sábado, 5 de diciembre de 2015

Volumen 2 - Capítulo 8

Volumen 2 Capítulo 8
El tesoro perdido de Freya
Traducido por Tars
Corregido por XeniaXen, AM y DaniR
Editado por AMarauder

“Ju, ju, ju, ju.” – Weed estaba en una colina desde donde podía ver a toda Lavias a sus pies y reía satisfecho con la capa ondeando al viento. Había alcanzado el nivel 175.

Capa Gris de la Muerte
La desgastada capa de un guerrero esqueleto. Pese a su pobre condición, aún ofrece protección.
Durabilidad: 20/20.
[Defensa]: 12.
Efectos:
Aumenta la velocidad al viajar largas distancias.
Restricciones:
[Fuerza] 150.
Nivel 150.

Cinturón de Acero de Graham
Tiene diez bolsillos de acceso rápidos para objetos tales como pociones, dagas, etc.
Durabilidad: 25/25.
[Defensa]: 7.
Efectos:
Espacios de acceso rápido para objetos pequeños.
Restricciones:
[Fuerza] 200.
Nivel 110.

Armadura de Cuero de Graham
Protección ligera pero dura y resistente. Esta armadura contiene el alma del caballero esqueleto Graham.
Durabilidad: 30/30.
[Defensa]: 25.
Efectos:
Aumenta la posibilidad de esquivar un ataque mágico a distancia un 20%.
La [Fuerza] se incrementa en 20 puntos.
La [Agilidad] se incrementa en 5 puntos.
Restricciones:
[Fuerza] 300.
Nivel 130.
Luchando contra los no-muertos había obtenido botas, guantes y hasta varios anillos. Por cada veinte caballeros esqueleto que eliminaba recibía un Anillo de Farrot, que aumentaba en un 10% la regeneración de [Maná]. Como Royal Road permitía a un jugador llevar hasta ocho anillos y combinarlos en cualquier mano siempre que no fuesen de atributos opuestos, Weed había perseverado hasta conseguir un anillo para cada dedo. Su regeneración de [Maná] había aumentado un 80%, para lo que había tenido que derrotar a tantos caballero esqueletos como había sido necesario para conseguirlos. Weed atacaba despiadadamente los puntos críticos de cualquier monstruo que le proporcionara valiosos objetos o experiencia. Los poderosos caballeros esqueleto de la Cripta de Memphis simplemente ya no eran rivales para él. Con sus nuevos anillos, podía usar las [Técnicas Imperiales de la Espada sin Forma] casi el doble de veces y el resto de sus armaduras aumentaban aún más su efectividad. Gracias a la nueva espada, los anillos y el nuevo equipo, Weed por fin parecía un respetable aventurero. ‘Es como si volase con el viento. La soledad. Esta libertad.’ Con los brazos extendidos, Weed disfrutaba de las ráfagas de viento que jugueteaban con su capa. Pero el mundo no iba a darle un momento de respiro.

La [Durabilidad] de tu capa ha disminuido.
Los desquiciantes no-muertos. Ninguno de sus botines era normal. Los objetos se degradaban rápidamente, incluso cuando no se usaban, debido a su baja [Durabilidad]. Por eso, aunque tenía buen aspecto con la capa puesta, esa apariencia era engañosa. Weed se descolgó la capa en silencio, y la tendió en el suelo ante él. Poniendo una mano encima, gritó: “¡[Reparar]!” Con eso bastaba. Tras volver a atarse la capa al cuello, Weed volvió a disfrutar de la sensación del aire, como si nada hubiese pasado. Había disfrutado de esta misma emoción en el Continent of Magic. La sensación tras completar una mazmorra; saborear los resultados de su propia habilidad. Era el momento de dejar todo eso atrás, y seguir avanzando… Y entonces su armadura recibió el impacto de unas pequeñas piedrecitas.

La [Durabilidad] de tu armadura ha disminuido.
Era la rara armadura de piel que había obtenido del caballero esqueleto llamado Graham. ¡No tenía comparación con su armadura de novato! Es más, ¡le había salido completamente gratis! “¡[Reparar]!”
* * *
Weed tuvo que seguir usando la habilidad de [Reparar] constantemente en el camino de regreso a Lavias. El equipo, con su baja [Durabilidad], era bastante frágil. Tal vez tuviese un aspecto imponente al llevarla puesta mientras luchaba contra los monstruos, pero lo cierto era que estaba paranoico con la posibilidad de dañar sus objetos. Por su natural inclinación a la reutilización, Weed no dejaba de usar esos objetos que otros hubiesen descartado o vendido a bajos precios. Era una de las mayores muestras de su pobreza. Pero ese tipo de vida terminaría pronto; en cuanto alcanzase el nivel Intermedio en [Reparar], podría restaurar completamente la durabilidad de cualquier objeto. Entonces podría relajarse.
“¿Creé en el destino? No creo que vinieras a esta aldea por casualidad.” “¿Perdón?” “Un sacerdote de la Orden de Freya que, en cierta ocasión visitó la aldea, nos comentó que el mal se estaba alzando. Está extendiendo su influencia en el reino de lo invisible, por debajo del nuestro, donde gobiernan el frío y la oscuridad. ¡El sacerdote declaró que solo ‘El Elegido’ podría derrotarlo! Y a continuación me concedió el poder de seleccionar a ‘El Elegido’.” “……” “En su momento no comprendí bien lo que había querido decir, pero ahora lo veo claro. No se lo había revelado con anterioridad, pero la semilla que ha estado en mi familia desde hace varias generaciones te hará de guía hacia una nueva tierra. El sacerdote me dijo que buscara a alguien llamado Gaviota para poder recuperar el tesoro perdido de la diosa Freya. Encuéntrelo. ¡Y conviértase en ‘El Elegido’ que derrotará al mal!
Weed no se había olvidado de la pista que le había dado el Anciano del Poblado Baran, Ghandilva, sobre el tesoro perdido de Freya. ‘¡Tengo que encontrar a Gaviota y descubrir el tesoro de Freya!’ Estaba claro que era una misión, y le olía a una gran recompensa. La mayoría de las misiones dadas por las Órdenes eran difíciles de conseguir, pero a menudo estaban muy bien recompensadas, ya que las Órdenes y los palacios eran círculos de influencia en los que solo los jugadores con más de 10.000 puntos en [Fama] podían acceder. ‘¡Encontraré a Gaviota!’ Aunque ya había estado en casi todas las zonas posibles de Lavias, aún no había encontrado a nadie que se llamase Gaviota. Había probado a preguntar sobre él a todos los que se encontraba, pero nunca había recibido ninguna respuesta. Solo cuando preguntó sobre el tesoro perdido de Freya empezó a recabar información. “¿Gaviota? Claro que lo conozco. Es un herborista temerario que se adentra en las mazmorras más peligrosas y tiene el coraje de enfrentarse a los más peligrosos no-muertos.” “¿No lo sabes? Todas las hierbas que venden en las tiendas las recoge él.” De pronto todos tenían información sobre él, pero nadie sabía dónde se encontraba. Así que se fue al mercado a seguir indagando. “¿Quieres saber dónde está Gaviota? Tal vez se encuentre en la Cripta de Barr Khan.” “¿La Cripta de Barr Khan?” “En esa cripta siempre están resonando los gemidos de los fantasmas. En una ocasión intentamos acabar con ellos, pero sin éxito, ya que no poseen cuerpos físicos. No te recomendaría que fueses por allí, pero tampoco voy a detenerte. La entrada está en la montaña que hay detrás de la ciudad. Busca una pequeña zona de flores azules junto a la decimoquinta roca más grande.” Una vez pertrechado, Weed salió emocionado de la ciudad, en busca de la Cripta de Barr Khan. ‘Genial. Pero las indicaciones…’ – Weed suspiró al darse cuenta de lo ridículo de su situación. Los aviarios podían volar, por lo que siempre que salían de la ciudad, lo hacían por el aire. Su vista era realmente buena; hasta podían ver los insectos que se arrastraban por el suelo. Por eso, sus direcciones no tenían sentido desde su perspectiva. Una roca grande… En una montaña… ¿Pero dónde, por el amor de Dios, quedaría eso? Al estar a la altura del suelo, no podía ver todas las rocas a la vez. Al final tuvo que buscar alrededor de todas las piedras que consideró lo bastante grandes. Para empeorar las cosas, las flores azules que tenía que localizar habían estado escondidas en medio de un prado de altas hierbas. Aun así, al final logró dar con la entrada tras una búsqueda minuciosa. Era un pequeño edificio al que se entraba por una pequeña puerta de acero. Eso era todo. El resto debía estar bajo tierra. Delante de la entrada había un cartel deformado y en mal estado en el que se leía:

Los muertos.
Aquellos cuya sangre y piel se han descompuesto.
Aquellos cuyos cuerpos mortales ya no existen.
Descansan en esta su tumba.
Tras una mirada superficial al cartel, Weed abrió la puerta y entró sin mostrar ninguna emoción.

Has encontrado una nueva mazmorra.
¡Eres el primer jugador en entrar en ‘La Cripta de Barr Khan’!
Recompensas:
La [Fama] aumenta en 100 puntos.
Obtendrás el doble de puntos de experiencia y de artículos de botín durante una semana.
Al matar al primer enemigo de la mazmorra, éste soltará su mejor objeto.
Antes de venir había reunido toda la información que había podido de los aviarios sobre este lugar. Solo sabía que en la Cripta de Barr Khan había espíritus, fantasmas y espectros de niveles 130. Los espíritus eran seres que estaban atados a este mundo por sus deseos. Y los fantasmas eran apariciones borrosas. ‘Este sitio es más débil de lo que esperaba.’ Weed paseó la mirada lentamente por el cementerio. Los fantasmas y los espectros aparecían en su camino de vez en cuando, pero él los ignoró sin siquiera molestarse en mirarlos mientras estos se alejaban asustados. La causa era el aura asesina que surgía de Weed, un efecto secundario de su atributo [Espíritu de Lucha].

[Espíritu de Lucha]
Permite realizar extraordinarios actos de fuerza y al mismo tiempo atemoriza a los monstruos más débiles.
No se le pueden asignar puntos. La estadística variará dependiendo de las acciones del jugador.
Aumentará más rápidamente al luchar con monstruos de un nivel superior y en combates prolongados.
El [Espíritu de Lucha] de la mayoría de los jugadores de combate era, por lo general, de 20 o 30 puntos. Los especializados en combates cuerpo a cuerpo, como los monjes o los guerreros, podían tener algo más, pero era raro ver a alguien con más de 50 puntos en la estadística. Aunque había una gran cantidad de comentarios y análisis sobre este atributo, la mayoría lo consideraban inútil. A diferencia de la [Fuerza] o [Agilidad], el aumento del [Espíritu de Lucha] no mostraba ningún resultado visible. Muchos jugadores más centrados en aspectos del intelecto, como los magos, ni siquiera lo tenían, y no por eso experimentaban dificultades al ir a cazar. Aunque algunos jugadores se esforzaban por conseguir un alto valor en su [Espíritu de Lucha], lo hacían porque se lo marcaron como objetivo desde el primer momento en que habían creado su personaje. En otras palabras, era un atributo que no ejercía ningún efecto notable. Aunque la estadística [Espíritu de Lucha] aumentaba de manera automática, no era fácil de mejorar. El hecho de matar a un enemigo contra el que pasabas apuros, a menudo no bastaba para subirlo ni en un lamentable punto. Además, el atributo descendía siempre que el jugador moría o huía del combate. Es por eso que había muy poca gente con un valor alto en la estadística. Pero el [Espíritu de Lucha] de Weed era de 193, y si añadías los 35 que le concedía su clase de Legendario Escultor de la Luz Lunar, ascendía a 228. Además, como siempre estaba luchando como un demente contra monstruos mucho más fuertes que él, el atributo siempre estaba aumentando. Los monstruos de su mismo nivel ya no se molestaban en luchar contra él. Si él provocaba deliberadamente el combate, un monstruo lucharía, pero en un estado muy debilitado por la fuerza de la intención asesina de Weed. Weed recorrió la laberíntica cripta, deshaciéndose de los enemigos potenciales con una simple mirada. Tras buscar minuciosamente por todas partes, encontró a un aviario herido. “Demonios…” – Weed se acercó rápidamente al aviario, cuyo cuerpo estaba cubierto de heridas y enfebrecido por el efecto del veneno. – “¡[Primeros Auxilios]!” Aplicó algunas hierbas en las heridas y las vendó con firmeza. Si hubiese estado a punto de morir, probablemente hubiese necesitado una poción, pero para las heridas más normales la habilidad de [Primeros Auxilios] era más que suficiente. Tras atender sus lesiones, Weed dio algo de beber al aviario. “Ugh…” Al cabo de un momento, el aviario se despertó, sacudiendo la cabeza. “Me… Me he desmayado. Estaba tan herido que no podía hacer nada, y casi muero. De todos modos, ¿se puede saber quién eres?” “Mi nombre es Weed.” “¿Weed? Tú debes ser el humano que ha venido a Lavias. Mi nombre es Gaviota.” ¡Gaviota! Por fin había dado con él. “Sí, me lo imaginaba. ¿Sabes dónde puedo encontrar el tesoro perdido de Freya?” “¿El tesoro perdido de Freya? ¿Qué sabes al respecto?” “Bueno, la verdad…” Gaviota escuchó con un gesto apenado lo que Weed le contó sobre los sucesos en el Poblado Baran. “Has hecho un gran trabajo. Puede que la voluntad de Freya esté contigo. El tesoro perdido de Freya se encuentra aquí mismo, en la Cripta de Barr Khan.” Weed asintió. Había leído algo similar en la historia del Continente de Versalles que estaba en la página oficial de Royal Road. ‘Entonces, ese Barr Khan es él, ¿no?’ Barr Khan Demoff era un mago oscuro que había dominado el arte de la nigromancia. Había buscado la inmortalidad y había raptado a muchos niños para realizar sus experimentos. Aunque su búsqueda de la eternidad había terminado siendo un fracaso, planeó conquistar el continente con una hueste de no-muertos. Su ejército había parecido invencible. La nigromancia de Barr Khan le había permitido seguir expandiéndolo mientras avanzaba batalla tras batalla, lo que le había otorgado una clara ventaja. Su legión de no-muertos consistía en miles de zombis, esqueletos y caballeros sin cabeza, dirigidos por poderoso caballeros de la muerte e incluso creaciones mucho peores, propias de las pesadillas. Solo cuando los reinos de todo el mundo unieron sus fuerzas pudieron acabar con la amenaza de Barr Khan. Weed lo había estudiado a fondo tras su llegada a Lavias. La verdad era que la propia Ciudad del Cielo había sido construida para aislar a los no-muertos. “¿Recuperarás el tesoro perdido de Freya de las manos de los sirvientes de Barr Khan?”

[Recuperar el tesoro perdido del templo de Freya]
En una época tenebrosa donde los magos oscuros hacían contratos con los demonios para asesinar a miles de personas, el continente se vio inmerso en guerras y baños de sangre suscitados por reyes enloquecidos.
La influencia divina disminuyó hasta llegar a la anarquía. Los fuertes se envalentonaban, e insensatos armados con espadas y aquellos con el don de la palabra ganaban poder.
Los muertos no podían encontrar el descanso eterno, y los vivos agonizaban, desesperados. En aquel tiempo convulso fueron robados los tesoros de Freya. Dificultad: ‘C
Si decides rechazar la misión se te penalizara con la pérdida de 100 puntos de [Fama] y tu reputación con la Orden de Freya se verá notablemente mermada.
Weed esperó un momento antes de responder. “Recuperaré el tesoro perdido de Freya.”

Has aceptado la misión.
“Muchas gracias. Por lo que he oído, el Cáliz de Helaine está protegido por un poderoso Caballero de la Muerte. Yo esperaré aquí mientras me recupero de mis heridas. Por favor, devuelve el tesoro a su legítimo propietario.” “Así lo haré.” – afirmó Weed antes de dejar atrás a Gaviota, y adentrarse en las profundidades de la cripta.
* * *
Weed ya no se sentía tenso ni siquiera al luchar contra los caballeros de la muerte. Cuando los caballeros sin cabeza empezaron a ser presas fáciles, dejó de evitar a los caballeros de la muerte y empezó a enfrentarse a ellos. En su primer combate contra uno de ellos, no logró bloquear sus poderosos ataques, y murió. La penalización fue la prohibición de conectarse en 24 horas. Además, su nivel descendió y sus habilidades disminuyeron un 5%. Recuperar el nivel perdido no era un gran problema, pero la pérdida en las habilidades era un golpe duro. Las habilidades artesanales como [Dominio de la Escultura] o [Cocinar] eran muy difíciles de mejorar. Pero, por otro lado, no había habido nadie cerca para robar los objetos que había perdido al morir. Debido a ese primer encuentro, su carácter testarudo se fortaleció. Volvió a evitar intencionalmente a los caballeros de la muerte, pero cuando se encontraba con uno por accidente, se quedaba a luchar. Al final… Murió hasta cinco veces: ¡cinco días que había pasado fuera de Royal Road, varios niveles perdidos y el 25% de todas sus estadísticas desvanecidas! Tras eso, aumentó su nivel y ganó experiencia hasta que fue capaz de luchar en igualdad de condiciones contra un Caballero de la Muerte. Por supuesto, los niveles ganados eran importantes, pero para él, la experiencia de luchar con monstruos más fuertes que él mismo era más importante. Si no hubiese tenido esa mentalidad, se hubiese vuelto loco de tanto lamentar las pérdidas sufridas. De no ser por los caballeros de la muerte, a esas alturas podría haber tenido diez niveles más. Y los días que había perdido sin poder jugar, impidiendo que aprovechase el periodo de doble experiencia y objetos, le hacían sentirse miserable. Con sus inusualmente altas estadísticas, Weed por fin pudo enfrentarse a un Caballero de la Muerte al llegar al nivel 115. Siempre disfrutaba luchando contra enemigos más poderosos. Normalmente, los escultores eran personajes de apoyo, por lo que era normal que fuesen más débiles que los guerreros, pero como Legendario Escultor de la Luz Lunar contaba con algunas grandes ventajas para combatir. [Artesanía], habilidades reforzadas, atributos adicionales, ¡y la [Hoja del Escultor]! Era un trabajo ideal, sin nada de qué quejarse. En las mazmorras o en noches oscuras, sus estadísticas aumentaban otro 30%, haciendo que los monstruos de su nivel fuesen presas fáciles.
* * *
Fantasmas y espectros se movían a su alrededor, tentándole con su experiencia y objetos. Pero los ignoró y se concentró en buscar al Caballero de la Muerte. Eso no era muy propio de él, ya que normalmente barría de vida cualquier mazmorra que encontraba; sin excepciones. Incluso disfrutando con la bonificación de la doble experiencia y objetos por descubrir la mazmorra, dejó que los enemigos menores se alejasen. ‘Ahora no tengo por qué luchar con ellos.’ Estaba buscando una presa más resistente: un Caballero de la Muerte. Por desgracia pocas veces dejaban objetos útiles, y los pocos caballeros de la muerte que quedaban eran difíciles de encontrar. El que protegía el tesoro de Freya sin duda sería más fuerte que el resto, por lo que ese era su actual objetivo. Con su bonificación como descubridor de la mazmorra, en su primera victoria, el monstruo soltaría su mejor botín. Ahora Weed podía permitirse el lujo de aprovechar completamente esa ventaja. Fantasmas, espectros y espíritus le iban abriendo camino a su paso, lo que era una imagen perturbadora. Por fin, en la parte más alejada de la mazmorra, Weed encontró al Caballero de la Muerte. “Ju, ju. Est-estúpido humano. ¿Has… Has venido a… A morir?” Weed observó con calma al Caballero de la Muerte. Éste llevaba una capa, una espada y un casco sobre su descompuesto cuerpo. El brillante yelmo plateado parecía un objeto muy inusual. ‘¡Esto… Esto es un gran premio!’ – Weed sonrió. Casualmente, aún no tenía un yelmo, y por fin iba a poder obtener uno. El Cáliz de Helaine, que era el tesoro perdido de Freya, estaba en un relicario detrás del Caballero de la Muerte. Estaba claro que era un objeto único; tan solo bastaba con ver la suave luz que desprendía en la oscura mazmorra. “¡Iaaaaaaiiii!” – Weed cargó hacia el Caballero de la Muerte sin previo aviso. No podía desaprovechar la oportunidad. – “¡[Hoja del Escultor]!” Weed empezó con su ataque más característico, que además resultaba particularmente letal para los no-muertos. El Caballero de la Muerte levantó su espada, envuelta en un aura oscura, y también atacó. La [Hoja del Escultor] y el ataque del monstruo chocaron con fuerza, haciendo temblar a ambos contendientes. En el momento en que sintió la fuerza del impacto, Weed saltó, manteniendo su espada cruzada con la del monstruo, mientras le proyectaba una patada en la cabeza. “¡Ugh!” – cuando el Caballero de la Muerte retrocedió, Weed dio un par de pasos rápidos y volvió a situarse a su lado. Entre enemigos, no había lugar para los cumplidos, solo ataques con intención de matar. Lucharon a menos de un metro entre ambos. Esta distancia era mejor para Weed: aunque el daño aumentaba cuanto más cerca estuviese, así podía reaccionar a los movimientos de los hombros del Caballero de la Muerte, lo que era más seguro. Si el Caballero de la Muerte, con un nivel superior al 200, usaba sus habilidades de ataque, las cosas podían llegar a ponerse bastante feas. “¡Muere, humano!” – el Caballero de la Muerte atacó, enfurecido. Weed recibió el ataque, evitando un golpe en un punto vital. El dolor le atravesó, ¡llenándole del éxtasis del combate! Podía sentir la tensión, la intención asesina del rival. Resistía sus ataques, y luchaba de frente para destrozarlo. Un león nunca subestima a su presa, aunque esta se trate de un conejo. Se mantiene agazapado el tiempo necesario hasta el momento en que la víctima se mueva, y entonces salta a matar.

Tu [Resistencia] ha aumentado en 1 punto.
Esta era la recompensa por recibir el ataque y soportar el dolor. Weed recibía ataques en todas las batallas; el resultado: una gran defensa gracias a su increíble [Resistencia]. Cuando luchaba con enemigos de mayor nivel, el atributo aumentaba incluso más rápido. Aunque subir su nivel era importante, era aún más importante aumentar sus estadísticas. Tras cada batalla, su habilidad de [Primeros Auxilios] aumentaba considerablemente. Quien piense que las inversiones son un desperdicio, nunca conseguirá nada en esta vida. En los niveles más bajos, era imprescindible invertir tiempo, dinero y esfuerzo en la habilidad de [Primeros Auxilios]. Weed empezó a ponerse serio cuando su [Salud] disminuyó hasta 205. Entonces empezó a esquivar los ataques del Caballero de la Muerte a muy poca distancia, confundiéndolo con movimientos a uno y otro lado. A continuación, con una serie de ataques salvajes, derrotó al Caballero de la Muerte. “U-gh…” Aunque durante casi toda la batalla el Caballero de la Muerte se había mostrado convencido de su victoria, al final sintió la presión del [Espíritu de Lucha] de Weed, y este, con su magnífica habilidad de combate, derrotó sin mayores problemas a su oponente. “Los caballeros de la muerte empiezan a resultarme aburridos.” – murmuró Weed al envainar su Espada de Arcilla. Había logrado derrotar a su primer Caballero de la Muerte cuando tenía el nivel 115 , así que a esas alturas, hasta le aburría luchar con ellos. Con el que acababa de luchar era más o menos el doble de fuerte que los demás, tal vez por ser uno de los siervos del mismísimo Barr Khan. De no haber sido así, Weed hubiese dejado que le golpease un par de veces más antes de ponerse a pelear en serio. Aun así, no había sentido una gran amenaza sobre su vida. Mucha gente pensaba que luchar cuerpo a cuerpo era peligroso, pero mirar al enemigo a los ojos y sentir su intención de matar mientras peleaba era energizante. Tenía que sentir el aliento del enemigo. Aunque había estado luchando con una espada, Weed luchó mucho más cerca del rival de lo estrictamente normal. Si se acostumbraba a luchar tan de cerca, las peleas con más distancia resultarían mucho más fáciles. Aunque el Caballero de la Muerte hubiese usado sus habilidades y luchado con todo lo que tenía, no habría habido mucha diferencia. Pero si en un accidente o error a Weed le hubiese alcanzado un golpe poderoso, se le podía haber roto la armadura, y su [Resistencia] no habría subido tanto, por eso se había decidido a luchar tan pegado. “¡[Reparar]!” – Weed se quitó el equipo y lo golpeó con un martillo. La armadura y el resto de las piezas que habían estado a punto de romperse volvieron rápidamente a su mejor condición. Por desgracia, solo tenía el nivel Principiante – 8 de [Reparar], por lo que solo podía hacer que pareciesen como nuevas: la [Durabilidad] de cada objeto estaba en el mínimo. Si cualquier otro hubiese luchado con ese equipo, se le habría roto antes del final del enfrentamiento. Llevar ese equipo era imposible sin un absoluto cuidado, como el que se necesita para mantener un coche antiguo. El nivel de [Reparar] progresaba más rápido que el [Dominio de la Escultura] o [Cocinar], al ser una habilidad secundaria. Estaba relacionada con la [Herrería], así que contaba con un alto índice de crecimiento. Por otro lado, así como podía hacer esculturas cuando y donde quisiera, y [Cocinar] aumentaba con su esfuerzo y la estadística de [Arte], [Reparar] solo podía mejorarse arreglando armas y armaduras en mal estado. Para Weed, que cazaba solo en Lavias, no era una habilidad fácil de mejorar. Weed comprobó el botín abandonado por el Caballero de la Muerte.

Yelmo Mágico de Van Hawk
El yelmo cubre completamente la cabeza, ofreciendo una gran defensa. Alberga el poder de su anterior propietario, el Caballero de la Muerte Van Hawk.
Durabilidad: 90/90. [Defensa]: 25.
Efectos:
La [Fuerza] aumenta en 30 puntos.
La [Agilidad] aumenta en 10 puntos.
La [Vitalidad] aumenta en 15 puntos.
La [Inteligencia] aumenta en 10 puntos.
La [Resistencia a la Magia Oscura] se incrementa en 15 puntos.
La afinidad con los no-muertos se incrementa en 15 puntos.
Permite controlar a no-muertos de hasta nivel 50. El rango y número de los no-muertos controlados depende de tu [Liderazgo].
Restricciones:
[Fuerza] 400. Nivel 200.

Espada de Kallamore
Durabilidad: 65/65.
[Ataque]: 35-40.
El Caballero de la Muerte Van Hawk fue honrado por el Rey Theodore con esta espada el 651 aniversario del Reino de Kallamore. Confiere un aire de nobleza y un espíritu imponente.
Efectos:
La [Fuerza] aumenta en 20 puntos.
La [Dignidad] aumenta en 10 puntos.
La [Encanto] aumenta en 10 puntos.
La [Lealtad] aumenta en 10 puntos.
La [Fama] se incrementa en 30 puntos cuando está desenvainada.
Restricciones:
[Fuerza] 300.
Nivel 200.
Solo puede ser equipada por caballeros.

Collar Carmesí de la Vida
El gobernante de los no-muertos Barr Khan creó un collar de la vida para sus principales siervos usando una poderosa y antigua magia oscura.
Contiene un misterioso poder.
Efectos:
Desconocidos.
Restricciones:
Desconocidos.
Weed respiró hondo. “Esto… ¡Esto es un verdadero golpe de suerte!” En la primera muerte provocada en una mazmorra recién descubierta, el monstruo eliminado soltaba su mejor botín. Pero este botín era demasiado bueno para ser cierto. Con solo ver el Yelmo Mágico de Van Hawk… El tal Van Hawk debía haber sido el Caballero de la Muerte al que acababa de matar, antes de entrar en las filas de Barr Khan. La armadura, con su elevado valor de defensa y sus impresionantes efectos adicionales había bastado para superar sus mejores expectativas sobre el botín. Y por su lado, la Espada de Kallamore tenía un ataque muy superior al de su actual Espada de Arcilla. A pesar de que perdía el efecto adicional de poder congelar ocasionalmente a sus enemigos, se trataba de una gran espada, de las que solían usar los caballeros. Y ahí estaba el problema: era una espada exclusiva para caballeros. Por lo que Weed, al ser un escultor, no podía utilizarla. Por supuesto, si así lo deseaba, había una forma simple de equipársela: podía ir a cualquier reino o imperio, en donde tendría que superar una prueba, pagar una tasa, y ya podría convertirse en un verdadero caballero. A diferencia de los espadachines, que además tenían que superar una segunda prueba para ser armados caballero, a él le bastaría con conseguir el título. Pero de todos modos, por el momento no podría utilizarla ni siendo un verdadero caballero, y eso era debido a sus restricciones de nivel. “¡[Identificar]!”

No se ha podido identificar el objeto.
“¡[Identificar]!”

No se ha podido identificar el objeto.
A pesar de todas las veces que utilizó la habilidad, no fue capaz de identificar las propiedades del Collar Carmesí de la Vida; su nivel en [Identificar] era, simplemente, demasiado bajo. “En fin. No hay nada que se pueda hacer.” Con un rápido movimiento recogió todo el botín y se dirigió hacia el cáliz, que estaba puesto sobre un relicario. Estaba hecho de oro y, en cuanto Weed lo tocó, empezó a destellar con una luz más intensa. ‘Está caliente.’ Weed notaba como si su mano estuviese envuelta en fuego. Podía sentir como el intenso poder sagrado le envolvía. Las heridas que acababa de recibir hacía apenas unos momentos en la lucha contra el Caballero de la Muerte Van Hawk, se sanaron completamente sin dejar ni rastro en su cuerpo; y su fatiga también se desvaneció.

Has adquirido uno de los tesoros de Freya, el Cáliz de Helaine.
La luz del Cáliz se fue amortiguando lentamente, dejando una sensación de bienestar. Picado por la curiosidad, Weed examinó el cáliz. “¡[Identificar]!”

Cáliz de Helaine
Uno de los tres objetos sagrados de la diosa Freya. Es un símbolo de su belleza y abundancias.
Otorga una gran fuerza a sus seguidores. Puede crear una cantidades de agua bendita ilimitada, que es letal para los no-muertos, y aumenta las cosechas al ser vertida en las tierras de labranza.
Durabilidad: Infinita.
Efectos:
La [Fe] aumenta en 100 puntos.
La [Fama] aumenta en 300 puntos.
Genera agua bendita.
Restricciones:
[Fe] 900.
Solo puede ser equipado por clérigos, o al estar reconocido por la Orden de Freya.
Un objeto que creaba una cantidad ilimitada de agua bendita… No podía esperar menos de uno objeto sagrado de la Orden de Freya, un tesoro de valor incalculable. Cuando el agua bendita se usaba en las tierras de labranza, la cosecha de ese año se multiplicaba por diez. Para los no-muertos, era una de las armas más letales. Pero el hecho de que solo los clérigos pudiesen usarla le dejó un mal sabor de boca. “No está mal.” Weed reparó su espada y se dispuso a empezar a cazar los espíritus y fantasmas que antes había dejado atrás. La bonificación por doble experiencia y objetos en la Cripta de Barr Khan durarían exactamente una semana; no podía dejar pasar una oportunidad tan buena. Y en ese momento pudo oír una voz: “Hermanito, date prisa y levántate de una vez.” La única persona que le llamaría hermanito era su hermana menor, Lee Hayan. Estaba llamándole a través del micrófono ajustado a su cápsula del juego. ‘Uf… Tenía que ser justo ahora…’ Weed miró una última vez apesadumbrado a su alrededor, y se desconectó.


8 comentarios:

Puedes insertar imagenes con: [img]URL de la imagen[/img]