sábado, 5 de diciembre de 2015

Volumen 2 Capítulo 6

Volumen 2 Capítulo 6
El significado de Royal Road
Traducido por Tars
Corregido por Tars, XeniaXen y DaniR
Editado por AMarauder

Weed ya conocía el primer piso de la Cripta de Memphis como la palma de su mano; sabía por dónde pasaban los peligrosos caballeros de la muerte o dónde estaban los mejores puntos para cazar caballeros esqueleto. Al ser un jugador solitario, lo que más temía era sufrir una emboscada cuando tenía pocos puntos de [Salud] o de [Maná]. Debido a eso, había creado algunos escondites donde almacenar bastantes hierbas y vendas. Había encontrado zonas seguras en las que descansar y otras donde era más eficiente matar enemigos. Las vendas y las hierbas eran fáciles de obtener, pero saber dónde estaban los escondites no tenía precio. Había escogido esos lugares tras explorar concienzudamente, pero al final no lamentaba haberlos asegurado. “Así que es aquí, ¿eh?” – tras cubrir la zona norte, acababa de terminar de explorar la zona. ¡Ding!

Eres el primero en completar el mapa de la primera planta de la Cripta de Memphis.
La [Fama] ha aumentado 20 puntos.
Una de las primeras cosas que había hecho al llegar a Lavias había sido adquirir un mapa y, a medida que iba descubriendo nuevas zonas, éstas se iban añadiendo al mapa. Ahora era un objeto que se podía vender a un buen precio en las tiendas o a otros jugadores. ¿Cómo iba a dejar pasar esta oportunidad para hacer un dinero fácil? Weed abandonó la Cripta de Memphis, y se dirigió a la Caverna de los Guerreros Muertos. No fue difícil de encontrar. En cuanto entró, escucho unos ruidos espeluznantes. ‘¿Qué es esto?’ Una ligera corriente de aire le traía el gruñido de algo peligroso. La oscuridad lo envolvió, y los ruidos se fueron haciendo más fuertes. ‘Algo de esto me da mala espina.’ – pensó, mientras un escalofrío le recorría la espalda. Avanzó con cuidado, con la mano en su espada por si algo aparecía de repente de entre las sombras. ‘Así que no soy el primero en dar con este sitio. Supongo que quienes descubrieron Lavias vinieron por aquí.’ Un poco más adelante, Weed se cruzó con un no-muerto que le bloqueaba el camino. “¡Humano! ¿Eres un caballero?” Se trataba de un caballero grande y musculoso, más grande que un caballero esqueleto o un hombre-lagarto. Tenía unos hombros anchos y unos brazos de aspecto peligroso, pero no había nada encima de su cuello, la cabeza que faltaba estaba situada en su brazo derecho. Era el ser más peculiar entre los no-muertos: un caballero que llevaba en brazos su propia cabeza. Y era esa cabeza la que había hablado. ‘Un caballero sin cabeza, ¿eh?’ – pensó Weed cuando reconoció a su oponente. ¡Un no-muerto de nivel 140! “No, no soy un caballero.” – respondió Weed. “¿Entonces qué eres?” “Un escultor.” “¿Es-escultor?” La cara del caballero sin cabeza mostró una gran decepción. Estos no-muertos amaban mejorar sus habilidades a través del combate. En comparación, los caballeros esqueleto no eran nada. “Así que un escultor. Decepcionante.” – murmuró el caballero sin cabeza. Weed estaba acostumbrado a que lo subestimaran por su clase. ¡Un escultor debía parecer tan patético que hasta los monstruos lo ignoraban! Los creadores de Royal Road eran de Unicorn Corporation. Hubo mucha controversia cuando lanzaron el juego. Era el primer juego de realidad virtual, una realidad basada 100% en fantasía. Pero, ¿por qué escogieron ese nombre? Habiendo tantos entre los que se podía escoger… Aunque todo el mundo prestó atención a Royal Road, el título era un poco decepcionante. No era un nombre que llamase la atención. Pero había una razón para escoger ese nombre. Ninguna persona en la historia de la humanidad, ha podido conquistar y gobernar sobre todos los mares y sobre toda la tierra. El juego era el camino hacia la formación de un gran imperio, un imperio unificado que ni Gengis Kan, Napoleón o Alejandro Magno lograron crear. Royal Road suponía el camino que permitía lograr ese sueño. Era la esperanza de conseguir algo que no se había logrado en la historia de la humanidad: un emperador que conquistara todos los continentes. El sueño que cualquiera desearía cumplir. Ese era el verdadero sentido de Royal Road. El primero en conquistar todo el continente recibiría un premio: el 10% de las ventas de Unicorn Corporation por un mes, lo que suponía una gran suma. Solo en Corea había millones de jugadores. Combinando Japón, Europa y Estados Unidos, podía haber cien millones de jugadores, y cada uno pagaba una cuota de unos 300 dolares al mes. Resulta difícil calcular tal cantidad de dinero. Un 10% haría a una persona rica de por vida. Por eso, casi todos los jugadores tenían clases de combate. La mayoría avanzaba de guerreros a caballeros, pensando que las clases de combate eran el camino más rápido hacia el puesto de Emperador. Los herreros y el resto de clases de negocios eran tratados con cierto desprecio. Por no hablar de los artistas, cocineros o escultores, que no entraban ni entre las clases comerciales. Su destino era ser desestimados y despreciados. ‘Como mi propia vida.’ – pensó Weed. Sin decir nada, Weed desenvainó su Espada de Arcilla . De ella brotaba un aura azul helada. La Espada de Arcilla tenía la habilidad de hacer más lento al enemigo si recibía un golpe directo. “¡Uaaaa!” – el caballero sin cabeza cargó, moviendo su hacha rápidamente. Weed levantó su Espada de Arcilla para desviar el ataque. ¡CLANK! ¡Ding!

La durabilidad de la Espada de Arcilla ha disminuido.
El mensaje apareció debido a la fuerza del impacto, que hizo que los brazos de Weed temblaran. Acababa de reparar esa espada, pero con un solo ataque había bajado su durabilidad. Al parecer, la especialidad del no-muerto era la fuerza bruta. “¡No puedo perder! ¡[Hoja del Escultor]!” – Weed atacaba sin detenerse. Los dos intercambiaron golpes rápidamente. Weed cargaba con intención de matar, apuntando a las zonas vitales. Las peleas tenían que terminar de la forma más rápida y simple posible para minimizar la posibilidad de que aparecieran refuerzos. Para Weed, que cazaba solo, la aparición de otro enemigo sería un grave problema. Además, mientras descansaba podía esculpir. Eso significaba que debía reducir lo más posible el tiempo de combate. ¡SHUIS! El caballero sin cabeza usó una habilidad con su hacha, haciendo que Weed retrocediera una gran distancia. “¡[Golpe demoníaco]!” – gritó el no-muerto al mismo tiempo que iniciaba una cadena de ataques. El hacha voló por los aires, girando hacia Weed salvajemente. Aunque la esquivó, su [Salud] cayó 300 puntos solo por la presión del aire. Si hubiese usado [Siete Pasos Celestiales] podría haberla esquivado por completo, pero prefirió recibir el daño. Así podía mejorar su [Defensa], al mismo tiempo que aumentando su [Resistencia]. Ahora era su turno. “¡[Triple]!” El primer ataque falló, pero el segundo, más destructivo, venía de la dirección opuesta. El enemigo logró esquivar ambos ataques, lo que dio lugar a un poderoso tercer ataque desde abajo. En ese momento el hacha volvió como un bumerán, y el caballero sin cabeza la usó para detener el ataque. Pero la espada de Weed trazó una equis sobre el pecho de su rival, con el cuarto y el quinto ataque del combo. [Triple] había mejorado con el aumento de nivel de la habilidad. El monstruo había logrado evitar los tres primeros ataques, pero los otros dos le quitaron más del 20% de su [Salud]. El no-muerto se puso furioso e intentó alejar a Weed una y otra vez con su habilidad. Pero ahora que Weed sabía las patas de su enemigo, la evitaba sin problemas a la vez que iba atacando al caballero sin cabeza por los flancos. “¿Aún no estás muerto? ¡[Hoja del Escultor]!” – una luz blanca rodeó su espada. ¡A continuación llegó una lluvia de ataques! La [Salud] del caballero sin cabeza descendió rápidamente con el sonido de los impactos. Intentaba responder, pero Weed esquivaba todos sus ataques sin problema. Weed podía anticipar las acciones del rival mirando sus pasos y podía esquivarlos con tan solo desplazar su cintura. Además, no era un rival difícil para él. Podía haber una gran diferencia en nivel, pero estaba muy por encima en atributos gracias a su esfuerzo y a su entrenamiento. Su [Aguante] estaba al mismo nivel que el del no-muerto. Gracias a eso, no estaba en desventaja. De hecho, los magos esqueleto de nivel 80 eran más molestos. Los magos eran un fastidio por sus maldiciones. Cuando contaba con Irene podía deshacerse de las maldiciones fácilmente, pero ahora solo podía cancelarlas con pociones una vez terminado el combate. Cada Poción de Disipación costaba 3 monedas de plata. Esa cantidad de dinero era el mismo beneficio que obtenía con la batalla, por lo que odiaba a los magos esqueleto más que a ningún otro monstruo. “Uagghhh…” – poco después, el cuerpo del caballero sin cabeza desapareció en una luz gris mientras su caballo relinchaba en un tono agudo. “¡Fiu…! Esto ha sido más fácil de lo que esperaba. Pero si uno puede quitarme el 40% de mis puntos de vida, sería peligroso encontrarse con dos a la vez.” Weed se escondió en una esquina para seguir esculpiendo tras recoger rápidamente el botín dejado por su enemigo. “A ver si puedo esculpir un caballero sin cabeza.” Su maestría crecía poco si repetía una figura que ya había creado. Pero con una obra original, la [Artesanía] y el [Dominio de la Escultura] aumentaban de forma significativa. Weed sacó el Cuchillo de Tallar de Zahab y un trozo de madera y empezó a replicar al no-muerto. Estaba tan acostumbrado que, con hacerse una imagen mental, ya podía tallarla. En la cueva solo se oía el eco de su cuchillo dando forma a la madera. ‘Ojalá el nivel del [Dominio de la Escultura] llegara a Intermedio…’ – pensó. Solo le faltaba un 1% para llegar al nivel 10. Desde que había llegado a ese punto había creado las estatuas de cinco aviarios, por lo que creía que le faltaba poco para subir de nivel. “Por favor, ¡que alcance el nivel Intermedio!” – deseó en voz alta al terminar la cabeza del caballero sin cabeza. La estatuilla quedó completada. Consistía en un caballero de cuerpo hinchado, ojos amenazadores y con una gran espada. ¡Ding!

Subes de nivel: [Domino de la Escultura] Intermedio – 1 (0%).
Ahora puedes crear obras con metales especiales y gemas preciosas (perlas, diamantes, rubíes, etc.).
Por tu clase, Escultor de Luz Lunar, recibes las siguientes ventajas:
El efecto de [Hoja del Escultor] aumenta un 50%.
[Hoja del Escultor] recibe efectos adicionales.
El coste en [Maná] al usar [Hoja del Escultor] se reduce a la mitad.
Todos los atributos aumentan en 10 puntos.
La [Fama] ha aumentado en 20 puntos.
El [Arte] ha aumentado en 20 puntos.
Aprendes la habilidad: [Destrucción de Escultura].
Weed temblaba de felicidad. Sus sentimientos en ese momento no podían ser descritos con palabras. ¡Toda la tristeza y la soledad que había sentido mientras esculpía! ¡Todas las humillaciones y los desdenes sufridos por su clase! Weed sintió como su ira se desvanecía. Por fin había alcanzado el nivel Intermedio en el [Dominio de la Escultura]. El trabajo de escultor, que tantas ganas había tenido de abandonar al principio, ahora parecía que era la clase para la cual estaba destinado. ¡La [Hoja del Escultor] había demostrado ser de lo más efectiva hasta el momento! Cada vez que la usaba, su [Dominio de la Escultura] crecía un poco, y al estar tan relacionada con el [Dominio de la Escultura], había mejorado al mismo tiempo que alcanzaba el nivel Intermedio. “Hmm… ¿Un efecto adicional? ¡Información de habilidad! ¡[Hoja del Escultor]!” ¡Ding!

[Hoja del Escultor] Principiante – 7 (50%).
La visionaria habilidad de combate con espada de Zahab solo puede ser usada por los elegidos y es capaz de cortar lo invisible y lo intangible.
Protege contra la magia si la maestría del atacante es inferior que el nivel de la [Hoja del Escultor].
Cuando se absorbe un hechizo, el lanzador del conjuro recupera el 50% del [Maná] consumido.
Coste de [Maná]: 25 puntos por segundo.
Weed no pudo contener las ganas de reír. Para los caballeros, los magos eran los peores oponentes. La magia de largo alcance era difícil de esquivar. Pero ahora, gracias a la [Hoja del Escultor], podía absorber esos ataques mágicos. Aunque el rival solo gastara la mitad del [Maná], era cientos de veces mejor que recibir el daño del hechizo. “Y con el coste de [Maná] a la mitad, tal vez pueda usarla junto con [Triple] o [Puñalada].” – murmuro mientras reflexionaba sobre la idea. La [Hoja del Escultor] era más una mejora que un ataque. El costo de [Maná] si la combinaba con alguna de las habilidades de la [Espada Imperial Sin Forma] sería considerable, pero el resultado debía ser impresionante. Además, aún quedaba [Destrucción de Escultura]. “¡Información de habilidad! ¡[Destrucción de Escultura]!”

[Destrucción de Escultura] Principiante – 1 (0%).
Habilidad exclusiva de escultores.
La ira causada al destruir una estatua propia se convierte temporalmente en [Fuerza] o [Agilidad] por un día.
Al destruir una Obra Común:
Tu estadística [Arte] se suma a tu [Fuerza] o [Agilidad] en un ratio de 1:2.
El [Arte] disminuye en 1 punto.
La [Fama] disminuye en 20 puntos.
Al destruir una Obra Magnífica:
Tu estadística [Arte] se suma a tu [Fuerza] o [Agilidad] en un ratio de 1:4.
El [Arte] disminuye en 5 puntos.
La [Fama] disminuye en 100 puntos.
Al destruir una Obra Maestra:
Tu estadística [Arte] se suma a tu [Fuerza] o [Agilidad] en un ratio de 1:6.
El [Arte] disminuye en 10 puntos.
La [Fama] disminuye en 200 puntos.
Al destruir una Obra Magna:
Tu estadística [Arte] se suma a tu [Fuerza] o [Agilidad] en un ratio de 1:20.
El [Arte] disminuye en 30 puntos.
La [Fama] disminuye en 1.000 puntos.
Aviso: la pérdida de puntos tanto en [Arte] como en [Fama] es permanente.
La cantidad de [Arte] que se transformaba en [Fuerza] dependía de la calidad de la obra destruida. Destruir una Obra Común doblaba el valor de [Arte] y lo pasaba a [Fuerza] o [Agilidad] durante un día, mientras que destruir una Obra Magnífica o una Obra Maestra lo multiplicaba por 4 o por 6 antes de hacer la transacción. Esta podía ser una habilidad de uso habitual para los escultores con poca [Fuerza]. Los escultores que se dedicaban únicamente a esculpir en el juego tenían un elevado valor en el atributo [Arte], pero pasaban problemas con los atributos de combate. Esta habilidad les permitía hacer un intercambio, pero el problema era la penalización en el atributo [Arte] y a la [Fama] que acompañaba a su uso. El atributo [Arte] era difícil de aumentar, por lo que esta habilidad tenía que ser usada con mucho cuidado. La penalización por destruir una estatua era tan grande, que usar la habilidad resultaba difícil e incómodo. En otras palabras, era una espada de doble filo. Weed decidió dejarla a un lado y no usarla a menos que no le quedara ninguna otra opción. Un aumento temporal de la [Fuerza] no era poder real, e incluso sin la habilidad, se había hecho más fuerte al alcanzar el nivel Intermedio del [Dominio de la Escultura]. Todos sus atributos habían aumentado en 10 puntos, y el poder de [Hoja del Escultor] se había duplicado. Weed no era el único que podía disfrutar de esta ventaja. Cualquier profesión como las de Cocinero, Sastre, Herrero, Pescador o Granjero tenía ganancias de atributos, habilidades y/o [Fama] al mejorar su nivel de maestría. Al llegar a nivel Intermedio, todos los atributos aumentaban en 5 puntos y, al llegar a nivel Avanzado, conseguían otros 10 puntos extra. Aún nadie sabía cuántos puntos otorgaría alcanzar el grado de Maestro en una habilidad. Todas estas habilidades avanzaban dependiendo del jugador. Y, en el caso de Weed, había ganado 10 puntos en todos los atributos, el doble de lo habitual, debido a su clase secreta, el Legendario Escultor de Luz de Lunar, y gracias a la misión relacionada con Zahab, su [Hoja del Escultor] había mejorado particularmente bien… Si nadie había dominado aún ninguna habilidad de producción era porque resultaba muy difícil. A Weed le había llevado mucho tiempo y esfuerzo, y tan solo acababa de llegar al nivel Intermedio. Llegar al nivel Avanzado sería aún más difícil, y peor aún sería llegar a nivel Maestro. Pero en ese momento Weed decidió que se convertiría en maestro de todas las habilidades de producción. Los delicados sentidos estéticos y las pasiones ardientes por el arte no tenían nada que ver con él, pero tenía un talento sin par para el trabajo duro.
* * *
La Cueva del Guerrero Muerto era un terreno de caza con caballeros sin cabeza y esqueletos mercenarios de nivel 120, y a menudo aparecían ghouls de nivel 110. Aunque eran de menor nivel, los ghouls aparecían en grupos de cinco, y había de distintos tipos. Los ghouls mejorados o algunos con nombre propio a veces superaban el nivel 130. Los caballeros sin cabeza y los esqueletos de mercenario eran buenos con la espada, lo que hacia las batallas excitantes. Pero los ghouls normalmente se limitaban a cargar, confiando en su torpe pero elevada defensa. Weed tuvo que aprender a atacar mientras esquivaba sus malintencionados ataques. “Bien. Este sitio es perfecto.” Weed había escogido este calabozo como su nuevo terreno de caza. Los monstruos con nombre propio, ya fuesen caballeros sin cabeza, esqueletos de mercenario o ghouls eran un poco más peligrosos, pero luchar con ellos tenía sus ventajas. Era un sitio ideal para Weed, que solía luchar con sus puños o con la espada, sobre todo. De vez en cuando, de manera ocasional, se encontraba con un mago esqueleto, pero su magia ya no era efectiva. Como la [Hoja del Escultor] bloqueaba su magia, y a veces incluso la reflejaba, ponía a los magos en una difícil situación. Aparentemente, la posibilidad de reflejar el hechizo dependía en el nivel de maestría de [Hoja del Escultor]. Tenía que practicar haciendo esculturas para mejorarla. Ahora, subir su [Dominio de la Escultura] era tan importante como ganar puntos de experiencia y niveles. Weed, que hasta ahora lo estaba haciendo bastante bien, aún tenía un oponente del que estar pendiente: los caballeros de la muerte. Eran monstruos con un nivel superior a 200 y aparecían mucho más a menudo en la Cueva del Guerrero Muerto que en la Cripta de Memphis. Vagaban por ahí, sin mantenerse nunca en una zona definida. Weed tenía que contener el aliento y moverse sigilosamente para evitarlos. Los caballeros de la muerte tenían mala vista, por lo que Weed podía relajarse si se escondía en un rincón. Hasta llegó a cavar varias zanjas en las que se escondía cuando se acercaba uno de ellos. “¿Cuándo me convertí en esto…?” Cuando jugaba al Continent of Magic, ningún monstruo podía enfrentarse a su personaje de máximo nivel, pero ahora se tenía que esconder siempre que pasaba algún caballero de la muerte. Aun así, había cosas de las que se sentía satisfecho. Con su alto índice de recuperación de [Maná] y su nivel en [Primeros Auxilios], su tiempo de reposo había disminuido mucho. Gracias a eso, ahora podía ganar niveles mucho más rápido. Además, había mejores botines en comparación con la Cripta de Memphis. No le importaba tener que hacer algunas cosas patéticas, ya que había llegado hasta aquí, avanzar un poco más lento no le haría ningún daño. ‘Los caballeros sin cabeza son los mejores monstruos para cazar. Pero, ¿habrá algo mejor? Estaría bien que hubiese algo más débil que un caballero de la muerte, pero con suficiente nivel como para dar un montón de puntos de experiencia…’ Weed se movía con cuidado, sin olvidarse de ir creando escondites en zonas clave. No necesitaba que nadie le enseñara eso, él solo persistía en sobrevivir y adaptarse como una cucaracha. Tras acabar con muchos ghouls y esqueletos de mercenario, Weed dio con una amplia caverna en la que fluía tranquilamente un río subterráneo. Por todas partes crecían flores y hierbas subterráneas. Acababa de luchar con un esqueleto de mercenario, por lo que era un buen momento para tomarse un descanso. Weed rellenó su cantimplora y estaba a punto de sentarse cuando vio una silueta. Al acercarse a mirar, vio que se trataba de una mujer dormida en medio de la caverna, sin nadie más alrededor. “¿Quién eres?” – le preguntó la chica. Weed, que había estado esperando a que se despertara, estaba sorprendido. “Me llamo Weed. ¿Y…? ¿Y tú?” – era impropio de él, le hacían falta buenos modales. Pero nunca se habría imaginado que habría alguien aparte de él en la caverna. Y al mirar a los ojos de la chica mientras se despertaba… Se dio cuenta que era exactamente su tipo. “Mi nombre es Da’in.” – dijo con una sonrisa distante. Hyun no había estado con muchas chicas. Por supuesto había estado con chicas en clase, pero nunca había pasado tiempo con ellas. No era que fuera impopular. Algunas se le acercaban, diciendo que su aspecto de desinterés y melancolía era atractivo, pero él las encontraba tontas. ‘¿Te parece atractivo? Prueba a sufrir la pobreza, y a ver lo que piensas.’ Tampoco había estado en una cita, puesto que ir a cenar o hasta tomar un café, costaba dinero. Para Hyun las muestras gratuitas de las tiendas y las comidas caseras eran más baratas. Realmente no podía entender por qué salir con una chica costaba tan gran cantidad de dinero, y aún más cada vez que había cualquier tipo de aniversario. Además, mientras otros iban a los cines, Weed trepaba a un poste de teléfono cercano. Solo veía la tele por la ventana de algún vecino. Sí, tenía una televisión que se había encontrado en la calle, pero no la veía ya que gastaba electricidad. Solo la veía cerca de la medianoche, cuando la luz salía más barata. Hyun era un tacaño, y por eso no tenía mucha experiencia tratando con chicas. El nombre de Da’in se le grabó en la cabeza. Todos los hombres sueñan con algún tipo de chica, y Weed no era una excepción a esa regla. La mujer de sus seños tenía un largo pelo natural, una cara joven e inteligente, y una sonrisa amable y atractiva. Pero todo eso no eran más que detalles. Si una chica lograba que se enamorase a primera vista, esa sería la chica de sus sueños. Pero Weed solo sintió un ligero enamoramiento de Da’in. Eso era todo. No podía confiar en nadie. No había confiado completamente en Pale o en Surka, a pesar del tiempo pasado juntos. La gente cambiaba. Podían parecer amigos por ahora, pero dudaba que se ofrecieran a recibir una bala por él. ‘Da tanto como recibas’, esa era su filosofía. No confiaba en nadie fuera de su familia. La mirada de Weed se agudizó. “¿Da’in, cómo has llegado hasta aquí?” – en Lavias solo vivían aviarios. Los humanos no podían trepar hasta aquí y, por sus ropas, tenía que ser una jugadora. “¿Aquí? Ya llevo tres meses aquí.” Tres meses. Una idea atravesó la mente de Weed. “Por casualidad… ¿No serás una de los aventureros que descubrieron Lavias?” “Sí, estaba con ese grupo, pero preferiría no hablar de eso.” “¿Qué quieres decir?” “Soy la única que queda del grupo.” “Ya veo.” Da’in bostezó con estilo y se desperezó. “Soy una chamán. Nivel 134.” Tenía menos nivel del que Weed había imaginado. Había esperado que tuviera al menos un nivel 170, ya que estaba sola en la Caverna del Guerrero Muerto. Que él estuviera ahí solo con su nivel 109 era otra anomalía. Ningún jugador normal se habría atrevido a hacer algo así. “¿Qué quieres decir con eso?” “Quiero decir que, si estás solo, podemos formar un equipo. ¿Te parece?” “No, no, me parece genial.” – Weed aceptó, y no solo porque estaba más o menos interesado en ella, o porque confiara en ella. Weed, siempre desconfiado, no podía confiar en una chica a la que acababa de conocer porque le ofreciera crear un equipo. Pero le gustaba mantener cerca a sus enemigos. La chica era sospechosa. Además, Weed había guardado muchos objetos en todos sus escondites, así que no podía dejarla fuera de su vista. Los chamanes podían usar potenciadores y debilitadores, lanzar hechizos curativos o de ataque. También podían usar espadas y mazos, por lo que contaban con ciertas habilidades de combate. ¡Básicamente eran aprendices de todo, maestros de nada! Eran bastante impopulares porque, aunque tenían algunas habilidades de todos los campos, no destacaban en ninguno de ellos. Sus curaciones eran más débiles que las de los clérigos, y sus maldiciones no se podían comparar con las de un mago oscuro. Sus habilidades cuerpo a cuerpo eran como las de un arquero usando una espada en vez de un arco. Pocos puntos de vida, baja [Vitalidad], y magia más débil que la de un mago. No podían centralizar sus atributos en un aspecto, sino que tenían que diversificarse, por lo que eran una clase con la que no se podía avanzar mucho. Weed no esperaba gran cosa de Da’in. ¡Le bastaba con que no le retrasase! Quizás podría abandonarla cuando recogiera los botines de los escondites. “¡Grr!” – aparecieron unos esqueletos mercenarios y Weed se puso en tensión. Hasta ahora no se había enfrentado a más de tres a la vez. Por bueno que fuera, sería difícil enfrentarse a cinco al mismo tiempo. Uno o dos simples golpes por la espalda podían hacerle mucho daño, y no podía usar [Primeros Auxilios] hasta finalizar la batalla, por lo que sería muy peligroso luchar. Pero en ese momento Da’in, levantó la mano derecha y lanzó un hechizo. “¡Luz del Valor descendiente de los ancestros, concédele a este héroe el poder para derrotar a sus enemigos! ¡[Fuerza]!” – el cuerpo de Weed brilló intensamente y su estadística de [Fuerza] aumentó en casi 100 puntos. A continuación, Da’in levantó la mano izquierda con un gesto elegante, como si fuera a abrazarlo con ambos brazos levantados. – “Únete con la brisa. Lucha con el ánimo despejado. La luz guiará tus pasos. ¡[Espíritu del Lobo]!” La [Agilidad] y [Velocidad] de Weed crecieron de forma significativa. Dio un solo paso hacia el enemigo, pero sintió como si estuviera corriendo. “¡Tú, portador de la muerte, sangre y destrucción, el campo de batalla será tu hogar! ¡[Sed de Sangre]!” Los diversos potenciadores chamánicos de Da’in aumentaron los atributos de Weed, y ahora podía encargarse fácilmente de los cinco esqueletos de mercenario. Pero, a continuación, Da’in empezó a maldecir a los esqueletos. Disminuyó su [Velocidad] y [Valor], ya no podían regenerar sus heridas, y habían perdido las ganas de luchar. Un simple chamán no podía ser tan poderoso. Weed no comprendía lo que estaba pasando. Tras acabar sin problemas con los cinco enemigos no perdió tiempo, ni siquiera para recoger el botín, antes de volverse hacia la chica. “Tu magia es impresionante para un nivel 134. ¿Cómo es posible? Si no me lo explicas, no seguiré en tu equipo.” – le preocupaba haber herido sus sentimientos, pero ella se limitó a responderle con una sonrisa alegre. “Es por mi pasatiempo.” “¿Pasatiempo?” “Sí. Por favor, no pienses que estoy loca. No me gusta matar monstruos, pero…” – su voz sonaba tímida. – “Uso maldiciones, magia sagrada y a veces magia a distancia en los monstruos y, cuando les quedan pocos puntos de vida, uso [Mano Sanadora] en ellos. “¿En los monstruos?” “Sí. Solo juego con ellos un poco.” Lo que Da’in acababa de decir era sorprendente. Solo tenía un nivel 134, pero su magia era muy superior, ya que se dedicaba a maldecir primero y sanar después a los diferentes enemigos del calabozo.



8 comentarios:

  1. jeje ya casi alcanzo el último cap del Manwa

    ResponderEliminar
  2. estoy enamorado de esta novela, por el manga solo voy cuando baja del lavias :) excelente

    ResponderEliminar
  3. Que sádica, no si debería de estar alegre o asustado con esa mujer.

    ResponderEliminar
  4. Da'in... el primer gran y único amor... evolucione como evolucione la historia siempre será mi chica preferida :)

    ResponderEliminar
  5. La waifu final, deberia serlo al menos seoyoon hay muchas da'in solo una

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo igual prefiero a seoyoon es la nº1, pero da'in tambien es buena aunque me gusta mas la idol q aparecera mas adelanta (hwa no se q xD) q da'in

      Eliminar