miércoles, 5 de junio de 2019

Retro Capitulo 44

Volumen 2 Capítulo 44
Dos problemas III
Traducido por Tars
Corregido por Zura
Editado por Tars

Sabiendo que la muralla del castillo estaba sin guardias, los bárbaros lanzaron ganchos hacia las almenas y comenzaron a escalar las paredes del castillo de Evernatten. Cada bárbaro era una enorme masa de carne, y se notaba su hostilidad. Con unos talentos innatos en el combate, cada uno equivalía a 10 soldados de un ejército regular. Los bárbaros soltaron gritos de guerra guturales cuando traspasaron las murallas del castillo. Después de volverse complacientes durante los largos períodos de paz, los soldados se habían vuelto débiles. Las flechas extraídas de las aljabas se arquearon a través de la nevada, haciendo que, uno tras otro, los soldados suspirasen por última vez. Los pocos que consiguieron escapar de la ráfaga de flechas se vieron obligados a esconderse detrás de la pared, solo para convertirse en alimento para las poderosas hachas de los barbaros, cuando los partieron por la mitad. Ni una sola alma sobrevivió a la masacre, ni un solo sonido se escapó de sus gargantas. Garra Sangrienta escudriñó los alrededores, entrecerrando los ojos mientras buscaba a su presa. En un instante, sus ojos se ensancharon, lo había encontrado. A lo lejos, a través de una gran cantidad de edificios y del polvo blanco que cubría el paisaje, el almacén de alimentos no era más que una presa para la horda bárbara. ‘Ahí está.’ – pensó nada más verlo. – “¡Guerreros! ¡Nos movemos!” Los almacenes de alimentos estaban bastante lejos de su ubicación actual, pero al amparo de la nevada, tendrían pocos problemas. El grupo de bárbaros descendió de la muralla y avanzó con pasos pesados sobre la nieve hacia su objetivo. “Puede haber supervivientes. Tú. Tú…” – dijo Garra Sangrienta, hasta escoger a diez guerreros para que vigilasen la muralla. “¡A sus órdenes!” Los elegidos escalaron las murallas una vez más, mientras que el resto de los barbaros comenzaron a caminar hacia su objetivo. Su ira sería rápida. Los guerreros que permanecieron sobre las murallas se quejaron de las ordenes de Garra Sangrienta. “Nuestro líder tiene demasiado miedo. ¿Teme que haya supervivientes entre los guardias? ¿Qué clase de guerrero es?” – dijo un bárbaro adornado con plumas, enfadado por ser dejado atrás. El resto de guerreros estuvieron de acuerdo con sus quejas. Eran más audaces ahora que no tenían a su líder a su alrededor. “Queremos luchar. Este torpe robo es impropio de nuestra tribu.” “Esto es una vergüenza para nuestro linaje.” “¡No vine aquí para escabullirme como una rata!” En ese momento, un bárbaro gigantesco blandió su hacha. Su cabello era como la melena de un león, y empequeñecía al resto de bárbaros que tenía a su alrededor mientras miraba a los charlatanes. “Las palabras del líder de la tribu son absolutas. Cuánto te guste no importa. Es más inteligente que todos los demás. No dudes de él.” – dijo, poniéndolos en su sitio. Sus palabras estaban teñidas de una amenaza tácita. “Eso no es lo que queremos decir…” “Entonces seguimos sus órdenes. Dispersaos. Vigilad de cerca las murallas.” Los bárbaros retrocedieron a regañadientes y llevaron a cabo las órdenes de Garra Sangrienta. El bárbaro emplumado se deslizaba por el camino que había por encima de la muralla mientras exploraba en busca de guardias que pudieran seguir vivos. ‘Todos los soldados están muertos. Garra Sangrienta no falló ninguna flecha. ’ Hubo algunos soldados que tuvieron la suerte de cubrirse con la primera andanada, pero los bárbaros los eliminaron nada más verlos. Mientras continuaba caminando, sus pensamientos volvieron a sus quejas de antes. ‘El líder de la tribu es un cobarde. Se preocupa por nada. ’ Justo cuando doblaba una esquina, escuchó un pequeño soplido. ‘Lo más probable es que sea la brisa, pero no me voy a quedar a escucharlo hasta el final. Aiiiis. ’ Mientras intentaba mirar hacia atrás, algo se escurrió de debajo de los cuerpos apilados, y de repente, sintió un profundo dolor en su pecho. Mirando hacia abajo, encontró una espada atravesando su pecho, clavado en su corazón. “Q… Que…” El bárbaro emplumado no pudo terminar su oración antes de desplomarse. Pram lo había apuñalado por la espalda. “Como esperaba el Señor Desir, quedaron enemigos en la muralla.” – dijo Pram mientras sacaba su espada del cadáver. La espada estaba empapada de un líquido de color escarlata que descendía a lo largo de la hoja. Unos momentos después, Desir emergió de la pila de cuerpos. “Quedan nueve.” “Si se pone demasiado difícil, podemos dirigirnos hacia el puesto de guardia número 14 para avisarlos. Ese lugar no debería haber sido atacado por los bárbaros.” Teniendo en cuenta la distancia que había entre el puesto 13 y el 14, Desir sabía que no había forma de que los guardias pudieran llegar a tiempo. Además, la nevada haría que fuera mucho más complicado comunicarse. “Está demasiado lejos.” Con los preciosos segundos avanzando, Desir sabía que tenía que idear una estrategia rápidamente. Tras una cuidadosa consideración, decidió que hacer. “Vamos a atravesarlos y a tocar la campana del puesto número 13, debería ser posible entre los dos.” “Entiendo. Déjame la vanguardia a mí.” – respondió Pram.
“[Acelerar]”
Los dos estudiantes se apresuraron hacia el puesto de guardia número 13, pero fueron detectados rápidamente por los barbaros que había sobre la muralla. “¡Enemigos!” – gritó un bárbaro que estaba de patrulla. Poco después, el resto de bárbaros que quedaban sobre la pared irrumpieron sobre su ubicación. Las vanguardias de los dos grupos se enfrentaron con furiosa intensidad: Un bárbaro con una gran hacha y Pram con una espada. Mientras los dos luchaban e intercambiaban golpes, Pram había encontrado alguien que estaba a su altura. Al final, su espada ancha terminó volando lejos de sus manos. Era incapaz de igualar la fuerza de un bárbaro en un duelo. Los bárbaros se rieron de Pram y comenzaron a burlarse de él, mientras se agachaba e intentaba esquivar todos los golpes que propinaba el bárbaro. Estaba intentando recuperar la iniciativa. El bárbaro emplumado levantó su hacha por encima de la cabeza y la bajó como si fuera una guillotina. ‘Te tengo. ’ En ese momento, Pram se lanzó hacia el bárbaro y le dio una patada desagradable en el costado. Sin mucho espacio para maniobrar y ya sin equilibrio debido al balanceo del hacha, el hombre salió despedido por uno de los laterales de la muralla. Sus gritos se fueron alejando, hasta terminar cortados por un ruido sordo. “¡Pram!” “¡Lo tengo!” El resto de guerreros escupió en el suelo, decepcionados por la débil demostración del miembro de su clan fallecido, mientras Pram se agachaba para evitar las grandes bolas de fuego enviadas hacia él por los hechiceros bárbaros. El estrecho camino que había sobre la muralla dejaba poco espacio para esquivar y Pram hubiera estado en problemas si no fuera por Desir. “Robo completo. Pram, ¡ve!” Pram comenzó a correr mientras los hechiceros bárbaros se quedaron desconcertados por que no pasaba nada. Mientras los hechiceros seguían tratando de lanzar sus conjuros una y otra vez, Pram cerró la distancia que los separaba. Hasta el último segundo su magia siguió sin trabajar. Frustrados, los bárbaros desenfundaros sus espadas y atacaron al chico de pelo azul. A pesar del hecho de que estaba desarmado, Pram se negó a dar marcha atrás y pequeñas luces comenzaron a reunirse alrededor de sus manos cuando convocó su estoque para responder al asalto. Los ojos de los bárbaros se agrandaron al verlo. Pram aumentó su velocidad a otro nivel una vez que estuvo equipado con su amado estoque. Poco después, una herida gigante apareció de repente en uno de los barbaros. Al momento, su rostro se llenó de conmoción cuando se desplomó sobre el suelo. “Ahora, ¡rápido!” – dijo Desir, urgiéndole a que fuera al puesto de guardia. Más allá de la escalera estaba el puesto de guardia, pero los bárbaros restantes se habían agrupado y avanzaban a un ritmo vertiginoso. ‘Deben haberse reunido mientras estábamos luchando. ’ Eran siete y Pram se encontraba justo al borde del puesto de guardia, preparado para saltar al combate. “Me encargaré de esto, da un paso atrás.” – dijo Desir mientras su magia comenzaba a tomar forma.
“[Fundir hielo]”
Un hechizo del primer círculo. Era una magia que hacía lo que indicaba su nombre. Desir dirigió la magia hacia el terreno que estaba debajo de los bárbaros haciendo que la nieve apilada sobre la muralla se derritiera y pasara a ser agua.
“[Secar]”
Nada más terminar, Desir desplegó una segunda magia y el agua que rodaba a Desir y Pram comenzó a evaporarse. A diferencia con el que había alrededor de los bárbaros, el suelo que había a su alrededor comenzó a secarse. ‘Tratar con siete personas a la vez es demasiado para un mago del primer círculo. ’ Después de llegar a esa conclusión, Desir tocó la esquina de su equipo rúnico y el maná de su interior comenzó a vibrar, liberando a su poder.

Advertencia: El maná ha descendido a menos del 10%.
Las capacidades defensivas han sido comprometidas.
Se dispararon varias alarmas cuando Desir extrajo una enorme cantidad de maná de su equipo rúnico. ‘El equipo rúnico usa un cristal mágico de cuarto nivel. Debería ser suficiente para que pueda pelear a máxima capacidad. ’ “Ahí está” – dijo uno de los bárbaros, que acababa de llegar a la escalera. Se prepararon para una pelea, pero lo que estaban viendo era ridículo. Dos personas planeaban pelear contra siete bárbaros fuera de control, que avanzaban para matar a Desir y Pram. A medida que se acercaban, el agua salpicaba en todas direcciones. El reflejo de la cara de Desir se podía ver en el hacha que fue arrojada al aire. Seis de los bárbaros corrían por las escaleras hacia ellos. Podían ser superados en número, pero los bárbaros no se esperaban que tuvieran ventaja. “Cierra los ojos.” – dijo Desir. Su magia se desplegó con el estruendo de un trueno.
“[Invocar rayo]”
Un delgado hilo cayó desde el cielo. Los bárbaros comenzaron a sonreír al ver la lamentable exhibición de la magia de Desir y siguieron avanzando como los cuervos hacia un asesinato. Pero cuando el delgado rayo golpeó contra el bárbaro con melena, su rustro se contrajo y sus chillidos resonaron por las murallas del castillo. El deslumbrante destello fue cegador y, durante una fracción de segundo, el cielo se iluminó como si fuera de día. Una corriente intensa golpeó a los bárbaros y los electrocutó en su interior. Sus vasos sanguíneos reventaron y su piel terminó chamuscada, como si acabasen de ser golpeados por una retribución divina. La escena hizo que Pram pusiera una mueca en su cara. Se sintió mareado al ver a lo que quedaba de los bárbaros… “Eso… ¿Eso fue [Invocar rayo]?” La magia del tercer círculo, [Invocar rayo] llamaba una poderosa corriente eléctrica, pero lo que Desir acababa de hacer estaba a kilómetros de distancia del efecto del conjuro al que estaba acostumbrado. De todos modos, tenía sus dudas de que un mago del tercer círculo podría encargarse de siete bárbaros de un solo golpe. “He modificado la fórmula del hechizo.” – explicó Desir. Había modificado la fórmula mágica para sobrecargar el hechizo. Había reducido su rango de acción y había modificado la fuerza de la descarga eléctrica varias veces. Para compensar su rango limitado, había derretido el hielo para usarlo como conductor y el resultado… era algo potente y espantoso. Tomándose un momento para comprobar los niveles de maná del equipo rúnico, Desir suspiró. Con un solo hechizo había terminado con casi toda la carga del equipo. ‘Necesito obtener el Armamento de Toa y convertirme en un mago del Tercer círculo.



3 comentarios:

Puedes insertar imagenes con: [img]URL de la imagen[/img]