * *
¿Eso era un Globo Rojo? Cuando lo golpeé con mis manos desnudas, recibí una reacción similar a la de golpear una lata. Incluso después de treinta minutos de molerlo a golpes, el monstruo no tenía pinta de morir. Me harté y dejé el bosque. Básicamente, no podía luchar contra ningún monstruo más allá de los que se encontraban en esta pradera.
* * *
Por cierto, después de dos semanas ya estaba en el nivel 4. Aunque no sé cuántos niveles han subido esos otros héroes bastardos. El Globo Rojo seguía mordiéndome el brazo, tratando de cortarlo. ¿Hacía ya una semana que no entraba en el bosque? Tal vez debería intentarlo de nuevo. *¡BANG!* “Hah…” Nop. Mi poder de ataque seguía siendo demasiado bajo. Como no podía infligir ningún daño, no podía derrotar a ningún monstruo. Y como no podía derrotar a nadie, recibía cero puntos de experiencia. Y con cero puntos de experiencia, no podía aumentar mi poder de ataque. Qué bucle tan detestable.
* * *
Salía de la taberna, y estaba caminando por un callejón trasero que conducía a los prados. Sin embargo, hoy sucedió algo un poco diferente en comparación con los otros días hasta ahora. “Parece que te enfrentas a un gran aprieto.” “¿…?” Un hombre extraño, que llevaba un frac y un sombrero que parecía de seda, me detuvo. Este excéntrico caballero llevaba puesto – ¿cómo puedo explicar esto? – un par de gafas de sol súper gruesas. Era un tipo realmente raro. Daba la impresión de desviarse del tema medieval. Era mejor ignorarlo, simplemente. “No tengo suficiente mano de obra.” ¡Directo al blanco! Un golpe directo a mi punto débil. “No puedo derrotar a ningún monstruo.” Él era del tipo de gente que sigue haciendo conversaciones no deseadas. “Si ese es el caso, entonces tengo algo para usted, amable señor.” “Y aquí es donde vas a hacerme publicidad de un servicio de compañía, ¿verdad?” No tengo tiempo ni dinero para malgastarlo en un perdedor que solo quiere mi dinero. “¿Compañero? No, no, no estoy proporcionando un sustituto tan incómodo.” “Huh… Entonces, ¿qué me estás ofreciendo?” El hombre se acercó rápidamente y preguntó: “¿Estás interesado?” “¡No te acerques demasiado a mí! Es asqueroso.” “¡Fu, fu, fu! Me gusta la mirada en tus ojos. ¡Bien, te lo diré!” – gritaba burlonamente el extraño caballero mientras agitaba su bastón. – “Un esclavo, por supuesto.” “¿Un esclavo?” “Sí, un esclavo.” ‘La esclavitud es un sistema en el que ciertas personas son obligadas a trabajar y tratadas como bienes comerciables. Los esclavos pueden ser retenidos contra su voluntad y ser privados de sus libertades básicas, tales como irse, exigir una compensación y negarse a trabajar’. Esto estaba escrito en una página de Wikipedia, creo. Así que la trata de esclavos existe en este mundo. ¡Guau! “¿Por qué querría un esclavo?” “Para tener una persona que sea competente y leal.” *Contracción nerviosa* “Lanzamos una maldición que castigará al esclavo hasta la muerte si alguna vez te traiciona.” “Huh…” Muy interesante. Muerte por desobediencia. Alguien que no pensara tontamente en aprovecharse de mí era exactamente lo que necesitaba. Tenía un poder de ataque bajo, así que necesitaba miembros para mi grupo. Pero todos eran buscadores de dinero desleales. Por lo tanto, no podía permitirme el lujo de mantenerlos cerca. Pero los esclavos nunca te traicionarán. Porque la traición significa la muerte. “¿Cuál es tu respuesta?” “Echémosle un vistazo.” Sonriendo, el traficante de esclavos guio el camino.
* * *
Caminamos por los callejones traseros por un rato. Parece que esta nación tiene su propio estado de corrupción. Escondidos en una oscura y escondida calle lateral, nos encontramos con lo que parecía una carpa de circo. “Por aquí, Señor Héroe.” “Ya voy.” El traficante de esclavos caminaba espantosamente. ¿Cómo debo describir sus pasos? Al menos eran demasiado grandes para que los llamara saltitos. Entonces, como era de esperar, el traficante de esclavos me llevó dentro. “Oye, voy a decir esto por si acaso. Pero si estás pensando en engañarme…” “Debes estar hablando del llamado ‘Lanzamiento de Globos’ que te ha hecho infame por toda la ciudad. Planeas escapar si todo se vuelve un caos, ¿verdad?” Huh… Le han puesto nombre ahora. Bueno, era una forma conveniente de castigar a los idiotas. Así que su fama era comprensible. “Había un cliente que quería esclavizar a un héroe. Así que tenía la intención de acercarme al Señor Héroe con esa posibilidad abierta, pero he cambiado de opinión. Sí, señor.” “¿…?” “Tienes las cualidades de un buen cliente, tanto las buenas como las malas.” “¿Qué quieres decir?” “¿Quién sabe? ¿Tú qué opinas?” No entiendo a este traficante de esclavos. ¿Qué espera de mí? *¡GACHANG!* La pesada puerta se abrió desde el interior de la carpa del circo. “Huh…” El interior estaba tenuemente iluminado y había en el ambiente un olor ligeramente necrótico. Debido al fuerte y bestial olor, me di cuenta de que el recinto no estaba precisamente limpio. Dentro de las numerosas jaulas, sombras humanoides se meneaban y se retorcían. “Ahora, éste de aquí es mi recomendación.” Me acerqué más a la jaula y comprobé lo que había dentro. “Grrrrrrrrr… ¡GRAR!” “No es humano.” Lo que estaba dentro de la jaula se parecía parcialmente a un humano con pelaje, colmillos y garras. “Esto es un hombre bestia. Está clasificado como humanoide, más o menos.” “Huh, un hombre bestia.” Una especie que aparece con bastante frecuencia en las fantasías, pero sobre todo como monstruos enemigos. “Soy un héroe convocado, así que no estoy bien informado sobre este mundo. Cuéntame más.” A diferencia de esos héroes bastardos, no tengo ni idea cuando se trata de este mundo paralelo. Pero sin duda, he notado gente con orejas de perro o de gato en la ciudad. Y tengo una sensación de fantasía cuando los miro, ya que son raros. “El reino de Melromarc tiene por costumbre la superioridad humana, lo que hace que sea un lugar difícil para que los semihumanos y los hombres bestias puedan residir.” “Huh…” Aunque ciertamente veo esas especies por ahí, solo son comerciantes, aventureros o vagabundos. En otras palabras, están segregados de la sociedad y no pueden tener un trabajo adecuado. “En todo caso. ¿Qué son los semihumanos y los hombres bestias?” “Los semihumanos se parecen mucho a los humanos, pero tienen rasgos y características no humanos que los definen. Los hombres bestias son aún menos humanoides que los semihumanos. Sí, señor.” “Ya veo, así que pertenecen a la misma categoría.” “Correcto. Y como se cree que estos semihumanos están estrechamente relacionados con los monstruos, tienen problemas para vivir en esta nación. Por lo tanto, a menudo son tratados como esclavos.” Cada mundo tiene su propia oscuridad. Y en este lugar que es plenamente consciente del sentimiento no humano, no hay criatura más cómoda de usar que ellos. “Y puedes castigar a un esclavo.” El traficante de esclavos chasqueó el dedo. Un círculo mágico apareció en su brazo mientras que un círculo similar implantado en el pecho del hombre lobo comenzó a brillar. “¡GRAAARRR! ¡GHAAAAA!” El hombre lobo agarró su pecho y se retorció de dolor. Cuando el traficante de esclavos volvió a chasquear los dedos, el círculo mágico desapareció. “Con un simple movimiento, como puedes ver.” “Un hechizo muy conveniente.” – susurré mirando al hombre lobo que había caído de espaldas. “¿Puedo usarlo yo también?” “Por supuesto. ¡Puedes cambiar el comando disparador, para que no tenga que ser con un chasquido de los dedos! El disparador también puede ser implementado como una cláusula condicional.” “Ya veo…” Tiene un diseño muy conveniente. “Sin embargo, será necesaria una ceremonia para introducir el código innato de su cuerpo en el hechizo.” “¿Para qué no se confunda con las órdenes de otros dueños?” “Tu agudeza en este tema es muy apreciada.” El traficante de esclavos hizo una mueca espeluznante. Qué tipo más raro. “De todos modos, ¿cuánto cuesta esto?” “Como has de saber, este hombre lobo es de una especie competente…” Cuando se trata de dinero, estoy seguro de que hay muchos rumores sobre mí. “¿Qué te parecen 15 monedas de oro?” “No estoy seguro del precio de mercado… Pero confío en que estás dándome un precio modesto.” 1 moneda de oro equivale a 100 monedas de plata. Hay una razón por la que el rey las entregó en plata. Debido a su alto valor, las monedas de oro son difíciles de cambiar. Las tiendas de la ciudad comerciaban sobre todo con monedas de plata, ya que se utilizaban más comúnmente como forma de pago. “Por supuesto.” “…” El traficante de esclavos sonrió mientras yo le devolvía la mirada. “Me has enseñado esto sabiendo que no podía permitírmelo, ¿verdad?” “Sí. Algún día te convertirás en una persona prominente, y será un inconveniente para nosotros si no eres consciente de nuestros altos estándares. No podemos permitir que otro comerciante incompetente te venda bienes inferiores.” Es un tipo peculiar en todo caso. “Este es el estado del esclavo, para su referencia.” El traficante de esclavos me mostró un pequeño cristal. Un icono empezó a brillar y aparecieron palabras.

Esclavo de Batalla
Nivel:
75
Especie:
Hombre Lobo
También se mostraban otras habilidades y técnicas. 75… Casi 20 veces mi nivel. ¿Cómo de fácil sería luchar con alguien tan poderoso bajo mi mando? Probablemente es más fuerte que cualquiera de los otros héroes en este momento. Aunque el precio era dudoso por su calidad. Probablemente, su mal estado de salud seguiría siendo un inconveniente, aunque pueda seguir mis órdenes. ¿Y este precio incluye todos los demás gastos menores? “Anteriormente había estado luchando en el Coliseo. Lo recogí cuando fue desechado debido a sus brazos y piernas rotas.” “Huh.” Así que este es un modelo inferior. Débil a pesar de su nivel. “Ahora que has visto nuestro mejor producto, ¿qué clase de esclavo es de tu agrado?” “Algo barato y no lisiado.” “¿Ni para luchar ni para trabajar? Así que según los rumores…” “¡Yo no lo hice!” “¡Hu, hu, hu! De cualquier manera está bien para mí. Entonces, ¿qué otras cualidades estás buscando?” “Ser doméstico será un inconveniente. Y, por supuesto, una esclava sexual está fuera de discusión.” “Huh… Parece que los rumores eran realmente falsos.” “Yo no lo hice…” Sí, puedo decirlo, ya que en realidad no lo hice. Lo que necesito ahora es simplemente alguien que pueda derrotar a los monstruos por mí, siempre y cuando sean utilizables. “¿Género?” “Hombre sería preferible, pero no me estresaré por ello.” “Huh…” El traficante de esclavos se rascó la mejilla. “La calidad no será lo suficientemente buena para ser considerado como una mascota. ¿Está bien eso?” “¿Qué me importan las apariencias?” “¿Aunque su nivel sea bajo?” “Si quiero fuerza, lo entrenaré yo mismo.” “Una respuesta divertida para alguien que no confía en la gente…” “Un esclavo no es humano, ¿verdad? Entrenar a un esclavo no es diferente a practicar con este escudo. Mientras no me traicione, podré entrenarlo.” “Me has atrapado con eso.” Pft, pft El traficante de esclavos reprimió su risa. “Por aquí, por favor.” Caminamos a través de la tienda de campaña llena de jaulas durante varios minutos, pasando del área caótica a una que era menos ruidosa. Volví la mirada y vi tanto a jóvenes decrépitos como a ancianos con rostros desamparados. Después de caminar un poco más, el traficante de esclavos se detuvo. “Estos son los esclavos más baratos que podemos proporcionar, Señor Héroe.” – dijo mientras señalaba a tres esclavos enjaulados. El primero era un tipo con orejas de conejo de unos 20 años, con un brazo doblado en un ángulo extraño. La segunda era una niña huesuda de unos 10 años de edad, con orejas circulares parecidas a las de un perro y una cola extrañamente gorda, temblando y tosiendo de miedo. El tercero era un hombre lagarto ciego. Irradiaba un aura extrañamente malvada, pero parecía demasiado humano para ser un hombre lagarto. “Desde la izquierda, tenemos una especie de conejo con una enfermedad genética, una especie mapache afligida por el pánico y la enfermedad, y un hombre bestia tipo lagarto.” Ah, así que el tercero es un hombre bestia. “Todos ellos parecen problemáticos.” “Solo estos cumplen con las condiciones solicitadas. Cualquier cosa más barata que esto, bueno, francamente…” El traficante de esclavos miró hacia atrás. Yo hice lo mismo. Podía reconocerlo incluso desde lejos: el hedor de la muerte. Ese olor altamente concentrado, similar al de un funeral. Hay algo ahí dentro… El olor necrótico también venía de allí. No quería mirar: sería una cicatriz mental. “Por cierto, ¿cuál es el precio?” “Desde la izquierda: 25, 30 y 40 monedas de plata.” “¿Y sus niveles?” “5, 1 y 8.” En cuanto a la clasificación actual, el hombre bestia tipo lagarto parecía ser el mejor. Pero con ese precio y la enfermedad genética, sin mencionar que era muy delgado… Aunque el tipo conejo no puede usar uno de sus brazos, el resto de su cuerpo debería estar bien. Su expresión era terriblemente sombría… Aunque era la misma para todos los demás aquí. “Hablando de eso, están muy callados.” “Serán castigados si hacen ruido.” “Ya veo.” O estaban bien entrenados, o el comerciante no me mostró los indómitos. El hombre lagarto probablemente sería útil en la batalla, pero no para nada más. “¿Por qué este del medio es tan barato?” Aunque era delgada y estaba asustada, aún era una niña. Sin embargo, su cara no era tan bonita. Una de especie mapache, literalmente un tanuki. Pero una chica que se parece mucho a un humano podría ser vendida para otras especialidades. “La especie mapache es algo inferior estéticamente. Si fuera la especie zorro, podría venderse a un precio alto a pesar de los problemas.” “Ya veo…” Demasiado inferior para ser una mascota entonces. “Su cara está por debajo de los estándares y le entra pánico durante la noche, así que tenemos problemas con ella.” “¿Así que este es uno de tus productos en stock?” “Guau, justo en el corazón del asunto.” No era adecuada para los trabajos comparada con los otros dos. Su nivel también era el más bajo. Es difícil decidir cuál de estos tres es el mejor. Mis ojos se encontraron con los de ella.
Entonces. Noté que mis emociones se hinchaban repentinamente en lo más profundo de mi ser. Sí. Esta es una chica, del mismo sexo que esa perra. Mirando sus ojos asustados, puedo sentir el intenso deseo de dominarla. Es bueno imaginarla como si yo hubiera esclavizado a esa mujer. Así que incluso si muero, mi alma no guardará tanto rencor de esa manera. “Entonces compraré esa esclava del medio.” “Su sonrisa inmensamente malvada es muy gratificante de ver.” El traficante de esclavos sacó la llave, dejó salir a la chica mapache de la jaula y la encadenó a una correa. “¡¿¡Hee!?!” Mirando a la chica llena de miedo, me sentí extremadamente satisfecho. Qué sensación tan agradable imaginar a esa mujer poniendo esta cara. Arrastrando a la niña, el traficante de esclavos regresó y llamó a alguien desde el interior de la tienda de circo semiabierta para que recogiera un jarrón. Luego, vertió un poco de tinta en un pequeño platillo y lo dirigió hacia mí. “Señor Héroe, por favor, comparte un poco de tu sangre. Entonces el proceso del ritual se completará, y esta esclava será tuya.” “Ya veo.” Usé un cuchillo para cortarme ligeramente un dedo. Si alguien más tratara de apuñalarme, el escudo respondería. Sin embargo, no respondía si alguna vez me hacía daño yo mismo. Además, no se activaba fuera de la batalla. Esperé a que la sangre brotara, y luego derramé varias gotas en el platillo. El traficante de esclavos usó un pincel para absorber la tinta, luego le rasgó la ropa hasta la cintura y pintó el estigma en su cuerpo. “¡¡GYAAAAAAAA!!” El estigma de la esclavitud comenzó a brillar, y un icono apareció en mi ventana de estado.

Has obtenido un Esclavo
Apareció un mensaje con los términos de acuerdo del servicio. Numerosos términos y condiciones estaban listados. Lo hojeé y fijé el castigo por traición a un dolor extremo. Revisé el ícono de acompañante al lado de la inscripción de esclavo. Como su nombre era desconocido, allí estaba escrito ‘Esclavo A’. Parecía que podía cambiar las especificaciones como quisiera. Lo leeré más tarde. “Ahora este esclavo es suyo, Señor Héroe. Por favor, paga tu compra.” “Sí.” Le entregué 31 monedas de plata. “Hay una extra.” “Es para el servicio de ceremonia. Ibas a exigirlo de todos modos, ¿no?” “Me conoces muy bien…” Si pago el servicio por adelantado, él tampoco puede quejarse luego. Aunque si planeaba pedir más, ¿qué debo hacer? “Bueno, está bien. De paso hemos limpiado nuestras existencias.” “Por cierto, ¿cuánto ibas a cobrar por la ceremonia?” “Ja, ja, nuestros servicios estaban incluidos en las 30 monedas de plata.” “Con que sí, ¿quién lo diría?” El traficante de esclavos se rio, así que yo me reí igual. “¡Realmente eres demasiado listo! Estoy conmocionado.” “Siéntete libre de decir lo que quieras de mí.” “Esperamos ansiosos tu próxima visita.” “Estoy seguro de eso.”
* * *
Le ordené a la esclava que me siguiera y salí de la carpa de circo. La esclava me siguió con una expresión oscura. “Dime tu nombre.” “Cof, cof…” Giró la cara, negándose a contestar. Pero esa reacción fue una tontería. La esclava desobedeció, así que el castigo fue activado. “¡A, UGHHHHHHHHH!” La esclava se agarró el pecho por el dolor. “Ahora, di tu nombre.” “¡Raftalia…! ¡Cof! ¡Cof! ¡Cof!” “¿Raftalia? De acuerdo, vámonos.” Después de anunciar su nombre, el dolor se detuvo y Raftalia pudo respirar de nuevo. Sosteniendo su mano, continué caminando por el callejón trasero. “…” Raftalia me miró a mí, a la mano que sostenía la suya, y también empezó a caminar.


viernes, 1 de marzo de 2019

G4L Capítulo 12

Arco 2 Capítulo 12
Tierra y Dios
Traducido por Kasahara
Corregido por DaniR
Editado por Tars

La mañana siguiente, Valetta y su padre acompañaron a Kazura hacia los cultivos de patatas que habían sobrevivido. Esas eran las plantas que los aldeanos se habían esforzado tanto por cultivar y, de alguna manera, habían aguantado durante la sequía. Las hojas verdes se extendían ampliamente y las cepas crecían ondulándose. Tenían muy buen aspecto. “¡Oh! Si están así de verdes, realmente estarán sanas.” – comentó Kazura. “Sí, es todo gracias al acueducto. Con tanta agua, no han sucumbido a la sequía.” Mientras Kazura, Valetta y Varin inspeccionaban los cultivos, los aldeanos que cuidaban del campo se acercaron a saludarles. Los hombres trabajaban arrancando la maleza que crecía entre los huecos de las hojas de las patatas, o transportando agua que extraían del depósito. Junto a los campos estaba el acueducto que iba hasta el embalse, aunque ni una sola gota de agua fluía por él ya que el depósito seguía lleno en estos momentos. Viendo que los hombres se turnaban para trabajar, parecía que la aldea entera estaba cooperando para cuidar de los cultivos. “Esta patata, ¿es así de grande cuando está lista para cosechar?” – preguntó Kazura. “Ummmm, podríamos decir que esta sí lo es. De una planta se pueden cosechar alrededor de cinco piezas.” Mientras decía esto, Valetta dibujó un pequeño círculo en su mano. La circunferencia tenía un tamaño similar al de un huevo talla M que se vendía en los supermercados de Japón. Era una patata algo pequeña. Un rendimiento de cinco piezas por planta, no sería suficiente de ninguna de las maneras. “¿Qué tipo de fertilizante utilizáis?” – preguntó Kazura. “Uumm... ¿Qué es el ferté… fertiliziante?” – se extrañó Valetta. “¿Eh…?” ¿Qué estaba diciendo Valetta? Viendo la confusa expresión del rostro de la chica, Kazura se quedó petrificado. Pensándolo bien, ese era un mundo totalmente distinto, así que a lo mejor había utilizado un nombre o una terminología erróneos. “Errr, me refiero a si utilizáis alguna cosa que podáis mezclar con la tierra para nutrir las cosechas. ¿No tenéis algo que esparcir por el campo?” “¡Ah! El rito de la cosecha abundante. Pedimos a Gre... a Dios que nos otorgue una cosecha generosa. Después de la siembra, cazamos un kafcu en la montaña, trituramos sus huesos y los esparcimos en los cultivos.” – explicó Valetta. “¿Y añadís algo más?” “Uumm... Nada más... B-bueno, a lo mejor en vez de huesos, deberíamos ofrecer la carne, ¿no? Es una costumbre de antaño, la de esparcir los huesos, pero a lo mejor en lugar de eso la carne... Es... Sería... Mejor... ¿No...?” Al parecer, la aldea no entendía el concepto del fertilizante en la agricultura. Aunque esparcieran esa especie de abono como rito, su propósito no era el de aumentar los nutrientes de la tierra, así que los hombres tampoco lo utilizaban en gran cantidad. Además, incluso si Kazura las supiera, no le preocupaban las preferencias de Dios. “Por ahora, dejemos a un lado si Dios prefiere huesos de animal o carne. Para hacer que los cultivos estén sanos, es indispensable que el suelo también lo esté.” “¿El suelo?” – se sorprendió Valetta. Escuchando a las palabras de Kazura, la chica ladeó un poco la cabeza, con una expresión de duda en su rostro. “Sí, había estiércol en medio del bosque... Algo que se parece a las hojas caídas en descomposición, o restos de alimentos que se han mezclado con el suelo, que luego se mezclan también con la tierra del campo.” “Y... ¿No se enfadará Dios si mezclamos cosas podridas con la tierra de los cultivos?” – preguntó Valetta perpleja. Los aldeanos consideraban que solo se podían mezclar cosas en la tierra en señal de ofrenda. “Irá bien. Es más, creo que Dios estará encantado de ver que la tierra se vuelve más saludable. Dios las usará para darle más nutrientes a los cultivos.” Atentos a las palabras de Kazura, Valetta y Varin hicieron el esfuerzo de comprenderlo. No pretendía quitarles de la cabeza la idea de que los cultivos crecían gracias a la voluntad de Dios, puesto que era un pensamiento muy antiguo. Y si de repente les dijese: ‘Si el suelo no es saludable, los cultivos tampoco pueden serlo’, no lo entenderían. Por el momento, decidió utilizar el matiz de ‘Dios usa el fertilizante para bendecir el campo’. “Entonces, es importante recolectar el abono en el bosque, pero...” “Lo entiendo. La gente de la aldea lo recogerá. ¡Escuchadme! Vamos a por algo llamado estiércol.” Obedientes a las palabras de Varin, los aldeanos que estaban trabajando en el campo llamaron a los demás. Los demás hombres cesaron sus tareas y después de escuchar lo que el alcalde les dijo, fueron a avisar al resto. “Ahora, voy a ir a avisar a los hombres que quedan. Valetta, ve a por la carretilla.” – ordenó Varin. “Sí.” “Ah, yo iré contigo.” Así, la mayoría de aldeanos se involucraron en la recolección del abono.
* * *
Habían pasado ya veinte minutos. Los aldeanos, reunidos en la entrada del bosque, lanzaban sus miradas hacia Kazura, expectantes. Había cavado con una pala la tierra más cercana. Cuando retiró la capa que había cavado, algo seca, se pudieron apreciar varios moldes de hojas muy comunes. “A esto se le llama estiércol. Por favor, recoged montones y mezcladlos con la tierra de los cultivos. Si lo hacéis, Dios los utilizará para hacer que la tierra esté más sana.” Los hombres observaron el abono en la mano de Kazura. “Así que tiene ese aspecto.” “Si el señor Kazura lo dice, tiene que ser verdad.” Los aldeanos expresaban su admiración con palabras como esas. “Ahora, ¿podríais apilar el estiércol en la carretilla? La llenaremos hasta arriba para abonar uno de los campos.” Atentos a las instrucciones de Kazura, los aldeanos comenzaron a cavar simultáneamente en el suelo más cercano. La tierra del bosque, que estaba llena de hojas acumuladas por años, estaba blanda. Solo había que cavar en la superficie, así que recoger el estiércol resultó ser una tarea sencilla. “Perfecto... Valetta, ¿puedo quitarte un poco de tu tiempo?” “Oh, claro. ¿Hay algún problema?” Kazura cesó su trabajo y se dirigió a Valetta, quien también excavaba en la tierra, a su lado. “Volveré a mi país para conseguir otra carretilla y el fertilizante para los campos. Es por eso que quiero preguntarte si tu padre y tú seguiríais supervisando el trabajo mientras estoy fuera.” “Ah, claro. Lo entiendo. Se lo diré a Padre.” – contestó Valetta. “Gracias.” Después de decir eso, Kazura abandonó el bosque y regresó a Japón.
* * *
“¡Eh, eh! Kolz, esto está muy mal. Nos dijeron que no podíamos seguirle, ¿no?” “Eso es, pero a esta distancia, no se dará cuenta.” Kazura caminaba hacia el bosque de camino a Japón; cincuenta metros tras él, dos niños le espiaban, escondidos tras los árboles. Tendrían entre cinco y seis años. A Kolz le brillaban los ojos de curiosidad, y su acompañante, una niña tímida, tiraba su manga intentando disuadirle. “P-pero, si Kazura nos pilla...” “Por eso he dicho que no pasará nada... ¡Ah! ¡Se ha metido en el bosquecillo!” Kolz observó el pequeño grupo de árboles en los que Kazura había entrado y, después de perderle de vista, el niño entró tras él. Viendo que su hermano comenzaba a correr, la niña dudó un segundo, pero inmediatamente se apresuró para seguirlo. “¿Qué? ¿Ha desaparecido?” Aunque Kolz le seguía muy de cerca y había entrado en el bosquecillo, una vez dentro de éste, no veía a al hombre por ninguna parte. Aunque lo llamasen bosquecillo, los árboles no eran tan densos. Era muy extraño que Kazura, quien estaba ahí hacía solo un momento, desapareciese sin dejar rastro. “Mira, justo como te dije; el señor Kazura es el señor Greisior. Si eso no fuera verdad, ahora mismo podríamos verle.” La niña que seguía a Kolz se sintió aliviada y le dijo eso a su hermano, que seguía buscando al señor Kazura. El niño la miró incrédulo, pero era cierto que el hombre había desaparecido definitivamente. “¿Tú crees? Pero solo puedo verlo como a un hombre ordinario, hermanita. ¿No te parece?” “Aiss... ¿Sigues pensando así? Mira, volvamos a la aldea con los demás.” La niña, que se llamaba Myra, agarró a su hermano de la mano, quien todavía seguía con la mirada perdida hacia el bosquecillo, murmurando. Ella tiró de él hacia el bosque donde los aldeanos seguían recolectando estiércol.
* * *
Mientras tanto, Kazura, que no se había dado cuenta de que el niño le había estado espiando, volvió como de costumbre desde el bosquecillo y pasó por el pasillo recubierto de piedra. Entonces, pidiendo permiso al inmutable esqueleto desmoronado en el pasaje, cruzó hacia Japón. ‘Entonces, ¿debería regresar a la tienda de herramientas? Va a ser una transacción más grande que la anterior.’ Como de costumbre, Kazura subió a su coche y condujo hasta la tienda donde había comprado las herramientas agrícolas. Contempló el paisaje japonés durante el camino; era muy distinto al del otro mundo del que había vuelto hacía solo unos minutos. Los campos que cultivaban vegetales podían verse esparciéndose hacia todas direcciones sin ningún problema. Disfrutó de esas relajantes vistas alrededor de diez minutos hasta que llegó a la tienda. Entonces, se dirigió hacia la sección de jardinería y se detuvo justo en frente de una enorme pila de bolsas de fertilizante. ‘Hmm... Hay muchos tipos de fertilizante diferentes. ¿Cuál debería comprar?’ Delante de las bolsas ordenadas por su finalidad, Kazura dobló su brazo y comenzó a preocuparse por qué tipo de fertilizante sería la mejor opción. Entonces, echó un vistazo a las descripciones que habían escritas en cada paquete. ‘Si hubiera uno donde pusiera –Para los cultivos de otro mundo– sería genial... Me pregunto si este fertilizante es para las patatas.’ Mientras Kazura murmuraba y se rezagaba, un empleado que le había visto, se acercó hacia él. “¿Busca alguna cosa, señor?” “Sí, necesito un fertilizante para patatas. ¿Cuál me recomiendas?” “Ah, éste de aquí es el adecuado, caballero. Aunque huela mal.” El empleado llevó a Kazura hacia unas bolsas en las que la palabra ‘estiércol’ estaba escrita en ellas. Era cierto que tenía un olor peculiar, pero la caja de información del fertilizante ponía que podía utilizarse para las patatas. “Señor, ¿desea utilizar el fertilizante en tubérculos?” “Bueno... Algo así.” Esa pequeña patata que solían comer en la aldea tenía un sabor distinto a la patata japonesa. Pero un tubérculo es un tubérculo, así que pensó que no habría gran diferencia entre las dos. ‘Entonces, aunque sea estiércol, sería buena idea esparcirlo…’ “Mmm… Me gustaría comprar el fertilizante que me has enseñado.” Kazura escuchó atentamente la explicación del empleado, quien le habló sobre el cultivo de patatas. Así, más o menos, pudo comprender qué tipo de fertilizante debía comprar. “Ah, sí, muchísimas gracias. ¿Quiere llevarse una bolsa?” “No, me gustaría comprar todo el que tenga aquí.” “¿Eh…?” “Me pregunto cuántos kilos pesará todo...” – murmuró Kazura tras contemplaba el abono y se iba alejando. El empleado que había escuchado eso de ‘lo compro todo’ seguía congelado en su sitio. “E… Espere un momento. ¡Señor!” El empleado corrió tras Kazura, quien esperó un momento hasta que un empleado con la palabra ‘Encargado’ escrita en su pecho se acercó hacia él. “Señor cliente, creo haber oído que quiere comprar todo el fertilizante de la tienda, pero...” “Sí, todo, por favor. También necesito una carretilla. Me pregunto cómo voy a llevarlo.” “Uumm, aunque su intención sea comprarlo todo, señor, el material pesa alrededor de cuatrocientos kilos. Si es para patatas, treinta kilos serían suficientes para un campo de trescientos metros cuadrados.” Al escuchar ‘cuatrocientos kilos’ de la boca del encargado, Kazura gruñó. El gerente pensó que, justo como él pensaba, el cliente había cometido un error en la cantidad que pedía, pero esa expectativa era completamente errónea. “Disculpe, me gustaría alquilar el camión de la tienda. Si fuese posible, también me gustaría que me ayudaran a cargar y descargar el pedido.” El encargado se estremeció por un momento después de escuchar lo que Kazura decía. Si realmente quería comprarlo, nadie podía ayudarle. Los empleados que estaban cerca de ellos se sorprendieron antes de comenzar a calcular la cantidad total de fertilizante, mientras uno de ellos le acercaba a la sección de carretillas.


jueves, 28 de febrero de 2019

TBATE Capítulo 8

Capítulo 8
Preguntas
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Mi borrosa visión me hacía ver un entorno que ya conocía, y me obligué a parpadear un par de veces para saber si lo que veía no era un sueño. Parecía que había vuelto a mi antiguo cuerpo. Al levantarme del sillón en el que estaba sentado, salí de mi habitación. Afuera una joven sirvienta me esperaba, y me saludó respetuosamente a penas me vio. “B-buenos días, Rey Grey.” Ni siquiera me molesté en mirarla, y seguí caminando mientras ella me seguía a un par de metros. Al llegar al patio, todos los aprendices estaban alineados con sus espadas en el frente; dirigí mi atención a los instructores que les estaban gritando para que corrigieran su postura y respiración. Cuando uno me vio, inmediatamente se giró e hizo un fuerte saludo militar, cuando lo hizo, los instructores y los demás aprendices siguieron su ejemplo. Simplemente, les dije que continuaran lo que estaban haciendo. Al llegar a mi destino, abrí las puertas dobles. En frente estaba un anciano con la cabeza cubierta por un abundante pelo blanco que combinaba con su larga barba, unos ojos esmeraldas que brillaban de forma maliciosa con sabiduría y conocimiento. Era el líder del Consejo, Marlorn. Aunque tenía la posición de ‘Rey’, no podía evitar sentirme que solamente era un soldado glorificado. Los que realmente gobernaban el país, administrando la política y economía, eran el Consejo. Entonces, ¿de que servía la posición de Rey? El título de Rey significaba que, realmente, era un hombre que equivalía a un ejército. Debido a que habían disminuido la cantidad de niños nacidos y los recursos eran limitados, los Consejos de cada país se reunieron y, después de incontables meses de debates y discusiones, decidieron que, si las guerras continuaban, eventualmente nosotros mismos nos terminaríamos exterminando. Deshacerse de las guerras tendría dos importantes resultados: disminuir la cantidad de muertos, permitiendo que la población creciera, y evitar la destrucción de terrenos cosechables al no utilizar armas nucleares. La solución que se les ocurrió y promulgaron para reemplazar las guerras fue una forma diferente de combatir. Reemplazaron las guerras con algo que se conoció como ‘Duelos Paragón’. Donde quiera que hubiera una disputa que afectaba el estado de un país, se declaraba un Duelo Paragón, y cada país enviaba un representante que era el más fuerte de su país. Mirándome por encima del hombro, Marlorn exclamó con su peculiar falsa sonrisa, que parecía ser un rasgo innato entre los políticos. “¡Rey Grey! ¿Qué le trae a mi humilde morada?” “Me retiro.” Sin siquiera darle la oportunidad para reaccionar, arranqué mi medalla, un pedazo de metal que todos los aprendices tanto deseaban, y la estrellé contra su gigantesco escritorio de madera de roble. ¿Por qué motivo había estado viviendo todos estos años? Era un huérfano que había sido criado en un campamento para entrenar duelistas. Tenía veintiocho años, pero nunca había ido a una cita, ni había amado. Había pasado toda mi vida solo hasta ahora, por el bien de ser el más fuerte. ¿Y para qué…? ¿Admiración? ¿Dinero? ¿Gloria? Tenía todo eso, pero ni en un millón de años elegiría eso por lo que tenía en Ashber. Extrañaba a Alice. Extrañaba a Reynolds. Extrañaba a Durden. Extrañaba a Jasmine. Extrañaba a Helen. Extrañaba a Ángela. Incluso extrañaba a Adam. Madre… Padre… “¡¡Cofff!! ¡COOOFFFF!” Volví a abrir mis ojos, y vi como mi visión se llenaba de imponentes árboles y enredaderas colgantes mientras yacía de espaldas. Sin embargo, esta vez, el insoportable dolor que sentía me decía que esto no era un sueño. ¿Dónde estoy? ¿Cómo he sobrevivido? Intenté levantarme, pero mi cuerpo no respondía. Lo único que podía mover era mi cabeza, e incluso eso implicaba una serie de dolores punzantes en mi cuello. Miré a mi derecha, y vi mi mochila. Lentamente me giré para ver a la izquierda, apretando mis dientes por el dolor. Mis ojos se abrieron de par en par ante lo que veía e inmediatamente tuve que resistir las ganas de vomitar. A mi izquierda estaba lo que quedaba del mago que había arrastrado conmigo. Un charco de sangre rodeaba su cuerpo, y de seguro tenía más huesos rotos que intactos. Podía ver los blancos huesos de sus costillas sobresaliendo de su hundida cavidad pectoral con una pila de entrañas al lado. Sus extremidades sobresalían en ángulos antinaturales, y el cráneo del conjurador estaba destrozado en la parte posterior, del cual brotaba materia gris junto con la sangre. Su rostro se había congelado con una expresión de sorpresa e incredulidad, excepto por sus ojos que estaban completamente rojos. Se veía cómo de las cuencas de sus ojos aún caía un rastro de sangre seca. No pude girar mi cabeza lo suficientemente rápido. Con mi ya debilitado cuerpo siendo atacado por el olor repugnante y la espantosa vista, vomité lo que quedaba en mi estómago hasta que se detuvieron las náuseas. Ni siquiera en mi vida anterior, nunca había visto un cadáver tan destrozado. No pude evitar sentirme asqueado por el hedor nauseabundo y los insectos dándose un festín con su cuerpo. Partes de mi cara y cuello quedaron cubiertas con mi vómito, pero finalmente me las arreglé para girar mi cabeza y evitar ver los grotescos restos del conjurador. ¿Cómo es que aún seguía vivo? No podía evitar preguntarme qué había pasado mientras estaba inconsciente. Claramente, el conjurador había estado vivo hasta el aterrizaje… Entonces, ¿qué me había pasado a mí? Debería haberle pasado lo mismo a mi cuerpo, o tal vez incluso peor, pero no solo estaba bien, ni siquiera parecía tener un solo hueso roto. Pensaba acerca de las posibles respuestas, pero me interrumpió un fuerte gruñido de mi estómago. Una vez más, luchando contra las protestas de mi cuerpo, intenté levantarme; las únicas partes que respondieron fueron mi brazo derecho y de mi cuello hacia arriba. Reuní maná en mi brazo derecho y usé mis dedos para abrirme paso, arrastrando mi cuerpo para llegar a mi mochila. No estaba a más de un metro, pero a mí me pareció que pasaba casi una hora hasta que la alcancé. La acerqué hacía mí y rebusqué dentro con la única mano que podía usar hasta que encontré lo que buscaba: ¡las bayas secas y nueces que Madre había guardado! Logré meterme un puñado en mi boca; era la merienda que había traído solamente por la insistencia de Madre. Mi garganta, sorprendida por la repentina avalancha de comida, respondió casi ahogándome por la tos, llevándole otra ronda de agonía a mi cuerpo. Busqué mi cantimplora dentro de la mochila, y lentamente vertí un poco en mi boca antes de volver a meterme otro puñado de merienda. Lágrimas caían de mi rostro hacia mis oídos. Usando mi mochila como manta improvisada, continué masticando las raciones secas hasta que me desmayé. Me desperté debido al intenso frío que había. Mirando alrededor, por la posición en que los rayos del sol se asomaban por las montañas, estaba amaneciendo. Esta vez fui capaz de levantarme, pero solamente con la ayuda del maná. Inspeccione cuidadosamente mi cuerpo, asegurándome de que no tuviera ningún problema antes de relajarme. Primero lo primero. Me dirigí hacia el cadáver del conjurador mientras intentaba evitar mirar las atroces heridas que habían causado su muerte. Al ver el cuchillo que buscaba, rápidamente lo saqué de su muslo. No estaba seguro de cuánto tiempo tendría que estar aquí, así que tener un arma era fundamental. ‘¡Oh! Te has despertado.’ En un instante me puse en postura de combate, aguantando el dolor por moverme súbitamente. Con el cuchillo en mi mano, me giré para ver el cadáver. Juro por Dios, si el cadáver era el que me estaba hablando… Una risa melódica me hizo mirar alrededor para buscar el origen de la voz. ‘No te preocupes. No tienes que preocuparte de que ese cadáver reviva.’ La voz que parecía salir de la nada era solemne, y emanaba un tipo de sensación ligera, como si fuera de la realeza. Tenía un sonido poderoso y resonante, a la vez que relajante y suave, que hacía que quisieras confiar en ella. Aún en guardia, logré murmurar una respuesta poco elegante. “¿Quién eres? ¿Tú me has salvado?” ‘Así es, respondiendo a tu segunda pregunta. En cuanto a tu primera pregunta, lo descubrirás tan pronto llegues a mi morada.’ La voz parecía muy segura de que intentaría ir a su casa. Como si leyera mis pensamientos, dijo: ‘Soy la única que puede llevarte devuelta a tu casa de este lugar, así que te aconsejo que te apresures.’ Esto me devolvió a mis sentidos. ¡Tenía razón! ¡Debía volver a casa! ¡Madre! ¡Padre! ¡Los Cuernos Gemelos! ¡Mi hermanito! ¿Estarán bien? ¿Habrán llegado a salvo a Xyrus? Si la voz realmente podía llevarme de vuelta a casa, no tenía otra opción que encontrarla. “Ejem, querido, uhh… ¿Señor Voz? ¿Podría decirme cómo dirigirme a su ubicación y así poder honrarme con su presencia?” La voz dejó escapar otra una suave risa antes de responder. ‘¿No crees que es grosero llamar a una señora ‘Señor’? Y sí, te enseñaré el camino.’ Ahh… Así que es una señora. Inmediatamente, mi vista cambió a la visión de un pájaro. Se fue alejando, hacia una ubicación en dirección este que parecía casi a un día de distancia, y antes de que mi vista volviera a la normalidad, se iluminó. ‘Te recomiendo que partas de inmediato. Será mucho más seguro si viajas durante el día en vez de la noche.’ – me regañó amablemente la voz. “¡Sí, Señora!” Rápidamente cogí mi mochila y empecé a trotar hacía mi destino. Sentía menos dolor a cada paso, y al mediodía solo me quedaban un par de dolores por aquí y por allá. Lo que fuera que había hecho esta señora era magia muy poderosa. Nunca había oído o leído de hechizos que pudieran ser lanzados a tanta distancia. ¿O tal vez se había marchado después de lanzarme el hechizo, justo después de que aterrizara? Entonces, ¿cómo había sabido que estábamos cayendo, y por qué solo me había salvado a mí? Cuanto más intentaba resolver este misterio, más preguntas aparecían. Escuché el débil sonido de un borboteo y me dirigí hacia esa dirección, donde encontré un estrecho arroyo. “¡Sí!” – exclamé. Estaba completamente sucio. Mi cara y cuello aún tenían el olor de mis ácidos gástricos, mientras que mi ropa estaba rota y llena de mugre. Casi corriendo, me lancé como una bomba al arroyo, refregando enérgicamente mi rostro y cuerpo. Me quité la ropa y después de lavarla un poco la puse en una roca cercana para que se secara. Después de terminar este refrescante baño, caminé hacia mi ropa aún húmeda cuando… ‘Ku, ku, ku… ¡Qué despreocupado!’ Instintivamente, mis manos cubrieron mi preciada área mientras encorvaba mi espalda, intentando hacerme lo más pequeño posible. ‘No te preocupes, no hay mucho que ver.’ Me estremecí al sentir casi como si la Voz me guiñara un ojo. ¡Qué grosera! Mi orgullo… Gruñendo, casi quería argumentarle que mi cuerpo aún no se había desarrollado, pero decidí ignorar la Voz y ponerme mis ropas. ‘¡Ohhh…! No hagas pucheros. Lo siento.’ – dijo La voz aguantado la risa. Cálmate, Arthur. Un rey debe de mantener la calma… Después de ponerme mis ropas, la voz pervertida se quedó en silencio. Cómo o por qué, eso no me importaba mucho. Rebusqué en mi mochila y saqué las últimas raciones secas que me quedaban. El agua no era un problema ya que acababa de rellenar mi cantimplora, pero necesitaría comida pronto. Quizás, con suerte, la Voz me daría algo. Observando a mi alrededor, comencé a preguntarme dónde estaba. Ya que me había caído por el este de la montaña, debería estar cerca del dominio de los elfos. No creía estar en el Bosque Elshire ya que no había ninguna niebla a mi alrededor. ¿Estaba en los Claros de las Bestias? No. No había ninguna bestia de maná… Había visto un par de conejos y pájaros, pero no había visto nada más. Algo, quizás lo más extraño que había notado de este lugar, era la abundancia del maná. Se debía a la abundancia del maná de este lugar que había sido capaz de recuperarme tan rápido. Aunque eso no explicaba cómo había sobrevivido en primer lugar; esperaba que quién estuviera tras la voz me lo dijera. Debía apresurarme. Aparte del hecho de que no había ningún camino, el viaje fue muy tranquilo y sin complicaciones, con mínimos obstáculos y terrenos que debía rodear. A medida que me acercaba a donde estaba la Voz, la densidad del maná se hacía cada vez más abundante y densa. Ignorando la tentación de detenerme y absorber el maná del alrededor, seguí caminando. Entrenar ahora no era lo más importante. Necesitaba volver a casa. Probablemente todos habían asumido que estaba muerto, y no pude evitar preocuparme por Madre y Padre. No tanto físicamente, sino por su salud mental. Me preocupaba que Madre y Padre no pudieran perdonarse a sí mismos por mi muerte. El único pensamiento que me reconfortaba era que Madre estaba embarazada. Sí. Se mantendrían fuertes, al menos por el bien de mi hermano o hermana por nacer. Llegué al área donde me había dirigido la Voz, pero no pude ver nada más que un montículo de piedras rodeado por un grupo de árboles. ‘Me alegra saber que has llegado a salvo.’ – dijo la Voz con confianza, como si ya supiera que lo lograría. “Encantado de conocerte, uhh… ¿Señora? ¿Señora Piedras?” ‘No soy una roca, ni un montículo de ellas. Hay una grieta en la parte posterior de las rocas. Ahí es donde estoy.’ – dijo La Voz. Miré alrededor y encontré una pequeña grieta, aproximadamente del tamaño de un adulto, entre dos grandes rocas que se apoyaban entre sí. La ligera brisa que salía de la grieta me indicaba que había encontrado lo que buscaba. Si no fuera porque la Voz me había dirigido hacia la localización exacta, nunca habría notado que había una pequeña fisura. ‘Niño. Sigue por la grieta, pero refuérzate con maná antes de que entres.’ ¡Al fin, pronto me encontraría con Madre y Padre! Sin un segundo de vacilación, me deslicé por la grieta con facilidad mientras reunía maná para reforzar mi cuerpo. Esperaba pisar algún tipo de plataforma, pero en cambio caí de inmediato en picado por un agujero negro. La Voz no me había advertido de que iba a caer verticalmente. ‘Supongo que ésta era razón por la que me había dicho que me reforzara con maná.’ – fue el pensamiento que se me ocurrió mientras caía, gritando todo lo que podían mis pulmones de cuatro años. Me levanté lentamente, quejándome y frotándome el trasero. “Por fin nos encontramos, niño.” Me sentí palidecer mientras mis ojos y boca se abrían de par en par. Sintiéndome mareado, mis piernas me fallaron, y caí sobre mi dolorido trasero, observando a la persona que me había ayudado todo este tiempo.


miércoles, 27 de febrero de 2019

Volumen 25 Capítulo 6

Volumen 25 Capítulo 6
La espada deslumbrante oculta en las esculturas
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“Vamos a darnos prisa.” Weed no sentía la necesidad de dar un tratamiento especial al Maestro de la Espada. Los puntos de amistad que tenía con Zahab disminuían de golpe cada vez que le daba una orden, pero también disminuían lentamente cuando estaban juntos. Era justo usar los puntos de amistad que tanto le había costado subir y explotar a Zahab tanto como fuera posible. Limpiaron la mazmorra de Penfils, cazaron a los grandes monstruos del Bosque de Madera Oscura, aniquilaron completamente a los monstruos de la mazmorra de Geithner y completaron la búsqueda de tesoros de la Guarida de Carmel. Estos fueron los logros que Weed hizo con Zahab. Por supuesto, Amarillento y Geumini siempre estaban a su lado y los wyverns lo seguían al campo de caza. “Ahí está el enemigo. Lucha.” Cuando Zahab estaba empuñando su espada, Weed podía relajarse y atacar tanto como quisiera. Paso Gris tenía un nivel de dificultad espantoso y cuando juzgaba que era peligroso debido a los niveles altos de los monstruos o a su poder de ataque, se escondía lejos y disparaba su Arco de un Alto Elfo. Solo cuando pensaba que podía desempeñar un buen papel, luchaba junto a Zahab. ‘Pelea muy bien.’ No había mejor método que luchar con un Maestro de la Espada. Pero, a pesar de que era Zahab, no era invencible y sufrió heridas. “Oh, cielos. Tienes tantas heridas. Déjame envolverlas con algunos vendajes. También aplicaré muchas hierbas.” ¡La habilidad [Primeros Auxilios] a nivel Avanzado! Weed hacía todo lo posible para frenar el descenso de puntos de amistad a través de su habilidad con la cocina y curando sus heridas. Los Jugadores Oscuros observaron todo el evento con asombro. ‘Ese bastardo tacaño…’ ‘Esto es un tratamiento típico, dar medicinas después de explotarlo.’ ‘Si me atrapa, me desangrará.’ Weed perseguía la eficiencia más óptima para pelear. Buscaba a los monstruos jefe y llevaba a Zahab a las mazmorras que rebosaban más enemigos. Zahab solo podía echar de menos los días en los que vivía solo en Paso Gris sin contacto humano. Únicamente, Seoyoon y Hwaryeong, que conocían el comportamiento de Weed, eran los que se adaptaban mejor. ‘Weed no debe salir herido.’ Seoyoon no era inferior a Zahab y luchaba directamente contra los monstruos. Su potencial de batalla como berserker estaba activo, por lo que las monstruosas guaridas a las que Weed los estaba llevando era el terreno de caza ideal. Hwaryeong bailaba de manera cautivadora, atrayendo a los monstruos y causando un lío entre ellos. Pero el baile tenía poco efecto con los monstruos que no solían tener contacto con los humanos. Los Jugadores Oscuros se involucraban y hacían su parte para aumentar la eficiencia de la caza. Las tareas que emprendían se adaptaban bien a su clase y obtuvieron unas ganancias aceptables. ‘No puedo dejar de sentir envidia. No está dejando sin remover ni una piedra de Paso Gris mientras viaja con un Maestro de la Espada…’ ‘Esta es una caza increíble, mi nivel no para de subir. Es una suerte que nos permitiera unirnos.’ ‘Monopolizar todos los elementos y tesoros de una mazmorra. Ah, hay una razón por la que Weed es conocido como el Dios de la Guerra.’ Los Jugadores Oscuros tenían que pagar diariamente una tasa por cazar con Weed. “Hicimos mucha caza ayer y planeo hacer lo mismo hoy. También tenemos que entrar en una nueva mazmorra.” Tasas, el costo por la comida, las vendas, las hierbas, el cumpleaños de Amarillento, la reparación de armas y armaduras… Tenían que pagar por todo. ¡Weed los estaba chupando como una pulga! Y así, junto con Zahab, vagaron por todo Paso Gris cazando y explorando.

La amistad con Zahab ha bajado a 25.
Zahab enfundó su espada. “Ahora me iré a recorrer el continente. No olvidaré el tiempo que hemos pasado juntos.”

El contrato de Zahab como mercenario libre ha sido rescindido.
Zahab se despidió. La amistad era baja, por lo que Weed no podía retener a Zahab por mucho más tiempo. “Es triste que tengas que irte así. Sería bueno si pudiéramos aprender más unos de otros.” Intentó ofrecerle comida y regalos simples de nuevo, pero Zahab no los aceptó. “Estoy agotado y quiero descansar por ahora, así que hagamos que nuestra despedida sea corta.” Weed no tuvo más remedio que despedirse, pero aprovechó para hacerle unas preguntas en el último momento. “Creo que es trágico que no podamos volver a encontrarnos en el continente. ¿Hacia dónde irás?” “Por ahora partiré hacia las Tierras Altas de Bryce. No sé cuánto tiempo estaré allí, pero si necesitas encontrarme, búscame allí.” “Sí, lo haré. Entonces, por favor, cuídate.” Zahab cojeaba por una lesión en su pierna izquierda y partió usando la espada como bastón. ‘Sería bueno usarlo una vez más. Estoy seguro de que nos volveremos a encontrar.’ – pensó Weed lamentando la separación. Había aumentado dos niveles mientras cazaba con Zahab y su [Dominio de la Espada] había alcanzado el nivel Avanzado – 2. Todo esto había sido gracias a la caza junto a un Maestro de la Espada. La [Hoja del Escultor de Luz Lunar] también había alcanzado el nivel Intermedio – 9. “¿A dónde irás ahora?” – le preguntó Hwaryeong a Weed. Quería que los dos pasaran más tiempo solos. “Ahora tengo que regresar a la casa de Zahab.” Tenía que informar a la vieja doncella del Reino de Rosenheim. No le resultaría fácil regresar a Paso Gris, así que tenía que asegurarse de ver todas las esculturas de Zahab antes de irse. Zahab había almacenado aproximadamente el 80% de sus obras en una bolsa mágica especial, por lo que aún quedaban unas pocas en su casa.
* * *
El contrato que los Jugadores Oscuros y Hwaryeong acordaron había sido ayudarla y protegerla mientras buscaba a Weed en la región de Paso Gris. Después de concluir el contrato, Hwaryeong les dijo que podían irse, pero decidieron quedarse. “No tengo otro trabajo y estoy aburrido…” “El mundo es un lugar peligroso donde puede pasar cualquier cosa, seguiremos protegiéndote.” “Voy a asegurarte de que estás a salvo hasta el final. ¿Cómo puedo dejar abandonada a una hermosa señorita?” Los Jugadores Oscuros dieron varias excusas y trataron de quedarse más tiempo. La caza en Paso Gris no era mala y sentían que si se quedaban cerca de Weed podían ganar algo. “¡Aja! El almacén de un Maestro Escultor es así. Hay muchas esculturas.” “La calidad de las esculturas es extremadamente alta.” “¡Eh! Mira cuántas estadísticas da. Acabo de aprender la estadística [Arte].” Los Jugadores Oscuros estaban recibiendo una oportunidad única en el taller de Zahab. Weed observó cuidadosamente las esculturas que Zahab había tallado con todo su ser. “¡[Identificar]!”

Cazador apuntando su arco
Pieza del maestro escultor jubilado Zahab.
El arco está dirigido a una serpiente que está acechando a un ciervo.
Valor artístico: 871.
Efecto especial:
Aumenta la población de ciervos.
Podía leer los recuerdos guardados dentro de la escultura. ‘Es una buena pieza.’ Weed observó otra escultura. Primavera, verano, otoño, invierno. Podía sentir cómo iban cambiando las estaciones durante la construcción de la escultura, que estaba hecha de arcilla. Incluso contenía algunas imágenes extrañas. Era un pueblo fabricado en arcilla, situado en una amplia meseta, cuyos habitantes se veían inquietos e iban y venían sin descanso. Representaba un paisaje que nunca había visto en esta época.

Has adquirido la primera pista para: [El viajero perdido].
A medida que avance la misión, puedes emplear la información que hayas conseguido anteriormente.
‘¿Qué vídeo de misión es este?’ La posibilidad de que fuera una misión relacionada con la escultura era alta. Aun así, todavía había muchas misiones de escultura y no sabía si debía hacerla o no. Después de ver esas primeras imágenes, varias esculturas mostraron vídeos de las esculturas ocultas por Zahab en los alrededores de Paso Gris. ‘Tomará mucho tiempo encontrarlas y los monstruos son problemáticos.’ Las esculturas podrían haber sido grabadas en la pared de una mazmorra o guardadas como tesoros por los monstruos. ‘Más importante aún, las esculturas que hice son el problema.’ Weed sacó una de las piezas que había esculpido y la observó con cuidado. Se trataba de la escultura ‘Zahab empuñando su espada’. Era casi una certeza que en su interior contenía oculta la habilidad secreta de un Maestro de la Espada. Si la suposición de Weed era correcta, esta escultura se convertiría en un tesoro para todos los guerreros. Pero no importaba cuánto la examinara, era solo una obra bien tallada. Al haberla tallado personalmente, conocía bien la pieza, ni tan siquiera leer los recuerdos ocultos en su interior revelaba nada especial. ‘Tengo que resolver el secreto de esta escultura.’ Mientras que otras personas se quedarían desconcertadas al no poder hacer nada, Weed trató de abordar el grave problema que tenía. “¡Hmm!” – suspiró Weed mientras buscaba por todos los rincones de la estatua. – “¿Podría ser que no haya logrado reproducir la habilidad de espada de Zahab a la perfección?” Se correspondía perfectamente con el tamaño de su cuerpo, la proporción e incluso el ángulo de los movimientos de la espada. No había sido fácil replicar los movimientos en la estatua, pero, gracias a sus múltiples experiencias y habilidades de observación, pudo lograrlo. Podía hacer esculturas mientras imaginaba el resultado final y fallar, pero no conseguirlo cuando tenía el modelo delante era imposible. Sería completamente deplorable si hubiera un pequeño error que le impidiera aprender la habilidad de espada de Zahab. ‘¿La rompo?’ Incluso estaba contemplando métodos extremos, como el uso de la habilidad [Destrucción de escultura]. Pero detuvo su mano, ya que la estatua era demasiado valiosa. ‘Tiene que haber una solución en alguna parte.’ Si Zahab le hubiera mostrado la habilidad secreta durante una batalla, hubiera ayudado a identificar la habilidad. Pero algo tal como eso no había sucedido y solo podía confiar en la escultura para obtener la iluminación. Weed detuvo toda su caza y se concentró en la escultura. Pensó que a lo mejor le faltaba más habilidad en [Escultura], así que comenzó a hacer estatuas con los monstruos de Paso Gris y de Hwaryeong para aumentar su maestría con la escultura. Perdió tres horas sin encontrar una solución. Los Jugadores Oscuros y las esculturas vivientes estaban cazando en grupos separados en una zona cercana, y Hwaryeong se desconectaba cuando era de noche. Solo quedaban Weed y Seoyoon. “Habilidad con la espada. Necesito entender la habilidad con la espada… Estoy cerca de dominar la habilidad de [Escultura], pero si no puedo aprenderla porque mi [Domino con la Espada] es bajo, entonces podría perder la oportunidad de aprender esta habilidad de espada.” Mientras Weed movía su cabeza desconcertado, escuchó un ruido que envió escalofríos a su espina dorsal. Sliiiiiiiiiiiing El sonido de una espada saliendo de una vaina. Weed se giró para mirar y vio que se trataba de Seoyoon, que sostenía su espada con una expresión fría. “¿Qu…? ¿Qué pasa con la espada?” Sin ninguna escultura viviente cerca, ¿podría ser que Seoyoon se estaba preparando para atacar? Era un viejo temor, pero había momentos en los que Seoyoon daba mucho miedo. Su voz, debido a que llevaba callada durante horas, carecía de entonación y actuaba sin explicarse la mayor parte del tiempo. ¡Como ahora mismo! Seoyoon hizo girar su espada. Ella estaba apuntando al cielo en lugar de a Weed. Antes de que se diera cuenta ya estaban en mitad de la noche y la luna se mostraba en todo su esplendor. La espada de Seoyoon se encendió bajo la luz de la luna mientras comenzaba a moverse lentamente, girando su espada con unos movimientos que le eran familiares a Weed. “¡Los movimientos de la escultura!” Zaaaas Seoyoon ejecutó suavemente la habilidad de espada. Siguió los movimientos de las esculturas como si fuera un baile. Weed analizó profundamente el movimiento de las esculturas y las emuló también, el flujo se detuvo a mitad de camino. Pero Seoyoon no siguió el orden de las esculturas, ella siguió el movimiento de las esculturas iluminadas por la luz de la luna. ¡Huwooooooooooong! La hoja de Seoyoon se encendió con una luz intensa. ¡Era como sostener una espada láser!

Has aprendido la habilidad de espada secreta: [Espada deslumbrante].
Seoyoon había aprendido la habilidad de espada secreta. Su cuerpo estaba envuelto en una luz, como si estuviera bajo una bendición especial. “Por casualidad, ¿has aprendido la habilidad de espada secreta?” – le interrogó Weed tan pronto como se detuvo. Seoyoon asintió dos veces. “Genial.” – dijo Weed con una sonrisa exuberante cuando vio la cabeza de Seoyoon moviéndose de arriba a abajo. ¡Pero el dolor se iba arrastrando por su interior! “Hmm, bueno, es de buena educación que las damas vayan primero. Ahora me toca a mí aprenderla.” Después de ver las acciones de Seoyoon, Weed realizó los mismos movimientos. Con su [Domino de la Espada] era capaz de seguir los movimientos fácilmente. Siguiendo la intención de cada movimiento de forma individual, a veces ponía todo su peso detrás del golpe o realizaba movimientos suaves como los de una brisa. Weed sintió que esta era una verdadera habilidad de espada mientras emulaba sus movimientos. ‘Más que una habilidad específica… Me recuerda más a un conjunto de movimientos fijos y consecutivos.’ Estaba desconcertado por cómo iba a usar esta habilidad en una pelea real. Las batallas eran completamente diferentes cuando se luchaba contra monstruos, criaturas voladoras, chamanes, invocadores o magos.

Has aprendido la habilidad de espada secreta: [Espada deslumbrante].

[Espada deslumbrante]
Una habilidad creada por el escultor y Maestro de la espada Zahab, que reúne y utiliza la luz.
Dependiendo del nivel de la habilidad, puede crear formas de luz de animales o monstruos. Los enemigos afectados por la luz caen bajo una ilusión y no pueden moverse. Sin embargo, a medida que aumenta el número de enemigos, su efecto disminuye. Si la espada se detiene, el efecto desaparece.
El poder de la habilidad aumenta debido a la habilidad [Esculpir la Luz de la Luna].
Debido a tu profesión y otras habilidades aprendidas, el poder de [Espada deslumbrante] aumenta durante la noche.
Es muy efectivo contra monstruos de tipo oscuridad.

La habilidad [Dominio de la Espada] ha aumentado.
“Vamos a ir de caza.” Weed se fue con Seoyoon al lugar donde aparecían los kellkog. “¡[Espada deslumbrante]!” Esta no era una habilidad de espada que se activara instantáneamente al consumir [Maná], por lo que había que completar los movimientos perfectamente. “¿Keeeeek?” Los kellkog arrojaron sus lanzas, pero la luz brillante cegó sus ojos y su precisión cayó por un gran margen. A poca distancia, Weed terminó de realizar la habilidad de espada. Se sentía ridículo moviéndose solo en lugar de luchar contra los monstruos de frente, pero viéndolo desde fuera no era nada. Weed agitó su espada dos veces, saltó para reunir poder y realizó un golpe hacia abajo. Al golpear aparecieron unos gorriones en forma de luz, rodearon a Weed y luego, batiendo sus alas, volaron hacia los monstruos y explotaron. ¡Boooooooooooooooooom! ¡Un efecto magnífico de un vástago de luz que recreaba la conexión entre el cielo y la tierra! Cada vez que Weed movía su espada, las aves de luz volaban hacia los monstruos. Los kellkog caían confundidos por el efecto de las ilusiones y giraban, tratando de atrapar las aves pero, a medida que la habilidad de la espada se iba ejecutando, solo quedaban objetos en los lugares donde estaban los monstruos.

La habilidad [Espada deslumbrante] ha aumentado.
Perdía más de 8.000 puntos de [Maná], pero equipando varios elementos de regeneración de [Maná] ayudaba a evitar la pérdida. “Y pensar que había este tipo de habilidad con la espada.” Los labios de Weed temblaron. Hasta ahora, le había resultado difícil lidiar con los monstruos que disparaban flechas a largas distancias. Era muy frustrante combatir a ese tipo de monstruos, que escapaban rápidamente si se acercaba. Incluso si sacaba su arco, no era suficiente para causar un gran daño. “¡Voy a matar a todos los monstruos!”
* * *
Kolderium, ¡el gran caballero del Reino de Kallamore! El gremio Hermes había preparado varias medidas para tratar con él. Cuando Kolderium comenzó a dirigir el ejército, logró empujar al Reino de Haven hacia el Fuerte de Sistar. Por supuesto, era una batalla donde el gremio Hermes no comprometía sus fuerzas, simplemente dejaba que el ejército real sufriera la fuerza del enemigo y aprovechaba la ocasión para penetrar en el Reino de Kallamore. “Sin embargo, las compañías de caballeros que lidera Kolderium son temibles. Tendremos que asignar todo el poder militar disponible hasta aniquilarlos por completo.” El gremio Hermes destruyó la fuerza fronteriza del Reino de Kallamore y se apoderó de seis castillos, dos fortalezas y catorce aldeas. Después de escuchar que Kolderium se había convertido en el comandante supremo del Reino, el gremio Hermes dividió su fuerza principal en dos. “Una parte girará y ocupará la Fortaleza de Yorun, mientras la fuerza principal se reunirá con el ejército de Kolderium aquí.” El ejército que comandaba Kolderium estaba compuesto por las fuerzas de élite del Reino de Kallamore. Incluía siete regimientos de caballería y más de diez mil jinetes. En cambio, por el lado del gremio Hermes, sus fuerzas hicieron trincheras y pusieron trampas para dificultar el movimiento de los caballos. Trajeron una gran cantidad de magos, arqueros e incluso catapultas para interrumpir la carga de la caballería. El día en que estalló la batalla principal entre Kolderium del Reino de Kallamore y el gremio Hermes, todas las emisoras hicieron una transmisión en directo, atrayendo todo el interés de los jugadores. Dependiendo del resultado de esta batalla, todo el continente podría cambiar. Sin embargo, debido a la gran cantidad de trampas colocadas por el gremio Hermes en la llanura, la batalla estaba siendo bastante aburrida. En la zona central, un ejército penetró profundamente en el interior del Reino de Kallamore. Era un ejército formado por cantidades masivas de hombres a caballo, grifos, exploradores y magos; era una fuerza lo suficientemente grande como para ocupar fácilmente cualquier castillo de tamaño medio, lo que obligó a Kolderium a tomar una difícil decisión. Podía perseguir al enemigo que estaba penetrando dentro del reino o enfrentar al enemigo que tenía delante, pero al hacerlo, permitía que pudieran tomar la tercera ciudad más grande del Reino de Kallamore. “Atacaremos el Reino de Haven.” ¡Gran carga del Reino de Kallamore! El gremio Hermes respondió con sus magos y sus catapultas, comenzando una batalla a gran escala. El destino de los dos reinos estaba en juego.
* * *
Geomchi se unió al grupo de Pale por la tarde. “Espero que esto no te endeude innecesariamente conmigo.” “Eso no es cierto. Necesitábamos a alguien que se encargara del combate cuerpo a cuerpo.” – respondió Pale con amabilidad. Se había detenido brevemente en Morata para comprobar las tiendas y recibir misiones, pero se encontró con Geomchi. “¿Has intentado cazar en esta zona?” “Algunas personas me llevaron a varios lugares llamados mazmorras.” – respondió Geomchi mientras bostezaba como si no fuera nada. – “No había nada que pudiera darme una buena pelea.” “Bueno, debería ser así. Las mazmorras cercanas a Morata han sido destruidas por el grupo de paladines de la Orden de Freya y muchos jugadores también están cazando por allí.” Cuando una mazmorra se hacía conocida, muchas personas acudían a ella. Incluso después de que la experiencia y las tasas de caída de objetos descendieran, los jugadores seguían llegando. Esto causaba que hubiera problemas para cazar monstruos decentes. “Es verdad.” – habló Surka mientras se ponía los guantes reforzados de acero. – “Brindaremos toda la ayuda que podamos.” “Sí. Vamos.” Geomchi se unió al grupo y se fueron a través de las puertas de Morata. Cuando se fueron, los comerciantes que hacían negocios en la plaza comenzaron a susurrar. “¿No era ese el tipo que limpió completamente una mazmorra?” “Al parecer se unió a un grupo y cazó a todos los monstruos de la mazmorra él solo.”
* * *
Llegaron a la mazmorra y Geomchi dio un paso adelante. “Ay… Si envejeces es mejor morir.” Todos los monstruos que eran golpeados por la espada de Geomchi desaparecían con una luz gris. Los golpes críticos aparecían con frecuencia como si fuera algo normal y golpeaba en los puntos débiles de los monstruos mientras parecía que estaba en medio de una broma. “A mi edad no puedo moverme tan fácilmente como cuando era joven.” ¡Paf! ¡Plaaaaaaaaaaash! ¡Papapapapapapa! Geomchi ya había alcanzado el nivel Avanzado – 7. Se trataba de un nivel que era imposible de alcanzar únicamente peleando contra monstruos. Después del nivel Avanzado – 5, la única manera de mejorar era superando sus propios límites. Cada vez que Geomchi avanzaba un nivel en su [Dominio de la Espada], se daba cuenta de los sutiles cambios en su dominio y elegía el camino más óptimo para su desarrollo. Esta era la razón por la cual su habilidad se había desarrollado más rápido que las otras cuando cazaba. Pale y su grupo tuvieron que darse prisa en moverse antes de que Geomchi matara a todos los monstruos. - Tengo una nueva opinión de lo fuerte que es el Señor Geomchi. - Esa fuerza y poder enfocada en la punta de su espada para hacer sus ataques más poderosos… Lo hace parecer tan fácil, pero no sé cómo ataca con tanta precisión. - Y hay quinientos como él. - …… Surka podía derrotar a un monstruo de nivel 350, mientras que Zephyr podía usar su caña de pescar para lanzarse en medio de una batalla. Pero, al mirar a Geomchi, solo podían quedarse estupefactos. “Es molesto pelear con ellos con una espada.” Cogió las lanzas y hachas que lanzaban los monstruos y atacó con ellas. Su profesión le permitía usar cualquier arma con precisión y maximizar su daño. Cualquiera que fuera el arma que manejara, no había ningún obstáculo para matar a los monstruos. A veces parecía un guerrero, y otras veces el soldado de una tribu salvaje. Al ver a Geomchi cambiar de armas con frecuencia, Pale hizo una pregunta. “¿Estás bien con la diferencia en el manejo de diferentes armas?” – preguntó Pale asombrado por lo que estaba viendo. Incluso con su habilidad en las armas, cada una tenía diferentes centros de gravedad y su aplicación en la batalla era diferente. “Cualquier arma es una batalla en tu mano.” ¡La preferencia personal para machacar a los monstruos! Como los orcos que plagaban las Montañas Yuroki, cuando iban equipados con alabardas, era divertido golpear la armadura de tus oponentes con armas pesadas. “¿No es la espada más adecuada a tu gusto?” – preguntó Zephyr con incredulidad. Geomchi vivía practicando con la espada. Podía haber usado otras armas, pero no había alcanzado ese estado con su espada esperando la aprobación de la gente. Seguramente admiraría el camino de la espada. “Mi mayor preferencia no es la espada…” – dijo Geomchi mientras observaba seriamente a los demás. Era una historia que podría afectar negativamente las emociones de los niños que se encontraban en edad escolar. “Es raro que las armas estén a la altura de las barras de acero o de las ramas que usaba cuando era joven.” “……” “La espada es un método para templar el corazón. Un gran espadachín tiene el corazón pulido como un espejo y tan inmóvil como el agua. Da igual lo que venga, no le tendrá miedo ni temblará.” En ese momento, un enjambre de monstruos se acercó a ellos desde los pasadizos de la mazmorra. “Nos invaden los humanos.” “Mata primero a ese humano alto, voluminoso y feo.” “Jefe, ¿qué quieres decir? ¿El tipo viejo?” “Sí.” “¡Je, je, je, je, je, je!” Antes de que los otros miembros del grupo pudieran reaccionar, Geomchi estaba corriendo hacia los monstruos. “Tu muerte no será misericordiosa. ¡JA, JA, JA, JA, JA!”

Muy buenas Geomchis. Hoy me ha tocado a mí traeros este capítulo extra con las aventuras de nuestro prota favorito y con el que limpiamos los capítulos pendientes y ponemos la cuenta una vez más a cero. Mucho Team Seoyoon, Team Da'in y demás... ¡¡¡¡Pero nadie quiere a Hwaryeong, vuestra bailarina querida que lo dará todo por el tonto y avaro de Weed!!!! ¿No os da penita? Se esfuerza como ninguna por nuestro tonto protagonista… ¡y ni se entera! Aiiiiiis… que mal repartido está el mundo. Y para terminar, muchas gracias a todos los que nos apoyáis para poder sacar esta novela, ya sea con anuncios o con donaciones y sobre todo con comentarios, esperamos siempre muchos comentarios :) Saludos para todos. PD: tenemos novela nueva, espero que os guste tanto como esta ^^

Retro Capitulo 4

Arco 1 Capítulo 4
El examen de ingreso de un retornado III
Traducido por Tars
Corregido por Thornapple y DaniR
Editado por Tars

Romántica y Treveurie se sintieron aliviados por la presencia de Desir; un plebeyo ni siquiera podía ser considerado como competencia. “Dado que es un plebeyo, dudo que haya recibido una educación adecuada.” – comentó Romántica. – “Sin embargo, no me quejaré, solo significa un oponente menos para mí. Estaba un poco preocupada por el espadachín mágico en nuestro grupo, pero esto hace que todo sea más fácil.” “Viendo a lo que nos enfrentamos, creo que la verdadera lucha será entre tú y yo, ¿qué te parece Romántica?” – respondió Treveurie riéndose entre dientes. “Probablemente tengas razón, tengamos una buena competición.” – añadió Romántica asintiendo con la cabeza. Ambos se estrecharon la mano con entusiasmo, tratando la prueba como si fuera un juego entre dos amigos. Mientras Romántica y Treveurie continuaron hablando entre sí, Desir y Ajest observaban en silencio lo que pasaba a su alrededor. Además de su grupo, la ruidosa sala de espera estaba llena con el parloteo de otros estudiantes, todos anticipando el inicio de sus propios exámenes. Después de esperar durante un tiempo, un anuncio sonó en la sala.

El evento del examen de ingreso ha sido determinado.
Mundo de las Sombras de clase 10: Carrera en las llanuras de Ernste.
La condición para limpiar este mundo de las Sombras es la primera persona en cruzar la línea de meta que se encuentra a 8 kilómetros del punto de partida.
Se permite el uso de la magia, por lo tanto, los ataques entre los participantes también están permitidos.
El sistema de seguridad para estudiantes estará activado durante este examen y el dolor se mitigará en un 80%.
Si un estudiante desea renunciar en algún momento del examen, simplemente debe anunciar verbalmente su renuncia y serán expulsados del Mundo de las Sombras.
En caso de una lesión o ataque fatal, el estudiante objetivo será expulsado del Mundo de las Sombras.
Las calificaciones del primer al cuarto lugar serán evaluadas al terminar el examen.
Romántica y Treveurie examinaron la información sobre el Mundo de las Sombras al que tenían que entrar. “Hombre, me alegro de que tengamos que correr.” – dijo Treveurie. – “Escuché que el grupo 8 tiene que lidiar con Trolls” “¿No es básicamente una carrera? ¿Incluso tenemos que luchar entre nosotros?” – preguntó Romántica. Desir y Ajest seguían esperando en silencio como lo había hecho antes del anuncio, era como si hubiera una burbuja de vacío a su alrededor. Ajest se sentó y barrió a lo largo de su vaina con el dedo mientras Desir se mantenía a un lado de la bulliciosa multitud, apoyándose tranquilamente contra la pared. Poco después, la aburrida voz mecánica del anuncio volvió a hablar.

La puerta va a abrirse.
Que los participantes formen una fila ante la puerta de una manera ordenada y se preparen para el registro.
Los participantes en el Grupo D se alinearon frente a la puerta. Poco después, la puerta se abrió y una luz brillante iluminó a los participantes. Mientras los estudiantes caminaban hacia la puerta, sus figuras quedaron completamente envueltas dentro de la luz y desaparecieron sin dejar rastro.

Entrando en el Mundo de las Sombras de la Carrera de las Llanuras de Ernste.
Poco después de entrar por la puerta, Desir fue transportado al mundo artificial. Mirando a su alrededor, él y los otros tres estudiantes estaban en medio de una gran llanura. La hierba verde y el brillante cielo azul se extendían ante él, mientras que las plantas florecían a su alrededor y un enorme rio corría por el centro de la llanura, dando la sensación de que estaban en plena primavera. El aire caliente soplaba sobre su cabello y el sol besaba su piel, calentándolo. Este lugar era la encarnación de la serenidad.

La carrera comenzará en tres minutos.
Participantes, por favor, permanezcan detrás de la línea de salida.
Al escuchar el anuncio, Desir miró hacia sus pies y, efectivamente, había una línea de salida pintada en el suelo. Los cuatro estaban ubicados detrás de la línea de salida en el orden de la lista de participantes del grupo. Por pura casualidad, Desir y Ajest estaban uno al lado del otro. En comparación con su actitud fresca, Desir se sentía extremadamente incomodo de pie tan cerca de ella. No podía dejar de mirarla de una manera inquisitiva, cuando, de repente, su cabeza se volvió de forma repentina hacia él y sus ojos se encontraron con su mirada. “Ho… ¿Hola?” – murmuró nervioso intentando saludarla con una expresión incómoda. Ajest no reaccionó en lo más mínimo. Su rostro permaneció inexpresivo, como si estuviera usando una máscara. Su mirada recorrió rápidamente a Desir con una mirada aburrida y, se dio la vuelta tan rápido como se había vuelto hacia él. Cuando Desir bajó los ojos con vergüenza, notó un arma inusual pero muy familiar en la cintura de Ajest. Era una espada de una mano que parecía una mezcla entre una espada larga y una espada a dos manos. Cuando su mirada volvió a subir, un centenar de brillantes cabellos dorados se agitaron con la brisa ante sus ojos. Al ver que su cara estaba tan fría como antes, Desir pensó que, en lugar de mostrarse tímida, se parecía más a la personificación de la hoja de una espada. ‘Ahora que lo pienso, ¿también era así en aquella época?’ La espadachina mágica de hielo del sexto círculo y portadora de una de las espadas más poderosas, la guerrera de rango reina: Ajest Zedga F. Kingscrown. Lideraba la primera línea de batalla delante de todos. Era la diosa del campo de batalla, parte del equipo de la expedición del Laberinto de las Sombras y una de las seis últimas personas en morir. Indudablemente, era una mujer insensible en estos momentos. “Tú…” – proclamó Ajest. El corazón de Desir se sacudió, y se encogió innecesariamente. A juzgar por la forma en que los participantes continuaron hablando en el otro lado, parecía que no podrían escuchar esta conversación. “Eres débil.” – añadió. “Lo sé.” – respondió Desir casualmente, aunque fue un ataque personal muy repentino. “No, no lo sabes.” – dijo de una manera que solo Ajest sabía hacer. – “Eres débil. Tu nivel es del rango más bajo y tu capacidad física está por debajo del promedio. No importa qué tan alto intentes llegar, los Mundos de las Sombras de rango seis son tu límite.” Pero ya sabía todo esto. Aunque por supuesto, ella tenía que señalarlo todo. Sus ojos se encontraron.
Una corriente extraña corrió entre Desir y Ajest, haciendo que el aire a su alrededor fuera extremadamente tenso. Conocía muy bien esta atmósfera. Era una situación que había experimentado varias veces a lo largo de su vida anterior. Era como la calma antes de la tormenta, la concentración de la pólvora antes de estallar. “¿Quieres pelear ahora mismo conmigo?” – dijo Desir mientras se tensaba. “Puedes relajarte.” – respondió Ajest. – “No estoy pensando en atacarte como dijo el mentor.” “¿Por qué es eso?” – preguntó mientras arqueaba las cejas, sorprendido. Las largas pestañas de Ajest se agitaron ligeramente con el viento mientras volvía su cara hacia adelante, indicando que ya había terminado de hablar con él. “No tengo la afición de atacar a personas tan débiles como tú.” – dijo remarcando su actitud. Desir sonrió al escuchar su respuesta, se parecía mucho a lo que solía decir. En ese momento, sonó una alarma.

La carrera comienza en diez segundos…
Participantes, prepárense.
Desir respiró hondo para calmarse y luego soltó el aire lentamente.

¡Comienza la carrera!
Los participantes salieron corriendo a la vez. En esta carrera la habilidad física era primordial y por ello, Adjest Kingscrown y Treveurie Tigus tomaron la iniciativa de inmediato. Por supuesto, los magos no sobresalían en tales actividades físicas y por ello, no fue una sorpresa que Desir y Romántica estuvieran comiendo el polvo que levantaban los pies de Ajest y Treveurie. Con su destreza física y su rapidez ni siquiera tardaron cinco minutos en abrir una diferencia entre los dos grupos. Desir y Romántica se quedaron muy atrás, tanto, que el polvo se había asentado antes de que pudieran alcanzarlo. Casualmente, cuando se trataba de velocidad, casi no había diferencia entre Desir y Romántica. “Y pretendías ser especial.” – dijo Desir mientras jadeaba. – “Esto es todo lo que puedes hacer.” “¿Por qué no te concentras en la carrera?” – respondió frunciendo el ceño, escondiendo que su orgullo estaba un poco herido. “Incluso si me centro en la carrera…” – siguió jadeando Desir. – “A este ritmo, los dos vamos a ser eliminados.” – añadió tomando otro gran aliento. – “Eso es lo que quiero decir.” Romántica no tenía nada que añadir, porque había dado en el clavo. Lo que era peor, ya estaba comenzando a respirar forzosamente. A ese ritmo, ponerse al día estaba fuera de toda discusión. “Bueno, no te ves mejor que yo.” – dijo. “Por favor.” – respondió jadeando. – “Solo cállate. Por favor.” Romántica miro a Desir como si fuera algún amuleto de mala suerte, esperando que de alguna manera desapareciera mágicamente. Pero cada vez lo miraba, podía ver como seguía observándola haciendo que cada vez se pusiera más ansiosa. “¡Ugh!” – dijo incapaz de soportarlo más. ‘Todo esto es molesto.’ – pensó, así que decidió gritarle a Desir. – “¿Por qué demonios estás haciendo ese tipo de cara molesta?” “Bueno.” – bromeó Desir. – “Pensé que esto no sería un gran problema para un mago del segundo círculo.” Las cejas de Romántica se contrajeron al escuchar sus palabras. Acababa de menospreciar sus habilidades… ¡Un plebeyo la estaba insultando! ‘¡¡¡Este bastardo tiene nervio!!!’ – pensó mientras su pecho se rompía por la furia. “Bien.” – exclamó. – “Tú lo has pedido. Estaba esperando el momento adecuado.” Romántica empujó sus manos hacia adelante y el flujo del aire comenzó a cambiar sutilmente. “Abre los ojos y mira bien. Un plebeyo como tú nunca alcanzará el nivel de un mago del segundo ciírculo.” – dijo Romántica mientras liberaba su poder mágico y se concentraba en el bosque que estaba a lo lejos. “¡Ráfaga de Viento!” – exclamó mientras un conjuro de alta velocidad salía de su boca. Su hechizo se manifestó y salió disparado hacia el bosque, donde Treveurie y Ajest competían entre sí.
*.*.*
‘A este ritmo, ¿no va a ser una victoria fácil?’ El espadachín de rango peón, Treveurie Tigus, ya estaba convencido de que había pasado el examen. Después de todo, las figuras de Romántica y Desir ya habían desaparecido y, la brecha no disminuiría a menos que decidiera echarse una siesta. ‘Esos tipos son magos. Somos claramente superiores en lo que respecta a la capacidad física. Este examen favorece a los guerreros desde el principio.’ – pensó, mientras las comisuras de su boca se curvaban hacia arriba. Treveurie miró a Ajest que mantenía su ritmo. Su habilidad no dejaba de sorprenderlo. Se había elevado para unirse al grupo de élite de espadachines de rango Peón, a quienes sus compañeros llamaban ‘genios’ y confiaba en que, entre la gente de su edad, solo había algunas personas más rápidas que él. ‘No pensé que encontraría a alguien de mi nivel.’ – pensó Treveurie mientras se reprendía por subestimar ligeramente a su oponente y miraba hacia atrás preguntándose dónde estaban ubicados los demás participantes. Justo en ese momento, la dirección del viento cambió y silbó hacia su rostro mientras un sonido rugía en sus oídos. Un vendaval extremadamente poderoso atravesó el cielo azul. Los árboles del bosque se combaron y crujieron bajo la fuerza del viento. “Es… ¡Espera!” – gritó Treveurie. La fuerza abrumadora del viento lo presionó hacia atrás mientras, rápidamente, desenvainaba su espada y la clavaba en el suelo antes de que pudiera ser arrastrado. Sentía como si la fuerza pura del viento arrancaba sus extremidades del cuerpo. ‘No puede ser… ¿Magia? Pero ese poder… ¡Tiene que ser Romántica!’ – pensó mientras usaba toda la fuerza para conservar su vida. – ‘Mi armadura pesa casi 100 kilogramos. No puede mandarme a volar si mantengo un agarre firme de mi espada. ¡No iré a ningún lado!’ Pero tenía que usar toda su fuerza para luchar contra el viento. Utilizó todos los trucos que conocía para aguantar un poco más y luego, finalmente, mientras luchaba contra el viento interminable, el espadachín encontró su equilibrio. Se sacudió la vergüenza inicial y comenzó a pensar cómo evolucionaría la situación actual. Treveurie había tenido razón: Sería imposible mandarlo a volar. Si Romántica hubiera tenido la intención de enviarlo a volar solo con la presión del viento, definitivamente habría fracasado. ‘¿Qué esperabas hacerme con este nivel patético de magia?’ – pensó mientras sonreía. – ‘Este pésimo hechizo no es digno de un mago del segundo círculo.’ Levantó la cabeza y miró hacia adelante con renovada determinación, pero lo que vio hizo que sus ojos se ensancharan. “Qu… ¡Qué es esto!” Ajest que estaba a la cabeza, había avanzado aún más. Ella había sacado la espada de su vaina y había presionado cortando el vendaval mientras se movía. Sus rápidos movimientos, casi desesperados, hacía que tuviera la impresión de que estaba tratando de volar sobre esa zona lo más rápido posible. Pero la vista de Ajest atravesando el viento como si fuera un tifón sorprendió a Treveurie. La espadachina cortó el viento como si fuera una tela. Ciertamente merecía su respeto, pero no era capaz de entender por qué Ajest se estaba esforzando tanto. “¿Por qué? Solo te vas a cansar… Es mucho mejor ir tras el viento…” Su atención se dirigió hacia los enormes árboles que tenía frente a él, balanceándose de forma precaria por el viento. Las raíces no parecían particularmente profundas y, cuando el viento soplaba, temblaban de manera inquietante. “Es… ¡Espera!” Con un rugido ensordecedor, un árbol fue arrancado de raíz.