sábado, 25 de mayo de 2019

TATE Capítulo 20

Capítulo 20
Ola de Calamidad
Traducido por Lord
Corregido por DaniR
Editado por AMarauder

Llegamos justo a tiempo, cuando los demonios que se desbordaban de la ola empezaron a causar estragos en el pueblo. Los aventureros y soldados apostados allí apenas podían defenderse del ataque de la horda. Eran superados en número… Y la línea de defensa estaba a punto de romperse. “Raftalia, por favor, evacua a los aldeanos.” “¿Eh? ¿Qué hay de ti, amo Naofumi…?” “¡Voy a atraer al enemigo!”
Me lancé al frente y golpeé mi escudo contra un grupo de monstruos que parecían langostas. Obviamente, el sonido de choque del metal estaba ahí, pero no había daño. Sin embargo, pude captar su atención. Era lo mismo que siempre había hecho con Raftalia. “¡Gugi!” La manada de diminutos monstruos parecidos a langostas corrió hacia mí. Siguiendo adelante, inmediatamente decidí mis próximos objetivos: los ghouls y el enjambre de avispas. ¡Bang! ¡Bang! ¡Bang! ¿Era gracias a la Armadura Bárbara, o era por el escudo? De cualquier manera recibí cero daño, como de costumbre. “¿Señor Hé-Héroe?” “Ah, claro… Id a reorganizaros mientras yo los retengo.” Vi un montón de caras familiares entre el grupo de la aldea de Riyuto. “¡S-sí, señor!” Afortunadamente, a pesar de que yo era el único que estaba en el frente, nadie había resultado herido de muerte entre los supervivientes. “¿Qué diablos…?” ¿En qué estaba pensando hace un momento? Qué desagradable. Mientras estaba aturdido, los monstruos intentaron quitarme la vida con sus ataques de garras, colmillos y aguijones. A pesar de los dulces sonidos del impacto, no sentí ningún dolor, solo una pequeña picazón. Sin embargo, la sensación de que se arrastraban por todo mi cuerpo era más que asquerosa. Por eso les di una paliza a los monstruos basura. ¡WAMP! Maldita sea, ¿ninguno de los habitantes de este mundo sabe cómo dejar a la gente en paz? Pero supongo que no se podía hacer nada, ya que la ola de la gran calamidad estaba ocurriendo y todo eso. “¡A-ayu-ayúdenm…!” Detrás de mí, el posadero con el que estaba en deuda estaba siendo atacado por un monstruo. Justo antes de que el posadero fuera decapitado por la garra del monstruo, grité: “¡Escudo Antiaéreo!” Lancé la habilidad, y un escudo salvavidas fue inmediatamente invocado y salvó al posadero. Éste se sorprendió por la repentina aparición del escudo y luego miró hacia mí. “¡Corre!” “Ooh… Gracias.” Después de inclinarse y expresar su gratitud, el posadero abandonó la escena junto con su familia. “¡Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!” Un chillido estereotipado y ensordecedor. Era la visión de una damisela en apuros huyendo con una banda de monstruos persiguiéndola. Me acerqué a los alrededores. “¡Escudo Prisión!” Invoqué un escudo cúbico para rodear y proteger a la damisela. Con la repentina aparición de los escudos, los monstruos cambiaron su objetivo hacia mí. Eso es bueno. Venid aquí. Soy muy delicioso. Atraje a los monstruos antes de que el tiempo de duración del Escudo Prisión expirara y volví a la primera línea. ¡WAM! ¡BAM! Haah haah… Mi cuerpo se hacía cada vez más pesado con el creciente número de monstruos. Luego cayó una lluvia de fuego. Detrás de la horda de monstruos, pude ver la llegada del escuadrón de caballeros. Los usuarios mágicos entre sus filas disparaban su magia; esta era la causa de la lluvia de fuego. “¡EEEYY! ¡Hay aliados por aquí!” Aunque solo estaba yo. Los monstruos se encendieron rápidamente y se convirtieron en cenizas. Como había muchos insectos, se quemaban muy bien. Aparentemente, no solo mi defensa física era alta, sino también mi defensa mágica. La primera línea ardía con un rojo carmesí mientras la ira se hinchaba desde dentro de mí, cuestionando el motivo detrás de este fuego amigo; miré y me acerqué al escuadrón de caballeros desde el medio del caos mientras mi capa revoloteaba, dispersando las llamas. “Hmph, así que ese es el Héroe del Escudo… Es sorprendentemente resistente.” El que parecía ser el caballero comandante me echó una mirada y escupió al suelo mientras pronunciaba esas palabras. Entonces una sombra se precipitó sobre él, blandiendo una espada, y con un fuerte *¡Clang!*, el comandante de los caballeros desenvainó rápidamente su propia espada e interceptó las hojas con su atacante. “¡¿Cuál es el significado de tus acciones contra el amo Naofumi?! ¡Te cortaré dependiendo de tu respuesta!” – declaró Raftalia con gran sed de sangre. “Un compañero del Héroe del Escudo, ¿eh?” “¡Correcto, soy la espada del amo Naofumi! ¡No perdonaré ningún acto que le falte el respeto!” “¿Cómo se atreve un semi-humano a hablar al mismo nivel que nosotros los caballeros…?” “Habéis descuidado vuestras obligaciones de proteger a los civiles y atacado a tus propios aliados, específicamente al amo Naofumi, a quien habéis intentado quemar junto con todos los monstruos usando vuestra magia. Por esas razones, vosotros no sois aptos para ser llamados caballeros.” “¿No está bien, ya que sigue sano y salvo allí?” “¡No, no lo está!” Raftalia continuó discutiendo apasionadamente con el comandante de los caballeros mientras que los otros comenzaron a rodearla. “¡Escudo Prisión!” “Maldita sea, bastar…” Confiné a los caballeros que me rodeaban con mis escudos y miré fijamente a los caballeros que intentaban usurpar mi duro trabajo. “¿No son los verdaderos enemigos aquí los monstruos que han surgido de la ola? ¡No confundas tus objetivos!” De cara cenicienta, los caballeros volvieron la cabeza después de mi refutación. “Un héroe criminal no tiene derecho a decir semejante mierda.” “Oh, bueno… Estoy bien en cualquier caso. Así que supongo que es seguro decir que vosotros queréis convertirme en un enemigo.” La primera línea rebosaba de monstruos ardiendo en fuego que se reflejaba por toda mi cara, con más y más de la ola uniéndose a la contienda. Al verme resistir todo eso, las caras de los caballeros se volvieron completamente azules. Después de todo, yo era el Héroe del Escudo. ‘No te metas con este tipo’ u otra línea de razonamiento estaba ahí. “Raftalia, ¿has terminado con la evacuación?” “No… Aún no está terminada. Creo que llevará un poco más de tiempo.” “Entiendo, entonces date prisa y evacua a los civiles.” “Pero…” “Aunque nuestros aliados han hecho llover fuego sobre mí, ni siquiera ha sido doloroso, ni me han hecho cosquillas. Solo… Me ha dejado una sensación de que me lamían los brazos y las piernas.” Toqué el hombro de Raftalia y seguí con una mirada a los caballeros. “No lo dudéis, os voy a matar, no importa lo que cueste. Atraeré a los peores monstruos y os abandonaré a vuestra suerte, por ejemplo; y también hay muchas otras cosas divertidas que puedo hacer.” Mi amenaza fue efectiva; los caballeros dejaron de cantar magia y dieron un grito ahogado. “Ahora bien, Raftalia. La lucha ya ha empezado; saquemos a las damiselas del calor de la batalla. Mira, hay un montón de enemigos. Sí, hagámoslo.” Inesperadamente, ya que los caballeros parecían ser capaces de llevar su propio peso… Debería estar bien deshacerse de ellos aquí. “¡Sí!” Siguiendo mis órdenes, Raftalia se apresuró a volver al pueblo. “¡Mierda! Ese criminal está dándose aires de ser un héroe.” El caballero comandante me gritó como un idiota justo cuando el tiempo de duración del Escudo Prisión expiró. “Muy bien, entonces… ¿Quieres morir?” Los monstruos comenzaron a moverse hacia mí. El idiota se calló, sabiendo lo que pasaría si los abandonara y solo me protegiera a mí mismo. Cielos, no podía encontrar una persona decente entre toda esta gente. Estos tipos eran del tipo que pensaban que yo no podría hacer nada más que proteger a los demás, ya que no era más que un Héroe del Escudo. ¿Quién diablos ayudaría a otros por diversión? Con el tiempo, la limpieza de los monstruos vertidos de la ola se completó hasta cierto punto. Una vez que terminó de evacuar a las damiselas en apuros, Raftalia regresó a la primera línea, y fue entonces cuando empecé a tomar represalias. Usando el escuadrón de caballeros como escudo humano, acabamos con los monstruos, cebándolos en nuestra formación. Y unas pocas horas habían pasado en un abrir y cerrar de ojos. “De acuerdo, supongo que es el final.” “Parece que este jefe era pan comido.” “Sí, a este ritmo, la próxima ola también será pan comido.” Nuestros valientemente combatidos héroes estaban simplemente charlando en el corazón de la primera línea; donde yacía el cadáver de una Quimera, el Jefe de la ola. Era como si la tarea de evacuar a los civiles fuera solo responsabilidad de los aventureros y caballeros… Aunque ya ha pasado un mes, esta gente sigue pensando que todo esto no es más que un juego. Era una gran molestia para mí ignorar a estos héroes de mierda, pero me sentí aliviado de haber logrado sobrevivir a esta ola. El color del cielo aún era negro como cueva de tigre. Aunque era solo cuestión de tiempo antes de que se tiñera de naranja por la puesta de sol. Con esto, podré seguir vivo al menos un mes más. Aunque no había recibido ningún daño, probablemente se debía a que la ola había sido débil… Por ahora. Honestamente, no sé si podré soportar la siguiente. Tarde o temprano seré incapaz de resistir sus ataques… ¿Qué me pasará entonces? “Un trabajo bien hecho, oh, valientes héroes. El rey ha preparado una fiesta para celebrar sus logros. Humildemente les invitamos a unirse, ya que también les estaremos dando sus recompensas allí.” Naturalmente, no quería participar. Sin embargo, no tenía más dinero. Así que los bendeciré con mi presencia. ¡Partamos juntos! De hecho, se esperaba de ellos que nos prepararan homenajes iguales por nuestros esfuerzos en cada ola. 500 monedas de plata. Era una gran suma de dinero para mí en este momento. “Ah, um…” Los aldeanos de Riyuto me vieron y vinieron a hablar. “¿Qué?” “Muchas gracias. Todos estaríamos muertos si no hubieras estado aquí.” “Habría pasado lo mismo si yo no hubiera estado cerca.” “No.” Otro aldeano rechazó mi comentario. “Ha sido gracias a tu presencia que pudimos sobrevivir.” “Si creen eso, haced lo que queráis.” “¡¡¡SÍ!!!” Los aldeanos se inclinaron ante mí y regresaron. Su aldea había sido violentamente asaltada. Supongo que sería una gran molestia reconstruirla después. Solo expresaban su gratitud por quien había salvado su vida, y ellos normalmente me desprecian… ¡Qué grupo tan calculador! “¡Amo Naofumi!” Después de la larga batalla, una embarrada, sudorosa y sonriente Raftalia venía corriendo hacia mí. “¡Realmente lo hicimos! Todos están expresando su gratitud.” “Supongo…” “Con esto, no habrá nadie que termine como yo. ¡Todo fue gracias al amo Naofumi!” “¡Mmmmpphhh!” Así que esto era lo que llamaban la dicha de la posguerra, famosa a lo largo de la historia de mi lugar de nacimiento; Raftalia se conmovió hasta las lágrimas. “Yo también… Lo hice lo mejor que pude.” “Cierto, lo hiciste bien.” – la elogiaba mientras le daba palmaditas en la cabeza. Así es. Raftalia había seguido mis órdenes y luchado devotamente. Sería una locura por mi parte evaluar eso falsamente. “Derroté a un montón de monstruos.” “Ajá, eso ciertamente me salvó.” “¡Guhehehe!” Me sentí un poco incómodo con Raftalia riendo tan felizmente así; nos dirigimos hacia el castillo.
* * *
“¡Bueno, bueno, bueno! Como se esperaba de nuestros héroes. No puedo contener mi sorpresa después de ver la diferencia entre las bajas de esta batalla y la última.” Una vez que el sol se había puesto y el cielo nocturno se había apoderado del castillo, el rey declaró en voz alta ante su grandioso banquete celebrado en el castillo. En ese sentido, no tenía ni idea de cuál había sido el número de víctimas anterior, pero esta vez las víctimas estaban dentro de los dígitos de una cifra. Aunque no tenía intención de atribuirme el mérito… No estaba resentido con ese grupo de héroes cabeza de músculos por haber atacado y golpeado a los monstruos mientras me dejaban atrás para que hiciera toda la limpieza. Sin embargo, me dije a mí mismo que, a este paso, al final quedaremos en un estado lamentable. Habíamos tenido suerte esta vez, pero quién sabe qué habría pasado si los caballeros no hubieran llegado a tiempo. Fue gracias al reloj de arena por enviarnos cerca de ellos. Este era un tema muy pesado… Pedid ayuda a gritos, y la ayuda llegará. Esto se trataba de la batalla contra la ola. Movilizar a los caballeros para que nos acompañaran cuando el reloj de arena nos teletransportara era una posibilidad válida. ¿Pero los caballeros no se quedaron atrás después de que nos teletransportaron esta vez? ¡Debe haber sido su actitud! Esas personas no querían reconocerme como un héroe, por eso no fueron teletransportados. Pero… ¿No se teletransportaron también esos héroes de mierda? Así que, ¿cómo diablos? Este tipo de ambiente era raro como el infierno si esto era un juego. De todos modos, ¿no estamos en un gran problema? Esta es la parte en la que bajarán la guardia solo porque llegó la ayuda. En resumen, es algo complicado. Comí mi parte en un rincón donde podía ver apropiadamente mientras se celebraba el banquete. “¡Esto es una fiesta!” Raftalia miraba la montaña de comida que normalmente no podía comer con los ojos brillantes como puntos estrella. “Ve y come lo que quieras.” “¡Sí, señor!” Normalmente no le doy mucha comida buena para que coma… Así que sería prudente dejarla comer lo que desee aquí. Una vez que se haya saciado, será un activo bélico aún mejor. “Ah… Pero, aumentaré de peso si como demasiado.” “Ni siquiera has terminado tu crecimiento rápido, ¿verdad?” “Urg…” Por alguna razón, Raftalia estaba haciendo una expresión muy problemática. “Está bien comer lo que quieras.” “¿Prefieres las chicas gordas, amo Naofumi?” “¿Eh?” ¿Qué estaba diciendo? “Para nada.” Solo pensar en las mujeres haría que me imagine a esa perra. Un montón de sentimientos desagradables también aparecerían. Para empezar, esa mujer era una forma de vida que repugnaba a la mente… “Supongo que así es. Es como el amo Naofumi de siempre.” – dijo como si estuviera renunciando a todo lo que tenía en mente. – “Amo Naofumi, esto es tan rico.” “Eso es bueno.” “Sí.” Hmm… Este banquete era una pérdida de tiempo. ¿Cuándo me darán mi recompensa? Este lugar era como un pozo negro de basura, el solo hecho de mirar a mi alrededor me hizo hervir la ira. Pensando en el pasado, era muy posible que las recompensas se repartieran mañana. Entonces, ¿había sido tonto por venir? No, ya que la comida era buena, lo dejaré pasar. ¡Raftalia estaba en medio de su crecimiento y no comía como la gente normal! De ninguna manera soy un tonto para dejar pasar esta oportunidad. “Me pregunto si tienen algo como un recipiente para llevar comida a casa.” Hay que pensar siempre en el mañana y no malgastar nunca el dinero. Les pediré que me den el resto y volver a recalentar la comida luego. Cualquier cosa que pueda ser considerada ‘comida’ estará bien. Entre la multitud, un furioso Motoyasu se abría paso entre todos, dirigiéndose hacia nosotros. En serio, ¿qué diablos pasa hoy? Como parecía un dolor en el culo, la multitud se separó y dio paso a esa basura, Motoyasu, mientras me miraba con un odio intenso. “¡EY! NAOFUMI!” “¿Qué…?” Se quitó el guante de una de sus manos y me lo tiró. Si tenía razón, ese tipo quería retarme a un duelo. La multitud se puso en movimiento con su siguiente declaración. “¡Ten un duelo conmigo!” “¿De qué estás hablando?” ¿Finalmente se le ha fundido el cerebro? Te convertirás en un idiota si sigues pensando en juegos todo el día. Maldito héroe de la lanza que atacó para matar al jefe como un loco, abandonando a todos los inocentes que debería haber defendido. “¡Lo sé todo! ¡Raftalia solo está contigo porque es tu esclava!” Estaba ardiendo en espíritu de lucha mientras me señalaba y denunciaba. “¿Hmm?” La persona en cuestión se estaba dando un festín con sus delicias amontonadas. “Entonces, ¿qué pasa con eso?” “Entonces, ¿qué pasa?… ¡¿Dices?! ¿Acabas de decir eso en serio?” Suspiré. ¿Qué tiene de malo poseer un esclavo? No había nadie que estuviera dispuesto a luchar a mi lado. Por lo tanto, compré y usé un esclavo. Y este país no tenía una prohibición contra la esclavitud de todos modos. Entonces, ¿para qué hacía todo este alboroto? “Ella es mi esclava. ¿Qué te importa a ti?” “¡No es…! ¡No es la esclavitud lo que está mal! Es porque somos héroes con una ética del mundo diferente a la de la gente de aquí, lo que hace que tus acciones sean erróneas.” “¿No es un poco tarde…? Había muchos esclavos en nuestro mundo, ¿verdad?” No sabía nada sobre el mundo de Motoyasu. Pero era literalmente imposible para la historia de la humanidad estar sin la existencia de la esclavitud. Una forma diferente de interpretarlo sería: los miembros de la sociedad son esclavos de las corporaciones superiores. “Imperdonable ¿Estás usando la cabeza? ¡Piensa con ese maldito cerebro que tienes!” Forzar a otros a seguir sus propias creencias sesgadas… La mente de este tipo tiene problemas. “Pero es una pena que este sea un mundo diferente. Los esclavos existen aquí. ¿Y cuál es el problema de que yo los use?” “¡Bas-tar-do!” Apretando los dientes, Motoyasu lanzó su puño hacia mí. “¡Ten un duelo conmigo! ¡Si gano, libera a Raftalia!” “¿Por qué tendría que aceptar este desafío para empezar? ¿Qué gano yo de todos modos?” “¡Puedes hacer lo que quieras con Raftalia! Igual que ahora.” “¿Eres retrasado?” Intenté ignorar a Motoyasu e irme, ya que este duelo no tenía nada que ofrecerme. “He oído la historia del señor Motoyasu.” La entusiasmada multitud hizo espacio para que el rey pasara por allí. “Había escuchado que uno de los héroes estaba usando esclavos… Aunque solo como un rumor. Si rechazas la propuesta del señor Motoyasu, yo lo ordenaré. ¡Duelo!” “Ni duelo ni narices. Solo dame la recompensa de la ola. ¡No tengo tiempo que perder en un lugar como éste!” El rey suspiró y movió los dedos. Los soldados aparecieron de la nada y comenzaron a rodearme. Cuando miré a Raftalia, estaba detenida por los soldados. “¡Amo Naofumi!” “¿Me estás amenazando?” – dije mientras lo miraba fijamente con toda la fuerza que pude reunir. Este tipo, no creería nada de lo que yo dijera. Así que ese es el caso, no sabía que me estaba entrometiendo aquí. “¡Si estás en este país, mi palabra es absoluta! Puedo incluso confiscar por la fuerza al esclavo del Héroe del Escudo si se trata de eso.” “¡Tsk…!” Cosas como disolver la maldición puesta sobre un esclavo, los magos de la corte probablemente sabían de tales técnicas. En pocas palabras, para preservar mi conexión con Raftalia, tengo que luchar. ¡No me hagas esto! Apenas he podido recuperarme de la compra de este esclavo. ¿De quién crees que fue el dinero y tiempo que se invirtió en ella? “¡Este combate no tiene sentido! Yo… ¡Mmmmmmmm!” Un trozo de tela fue enrollado y metido en la boca de Raftalia para que no pudiera decir nada. “El dueño tiene el poder de fortalecer la maldición punitiva del individuo infligido. Por lo tanto, detengamos a este esclavo para que no siga hablando.” “Solo lo has hecho para que tenga que participar en el duelo.” “¿No te estamos simplemente concediendo el premio de participación?” “¡¿Qué?! Bastar…” “¡Bueno, entonces, el duelo se celebrará en el jardín del castillo!” Ese rey imbécil interrumpió mi queja y declaró el lugar del duelo. Mierda, ¿no ven que no tengo poder de ataque? ¡Esto es como una carrera arreglada!



viernes, 24 de mayo de 2019

G4L Capítulo 24

Arco 4 Capítulo 24
Situación financiera desesperada
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

En una habitación hecha de piedra e iluminada por la luz de las velas, Narson estaba sentado en su silla mientras observaba con atención un gran mapa con todos sus territorios, que estaba desplegado sobre su escritorio. Al lado izquierdo de la mesa, su esposa Zirconia comprobaba un pergamino que sostenía con la mano derecha. Zirconia llevaba un vestido rojo claro que le daba una apariencia relajada, mientras que Narson vestía una camisa de cuello alto y pantalones de alta calidad, además de un manto marrón claro. Era la ropa que siempre se ponía cuanto tenía alguna visita. Esta habitación era la oficina de Narson y era la misma sala donde había recibido el informe de Isaac sobre Villa Grisea hacía unos días. Apenas pasaba del mediodía, y afuera el sol se había establecido con furia en mitad del cielo. Sin embargo, como esta habitación no tenía ventanas, no se podía sentir la luz del sol. En la esquina de la mesa había desplegadas varias hojas de documentos que contenían la información más reciente de los eventos del territorio, junto a los papeles con la información de otro país que Zirconia había sacado de la estantería.
“La muralla del lado norte está terminada en, aproximadamente, un 60%. El lado este y el oeste en un 40%, mientras que el lado sur, creo que está cerca del 30%.” – dijo Zirconia mientras colocaba el pergamino en la mesa sobre un montón de documentos que se encontraban en la esquina del escritorio. “¿Estará terminada la muralla antes de que expire el tratado de no agresión?” – murmuró Narson. “Eso parece.” – respondió Zirconia con una inclinación de cabeza. – “Dado que la población del feudo ha aumentado en unos cuantos miles de personas con la inmigración que vino del resto de territorios, creo que la muralla estará terminada a tiempo con nuestra fuerza de trabajo actual. Pero solo podremos lograrlo si el territorio de Gregorn, al oeste, y el territorio de Fraise, al sur, envían alimentos. Además, necesitamos que la familia real otorgue una exención de impuestos y esté dispuesta a enviar dinero como apoyo.” “¿Crees que podremos continuar?” – preguntó Narson levantando la cara para mirar a Zirconia. “Los alimentos enviados como ayuda desde el territorio de Fraise han aumentado un poco. Sin embargo, los alimentos que llegaban desde el territorio de Gregorn han disminuido en gran medida.” – respondió Zirconia tras tomar varios documentos del montón que se encontraba en la esquina de la mesa y los ponía ante Narson. Tras examinarlos por unos momentos, pudo ver que, tal como había explicado Zirconia, los envíos de alimentos desde el territorio de Gregorn se habían reducido drásticamente. El motivo de la reducción de alimentos estaba adjunto al documento: había aparecido una hambruna en su territorio. “El señor Dias también tiene dificultades… Si es así, no tenemos otra opción que retirar gente de la obra para que vuelvan a los campos…” Desde el día en que el tratado de paz con Balveil había entrado en vigor hasta el día de hoy, por orden de Narson, en vez de centrarse en las actividades agrícolas, la mayoría de la población estaba ocupada construyendo fortalezas a lo largo de la frontera o en la construcción de la muralla que rodeaba Isteria. Aunque la situación actual había ido relativamente bien hasta el año pasado, la sequía de este año había provocado una gran hambruna debido a la escasez de alimentos en su territorio. Por ello, durante los últimos meses y gracias a un edicto imperial, el resto de territorios estaban obligados a mandar alimentos a esta zona. Normalmente, Isteria ya recibía alimentos del resto de territorios para poder compensar la llegada de nuevos habitantes. Pero como el brote de hambruna actual era de una escala nunca vista, la cantidad de alimentos había resultado ser insuficiente. Y ahora, con las ayudas que llegaban desde el territorio de Gregorn prácticamente suspendidas, estaban en una situación en la que tenían que reconsiderar un cambio de política interna: debían considerar priorizar la recolección de alimentos antes que la creación de nuevas defensas. “Eso es verdad… Sin embargo, no podemos disminuir el personal asignado a la fortaleza de la frontera, ya que sin ella no podremos detener el avance del gran ejército de Balveil. Por el contrario, la actual ni siquiera es suficiente, necesitamos al menos otras dos. Si no enviamos personal adicional a la obra, podríamos terminar con una escena infernal dentro de cuatro años.” Al leer los documentos, Narson no pudo evitar soltar algunas maldiciones. Al final, dejó escapar un largo suspiro. “Aunque valoro esa opinión, si hacemos eso, incluso antes de que comience la guerra, nuestro territorio ya será un infierno. No podemos continuar sin alimentos. Dado que el próximo año enviarán miles de personas del resto de feudos, si no podemos mantenerlos será inútil. Además, existe la posibilidad de que antes de que expire el tratado de alto el fuego se pueda firmar un acuerdo de paz.” – dijo Narson. “¿Podemos aumentar la importación de alimentos desde Craylutz…?” – preguntó Zirconia. “Ya hice unos cálculos preliminares. Aunque supongamos que la cantidad de madera y la extracción de cobre y estaño aumenten para poder elevar las exportaciones y así comprar una gran cantidad de alimentos, a largo plazo podemos esperar una escasez de bienes materiales.” – Narson continuó tras una pausa. – “Además, si compramos esos alimentos como medida temporal, si la sequía persiste, no podremos sobrevivir y si cortamos el bosque indiscriminadamente no podrá recuperarse aunque llegue la temporada de lluvias. Entiendo tus palabras, Zir, pero si por un casual empieza la guerra y no tenemos comida, no tendrá ningún sentido pelear. Por favor, acepta eso.” Al escuchar las palabras de Narson, Zirconia cerró los ojos y pensó en lo que había dicho durante un rato. Al final dejó escapar un pequeño suspiro y abrió los ojos. “La causa de posponer los asuntos internos del territorio y priorizar los preparativos de guerra… Es mi responsabilidad.” Después de firmar el tratado de alto el fuego, el territorio de Isteria había impulsado una política que priorizaba la preparación militar, la construcción de posiciones defensivas y aumentar la fuerza del ejército en lugar de sus asuntos internos. Narson había querido priorizar la producción de alimentos y la reconstrucción, pero su esposa defendió con firmeza que debían aumentar sus preparativos de guerra. Por supuesto, los otros consejeros del territorio de Isteria, incluido Narson… Excluyendo al personal militar, estaban totalmente en contra. Sin embargo, Zirconia abogó tercamente por ello y no cedió. Después de todo, Zirconia explicó de forma persistente que, considerando el potencial de guerra de Balveil y su capacidad para continuar la guerra, si para cuando expirara el tratado de alto el fuego, el tamaño del ejército no había aumentado, sería una catástrofe. Por ello, la mayoría de las personas que se habían opuesto en un primer momento, aceptaron de mala gana una vez que Narson dio su consentimiento. Gracias a eso, el presupuesto militar aumentó drásticamente los primeros años, sin embargo, Zirconia pensó que aún no era suficiente. “No, lo que pediste estaba justificado. Además, hasta ahora había pasado alguna vez este tipo de situaciones a pequeña escala, pero es la primera vez que pasa algo tan grave. Parece que esta hambruna será igual de grave que la que ocurrió hace un siglo. Esto estaba fuera de cualquiera previsión.” Cada año era común en los diversos países de Arcadia, que ocurrieran con frecuencia hambrunas a pequeña escala o inundaciones. Sin embargo, la escala de la hambruna actual era algo que ocurría por primera vez en cientos de años. Si hubieran puesto como primera prioridad los asuntos internos, la situación actual podría ser más o menos manejable, pero, de cualquier manera, hubieran sufrido grandes daños. “Eso es cierto… Pero lamento no haber podido pensar en unas contramedidas por adelantado. Además, si la hambruna es tan grande, puede que al igual que en la leyenda, el Dios Greisior aparezca para ayudarnos.” – dijo Zirconia en broma. “Oye, oye, si se repite esa historia, entonces el señor feudal será asesinado por los campesinos. Sálvame…” – respondió con una sonrisa amarga mientras se recostaba en el respaldo de la silla. Zirconia soltó una carcajada cuando vio la cara de Narson mientras sacaba un documento con información sobre Balveil de la pila de documentos. “Estarás bien. Eres diferente del noble de la leyenda, ya que la casa de Isteria nunca haría algo que pudiera incurrir en la enemistad de los campesinos. Dejando eso de lado, ¿puedes echar un vistazo a esto?” Narson agarró el documento y lo miró rápidamente por encima. Cuando acabó se podía ver un pequeño surco en su frente. “¿Negociaron una paz con algunas de las tribus de bárbaros…? Esto no es bueno. Esto realmente no es bueno.” – gimió. Los bárbaros eran el nombre que se le daba a las tribus que habitaban al norte de Balveil. No era un pueblo unido y con frecuencia estallaban conflictos entre ellos mismos. No tenían un concepto de nación. Pero, como consecuencia de esa beligerancia, con frecuencia descendían sobre Balveil con la intención de atacar y apoderarse de sus territorios. Durante los últimos diez años habían sufrido decenas de incursiones. Sin embargo, recientemente Balveil había logrado negociar algún tipo de paz con algunas de las tribus bárbaras. “Sí, con la disminución de la amenaza del norte, podrían lanzar una invasión sobre los países del sur de Arcadia sin preocupaciones. En la guerra anterior, estaban luchando en dos frentes, por lo que, en la próxima guerra, sufriremos la peor parte.” “Si pueden tomar el control de todo el reino, ganarán acceso al océano del sur y ya no tendrán que preocuparse por su retaguardia. Podrían dirigir su atención al resto del continente… Entiendo. Mantendremos la misma cantidad de personas en la construcción de la fortaleza. También pensaré en una solución para asignar el número de personas suficiente para terminarla. Sin embargo, la construcción de las murallas de la ciudad cesará por completo y las personas que están trabajando en ellas tendrán que destinarse a la producción de alimentos. Por favor, Zir, informa al oficial militar. Se lo diré a los funcionarios civiles.” Al escuchar esas palabras, Zirconia sonrió con dulzura. “Gracias. No perderemos fácilmente si hay una fortaleza. Por favor déjame el resto.” – dijo Zirconia, para a continuación doblar su cintura y darle un beso a Narson. Al recibir esa respuesta por parte de Zir, Narson puso una sonrisa irónica con una expresión de sorpresa. “Dios, no sé por qué motivo se me conoce como el ‘Escudo de Arcadia’. ¿No debería ser mejor que te lo llamaran a ti?” “¿Qué estás diciendo? No podía manejar domésticos, militares y la diplomacia al mismo tiempo. No podríamos proteger el territorio si solo nos centramos en los asuntos militares. Es por eso que ese apodo se adapta mejor a mi cariñito.” – dijo Zirconia con una sonrisa para a continuación salir de la habitación. – “Hasta luego.” Narson se quedó mirando la puerta por la que había salido Zirconia durante un rato, respiró hondo para recuperarse y comenzó a escribir nuevas órdenes para sus subordinados.
* * *
Al mismo tiempo que Narson y Zirconia estaban ocupados con su trabajo, Kazura y Valetta estaban de cuclillas en el jardín de la casa. Les estaban echando fertilizante a las macetas que habían rellenado con las plantas de menta. A su lado, había dos bolsas de papel vacías. Eran las semillas que Kazura había comprado en Japón. “Antes de que se sequen ya tiene un olor agradable. Es diferente del té que tomamos ayer, este es más fuerte y refrescante.” Mientras Valetta colocaba el fertilizante con una pala para jardinería en las macetas con las plantas de menta, su nariz se movió apreciando su olor. Para confirmar si había algún efecto raro con los fertilizantes, seleccionó dos tipos de hierbas. Solo las plantas de menta recibieron el fertilizante, mientras que la citronela la dejaron como estaba. Al hacerlo, podría comparar el desarrollo de ambas plantas. Cuando Kazura confirmó que Valetta había terminado de poner el fertilizante en las macetas con la menta, cogió las macetas vacías y las semillas de la bolsa de papel. “Ahora, el siguiente trabajo es plantar estas semillas.” “Ah, déjame ponerlo en el suelo.” Para el experimento del fertilizante y el desarrollo de las plantas había usado algunas semillas, pero como había comprado una gran cantidad de ellas, decidió cultivarlas todas al mismo tiempo en ese lugar. Había diferentes tipos de semillas, las que eran plantadas en las macetas recibirían fertilizante, mientras que las que eran plantadas en el suelo no. Por si acaso las semillas plantadas en el suelo sufrían un crecimiento masivo, habían creado una separación a su alrededor usando tablas de madera para que no se extendieran demasiado. Aunque cuanto más crecieran, más podría cosechar. Si sufrían un crecimiento explosivo podría compartir la cosecha con el resto de aldeanos y sería feliz. ‘Hmm… hay unas pocas semillas que son para plantar en verano, como la albahaca y la rúcula.’ – pensó mientras clasificaba las bolsas de semillas que podría plantar. Estaba viendo la tabla de referencia que venía en la parte posterior con la descripción para su siembra. La mayoría de las semillas se plantaban entre abril y mayo, o de septiembre a octubre. Había muy pocas semillas que se plantaran en agosto. “Señor Kazura, en este papel pone que el romero o la citronela se pueden plantar en verano, siempre y cuando estén bajo una sombra fresca.” Cuando Kazura iba a abrir la bolsa de las semillas de albahaca, Valetta, que había leído la guía que mencionaba como cultivar plantas, recogió las bolsas con semillas de romero y citronela del suelo. “Eh, ¿en serio?” “Sí, está escrito aquí.” Echando un vistazo al papel que estaba al lado de Valetta, comenzó a leer las notas que estaban escritas con una hermosa caligrafía. “Es una semilla que puede crecer en verano siempre y cuando estén bajo una sombra fresca.” – dijo Kazura, leyendo en voz alta. – “Oh, es verdad… Cómo debería decirlo, ¿desde cuándo puedes leer las letras de mi país tan bien? ¿No han pasado solo diez días desde que comenzaste a aprenderlas?” “Fu, fu, cuanto más aprendo, más recuerdo. Será porque es agradable poder leer los libros que me trajo el señor Kazura, me quedo despierta todas las noches para aprender. ¿Estás sorprendido?” Al escuchar las palabras de Valetta, Kazura estaba profundamente asombrado. Su capacidad de aprendizaje era impresionante para poder leer textos que nunca había visto hacía tan solo diez días. De todos modos, el idioma japonés se escribía con una mezcla de hiragana, kanjis y katakana, por lo que era muy complicado de entender. Si no tuviera una buena memoria y una gran motivación por aprender, entonces sería imposible que pudiera comprenderlo en tan poco tiempo. “Ah, quizás es que tu motivación es más grande que la del resto.” “Mi motivación es más alta que los demás…” Aunque estaban hablando sin parar, los dos colaron de forma eficiente el fertilizante en las macetas y labraron la tierra que se encontraba en la parte sombreada del jardín. Mientras hablaban de hierbas o de cosas de la aldea, continuaron su trabajo sin descanso. En un momento, en medio de su charla, Valetta volvió su rostro hacia Kazura. “Señor Kazura.” “¿Hmm?” “De alguna manera, esto es muy divertido.” “Sí, es divertido.” Y así, los dos sonrieron juntos y continuaron conversando mientras plantaban las semillas.
* * *
Ese día, por la noche. Como de costumbre, Kazura estaba junto a Varin y Valetta rodeando el fuego de la cocina para cenar. El menú para esta noche consistía en arroz con ciruelas secas, verduras salteadas, champiñones y salchichas de una lata que había traído Kazura. Estaban acompañando la comida con un té de hierbas con manzanilla. “Me pregunto si por casualidad las hierbas que hemos plantado hoy crecerán hasta ser enormes.” “Si es causado por el suelo del pueblo, creo que es posible. Pero bueno, como son solo hierbas, creo que crecerán de forma normal.” El tema de conversación era las hierbas que Kazura y Valetta habían plantado al mediodía. La noche anterior, Varin no había recibido una explicación detallada sobre cómo plantar las hierbas, así que mientras estaban comiendo, hablaron sobre ello. “Ya que es algo que trajo Kazura, creo que crecerá espléndidamente.” – dijo Valetta. “Sí, eso es cierto.” – añadió Varin, mostrándose de acuerdo. Mientras miraba a las dos personas disfrutando de su taza de té, Kazura puso una sonrisa irónica. Aunque Kazura estaba seguro de que los cultivos que recibieron el fertilizante tendrían un mejor rendimiento, no significaba que el resto de plantas que había traído no crecieran mucho mejor que en su mundo. Sin embargo, incluso si las hierbas tuvieran un crecimiento repentino como el de los cultivos, ya que las hierbas no eran diferentes del pasto común, deberían crecer sin problemas. “Ah, cierto, traje algo bueno para el señor Varin. Por favor, espera un momento.” – dijo Kazura mientras se levantaba y regresaba a su habitación. Cuando regresó, traía un objeto en su mano: una botella de sake. En la etiqueta se podía leer: ‘Masumi – Arroz puro. Elaborado de forma especial.’ Masumi era un sake fabricado en la prefectura de Nagano, pero de alguna manera se vendía en los supermercados Gunma, así que Kazura aprovechó para comprarlo. Como no solía beber alcohol, había elegido algo que era fácil de beber. “Gracias por esperar. Esta es una bebida alcohólica de mi país, pero ¿puede el señor Varin beber alcohol?” “¡Oooh, alcohol! ¡Por supuesto que puedo beberlo!” Al escuchar la frase ‘bebida alcohólica’, Varin puso una sonrisa muy amplia. Parecía que realmente amaba ese tipo de bebidas. “Eso es bueno. Lo siento si no se adapta a tu gusto, pero ¿qué tal si lo probamos primero?” – dijo Kazura mientras abría el tapón de la botella sonriendo. Al escuchar lo que acababa de decir, Varin vació el agua de su taza de un solo trago y rápidamente extendió su brazo. A continuación, Kazura derramó el sake suficiente para un dar un trago. “Debido a que será peligroso si tiene un efecto indeseable en el cuerpo, por ahora bebe solo un trago. Si no hay problema podemos continuar bebiendo.” “Ah, ¿es así? Solo un trago… ¡Hmm! ¡Esta bueno!” – dijo Varin tras probar el sake. Estaba mostrando una cara muy contenta. “Oh, ¿está bueno? Eso está bien. Entonces, observemos durante un tiempo.” – dijo Kazura mientras retiraba la botella. Al verlo, Varin tenía la expresión de alguien que estaba completamente insatisfecho. “No, estoy bien. Absolutamente bien. Ciertamente estoy bien, así que, por favor, otra taza…” “Padre, ¡no!” – dijo Valetta. “No, pero…” “No.” “Uuuuuh…” Varin se volvió malhumorado después de que se le negara su petición de forma tan contundente. Al ver este espectáculo, Kazura aguantó con fuerza la necesidad de estallar de risa y se distrajo bebiendo su té. “Por cierto, ¿qué tipo de bebidas alcohólicas se beben en este pueblo?” “Aunque no bebo alcohol porque me siento mal tras beber un poco, hay una bebida alcohólica que es suave y tiene buen olor. Cuando es el festival del pueblo, todos beben lo que han comprado en la ciudad.” – respondió Valetta “Sí, aunque es diferente de la bebida que ha traído Kazura, el alcohol que bebemos no es de color blanco. Este también es mucho más sabroso. Además, he escuchado rumores sobre las bebidas realizadas con frutas que consumen los nobles.” – añadió Varin, que miraba la botella que estaba al lado de Kazura. Kazura asintió en comprensión. Aunque ya había pensado que este mundo también tendría bebidas alcohólicas, parecía que los plebeyos bebían el producto sin refinar y solo los nobles algo más elaborado. En cuanto a lo que había descrito antes, Kazura realmente no era bueno aguantando el alcohol, pero si existía la posibilidad, le gustaba probarlos. “Ya veo, si hay una oportunidad me gustaría probarlo.” – dijo Kazura. “Sí, si llega ese momento, sin duda el señor Kazura podría beberlo… Entonces, ¿no ha llegado el momento de otra taza?” – dijo Varin. “¡Aún no!” – gritó Valetta. “……” Así, Kazura vio como Valetta y Varin discutían una y otra vez, durante toda una hora hasta que los ojos de Varin se pusieron llorosos y consiguió que la prohibición fuera cancelada. Había recibido otra media taza de Sale. ‘Creo que media taza es suficiente, después vamos a esperar unas dos horas…’ – pensó Kazura, estableciendo un intervalo diabólicamente largo, pero Varin, que estaba fascinado saboreando la bebida, no sabía nada de esto.



jueves, 23 de mayo de 2019

TBATE Capítulo 22

Capítulo 22
Realeza
Traducido por Thornapple
Corregido por DaniR
Editado por Tars

Punto de vista de Reynolds Leywin: Estaba tomando una taza de café, casi quemándome la lengua en el proceso, mientras discutíamos algunos planes de negocios en la Casa de Subastas Helstea. Actualmente estábamos en la fase de planificación de la reestructuración de los equipos de guardias. Recientemente habíamos logrado reclutar unos cuantos Potenciadores, lo que nos había aportado un gran aumento de poder a la seguridad. La mayoría de los Potenciadores optaban por ir en combate cuerpo a cuerpo, y eso tenía sentido ya que era lo más fácil, pero los Potenciadores de distancia como los arqueros o ballesteros eran mucho más útiles en escenarios defensivos. Vince me había preguntado si es que necesitábamos algunos Conjuradores para el próximo evento. “Hmmm… Sé lo beneficioso que sería tener unos conjuradores que pudieran poner barreras y ayudar a los potenciadores, pero estoy en contra.” – tomé otro sorbo de mi café. “¿Te importaría explicarte? Acabas de decirme sobre lo útil que sería tenerlos.” – refutó, dándome una mirada curiosa. Bajando mi taza, le contesté. “Sí solo estuviéramos hablando de potencia de fuego, estaría de acuerdo, pero sabes que no es tan simple como eso, Vince. Afectaría a la moral del equipo tener un par de conjuradores en un equipo de potenciadores. Ya sabes lo presumidos que son los conjuradores. Te lo juro, pienso que creen que son ángeles encarnados; la mayoría encuentran bárbaros a los potenciadores por usar sus manos para pelear. Incluso si logramos encontrar algunos que no estén podridos, el equipo empezaría a pensar que estamos contratando conjuradores porque no confiamos en ellos.” La mirada de Vince se centró inexpresivamente en una mancha en la mesa; era obvio que estaba pensando. “Tienes razón. Haremos lo que tú dices, pero tenemos que estar de forma absoluta seguros de que el 10° Aniversario de la Subasta Helstea no tenga problemas. Incluso la Familia Real estará allí. No podemos dejar que las conmociones pasen a mayores.” Simplemente asentí de acuerdo, tomando otro sorbo. “¡Oh, claro! Tenemos que llevar a tu hijo con nosotros al 10° Aniversario de la Subasta. Él dijo que quería una espada, ¿cierto? No sabía que le habías enseñado a usar la espada. Solo te imaginé centrándote en el estilo de la lucha cuerpo a cuerpo con el que eres tan bueno con tus guantes.” “¡Ufff! Nunca le he enseñado a usar la espada, Vince. Ya tenía un dominio de la lucha con espadas desde que tenía cuatro años.” – le dije, sacudiendo mi cabeza. “No puedes hablar en serio… Lilia todavía tenía miedo de bajar sola las escaleras con esa edad.” – dijo Vince desconcertado. “Aparentemente, aprendió viéndome entrenar y leyendo libros sobre espadas. Vince, esa ni siquiera es la parte que me importa, sino lo que ocurre cuando entrenamos. Su mirada cuando practicamos, sus reacciones y su estilo de lucha. No me siento como si estuviera entrenando con mi hijo de ocho años. Se siente como si estuviera entrenando con un veterano maestro de la espada. La única razón por la que puedo manejarlo ahora mismo es porque su cuerpo aún es inmaduro, pero la forma en que reacciona a mis movimientos… Es algo que solo viene después de décadas de experiencia en la lucha a vida o muerte.” “No puedo decir que no sé de qué estás hablando. A veces me pregunto si tu hijo solo tiene ocho años. ¿Le tienes miedo, Rey?” – preguntó seriamente. “No. Eso es algo de lo que estoy cada vez más seguro. No importa lo que pase, sigue siendo mi hijo. Sé que él también se preocupa mucho por su familia y eso es todo lo que puedo pedir como un padre.”
* * *
Punto de vista de Arthur Leywin: Durante estos dos últimos meses ha sido evidente que ha habido algún progreso en la manipulación del maná de Lilia y mi hermana. Ya no necesitaba imbuirles mi maná para que pudieran entrenar por sí mismas. Por supuesto, todavía les llevaría unos cuantos años formar un núcleo de maná, especialmente a Ellie por su corto periodo de atención, pero les he enseñado a ambas lo importante que era mantener su entrenamiento en secreto. No necesitaba recordarle a mis padres y a los padres Helstea que mantenerlo en secreto era importante, pero me di cuenta de que los cuatro estaban entusiasmados por el día en que Lilia y Ellie despertaran. Sylvie había estado durmiendo mucho más estos dos últimos meses, pero ha sufrido ciertos cambios. Para empezar, su inteligencia ha estado aumentando rápidamente. Los pensamientos que me llegaban eran más complicados y contenían indicios de sentimientos mixtos. En solo unos pocos meses desde su nacimiento, se sentía como si hubiera ganado años de inteligencia emocional. Un gran cambio ocurrió recientemente: ha aprendido a transformarse. Bueno, en realidad no era algo tan drástico como la transformación, pero era capaz de manipular un poco su cuerpo. Había estado pensando en cómo ocultar su apariencia en los días venideros cuando crezca. Estaba a mi lado cuando empezó a quejarse y a rascarse de forma incómoda. Lo siguiente que noté es que sus puntas rojas comenzaron a retraerse mientras que sus cuernos se volvieron más pequeños. Fue una sorpresa alucinante. Ahora, la mayoría del tiempo, Sylvie solo mantenía sus puntas y cuernos retraídos, haciéndola parecer más un lindo zorro escamoso con pequeños cuernos. Durante todo este tiempo, tanto Vincent como Tabitha habían insistido en darme más regalos. De todos modos, aunque no pudiera obtener la capa o la máscara, había estado planeando entrenar a Lilia. Después de todo, ella es parte de la familia que ayudó a la mía, así que en lo que a mí respecta, no perdía nada en ayudarlos. Después de numerosas negativas, finalmente decidimos algo que podían darme: una espada. Por fin mi cuerpo había crecido lo suficiente como para manejar correctamente una espada pequeña sin caer de forma incómoda ante el más mínimo percance. No sería más grande que una daga de tamaño adulto, pero finalmente podría entrenar mi esgrima con algo más que un palo de madera. Habíamos decido convertirlo en un evento familiar aprovechando que la familia de Vincent iría al 10° Aniversario de la Subasta Helstea. Esperando mientras se preparaban Padre y Vincent en la sala de estar en el primer piso, oí un molesto golpe en la puerta principal. Vaya, golpear un par de veces ya es suficiente. Dejé escapar un grito algo molesto que iría, ya que estaba cerca de todos modos. No había necesidad de molestar a las criadas cuando estaba al lado de la puerta. “¿Quién es…? ¡OOF!” Me golpeó una sensación nostálgica de ser asfixiado por algo que se sentía como almohadas. Una forma clásica de asesinato, ¿pero no debería de ser usada mientras duermo? “¡Oh, Dios mío! ¡Estabas vivo! ¡Mira lo grande que te has vuelto! ¡Uuu! ¡Lo siento, Art! ¡No fui capaz de protegerte! ¡Estoy tan feliz!” “¡Mmfph! ¡Mmmfph!” “Angela, no creo que pueda respirar…” – oí una voz reconfortante. “¡Eep! Lo... ¡Lo siento!” – chilló Angela. Apartando mi cara, sonreí. “¡Qué bueno es veros de nuevo!” Empecé a lagrimear. No me malinterpretes… Estas son lágrimas de casi asfixiarse hasta morir. Mi ángel de la guarda Durden me dio una palmaditas en la cabeza y vi cómo se formó una lágrima en sus ojos estrechos. Adam me golpeó en el trasero. “¡Pequeño mocoso! ¿Sabes lo devastados que estábamos después de lo que pasó? Es bueno verte de nuevo, je, je.” “Te has vuelto más guapo, Arthur” – vi a la carismática Helen Shard con su arco atado firme a su espalda en cuclillas frente a mí. Me pellizcó ligeramente la mejilla y me dio una sonrisa que seguro podría hacer sonrojar hasta a las damas. De repente, me abrazaron de nuevo, pero esta vez me sorprendió muchísimo. *Sniff* Era Jasmine. ¡Esa fría y distante Jasmine! No dijo nada, solo me mantuvo en sus brazos y dejó salir leves resoplidos. No pude resistir la tentación de acariciar su cabeza para consolarla cuando de pronto se alejó de mí, con la cara de un color rojo brillante. Rápidamente se puso de pie y se apartó. En este momento, Sylvie se despertó de su siesta en el sofá y trotó hacia mí. “¡WOAH! ¿Qué es eso?” – oí exclamar a Adam. El resto de los Cuernos Gemelos tenían la misma expresión de sorpresa, incluso Jasmine se dio vuelta para mirar a la linda bestia de maná. “Se llama Sylvie y es mi bestia de contrato.” – dije, mientras Sylvie saltaba a mi cabeza. “¡Rayos! ¡¿Ya tienes una bestia de contrato?! ¿Sabes lo valioso que es tener un Vínculo? Oh, vaya, he estado tratando de buscar una bestia para domar estos años, pero no he tenido suerte. ¡Y las que venden son tan caras! ¡¡Gaah!! ¡Mocoso con suerte!” – Adam prácticamente estaba arrancándose el pelo por los celos. Vínculos, o Bestias con Contrato por llamarlas por el término oficial, eran muy buscadas por ambos tipos de magos. Son un poco más ventajosos para los Conjuradores, ya que el Vínculo puede proteger a su maestro mientras prepara un hechizo, pero también eran útiles para los Potenciadores. “¿Por qué tanto alboroto…? ¡Ah! ¡Estáis aquí!” – Padre, con su uniforme, saltó por las escaleras y se precipitó hacia sus ex compañeros de grupo. Les dio un abrazo a todos antes de que mi madre y hermana bajaran también. “¡Chicos! Uu… ¡Qué bueno es veros de nuevo!” – exclamó mi madre. Todas las chicas se lanzaron hacia Madre y comenzaron a babear por mi hermanita, ambas estaban muy bien vestidas para el evento. Mis padres no habían visto a los Cuernos Gemelos desde hacía casi tanto tiempo como yo, así que todos estaban igual de emocionados. “¡Oh, Dios mío! Alice, ¡Ellie es igualita a ti! ¡Cuando crezca será tan bonita! “Nita…” “Rey va a tener las manos ocupadas con los candidatos potenciales, ku, ku, ku. ¿Puedes decirme cuántos años tienes?” “¡Cuatro!” Las chicas eran una mezcla de emoción y estrógenos mientras miraban a Ellie. Vincent bajó poco después con Tabitha y Lilia. El dúo de padre y madre vestían a la par un traje negro y un vestido negro, mientras que Lilia llevaba un vestido floreado bajo un manto. Después de que todos se presentaron, se decidió que los Cuernos Gemelos vendrían con nosotros a la Casa de Subastas Helstea para el 10° evento de Aniversario. En el camino, les conté lo que pasó después de la caída. Padre los había puesto al tanto de lo básico en su carta, pero se morían por saber los detalles. Se sorprendiendo mucho cuando se enteraron de que había estado en el Reino Elenoir durante más de cuatro años. El viaje fue muy corto, así que no pude terminar de contarles todo antes de bajar. Vincent había puesto mucho trabajo. La casa de Subastas Helstea era impresionante. Había estado en muchos monumentos nacionales y monumentos históricos creados por arquitectos famosos, pero esto era un nivel diferente. Sospeché que tenían mucha ayuda de Conjuradores debido a lo grande que era. La Casa de Subastas parecía un magnífico teatro con intrincados diseños por todas partes. Las puertas principales eran de más de cuatro metros de altura y estaban hechas de madera petrificada. Comparada a los diseños naturalistas y elegantes que había visto en el Reino de los Elfos, esto era más complicado y majestuoso. Tenía la forma en un medio cilindro con detalladas esculturas de piedra de diferentes armas como soportes. Llegamos temprano, así que solo los trabajadores y guardias estaban allí, preparándose para el evento. El interior era igual, si no más impresionante. La puerta principal se abría camino a un escenario hasta el otro lado. De izquierda a derecha, había filas de asientos escalonados hechos de cuero morado de alta calidad. Este lugar podría albergar fácilmente a más de diez mil personas. Al mirar hacia arriba, me di cuenta de que había cabinas encajonadas en la parte superior de las filas de asientos e, incluso más arriba, había espacios adheridos al techo y a la pared trasera con vidrios que los rodeaban y daban una vista clara al escenario. Supongo que esas cabinas y esa habitación eran para la gente importante. Resulta que la habitación VIP en el techo era en la que estaríamos. Padre y los Cuernos Gemelos se separaron de nosotros primero para coordinar con los guardias. Los Cuernos Gemelos decidieron ayudar a Padre y a sus guaridas para prepararse ante cualquier conmoción o estallido indeseado. Vincent se separó de nosotros después, gritándole algunas órdenes a los trabajadores y preparándose para saludar a algunos invitados importantes. Tabitha nos llevó a la sala de observación, que estaba intricadamente diseñada y amueblada. Había un botellero de vino y unos cuantos sofás y mesas con asientos cercanos a la ventana. Me puse cómodo en un asiento justo delante de la ventana. El ambiente se estaba volviendo muy bullicioso, ya que había una multitud de personas que sin duda era personas con algún tipo de influencia, llenando los asientos inferiores. Había un par de grupos que parecían distinguirse del resto, que eran escoltados personalmente por los trabajadores hacia sus puestos. Supongo que eran algunos de los nobles más ricos del Reino. Durante este tiempo, vi a Lilia enseñar a Ellie algún tipo de juego de palmas y ambas tenían un ataque de risa para cuando regresó Vincent, guiando a un grupo de personas dentro. El primero en ir tras de Vincent era un anciano de pelo largo de un color borgoña que tenía algunas mechas grises. Su espalda era recta, con los hombros anchos, que le quitaban un par de años a su apariencia. Sus ojos eran severos, con las cejas en forma de espada que lo hacían parecer algo aún más feroz. Llevaba una túnica de color rojo con piel blanca alrededor del cuello y tenía un bastón hecho de lo que parecía ser oro blanco. Detrás de él había una señora que parecía unos años mayor que Madre. Mientras que mi madre tenía un aspecto encantador, dulce y amigable, el rasgo facial de esta dama me recordaba a una escultura de hielo, refinada, elegante, noble y sin defectos, pero fría y sin emoción. Llevaba un brillante vestido blanco plateado que complementaba su cabello azul oscuro y que cubría muy bien sus hombros. Este dúo de marido y mujer parecían ser los líderes de una mafia. Detrás de la esposa había dos niños más pequeños que asumí eran sus hijos. El niño mayor parecía tener unos 13 o 14 años. Se parecía a su padre, con sus serios ojos marrones y sus cejas rectas. Su corto cabello de un color caoba tenía un brillo como el de su padre. A pesar de su aspecto feroz, había una especie de encanto, como mirar una salvaje y poderosa bestia de maná, aterradora pero sorprendente. La niña más pequeña parecía tener más o menos mi edad, o tal vez un poco más joven. No podría decirlo. Todavía pasarían un par de años hasta que madurara, pero no hace falta decir el potencial que tenía. No pude evitar compararla con Tess. Ambas crecerían para ser cautivadoras, pero en cualidades diferentes. Tess era la encantadora chica de la puerta de al lado, con sus reconfortantes ojos en forma de almendra que brillaban con un tenue verde azulado. Su cuerpo bañado por el sol, color melocotón y de tez cremosa junto a sus labios rosados. El cabello plateado de color metálico que brillaba con el sol hacía que sus ojos resaltaran aún más y eso hacía que mi corazón saltara un par de veces cuando ella sonreía, revelando sus impecables dientes. No, esta chica era todo lo contrario. Su tez blanca como la porcelana era un lienzo con sus impecables rasgos faciales. Sus ojos penetrantes parecían demasiado maduros para su edad, eran de un color marrón oscuro que parecían más grandes debido a sus largas pestañas. Su cabello era de un negro deslumbrante, recibido de su madre. Comparado con su pelo y ojos oscuros, sus labios de color rosa eran mucho más claros al brillar tenuemente. Aunque ahora no eran más que niñas, me encantaría ver cómo crecen en el futuro. Solo sacudí mi cabeza y me centré en los tres guardias que los seguían tras la pintoresca familia, mientras comparaba mentalmente sobre qué niña crecería para ser la más bonita en el futuro. ¡Dejad de juzgarme! Hasta los reyes son hombres, ¿no es así? “¡No sabía que estaríamos aquí con los invitados, Vincent! Bien, bien. ¡Cuantos más mejor! Al menos tendremos compañía aparte de esos aburridos guardias, ¿cierto, cariño?” Levanté una ceja sorprendido por el agudo contraste entre la personalidad del hombre y su apariencia. Parecía un tipo ruidoso y amigable comparado a su aspecto intimidante. “¡Mis disculpas, Su Majestad! Asumí que no le importaría tener a otras personas con usted. Esta es la familia de un amigo.” – dijo Vincent, moviendo su brazo hacia nuestra dirección. “¡Chicos! Estos son el Rey y la Reina de Sapin. Os presento al Rey Blaine Glayder y la Reina Priscilla Glayder, y sus hijos Curtis y Kathyln.” “¡BAH! Me conoces demasiado bien ahora, Vince. ¡No podemos hacer eso ahora!” – El rey se burlaba de él mientras reía. “Por favor, eres tan difícil de leer como un libro de dibujos de un niño. Me sorprendería más si hubiera alguien que pudiera verlo como misterioso.” – la Reina simplemente sacudió la cabeza. Guau… El Rey y la Reina de la raza humana. Madre y Tabitha se arrodillaron sobre una rodilla. Madre me miró con fiereza para que la imitara, así que suspiré y también me puse en una rodilla. “¡Descansad! ¡Por favor! Dejemos las formalidades. Todos somos importantes invitados de la Casa Helstea.” Sylvie se asomó debajo de mi túnica, donde había estado durmiendo, y miró a las nuevas caras. “¿Kuu?” – pio con su cabeza saliendo de mi pecho. “¡Oh, Dios mío! ¡Qué linda bestia de maná!” – el rostro de la fría Reina Priscilla se iluminó al verla y se dirigió hacia mí. Los ojos del Rey y sus hijos miraron también en mi dirección. “Salió del cascarón hace unos meses. Se llama Sylvie. Sal y saluda.” – respondí. “¡Kyu~!” – dijo mientras saltaba fuera de mi túnica, su cabeza giraba mientras miraba alrededor del nuevo entorno. “Supongo que esta pequeña bestia de maná es tu Vínculo, ¿jovencito?” – el Rey se acercó y se puso en cuclillas para ver más de cerca de Sylvie. Solo asentí con la cabeza. Debería estar bien Sylv con la apariencia que está. “Qué afortunado eres de tener una bestia de maná. Ni siquiera los bebés son fáciles de domar, pero parece que es muy obediente.” “Bueno, somos capaces de comunicarnos mentalmente, así que es más un acuerdo mutuo en vez de una obediencia.” – me encogí de hombros. “¿Qué? ¿Quieres decir que están bajo un Contrato de Igualdad?” Todos nos giramos para ver la fuente de la voz. Era uno de los guardias encapuchados detrás de los niños. “Umm, no estoy seguro de qué es eso, pero ella fue la que inició el contrato, así que creo que sí.” – solo me encogí de hombros. ¿Cuál era el problema con quién había hecho el contrato? “¿Puedo echar un vistazo más de cerca a tu Vínculo?” – dijo el guardia encapuchado, acercándose más a nosotros. Antes de que tuviera la oportunidad de rechazarlo, el Rey intervino. “Este no es el momento ni el lugar para estudiar la mascota de otro. Estás siendo grosero, Sebastian.” – su mirada amable se volvió severa cuando lo regañó. “Arthur. Arthur Leywin.” – dije, dándole otra reverencia. Todos tomamos asiento mientras oíamos una voz clara que declaraba que la subasta comenzaría pronto. Miré rápidamente a la figura encapuchada que observaba fijamente a Sylvie, recostada en mi regazo.



miércoles, 22 de mayo de 2019

Retro Capitulo 41

Volumen 2 Capítulo 41
Servicio de cena III
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

Mientras las patatas se cocían a fuego lento en el horno, Jefran se puso a cocinar los filetes. Agarrando un trozo de carne de la despensa, lo arrojó sobre la mesa. “¿Cuál es la orden?” “Tres bien hechos, cinco hechos, tres medio hechos y dos al punto, ¡jefe de cocina!” Reconociendo las palabras de Desir con un breve asentimiento dirigió su atención hacia el lomo de ternera y procedió a cortar la carne en porciones generosas, mostrando su maestría culinaria. En medio de un corte, se giró para mirar a las patatas. “Ya deberían estar listas. Sácalos del horno, pélales la piel y aplástalos.” “¡Si jefe de cocina!” Mientras Desir fue a preparar los platos, Jefran colocó sus filetes en una sartén y, al mismo tiempo, le dio varios sabios consejos a su protegido para que ganara experiencia. “Cuando cocines los filetes, concéntrate primero en los que tienen que estar hechos y bien hechos. De esa manera, podemos igualar el tiempo de cocción de todos los platos y servirlos mientras aún están calientes.” A diferencia de antes, el jefe de cocina estaba pasando con amabilidad sus conocimientos sobre cocina en lugar de regañarlo. Mientras tanto, Desir escuchó atentamente, buscando pistas y detalles que pudieran ayudarlo a despejar el Mundo de las Sombras. Cuando todos los filetes estuvieron listos, Jefran dio los últimos retoques al plato. Todo tenía que ser servido antes de que se enfriara. “Ahora, ¡la salsa Woscester y las cebollas!” Con unos brillantes golpes rítmicos sobre el mostrador, Jefran cortó ligeramente las verduras para decorar el plato. A continuación, colocó el puré de patatas y lo adornó con elegancia. Cuando terminó, tocó el timbre y el servicio vino para llevarse la exquisita comida a los invitados. A medida que iban llegando, Jefran les dio explicaciones sobre cada plato, dando instrucciones precisas. Cuando se llevaron los platos, Desir le preguntó al cocinero que tenía que hacer a continuación. Después del plato principal, había llegado el momento de hacer el postre. “No hay necesidad de preparar el postre.” – dijo Jefran con rotundidad. “¿Perdón?” – respondió Desir pasmado. “Se necesita bastante tiempo para hacer un pastel, así que lo hice por adelantado. Ya sabes, soy un cocinero previsor. Todo lo que queda por hacer es cortar el pastel. Siéntate y toma un descanso. Son las órdenes del jefe de cocina.” – añadió, dándole una sonrisa a Desir y volviendo a su trabajo. Desir se sentó en una silla en la esquina de la habitación y volvió a observar la cocina. Pronto comenzó a notar algunos detalles más pequeños que había pasado por alto debido a la prisa. Específicamente, hubo una cosa en particular que le llamó la atención. Un par de frutas verdes ovaladas y regordetas estaban colocadas en una cesta que estaba sobre la mesa. No se había utilizado para preparar la comida. “Jefe de cocina, ¿te gustan las ciruelas?” – preguntó Desir, volviéndose hacia Jefran. “Hmm… ¿te refieres a esto? Sí, ¿se llaman así? Seguro que sabes tus cosas, muchacho. Los altos mandos las enviaron diciendo que debería intentar usarlas, pero tienen un sabor amargo. Es una pena, ya que tienen una fragancia agradable, pero estaba a punto de tirarlas.” ‘Ya veo… así que eso es lo que pasa.’ Jefran había respondido sin dudar a su pregunta, por lo que Desir comprobó las ciruelas para asegurarse de que todavía estaban frescas y seguían teniendo una fragancia agradable. ‘Esta fruta debe estar relacionada con la misión.’ Si hubiera un objeto relacionado con el Mundo de las Sombras, las misiones aparecerían rápidamente. Desir pensó cuidadosamente en las ciruelas. Era solo un ingrediente que sobraba en la cocina y si no se usaba, era porque el cocinero no sabía qué hacer con ellas. ‘Incluso me dio una pista.’ Jefran comentó acerca de cómo tenía una fragancia agradable, pero un sabor amargo, lo que significaba que estaba sugiriendo utilizar su aroma. Comentarios casuales como estos se convertirían en pistas que llevaban a poder limpiar un Mundo de las Sombras. ‘Ahora que la humanidad puede despejar los Mundos de las Sombras de manera constante, está ofreciendo una oportunidad para superar las previsiones y terminar las misiones secundarias.’ Tan pronto como terminó sus pensamientos, sonó un anuncio.

Has encontrado una misión oculta: Servicio de cena EX.
El jefe de cocina Jefran no sabe nada de ciruelas, dado que no es un producto local. Debes guiarlo con tu experiencia culinaria y encontrar una forma de usar las ciruelas.
Si al Conde le gusta tu cocina, se ofrecerán recompensas adicionales.
Si al Conde le disgusta tu cocina, puede haber consecuencias graves.
“Jefe de Cocina, ¿tienes algún plan para servir el té con el postre?” Jefran miró a Desir y dejó de cortar el pastel. “Necesito prepararlo. Desafortunadamente, a los invitados no parece gustarles mi elección de té, así que tengo que pensar que voy a hacer.” “¿Por qué no usamos esto?” – preguntó Desir haciendo un gesto hacia las ciruelas. “¿Ciruelas? ¿Sabes cómo usar eso? Hmm…” El jefe de cocina parecía preocupado.

La impresión que Jefran tiene sobre ti es favorable.
Debido al estado actual, Jefran está dispuesto a aceptar.
“Bien, te lo dejo. Dime qué otros ingredientes necesitas para preparar el té.” – dijo Jefran tras inspirar de forma profunda. “¡Si jefe de cocina! ¡Gracias jefe de cocina!” Desir recordó los ingredientes necesarios para el té de ciruela usados en la receta de Pram. ‘Después de que limpiemos el Mundo de las Sombras, tengo que conseguir algo sabroso para Pram.

Has completado con éxito la misión: Servicio de cena.
Has desbloqueado una misión secundaria.
El conde conoce tu nombre. Las siguientes misiones en cadena serán omitidas:
• Cocinando.
• Limpieza 1
• Limpieza 2
• Lavando platos.
Más tarde por la noche, Desir se quedó en la cocina lavando los platos. Como ayudante del cocinero era el encargado de limpiarlo todo y el ruido de los platos resonaba en medio de una cocina silenciosa. Jefran también se encontraba en la cocina, haciendo inventario de los ingredientes que se utilizarían en la cena del día siguiente. De repente, le preguntó a Desir si era una receta original. “No. Me enseñó un amigo.” “En cualquier caso, si tienes los ingredientes… ¿puedes volver a prepararlo?” “Si jefe de cocina, ¿por qué me preguntas sobre esto? ¿Se enamoró el Conde de mi té y ahora no se puede separar de él?” – preguntó Desir con un tono de burla. “Deja de decir tonterías.” – respondió Jefran mientras golpeaba la cabeza de Desir. Al ver como su protegido se frotaba la cabeza por el dolor del golpe, Jefran se rio y le dijo a Desir que se sentara. “Tienes razón. Al Conde le gustó tu té y pidió más.”

Has completado la misión.
Has limpiado una misión secundaria y se te ha concedido la posición de: Asistente.
Ahora puedes recibir consejos para futuras misiones.
“¿Podré seguir trabajando aquí si le sirvo a tiempo completo?” “Probablemente no tendrás el tiempo necesario. Tendré que buscar a otra persona.” “Eso es un alivio. No quiero que me vuelvan a golpear.” Con su gran mano, Jefran golpeó la espada de Desir, mientras soltaba una carcajada.

Ha Jefran le ha gustado tu broma.
La relación con Jefran aumenta a: Digno de confianza.
“Te estoy diciendo esto para que no tengas una idea equivocada. No estás siendo contratado debido a que el té era increíble. Era bastante común, pero al Conde le gustan las novedades. Nunca antes había probado algo como eso… ¿Sabes que tienes que hacer?” “¡Haré mi mejor esfuerzo para servir el mejor té! jefe de cocina.” “Está bien. Recuérdalo.” “Si, jefe de cocina.” “Bien. No te preocupes por los platos y vete a la cama. Tendrás que levantarte temprano. El comerciante que abastece la ciudad con ciruelas se marcha mañana por la mañana. Es natural seleccionar personalmente los ingredientes para tu plato.” – añadió Jefran, poniéndose en pie.

Has sido ascendido.
Debido a la alta opinión del Jefe de cocina, lo ha recomendado al Conde, destacando su honestidad y talento para la posición de Asistente.
Su ocupación ha cambiado a: Asistente.
La calidad de la comida que puedes recibir aumenta.
Ahora puedes moverte con libertad por el castillo.
*.*.*
A la mañana siguiente, los dos cocineros salieron del castillo en un carruaje siguiendo un camino sinuoso. El otoño estaba llegando a su fin y las heladas empezaban a aparecer en los extremos de las plantas. Inclinándose hacia la ventana temblorosa, Desir miró hacia afuera. De una chimenea, el humo blanco se elevaba por encima de un tejado. Las calles estaban bien conservadas y, tras pasar el puente levadizo, apareció una ciudad. Bajo el sistema de gobierno actual, la ciudad estaba floreciendo y había un ajetreo y bullicio animado por todas partes. Si bien Desir y el conde nunca se habían encontrado antes, estaba convencido de que el conde tenía que ser un espléndido gobernante. Pero mientras viajaban, Desir comenzó a notar algo extraño… Las sonrisas en las caras de las personas se desvanecieron a medida que se alejaban del centro de la ciudad. Después de viajar más allá de la zona residencial, pasaron a una zona repleta de cabañas de madera. El nivel de vida descendió de forma brusca y desapareció en un instante. La gente de esta zona parecía agotada y sus caras estaban manchadas de suciedad y mugre. “Señor Jefran, ¿qué es este lugar?” “Una zona para los vagabundos. Recientemente, hemos estado aceptando gente que no tienen un lugar donde quedarse.” – respondió Jefran chasqueando la lengua. “Eso es extraño. Nunca he visto a un conde aceptar a tantos vagabundos.” Eran personas que comprendían todos los ámbitos de la vida. Algunos sufrieron circunstancias que les hicieron perder sus hogares, otros habían sido exiliados. Lo único que los unía era esto: No tenían un lugar donde alojarse. Por lo general, nadie en su sano juicio aceptaría a tantos vagabundos, había casi tantos como residentes en la zona interior de la ciudad. “Nuestro conde es generoso. Al principio, solo había unos pocos y su señoría les ofreció refugio. Pero poco después, los rumores se extendieron por toda la tierra y aquí estamos ahora. Independientemente de las advertencias de los asesores, el insistió en ayudarlos hasta el final del invierno. Como sabes, el invierno de esta región es brutal. Si los echamos ahora, no es diferente de enviarlos a sus tumbas.” Jefran se estremeció y se frotó las palmas de las manos. A continuación, echó una mirada de desprecio a los hombres y mujeres que se acurrucaban juntos para darse calor en el exterior. “Lo entiendo. Nadie quiere sangre en sus manos. Pero no me gusta. No tenemos suficiente comida para todos y esta gente no hace nada más que agotar los suministros a mayor velocidad. Eh… Sabes a lo que me refiero. Hay mucha gente por aquí que siente lo mismo.” – dijo Jefran, poniéndolos a parir. “Ya veo.” Desir dejó escapar un profundo suspiro. ‘Es como la Academia: los civiles y los vagabundos son como los estudiantes Alfa y Beta.



Retro Capitulo 40

Volumen 2 Capítulo 40
Servicio de cena II
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

Mientras Desir se dirigía hacia el mundo de las sombras. Ajest se puso al día con el grupo como si fuera la cosa más natural del mundo. Había una incómoda tensión entre Ajest y Romántica. A esta última todavía todavía le disgustaba el hecho de que Ajest se hubiera unido a su grupo. Le era difícil aceptarla ya que la ultima confrontación todavía estaba fresca en su mente. “¿Así que has abandonado al grupo de la Luna Azul?” – preguntó Pram. “Eso es correcto.” Romántica hizo un mohín mientras la conversación continuaba. Desir suspiró, parecía que iba a necesitar un gran esfuerzo para conseguir que Ajest se integrara completamente a su grupo. Pero, aun así, a diferencia de Romántica, Desir estaba enormemente agradecido con su inclusión. Necesitaban un miembro más para participar en el Mundo de las Sombras que había establecido como su próximo objetivo y no había nadie más capaz de Ajest. ‘Vino en un buen momento. ’ Ahora, podían intentar el Mundo de las Sombras de la provincia de Orrane. Este era un mundo que Desir llevaba planeando abordar desde hacía mucho tiempo debido a las recompensas que podían obtener si conseguían eliminarlo. ‘Dicen que el armamento de Toa se puede adquirir en este Mundo de las Sombras.’ El armamento de Toa. Era un artefacto que aumentaba la reserva de maná de un mago, permitiéndole ser mucho más competitivo. Había sido la razón por la que pudo llegar a ser un mago del tercer círculo, en el laberinto de las sombras. Sin embargo, en el pasado, Desir no fue la primera persona en poseer el Armamento de Toa ya que, originalmente, era propiedad de un mago de la Academia de Hebrion que había logrado alcanzar el quinto círculo. Al final, a pesar de sus logros, ese mago había muerto dentro del laberinto de las sombras y, debido a la política de su grupo de expedición, le fue entregado al mago que mayor potencial podía extraer del objeto. Y esa persona resultó ser Desir. Había dos razones por la que fue considerado la persona más apropiada para heredar el artefacto: En primer lugar, la capacidad del Armamento de Toa para aumentar la reserva de maná de los magos de los círculos inferiores y, en segundo lugar, la capacidad de análisis de Desir había ganado una gran notoriedad dentro del grupo de la expedición. Con su reserva de maná ampliada, junto a su capacidad de análisis, la contribución de Desir a la expedición se consideró insustituible. Llegó a tal punto que el plan ejecutado nueve años después sería imposible sin él. ‘Para volver a ser tan fuerte como antes, necesito tener en mis manos ese artefacto. ’ Sabiendo que su mayor debilidad era su reserva de Maná, Desir buscó información sobre ese artefacto y, a pesar de que el objeto le sería entregado de forma natural en el futuro, prefirió realizar una extensa investigación y planificación para ser el primero en llegar hasta ese artefacto. Afortunadamente, ya sabía un poco sobre ese objeto antes de que cayera en sus manos y ello era la razón por la que conocía este Mundo de las Sombras. Con un montón de pensamientos profundos, Desir llegó frente a la Puerta de las Sombras antes de darse cuenta. “Desir Arman, Romántica Eru, Pram Schneider, Ajest Kingscrown. ¿Estos son los miembros que intentan enfrentarse al Mundo de las Sombras de la provincia del Norte: Orrane?” – preguntó el Guardián en un tono profesional. “Eso es correcto.” – respondió Desir como líder del grupo y su representante. “¿Estáis de acuerdo con todos los términos y condiciones que acompañan a la participación en un Mundo de las Sombras?” “Estamos de acuerdo.” “Entonces abriré la Puerta. El área conectada será la provincia de Orrane. Podéis sufrir algo de desorientación después de la transferencia espacial, así que tened cuidado.” Una vez que se completaron los controles preliminares, el guardián abrió la puerta y una luz cegadora envolvió a todo el grupo.

Has entrado en el Mundo de las Sombras.
Cuando Desir abrió los ojos y miró a su alrededor, todo lo que pudo ver fueron paredes de piedra. La habitación era espaciosa y se notaba caliente. Además, había una enorme olla de sopa hirviendo sobre un fuego ardiente que crepitaba. Los utensilios de cocina, como cuchillos o cucharones se encontraban esparcidos por todas partes. También había verduras, un salsa recién preparada y pan de trigo, que brillaba como el aceite. ‘Esto debe ser una cocina. ’ Desir echó un segundo vistazo por la habitación, pero no encontró nada más que le llamara la atención. El resto del grupo, Ajest, Pram y Romántica no se veían por ninguna parte. ‘Esto debe ser lo que querían decir cuando nos dijeron que se nos asignarían diferentes papeles. ’ El sonido de la apertura de una puerta atrajo su atención. Volviéndose hacia ella, vio como un hombre abiertamente[claramente] rechoncho, entraba en la cocina. Parecía estar muy enojado. A Desir le sorprendió que un hombre de tal estatura pudiera parecer tan hostil.

Has conocido a Jefran Eastwood, un cocinero veterano.
Es un profesional terco con mucho orgullo y confianza.
“¡Estúpido! ¿Qué estás haciendo?” – gritó el cocinero señalando los ingredientes que Desir tenía delante para a continuación abofetearlo antes de que fuera capaz de reaccionar. Viéndose sorprendido por el golpe, pero basándose en su experiencia como veterano que ya había superado múltiples Mundos de las Sombras, permaneció tranquilo mientras bajaba la cabeza. “Lo siento.” “¡Largo! Sal de mi camino, ¡Idiota inútil!” La reacción de Desir no tuvo el efecto previsto de no provocar otra vez al cocinero. Jefran se limitó a empujar a Desir y moverse hacia la tabla de cortar para preparar las verduras. Su cuchillo, furioso, se estrelló contra la tabla de cortar tan fuerte, que fue capaz de asustar a las personas que estaban fuera de la habitación. Desir lo observó con una mirada distraída mientras trataba de comprender el escenario que lo rodeaba. “¿Qué haces ahí parado como un idiota? ¿Te has transformado en una estatua? ¡Te dije que no tenemos tiempo! ¡Maldición! Ayúdame en la cocina ¡Imbécil!” – gritó el cocinero mientras le lanzaba una mirada iracunda. ‘¿Cocinando? ’ Justo cuando Desir estaba empezando a comprender su papel, el cocinero le dio una colleja en la nuca con frustración. “¿Eres un maldito mono retrasado? ¡Te dije que hoy necesitábamos servir a un invitado distinguido! ¿No me digas que olvidaste el menú?”

Nueva misión: Servicio de cena.
Eres el asistente del jefe de cocina y debes preparar la cena para los 13 invitados de honor que visitan el castillo.
Los alimentos que debes preparar son los siguientes:
Aperitivo: 2 ensaladas con aceitunas negras, 4 platos de camarones y vieiras marinadas en hierbas y 7 sopas de crema de cordero.
Segundo plato: 13 filetes de ternera con puré de patatas y zanahorias. 3 filetes deben estar bien hechos, 5 hechos, 3 medio hechos y 2 al punto.
Postre: 13 raciones uniformes de pastel de chocolate.
Objetivo:
Ayuda al cocinero a preparar con éxito el Servicio de cena.
El resultado de esta búsqueda afectará a la misión general.
“No me olvidé. Jefe de cocina.” – respondió Desir con una voz serena. “Repítelo en voz alta.” “Aperitivos: 2 ensaladas con aceitunas negras, 4 platos de vieras y camarones marinados con hierbas, 7 sopas de crema de cordero.” “Está bien. ¿Te acabas de levantar? ¡Ve a preparar las verduras!” “De acuerdo.”

Jefran Eastwood ha visto tu expresión determinada.
El afecto que tiene hacia ti ha cambiado a Bueno.
Esto afectará la progresión de la búsqueda actual de ahora en adelante.
“¿Cuántas veces tengo que repetir esto? ¡Siempre dirígete a mí como ‘Jefe de Cocina’ al final de cada oración!” “Si, ¡jefe de cocina!” Las zanahorias estaban cubiertas de tierra, las cebollas estaban sin pelar y la lechuga tenía caracoles arrastrándose sobre sus hojas en el fondo del barril. Desir comenzó a lavar las verduras. ‘¿Su nombre era Jefran? ’ El sonido del cuchillo de Jefran se reanudó y continuó sin descanso. Por el rabillo del ojo, Desir observó al cocinero. ‘Ese hombre…’ Desir observó cómo Jefran abría las vieiras selladas herméticamente con el filo de su cuchillo y retiraba al molusco de su interior a la perfección, sin dejarse nada. Dando una exhibición de precisión y velocidad, las cuatro vieiras fueron retiradas de sus conchas de una manera similar. ‘Habla como un marinero, ¡pero es muy hábil! ’ Los camarones ya estaban preparados, por lo que Jefran echó el aceite en su sartén y colocó las vieras y los camarones sobre ella. ‘Esta misión no es tan complicada. Solo tengo que igualar su ritmo como asistente. ’ Desir preparó las aceitunas y trajo las verduras para la ensalada. Ya les había sacudido el agua y se había asegurado de que todo estuviera preparado antes de llevarlas ante Jefran. “¡Revuelve la sopa para que no se pegue a la olla!” – ordenó Jefran señalando hacia el fuego. “¡Si jefe de cocina!” La sopa estaba hirviendo en la olla que estaba sobre el fuego. Desir agarró el cucharón de manera y se puso a trabajar. Sin quererlo, dejó escapar un gemido cuando empezó a remover la sopa. Estaba tan pegajosa que era extremadamente difícil de mover. ‘¡Quema! ’ – pensó Desir, cuando agarró el cucharón con ambas manos para moverlo con todas sus fuerzas. El calor de la hoguera le hacía sentir como si todo su cuerpo se estuviera quemando. Hacía calor y era complicado, pero Desir aguantó sin detener sus movimientos.

Jefran ha evaluado con satisfacción tu determinación.
El cocinero debía haber estado observando como revolvía la sopa en medio de ese ambiente caluroso. “Vierte la sopa en los tazones. ¿Recuerdas cuantos eran?” – ordenó Jefran, tras completar la ensalada y los platos de mariscos para el aperitivo. “¡Si jefe de cocina!” Finalmente, la comida estaba lista. Jefran hizo sonar una campana en la cocina y varias personas entraron para llevar a cabo los aperitivos. Había llegado el momento de preparar el plato principal. Los 13 invitados habían elegido filetes de ternera con puré de patatas, zanahorias, berenjenas y otras guarniciones. “Date prisa y cocina las patatas. Se tarda poco en cocinarlas.” – dijo Jefran, quien ya se encontraba preparando las zanahorias y las berenjenas. “Ya las estoy cocinando, jefe de cocina.” “¿Qué…? ¿Desde cuándo?” – preguntó Jefran abriendo los ojos cuando le llegó el aroma de las patatas cocidas. “Noté la velocidad a la que estaba preparando los platos y pensé que podríamos necesitarlas pronto, así que los preparé anticipándome. Soy un asistente competente.” Desir se había adaptado rápidamente a su papel en la cocina. “Maldita sea niño. Te estas comportando como un listillo.”

El maestro cocinero Jefran está contento con tu previsión.
A pesar de las palabras que acababa de emplear, el tono de Jefran sonaba cariñoso.



martes, 21 de mayo de 2019

SYN Capítulo 28

Volumen 3 Capítulo 9
Puerta roja
Traducido por Tars
Corregido por DaniR
Editado por Tars

“¿Una puerta roja? ¿Cómo ha pasado esto?” El maestro del gremio Tigres Blancos, Baek Yoonho, apareció inmediatamente en la zona tras recibir la noticia. Hyun Gicheol, el hombre a cargo del entrenamiento, tenía una expresión oscura. “Eso es…” “Déjame ver.” Baek Yoonho pasó junto a los empleados, que prácticamente estaban viendo cómo preparar un funeral dentro de sus mentes, y caminó hacia la puerta. ‘¡Es realmente una puerta roja! ’ La cara de Baek Yoonho se endureció. Una puerta roja era un fenómeno aterrador observado en algunas puertas de alto nivel. En lugar de llevarte a una mazmorra pequeña y cerrada, se conectaban a un mundo completamente diferente, con sus propios entornos y formas de vida. Una vez que una puerta pasaba a ser de color rojo, nadie podía entrar ni salir hasta que el jefe fuera derribado o estallara la puerta. Estaba completamente cerrada al mundo exterior. ‘Esto no está bien.’ – pensó Baek Yoonho tras poner una mano sobre la puerta. Definitivamente estaba bloqueada. No había nada que pudieran hacer. A diferencia de otras emergencias, no se podía brindar ayuda a los que estaban dentro de la puerta. “¿No era una puerta de rango C?” – dijo Yoonho volviéndose hacia Gicheol. “Lo era.” “¿Lo confirmaste con la Asociación?” “Lo hicimos, pero… Estaban totalmente convencidos de que esta era una puerta de rango C.” “¡Esos hijos de puta!” – juró en voz alta Baek Yoonho. Las puertas rojas eran un fenómeno limitado a las puertas de alto nivel. Tenían el poder de llevarte a un mundo completamente diferente y por ello era imposible que el poder mágico que filtraban fuera únicamente el de una puerta de rango C. Era imposible. La puerta que tenía delante era al menos una puerta de rango B. Si tuvieran mala suerte podría ser una de rango A y si fueran realmente desafortunados, una por encima de eso… Al mismo tiempo, había una razón por la cual la Asociación podía negar obstinadamente cualquier delito. “¿Debemos medirlo con uno de nuestros dispositivos?” – preguntó Gicheol. “No. Las puertas rojas dejan de filtrar poder mágico tras solidificarse. Ahora es imposible medirla.” – respondió Yoonho, negando con la cabeza. Y era por eso que la Asociación podría negarlo todo. Era imposible volver a medir una puerta roja, por lo que no habría evidencia de que hubieran medido mal la primera vez. En cualquier caso, el rango de la puerta no era lo importante en estos momentos. “¿Cuántos de los nuestros han entrado?” “Doce, señor.” “¿Cuántos eran de alto rango?” “El cazador de rango A, Kim Cheol tomó la delantera y siete cazadores de rango B estaban con él.” “Un rango A y siete rangos B…” “Crees… ¿Que los reclutas estarán bien?” Baek Yoonho negó con la cabeza. “Podemos considerarlos muertos. Si tenemos suerte, el rango A y algunos de rango B podrían volver con vida.” Si tuvieran suerte. La composición del grupo que había entrado tendría dificultades para limpiar la mazmorra más fácil de rango B. Cualquier cosa más allá de eso era imposible. Sin un milagro, la posibilidad de que los nuevos reclutas volvieran con vida era pequeña. La cara de Yoonho se oscureció. “Er… Entonces… Hay otros dos que entraron con nuestros nuevos reclutas.” – dijo Gicheol con cuidado tras leer el estado de animo de su jefe. Al escucharlo, Yoonho levantó la cabeza. ¿Había otro alto rango? ¡Eso sí sería un milagro! “¿Quién?” – gritó Yoonho elevando el tono de voz. “Es el cazador que ha estado en mi punto de mira recientemente.” La respuesta vino de su lado. Tanto Gicheol como Yoonho giraron la cabeza para ver a Ahn Sangmin. El jefe de división estaba empapado de sudor y jadeaba por el esfuerzo. “Perdón por llegar tarde. Había algo de tráfico.” Debido a que vivía bastante lejos de la escena del incidente, Ahn Sangmin había sido el último en llegar. El fenómeno que creaba una puerta a otro mundo ahora era como una pared de hierro, cortando el paso al otro lado. Solo el hecho de verlo hacía difícil para una persona común respirar. ‘Pero si es el cazador Sung Jinwoo…’ – pensó mientras miraba a la puerta. El hombre había triunfado incidente tras incidente. Ese tipo podría ser capaz de superar las expectativas de todos. “¿Es un cazador en el que el jefe Ahn tenía puesto sus ojos?” – preguntó mientras se acercaba rápidamente a Ahn Sangmin. “Sí, señor.” ‘¡Ah! ’ – prensó mientras recordaba los susurros que escuchó en la oficina. – ‘Ahora que lo pienso…’ Últimamente, la gente cotilleaba acerca de cómo veían al jefe Ahn entrar y salir de la oficina a toda prisa. Como era de esperar, era para contratar a un nuevo cazador. Los ojos de ese hombre nunca estaban equivocados. ‘Podría ser…’ Las llamas de la esperanza se encendieron en el pecho de Yoonho. “¿Cuál es el rango del cazador? ¿A? ¿O tal vez rango B?” No podía haber sido un rango S. Solo había diez cazadores de ese tipo en Corea del Sur y todos se conocían entre sí. ¡Pero Ahn Sangmin negó con la cabeza! ‘¡Dios mío! ’ El rostro endurecido de Baek Yoonho se relajó en un instante. “¿Me estás diciendo que un rango S ha entrado con ellos?” “No señor. Es un rango E.” – respondió Ahn Sangmin con calma. El gesto de Baek Yoonho era como el de que se acaba de tragar un insecto.
* * *
Jinwoo estaba sorprendido. ‘Entonces, ¿este es el otro mundo del que hablaban? ’ Esta era la primera vez que lo veía, pero Jinwoo había leído sobre las puertas rojas en internet. Todos usaban la expresión de ser ‘absorbido’ y ahora Jinwoo estaba de acuerdo. Cuando la puerta le agarró la mano y lo atrajo hacia ella, todo lo que vio por un momento fue la oscuridad y se sintió como si estuviera deslizándose por un túnel. ‘¡Dios santo! ’ Cuando abrió los ojos, estaban en medio de un bosque cubierto de nieve. “¿Dónde estamos?” “No creo que esto sea una mazmorra.” “¡La puerta ha desaparecido!” Los otros cazadores miraron a su alrededor y no pudieron ocultar su pánico. Mientras caían en el caos, Jinwoo miró tranquilamente a su alrededor con los ojos entrecerrados. ‘No siento nada extraño. ’ Gracias al sistema, incluso en una situación como esta, pudo mantener la calma. Lo primero que analizó fueron las plantas. Eran unos árboles de hoja perenne que se elevaban hacia el cielo, tan increíblemente grandes que sería imposible encontrarlos en Corea. Además, cubrían todo el paisaje. Las copas de los árboles estaban llenas de nieve. Cuando bajó la mirada se encontró con los ojos de otra persona. Era el cazador de rango A, Kim Cheol, quien también había estado vigilando los alrededores. “……” “……” Los dos se miraron el uno al otro y luego desviaron la mirada. “Disculpe… ¿Algo ha salido mal?” – dijo Han Songyi acercándose a Jinwoo y tirando ligeramente de su ropa. Sus ojos estaban llenos de miedo. La confianza que había mostrado antes de entrar por la puerta había desaparecido por completo. De repente, la mano de Jinwoo se disparó hacia su cara. “¿…?” Los ojos de la niña se ensancharon. ¡Crash! La flecha que Jinwoo había atrapado tembló ligeramente como si estuviera enojada por no golpear a su objetivo, la frente de Han Songyi. “Ah, Ah…” Al darse cuenta de lo que acababa de suceder, la cara de Songyi se puso blanca. Sin embargo, el grito que sonó no vino de ella. “¡Kiyaaaaaah!” “¡Uuuuuaah!” Plaf La sangre se filtraba por la boca del cazador que había caído al suelo con una flecha sobresaliendo de su sien. Una flor carmesí floreció sobre la nieve. Los cazadores empezaron a gemir de miedo. Las dos flechas habían volado hacia ellos al mismo tiempo y gracias a eso, la mayoría no había visto a Jinwoo atrapar la flecha con la mano. “¡Por ahí!” “¡Han sido ellos!” – dijo un cazador de rango B señalando una mancha de color negro en la parte superior de un árbol distante. Pero mucho antes de que lo señalara, los ojos de Jinwoo y Kim Cheol ya estaban mirando en esa dirección. Había dos personas de pie sobre los árboles. ‘Siendo exactos no se trata de personas. ’ Pelo blanco, una piel tan pálida como la nieve, ojos plateados y la marca característica de su raza: unas orejas puntiagudas. Debido a su hermosa belleza y al hecho de que solo se podían ver en las mazmorras de alto nivel, eran bastante famosos entre las bestias mágicas. ‘Un elfo de hielo. ’ También conocidos como caminantes blancos. Aquellos que nunca se los habían encontrado se referían a ellos como los elfos de hielo. Sin embargo, los que habían luchado contra ellos en el campo de batalla los llamaban ‘caminantes blancos’. Su razonamiento era que la palabra ‘elfo’ era demasiado bonita para asignársela a estas cosas. Jinwoo pudo entender por qué los cazadores veteranos llamaban a estas cosas caminantes blancos mientras apretaba los dientes. ‘Se están riendo de nosotros…’ Los dos elfos habían bajado los arcos y se estaban riendo descaradamente de los cazadores. Era como si estuvieran decidiendo qué comida comer primero en un buffet. ‘¿Por qué tomaron esa decisión? ’ – pensó mientras estrechaba los ojos. Una flecha a la derecha del grupo, otra a la izquierda. Sus objetivos no habían sido aleatorios. El cazador asesinado por la flecha era un rango C que acababa de despertar a sus treinta años. Era el miembro más débil del grupo. Y la otra flecha apuntaba a… ‘Han Songyi.’ Los elfos habían apuntado a los dos miembros más débiles del grupo. ‘Si no fuera por el sistema, el otro objetivo habría sido yo.’ La forma de pensar de los caminantes blancos molestaba a Jinwoo, por lo que asegurándose que podían verlo, extendió la flecha y la aplastó con la mano. ¡Crack! Aceptando el desafío, uno de los caminantes blancos deslizó un dedo por su garganta. Incluso entre las bestias mágicas y los humanos, este era un gesto universal. ‘Tú… Te mataré yo mismo.’ – pensó mientras la boca de Jinwoo formaba una sonrisa. Pero sus ojos no mostraban alegría. La bestia mágica se estaba burlando de él, por lo que los ojos de Jinwoo se llenaron de una furia fría. Los caminantes blancos desaparecieron rápidamente detrás del árbol. “No creo que estén aquí para hacer amigos.” – dijo Kim Cheol abriendo por fin la boca. Al ser el único rango A del grupo, todos movieron sus ojos hacia él. Después de todo, era el líder de esta incursión. “Estoy seguro de que algunos ya lo han notado, esta es una puerta roja.” – dijo Kim Cheol con un tono condescendiente, pero nadie se atrevía a quejarse. – “Eso significa que hasta que todos estemos muertos o se produzca una brecha en la mazmorra, nadie vendrá a por nosotros.” Muchos de los cazadores gimieron derrotados. Algunos de los más ignorantes habían esperado que vinieran a rescatarlos, pero el hecho de saber que esa ayuda nunca llegaría aplastó sus espíritus. “Si nos quedamos aquí, moriremos congelados o seremos emboscados por esos cabrones. Iré y limpiaré esta mazmorra para irme, ¿quién viene conmigo?” – continuó Kim Cheol. Con los hombros anchos y una mirada poderosa, Kim Cheol parecía una persona en la que se podía confiar, por lo que, tras una breve pausa, los cazadores se acercaron al unísono hacia él. “Iré.” “Por favor, yo también.” “Salgamos de aquí con vida.” “¡Yo también ayudaré!” Sin embargo, Kim Cheol empujó a un hombre que se le había acercado. “¡Ay!” Aunque se contuvo, era el poder de un rango A, por lo que el hombre se tambaleó hacia atrás mientras se apretaba el pecho por dolor. “Tú no.” “¿Eh?” “Y tú, tú, tú y tú.” – dijo mientras señalaba a otras personas. Los ojos de Jinwoo se torcieron, dándose cuenta de las intenciones de Kim Cheol. El hombre musculoso había apuntado a un total de cinco personas. Eran todos los de rango C o menor. “Desafortunadamente no podemos llevarte con nosotros.” “¿Qué?” “¿Qué sabes de las puertas rojas?” El hombre sacudió la cabeza. “Un día aquí es una hora fuera. En el peor de los casos, pasarán meses antes de que derribemos al jefe o se produzca una brecha en la mazmorra. Teniendo eso en cuenta, no podemos cuidar a todos.” “¿Qué quieres decir con ‘cuidar’?” Los jugadores que estaban siendo excluidos intentaron protestar, pero fueron silenciados cuando Kim Cheol les lanzó una mirada feroz con los ojos. “No te sientas mal. Todo lo que tienes que hacer es mantenerte vivo hasta que derrotemos al jefe.” – dijo mostrando una falsa amabilidad. “Hasta…” Los cazadores excluidos miraron suplicantes a los otros cazadores del grupo de Kim Cheol, pero ninguno de ellos dio un paso adelante. Todos miraron para otro lado, excepto uno. “Perdona.” – dijo una cazadora de rango B mientras levantaba una mano. “¿……?” Cuando Kim Cheol se dio la vuelta, la mujer le hizo un gesto a Jinwoo. “¿Podemos irnos para allá?” “Si quieres…” Sin dudarlo, la mujer se acercó a Jinwoo. “Bueno, parece que tenemos un hueco. Puede venir otro.” – gritó Kim Cheol alzando la voz tras mover su mirada entre la mujer y Jinwoo y resoplar enfadado. “Y… ¡Yo!” – dijo el hombre que había sido empujado antes corriendo rápidamente hacia el lado de Kim Cheol. ‘Esta mujer es muy extraña.’ – pensó Jinwoo mientras miraba a la mujer con una mirada sospechosa. “Ese hombre no vio venir la flecha.” – murmuró la mujer en voz baja para que nadie más pudiera oírla al notar la mirada de Jinwoo. El hecho de que fueras de alto rango no significaba que todas tus estadísticas estuvieran distribuidas de manera uniforme. La estadística de [Agilidad] de Kim Cheol podría ser baja, pero ahora que conocía el valor de las diferentes estadísticas, Jinwoo no le dio mucha importancia. “¿Y?” “No eres un rango E, ¿verdad?” – respondió la mujer poniendo una gran sonrisa.
* * *
Mientras tanto, fuera de la puerta roja, la expresión de Baek Yoonho volvía a ser oscura. Ahn Sangmin dio una breve explicación de quién era Sung Jinwoo, pero el líder del gremio no estaba convencido. “Resumiendo, es una teoría, ¿no es así?” “Sí, señor.” – dijo mostrándose de acuerdo. Después de todo, no había nada confirmado. – ‘Si el maestro del gremio hubiera visto al cazador Sung Jinwoo en persona, lo habría entendido.’ Definitivamente, había algo diferente acerca de Sung Jinwoo. Pero por desgracia, Ahn Sangmin estaba frustrado por el hecho de que no podía explicar esto con palabras. “Entonces, la única persona en la que podemos poner nuestra esperanza es en Kim Cheol.” – dijo Yoonho mientras miraba hacia la puerta. “No debería haber problemas con eso.” – dijo otra voz. Otra persona se había unido a Baek Yoonho. Los tres hombres se volvieron hacia el recién llegado. Era el líder de la primera división administrativa, Joo Sungchan. “Ya hemos entrenado firmemente a Kim Cheol para prepararnos ante cualquier circunstancia.” – dijo con confianza mirando a los tres hombres. Si bien la captación de nuevos miembros era el trabajo de la segunda división, la primera división se encargaba del entrenamiento de los nuevos reclutas de rango A. Para los talentos que aspiraban a estar en el grupo de asalto principal del gremio, su punto de partida sería diferente al del resto de novatos. “¿Cuál fue la puntuación de Kim Cheol?” – preguntó Baek Yoonho relajándose ante la muestra de confianza de Joo Sungchan. “Fue buena. Sus habilidades de combate no se quedaban atrás con los principales miembros de nuestro grupo de ataque.” “¿Es así?” – añadió poniendo una sonrisa. Kim Cheol era un rango A. Una existencia situada entre los cazadores de alto rango siempre debía valorarse. Si un hombre así estaba liderando a los cazadores de rango B en esta incursión, podría ser capaz de limpiar la mazmorra. Sería vergonzoso para los cazadores de rango C, pero para Baekho, los cazadores de alto rango eran un activo muy importante. ‘Afortunadamente, parece que las habilidades del cazador Kim Cheol son de primera clase…’ Las brasas que tenía en su pecho se avivaron con la esperanza, el maestro del gremio ya estaba más tranquilo. “¿Estabais hablando acerca de un cazador de rango E que ha sufrido un segundo despertar?” – dijo Sungchan resoplando con tono de burla mientras se giraba hacia Ahn Sangmin. – “Comparada con una teoría sin fundamento, nuestro cazador será infinitamente más confiable.” La expresión de Ahn Sangmin se endureció. El hombre estaba siendo descaradamente condescendiente. Sin embargo, no comenzó una discusión con Joo Sungchan. ‘Los resultados demostrarán quién tiene razón…’ Los cuatro hombres se encararon hacia la puerta roja al unísono. El color de ese fenómeno parecía un mal presagio.
* * *
“No eres un rango E, ¿verdad?” – preguntó la mujer descaradamente. “Entonces, déjame preguntarte algo.” – respondió Jinwoo. “Por supuesto.” Jinwoo miró al grupo de Kim Cheol. Estaban haciendo varios planes antes de partir. “Todos vosotros, ¿cómo podéis estar tan tranquilos si sois reclutas novatos?” “Lo primero que nos enseñan es que cualquier cosa puede pasar dentro de una mazmorra.” Cualquier cosa puede pasar en una mazmorra. Jinwoo lo sabía mejor que nadie. “Todos hemos recibido algún entrenamiento. Especialmente ese hombre, Kim Cheol. Ha recibido un entrenamiento especial. Dicen que entrará en el grupo de asalto principal del gremio Tigres Blancos.” No tenían miedo porque habían recibido alguna educación. Jinwoo estaba horrorizado. Se dio cuenta de que había poca diferencia entre ellos y Han Songyi. Solo porque los habían sentado en una clase y enseñado algunas cosas, no significaba que fueran a ser útiles en una situación real. Estaban inflando sus pechos con orgullo, sin saber lo terrorífico que podía llegar a ser una mazmorra. ‘Hay una gran diferencia entre escucharlo dentro de un aula y experimentarlo en la vida real.’ De hecho, aunque caminaran como si lo supieran todo sobre las mazmorras, la más mínima grieta en su confianza provocaría que se derrumbaran como una presa. Se necesitaba tiempo para construir algo tan frágil, pero solo un instante para destrozarlo. De alguna manera, Jinwoo pudo ver el destino del grupo de Kim Cheol. Se veían confiados y bien por fuera, pero sabía que todos eran principiantes. “No has respondido.” “¿Hmm?” – dijo Jinwoo volviendo su mirada hacia esa extraña mujer. “Mi pregunta, no respondiste.” Le había preguntado si era realmente un rango E. Era una mujer bastante persistente. “¿Por qué tengo que decirte eso?” Aunque había elegido no responder a su pregunta, la mujer, Park Heejin, estaba decidida a conseguir una respuesta. Ella había conocido a muchas personas en su vida y era capaz de entender su modo de pensar. Justo ahora, la respuesta de Jinwoo estaba destinada a cambiar de tema, pero había dejado escapar la realidad. ‘Estoy en lo cierto.’ Había otra razón por la que estaba segura. En el pasado, se había entrenado con los miembros de alto rango del gremio Baekho y recordaba la velocidad de sus movimientos, y el movimiento de su mano para atrapar la flecha había sido más veloz que el de esos miembros del gremio. ‘Apenas pude ver lo que pasó.’ Ella era una atleta que había sufrido un despertar de clase guerrero y, aunque confiaba en su agudeza visual, había sido incapaz de ver por completo los movimientos de Jinwoo. ‘Es al menos un rango A.’ – pensó mientras sus ojos brillaban. Aunque… “¿No me lo vas a decir?” “No.” – contestó dando por zanjada la conversación. No quería continuar con esto ya que no iban a llegar a ninguna parte. Más importante aún, Kim Cheol caminaba hacia ellos en ese momento. “Nosotros…” – comenzó a decir con voz brusca, cuando sus ojos se encontraron con los de Jinwoo, sin importar cuáles fueran sus intenciones. Era un tono de voz muy amenazador. – “Iremos por ese camino...” No se había acercado para anunciar sus planes. Los ojos de Kim Cheol le estaban preguntado qué iba a hacer el grupo de Jinwoo. Una sutil indicación de ‘no nos sigas’ estaba oculta tras sus palabras. “……” “Nos dirigiremos hacia el bosque.” – respondió Jinwoo tras mirar a su alrededor. “Buena suerte…” “Igualmente.” – añadió Jinwoo tragándose lo que realmente quería decir. – ‘Aunque los que necesitarán buena suerte seréis vosotros.’ El equipo de Jinwoo se dirigió hacia el bosque. “Imbéciles.” – dijo Kim Cheol tras verlos desaparecer en la distancia y dejando escapar la risa que estaba conteniendo. “¿Qué quieres decir?” “Mira allá.” – respondió Kim cruzando los brazos mientras señalaba con la cabeza en dirección a un árbol. No estaba señalando en una dirección al azar, sino hacia una dirección donde había una señal de una bestia que marcaba el territorio como suyo. “¡Eso es…!” “Osos.” “¡Osos de hielo!” De todos los tipos de bestias mágicas, los osos eran especialmente peligrosos. Las marcas de los árboles indicaban que era su territorio, por lo que los cazadores del equipo de Kim Cheol no podían dejar de burlarse de ellos. “Tsk, tsk” “Debería haberse quedado aquí.” “Parece que ese rango E va a hacer que todos mueran.” “¿Qué sabe un rango E?” – dijo mientras se burlaba de ellos con la mirada puesta en el bosque. ‘Por supuesto, ¿qué sabe un rango E…? Espera…’ – pensó haciendo que la sonrisa desapareciera de su rostro. – ‘Su equipo tiene dos cazadores de rango C y un rango B…’ Entonces, ¿por qué dejaban que Jinwoo fuera su líder? No se había dado cuenta hasta ese momento. ‘Bueno, lo que sea…’ – pensó mientras negaba con la cabeza. Todos ellos estarían muertos en poco tiempo. Así que Kim Cheol decidió centrarse en sí mismo y olvidarse de los débiles. Los muertos están muertos, pero los vivos deben esforzarse por vivir. “Vámonos.” – dijo alzando la voz, mientras se volvía hacia el camino.
* * *
Jinwoo caminó frente al grupo. Sin embargo, solo había dado unos pocos pasos cuando Park Heejin corrió delante de él y le boqueó el paso. “¿Qué haces?” “¿Estás loco?” Jinwoo no ocultó su molestia y se cruzó de brazos, enviando un claro mensaje: ‘Elige tus palabras con cuidado’. “Lo siento, pero tengo algo que decir.” – dijo en voz baja Park, tras leer el estado de ánimo y haciendo un gesto hacia los árboles. – “¿Ves eso?” Una gran marca de garra en un árbol. “Y ahí, ¡por allí también!” De hecho, era difícil encontrar un árbol sin marcar. “¡Las marcas territoriales de los osos están por todas partes! ¡Todo este bosque debe ser el hogar de las bestias mágicas!” En el reino animal, los perros y los gatos eran débiles en comparación con los tigres y los leones. Lo mismo pasaba con las bestias mágicas y mucho más con los de tipo oso. Un oso de hielo era un gran depredador entre los animales y, en este momento, Jinwoo había llevado a su equipo al territorio de esas terribles bestias mágicas. Era comprensible que Park Heejin estuviera enojada. “¡Tenemos que volver ahora mismo! ¡Antes de que vengan las bestias mágicas!” “Tsk, tsk.” – dijo Jinwoo chasqueando la lengua. ‘¿Qué?’ Heejin había esperado tres tipos de respuesta de Jinwoo: enojo, sorpresa o aceptación. Pero al final sus expectativas no se habían cumplido. En lugar de actuar de forma culpable, Jinwoo la estaba mirando con condescendencia. ‘Por… ¿Por qué me está mirando así?’ Sintiéndose avergonzada, la cara de Park Heejin se puso roja. “Q… ¡Qué!” – dijo alzando la voz de nuevo. “Dado que es difícil encontrar un árbol sin marcar, eso significa que hay muchos osos de hielo, ¿verdad?” – respondió Jinwoo dando un fuerte suspiro. “E… Exactamente, así que tenemos…” “Es por eso que nos dirigimos hacia el bosque.” “¿Eh?” – dijo con los ojos bien abiertos. ‘¿Todavía no lo entiende?’ “En el bosque solo tenemos que preocuparnos por los osos de hielo.” – dijo Jinwoo, tras tomar la decisión de explicarlo con calma. “¡Ah!” Park Heejin finalmente entendió el significado de las acciones de Jinwoo. Si este bosque era el hogar de una gran cantidad de osos de hielo, también significaba que no había nada en los alrededores capaz de ser una amenaza para los osos. Por ello no tenía que preocuparse de que hubiera una bestia más poderosa. ‘¿Por qué no pensé en eso…?’ Se sintió tan avergonzada de gritarle que era incapaz de levantar su cara enrojecida. Una de las cosas más aterradoras de una mazmorra era que no sabías qué clase de enemigo esperaba a la vuelta de la esquina, por lo que saber qué tipo de enemigo ibas a enfrentar era resolver la mitad del peligro. Y en este boque, la información sobre el enemigo estaba por todas partes. ‘Bestias mágicas de tipo oso. ’ Sin importar qué tan fuertes fueran esos osos de hielo, Jinwoo estaba seguro de que eran más débiles que los elfos de hielo. Se había dado cuenta de que la ropa de los elfos estaba hecha de piel de oso y por eso, había elegido el bosque. Su plan era subir de nivel aquí mientras se mantenía atento al equipo de Kim Cheol y los caminantes blancos. Ese era el camino más seguro. “¿……?” “¿Por qué tienes la cara tan roja?” – preguntó Jinwoo mientras miraba con desconfianza a Heejin. Su cara estaba muy roja. “Yo… Tengo frío.” – habló con la cabeza baja. “Uf…” Con un profundo suspiro, Jinwoo abrió la tienda y compró varias prendas de vestir hechas con pelaje grueso y calzado para la nieve. ¡Ding!

Abrigo de piel
Rareza: Ninguna.
Tipo: Basura.
Es muy caluroso.
Coste: 10 monedas de oro.

Botas de invierno
Rareza: Ninguna.
Tipo: Basura.
Es muy caluroso.
Coste: 10 monedas de oro.
Abrigo de piel y botas, diez monedas de oro cada una. ’ En comparación con los objetos con efectos especiales, los artículos de uso común no eran caros. En realidad, comparado con el oro que tenía eran bastante baratos.

Oro actual: 431.930
Aun así, pensar que realmente compraría objetos de tipo basura…’ Jinwoo confirmó la transacción. Como no podía discriminar en su situación actual, gastó 100 monedas de oro para comprar un juego a cada cazador. Shooooo Cinco conjuntos de abrigos y botas de piel aparecieron en el aire frente a sus pies. A parte de Jinwoo, cada uno de los miembros de su grupo abrió muchos los ojos en shock. “¡Qué!” “Qu… ¿Qué demonios? ¿Magia espacial?” Park Heejin también se sorprendió y levantó la cabeza. “Que cada uno tome uno y se lo ponga.” – dijo Jinwoo con calma mientras se ponía el suyo, pero en ese momento, sintió un tirón de una de sus mangas. “¿……?” Jinwoo volvió la cabeza para mirar a Han Songyi. “Ah, señor, ¿qué eres? La flecha de antes… Y ahora esta magia extraña…” – dijo con dificultad la niña tras reunir todo su coraje. Jinwoo frunció el ceño. Si dejaba que esto continuara solo sería un dolor de cabeza en el futuro. ‘Vale, vamos a cortar esto de inmediato. ’ “Te he traído hasta aquí, así que me haré cargo de tu protección, pero…” – dijo Jinwoo poniéndose serio y bajando la voz. – “No puedes hacerme ninguna pregunta.” Levantó la cabeza y miró a Park Heejin y al resto de cazadores. “Eso va para todos vosotros. No me preguntéis y no pidáis nada.” – continuó. – “Si a alguien no le gusta, es más que libre de irse. No le detendré.” A decir verdad, los otros dos cazadores masculinos habían seguido al cazador de rango B Park Heejin hasta ese momento, pero ahora, mientras movían sus ojos entre la ropa de abrigo y Jinwoo asintieron vigorosamente. Había otra razón por la que había elegido el bosque. “Pantalla de estado.”

Nombre:
Sung Jinwoo
Nivel:
51
Raza:
Humano
Clase:
Monarca de las Sombras
Título:
El que triunfa… (1 más)
Sin dejar que los otros se dieran cuenta de lo que estaba haciendo, Jinwoo cambió su título en silencio de ‘El que triunfa sobre la adversidad’ a ‘Asesino de lobos’.

Asesino de lobos.
Todas las estadísticas aumentan un 40% cuando luchas contra monstruos de tipo bestia.
Un título otorgado a un cazador experimentado en matar lobos.
Era hora de presumir por esa bonificación. ¡Ding!

Ha aparecido un monstruo de tipo bestia.
El efecto del título: ‘Asesino de lobos’ se ha activado.
Confirmando el aumento de atributos, Jinwoo puso una sonrisa. ‘Bien. ’ En ese momento, los otros cazadores comenzaron a gritar. “Es… ¡Es un oso!” “¡Oso de hielo!” Un oso de hielo caminaba lentamente hacia ellos, tras haber olido una presa. Para la bestia, eran enemigos que habían invadido su territorio. El oso de hielo no los estaba mirando bien. “¡Grrrrrr!” – gruño mientras mostraba sus colmillos. Eran unos dientes blancos como la nieve. La bestia se puso de pie dominando a todos los cazadores y llenado toda su visión. “Ah…” Aunque parecía un oso polar, la bestia era dos veces más grande y tenía su pecho adornado por el característico núcleo de las bestias mágicas. ¡Rooooaaaaar! ¡Un poderoso rugido resonó en la zona! Al oír su rugido, todos los cazadores, excepto Jinwoo, se quedaron paralizados. ‘¿Qué querías decir con que lo único por lo que debemos preocuparnos es con los osos de hielo? ’ – pensó Heejin mientras fruncía el ceño. No era algo que podía decirse mientras tenían una bestia mirándolos con furia. Había sido enredada con la lógica de Jinwoo, pero ahora, mirando al oso de hielo, no estaba tan segura. ‘¡No deberíamos haber entrado en el bosque! ’ Sintiendo que estaban en peligro, se situó enfrente del equipo para luchar contra el oso. “Llamaré su atención, todos los demás… ¡Aah!” – gritó Heejin cuando una poderosa fuerza tiró de la capucha de su abrigo y la echó hacia atrás. Todo lo que podía hacer fue mantener el equilibrio mientras era arrastrada hacia atrás. Después de recuperarse levantó la vista y vio a Jinwoo delante de ella. “¡Qué demonios!” “Voy a decir esto una vez. Todas las bestias mágicas son mías.” – dijo mientras señalaba con el dedo. No podía compartir los valiosos puntos de experiencia con el resto. Para Jinwoo, estos lindos osos eran solo el aperitivo antes de tener su plato principal: los caminantes blancos. “¿Eh?” – gritó al no ser capaz de ocular su confusión. ‘¿En serio me acaba de sacar de en medio para enfrentarse a esa cosa solo? ’ Los dos cazadores de clase C también detuvieron el lanzamiento de sus hechizos y lo miraron con una expresión de asombro. “No importa lo fuerte que seas, ¡esas son bestias mágicas de mazmorras de alto nivel!” Jinwoo ignoró sus protestas y caminó lentamente hacia el oso de hielo. ‘Hmm, si uso una daga…’ La sangre arruinaría su ropa. Jinwoo había convocado por costumbre sus dos dagas, pero rápidamente las volvió a guardar en el inventario. A continuación, apretó con fuerza sus puños. ‘Sé que les he dicho que se queden mirando, pero la situación ahora es diferente. Estoy seguro de que lo entenderán cuando lo vean. ’ Jinwoo se encontró con la mirada del oso de hielo. ¡Roooooaaaar! El oso de hielo movió su zarpa, del tamaño del tronco de un árbol, con la velocidad del rayo. ¡Wooooosh! Pero su ataque no golpeó más que el aire. ‘Es rápido para su tamaño. ’ Saltando por encima de la cabeza del oso, Jinwoo se dio cuenta de por qué tenía una reputación tan peligrosa. ‘Aunque…’ Las subidas de nivel que había experimentado no habían sido en balde. Antes de que el oso de hielo pudiera levantar su cabeza, Jinwoo usó toda su fuerza para golpearle el cráneo. ¡Baaaam! La cabeza del oso se estrelló contra el suelo. Con el cráneo machacado, el oso dejó la lengua fuera de su boca y dejó de moverse.

Has subido de nivel.
¡Bien! Jinwoo había sentido que estaba cerca de subir de nivel y se dio cuenta de que había sido bueno que impidiera atacar a Heejin. “¿Quién…? ¿Quién demonios eres?” Se volvió hacia la voz temblorosa y miró a los cuatro miembros de su grupo que estaban estupefactos. ‘Pensaba que lo había dejado claro. ’ – pensó mientras se rascaba la cabeza. Bueno, lo más probable era que se hubieran olvidado tras ver una escena tan impactante. “Una vez más, no hay preguntas. Si no te gusta, te puedes ir…” – habló volviéndoles a decir con tono serio sus condiciones mientras señalaba a la dirección por la que se habían ido el equipo de Kim Cheol. – “… a donde están ellos.” Sus palabras atrajeron la atención de Park Heejin. ‘Acabo de verte matar a un oso de hielo de un golpe. NO VOY A DEJAR TU LADO. ’ Su corazón latía a gran velocidad. Había elegido instintivamente a Jinwoo en vez de a Kim Cheol, pero ahora se daba cuenta de cuán correcta había sido su decisión. Ahora, tras hacer un cálculo rápido, lo tenía todavía más claro. Si quería abandonar este lugar con vida, tendría que seguir a Sung Jinwoo. “Señor Jinwoo, por favor, sé nuestro líder. Seguiré todo lo que digas.” – dijo rápidamente antes de que Jinwoo pudiera cambiar de opción. ‘También dije que no iba a aceptar ninguna solicitud…’ Después de un breve momento, Jinwoo asintió. Si lo pensaba, probablemente sería lo mejor. Al ver su reacción, Park Heejin se volvió hacia el resto del equipo. Dándose cuenta de que Han Songyi había venido con Jinwoo, no pensaba que tendría que preguntarle nada, por lo que puso su atención en los otros dos cazadores… “¿Vosotros dos también estáis de acuerdo?” De repente, notando que les estaban hablando, los dos cazadores miraron el cadáver del oso de hielo y asintieron vigorosamente.
* * *
Mientras tanto, fuera de la puerta roja, Hyun Gicheol se secó el sudor de la frente y comprobó la hora. “¿Cuánto tiempo ha pasado?” – preguntó Yoonho. “Unas tres horas.” “Tres horas… Eso significa que ya han pasado tres días en su interior.” – la voz de Baek Yoonho era pesada. De las cuatro personas reunidas, solo Yoonho había experimentado una puerta roja en el pasado. Era uno de los hombres de rango S que tenía Corea del Sur, e incluso para un hombre como él, una puerta roja no era algo para tomar a la ligera. “El verdadero terror de una puerta roja es el hecho de que su interior está conectado a un mundo diferente.” – dijo mientras recordaba en su corazón un recuerdo del pasado. Era algo raro. Un cazador de rango S estaba a punto de contar sus experiencias con una puerta roja. Ahn Sangmin, Joo Sungchan y Hyun Gicheol se animaron. “Dentro de la puerta, podrías terminar en un mundo desértico con temperaturas superiores a los 60 grados centígrados. O tal vez un mundo selvático infestado de serpientes e insectos venenosos. Tal vez incluso un mundo helado donde las puntas de tus dedos terminen congeladas.” Glup Los tres tragaron al unísono. “El problema es que hasta que no hayas entrado en la puerta, no sabrás que es una puerta roja. Esto significa que no hay forma de prepararse de antemano.” Hoy había pasado lo mismo. Una puerta ordinaria se había puesto roja después de que los cazadores entraron en ella. “Ya sea que estén bajo un sol abrasador, acosados por insectos venenosos día y noche o congelados por el frío… Los débiles serán los primeros en morir.” “Dios mío…” – dijo Hyun Gicheol dejando escapar un pequeño gemido de incredulidad. “Y en ese ambiente hostil, tienes que enfrentarte a las bestias mágicas.” Solo el hecho de escuchar las circunstancias que podían encontrar transmitía la nefasta situación que enfrentarían los cazadores. Pero eso no era todo. “Y si por algún milagro logran acostumbrarse al medio ambiente, también tendrán que buscar algo que comer.” Al principio serían unas pocas semanas, luego meses. Tenías que encontrar tu propia comida. No era una tarea fácil. “Ese ambiente hostil será peor con el hambre y la sed. Lo único en lo que puedes confiar es en la brújula con poder mágico.” Era una herramienta para apuntar a las fuentes más poderosas de poder mágico. Derrotar al jefe era la única forma de abandonar una puerta roja, aparte de dejar que sufriera una brecha. “Imagínate mirando esa brújula diminuta, día tras día, semana tras semana, durante meses. ¿Crees que podrías mantener la cordura?” Los tres hombres negaron con la cabeza. Si los cazadores ordinarios como ellos fueran arrojados a un lugar así, no necesitaban a las bestias mágicas; solo el medio ambiente los mataría en menos de un día. “¿Has dicho que han pasado tres días?” “Sí.” Ante la confirmación de Hyun Gicheol, Yoonho hizo una mueca. “Si ha pasado tanto tiempo, todos los cazadores por debajo del rango B están muertos.” Kim Cheol era un cazador de rango A. Pero no importaba lo hábil que fuera, era imposible proteger a todo su grupo en una situación como esta. Como mínimo necesitaría a un rango S con ellos. “Todo lo que podemos hacer es rezar para que los de alto rango vuelvan con vida.” Era una conclusión nacida de la experiencia. En la cabeza de Baek Yoonho, los cazadores de rango C o menor estaban prácticamente muertos.
* * *
De vuelta, en la puerta roja. Los cazadores de rango C y de más abajo estaban disfrutando de una fiesta alrededor de una fogata. Sobre el fuego estaban cocinando un gran trozo de carne. “Pensaba que la carne de oso sería dura, pero no está mal.” “¿Quieres un poco más?” “Oh, gracias.” Yoon Giojoong extendió un plato y Go Myunghwan cortó un poco más de carne de oso de hielo y la colocó en el plato. Estos eran los dos cazadores de rango C del grupo de Jinwoo. Park Heejin y Han Songyi también estaban comiendo carne de oso. “Hermana, ¿me puedes pasar la pimienta?” “¿También quieres sal?” “No, solo la pimienta, por favor.” De alguna manera, todos se habían acostumbrado a la mazmorra. Estaban junto a una fogata, incluso tenían tiendas de campaña y mantas para dormir. No es que estuvieran incómodos. No… De alguna forma extraña, casi se sentían cómodos, como si estuvieran de vacaciones. “Sabes, ¿no tenéis la sensación de que los osos de hielo nos han estado atacando cada vez menos últimamente?” – dijo Go Myunghwan mirando a su alrededor. “Bueno, es porque el líder se ha hecho cargo de ellos.” – respondió Park Heejin. “No sé qué rencor tiene ese hombre contra los osos de hielo, pero cada vez que lo veo mirando a uno, es aterrador. Sinceramente, espero que el líder nunca me mire de esa manera.” En algún momento, el título de Jinwoo entre sus compañeros de equipo había cambiado a líder. “De todos modos… ¿A dónde se fue nuestro querido líder?” – dijo Park Heejin mirando a su alrededor al darse cuenta de su ausencia. “Dijo que iba a patrullar la zona.” – respondió Yoon Giojoong levantando la cabeza del plato. “Para recorrer una mazmorra de alto nivel por su cuenta… ¿No está ni un poco asustado?” – añadió Park Heejin incrédula. “Creo que estará a salvo, ¿no os parece?” – dijo Yoon Giojoong con una amplia sonrisa. “La verdad. Ese tipo mató a una bestia mágica de alto nivel con sus propias manos.” – añadió Go Myunghwan. “Sabes… Ahora que lo mencionas… ¿Qué tan alto es su rango para matar a una bestia mágica así, con sus propias manos?” – continuo el hombre. Un silencio cayó sobre el grupo. Por supuesto, todos tenían curiosidad, pero no querían romper la regla principal de su grupo, aunque Jinwoo no estuviera presente. “¿Vamos a seguir comiendo…?” Ante las palabras de Park Heejin, todos asintieron.
* * *
Jinwoo estaba explorando el bosque y caminaba a través de un arbusto. ‘Debería estar por aquí…’ Sentía la presencia de múltiples osos de hielo por la zona. Había estado buscando su guarida desde la noche anterior, tras darse cuenta de que los osos siempre llegaban desde la misma dirección. Caminando por toda la zona, los ojos de Jinwoo brillaron de repente. ‘¡Lo encontré! ’ Al otro lado de la espesura, vio docenas de cuevas. En cada una sintió varias presencias. Bueno, no necesitaba usar la estadística de [Percepción], había una gran cantidad de osos entrando y saliendo de las cuevas. En alguna pudo contar alrededor de treinta de ellos. Era realmente su guarida. Las esquinas de la boca de Jinwoo se levantaron. Había venido solo para aprovechar esta oportunidad. La había estado esperando, esta sería su batalla inaugural. ‘Salid.’ Respondiendo a sus pensamientos, los guerreros vestidos con armadura negra aparecieron silenciosamente y se colocaron detrás de él. “Esta será vuestra primera batalla. Como las personas siempre tenían recuerdos de sus primeras experiencias, esta batalla determinará mi impresión sobre vosotros.” “……” “……” Los soldados de las sombras estaban de pie, hombro con hombro. ‘Bien. ’ – pensó mientras sonreía. Snif snifParece que ellos también están listos. ’ Los osos de hielo olieron a Jinwoo y lentamente comenzaron a salir de sus cuevas. “Vamos.” – dijo Jinwoo señalando con una mano hacia los osos de hielo. Con su orden, los soldados de las sombras empezaron a caminar hacia el enemigo. ¡Los soldados sombra cerraron rápidamente la brecha! Sin embargo, los feroces movimientos de los osos de hielo eran mucho más rápidos que los de los soldados de las sombras. ¡Booom! ¡Crack! Un solo golpe de la garra del oso destruyó a un soldado sombra. Si fuera un humano con esa armadura negra y no una sombra, habría sido un espectáculo espantoso. ‘Hmm…’ – pensó mientras fruncía el ceño. – ‘Como pensaba, ¿es demasiado?’ Ya fuera por fuerza o por tamaño, parecía que era demasiado para los soldados de las sombras enfrentarse a los osos de hielo. Pero de repente, sucedió algo sorprendente. ‘¡Que!’ – pensó mientras los ojos de Jinwoo se ensanchaban. El cuerpo del soldado sombra que acababa de ser destruido por un oso de hielo se convirtió en humo negro antes de caer al suelo. Fiiiiiiiiiiiiiiiuuuuuuuuuuus El humo negro se reunió a una cierta distancia y volvió a transformarse en su forma original. “¡Mierda!” – dijo Jinwoo mientras su cara ponía una expresión de alegría. Se había olvidado de la verdadera naturaleza de las sombras: No muerto. Al darse cuenta de que su ataque no había tenido éxito, el oso de hielo entro en pánico y rugió. ¡Rooooaaaaaaaar! Mientras que los soldados de las sombras mantenían ocupados a los osos de hielo, los magos terminaron de preparar sus hechizos. ¡Baaaaaaaam! ¡Boooom! ¡Baaaaaaaaang! Las bolas de fuego lanzadas desde las manos de los magos, explotaron por toda la zona. Aunque había soldados de las sombras que quedaron atrapados en medio de la explosión, se regeneraron de inmediato. Al verlo, los osos de hielo rugieron enfadados. “¡Grrooaaaaaaaaaaaaaa!” “¡Roaaaaaaaaar!” Los soldados de las sombras continuaron sus ataques, balanceando sus armas y apuñalando a los osos que se encontraban envueltos en llamas. ¡Slaaaaaash! ¡Claaaaaash! Al principio, los osos de hielo parecían tener la ventaja, pero lentamente fueron rechazados por el ataque combinado de los soldados y de los magos. ‘Uauu…’ Jinwoo observó la batalla con gran interés. La rápida regeneración de los guerreros, la poderosa potencia de fuego de los magos. El poder de los soldados sombra superó todas sus expectativas. Los osos de hielo fueron abrumados y empujados hacia la cueva. Parecía que la batalla estaba a punto de terminar. ¡ROOOOOOOOOAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR! Con un rugido tan poderoso como para sacudir sus tímpanos, algo gigante salió desde la cueva. “Eso es…” Los ojos de Jinwoo se ensancharon. Era un oso de hielo mucho más alto que el resto y también mucho más ancho. ¡ROOOOOAAAAAAAAR! Con un solo golpe de garra, muchos soldados de las sombras fueron barridos como briznas de paja. ¡Booooom! ¡Craaaaack! Ni siquiera con su rápida velocidad de regeneración eran capaces de mantener el ritmo. ¡Crack! ¡Plaaaaf! “Parece que apareció su líder…” Por supuesto, había esperado que una guarida de osos tuviera un líder, pero el tamaño y el poder de esa cosa superaban completamente sus expectativas. ¡ROOOOOAAAAAR! El oso de hielo gigante golpeó a los soldados de las sombras y corrió hacia Jinwoo. De repente, apareció un mensaje. ¡Ding!

Te has quedado sin maná.
Los soldados de la sombra no pueden regenerarse.

Te has quedado sin maná.
Los soldados de la sombra no pueden regenerarse.
“¿Qué?” Comprobó su maná mientras entraba en pánico. Era justo como decía el sistema, su maná estaba a cero.

Puntos de maná: 0 / 1.860
Con su maná agotado, los soldados de las sombras ya no eran capaces de regenerarse cuando eran destruidos. En cambio, se convertían en sombras y regresaban dentro de Jinwoo. ‘Ese maldito maná…’ – pensó Jinwoo rascándose la cabeza, al darse cuenta de que era su maná lo que permitía a los guerreros regenerarse. Había encontrado otra razón para elevar su puntuación de [Inteligencia]. La aparición del líder de los osos había cambiado completamente el ritmo de la batalla. Sin embargo, Jinwoo todavía tenía una carta de triunfo en la manga. ‘Si salió su líder, también debería mandar a mi mejor hombre. ’ Con los brazos cruzados, Jinwoo llamó a quien era digno de ser llamado el líder de los soldados de las sombras. “¡Ygritte!” Una única sombra se deslizó fuera de la sombra de Jinwoo. De la sombra se levantó un caballero que llevaba un casco adornado con plumas. Al verlo, Jinwoo hizo un gesto con la barbilla hacía la sombra y este le respondió inclinando la cabeza. A continuación, se lanzó hacia el oso de hielo gigante. ¡Tap tap tap tap! Ygritte esquivó el golpe del líder de los osos y se deslizó entre sus piernas. Mientras estaba en movimiento movió las dagas hacia los lados y cortó los tendones de las piernas de la bestia. ROOOOOAAAAAAAAAAR Esto era solo el principio. Sacando una espada larga, Ygritte esquivó con habilidad el torrente de ataques del líder mientras lo tallaba como si fuera una escultura. Tendones, garras, patas… Poco a poco, la carne del oso se fue cortando como si estuviera siendo tratado por un carnicero. “Eh…” Jinwoo observaba los movimientos fluidos y artísticos de Ygritte con gran admiración. La cabeza fue la última parte en desaparecer. ¡Slaaaaash! La cabeza del oso de hielo gigante fue separada de su cuerpo limpiamente. Antes de que pudiera tocar el suelo, Ygritte la agarró en el aire y, acercándose hasta Jinwoo, se arrodilló ante el cazador. Pof Ygritte colocó la cabeza del oso frente a sus pies como si estuviera ofreciendo un trofeo a su rey. ‘Si hubiera usado su espada desde el principio, ¿podría haberlo derrotado? ’ – pensó mientras miraba al caballero y tragaba saliva. Los osos de hielo restantes entraron en caos cuando vieron morir a su líder y fueron rápidamente derrotados por los guerreros sombra. La batalla había terminado y los resultados dejaron a Jinwoo tremendamente satisfecho.

Guerrero de las Sombras: Nivel 2
Grado normal.

Guerrero de las Sombras: Nivel 3
Grado normal.

Guerrero de las Sombras: Nivel 2
Grado normal.

Guerrero de las Sombras: Nivel 2
Grado normal.
Los soldados habían subido de nivel. Dado que los soldados de las sombras eran una habilidad de Jinwoo, el cazador también había ganado tres niveles. Además… “Extracción de sombras.”

Has tenido éxito en la [Extracción de sombra].

Has tenido éxito en la [Extracción de sombra].

Has tenido éxito en la [Extracción de sombra].
Había ganado nuevos amigos. ¡Rooooooooooaaaaaaaaaaaaaaaar! Incluyendo a su líder, Jinwoo había seleccionado a varios osos de hielo. De sus sombras se levantó una gran masa negra. ‘Esperaba un oso con armadura…’ La realidad era un poco diferente. Las Bestias de las Sombras que aparecieron mantenían cierta similitud con un oso, pero al mismo tiempo tenían una forma que parecía fluctuar entre el sólido y el gas. Un vapor negro salía continuamente de sus figuras. ‘Visualmente no están muy allá, pero aun así, son las sombras de los osos de hielo.’ Poseían fuerza y una gran capacidad de destrucción. Seguramente tendría uso para ellos. De repente… Rooooaaar Las orejas de Jinwoo se alzaron ante un grito que llegaba desde la distancia. No era uno o dos. ‘Parece que hay más en esta zona.’ Se estaba haciendo un poco tarde, por lo que comprobaría de dónde venían esos rugidos mañana. Una brillante sonrisa apareció en la cara de Jinwoo.